Archivos por Etiqueta: Apple

Your Phone; la app para controlar el móvil desde la pantalla de tu ordenador.

Entre los múltiples lanzamientos de Microsoft en su última conferencia de desarrolladores (Build 2018) ha llamado especialmente la atención Your Phone, la aplicación de Windows 10 que permite conectar tu móvil al ordenador y gestionar desde ahí tus aplicaciones. Sin necesidad de desbloquear el terminal. El futuro de la convergencia ha llegado, aunque algo más tarde de lo previsto, ya que Windows 10 fue creado con esa visión en un principio.

El objetivo es que desde una única aplicación tengamos toda la información del móvil, si bien en un principio solo se podrán gestionar los mensajes de texto, las notificaciones y las fotografías, tal y como informó la compañía en su cita anual celebrada en Seattle. De momento, los afortunados en probar esta herramienta serán los integrantes de Windows Insiders, que podrán hacerlo ya desde esta misma semana. Y dará igual que su sistema operativo móvil sea Android o iOS, aunque habrá algunas diferencias.

Además, la aplicación permitirá añadir funciones de escritorio, como Timeline, que para el sistema operativo de Apple trabajará con Edge y, en el caso de Android, con Microsoft Launcher. Así, Microsoft parece haberse rendido a Google y Apple, y busca la sinergia entre ordenadores y móviles abriendo espacio a los competidores. En próximos capítulos veremos si Your Phone pasa desapercibida en el intento de la convergencia entre ambos dispositivos o realmente sienta precedente en el campo tecnológico.

your-phone-microsoft-ki1F--1240x698@abc

Disrupción tecnológica : la mayor revolución jamás conocida

«Muévete rápido y rompe cosas. A menos que estés rompiendo cosas no te estás moviendo lo suficientemente rápido» (Mark Zuckerberg, dueño de Facebook, febrero de 2012)

En 2013, dos científicos de la Universidad de Cambridge descubrieron que basándose en los «me gusta» de Facebook podían deducir el género del usuario con un 93% de acierto y su orientación sexual con un 80%. Dos años después, con solo 70 «me gusta» predecían la personalidad del navegante mejor que sus amigos y con 300 «likes», mejor que su propia pareja. El juguetón «me gusta» de Zuckerberg se había convertido en el perfecto abrelatas de la intimidad ajena.

Los dos científicos se apellidaban Kosinsky y Stillwell y eran colegas de Aleksandr Kogan, profesor ruso afincado en EE.UU., el hombre que ayudó a pasar a la firma londinense Cambridge Analytica los datos de 50 millones de usuarios de Facebook, un escándalo planetario destapado hace siete días por dos periódicos tradicionales, «The New York Times» y «The Observer». Los perfiles privados fueron utilizados subrepticiamente por la campaña electoral de Donald Trump. Antes, en 2012, Obama también se sirvió de las bases de datos de Facebook. Ejecutivos de Cambridge Analytica se han jactado en una grabación obtenida por la cadena británica Channel 4 de haber viciado así 200 procesos electorales, entre ellos el Brexit. Facebook, con una comunidad de 2.130 millones de seguidores, se ha desplomado en bolsa. Su fundador, Mark Zuckerberg, el quinto hombre más rico del mundo con solo 33 años, tendrá que comparecer en el Congreso de EE.UU. para explicar la filtración.

Jonathan Taplin tiene 70 años y es un viejo guerrero. En su juventud organizó conciertos para Dylan y George Harrison y hasta produjo una cinta de Scorsese. Hoy es profesor de Comunicación en la Universidad del Sur de California. El año pasado cobró eco tras publicar un durísimo alegato contra tres colosos de internet, Google, Amazon y Facebook, a los que acusó de minar la democraciay dañar a la cultura.

