Telemedicina, una tendencia en alza en esta pandemia.

Arantxa -nombre inventado- tiene dos hijos pequeños. No suelen ponerse enfermos, más allá de los típicos resfriados. En el colegio lo niños se lo «pegan» unos a otros. Es algo positivo porque su sistema inmunológico empieza a trabajar reforzando su organismo. Lo normal es que, cuando alguno de ellos tiene picos de fiebre y molestias, acuda a atención primaria. A su pediatra. La llama la «hierbas» porque tiene una regla: nada de antibióticos si no estrictamente necesario. Es una filosofía que choca contra la mentalidad de su madre, que en otra época se prescribía con asiduidad. La medicina cambia, evoluciona. También la manera de prestar atención. En estos momentos de incertidumbre, la vía telemática puede ser un aliado imponente para reducir nuevos contagios.

El coronavirus causante del Covid-19 ha desatado el miedo a un colapso sanitario. Ese es, sin duda, uno de los principales problemas de esta pandemia. Sin su debida atención, miles de enfermos pueden perecer. Las recomendaciones de no salir de los domicilios ha llevado a la extrema preocupación. Porque mientras dure la cuarentena seguirán produciéndose otras patologías que requieren de atención médica. Este escenario ha acelerado los planes para convertir a la telemedicina en un aliado. Se han llevado a cabo ensayos y existen servicios digitales que lo prestan desde hace tiempo, pero en general todavía es una quimera. La llegada de las redes 5G debería acelerar los planes para esta manera de unir tecnología con sanidad.

La tecnología de consumo lleva tiempo haciendo un hueco a este segmento. Desde la salud portátil como todo el ecosistema que entronca con el eHealth ha crecido exponencialmente en los últimos cinco años. Apple, por ejemplo, ha prestado una gran atención desde su reloj inteligente, el Apple Watch. Un dispositivo de muñeca que desde hace dos generaciones ha incluído un electrocardiograma entre su catálogo de funciones. Algo útil que, además, permite al usuario compartir datos bastante precisos de su estado de salud con su cardiólogo. Ha llegado a salvar vidas al poder detectar situaciones cardíacas irregulares.

Existen empresas y proyectos que han desarrollado potentes mecanismos de teleasistencia médica. Sin salir de casa una persona que presentes síntomas de cualquier enfermedad puede ser atendido fácilmente desde un dispositivo electrónico. Con ello, además, se evita tener que buscar en foros de dudosa credibilidad, reconocen sanitarios consultados por este diario, los posibles escenarios de una enfermedad. Es recomendable -insisten- en evitar leer por internet algunos supuestos diagnósticos. «Tendríamos todos cáncer leyendo estas cosas», reconoce un médico de atención de urgencia. Las compañías de telemedicina están viendo volúmenes de tráfico sin precedentes de pacientes que intentan utilizar sus servicios.

Dispuestos a consultas por internet

Pero es posible hacer consultas médicas fácilmente. WeDoctor es una «startup» asturiana que inició su actividad económica en 2005. Desde entonces, más de 2.000 personas se han registrados. Ahora, ha decidido ofrecer el servicio de manera gratuita mientras dure la pandemia de coronavirus en España. Desde una aplicación para teléfonos móviles inteligentes o tabletas, una persona puede recurrir a profesionales médicos rápidamente sin salir de casa. Según el informe de la consultora Oliver Wyman, «Covid-19: Telehealth is the New Front Door», el 65% de los consumidores están dispuestos a usar la telemedicina, aunque sólo el 8% lo ha hecho hasta ahora.

Los datos demuestran que los usuarios se están interesando en buscar servicios de este tipo. Por ejemplo, otra plataforma de consultas ha visto cómo se han incrementado las peticiones. Doctoralia se ha visto obligado a incluir en su apartado «Pregunta al Experto» todas sus inquietudes de los ciudadanos sobre el virus, incluyendo síntomas, factores de riesgo, o consejos de prevención. De hecho, para garantizar el buen funcionamiento y la utilidad de la sección, todas las preguntas y respuestas son revisadas y filtradas por un profesional médico. Hasta el momento, se han compartido más de 274.000 preguntas, proporcionado más de 427.000 respuestas, y han participado más de 10.000 especialistas españoles.

En el contexto actual, la telemedicina es la herramienta que puede actuar como refuerzo al sistema sanitario actual. «Ofrece a pacientes afectados ya confinados por el coronavirus un canal de comunicación sobre la que pueden resolver sus dudas, evitando así el colapso de centros y acceso a salas de espera, y por otro lado, permite a los especialistas sanitarios que se encuentran en estado de confinamiento o post virosis (cuando parece que se puede contagiar al menos dos semanas) el hecho de desarrollar sus funciones desde el hogar», apunta a este diario Frederic Llordachs, socio y confundador de Doctoralia.

