¿Se llamará el nuevo iPhone de Apple para este año, iPhone 11?

El año 2019 no ha hecho más que empezar pero los rumores en torno a cómo será el nuevo iPhone de Apple, que se presentará en septiembre como viene siendo habitual, ya han empezado.

A pesar de que la compañía no atraviesa por su mejor momento económico, los de Cupertino tienen que seguir innovando y ofrecer un terminal que cumpla con las expectativas de los usuarios. Según se rumorea, Apple estaría pensando en lanzar un iPhone con un diseño tipo iPad Pro, es decir, de biseles muy finos, un «notch» bastante más reducido donde se incluye el altavoz del auricular, triple cámara trasera con enfoque láser en un diseño cuadrado y TouchID en la pantalla.

Hay informaciones que también indican que el tradicional puerto Lightning sería reemplazado por un tipo USB-C, aunque los rumores más recientes apuntan a que probablemente este no sea el caso.

El resultado de todo esto sería el siguiente: https://youtu.be/eH6J3-m_jBs

El diseñador Hasan Kaymak ha creado este vídeo para mostrar los detalles de cómo podría ser el iPhone XI en el que ya trabaja la compañía. A simple vista, el frontal es prácticamente igual que un iPhone X o iPhone XS, aunque la mayor diferencia se encontraría en la carcasa trasera por la disposición de la triple cámara.

Veremos si el iPhone XI muestra también un diseño de bordes tan planos como el iPad Pro u opta por la línea continuísta del iPhone XS de 2018 y el iPhone X de 2017: bordes redondeados de acero inoxidable.

Muchas más dudas genera la posibilidad de que Apple opte por incrustar bajo la pantalla el Touch ID, ya que el Face ID es mucho más seguro.

iphone-11-4-kvkG--620x349@abc

Cientos de páginas vinculadas a Rusia son retiradas por Facebook, por difundir fake news

Facebook ha informado este jueves de que ha retirado cientos de páginas, cuentas y grupos iniciados en Rusia por considerar qeu están implicados en comportamientos que promueven de forma coordinada las noticias falsas y la desinformación.

El jefe de política de ciberseguridad de Facebook, Nathaniel Gleicher, haexplicado en el blog de la red social que la compañía ha descubierto dos operaciones distintas originadas en Rusia, una de ellas activa en varios países del este de Europa y la otra concreta en Ucrania.

La compañía ha indicado que ha inhabilitado 364 páginas y cuentas de Facebook dirigidas por la primera red rusa y que operaba en los países bálticos, en Asia Central, la región del Cáucaso y en el este y centro de Europa. Las páginas estaban relacionadas con empleados de la agencia de noticias Sputnik.

Facebook ha señalado que, gracias a una información revelada por las autoridades estadounidenses, ha podido retirar, además, 107 páginas, grupos y cuentas de Facebook y 41 cuentas de Instagram creadas en Rusia y operadas desde Ucrania. «No hallamos ninguna relación entre estas operaciones, pero usaron tácticas muy similares creando redes de cuentas para engañar a otros sobre quiénes eran y qué estaban haciendo», ha indicado la red social.

1412509297-kuP--620x349@abc

Los nuevos avances en inteligencia artificial hacen que los robots ya puedan “pensar”

«Eso no está en mi programación». A menudo las dudas sobre los avances en materia de inteligencia artificial sirven en bandeja la incapacidad de realizar tareas por las cuales no han sido diseñadas previamente. «Entrenar» sus algoritmos para que sean capaces de «aprender» al tiempo que realizan nuevas tareas implica un gran desafío. En esa pelea se encuentra la industria, que comienza a asumir un nuevo escenario: las máquinas pueden ya dejar de imitar comportamientos prefijados para plantar la semilla de la reflexión.

Una investigación publicada en la revista «Science Robotics» desvela las capacidades para articular el sentido común y desarrollar un proceso cognitivo de los modelos de aprendizaje automático aplicados a los robots. El cerebro humano puede inferir conceptos a partir de imágenes y aplicarlos en el mundo físico en un entorno completamente diferente. Ello le permite, por ejemplo, completar tareas como el ensamblaje de un mueble de IKEA a partir de un simple libro de instrucciones con diagramas y bocetos del producto.

