Archivos por Etiqueta: Apple

FlexiPai; el primer móvil flexible es ya una realidad

El sueño de los móviles flexibles ya es una realidad. Adelantándose a Samsung y Huawei, que también persiguen el mismo objetivo, la desconocida firma china Royole ha presentado este jueves FlexPai, un dispositivo de pantalla plegable que permite abrirse como un libro para alargarse hasta unas 7,8 pulgadas, un tamaño cercano al formato tableta.

Este primer teléfono de estas características, que llegará de manera oficial en diciembre al mercado norteamericano, marca una nueva senda en el sector. Desde hace varios años, uno de los desafíos más interesantes a los que se han enfrentado las marcas de tecnología ha sido lograr con éxito un sistema para doblar los paneles táctiles de los «smartphones» sin perder funcionalidades.

A medida que la industria ha venido agrandando el tamaño de los móviles, los problemas relativos a su transportabilidad se han incrementado. Hasta hace unos años era poco habitual que un dispositivo móvil superara las 5 pulgadas. Una de las soluciones recientes ha sido reducir en la medida de lo posible los marcos y bordes de los mismos, logrando así extender la superficie táctil pero conservando un tamaño más compacto.

Estirado, en cambio, es una tableta de unos 7.6 milímetros.Segun sus diseñadores, se puede doblar más de 200.000 veces antes de romperse. Sin poderlo comprobar todavía, el móvil a priori puede representar una nueva tendencia o, como ha sucedido en anteriores ocasiones, acumular fallos técnicos y caer en el olvido.

Con ello se ha adelantado al gigante surcoreano Samsung, que presentó por primera vez en 2008 un prototipo de teléfono flexible, y que se cree que presentará públicamente la próxima semana. También Apple ha patentado sus propias pantallas flexibles, así como LG, uno de los mayores productores de pantallas, o Huawei. Este FlexPai ejecuta una versión del sistema operativo Android ligeramente modificada para poder funcionar en dos formatos distintos.

A nivel técnico, el terminal cuenta con especificaciones bastante altas que, sobre el papel, pueden rivalizar con otros rivales. Dispone de doble cámara trasera de 16 y 20 megapixeles. El motor del dispositivo es el microchip Snapdragon 855, jalonado con 6 GB de RAM y hasta 128GB de almacenamiento. Hay una versión más avanzada de 8 GB de RAM con y 512GB de almacenamiento. Con clavija para auriculares y puerto USB-C, el móvil costará entre 8.999 y 12.999 yuanes (1.141 y 1.648 euros).

 

movil-plegable-kSDG--620x349@abc

Artillería pesada de Apple preparada para el 12 de septiembre.

Misma fecha del año pasado, pero en miércoles por la coincidiencia con un día muy señalado en la sociedad norteamericana. Apple ha confirmado de manera oficial que dará a conocer sus novedades el próximo 12 de septiembre. Será durante un evento organizado en su campus en California (EE.UU.) en donde todo apunta a que, si se sigue la tradición, se conocerán los nuevos modelos de su producto estrella, el iPhone.

Además de móviles, la firma tecnológica puede desvelar su artillería pesada en categoría. Lo que más fuerza tiene son los nuevos iPhone. Lo normal hubiera sido que, dado el hermetismo que rodea siempre a las presentaciones de Apple, todo el material se quedar en el cajón de los secretos. Una vez más, las filtraciones han tocado a la puerta y, en estos momentos, la mayoría de características y posibles diseños se han recorrido medio internet. En esta ocasión, las imágenes y los detalles se han escapado gracias al medio especializado en rumores «9to5mac».

Así, se espera que la compañía presente hasta tres modelos distintos diferenciados principalmente por tamaño del iPhone. Las pruebas sugieren incluso sus nombres, iPhone XS -sustituto del actual iPhone X-, iPhone XS Plus y un tercero en discordia en la misma línea de diseño casi sin bordes pero con otros acabados y componentes para reducir el precio.

Tres tamaños de iPhone

Se tratará de una secuela del modelo actual que conmemora el décimo aniversario con la pantalla tipo OLED de 5.8 pulgadas, pero lo más probable es que la versión más grande también apueste por estos paneles OLED aunque con 6.5 pulgadas. La versión más barata vendrá lo más seguro con una pantalla LCD de 6.1 pulgadas. Una tecnología de imagen ya perfeccionada y que puede reducir los costos en su fabricación.

