Polémica en Twitter; dejó sin protección los números de teléfono de sus usuarios.

Lo que le sucedió a Facebook le ha pasado, ahora, a Twitter. La compañía propietaria de la conocida red de micromensajes ha admitido que empleó números de teléfono y correos electrónicos proporcionados por los usuarios para configurar el sistema de verificación de dos pasos para mandar publicidad segmentada a sus usuarios. El alcance no ha trascendido. ABC ha preguntado a la filial de la compañía en España, pero no se ha podido averigurar si hay o no usuarios españoles entre los afectados.

La firma estadounidense, que gestiona más de 330 millones de usuarios en todo el mundo, lo ha calificado de «error» y que se utilizó «involuntariamente» esta información privada introducida por motivos de seguridad. «Hemos descubierto recientemente que cuando ustedes proporcionan una dirección de correo electrónico o un número de teléfono por motivos de seguridad seguridad, por ejemplo para la verificación de doble factor, estos datos pueden haber sido involuntariamente usados para publicidad», apuntan fuentes de la empresa un comunicado difundido este martes en el que, además, se informa que ya se ha resuelto el problema.

Aunque no se ha podido concretar el número de usuarios afectados, la multinacional estadounidense ha asegurado que «ha sido un error y pedimos disculpas». También, ha insistido en que no ha compartido los datos a nivel externo y que el problema se resolvió el pasado 17 de septiembre, aunque no se ha informado hasta ahora.

Todo comenzó a raíz del programa de audiencias personalizadas desarrollado por Twitter y que permite a los anunciantes dirigir sus campañas publicitarias basándose en sus propias listas de marketing. Entonces, la empresa descubrió que cuando se cargaban esas listas se hacía coincidir el número de teléfono y las direcciones de correo electrónico que sus usuarios previamente habían introducido para configurar la seguridad de sus perfiles. La red social ha salido al paso asegurando que esa información fue utilizada en sus «sistemas de anuncios para audiencias de socios y para audiencias personalizadas».

El sistema de verificación de dos factores es una medida de seguridad que se ha extendido en los últimos años en los principales servicios digitales con el objetivo de que sea más difícil «hackear» las cuentas de los usuarios por parte de grupos de ciberdelincuentes. Esta revelación sitúa a Twitter en la misma posición que Facebook, que el pasado año también se descubrió que había utilizado los números de teléfono registrados por sus sus usuarios para mandar publicidad personalizada, la gran fuente de ingresos de ambas empresas. Un problema que ocasionó la sanción a Facebook por parte de la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos por valor de 5.000 millones de dólares a principios de este año.

«Han utilizado [por la compañía] un dato para una finalidad que no estaba prevista cuando captaron el dato y luego no tomaron las medidas organizativas y de seguridad que el Reglamento General de Protección de Datos exige permanente para que no pasen estas cosas. Es la demostración de que, aunque fuera por error, no estaban organizados los datos con los permisos para las finalidades previstas y supone una infracción del Reglamento», asegura a este diario Borja Adsuara, jurista experto en derecho digital. «Hay una infracción. Luego la empresa tendrá que presentar sus alegaciones para demostrar si ha sido por error, pero se deberá valorar por los organismos reguladores».

Para Samuel Parra, abogado especializado en protección de datos, los datos del sistema de verificación de dos pasos es «tan sensible» que «debe de tener un acceso restringido». «Los datos personales a nivel general deben resopetarse un principio de calidad, que signifgica que se recaban para una finalidad concreta y no se pueden emplear para otra. Si se quiere hacer hay que pedir un consentimiento que, para las comunicaciones comerciales, debe de ser expreso.

 

0RPA4542jpg-kfrC--1240x698@abc

Pese a sus fallos y el miedo a ser vigilado, se extiende la tecnología facial

El gobierno británico ha puesto en marcha un sistema de identificación facial para su servicio de verificación de las fotos en los pasaportes a pesar de saber que la tecnología falla en personas de algunas minorías étnicas, en especial de piel muy oscura, como las personas negras o del subcontinente indio.

