EL Gobierno libera de manera incompleta el código de la Radar Covid y sólo dela última versión de la «app»

El Gobierno ha liberado esta tarde el código fuente de Radar Covid, la aplicación de rastreo del coronavirus española que ya está funcionando, en mayor o menor medida, en 13 comunidades autónomas. Gracias a esto, cualquier persona que lo desee podrá comprobar el funcionamiento de la herramienta en su versión actual y el uso que hace de los datos que recopila. Esta información se comparte cuatro meses después de que comenzase un desarrollo en el que se han invertido 303 mil euros para que la empresa Indra lo llevase a cabo. Y el resultado lo deja claro: es incompleto.

«Se trata de un ejercicio de transparencia para que el funcionamiento de la aplicación pueda ser auditado de forma abierta y directa por parte de la ciudadanía. El objetivo es que cualquiera pueda remitir observaciones y sugerencias que contribuyan a mejorar esta herramienta», explica en un comunicado la Secretaría de Estado de Digitilización e Inteligencia Artificial (SEDIA).

La institución destaca, a su vez, que la liberación del código permite mostrar públicamente el funcionamiento interno de la aplicación. Entre las finalidades también figura que «la ciudadanía pueda tener confianza plena en que la seguridad y la privacidad han sido los principios centrales que sustentan la creación de esta herramienta para proteger contra la Covid-19». Era, además, una demanda por parte de la comunidad científica que la pasada semana publicó un manifiesto con más de cien firmantes solicitando al Gobierno que se conocieran las «tripas» de su funcionamiento para resolver dudas sobre su privacidad y seguridad. Al final, lo ha hecho y ha colgado en el repositorio GitHub toda la información.

Sin histórico

Expertos consultados apuntan que el análisis del código de programación, como el de Radar Covid, pueden llevar semanas. «De entrada no tenemos el histórico del trabajo realizado», valora a ABC Jorge J. Ramos, experto programador independiente, quien considera que «es una cagada» el hecho de que en «las gráficas empieza todo desde hoy». Según los análisis preliminares, la aplicación tiene «las claves públicas expuestas», una medida criptográfica para garantizar la privacidad.

Para Gemma Galdón, fundadora y directora de Eticas Research & Consulting, de momento se ha publicado una versión del código actual, «lo que es un buen inicio y la comunidad ya ha identificado elementos a mejorar y de riesgo». No obstante, dice, el manifiesto de la semana pasada establecía «unos estándares de transparencia que de momento no se cumplen, pero es posible que no esté aún toda la información en el repositorio. Habrá que esperar a ver si mañana completan la info. Confío que lo que hay no sea todo lo que se va a hacer público». También se ha dudado por parte de la comunidad científica si el código publicado es en realidad el que opera con la aplicación.

Durante las últimas semanas expertos y académicos españoles han lamentado que, hasta el día de hoy, el Gobierno no hubiese compartido el código fuente. Asimismo destacaban que en el momento en el que se hiciese debía ser de forma completa; incluyendo el historial desde el inicio del desarrollo. Precisamente, este era uno de los puntos clave del manifiesto firmado la semana pasada por más de dos centenares de científicos españoles pertenecientes a universidades nacionales y extranjeras.

A pesar de que el Gobierno solo ha tenido a bien compartir la última versión del código, SEDIA promete que en el futuro se publicarán las sucesivas actualizaciones conforme vayan estando disponibles las nuevas versiones de la aplicación. Quien quiera consultar el código de la herramienta puede hacerlo a través de este enlace.

Interoperabilidad y versiones en otras lenguas

El Estado, además, prevé iniciar en la segunda quincena de octubre las pruebas para la interoperabilidad de la aplicación de rastreo con las que existen de este tipo en otros países, según la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. Esto permitiría que las aplicaciones europeas pudiesen compartir información y, de este modo, mejorar las capacidades de rastreo del virus.