El título del ensayo parodiaba la cita más conocida de Zuckerberg, «Muévete rápido y rompe cosas». Aunque su tesis adolece de cierto tono conspirológico, merece ser escuchada: «Originariamente internet fue concebida como un medio descentralizado. Pero en los noventa, Jeff Bezos de Amazon; Larry Page de Google, y Peter Thiel, inversor en Facebook, llevaron al mundo su punto de vista libertario. Entendieron muy pronto que internet podía ser un ganador empresarial absoluto y se propusieron plasmarlo. Solo habría necesidad para un gran portal de comercio electrónico, Amazon; un gigante social, Facebook, y un único motor de búsqueda, Google. Pero eso ha sido muy malo para la cultura, los músicos, los artistas y la democracia». Taplin podría haber añadido a la prensa, la intimidad y la propia televisión generalista, mermada ya por Netflix y servicios online similares.

Beneficios asombrosos, impuestos pírricos

Hoy las cinco mayores empresas del mundo son gigantes digitales estadounidenses: el líder planetario es Apple (693.000 millones de euros de valor bursátil), seguido por Alphabet, la matriz de Google (552.000 millones) y Microsoft (470.000). Tras ellas, la tienda virtual Amazon y la red social Facebook. Son multinacionales de faz amable, que con sus ingeniosos servicios han mejorado la vida cotidiana de la humanidad y la han hecho más fácil y amena. Pero se han convertido de facto en monopolios y tal vez también en el caballo de Troya de una nueva forma de totalitarismo light. En el último foro de Davos, el viejo zorro George Soros recordó que Google y Facebook copan el 60% del mercado publicitario estadounidense, lo que deja exangüe a la prensa clásica, con los consiguientes daños para el pluralismo democrático y la calidad de la información.

Fiscalmente, esos titanes se sirven de alambicadas tapaderas que les permiten evitar de manera legal el pago de tributos a las haciendas nacionales. No es ningún secreto: «Las empresas deben pagar sus impuestos allí donde obtienen sus beneficios, aunque se llamen Amazon», se quejó Mariano Rajoy en el último Foro ABC. Este viernes, los primeros ministros de la UE estudiaron legislar al respecto. Dimas Gimeno, el presidente de El Corte Inglés, acaba de exigir también «reglas homogéneas» para «poder competir en igualdad de condiciones» con las multinacionales de comercio electrónico. «Lo que no puede ser es que nosotros paguemos impuestos cuando ellos no los pagan». Es una acusación cierta. En 2016, Google, Amazon, Facebook y Apple solo abonaron 20,3 millones en España por impuestos, y eso pese a haber aumentado su aportación respecto a ejercicios previos. Sin embargo no hay firma española de la parte alta del Ibex que baje de cifras de tres dígitos en tributos.

Jonathan Taplin concuerda: «Amazon ni siquiera paga impuestos por vender libros y eso ha expulsado a muchas librerías independientes y otras empresas. YouTube no respeta el copyright, toman obras ajenas sin pagar. Google dispone del 90% del mercado de búsquedas. Amazon, del 70% de las ventas de libros. Facebook y sus firmas Instagram y WhatsApp suponen el 75% del negocio de las redes sociales». Taplin ve como salida leyes antimonopolísticas, que restituyan la competencia, y también «una regulación con límites morales». Facebook es el mayor editor mundial de contenidos, pero Zuckerberg no se siente concernido por las leyes en defensa del honor que obligan al director de cualquier periódico de pueblo. Por las redes sociales de esas multinacionales campan todavía impunes contenidos de apología del terrorismo, violentos, o perniciosos y abusivos para la infancia, amén de las omnipresentes «fake news».

Historias de robots y tableros

Las compañías más ricas del mundo no solo esquivan a las haciendas nacionales, sino también la normativa laboral. Se calcula que en España hay cien mil falsos autónomos trabajando para esas multinacionales, empleados a los que no se les reconoce relación laboral estable, que operan bajo contratos de cero horas. A diferencia de cualquier pyme, las líderes del podio planetario están exentas de pagar la seguridad social de sus asalariados. Los emolumentos son muy bajos y las condiciones, de enorme exigencia. Amazon, en cuyos almacenes se controla hasta cuánto tardan los trabajadores en ir al baño, ha sufrido esta semana una huelga en Madrid por tales abusos.

Precarización laboral, evasión fiscal y también transformación de la faz clásica de las ciudades, donde sucumbe el comercio al uso, incapaz de competir con el electrónico. Muchas grandes compañías tradicionales, que se han lanzado al e-commerce bajo el siempre erróneo mantra de «tenemos que estar ahí» sufren con la venta por correodonde simplemente no les salen las cuentas.

