Gaia-X; una «nube» europea para romper el control de Google, Amazon y Microsoft

El término «nube» implica uno de los negocios tecnológicos de mayor rentabilidad de los últimos años. Concepto más que simple innovación, los grandes gigantes estadounidenses han extendido, silenciosamente y como si nada, su hegemonía a nivel mundial. Lo vieron venir. Y apostaron a caballo ganador. Y tiene grandes implicaciones en los procesos industriales. Pero este reinado ha reducido la fuerza de otras iniciativas. La respuesta es Gaia-Xun proyecto europeo de infraestructura que nace con el objetivo de «favorecer la soberanía de los datos».

El desafío de esta propuesta es encontrar la «nube» europea que permita a las empresas y administraciones públicas del Viejo Continente eliminar la dependencia de Amazon Web Services, Microsoft Azure y Google Cloud. Es decir, los cimientos sobre los que se sustentan proyectos digitales de toda índole. La idea es evitar la dependencia tecnológica de tecnologías estadounidenses basadas en la «nube

El proyecto, según la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Layen, quien lo presentó la semana pasada, promete enmarcarse en el paquete de medidas para reactivar la economía continental tras la crisis sanitaria de la pandemia Covid-19. Está impulsado por el ministerio alemán de Economía y Energía. De esta manera, Francia y Alemania quieren aliarse frente a la migración de las infraestructuras de datos de sus instituciones y empresas a las llamadas plataformas en la «nube» («cloud computing»).

Además de Francia y Alemania, el proyecto cuenta con el apoyo de una veintena de empresas europeas, que se encargarán de ponerlo en marcha. Entre ellos, De-Cix, uno de operadores de intercambio de tráfico más importantes del mundo, con sede en Frankfurt (Alemania), así como las empresas españolas Amadeus y Gigas. A juicio de Diego Cabezudo, director general de Gigas, este proyecto «supone una apertura de mercado y reduce el riesgo de que Europa se vuelva dependiente de un grupo de gigantes tecnológicos» de tal manera que «los usuarios podrán elegir productos, servicios y proveedores cloud acorde a sus necesidades».

En la misma línea se sitúa Denis Lacroix, vicepresidente de Amadeus, quien en declaraciones a ABC añade: «Al unirnos a Gaia-X, esperamos desempeñar un papel activo en la configuración del futuro digital de Europa; necesitamos ver el surgimiento en Europa de una infraestructura de nube de alto rendimiento, competitiva, segura y fiable».

El objetivo de Gaia-X es «favorecer la soberanía de los datos, la disponibilidad de los mismos y la innovación digital a nivel europeo», y pretende agrupar las soluciones «cloud» existentes en Europa, así como desarrollar nuevos métodos y criterios sobre los datos y la infraestructura de acuerdo con las normas de la UE. Los miembros fundadores del proyecto aseguran que se va a crear «una infraestructura de nube competitiva, segura y fiable para Europa».

«Es importante que la distribución y almacenamiento de datos tenga un control del usuario y del propietario de los datos más efectivo. Por eso, junto con miembros de la esfera política, pedimos un esfuerzo europeo para establecer la soberanía sobre los datos de la región – especialmente los datos industriales y de producción», afirma en un comunicado Harald A. Summa, director general de De-Cix Group. A través de esta iniciativa, se pretende promover el crecimiento de los proveedores europeos de la «nube» al unirlos en torno a unos estándares y normas comunes, promoviendo así su interoperabilidad con los gigantes estadounidenses y asiáticos. De hecho, las empresas no europeas no serán excluidos del uso de Gaia-X, pero tendrán que respetar las reglas, aseguran los impulsores.

La soberanía de los datos es la clave de Gaia-X. «Especialmente dado que nuestra sociedad depende cada vez más en gran medida en los servicios digitales, es de interés para un estado o una región permitir un cierto nivel de independencia de los proveedores de servicios externos», aducen desde De-Cix, quienes creen que el proyecto permitirá agrupar a los europeos existentes soluciones en la «nube» y generar soluciones tecnológicas innovadoras.

Europa necesita un combinación inteligente de proveedores de infraestructura digital y un fortalecimiento de la ubicación de los proveedores, insisten desde el proyecto. «Creemos que las empresas usuarias, ya sean pymes, actores globales o incluso la propia administración pública necesita esa orientación con respecto a la disponibilidad de infraestructuras fiables, desde “edge computing” hasta “computación en la nube” para tomar decisiones empresariales óptimas en tiempos de transformación digital», añaden las mismas fuentes.

Francia y Alemania se han mostrado preocupadas por las leyes extracomunitarias vigentes en Estados Unidos y China, que en determinados casos podrían obligar a los operadores de estos países a proporcionar datos almacenados en sus servidores. Las reglas operativas serán definidas en los próximos meses por un conjunto de de 22 compañías (francesas y alemanas). Gaia-X operará bajo una ley belga.

