Primera inversión de Google en la ruta submarina de internet en España

Grace Hopper fue una científica y militar estadounidense. La primera programadora que utilizó el Mark I, el primer ordenador electromecánico. Desarrolló el primer compilador para un lenguaje de programación, que fue fundamental para el desarrollo de Cobol, un lenguaje que aún se utiliza. Su nombre ha servido para bautizar al nuevo cable submarino que Alphabet, empresa matriz de Google, va a construir entre Estados Unidos, Reino Unido y España. El primero que llega a nuestro país.

El proyecto, que conectará con EE.UU. y Reino Unido, estará listo en 2022. Permitirá proporcionar un mayor soporte a la red de productos empresariales y de consumo de la tecnológica estadounidense. Traducido: mejorar las conexiones de red. Este supercable se sumará a otros otros «tentáculos» submarinos privados, Curie, Dunant y Equiano, que se han desplegado en los últimos años para conectar continentes remotos por el fondo del océano. Promete aumentar la capacidad de los servicios en la «nube», así como mejorar las conexiones de servicios como Meet (videollamadas) o Gmail (correo electrónico).

Una vez funcionando, será «uno de los primeros cables nuevos» en conectar EE.UU. y Reino Unido desde 2003. La empresa tecnológica no ha desvelado la cuantía de la inversión. Con ello, la empresa vaticina que se acelerará la transformación digital de las empresas españolas. De momento, no ha informado cuándo entrará en funcionamiento esta nueva región «cloud».

«Los cables submarinos privados nos permiten planificar de forma efectiva las necesidades de capacidad futuras de nuestros clientes y usuarios en todo el mundo, así como agregar una capa de seguridad que va más allá de lo que está disponible en la red pública de internet», explica en un comunicado Bikash Koley, vicepresidente de Google Global Network, quien recalca la necesidad de realizar este tipo de obras dado que, según sus estimaciones, el 98% del tráfico internacional de Internet circula a través de cables submarinos que apuestan por la fibra óptica.

El desembarque en España integrará de «manera más estrecha» la próxima región de Google Cloud en Madrid en la infraestructura de la empresa. Unirá Shirley (Nueva York), Bude (Reino Unido) y Bilbao. Estará equipado con 16 pares de fibras (32 fibras), lo que supone una «actualización significativa» de la infraestructura de internet que conecta actualmente Estados Unidos y Europa. El contrato para construir este supercable se firmó hace unos meses con el proveedor de cable submarino SubCom, con sede en Eatontown (New Jersey-EE.UU.).

El primer cable transoceánico, que se utilizó para comunicaciones vía telegrama se instaló en el año 1906. La mayoría de los cables funcionan dentro de los países y entre continentes pero hay algunos que cruzan océanos como el Atlántico. El cable SEA-ME-WE 3, que conecta Europa con Australia y Asia, es el más largo del mundo, con una extensión de 39.000 kilómetros y 39 puntos de conexión terrestre. Facebook y Microsoft trabajaron de manera conjunta en el desarrollo de un cable submarino llamado Marea que entró en funcionamiento en 2017. Fue el primer cable en conectar Estados Unidos con el sur de Europa, en concreto el estado de Virginia (EE.UU.) y Bilbao (España).

 

Curie_10-kAwF--620x349@abc

Para limitar las horas de juego de los jóvenes, China obligará a registrarse en los servidores con el nombre real

China ha anunciado que requerirá el registro bajo su nombre real para todas las personas del país que jueguen a videojuegos, como parte de un sistema de autenticación que comenzará a implantar de forma obligatoria a partir del próximo mes de septiembre.

Así lo ha anunciado Feng Shixin, miembro del departamento de Pulicidad Central del Partido Comunista Chino, en el marco de la exposición de videojuegos ChinaJoy, como recoge la agencia de noticias gubernamental Xinhua.

La medida, que el Gobierno chino lleva preparando desde hace años y que se está probando desde la primera mitad de este año 2020, tiene como objetivo evitar que los jóvenes chinos abusen del uso de videojuegos, según Feng.

Anteriormente, el Gobierno chino ya ha implantado otros sistemas para evitar la adicción a videojuegos, y el año pasado se estableció como 90 minutos el tiempo máximo diario que podían jugar los menores de 18 años, que aumenta hasta las tres horas en fines de semana, como recoge South China Morning Post.

El nuevo sistema de autenticación que entrará en vigor en septiembre pasa a ser obligatorio para todas las compañías desarrolladoras de videojuegos, que tendrán que conectarse al servicio en lotes.

En él, los jugadores tienen que dar sus nombres reales, que coincidan con sus documentos de identidad, aunque por el momento se desconocen más detalles sobre el funcionamiento del sistema nacional de China.

 

videojuegos-kdzC--620x349@abc

Algunas grandes compañías de videojuegos locales como Tencent y NetEase ya han empezado a desplegar de forma anticipada sus propias plataforma de autenticación en China y, en videojuegos como Arena of Valor, de Tencent, el sistema de verificación ya existente incluye reconocimiento facial.