El agresivo cerebro ruso Garry Kasparovde 54 años, y el menudo y suave surcoreano Lee Sedol tienen algo en común. Han sido los mejores del mundo en lo suyo, el ajedrez y el go, el milenario juego del que se dice que ofrece más combinaciones que átomos tiene el universo. Les une algo más: ambos han sido vapuleados por una máquina de Inteligencia Artificial. Kasparov se midió con Deep Blue de IBM en 1997. El humano empezó ganando, pero al final no pudo más. Él era más creativo, pero carecía de la constancia inmutable y la capacidad instantánea de cálculo de su oponente. Kasparov acaba de publicar un libro sobre aquella pelea desigual, «Deep Thinking». Curiosamente, el Ogro de Bakú, el mayor ajedrecista de la historia, parece haber hecho la paz con la IA. «La tecnología puede hacernos más humanos, al darnos más libertad para ser más creativos».

Lee Sedol, catorce veces campeón mundial de Go, lo barrió Go Deep Mind, un proyecto de IA de una filial de Alphabet. Las grandes tecnológicas auspician la investigación de vanguardia en Inteligencia Artificial. Google es pionera en el desarrollo del coche sin conductor, que es ya una realidad. ¿Inocua para la economía? Existe una vertiente positiva, porque la mayoría de los accidentes se deben a fallos humanos, pero otra inquietante: muchísimas familias viven del volante. Conducir es el primer medio de empleo en 29 de los 58 estados de EE.UU., un país con cinco millones de camioneros. Y habrá más sectores afectados: «Cualquier cosa que requiera menos de diez segundos de pensamiento podrá ser hecha por una IA», se escuchó en Davos.

Los apocalípticos auguran una destrucción masiva de empleos tradicionales, hasta un 57% en las naciones de la OCDE según los más pesimistas. Los más castigados serán los trabajadores de bajos salarios y escasa formación, que podrían formar legiones de «refugiados digitales», personas arrojadas a las cunetas de un progreso que enriquece de manera desproporcionada al 1% de plutócratas que ocupan la cima. Un título universitario y la alfabetización digital ayudarán a contar con un empleo. Los optimistas difieren. Creen que la revolución tecnológica generá nuevas profesiones y que acabará habiendo más trabajo, como ocurrió en saltos anteriores. Por su parte, los humanistas advierten que hay que ir pensando en instaurar una «renta básica universal» a costa de los increíbles beneficios de las tecnológicas para asistir socialmente a sus víctimas.

Prepárense para lo nunca visto

Noticias recientes. Famosas de Hollywood que clonan a sus mascotas. La Universidad de Berkeley crea la primera cerveza genéticamente modificada. Un taxi sin conductor de Uber atropella y mata a una mujer en Arizona. Nace el primer bebé con la nueva técnica de tres padres genéticos… Perdidos en debates añejos del siglo XX (el nacionalismo, el caudillismo populista), a veces pasamos por alto que estamos ya inmersos en la mayor revolución tecnológica de la historia, una gran disrupción que cambiará la faz de la humanidad.

El historiador israelí Yuval Noah Harari ha vendido millones de libros donde el argumento más provocador es que el Homo sapiens está a punto de dotarse de atributos que creíamos reservados a Dios. «La Biblia dice que Él creó animales y plantas según sus deseos, y nosotros estamos a punto de hacerlo también». Lo que más inquieta a Harari es que «la ingeniería genética y cibernética a disposición de una élite le permitirá crear seres súper humanos, con unas capacidades mejoradas que las clases más bajas no tendrán». Sería el fin de la lotería genética, que desde que existe el hombre permite que a veces un pobre pueda nacer mejor dotado física e intelectualmente que un rico.

La velocidad a la que se expanden los nuevos inventos aumenta de manera exponencial, cada vez más rápido. Un excelente informe de la Fundación Telefónica, que ha circulado por algunos de los más importantes despachos del mundo, recuerda que al teléfono fijo le costó 65 años llegar a cien millones de hogares, mientras que Facebook alcanzó esa cifra en solo cinco y «Pokémon Go» lo hizo ya en 25 días. Hoy existen en el mundo el doble de dispositivos móviles que habitantes. Aunque todavía 3.900 millones de personas carecen de acceso a internet, siete de cada diez entre el 20% de los más pobres del planeta poseen un teléfono móvil, a veces antes que agua potable.

