El negocio con las marcas en Instagram tiene los días contados

Instagram, propiedad de Facebook, anunció la semana pasada un cambio: ha empezado a eliminar los «Me Gusta», seguidores y comentarios falsos de los perfiles que utilizan aplicaciones de terceros para incrementar su popularidad. La «actividad no auténtica», dijo la compañía, es mala para la comunidad, así como las «apps» que «hacen crecer de forma artificial la audiencia». En definitiva, «inflar» las cifras de seguidores o comentarios parecen tener los días contados.

«Hasta que no se implemente, no sabemos si será una medida efectiva o es sólo una estrategia por parte de Facebook para limpiar su imagen, ya que hay muchas críticas sobre la compra de seguidores falsos», apunta Ismael El-Qudsi, director general de la una agencia de marketing digital Internet Republica. Toca esperar aún y comprobar si realmente la compañía es capaz de detectar la totalidad de interacciones falsas. Facebook lleva un año luchando contra las «fake news» y el propio Mark Zuckerberg ha reconocido que se trata de campañas de desinformación constantes, que evolucionan con el tiempo y son casi imposible de erradicar.

«Hasta que no se implemente, no sabemos si será una medida efectiva o es sólo una estrategia por parte de Facebook para limpiar su imagen, ya que hay muchas críticas sobre la compra de seguidores falsos»

Pero Instagram ha puesto, al menos, las cartas sobre la mesa. «Si se lleva a cabo tal y como pretende la plataforma, creo que será una medida efectiva porque se trata de hacer de las redes sociales un espacio más transparente y veraz», apunta Ainhoa Muguerza, PR & Communications Manager Divimove, empresa de creación de estrategias de vídeo online e influencer marketing. De hecho, Divimove gestiona la carrera de más de 900 «influencers» y estos se verán, sin duda, afectados por la nueva medida.

«Estamos acostumbrados a las grandes cifras y al ‘postureo’pero esta tendencia dista mucho de la realidad», asegura Muguerza, que apoya la medida de Instagram «por cambiar un contexto en el que la popularidad se mide a golpe de ‘follow’». Para la experta, «la compra de seguidores desvirtúa la verdadera popularidad de los ‘influencers’ que apuestan por esta medida. Cuando un ‘influencer’ colabora con una marca, lo más importante es que se cumplan los objetivos del anunciante en términos de imagen o venta. Si la mitad de los seguidores son falsos será muy complicado alcanzarlos y muy probablemente la marca deje de colaborar con él», asegura.

Un nuevo marco más real

Según el « Estudio sobre Marketing de Influencers en España, 2018», elaborado por BrandManic, el 56,5% de las marcas españolas encarga sus campañas con «influencers» a agencias especializadas con el objetivo principal de captar de nuevas audiencias. Se trata de una acción publicitaria por la que, a cambio, se paga a los «influencers». Y esta es la clave por la que la publicidad encubierta ha inundado la red social a pesar de que la Ley General de la Publicidad es muy clara y prohibe la publicidad engañosa. Los «influencers» tienen que advertir siempre en sus publicaciones el término de «#Ad», «Ad» o «Patrocinados», como también indica Instagram en sus políticas de uso.

Ahora, los «influencers» se enfrenta a un nuevo problema: la estrategia de comprar seguidores para falsear sus cifras ya no vale. «Afectará a todos, y lo normal por el volumen de seguidores, es que los más grandes sean los más afectados y los que notarán un mayor descenso en su número de seguidores», señala Ismael El-Qudsi. «Hay que hacer hincapié en que los microinfluencers (cualquiera de nosotros que tenga menos de 10.000 seguidores) realmente no tienen seguidores, sino amigos, y estos suelen ser reales», puntualiza.

