Descubren un nuevo virus para Android que puede provocar una infección masiva

Un programa malicioso de tipo «ransomware» para Android envía SMS con enlaces maliciosos a los contactos de sus víctimas, como ha descubierto la compañía de ciberseguridad ESET. La compañía ha advertido, además, de que se trata de una campaña dirigida por aficionados y con errores en su código.

ESET explica en un comunicado que este virus, denominado Android/Filecoder.C, llega al usuario a través de un enlace malicioso en un mensaje de texto que, si se pincha sobre él, lleva al archivo de instalación del «ramsonware», lo que supone una forma «peculiar» de distribución de este tipo de «malware» (virus).

El responsable de ESET que ha liderado esta investigación, Lukas Stefanko, ha asegurado que la forma de propagación «debería provocar una infección masiva, sobre todo teniendo en cuenta que el mensaje se puede encontrar hasta en 42 idiomas diferentes». Sin embargo, y como matiza, ese mensaje «está muy mal traducido y la mayoría de los usuarios que lo reciben lo tratan como algo sospechoso».

Desde la compañía han señalado que el «ramsonware» «se ha encontrado camuflado en diferentes temas relacionados con la pornografía en la plataforma Reddit y, en menor medida, en el foro de desarrolladores XDA».

Stefanko ha detallado que esta campaña está dirigida por aficionados, lo que se comprueba «viendo las técnicas de cifrado utilizadas, ya que son muy pobres». De hecho, ha afirmado que «cualquier archivo infectado puede recuperarse sin mayor problema».

El investigador en ciberseguridad ha explicado que el «ransomware» contiene algunas anomalías en su cifrado como, por ejemplo, excluye archivos de más de 50MB e imágenes de menos de 150kb. Además, «su listado de tipos de archivo para cifrar contiene muchas entradas que no se corresponden con archivos de Android y, sin embargo, le faltan extensiones típicas de este sistema operativo».

Además, se incluyen otros elementos poco habituales en este tipo de «malware» que secuestra los equipos, como que no se bloquea la pantalla del usuario infectado y “que no se trate de un conjunto de valores preestablecidos, sino que el rescate que se demanda se genera de forma dinámica al utilizar la identificación del usuario”. Esta cantidad suele oscilar entre los 0,01 y los 0,02 bitcoins.

Stefanko concluye que «parece ser que los delincuentes copiaron la lista del ‘ransomware’ Wannacry». A pesar de ello, ha remarcado la posibilidad de que sea “probable que el delincuente intente mejorar este «malware» resolviendo los fallos existentes y que busque una forma más avanzada de distribución, por lo que se podría convertir en una amenaza muy peligrosa”.

Desde la empresa recomiendan actualizar los dispositivos de forma automática y descargar solamente aplicaciones desde la tienda Google Play o de distribuidores conocidos. Aconsejan, además, antes de instalar una aplicación, leer las puntuaciones y los comentarios de otros usuarios, observar los permisos que solicita la app y, sobre todo, utilizar una solución de seguridad específica para el móvil.

virus-knsB--1240x698@abc

Crean un aire acondicionado portátil que se coloca en la camiseta

La firma japonesa Sony ha ideado un dispositivo que ayudará a mantenernos frescos en los días de más calor. Se trata de un aire acondicionado portátil que se coloca en un bolsillo interno de una camiseta especial y que expulsa aire frío.

Este invento, llamado Reon Pocket, se comercializará a partir de 2020 y está pensado para que utilicen hombres de negocio, ya que suelen estar obligados a llevar traje en verano. Con un tamaño algo más pequeño que el de un «smartphone», el Reon Pocket se coloca en la espalda del comprador, desde donde regulará la temperatura corporal, ya que además de enfriar también tiene una opción para calentarnos los días más fríos.

Se puede regular la temperatura con el teléfono móvil, conectándolo a través del Bluetooth y siendo capaz de disminuirla unos 13 grados y en los días fríos aumentarla unos ocho. Su batería puede durar hasta 90 minutos y su tiempo de carga es de dos horas. La versión Lite del dispositivo tendrá un precio de 105 euros y la estándar, de 167 euros, ambos incluyendo una camiseta adaptada en el pack. El dispositivo usa la tecnología Peltier, principio termodinámico que se suele usar en automóviles, enfriadores de vino y algunas neveras.

