Archivos por Etiqueta: 5g

Control total de los usuarios telefónicos para luchar contra el coronavirus

El ejemplo está en China, el origen del coronavirus Covid-19 que ha paralizado al planeta. Pero también en Singapur o Corea del Sur. Países en donde se han empleado, con óptimos resultados, los datos de movimiento de los ciudadanos para rastrear las infecciones. La detección precoz de los contagios, según los expertos, sigue siendo la primera arma contra el incremento de casos. Aunque se han dado algunos pasos, como un proyecto piloto en la Generalitat valenciana, todavía queda un estadio superior que se empieza a mirar con detenimiento: Europa.

La industria de la telefonía móvil ha empezado a explorar, según informa «The Guardian», la creación de un sistema global de intercambio de datos diseñado para rastrear a las personas en todo el mundo. La decisión está sobre la mesa, aunque la información aclara que las negociaciones se encuentran en una «fase inicial». Se trata, en cualquier caso, de una iniciativa que forma parte del esfuerzo conjunto entre empresas y autoridades sanitarias para frenar la propagación de Covid-19. Pero, también, puede plantear dudas en materia de privacidad y en reducción de derechos civiles. A diferencia de otros países asiáticos, en Europa la transferencia de datos está regida por el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que supone un marco legal garantista en favor del ciudadano.

Hasta el momento, la capacidad para rastrear datos anonimizados las redes de telefonía móvil en la lucha contra el Covid-19 se ha limitado a algunos pocos ensayos realizados por algunos países, que monitorizan la geolocalización dentro de sus fronteras para asegurarse de que están manteniendo la distancia social. Esto supondría dar un paso a nivel global. La decisión no se ha hecho oficial, aunque según la agencia Reuters Vodafone, Deutsche Telekom, Orange y otras cinco compañías de telecomunicaciones han acordado compartir datos de ubicación de móviles con la Comisión Europea (CE). En cambio, otras firmas, entre las que se incluyen Telefónica, Telecom Italia, Telenor, Telia, se reunieron con el comisario de industria de la UE, Thierry Breton. Según la información, los datos recopilados se eliminarán una vez que termine la crisis.

Pero ahí queda la duda principal. ¿Se convertirá en la norma? Desde la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) denuncian que la situación de emergencia sanitaria, que ha llevado a desarrollar iniciativas de tratamientos de datos, «no puede suponer una suspensión del derecho fundamental a la protección de datos» y que la normativa «no puede utilizarse para obstaculizar o limitar la efectividad de las medidas que adopten las autoridades competentes, especialmente las sanitarias, en la lucha contra la epidemia».

«En esta situación de emergencia, la GSMA y sus miembros están haciendo todo lo posible para ayudar a la lucha global contra Covid-19», señala en declaraciones a «The Guardian» Mats Granryd, director de la GSMA, organismo que representa a la industria. «Nos estamos involucrando para explorar soluciones viables de Big Data para luchar contra esta pandemia y cumplir con los principios de privacidad y ética». Recientemente trascendió que el gobierno de los Estados Unidos ha citado a Facebook, Google y otras compañías tecnológicas para intentar atajar la propagación de la epidemia utilizando los datos de ubicación de los «smartphones» de ciudadanos estadounidense. La iniciativa recogía que las autoridades sanitarias están interesadas en conocer datos agregados y anónimos que podrían ayudar a mapear la propagación del coronavirus.

 

1423637843-koGC--620x349@abc

La innovación abraza definitivamente a la revolución sexual

Hay que pensar en la moralidad estadounidense para entender las razones que llevaron hace un año a la principal feria de tecnología del mundo a retirar un premio a un juguete de estimulación femenina. Lo hicieron al considerarlo como inmoral y obsceno atendiendo a sus reglas de asistencia. El resultado fue una bomba que le explotó en la cara a los organizadores. Pero se convirtió en el detonante de que en esta edición del evento Consumer Electronic Show (CES) de Las Vegas se haya hecho un hueco, por primera vez en sus cincuenta años de historia, a la tecnología sexual.

La innovación ha abrazado, definitivamente, a la revolución sexual. El placer ha llamado a las puertas de un sector en el que se empiezan a gestar numerosos aparatos de todo tipo. Consoladores, vibradores y masturbadores se han abierto paso entre los más de 4.500 expositores del escaparate. Hasta diez firmas presentaron sus productos. Entre ellas, una iniciativa española, MyHixel, que desde Sevilla ha desarrollado un producto que promete mejorar la salud sexual masculina.