Para Muguerza, la nueva medida de Instagram «debería tener un efecto positivo porque su trabajo depende de cifras reales, no de humo», al mismo tiempo que también tendrá repercusiones para las marcas en el sentido de que «ayudará a elegir mejor a los ‘influencers’ que sean populares de verdad y no a los que acumulen ‘bots’ o falsos seguidores. Esto ahorrará tiempo, dinero y quebraderos de cabeza cuando una campaña no sale como se esperaba».

«Las marcas -opina el funador de Internet Republica- ya se están dando cuenta de que no necesariamente influencia más alguien con más seguidores, sobre todo si esos seguidores son falsos, así que llevan un tiempo usando otras métricas como el ‘engagement‘ o las reacciones que provoca un ‘influencer’». El experto recuerda que este sector es aún «muy inmaduro» y la muestra es que las firmas «sólo se guiaban por el número» de seguidores de los «influencers». «Según se vaya profesionalizando, las marcas verán que no siempre tener más audiencia significa tener más influencia», concluye.

 

instagram-3-kXW--620x349@abc

Lo común de sufrir un ciberataque; es más fácil que sufrir una alergia.

Sufrir un ciberataque es más común de lo que pensamos. Al menos el 33% de los españoles ha sido víctima del cibercrimen, dato que nos sitúa como el tercer país que más ataques sufre después de EE.UU. y Reino Unido, según el estudio «Norton Cyber Security Insights Report 2018». Las cifras son reveladoras, pero son aún más alarmantes si las comparamos con el riesgo de padecer una alergia, el 25% de los españoles, según informa la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). Así, tenemos más probabilidades de sufrir un ciberataque que una alergia.

Con este contexto se celebra el Black Friday, un día en el que se disparan las ventas online en todo el mundo, pero también este tipo de ataques. Según un estudio realizado por RiskIQ, más de un 5% de las 4.331 «apps» móvil que encontramos al buscar «Black Friday» en están marcadas como maliciosas. Ante esta situación, IMF Business School, escuela con una amplia experiencia en la formación en ciberseguridad, ha detectado 7 errores informáticos que facilitan el hackeo de nuestros equipos y que podrían contribuir a que tengamos un «viernes negro»:

Huir de las actualizaciones. Sabemos que las prisas y los problemas de memoria en el dispositivo son responsables de que pospongamos las actualizaciones del sistema operativo, software de las «apps» o el antivirus de nuestro equipo. Sin embargo, la actualización constante es una buena barrera para frenar a los hackers, por lo que debemos asegurarnos de que todos nuestros datos están seguros y protegidos.

Las futuras redes 5G se encuentran con problemas de implementación

Martes y miércoles ha tenido lugar en Londres el congreso sobre 5G, Global Mobile Broadband Forum, con más de 2.200 asistentes líderes del sector que pretenden a partir de aquí, dar el pistoletazo de salida del 5G que estará comercialmente disponible durante el 2020.

En palabras de Ken Hu, CEO de Huawei, «las redes 5G iniciarán una revolución tecnológica y aportarán un nuevo dominio a todas las tecnologías de la información y la comunicación. Desencadenarán cambios esenciales en las empresas, provocando nuevas oportunidades nunca vistas».

En muchas ocasiones la llegada del 5G lo hemos podido ver comparado con una cuarta revolución industrial. La disrupción de esta nueva tecnología no sólo trae nuevas velocidades de descarga y subida, al nivel de la conexión por fibra, sino que habilitará el Internet de las Cosas (IoT) de forma masiva, y sobre todo, bajará radicalmente la latencia de la señal, o lo que es lo mismo, el tiempo que tarda la señal en recorrer el camino desde nuestro teléfono móvil al servidor y volver, necesario para la conducción autónoma de vehículos y control remoto de maquinaria en tiempo real.

El 5G ya es una realidad como hemos podido ver en Londres durante el Global Mobile Broadband Forum. En febrero fuimos testigos de laprimera llamada 5G del mundo entre Barcelona y Madrid, organizada por Vodafone y Huawei, y este martes se produjo la primera videollamada internacional, entre Londres y Málaga.

