Archivos por Etiqueta: 5g

Cómo afecta la llegada del 5G a tu televisor y el TDT

Con el despliegue de las redes móviles de quinta generación los televisores deberán ajustarse a algunas exigencias y, entre otras cosas, resintonizar la TDT. La culpa la tiene la liberación del espectro entre694 y 790 MHz por la que discurrirá el 5G. Una medida que provocará, además, a cambiar receptores y amplificar, así como resintonizar los televisores. Eso sí, con algunas contrapartidas: aquellos que no ofrezcan una calidad de Alta Definición no podrán actualizarse.

Los televisores antiguos, por tanto, deberán retirarse porque se quedarán obsoletos en 2023, fecha prevista para adecuar el parque de televisores al nuevo formato audiovisual. La solución, por tanto, pasa por la resintonización de la central de recepción y antenas que se encuentra en cada edificio y al que se conectan cada vecino desde sus hogares. Para ello, habrá que ponerse en contacto con un técnico especializado y homologado perteneciente a la empresa instaladora con la que se tenga acuerdo.

En caso de que sea necesario realizar cambios en las antenas, el primer paso deberá darlo el presidente de la comunidad de vecinos dado que conlleva un gasto en torno a los 200 euros dependiendo de las condiciones e infraestructuras del edificio. Habrá que hacerlo antes del 31 de diciembre de 2019, aunque en marzo de 2020 es el momento en el que está previsto el apagado de la banda de 700 MHz.

Desde el televisor, y una vez que se requiera, habrá que resintonizar los canales. Es decir, buscarlos de nuevo y ordenarlos como sucediera en el anterior cambio de radiofrecuencias. Dependiendo del modelo que se disponga, lo esperable es que se haga de manera automática. Las teles recientes, sobre todo las que cuentan con sistemas de conectividad SmartTV, son muy fáciles de gestionar. Todo depende, en este sentido, del software que venga instalado. Lo más probable es que este tipo de televisores avisen a sus usuarios de que existe una actualización que instalar. Los receptores externos habrá que comprobar si son o no compatibles: deberán contar con DVB-T2 y emisiones en alta definición.

Por ejemplo, en televisores con sistema operativo WebOS, que emplean los televisores de LG, hay que acceder al menú de «Ajustes». Una vez dentro, pulsar en «Canales» y, u anales». Lo que hay que hacer es sintonizarlo de manera automática. Después, hay que seleccionar la fuente donde buscar, ya sea TDT, cable o satélite. En este caso, solo habrá que marcar «Solo digital para sintonizar sólo canales digitales».

En los televisores de Samsung la operación es similar: es necesario entrar en los «Ajustes», pasar por «Canales» y pulsar en «Ajuste automático” para iniciar la sintonización. Lo más probable es que para la TDT sea necesario seleccionar la opción «Digital y análogo». Desde Android TV, ecosistema que se encuentra disponible en numerosas marcas como Sony, los pasos son prácticamente idénticos: desde el mando a distancia hay que pulsar en el menú «Ajustes», entrar en «Configuración de canales/Configuración digital/Sintonización analógica automática». Cuando en la pantalla aparezca el mensaje «‘¿Desea iniciar la sintonización automática?» hay que aceptar después de elegir entre «Antena» o «cable».

58177134-kPh--1240x698@abc

Huawei seguirá sin poder implantar las redes 5G en Estados Unidos

El lío montado por Trump durante el G-20 a costa de la guerra comercial entre Estados Unidos y China sigue coleando. El presidente estadounidense anticipó el levantamiento del veto a Huawei, que teóricamente podrá seguir comprando componentes y productos a fabricantes del país, pero continuará sin poder implantar su tecnología de red 5G. Una medida que, además, se suma a la imposibilidad de comercializar servicios de telecomunicaciones en las instituciones públicas.

En una entrevista a la cadena «CNBC»,Peter Navarro, asesor comercial de la Casa Blanca, ha confirmado lo que ya se daba por hecho; que su Gobierno seguirá prohibiendo a Huawei la comercialización de las redes 5G, la quinta generación de redes móviles que están diseñadas para conectar todos los aparatos electrónicos. Desde Washington temen que la compañía emplee esta tecnología para espiar en servicio del Gobierno chino.

«Lo que hemos hecho es, básicamente, permitir la venta de procesadores a Huawei porque estos componentes no tienen ningún impacto sobre la seguridad nacional», añadió Navarro, al tiempo que insistió en la idea que la política de Huawei con respecto al 5G «no ha cambiado, eso no ocurrirá con Huawei en este país».

La Casa Blanca, además, echa un pulso a China; quiere que las compañías estadounidenses se adelanten a Huawei en la carrera por el despliegue de infraestructura 5G. La Unión Europea, por su parte, se ha mostrado favorable hasta la fecha de permitir el despliegue de tecnología de Huawei. Lo que se da por hecho es que la marca podrá seguir contando con Android como principal sistema operativo móvil, aunque varios informes apuntaban recientemente que ya había acelerado sus planes para sustituirlo por un ecosistema de creación propia. Google, empresa propietaria del software, todavía no se ha pronunciado al respecto.

