Archivos por Etiqueta: app

Se confirma el rumor : WhatsApp dejará borrar los mensajes enviados.

Como ya se había rumoreado,WhatsApp permitirá al fin no dejar rastro alguno en los chats de ese comentario erróneo o foto que no querías enviar a a tu madre sino a tu amigo. La popular aplicación de mensajería instantánea ha puesto ya en marcha la opción de eliminar los mensajes que quieras en la versión beta 2.17.184 para Android, por lo que llegará definitivamente a los usuarios próximamente.

Hasta ahora, sí se podía eliminar el mensaje enviado. Sin embargo, en realidad, no se borraba sino que simplemente desaparecía de tu terminal y el receptor recibía igualmente el mensaje. Es decir, se trata de una opción nada útil que ahora va a evolucionar y permitirá, al fin, borrar para poder subsanar los errores que tan habitualmente se cometen.

WhatsApp dejará muy pronto que los usuarios elimine los mensajes que hayan enviado por error, tanto de su terminal como en los «smartphones» de los receptores o receptor del mensaje. La versión beta que la compañía está testando para ponerla en marcha dentro de poco, y que aún está por ajustar, muestra las tres opciones que podrá elegir el usuario. Para ello, según adelanta @WABetaInfo, el usuario tendrá que seleccionar el texto y entonces se despliega una ventana que dice «¿Eliminar el mensaje?» con tres opciones a elegir: deshacer («recall»), cancelar («calcel») y eliminar («delete»):

Esta función solo será útil en los casos en los que el receptor no haya leído o visto el mensaje, ya sea un texto, foto, GIF, ubicación o vídeo. Además, solo se podrá borrar el mensaje en un lapso de tiempo concreto. Aunque WhatsApp no ha confirmado aún de cuántos minutos dispone el usuario, según @WABetaInfo serán 512 segundos, es decir, tendremos poco más de 8 minutos, y no dos, para solventar los errores

whatsapp-android-kfbG--620x349@abc

 

¿Cuál ha sido la verdadera causa del apagón mundial de WhatsApp?

Puede que los usuarios que se sumaron después de 2014 no lo recuerden. Pero WhatsApp, sobre todo en sus inicios, era como una escopeta de feria. Fallaba muy a menudo. Las caídas del servicio eran recurrentes. Día sí, día no se producían fallos técnicos que dejaban sin conexión a miles de personas. Se entendía por su filosofía «startup». Se comprendía. Y se perdonaba. Era una razón obvia al tratarse de una pequeña compañía que daba sus primeros pasos. Que sus servidores se colapsaran por las ingentes peticiones de nuevos usuarios y el procesamiento de las miles de conversaciones era asumible.

Todo cambió con su llegada a Facebook a pesar que tres días después de efectuar la compra se dio un batacazo. Bajo el paraguas de la multinacional americana, lo que era tan solo una mera pero prometedora aplicación de chat se empezó a mirar con lupa. No había justificación en caso de sufrir un desliz técnico. No se podía colgar ni siquiera diez minutos el servicio. Se hizo suya una de las grandes obsesiones de las compañías de internet, soportar el esfuerzo de la escalada internacional. Y durante todos estos años ese problema parecía haberse corregido al formar parte de uno de los mayores entramados de internet.

Actualización o colapso

Y la ocasión de volver a aquellos momentos de incertidumbre que sus seguidores se lo tomaban a risa se produjo ¿casualmente? este miércoles durante la presentación de los resultados de Facebook. Por el momento se desconocen las verdaderas causas del servicio, aunque se especula con la posibilidad de que la empresa esté probando algunas novedades dentro de la plataforma (la cuenta de @WABetaInfo advertía de una «increíble actualizción» próximamente) o, simplemente, un fallo (importante) en las infraestructuras técnicas de esta conocida aplicación que mueve más de 1.200 millones de usuarios

En opinión de Dave Anderson, experto en tecnología de la firma Dynatrace, una actualización de la aplicación que se encontraba en pruebas por parte de la compañía puede haber sido la culpable del fallo mundial. En declaraciones a la cadena BBC, Anderson ha recordado que WhatsApp suele enviar una nueva versión del servicio cada pocos días y es «posible que estén introduciendo códigos de programación nuevos cada hora para para prepararse para su lanzamiento». En opinión, «cada desarrollo [técnico] contempla riesgos y únicamente se necesita una línea de código errónea para que la aplicación y la aplicación fallará».

