EEUU abre una investigación a varias empresas tecnológicas (Facebook, Twitter…)

El Departamento de Justicia de EE.UU. anunció este martes que ha abierto una investigación para examinar las prácticas comerciales de gigantes tecnológicos como Twitter, Facebook y Google con el fin de determinar si están asfixiando a la competencia de manera ilegal.

En un comunicado, el Departamento de Justicia de EE.UU. dijo que está «revisando cómo las empresas tecnológicas han conseguido poder en el mercado y si se han involucrado en prácticas que perjudican a la competencia, impiden la innovación o perjudican a los consumidores».

Si el Departamento determina que esos gigantes tecnológicos están violando las leyes, entonces «procederá de manera apropiada para buscar una reparación».

La investigación del Gobierno de Donald Trump tiene como objetivo evaluar las condiciones en las que compiten las firmas tecnológicas y determinar si algunas compañías han ganado tanto poder que se han convertido en monopolios u oligopolios, impidiendo la competencia de libre mercado.

El Departamento no menciona en su nota de prensa el nombre de ninguna compañía tecnológica, pero especificó que las pesquisas se dirigirán a las empresas que dominan las búsquedas de Internet, las redes sociales y otros servicios similares, como el desarrollo de sistemas operativos.

Actualmente, Twitter y Facebook controlan el negocio de las redes sociales; Amazon domina el comercio electrónico; mientras que Apple y Android (propiedad de Alphabet) tienen casi un duopolio en el desarrollo de los sistemas operativos para móviles

Además, el motor de búsqueda de Google (subsidiaria de Alphabet) es el sitio web más visitado a nivel mundial y su servicio de correo electrónico (Gmail), de mapas (Google Maps, Google Street View y Google Earth) tienen una posición dominante en el mercado, así como el sitio de web de vídeos YouTube, también propiedad de Alphabet.

En los últimos años, los gigantes tecnológicos se han enfrentado a las críticas de diferentes Gobiernos y organismos como la Unión Europea (UE) debido a la gran cantidad de poder que acumulan y los desorbitados beneficios que obtienen, en ocasiones mayores al PIB de algunas naciones pequeñas.

En varias ocasiones, Trump ha pedido mayor vigilancia sobre compañías como Facebook, a las que acusa de estar suprimiendo las voces conservadoras en Internet sin aportar ninguna prueba.

En febrero, la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) ya anunció la creación de una fuerza especial destinada a investigar si los gigantes tecnológicos violan las leyes antimonopolio.

facebook-kU9F--1240x698@abc

Por qué la llegada del 5G va a complicar las labores policiales

La relación entre los cuerpos de seguridad del Estado y las empresas tecnológicas suele ser muy tensas. A veces complicada. El puente que conecta entre ambos mundos está muy empedrado y, aunque ha mejorado, la colaboración a la hora de recabar información en una investigación es uno de los principales obstáculos. Agentes de la policía han manifestado en varias ocasiones una queja porque las redes sociales no les facilitan las cosas, aunque ha venido cambiando. La ciberdelincuencia es un fenómeno que mueve más dinero que el narcotráfico y, con el despliegue de la tecnología de redes móviles de quinta generación, el 5G, las labores policiales se van a dificultar.

Así lo considera Catherine de Bolle, directora de Europol, oficina europea de Policía, que en una entrevista con Reuters, ha asegurado que las redes 5G van a provocar que la monitorización de los criminales «sea mucho más difícil» porque »dispersan los datos en muchos elementos del sistema». A su juicio, los organismos de seguridad «aún no cuentan con las regulaciones o la tecnología doméstica para llenar el vacío policial que se abrirá cuando las redes 4G se vuelvan obsoletas».

Hasta ahora, las autoridades policiales europeas pueden escuchar y rastrear a los delincuentes cuando emplean dispositivos de comunicación móviles a través de la red 4G, pero la policía advierte de que se enfrenta a muchos obstáculos cuando se generalicen las nuevas conexiones: «no podemos usarlos en la red 5G». Europol, además, ha mostrado su queja al entender que cuando se debatió la estandarización de las nuevas conexiones -que deben de estar listas para 2020- se eludió la posición de la policía.

Expertos en seguridad informática temen, precisamente, que surja una nueva edad de oro de cibercrímenes. «Habrá que cambiar todos los paradigmas alrededor de la nueva tecnología y habrá una nueva forma de estar conectado y trabajando. También en la policía. Un dispositivo conectado supone problemas y riesgos. Hay muchas bondades pero también muchos riesgos», explica a este diario Hervé Lambert, de la firma de seguridad Panda, quien descuelga un símil para comprenderlo: «Vamos a poner muchas más ventanas a los edificios que tenemos que proteger». Algunas estimaciones consultadas apuntan a que para 2025 habrán más de 50.000 dispositivos conectados.

