Cuidado con estos correos, son la nueva estafa para robar tu cuenta de Netflix

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) ha alertado de una campaña de correos electrónicos que suplantan a Netflix y que redirige a la víctima a una página falsa que simula ser la legítima y robarle los datos personales y bancarios.

Este centro tecnológico con sede en León precisa en un comunicado que puede estar afectado cualquier usuario que sea cliente de Netflix y haya proporcionado sus datos personales y bancarios en la página fraudulenta. A quienes hayan recibido un correo de esas características, hayan accedido al enlace y facilitado sus datos personales y bancarios (número de tarjeta, fecha de caducidad y código de seguridad), les aconseja que contacten lo antes posible con su entidad financiera para informarle de lo sucedido.

Los correos detectados en esta nueva campaña maliciosa que suplantan la identidad de Netflix se identifican porque llevan el siguiente asunto: «Actualiza tu información de pago». El contenido informa al usuario de que se ha producido un error a la hora de realizar el cargo relativo al pago de la cuota mensual del servicio de suscripción ofrecido por Netflix.

Para subsanar esta supuesta incidencia, se pide al usuario que acceda al enlace facilitado en el correo. Una vez que hace clic en dicho enlace, se le redirige a un formulario en el que debe proporcionar sus datos personales y los de su tarjeta de crédito. Tras ser introducidos los datos y pulsar el botón «Actualizar forma de pago», la web fraudulenta que simula ser Netflix muestra un mensaje al usuario indicándole que debe introducir el código de confirmación que recibirá por SMS para dotar de mayor credibilidad al proceso.

 

Netflix-kSv--1240x698@abc

Los auriculares, gafas y anillos de Amazon, también llevarán a Alexa

En un acto dedicado al «hardware» en su sede central de Seattle (estado de Washington, EE.UU.), la compañía que dirige Jeff Bezos también reveló modelos actualizados de su gama de altavoces Echo, incluyendo una versión de gran tamaño con sonido envolvente Dolby Atmos. Quizá el producto que más ha llamado la atención de todos los presentados por Amazon este miércoles han sido los auriculares inalámbricos, bautizados como Echo Buds y llamados a competir con los populares AirPods de Apple, que en los últimos años se han alzado como los grandes dominadores de este segmento.

Los Echo Buds son de color negro, tienen un precio de 129 dólares (116 euros), tecnología de cancelación de ruido de Bose, llevan Alexa integrada de manera que basta con pedirles cosas como «Alexa, reproduce mi lista de música favorita» y, según Amazon, la autonomía de la batería es de cinco horas. Un elemento que despertó curiosidad por lo inesperado de su anuncio fue la montura para gafas, ya que recuerda a las fallidas gafas inteligentes de Google, las Google Glass, que pese a que causaron un gran revuelo en los meses previos a su salida al mercado, jamás llegaron a hacerse un hueco entre los usuarios.

Pese a las casi inevitables comparaciones, las gafas de Amazon no incluyen un aspecto fundamental de las desarrolladas por Google: la proyección contra la lente, de manera que el componente «inteligente» del modelo de Amazon se limita al asistente de voz y por tanto al poder interactuar verbalmente con ellas.

Pero si hubo un producto que realmente hizo levantar cejas en la presentación de este miércoles fue Echo Loop, un anillo negro con dos micrófonos y de apariencia similar a los relojes inteligentes que, entre otras cosas, permite interactuar con el teléfono móvil o con altavoces inteligentes.

El anillo tiene un precio de 129,99 dólares (117 euros) mientras que la montura para gafas, que pesa 31 gramos, cuesta 179,99 dólares (162 euros). Las novedades en cuanto a altavoces fueron más tradicionales y consistieron fundamentalmente en «puestas al día» de modelos antiguos, así como de Echo Studio, la versión más grande y de mayor calidad de toda la línea y que, según Amazon, «permite el sonido 3D».