Tampoco ha trascendido la gravedad del asunto, pero el impacto ha sido mayor del que se creía; tuvo un alcance internacional y dejó sin servicio a millones de usuarios, principalmente de áreas de Europa y Brasil. En un comunicado remitido a este diario, la compañía norteamericana ha asumido este problema que se prolongó durante tres horas hasta pasada la medianoche del jueves en España: «Los usuarios en todo el mundo no pudieron acceder a WhatsApp durante unas horas, pero ya hemos solucionado el problema; pedimos disculpas por las molestias».

Los fallos de WhatsApp quedaron reflejados en el traslado de muchos de sus usuarios a otras plataformas, como su rival Telegram, o en los incesantes mensajes publicados en otras redes sociales como Facebook o Twitter, en donde manifestaban su malestar por no poder acceder al servicio. Afortunadamente, la caída de los servidores se produjo en España a unas horas (entre las 22 y 24 horas) en donde gran parte de los ciudadanos se encuentran a punto de irse a dormir, por lo que el efecto pudo ser menor.

Pero este episodio demuestra, una vez más, la excesiva adicción de este tipo de herramientas digitales en la comunicación actual. Tanto WhatsApp como Facebook han cambiado radicalmente la manera de interactuar entre las personas. Y lo ha hecho, principalmente, a través del empuje de su principal socio, el teléfono móvil inteligente. Sin embargo, y pese a los esfuerzos de la compañía americana en ofrecer alternativas para escritorio PC, WhatsApp sigue siendo, por su naturaleza, una «app». Es decir, un programa para el entorno móvil.

Tal es la adopción del servicio que, según los últimos datos del estudio anual de redes sociales elaborado por IAB Spain, los españoles consultan más de cinco horas a la semana (seis veces al día) WhatsApp, siendo la red social por excelencia en este territorio. Teniendo en cuenta que se estima que en España existen 22 millones de internautas, el total de usuarios es importante.

Facebook decidió en 2014 tirar de chequera y desembolsar, en una de las operaciones financieras más importantes de la historia, 13.800 millones de euros en adquirir una simple aplicación, WhatsApp. En su momento se tildó incluso de locura, pero con el tiempo se han podido observar las verdaderas intenciones de la compañía: borrar de un plumazo a la competencia y tomar los datos personales de millones de personas de todo el mundo.

Pese al tremendo gasto, la multinacional americana no dio de lado su otra aplicación de chat, Messenger, de la que convirtió en independiente de la red social original, potenciándola hasta lograr los 1.200 millones de usuarios registrados, unas cifras que igualan a la masa de WhatsApp. Es más, Facebook quiere potenciar su propia «app», que ha utilizado en muchos casos como fábrica de ideas y plataforma para el ensayo de futuros servicios.

La marca «WhatsApp», pese a su alta penetración en países europeos como España, no ha logrado arrastrar a los usuarios en EE.UU. Y eso es un problema, porque en este territorio esta «app» gestiona únicamente 20.5 millones de usuarios (el 16%), según datos de la consultora Statista, que apunta que en otros países, sin embargo, sí tiene una presencia mayor. El 55% de la población en Alemania utilizan WhatsApp. En Estados Unidos, las aplicaciones de mensajería móvil más populares son Facebook Messenger, Hangouts y Snapchat.

¿Acaso ha empezado Facebook a descuidar WhatsApp? ¿Importa cada vez menos? ¿Se ha convertido en una «app» de segunda división? David Marcus, máximo responsable del servicio, apuntaba a inicios de año en un comunicado algunas de las claves de su desarrollo y crecimiento de cara al futuro. «Messenger es tu sala de estar virtual», escribía. «Es su directorio global de personas y empresas», insistía. Ese interés se percibe en cómo la compañía ha enriquecido la plataforma con juegos, pegatinas, videollamadas, «chatbots», pagos móviles. Una «app» para todo. Y, además, con la posibilidad de obtener rentabilidad gracias a la publicidad, no como sucede en su «hermana».

Más recientemente sacó pecho de la evolución del servicio: «El pasado F8, abrimos la plataforma Messenger a la comunidad global de desarrolladores. Desde entonces, hemos escuchado y aprendido mucho, y estamos encantados de ver cómo se convierte en un canal próspero para que marcas, desarrolladores y consumidores puedan conectarse entre sí y con las cosas que les gustan. También hemos pasado los últimos doce meses enfocados en mejorar y lanzar productos y herramientas que nos ayuden a mantenernos en contacto».