«Se pueden secuestrar dispositivos, interceptar en las comunicaciones, desviar las tecnología para hacer lo que queramos, pero [con el 5G] tendremos que adaptarnos a las necesidade de este nuevo mundo. Habrá tantos chicos malos o más como ahora. Esos cibercriminales seguirán haciendo sus actividades por otras vías. España es uno de los países donde hay mucha actividad de ciberataques. Hay una cosa clara: cuanto mayor es el uso de la tecnología, mayor es el riesgo de ciberataque», sostiene.

¿Estamos preparados? «No», responde tajantemente este experto. «Las empresas de seguridad nos estamos preparando, estamos montando estructuras de protección, pero tampoco tenemos una varita mágica para saber lo que va a pasar de aquí a cinco años», lamenta. A su juicio, con la llegada del 5G «va a ser más difícil controlar al malo», pero también los cibercriminales van a tener «muchas más formas de llegar a donde quieren llegar».

 

34932325-khSC--1240x698@abc

Multa millonaria para Google por recopilar datos de menores a través de Youtube

El Gobierno de Estados Unidos y Google acordaron la semana pasada que el gigante tecnológico pague una multa millonaria por no haber tomado las medidas adecuadas para evitar que menores de edad pudieran tener acceso a imágenes inapropiadas y por recopilar sus datos, informaron medios locales. El compromiso, que contó con el respaldo de los tres miembros republicanos y fue rechazado por los dos demócratas de la Comisión Federal del Comercio (FTC, por sus siglas en inglés), refleja que la plataforma de vídeos Youtube falló en sus mecanismos de control e infringió las leyes de protección online de los menores, de acuerdo con el diario «The Washington Post».

Las negociaciones fueron llevadas a cabo por la FTC, pero el acuerdo aún debe ser aprobado por el Departamento de Justicia, que por lo general se limita a ratificar este tipo de pactos. Por el momento se desconoce la cuantía exacta de la multa, pero el diario washingtoniano asegura que será de varios millones de dólares.

Este pleito se remonta a abril del año pasado, cuando una coalición formada por 23 grupos de defensa de los derechos de los niños denunció ante la FTC que el gigante tecnológico recopilaba información personal de menores de 13 años, incluyendo la ubicación, identificadores de dispositivo y números de teléfono, y los rastreaba sin su consentimiento. La demanda aseguraba que YouTube usaba estos datos para dirigir anuncios a los menores a través de su plataforma y sacar así rendimiento económico.

En este sentido, hace un mes, el diario «The Wall Street Journal» aseguró que la plataforma de vídeos está considerando quitar todos los contenidos infantiles de su portal principal y traspasarlos a dicha aplicación en respuesta a su polémica gestión de contenidos para niños. La idea sería que todos los contenidos protagonizados por niños o que vayan dirigidos a este público pasen a estar exclusivamente en la aplicación Youtube Kids, con lo que la firma propiedad de Alphabet (matriz de Google) intentaría evitar nuevos enfrentamientos con la FTC.

youtube-logo-U30835232952gaG--1240x698@abc

Triple cámara. mejor batería y tres móviles…todos los rumores del próximo móvil de Apple

La rueda lleva tiempo moviéndose. La maquinaria de los rumores va tomando fuerza para intentar perfila lo que será la próxima generación del producto estrella de Apple, el iPhone. Un terminal que ha sufrido una bofetada en ventas en los últimos trimestres, pero que sigue siendo uno de los de mayor relevancia internacional.

Son pocos los detalles asociados al futuro modelo. Como de costumbre, todo son especulaciones o filtraciones deliberadas para intentar generar un clima de interés. El nombre oficial se desconoce, como en anteriores ocasiones. Los que están en las quinielas varían entre iPhone 11 y iPhone X1. Su presentación puede ser, según vaticinan los analistas, en septiembre, aunque no se ha concretado su fecha: es posible que esté entre el 10 o 17 de septiembre, siguiendo la tradición. Tres serán los modelos que se muestren.

El nuevo terminal debutará con el sistema operativo iOS 13, cuyos detalles ya se han venido desvelando en los últimos meses a través de las diversas versiones de pruebas. Tendrá, según lo que ha trascendido, un modo noche, un lavado de cara sobre la interfaz de usuario, nuevas opciones de fotografía y mejoras en privacidad. Un elenco de novedades que, además, permitirá optimizar los recursos para lograr una mayor velocidad en el desempeño del iPhone.

No obstante, los analistas han arrojado más luz sobre las novedades técnicas del próximo iPhone, aunque todo apunta que las más importantes se retrasarán hasta 2020. Lo que ha trascendido es un supuesto diseño del chasis en el que se puede apreciar un detalle sorprendente, un módulo trasero que albergará una triple cámara con enfoque láser en un diseño cuadrado. Se da por hecho que finalmente tendrá esa configuración. Una idea en la que también ha pensado Google en el próximo Google Pixel 4.

Incluso se ha barajado la posibilidad de integrar el sistema biométrico TouchID en la pantalla siguiendo la estela de otros terminales de Xiaomi, OnePlus o Samsung. Esta medida se ha asociado con anterioridad a Apple, pero por considerar que no existían garantías de buen funcionamiento. Según el medio especializado «9To5MAC», que ha tenido acceso a nuevos detalles, esta generación no cambiará el puerto USB-C, un tipo de conector que ya se ha impuesto en la industria.