En paralelo a los anuncios de «hardware», la compañía de Seattle reveló que Alexa dispondrá en las próximas semanas de la opción de que su voz suene como la del actor Samuel L. Jackson, así como de las de otros famosos en el futuro. Amazon indicó que la voz grave de Jackson estará disponible en inglés antes de que termine el año a un coste adicional de 99 centavos (90 céntimos), y que las de otros famosos llegarán en 2020 al mismo precio. La firma de Bezos indicó que replicar la voz de Jackson y el resto de famosos es posible gracias a la nueva tecnología también presentada este miércoles «Texto a Discurso Neuronal» que imita mejor la voz humana otorgándole «mayor emoción y expresividad».

Este año, Amazon celebró su «día grande» de Alexa en un momento en que los asistentes virtuales se han visto salpicados por la polémica, después de que a principios de julio la prensa belga publicara que personas contratadas por Google estaban escuchando algunas de las interacciones que los usuarios mantienen con Google Assistant.

A raíz de aquel caso, Amazon, Apple, Facebook y Microsoft reconocieron que también vienen haciendo prácticas similares desde el mismo momento en que se pusieron en funcionamiento sus servicios, algo conocido dentro del sector, pero que en muchas ocasiones no ha sido comunicadas de forma precisa o transparente al público.

Las empresas lo justifican alegando que, pese a los avances en aprendizaje automatizado e inteligencia artificial, las máquinas siguen sin ser perfectas y por tanto necesitan que de vez en cuando seres humanos comprueben que están funcionando correctamente y contribuyan a posibles mejoras del sistema.

amazon-frames-kooH--1240x698@abc

El marcador «Me gusta» de Facebook eliminado….puede acabarse la vida del «influencer»

Una vida fácil y, en ocasiones, basada en la mentira. Eso es, precisamente, lo que algunos usuarios han encontrado en las redes sociales. Plataformas como InstagramFacebookYoutube o Twitter han fomentado durante los últimos años que sea perfectamente posible que una persona se gane la vida a golpe de publicación. Para ello, sólo necesita una audiencia grande, cuanto más grande mejor, que pinche mucho en el botón de «like» de sus «posts». Si lo consigue, no pasará demasiado tiempo antes de que las marcas hagan cola para que publicite sus productos. Todo a cambio de una suma de dinero, claro está. Sin embargo, parece que ese modelo de negocio se ha encontrado con un bache importante en el camino. Y es que Facebook ya ha comenzado con las pruebas para ocultar el contador de «Me Gusta» en las publicaciones que se realizan en Australia.

La red social ya llevaba tiempo tonteando con la idea. A principios de mes, la investigadora Jane Manchun Wong adelantó que Facebook había iniciado las pruebas internas para ocultar el contador de «Me Gusta» y otras reacciones en la red social, como descubrió en el código de la aplicación para Android. «Estamos realizando una prueba limitada en la que los recuentos de me gusta, reacción y visualización de videos se hacen privados en Facebook. Recopilaremos comentarios para comprender si este cambio mejorará las experiencias de las personas», ha dicho ahora el portavoz de Facebook Jimmy Ramino a «The New York Times».

Desde la red social afirman, a su vez, que han optado por dar este paso con el fin de mejorar las sensaciones del usuario. «Ciertamente, una gran parte de la prueba se basa en los comentarios de los investigadores de bienestar, y ciertamente hemos tenido comentarios positivos de expertos en salud mental respecto a su implantación. Hay evidencia de que ver el conteo de interacciones de una publicación afecta la forma en la que el usuario emplea la red social», apunta Mia Garlick, directora de políticas de Facebook Australia.

Más compromiso y menos vanidad

Facebook no es la única red social propiedad de Mark Zuckerberg que va a borrar el contador de «likes». Instagram también está testando dicha medida en algunos países, y es precisamente en dicha plataforma donde las cosas se les van a poner especialmente duras a los «influencers», ya que se trata de «su sitio» por antonomasia. «Esta medida va a obligar a que en redes sociales se premie más el compromiso del usuario que la vanidad. El compromiso con un «influencer» se mide más por el número de comentarios y de «clicks» que consigue para la empresa a la que representa que por el de «likes», que además, al igual que en el caso de los seguidores, se pueden comprar», dice a ABC el experto en comunicación y marketing de «influencers» Pablo Herreros.

