Archivos por Etiqueta: amazon

Amazon mete a Alexa en el mando de la televisión

Pequeño, minimalista, elegante y, por si fuera poco, práctico. Amazon quiere convertir a todo televisor existente en una televisión inteligente. Capaz de darle razones al usuario ma zambullirse en el maravilloso mundo de los contenidos multimedia. Uno de sus dispositivos más interesantes es la familia Fire Stick. Un pequeño «dongle» que recuerda a los «chromecast» de Google y que se conecta a un monitor o pantalla para ganar funcionalidades inteligentes.

No es una familia nueva, pero su renovación ha ganado mucho peso. Se trata del Fire Stick 4K, que como su nombre indica, permite ofrecer contenidos en calidad 4K, el estándar de imagen perseguido por la industria. Pero, además, se ha integrado el asistente digital Alexa al mando, con lo que los usuarios pueden controlar la televisión o, incluso, emparejarlo con otros aparatos domésticos de la gama Echo con simples instrucciones de voz.

El «gadget» da acceso a diferentes programas de televisión, servicios de streaming como Netflix y por supuesto Amazon Prime Video, así como consultar información de todo tipo a través de internet. No está disponible, por el momento, HBO. También funciona con Movistar Plus o el servicio a la carta Atresmedia o RTVE. La compañía estadounidense, que ha presentado el dispositivo en la feria IFA de Berlín (Alemania), ha adelantado además que se encuentra «en negociaciones» para llevar a su catálogo de servicios el próximo servicio de televisión Disney Plus.

La gran baza del aparato es, sin duda, el control remoto por voz a través del asistente Alexa. Permite no solamente buscar contenido sino también gestionarlo. «Alexa, reproduce el tercer capítulo de la primera temporada de “La Casa de Papel”». Este es un ejemplo de lo que es capaz de hacer el nuevo Fire Stick. Pero, a su vez, decirle con un lenguaje natural «Alexa, adelanta dos minutos el capítulo» o »Alexa, salta la introducción».

O ir directamente a buscar propuestas con frases como «Alexa, busca comedias» o «Alexa, busca películas a 4K». Por supuesto, como si se tratase de un altavoz inteligente, solicitar información del tiempo, el tráfico o consultar la cartelera: «Alexa, qué películas hay en cartelera». Información útil que poco a poco empieza a adentrarse en los hogares a través de la voz como el vehículo de consulta de internet. Datos que, sin embargo, han estado en cuestión en las últimas semanas por la posible recopilación por parte de las empresas del sector. La multinacional asegura el sistema operativo «recaba datos relativos al uso que haces del dispositivo y de sus características, como por ejemplo tu navegación en la pantalla de inicio», pero se puede eliminar el historial de consultas.

Todas las órdenes efectuadas se pueden realizar a través de simples comandos de voz, aunque la presencia de un mando convencional permite ajustar otros parámetros como el volumen. El dispositivo soporta, como es lógico, resoluciones Full HD y ofrece soporte a los sistemas Dolby Vision y HDR10+, pero está preparado para gestionar contenidos a calidad 4K, lo que supone un gran salto respecto a su antecesor. Esta nueva generación viene también precedida por una renovación de la interfaz de usuario, más limpiar e intuitiva, pensada para mejorar la experiencia.

 

07Dl3-KkRYq982vrBaErVg-kjmD--1240x698@abc

Los auriculares, gafas y anillos de Amazon, también llevarán a Alexa

En un acto dedicado al «hardware» en su sede central de Seattle (estado de Washington, EE.UU.), la compañía que dirige Jeff Bezos también reveló modelos actualizados de su gama de altavoces Echo, incluyendo una versión de gran tamaño con sonido envolvente Dolby Atmos. Quizá el producto que más ha llamado la atención de todos los presentados por Amazon este miércoles han sido los auriculares inalámbricos, bautizados como Echo Buds y llamados a competir con los populares AirPods de Apple, que en los últimos años se han alzado como los grandes dominadores de este segmento.