Asimismo, el organismo ha confirmado que, en los próximos días la herramienta seguirá recibiendo novedades. Entre ellas se encuentra la traducción de Radar Covid a otras lenguas cooficiales como parte de la implementación nacional –actualmente está disponible en castellano, inglés y catalán– o el cumplimiento de los estándares de accesibilidad para que la «app» sea usable para cualquier persona con discapacidad.

 

radar-kkSH--620x349@abc

La entrega de drones de Amazon cada vez más cerca

Amazon mira cada vez más a los cielos. El espacio donde, en un futuro, podrán circular sus entregas. Y su proyecto va con viento a favor. La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos -FAA, por sus siglas en inglés- ha aprobado una autorización para iniciar las pruebas de Prime Air, la flota de aeronaves no tripuladas del gigante del comercio electrónico. Se trata de un hito en la industria que permitirá comprobar las posibilidades y la seguridad de este tipo de sistemas concebidos para mejorar la velocidad de reparto.

Esta autorización permitirá disfrutar de una serie de privilegios a la empresa fundada por Jeff Bezos para «entregar paquetes a los clientes de manera segura y eficiente». De momento es una licencia para monitorizar los condicionantes y obstáculos que se encuentran los drones a la hora de realizar sus operaciones logísticas. Es un certificado de transportista aéreo que se incluye en el artículo 135 del regulador, que le concede la capacidad para transportar mercancías en pequeños vehículos aéreos «más allá» de la ubicación de un operador de vuelo autorizado.

Amazon no ha aireado ni cuándo ni dónde se iniciarán las pruebas, pero asegura haber realizado una demostración a los técnicos de aviación de la FAA para demostrar la seguridad de sus drones. Para ello, para optar a la certificación ha tenido que superar más de 500 pruebas de seguridad. Es la tercera empresa de reparto en recibir la certificación de la FAA después de UPS y Wing, empresa filial de Alphabet.

El interés por esta iniciativa no es nuevo. La compañía ha planeado desde 2013 el uso de drones para completar entregas en periodos de 30 minutos. En los últimos años ha realizado diversas pruebas y ha acumulado miles de horas de vuelo. En diciembre de 2016, superó con «exito» su primera entrega de drones en Gran Bretaña. La empresa ha estado probando distintos diseños de vehículos aéreos, pero los más habiutales han sido equipos de de 25 kilos de peso capaces de volar a una altura de 120 metros (400 pies) y capaces de transportar paquetes de hasta 2 kilogramos, suficiente como para llevar libros y pequeños productos tecnológicos de poco tamaño (móviles, periféricos).

 

1427123719-k8kH--620x349@abc

Nueuralink, el chip de Elon Musk que conectará cerebro y ordenador

La travesía de Neuralink, un nuevo proyecto en el que se ha involucrado el excéntrico Elon Musk, abre una nueva senda con la presentación, por primera vez desde que se fundó la empresa hace cuatro años, de su interfaz y su arquitectura. La propuesta es unir la mente humana a un ordenador por medio de un chip craneal que se conecta por medio de tecnología inalámbrica Bluetooth. Un avance que, aunque todavía está en fase de conceptualización, augura implicaciones en el estudio médico.

La empresa de biotecnología presentó este viernes un dispositivo «wearable» -vestible, en español- del tamaño de una moneda que se implantará en el cráneo y que concederá una mayor potencia cognitiva a sus usuarios. Un ambicioso plan para conectar el cerebro a un equipo informático. Durante los ensayos se ha probado con un cerdo llamado Gertrude durante dos meses para controlar su hocico. El animal ha tenido implantado un chip que ha transferido datos directamente a un ordenador. Musk mostró, para demostrar que el sistema es funcional, su actividad cerebral.

Este chip, bautizado como Link V0.9 y de aproximadamente 8 milímetros de diámetro, se ha presentado como un «Fitbit en el cráneo con pequeños cables». La propuesta concibe que este aparato se podrá colocar detrás de la oreja. Tres cables se conectarán a la parte superior de la cabeza. Su alimentación será por medio de una batería recacargable de un día de autonomía. El proyecto describe que para cargarlo se deberá emplear un cargador de inducción magnética.