Algunos usuarios no han tardado en hacer llegar sus quejas al Gobierno británico, al considerar que la nueva herramienta «de alguna forma perpetúa la visión social equivocada de que las personas negras son más peligrosas».

Ante la polémica, las autoridades británicas se han visto obligadas a defender las bondades de este nuevo sistema y han señalado que «durante la investigación de usuarios, el rendimiento general se consideró suficiente para desplegar la herramienta», pese a que reconocieron que «había algunas dificultades en la identificación de las personas con piel muy clara o muy oscura».

«Si el sistema se probó antes de ponerlo en marcha, no entendemos por qué lo lanzaron si claramente representa un problema para personas con diferentes tipos de piel. No es un acto responsable ni justo por parte de las autoridades, hay un claro sesgo racial», aseguraron ayer a ABC desde la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos del Reino Unido.

El Ministerio del Interior señaló, por su parte, que su intención era que el proceso fuera simple, aunque ya algunos usuarios han denunciado a través de las redes sociales que es todo lo contrario. Cat Hallam, una trabajadora negra de la Universidad de Keele, descubrió que el servicio sugirió erróneamente que tenía los ojos cerrados y la boca abierta. «Lo que es más desalentador de todo esto es que lo sabían», afirmó Hallam a la revista «New Scientist». Y no parece que su uso vaya a suspenderse mientras se mejora, al menos de momento.

De hecho, el aeropuerto de Gatwick (Londres) ya ha anunciado que se convertirá en el primero de Reino Unido en utilizar cámaras de reconocimiento facial de forma permanente para los controles de identidad antes de que los pasajeros aborden los aviones. La medida -esgrimieron las autoridades- «reducirá los tiempos de espera de los viajeros».

FaceApp guarda tus imágenes y puede utilizarlas – ABC

Una vieja disputa

La polémica no es nueva. En Estados Unidos ya muchas voces se han levantado contra el sistema de identificación facial sobre todo por su sesgo étnico. Un ensayo llevado a cabo en julio por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés) demostró que algunos software actuales fallan al analizar rostros de mujeres de piel negra respecto a los de blancas. Facebook o Google, entre otras empresas, han incorporado a muchos de sus servicios sistemas de reconocimiento de rostros. Y han fallado. No son perfectos y, en ocasiones, como sucedió en 2015, se calificaron como «gorilas» a mujeres negras. La razón es que los algoritmos que emplean están «entrenados» a partir de bases de datos que, de por sí, albergan prejuicios y sesgos. Un estudio del MIT concluyó que las aplicaciones identificaban erróneamnete al 35 por ciento de las mujeres con piel oscura.

No es cien por cien seguro

Las dificultades de la tecnología para extraer información de un grupo denso de personas ha provocado que, en más de una ocasión, presente falsos positivos. De hecho, investigadores de la Universidad de Essex se encargaron de supervisar la fiabilidad del proyecto de la Policía metropolitana de Londres. Sus conclusiones dejaron demasiados sinsabores: el software que garantiza la seguridad de la capital londinense falla en un 81 por ciento de las veces al señalar a sospechosos.

«Siempre a toda tecnología le falta perfeccionamiento y es susceptible de mejora. Confiable es, pero es conveniente que exista otro factor de seguridad porque no es 100% seguro», sostiene a este diario Lorenzo Martínez, experto en seguridad informática de Securizame.