1416856196-kO9E--1240x698@abc

¿Qué móviles en España, soportan la nueva red 5g?

Primera piedra para las nuevas redes móviles de quinta generación. Las llamadas 5G que, además de traer un notable incremento en la velocidad de los datos, ofrecerá una menor latencia, el tiempo de respuesta. Pero habrá numerosos servicios que se podrán beneficiar. También, como es obvio, los teléfonos móviles inteligentes, aunque por el momento no todos se podrán beneficar de la nueva tecnología.

Los teléfonos que comercializará son de la marca Samsung, LG y Xiaomi, no así Huawei, que, sin embargo, sí estará como proveedor, al igual que Samsung. Los españoles, en esta primera fase, podrán optar a solo tres terminales que soportan estas nuevas redes. Las compañías de telecomunicaciones irán desvelando poco a poco sus planes y tarifas, pero todo apunta a que se irán incrementado paulatinamente.

Una versión remozada del Galaxy S10

Los tres modelos son de la marca Samsung (Samsung Galaxy S10), una versión adaptada a 5G del buque insignia de la firma surcoreana que, en el resto de características, sigue siendo el mismo dispositivo a nivel estético, aunque con ciertas mejoras. Por ejemplo, el dispositivo viene con una memoria RAM. En el resto de especificaciones es muy similar, con cámaras de 12 megapíxeles, almacenamiento con versiones de 512 GB, pantallas de 6.7 pulgadas.

También la cámara es ligeramente diferente a la original dado que incorpora un lector de profundidad 3D diseñado para gestionar mejor la profundidad de las imágenes y, por ende, mejor adaptado a la tecnología de realidad aumentada. Así, en total son cuatro los sensores que incorpora. Está disponible por unos 1.080 euros y, según los planes con Vodafone, la primera compañía de telecomunicaciones en lanzar las redes 5G, es posible financiarlo a treinta y seis meses en cuotas de 29,99 euros al mes.

LG V50 ThinQ

También soporta en esta primera fase el 5G el LG V50 ThingQ, otro de los modelos más actuales de la firma surcoreana. Es un terminal original y distinto que incluye dos pantallas plegables que ofrece un buen rendimiento. Incorpora el último y más poderoso procesador de Qualcomm, el Snapdragon 855, que además de disponer de ocho núcleos e Inteligencia Artificial gracias a una NPU, o Unidad de Procesamiento Neuronal.

Su pantalla es de 6.4 pulgadas QHD+ OLED Full Vision en formato 19:6 y una resolución de 3.120 x 1.440 pulgadas (564 píxeles por pulgada). Sus dimensiones son de 159,2 x 76,1 x 8,3 mm y su peso de 183 gramos. Se trata, pues, de un teléfono muy fino, estilizado y elegante, que encaja perfectamente en la mano. Para conseguirlo es necesario contratar la tarifa que se queda en 24,99 euros mensuales en 36 meses.

Una adaptación del Xiaomi Mi Mix 3

El tercero en discordia -irán viniendo más- es el Xiaomi Mi Mix3, un potente dispositivo de pantalla de 6.39 pulgadas y resolución 2.340 x 1.080 píxeles que destaca especialmente por no tener ningún elemento en la cara frontal. La cámara frontal, de hecho, se oculta en una bandeja deslizable.

A nivel técnico, estamos ante una bestia con el chip Snapdragon 855 y 6 GB de memoria RAM. La cámara trasera, más pulida que otras versiones, incluye una doble lente de 12 megapíxeles cada una. Su precio es de 599 euros libre, aunque en la teleoperadora roja se puede conseugir por 19,99 euros al mes en 36 meses.

Se incluye un terminal de esta marca no así de Huawei, cuyos terminales no han sido certificados aún y que se incluirán una vez que no existan dudas sobre los mismos

Clipboard-0006-kRx--620x349@abc

Qué es el 6G; la próxima tecnología que aún no ha nacido pero ya se investiga

Samsung Electronics ha comenzado a investigar el 6G y se suma así a LG Electronics, ambas coreanas, en la carrera mundial por liderar las telecomunicaciones de nueva generación, cuando aún no se ha desplegado la tecnología 5G.

Samsung ha abierto un nuevo centro de investigación con el fin de desarrollar tecnología para redes móviles 6G, ha informado la agencia pública coreana « Yonhap», que cita una fuente de Samsung. El departamento de investigación y desarrollo de la firma, Samsung Research, ha incorporado recientemente un equipo de investigación para acelerar el desarrollo de soluciones y la estandarización de 6G, una tecnología que forma parte del plan de negocio a largo plazo de esta compañía, según las fuentes.

De este modo, Samsung, que lanzó en abril su primer teléfono inteligente 5G, se suma a LG Electronics, que el pasado enero se unió al Instituto de Ciencia y Tecnología Avanzado de Corea (Kaist) para abrir un centro de investigación 6G. El operador de móviles coreano KT firmó la semana pasada un acuerdo con la Universidad Nacional de Seul (SN8U) para colaborar en la investigación 6G, según esta agencia.