Se trata de un difícil desafío al que se enfrenta el sector de la ingeniería robótica por el cual se deben implementar una especie de reflexión, de proceso cognitivo al alcance de un ser humano. Aplicar esos principios es una tarea difícil, pero empieza a estar cada vez más cerca. En el informe, investigadores de la empresa de inteligencia artificial Vicarious AI, se establece la manera en que los robots pueden aprender, interpretar y reflexionar a partir de observar imágenes de pares de objetos. Una nueva forma por la cual las máquinas pueden mejorar sus interacciones con un entorno real.

«Los conceptos se representan como programas en una arquitectura informática que consiste en un sistema de percepción visual, memoria de trabajo y acción. El conjunto de instrucciones de esta máquina cognitiva tiene comandos para analizar una escena visual, dirigir la mirada y la atención, imaginar objetos y situaciones nuevas, así como intentar manipular el contenido a partir de un trabajo visual para controlar el movimiento del brazo robótico», explican en el artículo los investigadores, entre los que se encuentra un español, Miguel Lázaro-Gredilla.

Los robots actuales no tienen esa capacidad para discernir en tiempo real qué tipo de herramienta es necesaria para un determinado trabajo de montaje. Los expertos creen que la clave para resolver el problema es aplicar la manera en que aprende el ser humano. Un nuevo sistema informático permite, de tal forma, clasificar los objetos por peso, dimensiones y otras formas para que una máquina pueda «interpretar» cuál debe ser el camino correcto.

Los expertos han demostrado cómo un robot puede usar «abstracciones» para interpretar conceptos novedosos presentados como imágenes esquemáticas y luego aplicar esos aprendizajes en situaciones muy diferentes. «Al llevar las ideas de la ciencia cognitiva sobre imágenes mentales, símbolos, percepción visual y representaciones deícticas al ámbito del aprendizaje automático, nuestro trabajo nos acerca al objetivo de construir robots que tengan sentido común», apuntan.

Clipboard-0009-k2AE--620x349@abc

Un coche, un salón…esta parece ser la tendencia en sector tras el CES 2019 en Las Vegas

Un coche ya no es solo una máquina con volante y cuatro ruedas. La industria, en plena búsqueda de parejas de baile, sigue explorando nuevas alianzas con empresas tecnológicas para definir los patrones del coche del futuro. Un transporte que se prepara para su próxima gran revolución, los sistemas de autoconducción.

Un desafío en el que se han embargado numerosas marcas pero que, por ahora, queda todavía lejos en el calendario. Mientras tanto, la feria de electrónica Consumer Electronic Show de las Vegas, conocida por sus siglas CES, se ha encargado de plasmar algunas de las novedades de esta industria. Servicios conectados, tecnología de realidad virtual para pasajeros o coches que son similares a sondas espaciales son algunas de las más importantes que ha dejado esta edición.

Un coche «con patas»

Ante el desafío de encontrar nuevas fórmulas de movilidad, Hyundai presentó el primer coche capaz de «andar». Estará destinado a labores de rescate. Como si se tratase de un vehículo de exploración espacial, este concepto del fabricante surcoreano se basa en cuatro patas y una carrocería similar a un coche convencional. También podrá rodar hasta alcanzar un terreno de difícil acceso. Con sus brazos articulados, podrá escalar un muro de 1,5 metros de alto mientras mantiene a los pasajeros en horizontal.

La primera Harley eléctrica

Mientras se acelera el paso para superar los motores de combustión, el fabricante de Milwaukee, en plena transformación, desveló nuevos detalles de su primera motocicleta eléctrica. El modelo LiveWire llegará en agosto de este año por 33.700 euros. Pese a contar con una autonomía de 175 kilómetros con una sola carga, no está dirigida a grandes distancias. Será capaz de pasar de 0 a 100 kilómetros por hora en solo 3,5 segundos y sin necesidad de realizar ningún cambio manual. Un proyecto interesante pero arriesgado.