Bajo el capó se espera que el iPhone 11 o iPhone X1 sea un bólido. Vendrá más hormonado. Y lo será, teóricamente, por el empuje de sus nuevos procesadores. No soportará, no obstante, la tecnología de red 5G, que este año debutarán. La razón: no se dará el salto hasta el año siguiente. Según predicciones del analista Ming-Chi Kuo, el nuevo terminal, además, permitirá la carga inalámbrica bidireccional y tendrá una mayor batería.

iphone-kNsB--1240x698@abc

Fallo en WhatsAPP : se pueden manipular tus fotos antes de que lleguen

WhatsApp es, con diferencia, una de las aplicaciones más empleadas por los usuarios en todo el mundo. Son más de 1.500 millones de perfiles registrados y la herramienta indispensable en las comunicaciones digitales. Por eso no deja de ser preocupante los momentos en los que producen desconexiones y, por supuesto, fallos técnicos. La «app» implementó hace dos años, y después de otros tantos de críticas, un sistema de seguridad de extremo a extremo que promete una gran seguridad de las conversaciones.

Pero los ciberdelincuentes son hábiles. Encuentran siempre alguna manera de penetrar a los sistemas. Una investigación de la firma de seguridad Symantec ha descubierto pruebas de una importante vulnerabilidad que permite a una persona malintencionada pueda manipular las imágenes y vídeos enviados antes de que llegue a su destinatario. Este fallo de seguridad, denominado «Media File Jacking», afecta a WhatsApp para Android de forma predeterminada y a Telegram para Android si ciertas funciones están habilitadas. También permite también modificar los archivos de audio.

Este problema afecta únicamente a las versiones de dispositivos móviles Android, el sistema operativo más extendido del mundo. Se trata de un ataque de tipo secuestro de imágenes y se produce, según los investigadores, por el sistema implementado por este servicio digital a la hora de almacenar los archivos. Ambas aplicaciones guardan las imágenes recibidas por los usuarios sin una cadena de identificación que informe si han sido alteradas por una aplicación de terceros.

«Este lapso de tiempo crítico presenta una oportunidad para que ciberdelincuentes intervengan y manipulen los archivos multimedia sin el conocimiento del usuario. Si se explota el fallo de seguridad, un atacante podría manipular información confidencial, como fotos y videos personales, documentos corporativos, facturas y notas de voz», aseguran Yair Amit Alon Gat, autores de la investigación, en un comunicado.

Funcionamiento del «bug»

Los expertos creen que aunque el cifrado de extremo a extremo es un mecanismo eficaz para garantizar la seguridad de las comunicaciones, no es suficiente este sistema si existen vulnerabilidades en el código de programación. «Lo que descubrimos en la investigación es que los atacantes pueden manipular con éxito archivos multimedia aprovechando los fallos lógicas de las aplicaciones, que se producen antes o después de que el contenido se haya cifrado», añaden los investigadores.

De forma predeterminada, WhatsApp almacena los archivos multimedia recibidos por un dispositivo en un almacenamiento externo en la siguiente ruta: / storage / emulated / 0 / WhatsApp / Media. En Telegram, si un usuario habilita la función «Guardar en la galería», asumiendo que es seguro y sin comprender sus ramificaciones indirectas, la «app» almacenará el contenido de los archivos de manera similar en: / storage / emulated / 0 / Telegram /. El problema, subrayan los investigadores, es que ambos son directorios públicos: «las aplicaciones cargan los archivos recibidos de los directorios públicos para que los usuarios los vean en la interfaz de chat cuando ingresan al chat correspondiente», apuntan.

Por tanto, el hecho de que los archivos se almacenan y se cargan desde el almacenamiento externo sin los mecanismos de seguridad adecuados se pueden poner en riesgo la integridad de los archivos multimedia. Si el atacante accede primero a los archivos (esto puede suceder en tiempo real si un «malware» monitoriza los directorios públicos para detectar cambios), los destinatarios verán los archivos manipulados antes de ver los originales. Además, la miniatura que aparece en la notificación que ven los usuarios también mostrará la imagen o el archivo manipulados, por lo que los destinatarios no tendrán ninguna indicación de que se hayan cambiado los archivos. Los expertos creen que, para evitar este posible problema, es más conveniente guardar las imágenes en algún servicio de almacenamiento en la «nube» o en el propio dispositivo.

Otros expertos creen que el fallo no es demasiado grave pero que, una vez más, demuestra el impacto de los permisos de usuarios en las aplicaciones más populares. «El funcionamiento del fallo se basa en permisos de usuario. Cada app tiene acceso solamente a sus ficheros. Lo que pasa es que si tú uno de esos ficheros -una foto que te llega de otro contracto– si la dejas en el carrete de fotos, todas las app que tengan acceso al carrete tendrán acceso a las fotos. El “bug” demuestra, claramante, por qué es necesario acotar el acceso a según qué permisos de aplicaciones», apunta a este diario Lorenzo Martínez, experto en seguridad de Securízame.