Los Echo Buds son de color negro, tienen un precio de 129 dólares (116 euros), tecnología de cancelación de ruido de Bose, llevan Alexa integrada de manera que basta con pedirles cosas como «Alexa, reproduce mi lista de música favorita» y, según Amazon, la autonomía de la batería es de cinco horas. Un elemento que despertó curiosidad por lo inesperado de su anuncio fue la montura para gafas, ya que recuerda a las fallidas gafas inteligentes de Google, las Google Glass, que pese a que causaron un gran revuelo en los meses previos a su salida al mercado, jamás llegaron a hacerse un hueco entre los usuarios.

Pese a las casi inevitables comparaciones, las gafas de Amazon no incluyen un aspecto fundamental de las desarrolladas por Google: la proyección contra la lente, de manera que el componente «inteligente» del modelo de Amazon se limita al asistente de voz y por tanto al poder interactuar verbalmente con ellas.

Pero si hubo un producto que realmente hizo levantar cejas en la presentación de este miércoles fue Echo Loop, un anillo negro con dos micrófonos y de apariencia similar a los relojes inteligentes que, entre otras cosas, permite interactuar con el teléfono móvil o con altavoces inteligentes.

El anillo tiene un precio de 129,99 dólares (117 euros) mientras que la montura para gafas, que pesa 31 gramos, cuesta 179,99 dólares (162 euros). Las novedades en cuanto a altavoces fueron más tradicionales y consistieron fundamentalmente en «puestas al día» de modelos antiguos, así como de Echo Studio, la versión más grande y de mayor calidad de toda la línea y que, según Amazon, «permite el sonido 3D».

En paralelo a los anuncios de «hardware», la compañía de Seattle reveló que Alexa dispondrá en las próximas semanas de la opción de que su voz suene como la del actor Samuel L. Jackson, así como de las de otros famosos en el futuro. Amazon indicó que la voz grave de Jackson estará disponible en inglés antes de que termine el año a un coste adicional de 99 centavos (90 céntimos), y que las de otros famosos llegarán en 2020 al mismo precio. La firma de Bezos indicó que replicar la voz de Jackson y el resto de famosos es posible gracias a la nueva tecnología también presentada este miércoles «Texto a Discurso Neuronal» que imita mejor la voz humana otorgándole «mayor emoción y expresividad».

Este año, Amazon celebró su «día grande» de Alexa en un momento en que los asistentes virtuales se han visto salpicados por la polémica, después de que a principios de julio la prensa belga publicara que personas contratadas por Google estaban escuchando algunas de las interacciones que los usuarios mantienen con Google Assistant.

A raíz de aquel caso, Amazon, Apple, Facebook y Microsoft reconocieron que también vienen haciendo prácticas similares desde el mismo momento en que se pusieron en funcionamiento sus servicios, algo conocido dentro del sector, pero que en muchas ocasiones no ha sido comunicadas de forma precisa o transparente al público.

Las empresas lo justifican alegando que, pese a los avances en aprendizaje automatizado e inteligencia artificial, las máquinas siguen sin ser perfectas y por tanto necesitan que de vez en cuando seres humanos comprueben que están funcionando correctamente y contribuyan a posibles mejoras del sistema.

amazon-frames-kooH--1240x698@abc

¿Se puede ser inmortal digitalmente y seguir hablando con tus seres queridos?

Más de 45.000 personas se han apuntado a un proyecto desarrollado por la empresa Enternime que busca desarrollar un nuevo sistema de inteligencia artificial que recopile la huella de una persona, como las memorias, historias, pensamientos y hasta su voz. El objetivo es crear un avatar digital con el que puedan interactuar sus seres queridos cuando ya hayan fallecido.

Eternime, empresa con sede legal en Rumanía, promete a sus usuarios «volverse virtualmente inmortales» en la forma de avatar virtual, y su objetivo según aseguran en su página web es «preservar la eternidad de las memorias, ideas, creaciones e historias de miles de millones de personas».

Este servicio cuenta ya con una versión en fase beta a la que es posible inscribirse, y a la que hasta el momento se han suscrito más de 45.000 personas con el fin de convertirse en avatares digitales.

La aplicación «recopila los pensamientos, las historias y los recuerdos, los conserva y crea un avatar inteligente» con el aspecto de alguien, de forma que después de su muerte el resto de personas puedan seguir accediendo a sus recuerdos «casi como si estuvieran hablando» con el fallecido.