A través de una pequeña sonda que contiene unos 3.000 electrodos conectados a hilos flexibles (más finos que un cabello humano), la iniciativa permitirá analizar en tiempo real la actividad de 1.000 neuronas del usuario. Para su implantación se necesitará de un robot, construido por la propia empresa, que realizará un injerto en una intervención clínica de menos de una hora de duración.

Más promesas que evidencias

El plan del multimillonario, que ha defendido la necesidad de emplear sistemas de Inteligencia Artificial para mejorar las características humanas, es crear un dispositivo médico para estudiar enfermedades relacionadas con el cerebro como el alzhéimer o permitir, incluso, que pacientes con enfermedades neurológicas puedan controlar aparatos electrónicos como un teléfono móvil directamente con sus pensamientos. Un avance propio de la cultura «cyberpunk», aunque se trata de un proyecto que deja muchas dudas y vacíos por el momento, además de un cuestionable entorno de investigación en donde varios extrabajadores han denunciado intensas horas de trabajo mal remunerado.

«Un dispositivo que se implanta podrá realmente resolver estos problemas«, señaló Musk en una presentación virtual el viernes, en donde aseguró que podrá corregir dolencias como pérdida de memoria, la pérdida de audición, la depresión o, incluso, el insomnio. El chip también podría mejorar la comprensión de las enfermedades neurológicas al «leer» las ondas cerebrales, aseguró uno de los científicos de la compañía durante la presentación.

El control de las ondas cerebrales es un desafío de la ciencia desde hace mucho tiempo. Existen ya algunos avances a través de diademas neuronales con los que se puede intervenir en una interfaz cerebro-computadora que se basan en una interpretación de las ondas cerebrales por parte de una máquina, anticipando un sistema para interactuar con el exterior a través del pensamiento. Neuralink, que emplea a cien personas de diversos campos científicos, ha recibido 158 millones de dólares de inversión, 100 millones de dólares directamente inyectados por el propio Musk.

 

elon-musk_sat20-U35204771367hNS-620x349@abc

Corea del Sur pretende lanzar la red 6G para 2026; con una potencia 50 veces superior a la 5G

El 5G todavía no ha alcanzado la democratización en buena parte del mundo; sin embargo, ya hay quien está trabajando para dejarla obsoleta. Corea del Sur, una de las grandes potencias tecnológicas globales, está haciendo lo posible para lanzar un piloto de la conexión del futuro, conocida como 6G, en 2026. Asimismo, si los plazos se cumplen, espera poder comenzar a comercializarla entre 2028 y 2030. Así lo afirma el diario « Business Korea», que también señala que esta red será 50 veces más rápida que el 5G.

Según apunta este medio, el primer ministro del estado asiático, Chung Se-kyun, y el resto del gobierno han diseñado una estrategia que busca promover la futuras telecomunicaciones móviles. En una reunión, celebrada el pasado 6 de agosto, acordaron el desarrollo de tecnologías de próxima generación de forma preventiva. Para trabajar en el desarrollo del 6G, Corea del Sur ha programado una inversión de 143 millones de euros (200.000 millones de wones, la moneda oficial del país) a partir del año que viene.

El medio asiático apunta que, una vez esté desarrollado el piloto -presumiblemente en 2026-, se espera aplicar la nueva red en cinco áreas clave. En concreto, en atención médica digital, elaboración de contenido inmersivo -como serían hologramas para reuniones-, creación de automóviles autónomos, desarrollo de ciudades inteligentes y su aplicación en fábricas.

Recordemos que Corea del Sur no es el único país que está trabajando en el desarrollo del 6G. A finales del año pasado el ministerio de Ciencia y Tecnología de China ya anunció el establecimiento de un equipo de trabajo enfocado a investigar y desarrollar las redes de sexta generación.