Como es de esperar, todos ellos vendrán acompañados de mejoras técnicas y un rendimiento mayor a tenor los avances en ingeniería producidos. De lo que se duda también es si, finalmente, todos los dispositivos incorporarán la tecnología de reconocimiento facial FaceID estrenada en el iPhone X, pero dados los diseños casi sin bordes que han trascendido hace presuponer que así será. Y, por supuesto, estrenarán el nuevo sistema operativo móvil, iOS 12.

Un Apple Watch más fino

Otra de las novedades en su batería de propuestas para este año será el Apple Watch series 4, cuya principal novedad serán sus acabados, más finos y ligeros que sus predecesores y un mayor tamaño, según los primeros detalles desvelados por medios especializados que han logrado hacerse con las primeras imágenes. Ello afectará a la visualización, dado que esta nueva esfera de reloj será capaz de mostrar mucha más información que las caras actuales.

Con ello cumplirá algunas de las peticiones más demandadas por sus usuarios. En este dispositivo no se han filtrado demasiados detalles en los últimos meses, con lo que hace pensar que no incorporará tampoco grandes cambios a nivel técnico.

Un iPad Pro sin marcos

También se apunta a la posibilidad de que se presente un nuevo MacBook Air y una actualización del Mac Mini y actualizaciones para el iPad. Es más, se espera que Apple actualice sus modelos de iPad Pro con pantallas y funciones que imitan al iPhone X. Es decir, reducción de los marcos y posibilidad de desbloquearse por medio de FaceID. Algo que tendría sentido dada la estrategia de la compañía de hacer crecer y extender todas sus innovaciones al resto de productos una vez que se han asentado en el mercado.

iphone-X-kjJG--620x349@abc

El navegador de Google (Chrome) almacena más datos que Apple.

Es la era de la privacidad. De tener al menos presente los datos personales que dejamos voluntariamente en los servicios digitales que utilizamos a diario. Una contrapartida que hay que asumir si queremos seguir aprovechando sus virtudes. El nuevo marco legal europeo, que desde el 25 de mayo es de obligado cumplimiento por las empresas, ha dibujado un panorama atroz repleto de miedos e incertidumbres que los usuarios no habían reparado realmente. Este reglamento, sin embargo, ha puesto el foco en la privacidad con unos protocolos más garantistas, pero las grandes firmas tecnológicas son conscientes que, en muchos casos, la recopilación de información personal es parte de su negocio. [Gráfico elaborado por Statista]

Por fortuna, la mayoría de firmas del sector permiten consultar (y descargar en muchos casos) la información que guarda de nosotros. Los permisos es un arma al que aferrarse para evitar que acaben en menos ajenas, aunque ya se sabe: todo lo que está conectado a internet es susceptible de «hackearse». Según un estudio (PDF, en inglés) titulado «Google Data Collection», elaborado por el investigador Douglas C. Schmidt de la Universidad Vanderbilt, Google obtiene información sobre las actividades tanto online como en la vida real del usuario, «incluso cuando este no la comparte de forma intencionada» o «cuando el dispositivo se encuentra en modo reposo».

En opinión de este experto, el gigante de internet recopila más datos personales que su rival Apple, que suele sacar pecho de que la información no suele almacenarla en los servidores propios. Tanto el sistema operativo Android -ecosistema desarrollado por Google- como otros servicios como Chrome son «algunos de los instrumentos principales» que emplea la compañía para obtener datos. Y son muchos: nombre, localización, direcciones, historial de navegación, datos bancarios asociados.

Entre otros hallazgos de la investigación se encuentra que incluso los dispositivos Android inactivos (con el navegador Chrome activado en segundo plano) están ofreciendo datos. El terminal analizado comunicó información de ubicación 340 veces a lo largo de un período de 24 horas. Comparándolo con Safari (iOS), Google no podía recopilar datos «a menos que un usuario interactuara con el dispositivo».

También curioso resulta el hecho que Apple utilice los servidores de Google para almacenar datos en su servicio de almacenamiento en la nube iCloud, según consta en un documento oficial (PDF, en inglés) de la firma de la manzana. Una decisión, sin embargo, que no está reñida con la seguridad. El informe deja claro que toda la información del usuario está encriptada, desglosada en porciones y una clave especial, guardándose las claves y los metadatos de los archivos en la cuenta de iCloud del usuario.

grafico1-k1cD--620x349@abc

Aparecen problemas de rendimiento en los ordenadores MacBook Pro.

Apple ha lanzado una nueva actualización complementaria de su sistema operativo para ordenadores MacOS High Sierra que pretende solucionar los problemas de fiabilidadpresentes en los portátiles MacBook Pro de 2018 lanzados hace dos semanas.