A juicio de este experto, telemedicina puede marcar la diferencia en lo referente a la coordinación entre diferentes entidades, especialmente en lo que se refiere a la combinación del sector público y privado. La razón: «es una herramienta a través de la cual podrían trabajar juntos si consideramos la situación actual. No solo eso, sino que a este soporte se podrían añadir otros operadores, como los servicios sociales o los servicios de cuidados domiciliarios».

Grandes ventajas

Cada vez más profesionales de la salud (en España la cifra ronda el 60% y en países como Brasil, el 90%, según este estudio) ya están usando herramientas como WhatsApp para comunicarse con pacientes y con otros profesionales sobre temas de salud. Los investigadores de MedioQuo lo tienen claro: la telemedicina proporciona «niveles adecuados» de atención e «identifica a aquellos que necesitan tratamiento o apoyo adicional», ya que se calcula que el 75% de las visitas físicas son innecesarias. En el tratamiento con pacientes, su principal ventaja es la de asegurar la continuidad de los cuidados en el hogar; en una situación normal, el paciente que sale de la consulta del médico se «pierde», y no se vuelve a activar hasta que el profesional lo requiera.

En ese sentido, una gran parte de la población estaría dispuesta a utilizar servicios digitales para resolver sus dudas médicas rápidamente. Según el estudio «360 Wellbeing Survey 2019: Well and Beyond» realizado por la aseguradora de salud Cigna, para el 48% de los españoles el principal aliciente en la utilización de soluciones de telemedicina es poder realizar consultas médicas o ser diagnosticado por un profesional de la salud a través del móvil o el ordenador. En concreto, el grupo de edad de entre 35 y 44 años es el más proclive, con casi un 60% de adeptos a favor.

«Cuando se está de viaje, contar con la posibilidad de recibir atención o consejo médico desde cualquier lugar y en cualquier momento supone tener la seguridad de que, si se produce algún imprevisto de salud, vamos a contar con apoyo médico asegurado», destaca en un comunicado Marta López Tomás, responsable de salud electrónica de Cigna España. Y pone un ejemplo fácil de entender: «En verano somos más propensos a padecer o sufrir ciertas dolencias, como deshidrataciones, intoxicaciones alimentarias, cistitis, hongos, otitis, reacciones alérgicas o picaduras. Muchas de ellas podrían prevenirse y tratarse con mayor rapidez a través de videoconsulta».

Para hacer frente a la epidemia, el gobierno de Trump ha ampliado el acceso a la telemedicina en Medicare, el programa de seguro de salud del país, según anuncia «The Wall Street Journal». Se trata de una medida que podría aliviar el hacinamiento en los hospitales. A partir de ahora los usuarios tendrán una mayor capacidad para buscar y solicitar tratamientos y atención a través de medios remotos en servicios de videoconferencias como FaceTime (Apple) o Skype (Microsoft).

El precedente chino

Contamos con el precedente de China, que optó por el desarrollo de herramientas digitales para evitar la avalancha de pacientes en la red de hospitales. Así, en el epicentro de la pandemia de coronavirus, se vio forzado en las primeras semanas de caos a abrazar una serie de herramientas digitales para intentar descongestionar los centros sanitarios. Servicios en los que se cargaban el historial médico para ser consultado fácilmente y ser analizado casi en tiempo real. Pruebas en remoto como el implantado durante días en el Hospital de Xuhui, en Shanghai. Todo para evitar salir de casa.

 

telemedicina-kONI--620x349@abc

Se prohíbe por parte de Facebook la publicación de eventos contra la pandemia

Facebook ha tomado varias medidas destinadas a controlar las publicaciones que se realizan dentro de la plataforma sobre la pandemia de coronavirus. Si hace unos días la red social de Mark Zuckerberg avisaba de que todos los «posts» en los que se realizasen afirmaciones dañinas para la salud serían eliminados, ahora ha determinado acabar con las convocatorias contrarias a las medidas de confinamiento social implementadas por los gobiernos.

En estos momentos, este tipo de protestas están siendo especialmente populares en Estados Unidos, donde el Covid-19 lleva semanas golpeando con fuerza. Según informa la « NBC», Facebook ya eliminó ayer lunes eventos en los que se anunciaban protestas callejeras en los estados de California, Nebraska o Nueva Jersey tras haber mantenido conversaciones con los gobiernos de cada uno.

