Amazon cambió, para siempre, la distribución de productos. La logística, y la implicación de la tecnología en sus grandes almacenes, ha sido la punta de lanza para llevar a Jeff Bezos, su fundador, a ser la persona más rica del planeta. El gigante estadounidense del comercio electrónico ha anunciado en un comunicado que repartirá comida y alimentos de manera gratuita a sus abonados a Prime, su programa de entrega rápida por suscripción.

La empresa con sede en Seattle (EE.UU.) aspira a que este nuevo servicio, que ha empezado a funcionar en Londres este martes, pueda dar servicio a todo el país para finales de año. El bloqueo del sector provocado por la crisis sanitaria del coronavirus Covid-19 ha impulsado la venta de alimentos por internet. Un negocio suculento con el que, ahora, quiere darle un gran bocado.

Para ello, Amazon ha añadido su línea Fresh (servicio de entrega de comestibles lanzado hace cuatro años) a su programa de suscripción Prime. De esta manera, repartirá desde carne, leche, yogurt, pescado, frutas, verduras o carne, así como otros alimentos perecederos o artículos para el hogar en periodos inferiores a dos horas para pedidos superiores a 40 libras (52 euros) y sin gastos de envío para los abonados. En la actualidad, el servicio ofrece alrededor de 10.000 productos frescos y alimentos congelados.

Con esta medida, la empresa pretende expandir rápidamente el negocio de entrega de comestibles. Un sector que ha aumentado un 14,6% en el último mes en comparación con el año anterior. Los clientes podrán, de esta manera, adquirir miles de artículos suministrados por la cadena de supermercados Booths and Whole Foods, así como una serie de proveedores de marcas comerciales como Pepsi o Danone.

La crisis sanitaria ha incentivado el interés por los comercios electrónicos. Las medidas de confinamiento y distanciamiento social ha provocado un aumento de las ventas por internet. La necesidad de completar su transformación digital ha asestado un duro golpe a empresas minoristas, que no han podido hacer frente a los pedidos online. La pandemia ha asentado, además, unos nuevos hábitos en los consumidores que, muy probablemente, se extenderán en los próximos años.

 

48309198-kVSC--620x349@abc