La conversión a red social de Google Maps; ya permite seguir a viajeros

Google ha transformado Maps en una red social con la nueva herramienta que permite seguir los perfiles de usuario para estar al día de los contenidos que comparten sobre los lugares que visitan, y que desde este jueves está disponible a nivel global.

Google Maps inició el año pasado una prueba que permitía a la gente seguir a un «selecto grupo de guías locales». La compañía ha destacado el éxito tanto de los interesados en participar como guías locales como de las personas que empezaron a seguirlos.

Google ha anunciado que esta función está disponible a nivel global. De esta forma, el servicio adquiere un componente mucho más social, ya que la gente puede seguir a usuarios de referencia como si se tratara de un perfil en una red social.

Así, se podrán recibir las actualizaciones de los comentarios, las fotografías y las listas que un usuario haya compartido de forma pública, como se explica en una publicación en el blog oficial de Google. También se han incluido nuevos filtros de temas en los perfiles de Google Maps, con los que se pueden ver aquellos temas sobre los que la gente más comparte contenidos.

 

google-maps-kbaE--620x349@abc

 

Reparto de comida gratis para los usuarios Prime de Amazon en el Reino Unido

Amazon cambió, para siempre, la distribución de productos. La logística, y la implicación de la tecnología en sus grandes almacenes, ha sido la punta de lanza para llevar a Jeff Bezos, su fundador, a ser la persona más rica del planeta. El gigante estadounidense del comercio electrónico ha anunciado en un comunicado que repartirá comida y alimentos de manera gratuita a sus abonados a Prime, su programa de entrega rápida por suscripción.

La empresa con sede en Seattle (EE.UU.) aspira a que este nuevo servicio, que ha empezado a funcionar en Londres este martes, pueda dar servicio a todo el país para finales de año. El bloqueo del sector provocado por la crisis sanitaria del coronavirus Covid-19 ha impulsado la venta de alimentos por internet. Un negocio suculento con el que, ahora, quiere darle un gran bocado.

Para ello, Amazon ha añadido su línea Fresh (servicio de entrega de comestibles lanzado hace cuatro años) a su programa de suscripción Prime. De esta manera, repartirá desde carne, leche, yogurt, pescado, frutas, verduras o carne, así como otros alimentos perecederos o artículos para el hogar en periodos inferiores a dos horas para pedidos superiores a 40 libras (52 euros) y sin gastos de envío para los abonados. En la actualidad, el servicio ofrece alrededor de 10.000 productos frescos y alimentos congelados.

Con esta medida, la empresa pretende expandir rápidamente el negocio de entrega de comestibles. Un sector que ha aumentado un 14,6% en el último mes en comparación con el año anterior. Los clientes podrán, de esta manera, adquirir miles de artículos suministrados por la cadena de supermercados Booths and Whole Foods, así como una serie de proveedores de marcas comerciales como Pepsi o Danone.

La crisis sanitaria ha incentivado el interés por los comercios electrónicos. Las medidas de confinamiento y distanciamiento social ha provocado un aumento de las ventas por internet. La necesidad de completar su transformación digital ha asestado un duro golpe a empresas minoristas, que no han podido hacer frente a los pedidos online. La pandemia ha asentado, además, unos nuevos hábitos en los consumidores que, muy probablemente, se extenderán en los próximos años.

 

48309198-kVSC--620x349@abc

¿DE qué viven las grandes empresas tecnológicas?

Existen multitud de modelos de negocio gracias a internet, pero la publicidad digital es, para muchas empresas del sector, su principal medio de subsistencia. Su motor financiero a pesar de hacerlo a espuertas de recabar los datos personales de sus usuarios. El célebre mantra de cuando un servicio es gratuito es porque tú eres el producto se lleva explotando desde hace dos décadas a nivel mundial. El problema: muchos consumidores aún desconocen de qué viven.

Aunque no es una novedad, el primer vagón del tren publicitario lo conducen tres empresas que operan a nivel mundial, Alphabet (Google), Facebook y, cada vez con más fuerza, Amazon. De hecho, el gigante del comercio electrónico estadounidense se ha convertido a su vez en el principal anunciante en internet del mundo. Se reparten el pastel. Entre los tres acumulan el 70% de los ingresos publicitarios en internet, según estadísticas de la consultora eMarketer. Un negocio demasiado suculento: datos recabados por la firma especializada Digiday advierte que de los 333.250 millones de dólares invertidos en publicidad a nivel global en 2019, 144.600 millones fueron a parar al bolsillo de estas empresas.

Aunque es un aumento menos pronunciado que otros años, según el informe de Tendencias de Publicidad Global de Warc, la inversión en publicidad en los motores de búsqueda aumentó un 9,6% el pasado año hasta generar unos 135.900 mil millones de dólares. Un escenario interesante porque, además, en 2019 se produjo el punto de inflexión que auguraban los analistas. Fue el primer año en que la publicidad online superó a la tradicional.