Desde la red social expresan, en un comunicado remitido a los medios del país norteamericano, que «los eventos que desafían la orientación del gobierno sobre el distanciamiento social no están permitidos en Facebook». Sin embargo, permitirán la organización de movimientos de protesta contra las medidas en aquellas localidades en las que las manifestaciones no vulneren las leyes.

Por su parte, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, en una entrevista concedida al programa estadounidense Good Morning America de « ABC News», afirmó que la publicación de eventos destinados a protestar por las medidas de confinamiento pueden ser considerados como «desinformación dañina». «Creo que muchas de las cosas que la gente está diciendo sobre que esto es una emergencia sanitaria falsa pueden ser clasificadas como desinformación dañina por el riesgo de conducir a un daño físico», expresó Zuckerberg durante la entrevista.

Cabe recordar que la red social anunció la semana pasada que todas las publicaciones, relacionadas con el coronavirus, en las que se realicen comentarios inciertos y dañinos para la salud son removidos de la plataforma. También que aquellos usuarios que interactuen con este tipo de «posts» recibirán mensajes con los bulos desmentidos por la OMS sobre la enfermedad. ««Ejemplos de desinformación que hemos eliminado incluyen afirmaciones dañinas como que beber lejía cura el virus y teorías como que el distanciamiento social no es eficaz para evitar la propagación de la enfermedad», explicaba en un comunicado Guy Rosen, vicepresidente de integridad de la red social.

 

reuters-kJAI--620x349@abc

Las encuestas sobre el coronavirus también puede ser una estafa

Los ciberdelincuentes han encontrado en el coronavirus su herramienta predilecta para atacar a los internautas. Así lo demuestra la enorme variedad de ataques en los que utilizan el virus para infectar dispositivos o robar datos. Recientemente el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) ha alzado la voz para llamar la atención a los usuarios sobre el empleo de encuestas maliciosas por parte de criminales para acceder a información personal de la víctima y, de este modo, perfilarlo. Según expresa, están teniendo una mayor incidencia a través de redes sociales y «apps» de mensajería.

«Se han detectado mensajes en aplicaciones de mensajería instantánea y redes sociales animando a responder encuestas y rellenar cuestionarios relacionados con la crisis sanitaria causada por el Covid-19. Es preciso actuar con cautela y comprobar su legitimidad antes de plantearse rellenar ningún dato o compartir el mensaje con otras personas», apuntan desde la Oficina de Seguridad del Internauta de INCIBE.

Los ciberdelincuentes detrás de estas encuestas buscan información variada sobre el usuario: género, edad, lugar de residencia, en algunos casos datos económicos, y dirección de correo electrónico. Desde INCIBE se expresa, asimismo, que, de aportar estos datos, la víctima queda expuesta a riesgos entre los que figura la suplantación de identidad o la elaboración ilegítima de perfiles comerciales. A su vez, los atacantes pueden emplearlosa para personalizar sus futuras estafas y tener más posibilidades de engañar al internauta. Tampoco se descartan los intentos de chantaje y extorsión.

Para no caer en la trampa, se recomienda constatar que el organismo que, supuestamente, está detrás de la encuesta existe y está llevando a cabo dicho estudio. Ya sea, entrando en su página web oficial o contactándolo a través de una llamada telefónica o de u correo electrónico. Asimismo, INCIBE recomienda fijarse en la letra pequeña de estas encuestas para verificar qué es exactamente lo que se va a hacer con la información que aporte el usuario. En caso de que no sea posible, no se debe responder a la encuesta ni reenviarla a otros contactos.

 

encuesta-koeE--620x349@abc

Alerta en android sobre la filtración de datos de 20 millones de usuarios

Los datos de 20 millones de usuarios de la tienda de «apps» Aptoide, que está disponible en dispositivos con sistema operativo Android como alternativa a Google Play Store, han sido filtrados en un foro de ciberdelincuentes. Según el portal especializado ZDNet, la información publicada, entre la que se encuentran correos electrónicos, nombres completos, fechas de nacimiento, direcciones IP, contraseñas cifradas y detalles del dispositivo, pertenece a usuarios que descargaron aplicaciones en Aptoide entre el 21 de julio de 2016 y el 28 de enero de 2018.

Desde ZDNet califican los datos filtrados como «información personal identificable» y apuntan que todavía están disponibles para su descarga desde el foro en el que fueron filtrados. Asimismo, expresan que, aunque hasta el momento la filtración de datos afecta a 20 millones de usuarios, estos forman parte de un conjunto de información más amplio, de 39 millones de internautas.