 

27610949-kh1--620x349@abc

En las llamadas gratuitas de zoom quedará excluido el cifrado, para poder colaborar con el FBI

La popular aplicación de videoconferencias Zoom trabaja en el desarrollo de un sistema de encriptación de extremo a extremo para hacer más seguras las comunicaciones de los usuarios y ahora la plataforma ha anunciado que esta característica solo llegará para los planes de pago.

Así lo ha confirmado el director general de la compañía, Eric Yuan, en la rueda de prensa tras la presentación de los resultados financieros de la empresa en el primer trimestre del año, donde entre otros datos, Zoom ha alcanzado los 300 millones de usuarios diarios.

«Para los usuarios gratuitos, desde luego, no queremos dar esto», ha respondido Yuan a una pregunta sobre la encriptación de extremo a extremo, como recoge el medio especializado «The Next Web». Anteriormente, Zoom había prometido en abril implantar este sistema de comunicaciones protegidas como parte de su plan de 90 días para mejorar sus funciones de seguridad.

Debido a que la encriptación de extremo a extremo solo permite que accedan a los mensajes al emisor y al receptor, Yuan ha explicado que la inclusión de esta función solo para los usuarios de pago se debe a que la compañía colabora con las autoridades, como el FBI en Estados Unidos, «en caso de que algunas personas usen Zoom para malos propósitos».

 

abc-6161348257001-vs--940x529

Alianza para impulsar el teletrabajo en las grandes empresas

La pandemia del nuevo coronavirus Covid-19 ha impulsado la digitalización en las empresas. Aunque la tónica ha sido hacerlo con prisas, las medidas de confinamiento han visibilizado la necesidad de un cambio estructural para que acercar el futuro y acelerar los planes de transformación digital. Ante esta necesidad se ha creado una alianza para impulsar la innovación y estrategias basadas en el teletrabajo en las grandes empresas.

La iniciativa, impulsada por la asociación de mujeres juristas Women In a Legal World y 50&50 Gender Leadership Advisory, ha contado con grandes actores socioeconómicos como Banco Santander, representantes de los empresarios como la CEOE, grandes consultoras como Accenture, Pew o KPMG, así como prestigiosos bufetes como Sagardoy, Roca Junyent, Cuatrecasas. El objetivo es crear una hoja de ruta para fomentar la innovación en el entorno laboral para optimizar recursos y mejorar la eficiencia.

Nueva cultura empresarial

El gran desafío es adaptarse a la nueva realidad que ha visibilizado la crisis sanitaria, en la que las soluciones tecnológicas han mantenido la productividad de muchas empresas. Un nuevo entorno donde se asienten el teletrabajo, las competencia tecnológicas, el derecho a desconexión digital y nuevos entornos colaborativos. En definitiva, promover una nueva cultura empresarial «que combine trabajo presencial y a distancia de manera flexible».

Esta declaración de intenciones, que asienta una hoja de ruta para la recuperación económica, establece doce compromisos para la era post Covid-19. Entre ellos, la necesidad de impulsar la digitalización en el sector público y privado con el fin de promover la transformación organizativa y el teletrabajo. «La conectividad representa un papel fundamental en la flexibilidad y en la eficiencia de estos sistemas», declara el colectivo, que añade una generalización del teletrabajo como oportunidad para reducir la huella de carbono al reducirse los desplazamientos al centro de trabajo y, en consecuencia, un instrumento para promover la sostenibilidad a distancia.

Entornos colaborativos como compromiso

Otra de las medidas propuestas incluye la necesidad de «generar un entorno colaborativo» y «promover la comunicación entre los directivo y las personas trabajadoras», tanto en entornos presenciales como a distancia. «A través de las videoconferencias o llamadas telefónicas para evitar el aislamiento social, generar sentimientos de equipo y pertenencia, impulsar la creatividad para que el teletrabajo genera eficiencia y compromiso en la organización», recoge el manifiesto.

Para asentar es desafío tecnológico, esta iniciativa también recomienda la implementación de nuevos códigos en la dirección ejecutiva para «dirigir y evaluar por objetivos el rendimiento de las personas trabajadoras con base en criterios de eficiencia y con la finalidad de mejorar la productividad». El informe recoge un liderazgo «con seguridad» y «cercanía» para implantar nuevas metodologías de trabajo ágiles y equipos diversos de alto rendimiento.

