Archivos por Etiqueta: Apple

Así esta afectando el Coronavirus a la tecnología

Más de ochenta mil contagiados. Una cifra de muertos en torno a las 2.700 personas. Y una tasa de recuperación bastante alta: más de treinta mil infectados se han recuperado del envite del Covid-19, virus de origen chino que se ha popularizado con el nombre de coronavirus.

El temor a nuevos casos, sumado a los protocolos de actuación para contener la epidemia, ha contagiado a la economía mundial. También en el sector de la tecnología de consumo donde empiezan a notarse sus devastadores efectos en este trimestre. La paralización de parte de la producción amenaza con reducir el número de envíos de nuevos productos electrónicos. Muchos de ellos fabricados en China, epicentro del coronavirus.

Empieza a haber un gran temor a que sea un periodo negro que pase factura a sus finanzas. Se trata de una maquinaria que se ha acostumbrado a no pararse nunca. Cualquier tropiezo puede ser demoledor. Según estimaciones de la consultora TrendForce, los envíos de dispositivos electrónicos más vendidos, los «smartphones», se reducirá entre un 10,5%.

Una de las empresas que más va a notar esa incertidumbre es Apple, ya que muchos de sus productos se ensamblan en fábricas chinas como Foxconn o Pegatron. Ambas tuvieron que paralizar durante varios días su producción pero ahora han vuelto a la normalidad. Allí, de hecho, se está elaborando, según los analistas, un futuro iPhone más accesible que los últimos modelos lanzados en septiembre.

La firma estadounidense ha adelantado recientemente que la crisis del coronavirus va a hacer que no cumpla con las previsiones de ingresos de 67.000 millones de dólares para este trimestre. De igual manera, Microsoft también ha advertido a través de un comunicado no espera cumplir con sus planes de ingresos trimestrales para el segmento que incluye Windows, el sistema operativo para ordenadores más extendido del mundo. «Aunque vemos una fuerte demanda de Windows en línea de nuestras expectativas y la cadena de suministro está volviendo a las operaciones normales, estamos a un ritmo más lento de lo previsto», añaden las mismas fuentes.

En el caso de otros productos, como los relojes inteligentes, las consolas, los televisores y ordenadores, la caída puede estar entre el 4,5% y el 16%. Los diferentes dispositivos tendrán, sin embargo, un impacto muy diverso, pues se espera que los relojes inteligentes reduzcan su producción un 16%, según el informe. Los portátiles, por su parte, verán reducidos los envíos en un 12,3%, mientras que los altavoces inteligentes, una de las categorías que más ha crecido en el último año, caigan un 12,1%.

También ha empezado a causar estragos a la industria del ocio electrónico. Justo en su momento álgido; las principales empresas del sector, como Sony, preparan el salto a la nueva generación de consolas de sobremesa, que hará su debut a finales de año. Esta categoría espera reducir sus envíos en este trimestre en torno al 10,1%. Los televisores también van a experimentar una caída en sus envíos, aunque menos acentuada (4,5%). Es otro momento importante para el sector porque este año están previstos una cita marcada a fuego en el calendario, los Juegos Olímpicos. Tradicionalmente, un momento de holgadas ventas.

 

tech-U30835232952SaB--620x349@abc

¿De qué viven las empresas tecnológicas?

Existen multitud de modelos de negocio gracias a internet, pero la publicidad digital es, para muchas empresas del sector, su principal medio de subsistencia. Su motor financiero a pesar de hacerlo a espuertas de recabar los datos personales de sus usuarios. El célebre mantra de cuando un servicio es gratuito es porque tú eres el producto se lleva explotando desde hace dos décadas a nivel mundial. El problema: muchos consumidores aún desconocen de qué viven.

Aunque no es una novedad, el primer vagón del tren publicitario lo conducen tres empresas que operan a nivel mundial, Alphabet (Google), Facebook y, cada vez con más fuerza, Amazon. De hecho, el gigante del comercio electrónico estadounidense se ha convertido a su vez en el principal anunciante en internet del mundo. Se reparten el pastel. Entre los tres acumulan el 70% de los ingresos publicitarios en internet, según estadísticas de la consultora eMarketer. Un negocio demasiado suculento: datos recabados por la firma especializada Digiday advierte que de los 333.250 millones de dólares invertidos en publicidad a nivel global en 2019, 144.600 millones fueron a parar al bolsillo de estas empresas.

