Pequeño, minimalista, elegante y, por si fuera poco, práctico. Amazon quiere convertir a todo televisor existente en una televisión inteligente. Capaz de darle razones al usuario ma zambullirse en el maravilloso mundo de los contenidos multimedia. Uno de sus dispositivos más interesantes es la familia Fire Stick. Un pequeño «dongle» que recuerda a los «chromecast» de Google y que se conecta a un monitor o pantalla para ganar funcionalidades inteligentes.

No es una familia nueva, pero su renovación ha ganado mucho peso. Se trata del Fire Stick 4K, que como su nombre indica, permite ofrecer contenidos en calidad 4K, el estándar de imagen perseguido por la industria. Pero, además, se ha integrado el asistente digital Alexa al mando, con lo que los usuarios pueden controlar la televisión o, incluso, emparejarlo con otros aparatos domésticos de la gama Echo con simples instrucciones de voz.

El «gadget» da acceso a diferentes programas de televisión, servicios de streaming como Netflix y por supuesto Amazon Prime Video, así como consultar información de todo tipo a través de internet. No está disponible, por el momento, HBO. También funciona con Movistar Plus o el servicio a la carta Atresmedia o RTVE. La compañía estadounidense, que ha presentado el dispositivo en la feria IFA de Berlín (Alemania), ha adelantado además que se encuentra «en negociaciones» para llevar a su catálogo de servicios el próximo servicio de televisión Disney Plus.

La gran baza del aparato es, sin duda, el control remoto por voz a través del asistente Alexa. Permite no solamente buscar contenido sino también gestionarlo. «Alexa, reproduce el tercer capítulo de la primera temporada de “La Casa de Papel”». Este es un ejemplo de lo que es capaz de hacer el nuevo Fire Stick. Pero, a su vez, decirle con un lenguaje natural «Alexa, adelanta dos minutos el capítulo» o »Alexa, salta la introducción».

O ir directamente a buscar propuestas con frases como «Alexa, busca comedias» o «Alexa, busca películas a 4K». Por supuesto, como si se tratase de un altavoz inteligente, solicitar información del tiempo, el tráfico o consultar la cartelera: «Alexa, qué películas hay en cartelera». Información útil que poco a poco empieza a adentrarse en los hogares a través de la voz como el vehículo de consulta de internet. Datos que, sin embargo, han estado en cuestión en las últimas semanas por la posible recopilación por parte de las empresas del sector. La multinacional asegura el sistema operativo «recaba datos relativos al uso que haces del dispositivo y de sus características, como por ejemplo tu navegación en la pantalla de inicio», pero se puede eliminar el historial de consultas.

Todas las órdenes efectuadas se pueden realizar a través de simples comandos de voz, aunque la presencia de un mando convencional permite ajustar otros parámetros como el volumen. El dispositivo soporta, como es lógico, resoluciones Full HD y ofrece soporte a los sistemas Dolby Vision y HDR10+, pero está preparado para gestionar contenidos a calidad 4K, lo que supone un gran salto respecto a su antecesor. Esta nueva generación viene también precedida por una renovación de la interfaz de usuario, más limpiar e intuitiva, pensada para mejorar la experiencia.

 

07Dl3-KkRYq982vrBaErVg-kjmD--1240x698@abc