Para Juan Luis Rubio, ingeniero y vicerrector de la Universidad a Distancia de Madrid (Udima), es necesario «terminar de mejorar» esta tecnología para obtener resultados más precisos. «Es un proceso muy largo, la identificación de una cara requiere de millones de cálculos. Ha mejorado mucho, pero todavía quedan algunos elementos por resolver dado que existen parámetros que se prestan a confusión», subraya este experto, al tiempo que defiende que «hasta que los algoritmos y la tecnología no estén suficientemente probados es muy arriesgado hacer ensayos a ese nivel»

 

 

Las dos tecnologías que marcarán el futuro de la industria

s muy fácil relacionar el 5G con «smartphones», «Smart TVs», coches y «wearables», precisamente porque son los temas de los que más se habla al ser de interés para una gran variedad de audiencias. A pesar de ello, los mayores avances en el campo del 5G no se han creado para el usuario final, sino para un usuario más industrial.

En Qualcomm calculamos que para 2035 el 5G haya aportado cerca de 5 billones de dólares únicamente en cinco sectores: la manufacturación, el transporte, la construcción, la minería y servicios públicos. Esto será posible gracias a la capacidad del 5G para multiplicar la velocidad de todos los servicios ya existentes, pero donde realmente supondrá una auténtica revolución será en su aplicación al IoT.

Con el 5G es posible aumentar el número de dispositivos conectados al millón por kilómetro cuadrado, una opción que entiendo que al usuario particular de un «smartphone» no le llegue a interesar, pero que al director general de una planta de transporte alimenticio le resulte de lo más atractiva.

La hiperconectividad como ventaja competitiva: cuando hablamos de tantos dispositivos conectados hablamos de hiperconectividad, y algunos expertos estiman que, a finales de esta década, se llegue a los 10 billones de objetos conectados, unos 1.400 objetos «Internet of Things» (IoT) por persona. Esto significa que la adopción del 5G hará posible una reducción de costes en dispositivos de radio para conectar equipos y descenderá la barrera de entrada de dispositivos «IoT», como pueden ser coches conectados, robots, contenedores de embarque, campos agrícolas, sistemas de tráfico, etc.

Para entenderlo pongamos como ejemplo una granja eólica y uno de sus técnicos de mantenimiento. Debido a la baja latencia que ofrece el 5G, el técnico puede obtener información sobre los molinos que tiene asignados en tiempo real. Esta información puede venir tanto de un dron de inspección, como de los sensores de la turbina y las aspas, los sensores ambientales o incluso de todos ellos a la vez. Con esta información el técnico decidirá qué acción realizar con los molinos y que éstos las lleven a cabo en cuestión de un milisegundo.

El 5G agiliza esta era en la que vivimos, la de la información, acercándonos a un volumen cada vez mayor de datos y de manera inmediata. Cualquier experto en su campo sabe que hoy en día para avanzar con pie firme en el mundo de los negocios es necesario tener la última información, por lo que conceptos como ciudades o flotas conectadas no tendrían que ser temas desconocidos. En este contexto, creo firmemente que el acceso a la información que todos estos dispositivos conectados van a empezar a intercambiar de forma masiva puede ser la clave para el éxito de una organización, especialmente para aquellas que lideren el cambio.

El 5G es la generación de la velocidad y la hiperconectividad. Un negocio veloz e hiperconectado está claramente aventajado sobre aquellos que aún confían en los métodos tradicionales que les funcionaban en el pasado. Evolucionar es sobrevivir, y el 5G es el siguiente paso a dar.

 

1413685081-kEb--300x168@abc

Protección contra el hackeo en una nueva herramienta de Instagram

La red social Instagram ha lanzado una nueva herramienta de seguridad que permite identificar los correos electrónicos que llevan a cabo prácticas fraudulentas de «phishing» y se hacen pasar por la compañía para obtener información de los usuarios como sus credenciales de acceso a la plataforma.

Esta nueva función, llamada «Correos electrónicos de Instagram», está ubicada en el menú de ajustes de la red social, y se encuentra accesible desde este lunes, según ha explicado la compañía en su cuenta oficial de Twitter.