Uno de los cinco cambios fundamentales que traerá el 5G será la conversión de la conectividad en una plataforma de servicio. Esta ofrecerá una conexión a medida dependiendo de las necesidades del dispositivo y el cliente.

Otro de los cambios será que todo va a estar conectado a internet. El llamado internet de las cosas masivo hará que todo dispositivo susceptible de ser conectado, lo hará nada más encenderlo por primera vez.

Un tercer efecto será una aceleración de la implementación de la nube en el mercado, ya que el acceso a la información almacenada en internet será prácticamente instantáneo, proporcionando la misma experiencia que tendríamos si los datos estuvieran almacenados en la memoria del teléfono móvil.

Esa nueva masificación del uso de la nube también traerá una nueva evolución de la inteligencia de los datos: entenderán mejor a sus usuarios y les proporcionarán así un mejor servicio. Ya no estaremos hablando de «plug and Play» sino de «Plug and Think». Y lo más importante, el usuario de la red tendrá una experiencia más homogénea, independiente de la situación o el lugar donde se encuentre, o el número de personas que se encuentren en el área entorno a la misma antena.

Convivencia 4G y 5G

El 5G habilitará una serie de nuevos productos donde la latencia y velocidad son indispensables, como la conducción autónoma, revolucionando el sector de la automoción y el transporte; la transmisión de vídeo 4K en tiempo real sin retardo, sobre todo en eventos deportivos; y los videojuegos en la nube, que ya hemos podido probar en NVIDIA GeForce Now a través de fibra, haciendo posible que jugar en la nube sea realmente móvil y capaz de reproducir un juego en cualquier pantalla.

Lo mismo ocurrirá con tecnologías emergentes como la realidad virtual y la realidad aumentada, que por fin serán cien por cien independientes del ordenador y ofrecerán la posibilidad de una retransmisión sin retardo alguno, en un sistema de entretenimiento totalmente inmersivo.

Todavía hay algunos problemas que superar en la implementación del 5G, sobre todo en lo relativo la convergencia entre 4G y 5G, y el tiempo que ambas tecnologías se vean obligadas a convivir. El problema radica en el despliegue de nuevas antenas que no ocupen más espacio que el actual, ya que las zonas urbanas se encuentran saturadas. Además, el consumo de energía de la red 5G es muy superior al del 4G, debido a su complejidad. El 4G lleva años entre nosotros y ya se encuentra optimizado, pero la eficiencia eléctrica del 5G debido a su novedad, está lejos de llegar a su máximo.

El desarrollo e implementación del 5G han transcurrido mucho más rápido de lo esperado por fabricantes y representantes del sector, y en sólo dos años, cuando los primeros teléfonos con capacidades 5G salgan al mercado, esta tecnología estará disponible de forma comercial.

5g-huawei-kqyE--620x349@abc

Problemas en las lecturas cancelan el proyecto de Google de lentillas inteligentes.

Hay proyectos que nacen; otros que crecen; pero los hay, cómo no, aquellos que fracasan. Que mueren. Google, como una de las grandes compañías de tecnología, está acostumbrada a esto último. Por su capacidad de producción es capaz de poner en marcha alguna iniciativa pero si finalmente tiene que cerrar el grifo lo hace sin remordimientos.

La firma norteamericana ha tenido que poner fin a un proyecto para desarrollar lentes de contactos capaces de detectar los niveles de azúcar en la sangre. La razón: los desafíos tecnológicos que se tenían que superar han sido demasiado elevados y difíciles para superarlos. Las lentillas inteligentes son, por ahora, una quimera. Pero queda como un curioso que tenía como principal público objetivo aquellas personas que padezcan diabetes.