Lanzaderas autónomas

Todavía no han despuntado los vehículos sin conductor, pero uno de los caminos más probables para su desarrollo en las próximas décadas serán los taxis autónomos. Una nueva forma de movilidad urbana por la cual Bosch planteó en la feria su concepto de vehículo lanzadera sin conductor, un sector que prevé un volumen de mercado de 140.000 millones de euros en 2022. Para lograrlo, proporcionará componentes y sistemas, así como servicios para la reserva y otras plataformas de conectividad, pero también los puntos de recarga y aparcamiento.

Experiencias inmersivas

La industria del motor no se olvida del pasajero y de los sistemas de entretenimiento. Firmas como Audi presentaron una tecnología que adapta el contenido virtual al movimiento del vehículo en tiempo real, de manera que en las plazas traseras se podrá disfrutar de películas, videojuegos y contenido interactivo empleando gafas de realidad virtual. A través del vehículo E-tron los usuarios podrán visualizar una representación ficticia del espacio exterior. Cada movimiento del coche se reflejará en la experiencia en tiempo real.

Detectar emociones

El habitáculo de los coches empieza a experimentar cambios. La tecnología lo ha dispuesto como el tercer espacio habitable repleto de comodidades tras el hogar y la oficina. Y los avances son cada vez más extravagantes, como la plataforma Real-time Emotion Adaptative (READ) de Kia con la que propone un detector del estado de ánimo de los pasajeros de un vehículo lo que permitirá adaptar a las necesidades la iluminación, la música o la temperatura. Mediante una red de sensores y una inteligencia artificial se logrará una atmósfera en el interior del automóvil distinta en cada viaje.

Ver lo invisible

Como herramienta para el conocimiento del entorno, Nissan desveló un sistema dirigido a «ver lo invisible». Una plataforma bautizada como Invisible-to-Visible podrá fusionar mundos reales y virtuales. Suena a ciencia ficción. Para ello, mediante la combinación de información recogida por sensores internos y externos, y procesados en la nube, informará a los conductores. Permitirá rastrear el entorno inmediato y anticipar lo que está por delante, incluso mostrando lo que hay detrás de un edificio o tras la esquina.

MONTAJE-CESLASVEGAS_xoptimizadax-k0XH--620x349@abc

Cien mil robots preparados para ensamblar millones de iPhones.

Terry Gou es el fundador y presidente de Foxconn. Este magnate taiwanés no ha ocultado nunca sus intenciones de ir sustituyendo a sus empleados por robots capaces de hacer de forma mucho más rápida y precisa el mismo trabajo.

Recientemente, Terry Gou ha asegurado que tiene ya 100.00 robots trabajando en sus plantas de producción en China como parte de sus esfuerzos por formar parte de lo que considera la era de la producción inteligente, tal y como ha asegurado en un evento económico celebrado recientemente en el país y del que se ha hecho eco « Focus Taiwan».

Foxconn es la compañía mundialmente conocida por ensamblar los iPhones para Apple. Una labor que, de hecho, lleva desarrollando desde el año 2005 en su base de producción de Shenzhen. Es allí donde, desde hace 10 años, la compañía comenzó a desarrollar robots y esos esfuerzos ahora están ayudando a Foxconn a reinventarse.

El mayor fabricante de productos electrónicos del mundo está centrado en impulsar la fabricación inteligente y su intención es crear una nueva plataforma industrial y convertirse en un proveedor de servicios de tecnología, según ha declarado Gou.

Ahora, con 100.000 robots en funcionamiento en las fábricas de Foxconn, la compañía puede adaptarse al cambiante mercado global y darse la oportunidad de seguir creciendo. Y es que el objetivo de la compañía es fusionar la computación en la nube, el internet de las cosas, el Big Data y las capacidades de la inteligencia artificial para expandirse más allá de la fabricación.

En el foro, Gou dijo que Foxconn ha estado operando en China desde hace 30 años y ha contratado a más de 15 millones de personas durante esas tres décadas. Su intención es continuar integrando la producción física con la economía digital para allanar el camino y lograr otros 30 años de desarrollo.

Fue en 2012, cuando el presidente de Foxconn anunció que ya utilizaba más de 10.000 robots en sus cadenas de montaje para conseguir una producción más automatizada. Y en verano de 2018 volvió a ser muy claro: la idea de la compañía es que los trabajadores humanos sean una minoría, tal y como publicó « Quartz».

 

foxconn-2-kYGG--620x349@abc (1)