Esta idea surge de First Flight, una plataforma de financiación colectiva lanzada por Sony en el año 2015 y por la que se permite a los trabajadores de la empresa sugerir productos innovadores antes de de buscarles financiación. La propuesta parece que ha llamado la atención, pues en tan solo unos días ha recaudado más de 275.000 dólares de cerca de 1.800 patrocinadores..

 

sony-k1J--1240x698@abc

El anonimato podría ser ya un concepto del pasado

Da igual lo que haga. No importa si borra todas sus cuentas, sus redes sociales y sus apps. Si deja guardado su flamante smartphone en la mesilla de noche y lo sustituye por ese viejo móvil que lleva más de quince años echando polvo encima de una estantería. Si llega a la conclusión de que su información vale más que cualquier comodidad que ofrezca un dispositivo inteligente. No importa. Porque, cuando compra un coche, contrata un póliza de seguros o firma una petición en internet, está entregando sus datos. Y siempre se le podrá rastrear.

Así lo ha demostrado un equipo de investigadores de la Universidad Católica de Lovaina y de la Imperial College London, que afirma que, aunque de que los datos de un usuario estén anonimizados (incompletos), no resulta difícil dar con la persona a la que pertenecen. Los especialistas sostienen en un estudio publicado en « Nature», que han conseguido estimar la probabilidad de encontrar a alguien que aparezca en una base de datos anonimizada. Para ello, han desarrollado un algoritmo.

«Si bien puede haber muchas personas de treinta años, hombres y que viven en la ciudad de Nueva York, muchos menos nacieron el 5 de enero, conducen un deportivo rojo y viven con dos niñas y un perro », afirma el autor principal del estudio, el doctor Luc Rocher de la Universidad de Lovaina, sobre lo sencillo que puede resultar localizar a una persona si se sabe seguir el rastro de sus datos. De este modo, en el estudio figura como, empleando exclusivamente 15 variables demográficas, el algoritmo sería capaz de identificar al 99,98% de los habitantes del estados de Massachusetts .

El mejor dato, el que no se da

Estos resultados ponen en relieve que la anonimización no garantiza la seguridad de los datos de una persona. Pero esta no es la primera vez que su utilidad se pone en tela de juicio. Paloma Llaneza, abogada digital y autora de « Datanomics» (Deusto), dice a ABC que «la anonimización está considerada como una de las grandes medidas a la hora de trabajar con datos personales. El problema es que ahora es posible hacer cálculos que no se consideraban posibles hace algún tiempo. El estudio demuestra algo que ya nos temíamos».

La letrada afirma, a su vez, que es difícil encontrar una solución a un problema tan complejo como el que se muestra en el estudio. Explica que «el mejor dato es el dato que no se da», aunque reconoce que hay algunos que son muy difíciles de ocultar, por lo que se debe empezar a valorar cuáles son imprescindibles y cuáles no. Aunque, a pesar de ello, en la protección de la información, como en cualquier cosa en la vida, no existe la seguridad plena.

Siempre existe la posibilidad de que alguien pueda acceder a tus datos, por ejemplo, mediante el uso de un malware (virus informático). «Nunca estás completamente a salvo. Si un hacker puede entrar en la NSA y en los smartphone de las famosas para robarles sus fotos, también es posible que llegue a personas mediante el uso de datos anonimizados. Se trata, evidentemente, de un delito, que pueden ser dos en caso de que se exponga la información y se comercie con ella», explica a este diario el jurista digital Borja Adsuara.

Cuentas pendientes

Los firmantes del estudio sostienen que el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) no es suficiente para proteger la información de los usuarios. Que es necesario reforzar las políticas si se desea garantizar el anonimato. Esto es algo que, al menos por el momento, no ha calado entre muchos gobiernos. Precisamente, la Comisión Europea anunció la semana pasada que solicitará al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que se multe a España por no aplicar las normas de protección de datos personales, que, en teoría, deberían haber entrado en vigor en mayo del año 2018.