1201545205-kUTH--620x349@abc

Las cinco nuevas funciones de WhatsApp que podrían cambiar las reglas del juego

Aunque Facebook, desde hace tiempo, ha puesto más esfuerzo en mejorar Messenger (y vaya si lo ha conseguido), WhatsApp sigue siendo la aplicación de mensajería más popular. Está en constante evolución, integrando nuevas funciones en sus actualizaciones y, para incentivar aún más uso, prepara una serie de novedades que pueden llegar próximamente en futuras versiones y que pueden revolucionar la plataforma.

Consultar la ubicación en tiempo real

O volverla, si cabe, algo confusa, quién sabe. La «app» tiene en mente varias novedades importantes, algunas de ellas ya se están probando entre un grupo de usuarios antes de ver la luz en las próximas semanas o meses. Una de las que más ha llamado la atención (para mal, sobre todo) es un sistema en fase de pruebas y que permitirá, en caso que se ponga finalmente en marcha, consultar en tiempo real la ubicación de una persona.

Afortunadamente, esta opción vendrá desactivada por defecto y, en teoría, está pensada para planificar rutas y reuniones en los grupos de amigos, aunque existen diversas dudas acerca de sus intromisiones en la privacidad de las personas. Se desconocen más detalles, pero en las primeras pruebas se ha observado que dispone de un tiempo limitado para la consulta, no sea que a uno se le olvide y, en fin, te pillen en un renuncio.

Borrar (de verdad) el mensaje enviado

 Otra de las novedades que prepara WhatsApp pero que todavía no se ha integrado de manera oficial es un sistema para borrar y eliminar completamente un mensaje enviado. Por ahora, el usuario emisor puede borrarlo, aunque éste no se elimina por completo, ya que el receptor sí puede consultarlo de igual forma. La idea que prueba la «app» y que podría llegar próximamente es lograr que el mensaje se pueda de verdad cancelar siempre y cuando no se haya leído.

Se trata de una opción que, sin duda, generará polémica, y más sabiendo que en las primeras pruebas del servicio se mandará una notificación avisando al receptor que se ha borrado un mensaje, con lo cual es posible que se generen discusiones acerca de la naturaleza de la conversación, sobre todo, en parejas en las que se miran con lupa muchas veces todo lo que uno hace.

Perfiles oficiales para empresas (¿publicidad?)

WhatsApp, pese a todo, no da un duro a Facebook. Tampoco es que cueste mucho dinero mantenerlo, pero el concepto en el que se basa la «app» no es muy rentable que digamos. Pese a que su fundador, Jan Koum, siempre ha defendido que la plataforma nunca tendría anuncios, en diversas pruebas y filtraciones han planteado un nuevo servicio que permitirá a las empresas darse de alta como usuarios verificados, al estilo de las cuentas oficiales de la red Twitter.

La compañía ha observado, sin duda, cómo cada vez más las empresas hacen uso del servicio como canal de comunicación entre empresa-cliente. Una oportunidad para sacar rentabilidad a esta tendencia. Estos perfiles oficiales podrán, también en caso que finalmente se ponga en marcha, mandar anuncios personalizados a los usuarios, según los primeros indicios.

Compartir álbumes de imágenes

Inspirándose en Instagram, WhatsApp prepara también la posibilidad de compartir un álbum de imágenes a los usuarios, de tal forma que se podrán agrupar por temáticas. Útil, por ejemplo, para aquellas situaciones en las que tu amigo-vecino-familiar de turno te pide las fotos de tu hijo recién nacido-viaje de novios-tu nuevo coche.

La idea es presentar hasta treinta imágenes dentro de un álbum, agilizando con ello el consumo de datos a la hora de transferir tantas imágenes. Esta opción, según los primeros indicios, también vendrá desactivada por defecto.

Mejores estados

WhatsApp puso en marcha hace un par de meses una opción de mensajería efímera inspirada (hay que reconocerlo) en Snapchat, la conocida aplicación de chat y filtros que ha obligado a reaccionar a Facebook gracias a la introducción de nuevos códigos. Y sí, aunque no han logrado el efecto deseado, la «app» prepara añadir nuevas características para incentivar su consumo.