La nueva actualización complementaria de MacOS, que ocupa 1,31 gigabytes, ya se encuentra disponible y Apple ha recomendado su instalación para todos los usuarios de sus portátiles MacBook Pro en su versión de 2018 con Touch Bar, como ha publicado la compañía en su sitio web de apoyo.

El parche de MacOS High Sierra 10.13.6 «mejora la estabilidad y la fiabilidad de los MacBook Pro con ordenadores Touch Bar», como ha explicado la compañía, que no ha proporcionado más detalles sobre el parche. Esta actualización llega tras los problemas de recalentamiento y descenso de velocidad que han experimentan los dispositivos MacBook Pro de 2018 lanzados hace dos semanas.

El problema de los MacBook Pro radica en el procesador Intel Core 9 que integran estos modelos, que se ralentiza cuando la temperatura interna aumenta durante procesos largos o exigentes. Este recalentamiento da lugar a velocidades de la CPU inferiores a las que ofrecen incluso los procesadores de la gama Intel Core 7, menos potente.

2018-macbook-pro-kQdD--620x349@abc

Guía para poder seguir la evolución del mercado de pagos móviles en España.

El de los pagos móviles es un fenómeno aparentemente imparable. Su facilidad de uso, su rapidez, su sistemas de seguridad son sus principales atributos para romper con lo establecido hasta la fecha en lo relativo a las compras. Un comodín que juegan los fabricantes de tecnología de consumo y las entidades bancarias.

Suena perogrullo pero lo tiene todo para triunfar en el futuro. Pero para su adopción masiva se está requiriendo de varios cambios estructurales como la sustitución de los terminales de pago que estén adaptados a esta función, la compatibilidad de la entidad bancaria y la accesibilidad de los servicios para realizar las transferencias. No hay que perder el norte, pero todavía quedan muchos aspectos que resolver.

Aún con esas, los usuarios tienen varias alternativas a seguir para empezar a hacer sus compras en comercios y grandes superficies con el dispositivo que no abandonan ni para ir al baño, el teléfono móvil.Hay tres grandes jugadores, Apple, Samsung y Google. Todos ellos han formalizado en los últimos años sendos acuerdos con las principales entidades bancarias en España a pesar que algunas de ellas también incluyen en sus aplicaciones funciones similares.

 

Apple Pay

Es una alternativas más robustas y que ha ganado poco a poco importancia. Pese a un inicio difuso en el que desembarcó en España con escasos acuerdos, el servicio de Apple cuenta en la actualidad con la posibilidad de agregar los datos de las tarjetas de crédito y débito de las principales compañías bancarias del país.

Una de las que se ha sumado recientemente ha sido BBVA, que dispone de su propia aplicación de pago y que hasta la fecha todo apuntaba a que iba a dar de lado a la firma de la manzana. Pero, finalmente, no ha sido así. Para usar la tarjeta desde el iPhone o, incluso, el Apple Watch hay que abrir una aplicación llamada Wallet que ya viene preinstalada en el dispositivo. Sirve, a su vez, para almacenar billetes y entradas.

Su funcionamiento es simple: para añadir la tarjeta para realizar pagos tan solo hay que escanear a través de la cámara del móvil la tarjeta, aunque también ofrece la posibilidad de introducir los datos de manera manual. Con ello lo que haremos es una especie de copia digital. Es posible que, pese a agregar la información, los usuarios deban activar algún tipo de permiso directamente desde el servicio de su propio banco o recibir la autorización de los mismos. Pero, en principio, si se completa la operación correctamente debería funcionar sin problemas.

¿Cómo se utiliza en el comercio para pagar? Bien, aquí está el quid de la cuestión. Todo este tipo de aplicaciones están concebidas para no sacar la tarjeta de la cartera y agilizar los plazos. Además, por norma general, prometen una alta seguridad dado que exige la autorización por medio de un pin o dato biométrico (generalmente la huella dactilar) para efectuar la compra. Para ello hay que recurrir a un terminal punto de venta (TPV) que tenga conectividad inalámbrica o «contactless». Y, por supuesto, que el móvil sea compatible con esta función gracias a que tiene un chip NFC incluido en muchos dispositivos móviles del mercado, sobre todo, entre los más avanzados.

La pregunta del millón: «¿Con qué bancos lo puedo utilizar?». Bien, pues con la mayoría que operan en España, con muchos servicios bancarios virtuales y en numerosos comercios, tiendas y plataformas de compras.