En pleno auge del «satisfyer», el juguete sexual que durante el pasado año fue éxito de ventas, el sector erótico ha subido aún más los vatios con la creación de productos destinados al placer. Todos ellos se han agolpado en una categoría más genérica, «salud y bienestar», en donde durante la feria se han podido conocer una multitud de servicios digitales preparados para monitorizar la actividad sexual de los usuarios o para la salud sexual. De hecho, esta edición contó con un 25 % más de expositores dentro de la categoría con respecto al año pasado, muchos de ellos centrados en aspectos como la detección de enfermedades, el cuidado de personas mayores y las alertas ante caídas o accidentes.

El objetivo de firmas como OhMiBod o Lovense es «normalizar» el uso de estos aparatos sexuales. Sin máscaras, sin pudor alguno. Mediante un software para dispositivos móviles los usuarios pueden establecer patrones de vibración o personalizar en remoto la intensidad. Otras propuestas en cambio, han tenido la picardía de desarrollar dispositivos más discretos que, como el caso de Crave, consiste en una serie de complementos en forma de joyas que incorporan motores de vibración. La idea -defiende la empresa- es presumir abiertamente de uso en público.

Al margen de estos inventos, el evento estadounidense ha arrojado aún más luz en las tendencias más calientes en el ámbito de la televisión. Esta temporada, en la que se empezarán las primeras emisiones con calidad 8K, los fabricantes han tirado la casa por la ventana para dar a conocer sus principales innovaciones. Una edición más, los televisores han tenido un gran protagonismo. Televisiones que se enrollan, pantallas que giran en vertical y un despliegue técnico a nivel visual han sido algunas de las novedades que fabricantes como Samsung, LG o Panasonic han revelado durante el evento.

Los robots domésticos también han tenido una gran relevancia en Las Vegas, en donde se han presentado algunas ideas curiosas como una máquina autónoma que transporta el papel higiénico directamente al baño a petición del usuario, asistentes digitales de marcas como Amazon o Google que aspiran a conquistar el hogar y los avances tecnológicos alrededor de las nuevas conexiones de redes móviles 5G fueron otras de las tendencias a seguir.

1421540661-U30835232952QaB--620x349@abc

Preparados para un 2020 de realidad extendida.

La realidad extendida, que engloba la realidad virtual, realidad aumentada y realidad mixta, ya no son novedad, y aunque fueron tendencia durante unos años, puede que la lentitud con la que han evolucionado haya desilusionado a muchos. Cuando Google lanzó Google Glass en el 2012, el mundo se imaginó con unas gafas de realidad aumentada caminando por la calle, algo que nunca llegó a ocurrir porque la tecnología no se encontraba todavía en ese punto.

Siete años después de Google Glass, la realidad virtual está viviendo un nuevo avance impulsado, tanto por la mejora de la potencia de los procesadores móviles, que cumpliendo la ley de Moore, en siete años son por lo menos 16 veces más potentes, como por el 5G y la computación distribuida.

Vamos a explicar un poco esto de la computación distribuida. Básicamente se trata de un ordenador remoto que hace el procesamiento más pesado de aplicaciones complejas, como videojuegos o entornos de realidad virtual que requieren de ordenadores muy potentes, y emite directamente sólo la imagen a otro dispositivo que actúa prácticamente de pantalla. De esa manera, se abaratan los costes, tamaño y consumo de energía del dispositivo en cuestión, y al mismo tiempo ganamos en calidad de imagen procesada por un ordenador. El 5G habilita que esta computación distribuida se haga realidad al ofrecer una conexión muy rápida y sin latencia entre dispositivo y ordenador.

¿Qué vamos a encontrar en los dispositivos que utilicen la plataforma de Qualcomm Snapdragon XR2 5G en el 2020? Una calidad de imagen en cada ojo de 3k y 120hz de refresco hasta ahora nunca vista, vital en las gafas de realidad extendida para evitar mareos y una mayor inmersión. Reproducción de video 8k, 60 FPS. También la capacidad de equipar 7 cámaras actuando de forma simultánea que actúan como sensores exteriores, dando información tanto del entorno, mapeándolo, como de las manos o los ojos del usuario de las gas. Y por supuesto, conectividad 5G que le otorga la el valor de realidad mixta auténtica, es decir, realidad aumentada en un contexto, y realidad virtual en otro. Snapdragon XR2 5G equipa además un procesador de visión computacional dedicado, y la inteligencia artificial incorporada ayudará al reconocimiento de imagen, y la posterior reconstrucción 3D de una escena.

