El próximo smartphone de Google, el Pixel 4, tendrá un sistema de control por gestos gracias a un sensor de movimiento ubicado en la parte superior de la pantalla, que también activa el sensor de reconocimiento facial para desbloquear el terminal. Así lo ha comunicado la empresa de Silicon Valley a través de su blog oficial.

El control por gestos en Pixel 4 estará basado en Soli, un radar de movimiento ubicado en la parte superior de la pantalla, que trabaja junto con un algoritmo para detectar pequeños movimientos alrededor del teléfono. Este sensor permitirá a los usuarios realizar acciones sin tener que tocar el dispositivo, como silenciar llamadas o saltar canciones, aunque, como señalan desde Google, las capacidades mejorarán con el tiempo.

Soli también trabaja en el sistema de reconocimiento facial para desbloquear el dispositivo. En concreto, y como explican desde la tecnológica, lo que hace es activar «proactivamente» los sensores de reconocimiento facial y, si estos sensores y el algoritmo que los acompaña identifican al usuario, desbloquea el Pixel 4 «en un solo movimiento».

A su vez, la información que recopila Soli se procesa en el propio dispositivo y «nunca se guarda o comparte con otros servicios de Google», de forma similar a la gestión que se realiza de los sensores de reconocimiento facial. Para garantizar la seguridad, Google emplea el chip Titan M para proteger la información a nivel de hardware.

Esta no es la primera vez que se emplea este tipo de tecnología en un teléfono inteligente. Samsung ya llevá algún tiempo tonteando con esa idea, como demuestra el recientemente lanzamiento la app One Hand Operation +, que permite controlar los dispositivos de la firma coreana usando gestos. También existen aplicaciones de terceros, como T Swipe Gestures, que permiten emplear un smartphone sin necesidad de interactuar con la pantalla.

pixel-4-krtH--1240x698@abc