Archivos por Etiqueta: android

El por qué de la multa de la Unión Europea a Google

La comisaria de competencia, Margrethe Vestager, ha anunciado el acuerdo de la Comisión Europea para imponer una multa de 4.340 millones de euros a Alphabet, la compañía matriz del gigante Google, por vulnerar las normas antimonopolio de la UE. Bruselas le reprocha un «grave comportamiento ilegal» por haber impuesto restricciones a los fabricantes de dispositivos Android y a los operadores de redes móviles para consolidar su posición dominante en los servicios de búsqueda en internet. Por ello le ha impuesto la multa más alta decretada hasta ahora en la historia de la UE.

A través de un comunicado, Google ha anunciado que recurrirá la decisión de la Comisión ante el Tribunal Europeo de Luxemburgo, porque, como es natural, no comparte el criterio en el que se basa la sanción. «Android ha creado más opciones para todo el mundo, no menos. Un ecosistema pujante, rápidas innovaciones y precios más bajos son distintivos clásicos de una fuerte competencia. Recurriremos la sentencia de la Comisión». Sundar Pichai, CEO de Google, publicó poco después un comentario en el que añade como argumento que «la decisión [de sancionar a su compañía] ignora el hecho que los móviles Android compiten con los teléfonos con iOS» de Apple y no son un monopolio. «Nos preocupa que la decisión va a alterar el cuidadoso equilibrio que habíamos alcanzado con Android, y envía una señal inquietante en favor de los sistemas patentados sobre las plataformas abiertas».

Al anunciar su decisión, la comisaria danesa no ha aclarado si para el objetivo de mejorar la competición en el sector sería mejor finalmente promover la división forzosa del gigante informático, ni ha dado indicaciones de lo que ha de hacer exactamente la compañía para cumplir con la legalidad, aparte de eliminar las restricciones legales que ha impuesto a los fabricantes de teléfonos móviles. El objetivo de la Comisión, según Vestager es defender su obligación legal como encargada de las reglas de competencia es la de hacer que los consumidores tengan la máxica capacidad de elección, los mejores precios e impedir que se cree una situación en la que el dominio de una compañía frene la innovación tecnológica. La decisión de la Comisión da a Google un plazo de 90 días para poner fin a las prácticas ilegales o de lo contrario podría volver a ser multado con hasta el 5 % del volumen de negocios mundial medio diario.

Tres tipos de restricciones

Según Vestager, «el asunto que nos ocupa se refiere a tres tipos de restricciones que ha impuesto Google a los fabricantes de dispositivos Android y a los operadores de redes para asegurarse de que el tráfico en los dispositivos Android se dirige al motor de búsqueda Google. De esta forma, Google ha utilizado Android como vehículo para consolidar el dominio de su motor de búsqueda. Estas prácticas han privado a sus competidores de la posibilidad de innovar y competir en función de sus méritos. Han impedido a los consumidores europeos beneficiarse de una competencia efectiva en un ámbito tan importante como el móvil. Esto es ilegal con arreglo a las normas de defensa de la competencia de la UE.».

El argumentario de la Comisión incluye el hecho de que Google ha obligado a los fabricantes de teléfonos móviles a preinstalar la aplicación Google Search y el navegador Chrome como condición para conceder la licencia para acceder a su tienda de aplicaciones, Play Store. También le reprocha que haya realizado pagos a determinados grandes fabricantes y operadores de redes móviles a condición de que preinstalaran exclusivamente la aplicación Google Search en sus dispositivos. También ha impedido a los fabricantes que deseaban preinstalar aplicaciones de Google vender teléfonos que utilicen otras versiones alternativas de Android no aprobadas por el gigante informático.

La decisión de imponer esta multa a Google se produce pocas horas después de que se haya anunciado que el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, viajará a Washington el próximo 25 este mes para reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Como se recordará, Trum calificó a la UE como «enemiga» de Estados Unidos en términos comerciales.

Es poco probable que una decisión de este tipo pase inadvertida en este momento de tensiones. La comisaria se ha limitado a decir que comparte los mismos valores con las agencias antimonopolios de Estados Unidos, a pesar de que estos no han llevado a cabo ninguna investigación contra Google y en Europa esta no es ni siquiera la primera y no es la única, ya que hay otra investigación en marcha sobre el motor de búsqueda.

goolge-kyJB--620x349@abc (1)

Llega por fin a WhatsApp una de las funciones más reclamadas por los grupos.