De esta forma, estas compañías coreanas comienzan a trabajar en la carrera por el 6G, una tecnología en la que EEUU y China también han dado sus primeros pasos. El vicepresidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Ingeniería en Informática, Fernando Suárez, ha opinado, en declaraciones a EFE, que las compañías intentan con estas iniciativas sentar las bases en una tecnología, en la que existe una «guerra comercial por ser los primeros y dar patentes» en un mercado en el que Huawei «se lleva la palma».

Posibles ventajas

Ha recordado que el 5G aún está en «fase de despliegue», que, por ejemplo, en España existen dos proyectos piloto, uno en Andalucía y otro en Galicia, y que el 6G tardará «varios años» en estar disponible.

Las ventajas del 6G, con respecto del 5G, se materializarán en una mayor velocidad, un menor tiempo de latencia, mayor capacidad para transmitir datos y menor consumo, ha explicado Suárez, al recordar otras ventajas serán la de requerir un menor número de antenas para un mayor territorio. «Al final, la G, de Generación, es la evolución de las comunicaciones inalámbricas», ha apuntado Suárez, quien ha recordado que «no hace demasiado tiempo estábamos hablando del 3G, que aún es la que funciona en muchas zonas»

Clipboard-kmdE--620x349@abc

El “Valle de los Datos” chino contra Silicon Valley

La nueva Guerra Fría entre Estados Unidos y China ya no es solo comercial, sino tecnológica. El veto de la Casa Blanca a Huawei, líder mundial en equipos de telecomunicaciones y a la vanguardia de la próxima generación de internet 5G, ha puesto de relieve el extraordinario avance de la tecnología china, pero también sus debilidades.

Han bastado las acusaciones de Washington, que sospecha que la compañía podría espiar para el autoritario régimen de Pekín, para sumirla en su peor crisis y amenazar su continuidad en el mercado extranjero, que ya genera más de la mitad de los 721.200 millones de yuanes (95.483 millones de euros) que ingresó el año pasado. La firma insiste en su carácter privado y asegura que pertenece a la mitad de sus 180.000 empleados. Pero el pasado militar de su fundador, Ren Zhengfei, y su pertenencia al Partido Comunista, así como la falta de información verificable al no cotizar en Bolsa, no ayudan a despejar las dudas. Además, como bien sabe cualquiera que haga negocios en China, el poder económico está supeditado al político incluso en el sector privado.

Debido al veto del presidente Trump alegando una supuesta amenaza a la seguridad nacional, las principales empresas tecnológicas estadounidenses, como Google, Intel o Qualcomm, se verán obligadas dentro de tres meses a dejar de suministrarle a Huawei sus microchips y programas, como el sistema operativo Android de sus móviles. Aunque China ha construido una «realidad paralela» en internet con sus propias aplicaciones y redes sociales, que censuran todos los contenidos sensibles para el régimen del Partido Comunista, sigue dependiendo de EE.UU. en ambos campos.

Con más de 400 compañías y decenas de políticos, empresarios y expertos, entre ellos el Nobel de Economía Paul Romer y el Turing de Ingeniería Whitfield Diffie, esta feria ha hecho especial hincapié en la necesidad que tiene la industria nacional de dotarse de tecnologías clave. «Junto a los microchips, China es dependiente de los sistemas operativos estadounidenses, monopolizados por Android y Apple en los móviles y por Microsoft en los ordenadores», admitía un investigador de un laboratorio de 5G, Fu Yong. Para librarse de esa dependencia, Huawei asegura haber desarrollado un sistema operativo propio para móviles y ordenadores, llamado Hongmeng, que quiere lanzar este año. Siempre que cumpla los requisitos básicos, en China no tendrá problemas para ganarse al público, pero le resultará más complicado en Occidente, donde imperan programas y redes sociales, como Gmail, Facebook, Twitter, Youtube o Instagram, bloqueados por Pekín.

Formada a través de los filtros que impone la «Gran Cibermuralla», dicha censura también ralentiza hasta extremos exasperantes el internet en China, sobre todo de portales extranjeros. Pero, por mucho que el 5G acelere diez veces la velocidad del 4G, Fu Yong reconoce que «no va a solucionar ese problema».

Como ha demostrado el veto a Huawei, que perderá el suministro de Intel, Qualcomm y otras grandes firmas internacionales, la industria china necesita fabricar sus propios microchips, vitales para el 5G. «El Gobierno no nos ha ordenado acelerar nuestras investigaciones, pero nos guía. Además, las empresas sabemos cómo funciona el mercado y lo necesitamos», explica el director general de Yaguang, una fábrica de chips y sensores para automóviles que lleva dos años tratando de desarrollar nuevos modelos para el 5G. Para seguir construyendo su «realidad paralela», China necesita sus propios microchips y un sistema operativo que no dependa de EE.UU., su rival en la Guerra Fría del siglo XXI.