Chats de voz

Según recoge «The Washington Post», Andrew Kaplan, un hombre de 78 años de California (Estados Unidos), está dispuesto a convertirse en el primer hombre digital gracias a la startup HereAfter, que nació de la mano de James Vlahos, junto a Sonia Talati, cuando, al enterarse que su padre sufría cáncer, decidió crear «Dadbot», un bot de conversación que permitía a Vlahos continuar interactuando con su padre después de muerto.

En la página web de la startup se explica que «crea ‘chatbots’ interactivos, que comparten historias oralmente para que su legado pueda continuar vivo», y que para su herramienta han optado exclusivamente por chats de voz.

El sistema que sigue se basa en grabar a través de la voz la historia de la vida de una persona y guardarla en la nube, para después utilizar la Inteligencia Artificial conversacional y las plataformas de voz computacional de Alexa, de Amazon. Luego es esto sirve «para compartir estas historias con los miembros de la familia y amigos», afirman en la web.

El usuario tendrá que hacer una pregunta, comentario o solicitud al avatar correspondiente y este le contestará con respuestas grabadas extraídas de «sus historias reales, canciones y dichos» con sus voces reales. Además, en el medio citado recogen que la compañía utilizará un sistema de suscripción mensual por el que los usuarios tendrán que pagar una cuota mensual para poder acceder a los ‘bots’ de sus seres queridos. Vhalos ha confirmado al medio que planea lanzar la aplicación de manera pública el año que viene. Los usuarios ya pueden solicitar el acceso a su versión beta desde la página web, para cuando esté disponible.

inteligencia-artificial-k4YC--1240x698@abc

El secreto tecnológico que levanta a dos tercios del Ibex

El término «cloud» es más que una palabra en inglés; es un espacio que quieren ocupar los gigantes de la tecnología como Microsoft, Oracle o Amazon que, con su división Web Services, ha consolidado una tecnología que, en estos momentos, ya tiene más de cultura de empresa que de avance. Muchas empresas de todos los sectores y numerosos servicios digitales que utilizan millones de personas se edifican sobre este poder invisible a ojos de las usuarios.

Las empresas son conscientes, en estos momentos, del valor de los servicios en la «nube»; rapidez, optimización, crecimiento, escalabilidad son algunos de sus calificativos para definir sus virtudes. Todas ellas se están transformando gracias a implementar esta tecnología, permitiéndoles inaugurar nuevas líneas de negocio y prestar mejores servicios a los clientes.

Hay una guerra comercial muy potente, que ha llevado incluso a Microsoft y a Oracle a darse la mano para competir contra Amazon. Todos ellos, además, han empezado a pelear para hacerse con el control de la «nube bélica» en Estados Unidos. Está en juego un contrato de 10.000 millones de dólares para potenciar el liderazgo de Washington. Un suculento premio que demuestra la importancia cada vez mayor de esta tecnología.

De Amazon se le conoce especialmente por su servicio de venta. De su apuesta por el entorno «retail». Pero es una empresa que está presente en infinidad de áreas y cuenta con importantes divisiones como Amazon Web Services. Una plataforma empresarial que construye la arquitectura por ejemplo de empresas tan potentes como Spotify, Wallapop, da soporte a grandes corporaciones como Cepsa o, incluso, ha permitido darle apoyo a instituciones públicas como el Ayuntamiento de Alcobendas (Madrid), que cuenta con más de 110.000 vecinos.

Cambio de paradigma

Y funciona como un tiro. En estos momentos tiene una valoración bursátil de más de 31.000 millones de dólares. Crece en torno al 41% en términos interanuales. En España su influencia es masiva: dos tercios de las empresas del IBEX 35 trabajan con esta tecnología. Un dato que refleja, una vez más, la importancia de apostar por estos servicios. «Hay un cambio de paradigma. No definiría cloud como una tecnología sino como una manera de consumir tecnología», considera en una entrevista para ABC Miguel Álava, director de Amazon Web Services (AWS) y un veterano en este negocio: lleva más de 23 años de trayectoria en tecnología de la información. Recientemente, la compañía celebró en Madrid una nueva edición del Summit, que contó con más de 6.000 asistentes.