El 5G no despega en España

El 5G avanza por España arrastrando los pies. Más de un año después de su llegada al país el único operador que ofrece estos servicios es Vodafone; compañía que solo cuenta con conexión a la nueva red en 24 ciudades de nuesto país. Este 2020 está prevista la subasta de la banda de 700 MHz que hay que liberar antes del 31 de octubre para que éstas puedan ser utilizadas para el despliegue de servicios de 5G. La pandemia de coronavirus Covid-19 ha congelado, sin embargo, las nuevas licitaciones.

 

6g-k8ZG--620x349@abc

¿Pagar por tuitear?. Twitter exploara nuevas vías de ingresos tras las perdidas del primer semestre de 2020

Este año va a suponer el punto de inflexión en los servicios de pago por suscripción. Las redes sociales también pueden empezar a explorar este modelo de negocio después de ver reducidos sus ingresos publicitarios a consecuencia de la crisis sanitaria Covid-19. Las plataformas digitales como Facebook y servicios como Google se nutren, principalmente, de la publicidad. Pero para ampliar sus opciones, algunas empresa tecnológicas han optado por reforzar los servicios por suscripción. Apple, Amazon o Microsoft han sacado provecho. Y, ahora, Twitter, conocida red de micromensajes, va a considerar hacerlo.

El momento es importante porque la compañía estadounidense ha registrado unas pérdidas netas de 1.228 millones de dólares (1.060 millones de euros) en el segundo trimestre de 2020, frente a las ganancias de 1.119 millones (966 millones de euros) registradas durante el mismo periodo del año pasado, según las cuentas trimestrales publicadas este jueves por la empresa.

Para tratar de reducir su dependencia de la publicidad, la empresa dirigida por Jack Dorsey ya ha empezado a barajar otras vías alternativas de ingresos. «Estamos en las primeras etapas de una exploración de oportunidades de productos de ingresos adicionales para complementar nuestro negocio publicitario. Esto podría incluir suscripciones y otras aproximaciones y, aunque nuestra exploración está poco avanzada, no esperamos ingresos atribuidos a estas nuevas fuentes en 2020», ha señalado en un comunicado.

A raíz de una oferta interna publicada en la página web, Twitter evidenció su interés en la contratación de un responsable de medios de suscripción. Algo que tendría sentido puesto que el servicio es una importante fuente de datos e información relevante. Agencias de publicidad, instituciones y empresas pueden estar dispuestas a pagar por herramientas avanzadas y servicios «premium» para mejorar su rendimiento. En 2011, la empresa adquirió Tweetdeck, una herramienta de dinamización de contenidos y analítica, por 28 millones de dólares. Con el tiempo también ha sumado otras plataformas para mejorar la experiencia. Y algunas de ellas podrían volverse de pago en un futuro.

Los costes asociados a los ingresos se elevaron un 3,6%, hasta situarse en 288 millones de dólares (249 millones de euros), al tiempo que la partida de investigación y desarrollo (I+D) alcanzó los 216 millones de dólares (186 millones de euros) y los gastos de venta y marketing se contrajeron un 14%, hasta 207 millones de dólares (179 millones de euros). De su lado, los costes generales y administrativos experimentaron un alza, hasta 96 millones de dólares (83 millones de euros), un 9% más.

Durante el trimestre, la media de usuarios activos diarios monetizables experimentó un crecimiento del 34%, hasta situarse en 186 millones. La red social ha atribuido este alza a la «conversación global sobre la actualidad» y a las mejoras realizadas en el producto. En el conjunto de los primeros seis meses del año, Twitter registró unos ‘números rojos’ de 1.236 millones de dólares (1.067 millones de euros), frente a las ganancias de 1.310 millones de dólares (1.130 millones de euros) de un año antes. Los ingresos entre enero y junio descendieron un 8,4%, hasta 1.491 millones de dólares (1.287 millones de euros).

 

52273973-k8jE--620x349@abc