Aunque es un aumento menos pronunciado que otros años, según el informe de Tendencias de Publicidad Global de Warc, la inversión en publicidad en los motores de búsqueda aumentó un 9,6% el pasado año hasta generar unos 135.900 mil millones de dólares. Un escenario interesante porque, además, en 2019 se produjo el punto de inflexión que auguraban los analistas. Fue el primer año en que la publicidad online superó a la tradicional.

Muchas empresas con servicios digitales, entre ellos, los medios de comunicación, están también llegando a ese punto en sus finanzas internas. La actividad principal de las empresas tecnológicas conocidas como GAFAM -Google, Apple, Facebook, Amazon, Microsoft-, que en su mayoría está relacionada con algunos de los supuestos que recoge el nuevo gravamen europeo conocido como « Tasa Google», se dedica a la publicidad online o las plataformas de intermediación digital.

Facebook, a la sombra de las sanciones

En el caso de Facebook, la mayor red social del mundo, el 98,5% de sus ingresos provienen de los anuncios online. Razón de más para no intentar mediar en una nueva dimensión de su herramienta para evitar los llamados «anuncios falsos» que grupos compran para intentar manipular a los usuarios. A sus más de 2.500 millones de usuarios, que se dice pronto.

La multinacional estadounidense facturó en 2019 unos 70.697 millones en el cuarto trimestre, un 27% más que el año anterior, pero sus resultados cayeron debido a las multas por infracciones sobre la privacidad, su gran desafío desde hace cuatro años desde que saltara el escándalo de Cambridge Analytica. El menor crecimiento en un periodo desde que cotiza en bolsa (2012).

Alphabet, de las búsquedas a la «nube»

Bajo el paraguas de Alphabet se esconden varios tentáculos, uno de ellos, el principal motor de búsqueda del mundo que, para muchos usuarios, es sinónimo de internet. Aunque existen muchas otras alternativas, si de repente no se tuviera acceso a Google es muy posible que tuvieran que «aprender» cómo encontrar los resultados que quieren.

Pero, a su vez, el gigante de internet estadounidense cuenta con otros servicios de impresionante factura. YouTube, un canal de vídeos muy popular que genera por sí solo 15.000 millones de dólares anualmente, una tercera parte de lo que suma todo el sector de la televisión por cable en Estados Unidos. Según los datos recopilados por Statista, el 83,3% de sus ingresos provienen de la publicidad digital. Lo que quiere decir que cuantas más reproducciones y visualizaciones le entregan los usuarios, la máquina de hacer dinero se acelera.

De igual manera que en el último año la empresa ha puesto más el foco en las campañas SEM o publicidad pagada que aprovecha los resultados de búsqueda introducidos por sus usuarios. De ahí sus intenciones de eliminar las «cookies» de terceros porque, de esta manera, podrá controlar aún más el negocio de la publicidad digital. Una medida adoptada teóricamente diseñada para proteger a los usuarios pero que los analistas ya estiman que causar estragos en el reparto de la tarta publicitaria a largo plazo.

Durante 2019 obtuvo un beneficio neto de 34.343 millones de dólares, un 11,7% más que el año anterior, cuando logró 30.736 millones de dólares. En el mismo periodo, sus ingresos ascendieron a 161.857 millones de dólares, un incremento del 18,3 % con respecto a los 136.819 millones facturados en el ejercicio fiscal de 2018. El negocio del «cloud», de los servicios en la nube, logró unas ventas por valor de 8.920 millones.

Amazon, de los libros a la logística

Por su parte, es curiosa la evolución del gigante del comercio electrónico. Empezó vendiendo libros y se ha convertido en el mayor escaparate de productos del mundo. Aunque es el tercer jugador que más se está beneficiando de la publicidad digital, le firma con sede en Seattle tiene un gran músico de las tiendas online, que genera la mitad de sus ingresos anuales.