«Bajo el modelo de “cloud” lo que hay es una democratización de la tecnología, ponerla al servicio de quien la consume»

A su juicio, la idea de los servicios y herramientas en la «nube» trasciende la barrera de lo puramente tecnológico para llegar hasta un plano más cultural. Es una filosofía, un cambio de paradigma y, por supuesto, una necesidad para todas las empresas que desean seguir creciendo. «Bajo el modelo de “cloud” lo que hay es una democratización de la tecnología, ponerla al servicio de quien la consume», valora.

Uno de los aspectos que suelen destacar los expertos es que la tecnología «cloud», permite ahorrar costes y agilizar procesos industriales. «Antes había una necesidad de equipos y recursos, de capital y de tiempo» para poner en marcha un proyecto de dimensiones globales donde los servicios informatizados estuvieran presentes. «Ahora todo eso se ha democratizado y se ha hecho accesible. Todo el mundo lo puede utilizar incluso desde una persona», subraya el directivo.

«No hay algoritmo de comprensión que sustituya la experiencia»

Pero, para ello, es necesario evangelizar y asumir dentro de las empresas que es importante pensar a años vista si se quiere ser competitivo. «La innovación permanente es absolutamente obligatorio para ser relevante», sostiene. «La gente de tecnología es consciente que la empresa debe pasar de ser un centro de coste a ser un centro de innovación», puntualiza Álava. Y deja claro una cosa: «Llevamos 13 años en el mercado, y estos años de existencia en un mercado nuevo es mucho. No hay algoritmo de comprensión que sustituya la experiencia».

La inversión global en transformación digital en 2019 alcanzará los 1,18 billones de dólares, según las estimaciones de la consultora IDC. Y España no quiere perder ese tren, a pesar que en muchas ocasiones existe una sensación de urgencia y nerviosismo en las empresas para dar el salto a la tecnología «cloud».

Para el directivo de Amazon Web Services, nuestro país está progresando adecuadamente. «En España tenemos una oportunidad enorme que estamos capitalizando la tecnología», dice. «Creo que un nivel de concienciación alto [en la empresa española] en cuanto a la importancia del cambio, primero, y en segundo lugar en la oportunidad del cambio. Es una oportunidad a nivel de economía y sociedad; no podemos competir a nivel de demografía, a nivel de economía, pero sí probablemente a nivel de creatividad e innovación. Es una oportunidad que no podemos dejar pasar».

 

46965073-kGxF--1240x698@abc

El gigante Google reconoce que escucha todo lo que hablas en casa

Los asistentes de voz están copando el mercado desde hace algún tiempo. Sin embargo, no queda del todo claro qué hacen con la información que se les da a diario. Si la semana pasada saltaba la noticia de que Alexa, el asistente de voz de Amazon, deja grabadas todas las órdenes que le da el usuario por un tiempo indefinido, ahora, gracias a la televisión belga «VRT News», el mundo ha podido saber que los contratistas de Google reciben los audios que graba su dispositivo doméstico, el altavoz inteligente Google Home. Algo que la empresa estadounidense ha reconocido, aunque señala que se trata únicamente del 0,2% de lo grabado.

La cadena belga accedió a un millar de conversaciones ajenas. El medio de comunicación hace hincapié en que, tras escuchar los clips de Google Home junto a la fuente que se los había facilitado, lograron averiguar dónde se encuentra el domicilio de varios holandeses y belgas que emplean esta tecnología. Incluso afirman, que, tras escuchar los audios, una pareja de Waasmunster (Bélgica) reconoció inmediatamente la voz de su hijo y de su nieto.

«Nos asociamos con expertos lingüistas de todo el mundo para mejorar la tecnología de voz transcribiendo un pequeño conjunto de palabras. Este trabajo es clave para desarrollar la tecnología que hace posible productos como el asistente de Google», señalan a ABC fuentes de la compañía estadounidense. Estas, a su vez, reconocen que «los expertos lingüistas solo revisan alrededor del 0,2% de todos los pequeños fragmentos de audio» a los que tienen acceso.