2020 promete ser muy interesante en cuanto los dispositivos de nueva generación, como las gafas de Nreal que en tan sólo 88 gramos son capaces de crear una experiencia de realidad mixta muy sólida, o la posible propuesta de Niantic con un dispositivo de realidad extendida para Pokemon Go.

 

qualcomm-k8PE--620x349@abc

Esta será la aportación de las redes 5G a la industria

Más allá de la velocidad y la latencia, las redes móviles de quinta generación, las redes 5G, van a aportar mucho más de lo que se cree: representan una gran ocasión para dar la vuelta al completo al mundo industrial en años venideros. Sus grandes oportunidades pasan por lograr una mayor eficiencia y productividad en el trabajo del futuro. Un desafío al alcance de todos los negocios aunque con importantes matices: en 2019 se ha dado el pistoletazo de salida pero quedan grandes desafíos pendientes que rebajan la euforia inicial.

Las principales operadoras nacionales han empezado a desplegar las nuevas conexiones. Vodafone ha sido la primera en activarlas. En cuestión de meses, la mayoría habrán dado el salto a esta infraestructura orientada a conectar todo tipo de aparatos electrónicos. Se abre una nueva era para la economía. Para sacarle provecho será necesario hacer numerosos ajustes, adaptar nuevas tecnologías en el negocio, cambiar los procesos industriales… Y, por supuesto, desbloquear algunas frecuencias en las que que por ahora viajan los canales de la TDT. La banda de 700 megahercios (MHz) está todavía en el aire. El proceso de licitación por parte del Gobierno, conocido como segundo dividendo digital, dará comienzo el próximo año. Debe de ser antes de verano para atender a las exigencias de la Comisión Europea (CE). Y, con ello, se ha retrasado la inversión de innumerables proyectos empresariales.

En este año se ha puesto la primera piedra, pero todo apunta a que va a tener un gran recorrido: se estima que para 2025 esta tecnología representará el 15% de las conexiones móviles mundiales. Al margen de minucias técnicas, la industria en su conjunto se va a poder beneficiar de esta base tecnológica. Son muchas las oportunidades para transformar digitalmente la manera de fabricar bienes o prestar servicios. De primeras, creen los expertos consultados, va a suponer el final de las conexiones por cable y tener un mayor control de la producción.

Las empresas de telecomunicaciones han empezado a invertir alrededor de 160 mil millones de dólares cada año en la expansión y actualización de sus redes, recoge un informe de la GSMA, organización mundial de operadores móviles. El 5G contribuirá con unos 2,2 billones de dólares a la economía global en los próximos 15 años, con sectores clave como la industria, los servicios públicos, profesionales y financieros, que serán los más beneficiados por esta tecnología aún emergente que ha sido foco de conflicto entre las potencias estadounidense y china. Una lucha por el control tecnológico total en la que Europa se ha quedado rezagada. Para dentro de cuatro años se calcula que haya 1.500 millones de suscriptores.

De aquí a unos años, vaticinan los expertos, se habrán producido grandes avances al respecto introduciendo en las empresas sistemas más avanzados de robotización, más eficiencia en el procesamiento de los datos, la aparición del trabajo en remoto o el desarrollo del vehículo autónomo, ahorrando costes en desplazamientos. La era del 5G va a crear diferentes conexiones con diferentes características dependiendo de la demanda del dispositivo, permitiendo así, que cientos de máquinas se puedan conectar a internet de forma inalámbrica. Otro problema a resolver es la latencia, es decir, la velocidad de la respuesta de la conexión. En 4G no es lo suficientemente rápida como para soportar, por ejemplo, el coche autónomo con total seguridad. Para Luis Abad, director general de la consultora Altran, esta tecnología permitirá a la industria «desacoplar computación que se hacía de forma local en los objetos y máquinas de la misma y llevar la computación al extremo de la red».

«Tiene unos beneficios tremendos, pues permitirá, por ejemplo, que utilicemos gafas de realidad aumentada y de realidad virtual de bajo coste con prestaciones de gafas de alta gama. También permitirá que conduzcamos coches con prestaciones de info-entretenimiento y de seguridad similares a los de una marca Premium con el coste de uno de gama media» apunta. Asimismo, la interconexión de miles de objetos en tiempo casi real extenderá la gestión remota, automatizada o semiautomatizada de delicados procesos productivos y asistenciales.