Su política, a diferencia de sus rivales dentro del sector de la innovación, es diversificar sus negocios y reinvertir parte de sus ganancias en la empresa en búsqueda de nuevos servicios. Así, por ejemplo, Amazon Web Services, su división en la nube, logró unos ingresos de 10.000 millones en el último trimestre de 2019, más de los 7.400 obtenidos en el mismo periodo de 2018. Durante todo el año, según su último balance trimestral, recoge que logró unos beneficios de 11.588 millones de dólares, un 15% más con respecto al año anterior. Su facturación ingresó unos 280.522 millones, un 20,45% más que los 232.887 millones facturados un año antes.

Apple, el rey de los productos

De Apple se ha dicho todo, pero también hay que valorar su apuesta por el negocio en la «nube» y los servicios. Lo que más crece en sus balances. Pero, por supuesto, su principal fuente de ingresos se encuentra en la venta de productos tecnológicos (82,2%), con el iPhone como la estrella del firmamento, que representa el 61% del total. En todo el ejercicio fiscal relativo a 2019, la firma de la manzana acumuló unos 260.174 millones de dólares, que cierra en septiembre, y que en este caso acabó un 7% por debajo del año anterior.

El primer trimestre del año ha sido espectacular. Apple ganó durante los tres primeros meses de su ejercicio fiscal de este año 22.236 millones de dólares, un 11,37% más que en el mismo período del año pasado, aupado por las ventas de teléfonos iPhone que han vuelto a resurgir. La multinacional de Cupertino se impuso a los pronósticos de los analistas y sorprendió con un aumento de ingresos del 7,6% en la categoría de teléfonos inteligentes, justo después de cerrar un año en el que las ventas del iPhone habían ido a la baja y habían surgido dudas sobre su crecimiento futuro.

 

ingresos-k8GI--620x349@abc

Se pone a prueba un brazalete que evita que te espíen los micrófonos de los smartphones

Científicos de la Universidad de Chicago (Estados Unidos) han diseñado un brazalete ultrasónico que impide que los dispositivos electrónicos, a través de los micrófonos que integran, espíen a los usuarios.

Los altavoces inteligentes y dispositivos como «smartphones» o relojes inteligentes integran micrófonos que, por defecto, recogen todo lo que dice el usuario, llegando incluso a guardar grabaciones de conversaciones personales. En este sentido, los investigadores consideran que es «crítico» el desarrollo de herramientas que «protejan a los usuarios contra el potencial compromiso o mal uso de los micrófonos en la era de los dispositivos inteligentes basados en la voz», como recoge la propia universidad.

El brazalete que han diseñado emplea ultrasonidos imperceptibles para el oído humano, pero que los micrófonos sí detectan y capturan, lo que produce, como explican los investigadores, una señal que interfiere en la grabación de la voz. El hecho de que sea un brazalete ayuda a salvar el problema de la direccionalidad de los micrófonos, es decir, aprovecha el movimiento natural del brazo y la mano de la persona para llegar incluso a los micrófonos ocultos.

Amazon, Apple y Google han tenido que explicar los procedimientos que siguen para mejorar la interacción de sus asistentes inteligentes, tras conocerse que emplean grabaciones reales de usuarios, en ocasiones incluso fragmentos de temas personales. Tras la preocupación surgida el pasado año por la privacidad de los datos de los usuarios, las tres copañías revisaron sus procedimientos e introdujeron cambios encaminados a dotar de mayor control sobre sus datos al usuario.

 

brazalete-k6sF--620x349@abc (1)

 

 

Francia multa a Apple por «ralentizar» sus iPhones

La Dirección General de Competencia, Consumo y Represión de Fraudes (DGCCRF) ha multado con 25 millones de euros a Apple por considerar que «ralentiza» deliberadamente sus teléfonos inteligentes iPhones al entender que el gigante de la tecnología «no advirtió a los consumidores» de esta posibilidad.

La sanción ( PDF, en francés), presentada el pasado viernes, se produce después de una serie de denuncias previas en donde se reclamaba que sus dispositivos móviles empezaban a fallar al cabo de un tiempo. En 2017 Apple confirmó que ralentizó algunos iPhones, pero dijo que solo lo hizo para «prolongar la vida útil» de los dispositivos. Una decisión que derivó en nuevas funcionalidades de software para informar al usuario del estado de salud de sus baterías.