Otras declaraciones recogidas en el manifiesto reclama fomentar la formación en competencias tecnológicas de las personas trabajadoras a fin de que puedan acogerse a esta modalidad de trabajo sin desigualdades por razón de edad o condición, así como fomentar la formación y asistencia técnica en remoto para garantizar la operatividad de los sistemas. También se ahonda en la desconexión digital y se comprometen a asegurar la salud y seguridad de los trabajadores cuando trabajen a distancia, facilitando los medios materiales y los servicios tecnológicos y plataforma necesarios para desempeñar su labor en condiciones adecuadas.

 

1424737601-kCSB--620x349@abc

Las dos caras del «bot» : una herramienta para ayudar y polarizar a los usuarios

Si ha estado pendiente de las noticias durante los últimos meses, seguramente, en más de una ocasión se habrá encontrado referencias sobre las cuentas automatizadas, o «bots», que proliferan por Facebook o Twitter. Ya sea por el reciente escándalo de los vídeos del Ministerio de Sanidad, o por aquel que salpicó a Josep María Bartomeu, presidente del F.C. Barcelona, a mediados de febrero. El objetivo que se perseguía en ambos casos era, presuntamente, el de polarizar a los usuarios e incitarles a pensar u opinar de una forma concreta. Sin embargo, un «bot» es mucho más que eso, y no necesariamente tiene por qué tener fines maliciosos.

«No todas las formas de automatización son necesariamente violaciones de las reglas de Twitter. Vemos usos innovadores y creativos de la automatización para enriquecer la experiencia de Twitter, por ejemplo, cuentas como @pentametron y @tinycarebot. La automatización también puede ser una herramienta poderosa  en las interacciones de los servicios de atención al cliente, donde un bot de conversación puede ayudar a encontrar información sobre pedidos o reservas de viajes de manera automática. Esto resulta increíblemente útil y eficiente para las pequeñas empresas, más aún en un momento de distanciamiento social», explica en un comunicado la red social del pajarito.

Mejorar la comunicación con el consumidor

Efectivamente, los «chatbots», o bots de conversación, se han convertido en una herramienta extendida y útil para el comercio online y los servicios de atención al cliente. Ya sea dentro de redes sociales o desde los propios sitios web de las compañías que los emplean.

«Estos asistentes permiten a las empresas gestionar de forma sencilla y ágil todas las interacciones que tienen con sus clientes a través de cualquier canal. Además, ofrecen la posibilidad de trabajar las 24 horas del día los 365 días del año sin distinción, hablan decenas de idiomas, tienen la posibilidad de interactuar con cientos de miles de humanos simultáneamente, y su velocidad de respuesta es inmediata», expone en un comunicado David Fernández, director de consumo de la empresa de Inteligencia Artificial Inbenta.

«El uso de chatbots permite dar un servicio muy rápido y ofrecer información al cliente en los aspectos más básicos. Como, por ejemplo, “aquí puede encontrar este producto” o “la entrega de su pedido se está tramitando”. También permiten que la compañía pueda comunicarse sin depender tanto del personal humano. Siempre que se haga un uso razonable de esta tecnología tiene sentido y, además, merece la pena. Una automatización bien hecha puede denotar interés por el consumidor. Hay usuarios que incluso te lo agradecen, en buena medida por la velocidad de respuesta», dice a ABC el experto en Marketing digital Pablo Herreros.

Asimismo, el uso de esta tecnología ha permitido la creación de perfiles realmente novedosos en redes sociales. Desde Twitter, destacan, por ejemplo, a @pentametron, una cuenta automatizada que, gracias al empleo de algoritmos, es capaz de buscar y retuitear publicaciones de terceros que riman entre sí. También sirven para informar con rapidez e, incluso, en algunos casos, para educar.

«Tienen muchas utilidades. Por ejemplo, los bots pueden realizar retuits y buscar información interesante para el usuario. También existen programas de este tipo que son capaces de redactar noticias de forma automatizada, como serían los resultados de partidos de fútbol o cualquier otro deporte. Al fin y al cabo, son algoritmos. También sirven como elemento educativo, como se hace a través de la » gamificación«, que consiste en convertir el aprendizaje en un juego», explica a este diario Ofelia Tejerina, abogada y directora de la Asociación de Internautas.

En este sentido, recientemente la plataforma de mensajería WhatsApp, propiedad de Facebook, implementó un «chatbot» que tiene por finalidad ayudar al usuario a diferenciar la información sobre el coronavirus de los bulos. Su funcionamiento es simple y es capaz de conectar a los internautas con los grupos de verificación independientes de más de 70 países.

Polarizar al internauta

Sin embargo, hay usuarios, empresas e, incluso, partidos políticos, que, saltándose las normas, emplean estas herramientas para polarizar y perseguir a los internautas con mensajes de «spam». También para ganar seguidores de forma artificial y, de este modo, conseguir más influencia. Prácticas que están prohibidas y perseguidas dentro de redes sociales como Facebook y Twitter.