El experto se muestra muy satisfecho por la decisión que ha tomado Facebook. Afirma que no le cabe ninguna duda de que la prueba terminará convirtiéndose en un éxito y que la eliminación del contador de «Me Gusta» no tardará en ser definitiva a nivel global: «Gracias a esto se va a ganar mucho en transparencia en redes sociales. Los “influencers” van a estar obligados a interactuar más con sus seguidores para que sus publicaciones ganen en número de comentarios, que es una medida mucho más adecuada a la hora de valorar la influencia de un usuario. También ayudará a ver de una forma más clara hasta que punto supone un “influencer” un buen negocio para una empresa que se quiera publicitar. Hasta el momento se prestaba especial atención para ello al número de “likes” y de seguidores».

Y es que, como apunta Herreros, esta nueva medida provoca que las empresas vayan «un poco más a ciegas» cuando están pensando en contratar a un «influencer» para que lleve a cabo labores de promoción. Algo que es bueno, porque tendrán que comenzar a fijarse en otras cosas más allá de los «likes». También ayudará a que sea más fácil desenmascarar a los farsantes. «Este cambio llevará a las empresas a profesionalizarse en el análisis de los «falsefluencers» (los influencers que compran seguidores falsos), utilizando las distintas herramientas que hoy sirven para saber cuántos seguidores reales y falsos tiene un influencer: HypeAuditor, IG Audit, FakeCheck.co, Faker Status People…», explica el experto. Y es que en las redes sociales no es oro todo lo que reluce. Ni mucho menos.

like-facebook-kXDD--1240x698@abc

La nueva vida de Huawei sin Google….¿un riesgo para el usuario?

Es la constatación del divorcio entre Huawei y Google ha parido el primer teléfono móvil inteligente que no contará con los servicios predeterminados del gigante de internet, el Mate 30. Un equipo sensacional en lo técnico que cuenta con su propio ecosistema para sortear las prohibiciones de Estados Unidos. ¿Será capaz dejar de lado esta dependencia y mantener a sus clientes?

De cara a conservar la experiencia de usuario, la marca china ha encontrado un «truco» que permitirá a los propietarios de este terminal -y probablemente los que se lancen a partir de ahora- contar con las aplicaciones de Google como el navegador Chrome, el servicio cartográfico Maps o el gestor de correos Gmail. Servicios digitales de gran relevancia que, para los consumidores en regiones occidentales como España, son las más utilizadas.

Esa triquiñuela es crear una especie de «puente» pero manteniendo la base del software Android. Para ello, se ha desarrollado un sistema operativo «híbrido» propio, llamado Huawei Mobile Services (HMS), basado en Android Open Source Project ( AOSP), la plataforma de desarrollo del sistema operativo de código abierto que no estás sujeto a las prohibiciones. Aderezado, además, por su propia capa de personalización, EMUI 10.

Por tanto, no tendrá la versión oficial de Android pero, en general, la experiencia será muy similar. Lo que los usuarios no se encontrarán son las aplicaciones de Google nada más encender el «smartphone». Tampoco Google Play, la tienda virtual desde donde descargar las aplicaciones como de costumbre. En su lugar habrá una tienda propia de la firma china, App Gallery, que debutará con unas 11.000 «apps» distintas en esta primera fase. Y, como es obvio, allí se encontrarán las «apps» más populares.

Es algo a lo que ya están acostumbrados los consumidores chinos a raíz de las políticas de bloqueo a empresas extranjeras. Lo más engorroso es que aplicaciones tan exitosas y populares como Facebook, Instagram, WhatsApp, Netflix o HBO no se encuentran disponibles para su descarga desde la tienda de Huawei, obligando así a los usuarios a descargarlas e instalarlas desde las páginas oficiales.