La situación es muy visual, pero ocurre con mucha frecuencia. Te meten en un grupo de WhatsApp del que es poco probable que te libres. Los grupos del colegio de tus hijos o los del trabajo. Sabes que tienes que estar aunque lo hagas a regañadientes. Sin embargo, más veces de las necesarias se interrumpe y se habla en un momento poco oportuno. Era una de las características más esperadas.

Bien, pues WhatsApp ha encontrado una solución a este problema. Un apaño a pesar que vaya a resultar algo embarazoso o, incluso, desmedido: silenciar a los miembros del grupo. Es una medida bruta que supone dar un golpe sobre la mesa. Imponerse al ruido que se produce a veces cuando el siempre graciosillo de turno comparte imágenes que no tocan o cambia de tema.

Con esta esperada función, WhatsApp permite a los administradores (solo a ellos) limitar la conversación para implantar un cierto orden al caos dialéctico que se genera en los grupos de esta popular aplicación de mensajes. De esta manera, el administrador ejercerá de árbitro y no tendrá que recurrir a la expulsión de un miembro cuando éste se pase de listo.

Para ello, hay que ir a «Información del grupo» y pulsar en «Configuración del grupo». Entonces, aquellos que no sean administradores podrán seguir leyendo los mensajes, pero no hablar. Para responder deberán hacerlo de manera privada al pulsar en «Mensaje para el administrador». Esto resulta especialmente útil cuando se prepara una reunión entre amigos o se organiza un regalo. Esta función se puede desactivar para volver a la normalidad. Sin embargo, puede generar cierta controversia entre los usuarios al considerar que le están censurando.

Otra de las novedades de WhatsApp es permitir notificar de manera más fácil a tus contactos el momento en que cambias de número de teléfono móvil. Para ello, hay que ir a «Configuración/Cuenta/Cambiar número» y seleccionar los contactos o chats a los que se quiere anunciar esta modificación.

48791776-knUB--620x349@abc

La esperada función de WhatsApp para saber si te están haciendo spam

WhatsApp, principal aplicación de mensajería instantánea, prepara de manera inminente una nueva función concebida, entre otras cosas, para combatir el envío de «spam». Una característica informativa que permitirá a los usuarios saber si uno de sus mensajes se ha reenviado por otro grupo o a otra persona.

La función, todavía en fase de pruebas, se ha estrenado en la versión preliminar del sistema operativo Android, según destacan medios especializados. Pero, como sucede con sus novedades, WhatsApp lo hará extensible también a otras plataformas como iOS, el sistema operativo de Apple.

Con esta próxima función, los usuarios ganarán un nuevo espacio de su privacidad. Cuando esté en marcha su funcionamiento será simple. Será, en realidad, automático, no será posible desactivarlo. En el momento en el que una persona pulse a «reenviar» un mensaje (generalmente, pulsando sobre el contenido para abrir el menú de opciones) se le advertirá que éste ha sido compartido a una o varias personas, aunque con ciertos matices.

Es decir, se intentará con ello parar las cadenas. Esta alerta afectará solo al contenido y no desvelará en ningún momento a los usuarios que compartan cadenas. En realidad, se advertirá al usuario de que no se trata del mensaje original. Una información que, pese a que no evitará que se sigan propagando «spam» y mensajes falsos, pero al menos se tendrá a mano algo de conocimiento a lo que atenerse. Máxime a que muchas empresas comerciales utilizan WhatsApp para dar a conocer sus productos y servicios, pero también ciertas organizaciones y usuarios «trolls» se aprovechan para intentar engañar.

1201545205-khkC--620x349@abc (1)

Android P e iOS 12; la lucha contra la adicción al móvil.

Aunque todavía se encuentran en fase de desarrollo, con lo que algunas de las funciones que se integrarán en la versión definitiva no están todavía disponibles, los principales sistemas operativos móviles, Android e iOS, ultiman su puesta a punto con todas las de la ley. En los últimos años, es cierto, se han empezado a asemejar el uno al otro cada vez más. No solo en lo estético, sino a nivel conceptual en donde se aprecian cómo uno se ha inspirado en su competencia para reforzar su ecosistema. Hay diferencias como la apuesta por la realidad aumentada de Apple y notables similitudes como las funciones para controlar el tiempo de uso.

Rendimiento y consumo

Bajo el capó tanto iOS 12 como Android P han apostado por apretar las tuercas y conseguir un mayor rendimiento. El objetivo de ambos es que su manejo sea más óptimo, independientemente del hardware. Apple, en este caso, y de cara a sacudirse las críticas, ha logrado exprimir al máximo su plataforma que podrá ser descargada incluso en los iPhone 5S, un terminal que salió a la venta en 2013. Extiendo este soporte es posible que se amplíe la vida útil de sus dispositivos.