Los Estados se mejorarán con más opciones como la posibilidad de añadir únicamente texto en lugar de imágenes y vídeos personalizados y con fecha de caducidad que se puede en la actualidad. Se trata de otra característica que forma parte de versiones actuales en pruebas. ¿Se potenciarán?

whatsapp-android-kfbG--620x349@abc

La pulsera que te avisa de tus mejores días para concebir

Los dispositivos «wearables» llevan tiempo entre nosotros, a pesar de que su categoría más destacada, los relojes inteligentes, no gozan de la popularidad que se esperaba. Aún así, existen muchas propuestas. Interesantes. Y que intentan aportar funciones útiles a sus propietarios. Por esta razón, hasta es posible tener a mano datos acerca del ciclo menstrual para hacer una estimación sobre los días fértiles de cada mujer.

Se trata de una pulsera de monitorización de la actividad creada por Ava, una firma suiza de productos electrónicos médicos, que ha anunciado la llegada al mercado español. Con ella se puede calcular, con un margen de error en torno al 5%, los días más propicios para ser madre. Es capaz de controlar el ciclo menstrual gracias a una serie de parámetros introducidos por la usuaria.

Según los responsables del proyecto, este dispositivo «wearable» ( 249 euros) está diseñado para «monitorizar, visualizar y comprender el ciclo menstrual en tiempo real», ya sea porque una mujer «desea quedarse embarazada» o «simplemente porque quiere entender mejor su cuerpo». Los parámetros monitorizados incluyen, entre otros, el pulso, la respiración, el sueño, la variabilidad de la frecuencia cardiaca, la temperatura corporal, la bioimpedancia (es decir, porcentaje de masa grasa y masa libre de grasa), para ofrecer métricas relacionadas con el ciclo menstrual.

La compañía asegura que el sistema puede comprender de qué manera afecta el ciclo a la salud de la persona gracias a funciones como el seguimiento de los síntomas, el análisis de tendencias, mostradas en una serie de gráficas desdes una aplicación para dispositivos móviles (iOS y Android) dado que la pulsera no dispone de pantalla. «El análisis de tendencias te permite ver cómo afecta tu ciclo menstrual a cómo te sientes durante el mes», señala la firma.

A la antigua usanza, la ovulación puede calcularse sumándole al primer día de regla 14 días, que representa la mitad del ciclo, pero los periodos de cada mujer son distintos y, en muchos casos, son irregulares en sus reglas. Presente en los mercados británico, alemán y austríaco, el sistema es capaz, según la firma, de detectar una media de 5,3 días fértiles por ciclo. Según explica Lea von Bidder, cofundadora de Ava, la compañía quiere mejorar sus algoritmos con el fin de monitorizar el embarazo. «Muchas mujeres no son conscientes de la información que su ciclo menstrual puede proporcionar sobre su salud general», aclara.

Además, la pulsera se puede utilizar también una vez que la persona se queda embarazada, ya que puede medir algunos parámetros como el estrés fisiológico, los patrones de sueño y salud cardiovascular, datos interesantes a tener en cuenta durante la gestación. El dispostiivo ha sido aprobado como un dispositivo médico Clase Uno por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA).

AVA_026_20160201-kZ1D--620x349@abc

Google Maps permitirá compartir la ubicación en tiempo real

Google ha anunciado la puesta en marcha de una nueva funcionalidad que sin duda será la peor pesadilla de los impuntuales. Y es que muy pronto, los usuarios de Google Maps en todo el mundo podrán compartir su ubicación en tiempo real con cualquier persona.

Sin necesidad de abandonar la «app», tanto en Android como iOS, los usuarios ya no tendrán que escribir por WhatsApp a sus amigos para informarles de que ya van de camino a la fiesta o que se retrasan gracias a la nueva funcionalidad.

En cualquiera dispositivo Android, iPhone, en la web móvil e incluso en un ordenador, cuando el usuario quiera informar a otro sobre el lugar en el que se encuentra, tan solo tendrá que abrir el menú que aparece en el lateral de la pantalla o dar un ligero toque en el punto azul que muestra dónde se encuentra. A continuación, tendrá que seleccionar «compartir ubicación» («share location») con quién quiera.

Se podrá compartir la ubicación en tiempo real con todos los contactos de Google. Según la compañía, para ello, el usuario tendrá que enviar a sus contactos un enlace a través de sus «apps» de mensajería favoritas. En el momento en el que comparta la ubicación (seleccionando la opción «Compartir el viaje»), el usuario será visto en Google Maps desde los dispositivos diferentes de cada miembro, mientras que él verá un icono sobre la brújula de su propio mapa para recordarle que está compartiendo su ubicación. Por supuesto, podrá dejar de compartir esta información en cualquier momento.

La acción finalizará automáticamente cuando el usuario haya llegado a tu destino.

maps-2-kSwB--620x349@abc