Huawei apunta a que continuará liberando actualizaciones del software a todos sus equipos. No debe revertir grandes problemas, pero es posible -según los expertos consultados- que existan versiones de apps incompatibles o que sufran algún tipo de fallo técnico como cierres inesperados. A grandes rasgos, sin embargo, la estratagema de la firma china seguirá siendo defender, espada en alto, la filosofía Android pero el hecho de pasar irremediablemente por aplicaciones en formato «APK» descargadas de librerías y repositorios de servicios puede ser aprovechado por ciberdelincuentes para distribuir «spam» o «malware» si no se revisa bien la fuente originaria.

«Estamos acostumbrados a apostar por dos compañías, Apple o Google, y asumimos que van a hacer un buen uso de los datos que custodian. Ahora un jugador con bastante peso como Huawei entra en escena, pero ¿por qué va a ser peor o mejor que el resto? La pregunta es ¿qué se va a hacer con esa información?», señala a este diario Lorenzo Martínez, experto en seguridad informática de Securízame.

«No tiene por qué pasar nada distinto a lo que sucede con Android. La diferencia es que las plataformas oficiales de Apple y Google están más probadas y tienen más posibilidades de ser parcheadas. Al tener más tiempo de vida pueden haber pulido problemas que han aparecido», añade este experto quien considera que, en principio, «no tiene por qué ser más inseguro que la versión de oficial de Android».

Para Eusebio Nieva, director técnico de la firma de seguridad Check Point, la nueva estrategia de Huawei presenta «un riesgo adicional que antes no existía y existe la probabilidad de ser engañados. Al añadir más factores de riesgo y de confusión, es un beneficio a la hora de ser atacados».

«Desde el punto de vista de la seguridad crea confusión, y si crea confusión alguien lo puede aprovechar para que, por ejemplo, aquellos usuarios que no tiene WhatsApp le lleguen correos para descargarse o instalarse la app que no es la correcta pero que contenga malware. Es mas probable que ocurra este tipo de ataques», matiza. Además, hay otro contexo: «a Google le ha costado mucho tiempo llegar a un nivel de seguridad; imagínate el tiempo que puede tardar Huawei en que no se le cuele malware». Nieva, en ese sentido, insiste en que se desconoce la seguridad de la tienda que va a albergar en sus nuevos móviles.

1418760742-kedB--1240x698@abc

Ocultas las respuesta a tus publicaciones, nueva funcionalidad de Twitter

Las redes sociales propiedad de Facebook, como Instagram, WhastApp o Twitter, viven inmersas en una revolución constante. Si recientemente la compañía de Mark Zuckerberg probaba a eliminar el contador de «likes» en Instagram, ahora se ha descolgado lanzando una actualización que, en este caso, afectará a la plataforma del pajárito. Y es que la compañía, después de haber realizado pruebas en Canadá, va a permitir que los usuarios de Twitter puedan ocultar las respuestas que reciben en sus publicaciones.

«(Durante las pruebas) la mayoría de personas ocultaron las respuestas que consideran irrelevantes, abusivas o ininteligibles. Aquellos que usaron la herramienta pensaron que era una forma útil de controlar lo que se ve», apuntan en el blog oficial de Twitter. Desde la red social se señala, a su vez, que esta nueva funcionalidad puede ayudar a mostrar a los usuarios cómo se debe utilizar la plataforma de forma correcta. De acuerdo con esto, afirman que el 27 por ciento de aquellos que vieron como sus mensajes habían acabado ocultos reconocieron que pensaban reflexionar sobre su forma de interactuar con terceros en la plataforma en el futuro.

De la mano de esta novedad, Twitter permitirá a aquellos usuarios que vayan a ocultar una respuesta bloquear la cuenta en la que se escribió directamente, así como silenciar los tuits que se envíen desde la misma, entre otras opciones. En estos momentos, la actualización se encuentra disponible para los residentes en Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, de acuerdo con los resultados, lo más probable es que llegue dentro de poco al resto del mundo.

twitter-2-kbJG--1240x698@abc