Google quiere que las «cookies» de terceros queden obsoletas en dos años, y para ello ha anunciado que retirará de forma progresiva, por fases, el soporte en el navegador Chrome, el más utilizado del mundo.

La compañía cree que bloquear unilateralmente las «cookies» de terceros puede tener «consecuencias involuntarias que impacten negativamente tanto en los usuarios como el ecosistema web», en tanto que forman parte de un modelo de negocios de webs que dependen de anuncios. Por ello, retirará el soporte a las «cookies» de terceros por fases en Chrome.

En el blog corporativo explica que Chrome limitará el seguimiento inseguro de sitios cruzados a partir de febrero. Con esta medida, tratará las «cookies» que no tengan la etiqueta SameSite como cookies de origen mientras que exigirá que se las «cookies» para uso de terceras partes sean accesibles a través del protocolo HTTPS.

Esto, explican desde Google, «hará que las ‘cookies’ de terceros sean más seguras y den a los usuarios controles de ‘cookies’ más precisos». Por otra parte, la compañía también ha informado de que están desarrollando técnicas que detecten y mitiguen el rastreo encubierto con nuevas medidas «antihuellas», para evitar que se rastree al usuario a través de su huella digital. Estarán disponibles a finales de año.

1421556314-kiBG--620x349@abc