El maravilloso cerebro humano es un almacén reducido, cuya capacidad sería equivalente a 40 vídeos de alta resolución por segundo, limitado además por un interfaz de habla que equivale a un ordenador de los años ochenta. Las máquinas nos están alcanzando. En 2015, por primera vez una logró superar el Test de Turing, haciéndose pasar con éxito por una persona. El año pasado, Facebook apagó un sistema de negociación creado con inteligencia artificial porque había ideado su propio idioma.

La máquina se había soltado la melena, al estilo del ordenador HAL en el «2001» de Kubrick y Arthur C. Clarke, una profecía rodada en 1968. En el arranque de este año, Alibaba, el «Amazon chino», y Microsoft han desarrollando formas de IA que han ido más allá que los humanos en comprensión lectora. A mitad de siglo se vaticina que un ordenador podrá escribir un best-seller (lo sentimos por Ildefonso Falcones y Dan Brown) y correrán también a cargo de todas las intervenciones quirúrgicas (lo siento por mi hermano el cirujano). Pero la gran fecha será 2060, momento en que se estima que la IA superará por vez primera a las personas y alcanzará «la singularidad». «Las máquinas estarían entonces en disposición de autoeditarse y evolucionar de manera exponencial», advierte el informe.

El móvil y las redes sociales forman ya parte de nuestra cotidianidad, como si siempre hubiesen acompañado al animal desvalido que hace 30.000 millones de años todavía sobrevivía como cazador recolector y que luego, gracias a su capacidad de anticipación, se convirtió en el rey de la creación y en un depredador en serie de otras especies. Las novedades se agolpan estos días: realidad aumentada y virtual, impresión en 3D, coches autónomos, drones, internet de las cosas, 5G, asistentes virtuales, robótica, IA, biotecnología, computación cuántica… «La inteligencia artificial puede suponer el fin de la raza humana», venía advirtiendo la voz también cibernética de Hawking en sus últimos días.

Elon Musk, el gurú de Tesla, no le va a la zaga: «Con la IA estamos invocando al diablo. Puede ser peor de las armas nucleares», una paradójica admonición viniendo de quien es pionero en su uso con sus automóviles autónomos. Desde la filosofía también llegan suspiros: «Los datos y las máquinas deben de estar al servicio de las personas, y no al revés. Una sierra mal utilizada también sirve para cortar cabezas», razona el penúltimo gurú de moda, Byung-Chul Han, el filósofo surcoreano afincado en Alemania, que preconiza un retorno -tal vez imposible- a lo auténtico: «Hoy estamos en red, pero no estamos unidos. La comunicación actual se basa en no escucharse».

Apocalípticos e integrados: ¿nos eliminarán las máquinas?

Pero quedarse solo con lo negativo es una mirada tuerta. La revolución tecnológica alargará la vida humana de manera sorprendente y eliminará enfermedades que hoy nos estremecen. Un programa de Harvard mostró que una IA detecta las células cancerígenas con un 92% de acierto, frente a un 96% de los patólogos. Pero cuando los oncólogos y la IA trabajan juntos, el éxito es del 99,5%. Hasta el propio Hariri se desmarca de las profecías apocalípticas a lo «Terminator»: «En cincuenta años ha habido un desarrollo extraordinario en la inteligencia de los ordenadores, pero un desarrollo cero en su conciencia. No hay ningún indicio de que se vayan a desarrollar en ese sentido».

En «2001, una odisea del espacio», «cuando el ordenador HAL se volvió engreído [el astronauta] Dave lo desenchufó con un destornillador y lo dejó cantando patéticamente la canción ‘‘Una bici para dos’’, recuerda irónico el psicólogo canadiense Steven Pinker en su ensayo «Ilustración Ahora», alabado por Bill Gates como «el mejor libro que he leído en mi vida». Pinker se ha convertido en el profeta del optimismo, el sabio que prueba con datos que «en contra de lo que se cree, el mundo va cada vez mejor».