«España se caracteriza por no adoptar las directivas en su momento. Estaría bien calcualar cuanto nos cuesta a los españoles esto», lamenta Adsuara. En caso de que el TJUE termine sancionando a España, la multa podría ascender a 21.321 euros diarios, con un mínimo total de 5,29 millones de euros, que es lo que ha solicitado la Comisión.

 

vendetta-k9X--1240x698@abc

El móvil plegable de Samsung llegará finalmente en Septiembre

Samsung puede salvar los muebles con el Galaxy Fold, su esperado teléfono móvil plegable, que tuvo que cancelarse por detectarse unos graves fallos técnicos que afectaban a su pantalla. La firma surcoreana ha arreglado, por fin, el dispositivo tras varios meses de idas y venidas: llegará finalmente en septiembre.

Fin al viacrucis de la marca, el dispositivo apuntaba a ser uno de los «gadgets» más revolucionarios del año y el primer modelo, junto con el Mate X de Huawei, que estaba concebido para dar el pistoletazo de salida a la era de los móviles plegables. Pero poco duró el color rosa al cuento; antes de llegar a las tiendas en abril se descubrió que algunas unidades presentaban problemas en su pantalla.

El gigante surcoreano, que en agosto desvelará la nueva generación de Note, ha hecho varias modificaciones en el hardware del Galaxy Fold para corregir los posibles problemas derivados del sistema de plegado de pantalla. Uno de los más importantes ha afectado a la capa protectora de la pantalla, que «se ha extendido más allá del bisel, haciendo evidente que es una parte integral de la estructura de la pantalla y que no se debe retirar».

El terminal incorporará, según confirma la marca a través de un comunicado, una serie de «refuerzos adicionales» diseñados para «una mejor protección» ante partículas externas y «manteniendo intacta su experiencia flexible característica».

Además de estas novedades, el Galaxy Fold ha reforzado algunos aspectoas determinales como la parte superior e inferior de la bisagra, que vendrá con más capas de protección, así como la incorporación de capas metálicas adicionales bajo la propia pantalla. El objetivo: «reforzar la protección de la misma». Por último, el espacio entre la bisagra y el chasis se ha reducido.

La compañía surcoreana se encuentra en estos momento realizando las últimas pruebas para que Galaxy Fold esté disponible a partir de septiembre en algunos mercados, aunque todavía no se conoce la fecha exacta ni otros detalles. El precio, sin embargo, no va a variar a pesar del inexplicable tropiezo de Samsung: unos 1.700 euros.

SM_F900_GalaxyFold_Front115_Silver-kYXD--1240x698@abc

Aprender un idioma podría ser cosa del pasado.

«En el idioma está el árbol genealógico de una nación», dijo Samuel Johnson, escritor inglés del siglo XVIII. La comunicación es un proceso inherente al ser humano. Es una necesidad básica, un canal por el cual las personas pueden establecer relaciones. Dominar varios idiomas ha sido uno de los grandes retos de las sociedades. Aquellos que lo han hecho han logrado reducir las distancias del planeta. Ha servido para hacer negocios, para ligar incluso. También es motivo de disputa territorial, pero mejor no hablar de eso.

Las nuevas generaciones tal vez lo tengan ya superado, pero saber inglés, el idioma que hemos convertido en universal y el canal para los negocios, es todavía un desafío para muchas personas. Algunos, es cierto, lo chapurrean, pero no todos los españoles pueden presumir de ser bilingües. La Educación -con mayúsculas- agarró fuerte hace varias décadas este reto para incorporarlo a los planes de estudio.

La obsesión por aprender otro idioma ha sido frecuente; la proliferación de academias, constante. Tal vez en el futuro no haga falta dedicarle un tiempo precioso a aprender la gramática y la entonación de una lengua extranjera para aprovecharlo a otros menesteres. Tal vez llegue un día en que de verdad se rompa esa barrera invisible. Aunque queda todavía mucha hierba que cortar.