Por su parte, Google ha prometido que la próxima versión de su sistema operativo vendrá con una mejora en el consumo de batería. Para ello, crearán una función llamada «Batería adaptativa», que hace uso del «aprendizaje automático» para que se prioricen los recursos del sistema y se enfoquen a las aplicaciones que más interesen a cada usuario. Eso, a priori, supondrá que se extienda algo la autonomía, aunque también dependerá del uso dado. La gestión de los recursos energéticos será, sin lugar a dudas, una constante, máxime a que la tecnología imperante en las baterías de iones de litio dificultan ampliar la duración de las mismas en estos momentos.

Notificaciones más intuitivas

Una de las pequeñas evoluciones necesarias (o demandadas por sus usuarios) de iOS 12 ha sido la agrupación de las notificaciones. Por fin. Una visualización que Android lo tenía mejor resuelto. Con esta versión, los usuarios las podrán consultar de una manera más intuitiva. En cuanto a Android P, esta plataforma busca la simplicidad, e introduce una nueva forma de navegar por la interfaz y programar avisos concretos.

Esta versión ha reubicado la barra de búsqueda, que aparecerá en la parte inferior. Al arrastrarla hacia arriba, bajo ella aparecerán las «apps» que forma parte de la predicción. Entre otras novedades, también habrá una característica configurable que degrada los colores hasta dejar la pantalla en gris, como una alerta de que es tarde.

El objetivo, por tanto, es priorizar una mejora de la visibilidad y las notificaciones. ¿De qué manera? Es cierto que conforme acumulamos aplicaciones también se acumulan alertas por doquier, muchas de ellas innecesarias y prescindibles. Aunque a nivel visual no supondrán importantes cambios, el sistema operativo permitirá mostrar conversaciones, adjuntar imágenes, añadir «stickers» o programar respuestas automáticas de una manera más ágil.

Contra la adicción

No se sabe si por casualidad o no, pero lo cierto es que ambas plataformas incorporarán varias funciones orientadas a controlar los tiempos de uso y establecer límites en su consumo. Una batalla aún sin iniciar por parte de las empresas tecnológicas, quienes han hecho negocio, en realidad, de generar entre los consumidores una necesidad. Ahora, sin embargo, parecen estar decididas a combatir la adicción al móvil. Al menos de cara al graderío.

En iOS 12, por ejemplo, los usuarios podrán consultar entre otras cosas el tiempo de uso del móvil y las «apps». Otra función que contribuirá a reducir esa posible adicción será «no molestar», mejorada para la ocasión. Con ella, se podrán desactivar las notificaciones y cortar algunas funciones durante el tiempo de descanso. Y, además, desde la función «Screen Time» también permitirá a los padres acceder al informe de actividad de sus hijos mediante «Compartir en Familia de iCloud» en sus dispositivos. Asimismo, Android P contará con una aplicación que monitoriza el tiempo que el usuario pasa en el móvil, y una opción para programar tiempos límites en aplicaciones.

Interfaz y adaptación al «notch»

A nivel visual, Android P ofrecerá una imagen limpia y austera, aunque no supondrá un cambio drástico con la actual versión. Además, se da el caso que dada la alta compatibilidad de numerosos fabricantes de teléfonos móviles el sistema operativo debe adaptarse no solo a cada tipo de terminal, sino a las diferentes capaz de personalización que los fabricantes incorporan. De ahí que algunas de las funciones sean distintas en función del modelo.

Pero, en este caso, y anticipándose a los movimientos que se están produciendo en el sector, Android será compatible con los móviles que incorporen una «pestaña» o «notch» en la parte superior de la pantalla. Una controvertida característica que se estrenó en el Essential Phone pero que Apple ha popularizado gracias al iPhone X. De ahí a que entre los cambios de esta versión beta se incluya la implantación de nuevas API para mejorar el soporte de pantallas con recortes («notch» o similares), notificaciones más útiles y estables, que ofrecen la posibilidad de mostrar conversaciones, adjuntar fotos o sugerir respuestas inteligentes.