A su juicio sobra histeria cuando se habla de la amenaza de la tecnología y las IA, un alarmismo que él denomina con sarcasmo el «Robotapocalipsis». «La falacia radica en que se confunde inteligencia con motivación». Explica que «incluso si inventásemos unos robots súper inteligentes, ¿por qué iban a querer esclavizar a los humanos y conquistar el mundo? La inteligencia es la habilidad de desarrollar nuevas maneras de lograr una meta. Pero eso no es lo mismo que querer algo». Para Pinker, el hecho de que las máquinas ya nos ganen al go, el ajedrez y los juegos online «no refleja una mejor comprensión de cómo funciona la inteligencia, sino solo la fuerza bruta de chips, algoritmos y data que permite que unos programas sean entrenados con millones de ejemplos y puedan generar unos nuevos similares».

Pinker, de todas formas, no está a su nivel cuando despeja el balón diciendo que «si quieres evitar una IA peligrosa, simplemente no la construyas». Su liviana frase soslaya el gran problema que late al fondo, tal vez el medular: la revolución tecnológica requiere un rearme moral, unas líneas rojas. La tecnología puede cambiar el mundo para bien. Pero si su lema es «todo vale»…

(PD: nada de todo lo que se acaba de relatar ocupa un solo minuto de debate de los partidos políticos españoles).

ia-k18D--1240x698@abc

Se inicia la transición : Apple planea abandonar a Intel como proveedor de chips para sus Mac en 2020

Transición sin dilación. Un punto de inflexión dentro de su estrategia para poder controlar una parte más de su proceso de fabricación. Apple planea emplear sus propios procesadores en los futuros ordenadores que comercialicen a partir de 2020. Una decisión que le llevará a romper definitivamente con uno de sus principales componentes hasta la fecha, Intel.

Según desvela «Bloomberg», el gigante de la tecnología ha tomado una decisión importante en su trayectoria empresarial. Reemplazar a Intel como principal proveedor de chips, uno de los componentes esenciales para el funcionamiento de los productos electrónicos. Como ya sucede en los dispositivos iPad o iPhone, Apple pretende diseñar y fabricar internamente sus procesadores. Este golpe sobre la mesa le permitirá, al menos, controlar todo el proceso de creación desde cero.

El proyecto, conocido por su nombre en clave Kalamata, aún se encuentra en los primeros compases de desarrollo, pero según los expertos permitirá a la compañía lograr que todos sus dispositivos funcionen de similar manera. Esta decisión, sin embargo, puede colocar en una posición delicada a Intel, que no tiene prácticamente presencia en el mundo móvil. En medio de los rumores originados este lunes, las acciones de Intel se desplomaron un 9.2%. Con su alianza con Apple, no solo aupó al éxito a la línea de ordenadores Mac (proporciona el 5% de los ingresos anuales, según los expertos), sino que también le situó como líder de la fabricación de componentes en el sector.

La utilización de sus propios procesadores en los Mac converitiría a Apple en el único fabricante de ordenadores en optar por esta estrategia en comparación con otros fabricantes como Dell, Lenovo, HP o Asus, que siguen dependiendo de Intel, cuestionada en los últimos meses por la crisis producida por los agujeros de seguridad Meltdown y Spectre. Los expertos, además, destacan que controlar el hardware y software producido en los Mac, como ya se produce en los iPhone o iPad, se traduciría en un mayor rendimiento e, incluso, extender la duración de la batería al permitirle a la compañía optimizar los recursos informáticos. Como parte de esta iniciativa, la compañía también está trabajando en un sistema llamado internamnete Marzipan para lograr que los Mac funcionen como los iPhones y, por tanto, ejecutar aplicaciones procedentes de un entorno móvil directamente en el ordenador.

Todo ello coincide con el anuncio de Intel de que su nuevo modelo de procesador, Intel Core i9, llegará también a dispositivos móviles. La 8ª generación de chips i9 forma parte de la nueva gama de productos móviles de «alto rendimiento», según la compañía, diseñados para proporcionar una mejor experiencia en juegos y creación de contenidos cuando el usuario se encuentra en desplazamiento.