«Este tipo de uso pone en riesgo la credibilidad de quien lo emplea. También, evidentemente, lo empobrece mucho. Especialmente después de la pandemia, cuando la gente lo que está buscando en empresas y personalidades, sobre todas las cosas, es ética humana. Entonces, meter, por ejemplo, a bots en una discusión en redes sociales para ganar influencia y ganar por goleada, o comprar seguidores, supone poner en riesgo tu marca. Además, a quienes lo hacen más tarde o temprano se les coge», apunta Herreros.

El experto señala, a su vez, que existen varios medios a través de los cuales un usuario puede conseguir una legión de bots o seguidores falsos: «Por un lado se pueden comprar sin más. Si escribes en Google comprar seguidores en cualquier red social te encontrarás facilmente con empresas que lo ofertan. También los puedes encontrar de más calidad. Aquellos a los que los programadores se han preocupado de ponerles un foto y rellenarles la biografía. El precio, evidentemente, sube según se van sofisticando».

 

bots-kv0--620x349@abc

Desembarco de Amazon en la Universidad española a través del CEU

El grupo educativo CEU, con sedes en Valencia, Barcelona y Madrid, ha creado el primer programa de formación en conjunto con Amazon Web Services o AWS para educación: el Cloud Computing Program de tres años. La clave de este programa es que nada más terminarlo, los estudiantes acceden al mercado laboral no sólo con un título, sino también con los certificados de Amazon pertinentes, muy valorados en el sector de la tecnología. La formación es modular, por lo que los estudiantes pueden elegir el camino que quieran seguir y qué certificados obtener, además de las 26 habilidades del curso «Cloud competency framework» de Amazon. Hablamos con Ken Eisner, director de programas educativos de AWS sobre el funcionamiento de este proyecto.

¿Por qué es importante formarse en el uso de AWS?

Desde que Amazon empezó con el servicio de computación en la nube en el 2006, es la plataforma que más se ha expandido en todo el mundo. AWS tiene 175 servicios para computación, robótica e IA, básicamente lo más relevante en la demanda tecnológica del mercado. Miles de empresas y startups, así como gobiernos utilizan AWS para albergar sus servicios en la nube. Esta expansión ofrece una gran oportunidad de trabajo debido a la creciente demanda generada, por eso, «Cloud Computing» es uno de los términos más buscados en LinkedIn, y palabras entorno a la esa temática se encuentran entre las 15 búsquedas más frecuentes.

¿Por qué Amazon lanzó su programa de formación gratuito?

Lo lanzamos en el 2016 para romper la brecha tecnológica y que todo el mundo pudiera acceder a formación de calidad. Es una iniciativa mundial de Amazon, que proporciona conocimientos de tecnología en la nube de forma gratuita a quien lo requiera. Al fin y al cabo, si no tenemos esos perfiles en esas empresas, nosotros no podremos crecer.

Ken Eisner, director de AWS
Ken Eisner, director de AWS

¿Y qué contenidos se ofrecen?

Tenemos un enfoque en el mundo real. Miramos qué se demanda en el mundo laboral y creamos el contenido para hacerle frente. Puede ser de cualquier cosa, desde IA, reconocimiento de voz o videojuegos. Ahora hay 3.500 instituciones, que ofrecen estos contenidos gratuitos a sus alumnos.

Con el CEU hemos creado un programa que ofrezca las competencias en la nube más demandadas en LinkedIn. El mercado de computación en la nube no hace más que crecer y la demanda de trabajo entorno a esa disciplina con él. Con esta colaboración alineamos a los estudiantes con las competencias necesarias para acceder al mundo laboral.

El objetivo de Amazon con esta oferta educativa es el de generar un flujo continuo de talento al mercado.

Ya tenemos un programa de competencias en la nube que incluye 26 habilidades, lo que hemos hecho ha sido adaptarlo a España. Éste se basa en la experiencia práctica que demandan los clientes de AWS.

¿Este programa de habilidades de computación en la nube existe en más lugares?

Hemos estado trabajando con otras instituciones en otros países, como el Santa Monica College, o el colegio Roosevelt de Los Ángeles que fue la primera institución educativa con la que trabajamos. Después del tremendo éxito del programa 18 colegios más lo implementaron. En Europa tenemos algunas universidades con las que trabajamos en Reino Unido.

Al fin y al cabo, lo que queremos es que los estudiantes adquieran las habilidades adecuadas que demanda el mercado, y adecuarlas a las necesidades de la empresa. De esa manera, con la formación gratuita, damos las mismas oportunidades a todo el mundo de aprender una profesión de alta demanda.

 

amazon-kZsE--620x349@abc