Obstáculos

Los expertos creen que es necesario impulsar la adopción de estándares, identificar casos de uso, experimentar con las tecnologías y, sobre todo, desarrollar nuevos ecosistemas. Aunque España va en estos momentos en la locomotora; un informe del Observatorio Europeo de 5G lo sitúa como el país europeo donde hay en marcha más cantidad de proyectos piloto.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Enrique Porta, socio responsable de consumo de la consultora KPMG en España, es tajante: «Las empresas todavía no han alcanzado todo el potencial de la IA en la personalización de los servicios, en parte porque no hay inmediatez en la respuesta que dan a sus clientes. Estos procesos todavía necesitan tiempo de ejecución pero con el desarrollo del 5G, el internet de las cosas y otras soluciones tecnológicas que aporten velocidad al análisis de la información en tiempo real, las empresas serán capaces de mejorar su propuesta de valor».

El impacto en la economía va a ser asombroso. «Es preciso generar una nueva economía para paliar los puestos de trabajo que 5G destruirá, con una plan de formación que permita recolocar a todos los sectores afectados. En el pasado ya se han producido situaciones similares, y tenemos que estar preparados para que 5G suponga un gran impulso en España, y no vuelva a ser un tren que hemos perdido como país», añade Arturo Azcorra, director de IMDEA Networks y catedrático de la universidad Carlos III de Madrid.

A su juicio, los mayores obstáculos son la «desconfianza» a la tecnología, los bulos «indicando falsos efectos negativos para la salud», la ausencia de regulación en los sectores de aplicación de 5G como el coche autónomo, la sanidad personalizada o drones que impida su despegue o «la falta de visión de los sectores verticales para entender la amenaza y la oportunidad que supone en su negocio». Otros obstáculos son la lentitud para licenciar suficiente espectro y las dificultades para encontrar ubicaciones para la instalación de estaciones base adicionales.

 

57666244-kFEC--1240x698@abc

China ya empieza a desarrollar las redes 6G

El Ministerio de Ciencia y Tecnología de China anunció el establecimiento de un equipo de trabajo enfocado a investigar y desarrollar las redes de sexta generación (6G) tan solo unos días después del lanzamiento comercial del 5G en el país, informan hoy medios locales.

Por ahora, explicó el viceministro de la citada institución, Wang Xi, la investigación de la tecnología 6G «está todavía en la fase inicial de exploración», por lo que todavía no se han definido claramente los indicadores clave y sus escenarios de aplicación. El Ministerio también puso en marcha un grupo formado por 37 expertos de universidades, institutos de investigación y compañías tecnológicas para promover el desarrollo de esta tecnología y asesorar sobre las decisiones que las autoridades hayan de tomar al respecto.

Pese a estar todavía en su fase inicial, este hito marca oficialmente el pistoletazo de salida de la investigación y el desarrollo (I+D) del 6G en China, aunque en septiembre el fundador del gigante de las telecomunicaciones Huawei -empresa con más patentes relacionadas con el 5G a nivel mundial-, Ren Zhengfei, había revelado que su compañía ya estaba investigando el 6G.

Según informaron los medios chinos en noviembre del año pasado, la fecha prevista para el comienzo formal del I+D del 6G era 2020, y el año de comercialización marcado es 2030, aunque en este último comunicado del Ministerio ya no se hace alusión a objetivo alguno en términos temporales.

El 6G, según explicó entonces Su Xin, jefe del grupo de trabajo para el desarrollo del 5G dentro del Ministerio de Industria y Tecnologías de la Información, ampliaría la cobertura a altitudes aún mayores y ofrecería velocidades de transmisión de datos de hasta 1 terabyte por segundo, es decir, una velocidad diez veces más rápida que la que alcanza el 5G.

El pasado 1 de noviembre las operadoras telefónicas del gigante asiático comenzaron a ofrecer paquetes de internet móvil con redes 5G, con precios mensuales de entre 128 yuanes y 599 yuanes (entre 18,2 y 85,4 dólares, entre 16,5 y 77,2 euros) y velocidades de entre 500 megabytes por segundo y un gigabyte por segundo, superiores a las ofrecidas hasta ahora por las redes 4G.

 

Clipboard-kxTF--1240x698@abc