Mientras, la tecnología lo intenta. Un interesante invento llamado Travis Touch puede resultar útil como intérprete, aunque tiene margen de mejora. Se trata de un traductor digital que permite, en cuestión de segundos, traducir conversaciones cortas a otro idioma. No lo hace en tiempo real dado que necesita de un tiempo de procesamiento de las palabras recogidas, aunque la empresa ya trabaja en un modo «conversación».

El sistema va mejorando poco a poco gracias a algoritmos de Inteligencia Artificial, pero en ocasiones, muchas de hecho, le falta darle un cierto contexto. El sistema de reconocimiento de voz es bastante efectivo y preciso. Sin estar demasiado cerca del micrófono que capta el sonido se incorporan los enunciados a traducir casi sin fallos gramaticales. Durante varias semanas de prueba se ha ensayado con varios tipos de traducción: de inglés a español, de español a inglés, de portugués a español y viceversa. También con otras lenguas cooficiales como catalán y gallego.

El resultado, a veces, es algo impreciso. La traducción se realiza muchas veces de manera simultánea, es decir, palabra por palabra, sin dotarle el necesario contexto gramatical para una mayor comprensión. Términos muy particulares como las fechas en portugués brasileño no las traduce correctamente, pero en líneas generales sirve de gran ayuda para establecer una cierta comunicación. El dispositivo es compatible con más de 100 idiomas. También con otros acentos culturales como el inglés británico, el que se habla en Australia o, por supuesto, en Estados Unidos.

El dispositivo es pequeño y minimalista, con lo que se puede transportar fácilmente en un bolsillo hasta que se necesita. Es, en definitiva, compacto, manejable y muy ligero. Tiene unos 110 milímetros de altura, 60 mm de ancho y 16 mm de grosor. Desde una pequeña pantalla táctil de 2,4 pulgadas (240 x 240 píxeles), los usuarios pueden ver en tiempo real una subtitulación del idioma que se quiere traducir, permitiendo, así, seguir sin interrupciones lo que se suele comunicar por ejemplo en una presentación.

El «gadget» ofrece la posibilidad, además, de ejercer de intérprete, no solo como un mero transcriptor. Para ello, se ha incorporado dos botones que corresponden a dos entradas diferentes de audio. Así, por ejemplo, se puede colocar encima de una mesa y, en función del idioma que se hable, pulsar si traducir de un idioma a otro, o viceversa. No es perfecto, pero es bastante útil. Imagínate, por ejemplo, que eres empresario y te reúnes con un polaco en Madrid. Ahí colocarías el invento en el centro de la mesa. Y cada vez que quieras hablar pulsas el botón de tu idioma, el sistema en unos segundos lo traduce más o menos al otro para la comprensión de tu interlocutor. Y lo su respuesta se basa en el mismo procedimiento: pulsa, habla y traduce.

Configurarlo, además, es fácil. Lo primero es conectarlo a internet por medio de su conectividad WiFi. Se puede emparejar a un teléfono móvil inteligente, sacándole así más partido. También se puede introducir una tarjeta SIM -que se debe comprar por separado- para llevarlo a cualquier parte sin depender de la red inalámbrica. Con simples gestos se elige la combinación de idiomas que se van a «enfrentar» para que el sistema sea capaz de traducirlo. Además, incluye un historial con las peticiones realizadas, las cuales se pueden eliminar con un simple toque. Las traducciones sin conexión son mejorables.

El software que se encarga de alimentarlo está basado en Android, aunque es perfectamente compatible con el sistema operativo iOS, así que se puede utilizar con un iPhone. Se carga por medio de un puerto microUSB, aunque es compatible con un cargador inalámbrico de tipo Qi. Uno de sus mejores aspectos es su autonomía, que aguanta perfectamente un día de duración a plena carga, aunque muy probablemente no se vaya a usar durante tanto tiempo. Su precio asciende, sin embargo, a 199 euros.

TRAVIS1-kjtD--1240x698@abc