Con iOS 12, Apple lo tiene más sencillo. De momento, solo en el iPhone X tiene esta «ceja» y no tiene que buscar soluciones para que la plataforma se adapte a otros tipos de dispositivos. Donde no se ha producido aparentemente ningún cambio más es a nivel estético, que queda prácticamente igual que iOS 11 con la salvedad de algunas nuevas aplicaciones como «shortcuts», un servicio por el cual los usuarios podrán programar atajos para interactuar con el asistente de voz Siri.

comparativa-kKdC--620x349@abc

Polémica con la app de La Liga….puede acceder al micrófono de nuestro dispositivo

Desde el pasado 25 de mayo el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD o GDPR por sus siglas en inglés) es de obligado cumplimiento para los países miembros de la Unión Europea. Un marco legal garantista para los ciudadanos y que ha permitido conocer más de cerca la forma en la que las empresas tratan los datos de los usuarios. Además de la avalancha, a veces innecesaria, de correos electrónicos informativos, la ley ha servido para destapar algunas prácticas al respecto como en el caso de la aplicación oficial de La Liga de fútbol profesional.

Según consta en sus términos de uso, la aplicación, disponible para los principales sistemas operativos iOS y Android, cuenta con una función opcional que, en caso de activarla, los usuarios dan permiso para acceder al micrófono y al sistema de geoposicionamiento del teléfono móvil, así como el nombre de la red de internet a la que está conectado. Una medida encaminada, según destaca el organismo del principal torneo de fútbol español, a «obtener información desde qué lugares se ven partidos de equipos que integran LaLiga y detectar posibles utilizaciones que infrinjan los derechos de propiedad intelectual de LaLiga por parte de establecimientos públicos».

Es decir, es posible «escuchar» de manera remota a través del sistema de audio de los terminales y dirimir si la retransmisión se está realizando a través de un domicilio privado o un establecimiento público, un bar o local de ocio. Estos últimos están contempladas otras tarifas especiales. «LaLiga podrá activar el micrófono de tu dispositivo para conocer si estás viendo partidos de fútbol de equipos. Esta información se utilizará para detectar fraudes», recogen las políticas de privacidad del campeonato.

«Cuando te descargues o actualices la aplicación, el sistema operativo de tu dispositivo móvil te solicitará a través de una ventana emergente que facilites tu consentimiento para que LaLiga pueda activar el micrófono de tu dispositivo móvil», añade el texto. Sólo si decides aceptarlo, el micrófono captará fragmentos de audio con el único objeto de poder conocer si estás viendo partidos de fútbol, defiende el organismo, que constata que el objetivo de esta recopilación de datos personales es «elaborar patrones estadísticos sobre consumo de fútbol» y «detectar explotaciones fraudulentas de las retransmisiones de los partidos».

LaLiga promete que sólo activará el micrófono del dispositivo móvil «en momentos en los que se estén disputando» partidos de competiciones de fútbol y «no accede a los fragmentos de audio captados», ya que estos se convierten de forma automática en un código binario en el propio dispositivo. La única información accesible, aseguran desde el organismo.

«Si este código coincide con un código previo de control, LaLiga podrá saber que estás viendo un partido determinado. Si no coincide, el código se elimina», añade el texto elaborado por el organismo. Aún así, los usuarios pueden revocar este consentimiento en cualquier momento desde su móvil a través de «Ajustes/Micrófono». «Si aceptas, la app de LaLiga hace uso de tu micro y geolocalización para detectar bares y cafeterías que emiten fútbol sin pagar la licencia correspondiente. Tratamientos de datos que convierten a tu móvil en chivato», denuncia a través de su perfil de Twitter Jorge Morell, jurista experto en derecho en internet y uno de los primeros en percatarse de esta situación.

Los derechos de terceros pueden ser afectados

La clave también se encuentra en que esta función es opcional, recuerda Sergio Carrasco, jurista experto en derecho digital de Fase Consulting, pero se «vende como una opción de colaborar» con La Liga. «Al final hay un tratamiento que difícilmente pasaría un análisis de proporcionalidad. Está bien que informen de la finalidad, pero ello no lo convierte de manera automática en un uso legítimo, por más que un usuario consienta a ello», explica. A su juicio, cree necesario ver las medidas de seguridad aplicadas a los archivos obtenidos, «por los derechos de terceros que pueden ser afectados». «Que el proceso sea automatizado (de manera similar a cómo trabaja Audible Magic en Youtube) no elimina los riesgos existentes, además de potenciales usos en la práctica más allá de los permitidos», valora.

A Esther Botella, abogada especializada en protección de datos y miembro, le preocupa que «nos estamos dándonos cuenta de esto» ahora gracias a la entrada en vigor del RGPD. «Antes no teníamos tan claro quién hacía este tipo de tratamientos». Esta opción le despierta, a su vez, cierta preocupación: «¿Qué ocurre con las voces de terceros? ¿Las recoge? ¿Las guarda? ¿Durante cuánto tiempo? Ahí me surgen sobre ese tratamiento. No sé si es del todo transparente».

laliga1-kdMD--620x349@abc