Afectados

Aptoide, que cuenta con más de 150 millones de usuarios en todo el mundo, según afirma en su página web, ha reconocido la existencia de esta filtración de datos. Asimismo, asegura a través de una publicación en el blog de la compañía, que sus trabajadores están investigando los hechos y han decidido limitar temporalmente el acceso a la plataforma.

«El equipo está trabajando con nuestros socios del centro de datos en un análisis forense de cómo se vio comprometida la base de datos Aptoide. Paralelamente, todo el acceso posible a nuestra infraestructura desde el exterior fue limitado, lo que puede causar algunos cambios en el servicio. No es posible registrarse, iniciar sesión, revisar o comentar hasta que tengamos una aclaración total de lo que sucedió», expresan desde Aptoide.

Respecto a las potenciales víctimas de esta filtración, la tienda de aplicaciones asegura que, probablemente, solo ha puesto al descubierto los datos de los usuarios registrados: «Dado que no es necesario que cree una cuenta en Aptoide para usarla, el 97% de los usuarios de Aptoide nunca se han registrado. Si ese es su caso, no se ha visto afectado en absoluto. No hay información en las bases de datos para los usuarios que no se registraron».

android-kksH--620x349@abc

Los eSports llenan el vacío de las competiciones deportivas

Sin fútbol, sin baloncesto, sin motociclismo. Tampoco los Juegos Olímpicos. Para más de algún aficionado, suficiente como para perder la cabeza. La pandemia de coronavirus Covid-19 ha suspendido de un plumazo todas las aspiraciones deportivas internacionales. El confinamiento ha obligado a cerrar los estadios y las canchas hasta nueva orden. Ninguna instalación de masas, por protección sanitaria, tiene que estar abierta. Y miles de deportistas, encerrados; preparándose mental y físicamente para un incierto regreso. En esta situación, en cambio, los «eSports» o deportes electrónicos resisten el huracán: han logrado llenar el vacío de la competición con audiencias que, en algunos casos, se han triplicado desde la aparición del coronavirus.

Por su flexibilidad de adaptarse a las restricciones y por su propia naturaleza, estas competiciones de videojuegos se desarrollan en un entorno digital, que está predispuesto a hacer frente a la actual realidad. Desde casa, protegidos, y con todo su equipamiento técnico disponible, decenas de jugadores profesionales y semiprofesionales continúan desarrollando sus actividades. Torneos y competiciones siguen activos a pesar de las dificultades. La respuesta del público está siendo, según destacan expertos consultados por este diario, muy optimista.

Algo a lo que han contribuido diversos torneos solidarios como el organizado por Ibai Llanos, conocido comentarista («caster», en el argot del sector). Un evento en el que se recaudaron unos 180.000 euros en la lucha contra la pandemia y en el que participaron 19 futbolistas como Marcos Llorente (Atlético de Madrid), Sergi Roberto (F.C.Barcelona) o Marco Asensio (Real Madrid), quien se proclamó ganador a los mandos de la consola.

A falta de competición doméstica, estos partidos del videojuego « Fifa 20», que recrea a nivel virtual el fútbol, generaron una audiencia de un millón de espectadores, que no se perdieron las jugadas y goles desde la plataforma Twitch. Pero también ha habido otros eventos importantes que han intentado «normalizar» a los «eSports» como una alternativa de ocio. Porque a falta de carreras, varios pilotos de MotoGP se han enfrentado entre ellos… virtualmente desde el juego oficial. Y allí, sin distinción, participaron desde el campeón del mundo Marc Márquez, su hermano Alex, el veterano Valentino Rossi o el joven Maverick Viñales, entre otros. Replicaron la idea de la Fórmula 1, que se sacó de la manga un mundial virtual con pilotos oficiales de la parrilla como Max Verstappen, así como otros deportistas de élite de la talla del portero del Real Madrid, Thibaut Courtois.

Compitiendo en atención

La Liga de Videojuegos Profesional, uno de los organizadores más importantes, ha tenido, pese a la crisis sanitaria, un desarrollo asombroso. Organiza, entre otros torneos, la Superliga Orange de «League of Legends», organizada el grupo Mediapro. La retransmisión de las semifinales llegó a reunir a más de 466.000 espectadores, un 51% más que el año anterior. Unas cifras escandalosas que marcan un éxito sin precedentes. Los cuatro encuentros de la fase de «playoffs» acumularon casi 880.000 espectadores. En la final, en la que el club profesional Vodafone Giants se impuso a Movistar Riders, se registraron otros récords de audiencia con 238.000 espectadores a pesar de finalizar pasadas las dos de la madrugada. Y lo más interesante: registró media a los 65 minutos por espectador, la media más alta de su historia. «De nuestras tres competiciones, si comparamos audiencias, hemos vivido un incremento bastante espectacular», explica por videoconferencia Jordi Soler, director general de la Liga de Videojuegos Profesional.