Verily, empresa filial de la compañía tecnológica dedicada a la salud, ha sido la encargada de investigar desde 2014 las potencialidades de este dispositivo. Su objetivo era, a priori, muy interesante y práctico, dado que los diabéticos necesitan por regla generalhacerse análisis de sangre de manera regular para controlar sus niveles de azúcar en sangre. Monitorizar esos datos desde el lagrimal y enviar la información directamente hacia una aplicación móvil era, cuanto menos, un futuro más práctico.

«Hemos desarrollado métodos para integrar la electrónica inalámbrica y los sensores miniaturizados en una lente de contacto y diseñamos miles de lentes»

«Hemos desarrollado métodos para integrar la electrónica inalámbrica y los sensores miniaturizados en una lente de contacto y diseñamos miles de lentes», señala en un comunicado Brian Otis, responsable técnico de la compañía. «Nuestro trabajo clínico en una lentilla para detectar glucosa demostró que no había suficiente consistencia en nuestras mediciones para cumplir con los requisitos de un dispositivo médico», lamenta Otis, al considerar las dificultades para obtener lecturas fiables de la glucosa desde una lágrima. El monitoreo de los niveles de sangre en las lágrimas resultó ser demasiado inexacto, en su opinión.

El proyecto tuvo cierto éxito en las pruebas de laboratorio, pero las lecturas del mundo real fueron más difíciles debido a las interacciones de las moléculas en el ojo. No obsante, la firma ya ha adelantado que investigará otras áreas de interés para una lentilla inteligente.

Clipboard-0011-kvZB--620x349@abc

Nuevo problema para Apple tras un concurso de hackers aficionados.

Dos «hackers» aficionados, un concurso y un iPhone X. Estos han sido los tres ingredientes con los que Apple suma un nuevo problema de seguridad en iOS 12, la última versión del sistema operativo de sus terminales.

Richard Zhu y Amat Cama son los dos jóvenes que dejaron impresionados a los asistentes al Mobile Pwn2Own de Tokio, un certamen de ciberseguridad, en el que demostraron, tal y como recoge «Forbes», cómo es posible obtener una imagen del iPhone que ha sido previamente borrada. Una hazaña por la que estas dos jóvenes promesas consiguieron llevarse un premio de 50.000 dólares (44.000 euros).

Todo usuario de iPhone sabe que, una vez que elimina una imagen de su galería, esta se manda a la papelera, donde permanece 30 días hasta que finalmente se borra del todo. Richard Zhu y Amat Cama se aprovecharon de una vulnerabilidad del navegador Safari para demostrar que es posible recuperar una foto que permanece en la papelera del iPhone, aunque los jóvenes no especificaron si es posible hacerlo también con otro tipo de archivos. Y es que según las normas del Mobile Pwn2Own, los errores de seguridad que encuentran los participantes son notificados a las compañías, de tal manera que Apple ya ha sido informada.

La vulnerabilidad reside en el compilador JIT (Just-in-time), un software que traduce el código del dispositivo mientras se está ejecutando un programa, en lugar de hacerlo antes. «Se supone que hace que el iPhone sea más rápido, pero como todo software, puede ser vulnerable a los ataques», explica «Forbes».

Los hackers encontraron la forma de explotar el compilador JIT a través de un ataque desde un punto de acceso wifi malicioso, como puede ser una cafetería. Una vez que el atacante está dentro de la papelera del iPhone, pueden obtener las fotografías borradas recientemente o incluso eliminarlas permanentemente. De hecho, si ejecuta esta última acción, no hay procedimiento alguno que permita recuperar los archivos eliminados.

Sin dar mucho detalle, las vulnerabilidades que les permitieron acceder a la papelera de un iPhone y manejar a su antojo la información, permanecerán abiertas hasta que Apple emita los pertinentes parches de seguridad.

Los de Cupertino, como siempre, no se han pronunciado en torno a este nuevo «bug» a pesar de que han sido informados y deberían solucionar cuanto antes esta brecha de seguridad.

iphonex_launch_shanghai_customer_frontface_camera_20171102-kNCG--620x349@abc (1)