Muchas empresas con servicios digitales, entre ellos, los medios de comunicación, están también llegando a ese punto en sus finanzas internas. La actividad principal de las empresas tecnológicas conocidas como GAFAM -Google, Apple, Facebook, Amazon, Microsoft-, que en su mayoría está relacionada con algunos de los supuestos que recoge el nuevo gravamen europeo conocido como « Tasa Google», se dedica a la publicidad online o las plataformas de intermediación digital.

Facebook, a la sombra de las sanciones

En el caso de Facebook, la mayor red social del mundo, el 98,5% de sus ingresos provienen de los anuncios online. Razón de más para no intentar mediar en una nueva dimensión de su herramienta para evitar los llamados «anuncios falsos» que grupos compran para intentar manipular a los usuarios. A sus más de 2.500 millones de usuarios, que se dice pronto.

La multinacional estadounidense facturó en 2019 unos 70.697 millones en el cuarto trimestre, un 27% más que el año anterior, pero sus resultados cayeron debido a las multas por infracciones sobre la privacidad, su gran desafío desde hace cuatro años desde que saltara el escándalo de Cambridge Analytica. El menor crecimiento en un periodo desde que cotiza en bolsa (2012).

Alphabet, de las búsquedas a la «nube»

Bajo el paraguas de Alphabet se esconden varios tentáculos, uno de ellos, el principal motor de búsqueda del mundo que, para muchos usuarios, es sinónimo de internet. Aunque existen muchas otras alternativas, si de repente no se tuviera acceso a Google es muy posible que tuvieran que «aprender» cómo encontrar los resultados que quieren.

Pero, a su vez, el gigante de internet estadounidense cuenta con otros servicios de impresionante factura. YouTube, un canal de vídeos muy popular que genera por sí solo 15.000 millones de dólares anualmente, una tercera parte de lo que suma todo el sector de la televisión por cable en Estados Unidos. Según los datos recopilados por Statista, el 83,3% de sus ingresos provienen de la publicidad digital. Lo que quiere decir que cuantas más reproducciones y visualizaciones le entregan los usuarios, la máquina de hacer dinero se acelera.

De igual manera que en el último año la empresa ha puesto más el foco en las campañas SEM o publicidad pagada que aprovecha los resultados de búsqueda introducidos por sus usuarios. De ahí sus intenciones de eliminar las «cookies» de terceros porque, de esta manera, podrá controlar aún más el negocio de la publicidad digital. Una medida adoptada teóricamente diseñada para proteger a los usuarios pero que los analistas ya estiman que causar estragos en el reparto de la tarta publicitaria a largo plazo.

Durante 2019 obtuvo un beneficio neto de 34.343 millones de dólares, un 11,7% más que el año anterior, cuando logró 30.736 millones de dólares. En el mismo periodo, sus ingresos ascendieron a 161.857 millones de dólares, un incremento del 18,3 % con respecto a los 136.819 millones facturados en el ejercicio fiscal de 2018. El negocio del «cloud», de los servicios en la nube, logró unas ventas por valor de 8.920 millones.

Amazon, de los libros a la logística

Por su parte, es curiosa la evolución del gigante del comercio electrónico. Empezó vendiendo libros y se ha convertido en el mayor escaparate de productos del mundo. Aunque es el tercer jugador que más se está beneficiando de la publicidad digital, le firma con sede en Seattle tiene un gran músico de las tiendas online, que genera la mitad de sus ingresos anuales.

Su política, a diferencia de sus rivales dentro del sector de la innovación, es diversificar sus negocios y reinvertir parte de sus ganancias en la empresa en búsqueda de nuevos servicios. Así, por ejemplo, Amazon Web Services, su división en la nube, logró unos ingresos de 10.000 millones en el último trimestre de 2019, más de los 7.400 obtenidos en el mismo periodo de 2018. Durante todo el año, según su último balance trimestral, recoge que logró unos beneficios de 11.588 millones de dólares, un 15% más con respecto al año anterior. Su facturación ingresó unos 280.522 millones, un 20,45% más que los 232.887 millones facturados un año antes.

Apple, el rey de los productos

De Apple se ha dicho todo, pero también hay que valorar su apuesta por el negocio en la «nube» y los servicios. Lo que más crece en sus balances. Pero, por supuesto, su principal fuente de ingresos se encuentra en la venta de productos tecnológicos (82,2%), con el iPhone como la estrella del firmamento, que representa el 61% del total. En todo el ejercicio fiscal relativo a 2019, la firma de la manzana acumuló unos 260.174 millones de dólares, que cierra en septiembre, y que en este caso acabó un 7% por debajo del año anterior.

El primer trimestre del año ha sido espectacular. Apple ganó durante los tres primeros meses de su ejercicio fiscal de este año 22.236 millones de dólares, un 11,37% más que en el mismo período del año pasado, aupado por las ventas de teléfonos iPhone que han vuelto a resurgir. La multinacional de Cupertino se impuso a los pronósticos de los analistas y sorprendió con un aumento de ingresos del 7,6% en la categoría de teléfonos inteligentes, justo después de cerrar un año en el que las ventas del iPhone habían ido a la baja y habían surgido dudas sobre su crecimiento futuro.

 

ingresos-k8GI--620x349@abc (1)