En los torneos del videojuego de estrategia «Clash Royale» se aumentó un 40% los espectadores respecto al año pasado, mientras que el de «Counter-Strike: Global Offensive», conocido título de ambientación bélica, un 50%. «Hay una simbiosis buena, porque es algo positivo para todos. Nos permite demostrar que no somos unos bichos raros, hay mucha gente que le gusta ver deportes electrónicos», añade.

Movistar Riders
Movistar Riders

«Ha habido días en que los números son para no creérselos. Es una situación muy peculiar. Hay mucha oferta que fragmenta la audiencia, pero las cifras están ahí. No hay ninguna otra competición física y las competiciones de eSports siguen gracias a los equipos, que están involucrados, que sufren el Covid-19 pero están comprometidos con una disciplina de confinamiento que permita que el sector siga», reconoce el directivo. Una de las dudas sobre el sector, que movió unos mil millones de dólares el pasado año, es si todos espectadores que han venido de rebote durante el confinamiento se añadirá como público fiel. «Sinceramente, creo que parte de la audiencia se va a quedar porque hemos demostrado que es parte de su entretenimiento. La incógnita es saber el porcentaje», valora.

«Sinceramente, creo que parte de la audiencia se va a quedar porque hemos demostrado que es parte de su entretenimiento. La incógnita es saber el porcentaje»

Esa «normalización» del sector que ha venido auspiciado por descubrir que muchos deportistas de élite le dan al mando de la consola en sus ratos libre tendrá, además, una nueva oportunidad para demostrarlo este fin de semana. Será gracias la llamada «Champlay solidaria», un evento de «Fifa 20» en el que participarán estrellas del fútbol internacional como Paulo Dybala (Juventus), James Rodríguez (Real Madrid) o Sergio «Kun» Agüero (Manchester City), entre otros. Eso sí: todos los expertos coinciden en que «va a pasarle factura» al sector por la suspensión de eventos físicos que son una importante fuente de ingresos.

Para Fernando Piquer, director general de Movistar Riders, uno de los clubes profesionales más importantes de España, el aumento de las audiencias de «eSports» es una consecuencia del impulso que ha tomado el sector en los últimos años. «Ha crecido en unas circunstancias que nadie quiere tener, que no es el mejor entorno para nada, pero es cierto que al mismo tiempo el tema de la conectividad y el entorno de los videojuegos muestra que es un deporte que continúa en activo ahora mismo. Mientras que todos los deportes tradicionales han dejado de celebrarse, esto sigue adelante por la naturaleza tan digital y remota de las competiciones», añade en entrevista telefónica con ABC. «Hay gente que está empezando usar plataformas digitales que desconocían para sustituir las competiciones físicas. Y también gente que tenía un cierto prejuicio y demostrándose que era un ocio sano y divertido».

Oportunidad para las marcas

«El deporte tradicional se ha ido al mundo online», añade por su parte Pedro Ollero, responsable de relaciones públicas de la marca asiática Razer. «Ahora, lo natural está en la competición de videojuegos, que siempre ha estado en el terreno online y se ha potenciado aún más», apunta, quien también considera que a partir de ahora se mantendrán unos «hábitos de consumo gaming y vídeo de personas que lo descubrieron».

«El aficionado al deporte tradicional que también disfruta del gaming pero que no conozca los eSports, a través de esta situación de encierro está descubriendo el modo digital de sus deportes en competición digital. Y no sólo porque exista el juego en sí sino porque muchos de sus deportistas favoritos están participando», agrega Ollero. Y da una clave: «hay una transición del deporte, del deportista y de las audiencias tradicionales al entorno digital. De ahí va a haber un segmento de público que cuando la situación vuelva a la normalidad se quedará».

Este aumento de las cifras de audiencias también representa una oportunidad comercial para las marcas tecnológicas que desarrollan accesorios para el consumo de videojuegos. «Está siendo una gran oportunidad por varias vías: la primera, hay más streaming y se venden más productos como webcam y micrófonos; la segunda, las nuevas audiencias están buscando estos productos también para disfrutar más de su nuevo ocio», vaticina.

 

49168262792_772320be1b_k-kj0H--620x349@abc