 

4189852-kBIG-U302168551274pH-620x360@abc

Convertir el iPad en la tableta escolar es el nuevo reto de Apple

En un evento diferente centrado en educación, Apple aspira a mandar un mensaje de alcance global: el iPad es la mejor tableta para las escuelas. El de la educación es un territorio rentable que las empresas del sector de la tecnología no están dispuestas a ceder. Así, la multinacional norteamericana celebra este martes en Chicago una conferencia en la que todo apunta a que renovará su catálogo de iPads, entre ellos, una versión más accesible destinada a los alumnos.

El evento tendrá lugar en el centro educativo Lane Technical College Prep High School. Pese a los esfuerzos de la firma de la manzana en proteger el secreto, las informaciones que circulan por internet sugieren que se anunciarán nuevos productos de cara a competir contra Microsoft y Google en el entorno educativo. Uno de ellos será un iPad «barato», según revela «Bloomberg».

En los últimos años, los equipos basados en ChromeOS, un sistema operativo que trabaja en la «nube», ha venido ganando terreno, sobre todo por su accesibilidad en el mercado (por precios inferiores a trescientos euros). Así, la económica línea de ordenadores Chromebook ha llegado a acumular casi un 60% de cuota de mercado en las escuelas, seguido de los ordenadores con Windows (22%) y la combinación de tabletas basadas en iOS y portátiles Mac (un 18%), según datos de la consultora Futuresource.

Ese escenario ha motivado a que Apple se replantee su estrategia y opte, a priori, por un modelo considerado «barato». Con ello, el gigante de la tecnología reforzará su catálogo en dos direcciones: una tableta para un uso habitual y una de corte profesional, el iPad Pro, que viene alimentada por Apple Pencil, un accesorio en forma de lápiz óptico con el que ampliar sus funciones de diseño y edición.

Este anuncio coinciden con los rumores crecientes que apuntan a que Apple también renovará a lo largo del año el ordenador portátil MacBook Air después de varios años sin hacerlo. Un equipo con un precio inferior a los mil euros, aunque tracciona en un terreno aún inaccesible para estudiantes de secundaria. Los analistas dudan, sin embargo, que los nuevos iPad se comercialicen este mismo mes como viene siendo habitual.

Esta estrategia, a su vez, puede incentivar el consumo y recuperar el terreno perdido. El crecimiento del iPad en los últimos trimestres ha sido inferior a lo esperado después de acumular varios ciclos de desaceleración. De cara a mejorar la experiencia de uso, se espera que Apple además introduzca nuevas funciones adaptadas al aula y ampliar las opciones del software iOS. Entre ellas, la aplicación Classroom, que permite a los profesores a gestionar los dispositivos de la compañía asignados a los alumnos, así como iTunes U para administrar tareas, la herramienta para programar o iBooks.

Según los analistas, este anuncio estará destinado a atraer a los estudiantes y al mercado educativo, un negocio rentable en donde solo en España se estiman casi diez millones de potenciales usuarios de nuevas tecnologías. En 2017, según un informe de la consultora especializada Frost & Sullivan, el mercado global de la tecnología para educación generó 17.700 millones de dólares.

ipad-pro-9.7-apple-pencil-kTWH--420x236@abc-kw8H--420x236@abc

La crisis de los chips dispara de nuevo las dudas sobre la seguridad

Es el descubrimiento del mayor fallo informático de la industria de la computación moderna. Las vulnerabilidades conocidas como Meltdown Spectre que afectan a la mayoría de microprocesadores de los proveedores Intel, AMD y ARM ha desatado las dudas sobre la seguridad de los datos personales en millones de ordenadores y dispositivos móviles del mundo. Un día después del hallazgo, las grandes firmas tecnológicas han anunciado parches de actualización para reducir los riesgos en sus productos.