El informe especifica que los técnicos han podido demostrar que los propietarios de iPhones no fueron informados de que las actualizaciones del sistema operativo iOS (10.2.1 y 11.2, lanzadas en 2018) «probablemente conduciría a un funcionamiento más lento de su dispositivo». Según la denuncia, varios consumidores presentaron una queja en la que se recogían sus sospechas de que «durante mucho tiempo» Apple desaceleró sus terminales más antiguos para «alentar a las personas a actualizarse» cuando se lanzaba un nuevo producto.

Como parte del acuerdo, el gigante de la tecnología debe mostrar un aviso en su sitio web en francés durante un mes al entender que «cometió el delito de práctica comercial engañosa por omisión». Para contrarrestarlo, la firma estadounidense incorporó un apartado en donde se informa al consumidor de la calidad de las baterías, fabricada a partir de iones de litio. Esta configuración solo se habilita cuando la batería comienza a degradarse y, desde entonces, el software ofrece información más clara sobre cuándo se ha activado la gestión del rendimiento.

«Me parece una multa muy elevada si no se ha probado que actuase de mala fe, para que los usuarios comparan una nueva versión del iPhone, sino sólo se sanciona una falta de información al usuario», apunta en declaraciones a este diario Borja Adsuara, experto en derecho digital. «Pero al mismo tiempo, la noticia habla de práctica comercial engañosa por omisión, y para engañar hay que tener intención de hacerlo», añade.

«No me parece el caso más flagrante de obsolescencia programada en el sector tecnológico y creo que habría que perseguir y prohibir estas prácticas, que son muy negativas no solo para los consumidores sino para el medio ambiente», sostiene este experto, al tiempo que añade que «el modelo de consumismo de “usar y tirar” en el sector electrónico, con cada vez menor plazo de sustitución, es insostenible».

 

1422248769-kyRE--620x349@abc

Alianza china, ¿para dejar de depender de Android?

La crisis de Huawei apenas ha tenido incidencia. La marca china, es cierto, ha caído en ventas en un mercado tan potente como España, pero en términos globales ha sorprendido consolidándose en la segunda plaza de los mayores vendedores. Y superando, además, al gigante Apple. Un escenario que puede provocar que otros fabricantes de tecnología china le sigan los pasos.

Esta medida estaría encaminada a deshacerse de la excesiva dependencia de Google, propietario y desarrollador del sistema operativo Android, el de mayor penetración del mundo. A día de hoy es algo complejo de entender, pero en China, por ejemplo, sus ciudadanos viven con «normalidad» la dificultad de acceder a los servicios digitales del gigante de la «G».

Para contrarrestar ese poder, los fabricantes «made in Spain» han unido sus fuerzas para crear la Global Developer Service Alliance (GDSA), una plataforma que pretende facilitar el trabajo a los desarrolladores de aplicaciones. Por el momento, cuenta con la participación de firmas chinas como Oppo, Vivo y Xiaomi. También sus tiendas digitales.

¿El dominio de Android está en peligro por un gigante asiático con el que no se contaba? Lo que está claro es que, dado el éxito inesperado de Huawei en su veto comercial, las empresas chinas se han empezado a rebelar contra Google. ¿Es una alternativa a la clásica Play Store? Algo que, por el momento, han negado las empresas implicadas según varios comunicado oficiales difundidos por Reuters.

Evidentemente, no todo cae del cielo y no es fácil de poner en marcha. Para ello, este nuevo organismo pretende ofrecer, según su presentación, servicios integrales a los desarrolladores, como la distribución, el apoyo al desarrollo y promoción de marca o monetización.

«Estos servicios ayudan a los desarrolladores a mejorar su conciencia de marca y a obtener una gran número usuarios de alta calidad y monetización de tráfico», señalan. De momento, va a funcionar como sistema para facilitar la descarga de aplicaciones por los desarrolladores a las respectivas tiendas de «apps» de Xiaomi, Oppo y Vivo «de forma simultánea».

Google, cuyos servicios están prohibidos en China, ganó alrededor de 8.800 millones de dólares a nivel mundial de Play Store en 2019, según fuentes de la consultora Sensor Tower. La compañía, a su vez, también vende contenidos como películas, libros y aplicaciones en Play Store, aunque cobra una comisión del 30%.

 

1415718155-kXJD--620x349@abc