La herramienta de Instagram permite a sus usuario consultar una lista con todos los correos electrónicos que le ha enviado la compañía durante los últimos 14 días. Estos correos se organizan en dos pestañas: primero, los que están relacionados con materias de seguridad y registro, como los que se envían como aviso cada vez que un usuario accede a su cuenta desde un nuevo dispositivo; y en la otra pestaña, el resto.

Instagram ha explicado que la nueva función está destinada a combatir el «phishing», una práctica fraudulenta de correo electrónico y con la que los cibercriminales se hacen pasar por una empresa. Al utilizarla, los usuarios pueden «verificar qué correos electrónicos son reales y cuáles son falsos», como ha explicado la empresa.

 

43284506-kO7B--1240x698@abc

Amazon mete a Alexa en el mando de la televisión

Pequeño, minimalista, elegante y, por si fuera poco, práctico. Amazon quiere convertir a todo televisor existente en una televisión inteligente. Capaz de darle razones al usuario ma zambullirse en el maravilloso mundo de los contenidos multimedia. Uno de sus dispositivos más interesantes es la familia Fire Stick. Un pequeño «dongle» que recuerda a los «chromecast» de Google y que se conecta a un monitor o pantalla para ganar funcionalidades inteligentes.

No es una familia nueva, pero su renovación ha ganado mucho peso. Se trata del Fire Stick 4K, que como su nombre indica, permite ofrecer contenidos en calidad 4K, el estándar de imagen perseguido por la industria. Pero, además, se ha integrado el asistente digital Alexa al mando, con lo que los usuarios pueden controlar la televisión o, incluso, emparejarlo con otros aparatos domésticos de la gama Echo con simples instrucciones de voz.

El «gadget» da acceso a diferentes programas de televisión, servicios de streaming como Netflix y por supuesto Amazon Prime Video, así como consultar información de todo tipo a través de internet. No está disponible, por el momento, HBO. También funciona con Movistar Plus o el servicio a la carta Atresmedia o RTVE. La compañía estadounidense, que ha presentado el dispositivo en la feria IFA de Berlín (Alemania), ha adelantado además que se encuentra «en negociaciones» para llevar a su catálogo de servicios el próximo servicio de televisión Disney Plus.

La gran baza del aparato es, sin duda, el control remoto por voz a través del asistente Alexa. Permite no solamente buscar contenido sino también gestionarlo. «Alexa, reproduce el tercer capítulo de la primera temporada de “La Casa de Papel”». Este es un ejemplo de lo que es capaz de hacer el nuevo Fire Stick. Pero, a su vez, decirle con un lenguaje natural «Alexa, adelanta dos minutos el capítulo» o »Alexa, salta la introducción».

O ir directamente a buscar propuestas con frases como «Alexa, busca comedias» o «Alexa, busca películas a 4K». Por supuesto, como si se tratase de un altavoz inteligente, solicitar información del tiempo, el tráfico o consultar la cartelera: «Alexa, qué películas hay en cartelera». Información útil que poco a poco empieza a adentrarse en los hogares a través de la voz como el vehículo de consulta de internet. Datos que, sin embargo, han estado en cuestión en las últimas semanas por la posible recopilación por parte de las empresas del sector. La multinacional asegura el sistema operativo «recaba datos relativos al uso que haces del dispositivo y de sus características, como por ejemplo tu navegación en la pantalla de inicio», pero se puede eliminar el historial de consultas.

Todas las órdenes efectuadas se pueden realizar a través de simples comandos de voz, aunque la presencia de un mando convencional permite ajustar otros parámetros como el volumen. El dispositivo soporta, como es lógico, resoluciones Full HD y ofrece soporte a los sistemas Dolby Vision y HDR10+, pero está preparado para gestionar contenidos a calidad 4K, lo que supone un gran salto respecto a su antecesor. Esta nueva generación viene también precedida por una renovación de la interfaz de usuario, más limpiar e intuitiva, pensada para mejorar la experiencia.

 

07Dl3-KkRYq982vrBaErVg-kjmD--1240x698@abc