«No existe una solución única para este fallo de diseño y cada fabricante que incorpore estos productos debe desarrollar una protección», sostienen fuentes del Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe). Una de las primeras en reaccionar ha sido Intel, principal afectada por esta crisis mundial, al lanzar un parche de seguridad de urgencia, ya disponible para su instalación. Microsoft ha hecho lo propio y cuenta con actualizaciones para sus sistemas operativos Windows 7, Windows 8 y Windows 10, que solucionan parte del problema también en los navegadores Edge, anteriormente Internet Explorer. Otra de las firmas afectadas de manera colateral,Google, también ha confirmado que prepara una actualización para dispositivos Android, mientras que Apple ha asegurado que a partir del 9 enero se podrán descargar las nuevas versiones sus sus plataformas, iOS 11.2, macOS 10.13.2 y tvOS 11.2, que contarán con algunas protecciones necesarias para reducir la amenaza de una de las dos técnicas descubiertas, la bautizada como Meltdown, mientras que promete una actualización para el navegador Safari de cara a reducir el impacto de Spectre.

«Se tardará al menos una semana en lograr actualizar el 90% de equipos fabricados desde hace cinco años»

En cualquier caso, solventar esta inesperada crisis supondrá, además de un gasto multimillonario al sector por ahora incuantificable, exponer temporalmente a millones de máquinas aposibles riesgos, ya que se tardará al menos una semana en lograr actualizar el 90% de equipos fabricados desde hace cinco años, según las previsiones de Intel. Muchos suministradores de sistemas operativos y de nubes públicas, fabricantes de dispositivos y otras empresas del sector han indicado que ya han actualizado sus productos y servicios o, al menos, se encuentran trabajando en una respuesta.

Desde hace diez años

Por el momento, se desconoce si un ciberdelincuente o grupo ha podido aprovechar estas técnicas para realizar un ciberataque. Los fallos detectados ponen de relieve un problema que se desconocía y ha estado presente en la industria desde hace más de una década. Las vulnerabilidades halladas han desvelado un problema invisible: que el diseño de los microchips de los últimos años, un componente informático de vital importancia para el funcionamiento de los ordenadores, contenía un defecto.

La mayoría de chips fabricados desde finales de los años noventa incluyen un sistema denominado «ejecución especulativa», por el cual es el propio chip el que, de cara a optimizar recursos y mejorar su velocidad de procesamiento, anticipa y prevé ciertas acciones. En caso de que no se utilicen las instrucciones se guardan temporalmente en la memoria caché.

«Los expertos en seguridad informática creen que los parches de seguridad pueden ralentizar hasta en un 30% la velocidad de los equipo»

Por regla general, los programas y aplicaciones no tienen permisos para consultar los datos que se guardan en el «kernel» o núcleo del sistema operativo. Lo que han puesto de relieve estas técnicas es que es posible acceder a ese «cajón» y robar datos personales almacenados. «La peligrosidad de estas vulnerabilidades reside en que han conseguido acceso privilegiado a la memoria, tanto de lectura como de escritura, evadiendo todos los sistemas de seguridad», apunta Iván Lastra, responsable de ciberseguridad de la firma de servicios en la nube Vector ITC.

La solución se encuentra en las actualizaciones de los sistemas operativos que se encontrarán disponibles a través de los fabricantes de equipos, suministradores de sistemas operativos y otras empresas del sector. Sin embargo, los expertos en seguridad informática creen que los parches de seguridad pueden ralentizar hasta en un 30% la velocidad de los equipos. Fuentes de Intel han insistido que el impacto en el rendimiento de estas actualizaciones dependerá «en gran medida de la carga de trabajo» y que para el usuario medio de ordenadores «no debería ser importante y se minimizará con el tiempo».

Acceder a los datos

De hecho, el mayor impacto puede encontrarse en las empresas. Son muchos los proveedores «cloud» que proporcionan a sus clientes servicios compartidos con máquinas virtuales. En estos casos, sobre una misma máquina física se ejecutan un número determinado de máquinas virtuales y cada una de ellas puede pertenecer a clientes distintos. «En este escenario, ahora es posible que un atacante pudiera desarrollar un programa para acceder a los datos de otros clientes que se están ejecutando dentro de la misma máquina», señala Alfonso Franco, director general de la firma de seguridad All4sec. «Habrá que ver qué implicaciones tiene, sobre todo, en aquellos clientes que tienen servicios en modo pago por uso y que pueden ver necesario aumentar la capacidad y los costes que actualmente disponen».

1403615692-kvQH--620x349@abc