«Activaciones falsas»

La empresa afincada en Silicon Valley reconoció ayer a través del blog de la compañía las grabaciones. Sin embargo, a través de dicha publicación, que fue redactada por el jefe de producto de Google, David Monsees, se negó rotundamente que éstas se efectúen sin que el altavoz se encuentre en funcionamiento. A su vez, afirmaron que Google Home dispone de varias herramientas para evitar las «activaciones falsas», es decir, que el software interprete un sonido erróneamente como la palabra clave para activarse. Respecto al modus operandi de estos expertos en lenguaje, las fuentes que filtraron la información a «VRT News» sostienen que su función es la de anotar todas las grabaciones que llegan a sus manos. Así como los nombres y la edad que puedan tener los usuarios.

Esto es algo que choca con la presunción habitual de que las conversaciones entre un individuo y su asistente se encuentran dentro del ámbito más estrictamente privado. Lo que implica que, al menos sobre el papel, los únicos que «escuchan» al usuario son sus dispositivos inteligentes.

La empresa estadounidense, por su parte, prefirió detenerse en el lamento de que uno de sus expertos, refiriéndose a la fuente de «VRT News», haya filtrado datos sobre usuarios de Google Home: «Hemos conocido que uno de los revisores ha violado nuestras políticas de seguridad de datos al filtrar datos de audio. Nuestro equipos de seguridad y privacidad han sido activados, están investigando y tomarán medidas», han reconocido a este periódico. Al mismo tiempo, anuncian que van a realizar una revisión completa de sus dispositivos de seguridad «para evitar que conductas como ésta se vuelvan a repetir».

«Walkie-talkie»

Google no es la única que se ha visto afectada por una polémica de este tipo. Ayer Apple se vio forzada a suspender el sistema de «walkie-talkie» de su Apple Watch o reloj inteligente. Esta funcionalidad permitía enviar mensajes entre los «smartwach» de la compañía. Sin embargo, la empresa afincada en Cupertino localizó una vulnerabilidad grave en el sistema, la cual podría provocar que a través de este dispositivo se escuchasen las conversaciones de terceros. Apple ha explicado que encontró el problema después de que un usuario lo denunciase en su página web. El damnificado afirmaba que la opción «walkie-talkie» permitía escuchar desde el reloj, conversaciones que tuviesen lugar en el teléfono iPhone de otra persona. «Nos tomamos la seguridad y la privacidad de nuestros clientes con extrema seriedad. Hemos concluido que desactivar la aplicación era la decisión correcta, ya que este error de software podría permitir que alguien escuchase sin permiso el iPhone de otro cliente», indicó Apple en un comunicado. A su vez, la empresa de la manzana mordida ha querido tranquilizar a sus consumidores comunicándoles que restablecerían el servicio lo antes posible.

Alexa

Las vulnerabilidades de Google Home y del teléfono inteligente de Apple se conocen tan solo una semana después de que Amazon reconociese que su asistente de voz, Alexa, guarda de forma indefinida los comandos de voz de sus usuarios. «Mantenemos las grabaciones de voz y sus transcripciones hasta que el usuario decide eliminarlos», explicó el vicepresidente de Política Pública de Amazon, Brian Huseman, en una carta enviada al senador de EE.UU., Christopher Coon.

La empresa de Jeff Bezos se vio obligada a reconocerlo después de que, el pasado abril, saltase la noticia de que miles de empleados de la compañía escuchaban regularmente grabaciones de los usuarios de su Amazon Echo. Hasta los detenidos en la operación Oikos en España, contra el amaño del fútbol, hacían alusión (y así lo recoge el sumario) en sus conversaciones de que debían alejar el aparato de sus charlas, porque podrían cazarlos. Como así fue.

Respecto a Amazon, el medio especializado «Bloomberg» publicó que sus empleados llegan a escuchar hasta mil archivos de audio en turnos de nueve horas. Desveló que estos equipos se encuentran repartidos por todo el mundo; de EE.UU. a India, pasando por Costa Rica y Rumanía. Amazon justificó que sus equipos electrónicos cuentan con las medidas de privacidad más altas. «Sólo anotamos un número extremadamente pequeño de interacciones de un conjunto aleatorio de clientes para mejorar su experiencia. Y siempre después de haber utilizado la palabra de activación de un dispositivo», reconocieron fuentes de la compañía en un comunicado remitido a ABC.

google2343432234234-kw7B--1240x698@abc