Archivos por Etiqueta: china

EEUU se plantea restringir es uso de TikTok y otras aplicaciones chinas

Más tensión en las relaciones entre Estados Unidos y China. El Gobierno de Trump estudia la restricción del uso de TikTok y otras aplicaciones chinas por considerar que Pekín utiliza estos servicios como un instrumento de vigilancia ciudadana y para distribuir propaganda del régimen.

En una entrevista para «Fox News», el secretario de Estado Mike Pompeo ha señalado directamente a empresas originarias en el país asiático de estar «cediendo información a los comunistas chinos». Sus comentarios se producen en medio de las crecientes tensiones entre EE.UU. y China, además del escrutinio sobre TikTok, empresa propiedad de Bytedance, que se ha convertido en el fenómeno digital del momento.

Pompeo señaló que «él y el presidente Trump se están tomando en serio» la posibilidad de limitar su uso entre los estadounidenses después de que la presentadora del programa, Laura Ingraham, recordara que India ha decidido prohibir la «app» y que otros países como Australia también están considerando hacerlo. «Nos estamos tomando esto muy en serio y lo estamos analizando. Hemos trabajado en este tema durante mucho tiempo, ya sea el problema de contar con la tecnología de Huawei», subrayó. «Con respecto a las aplicaciones chinas en los teléfonos, puedo asegurar que Estados Unidos también lo hará», avanzó.

«Es algo que estamos viendo», apuntó Pompeo, al tiempo que advirtió a los ciudadanos estadounidenses que sean prudentes al usar TikTok si no quieren que su información privada caiga «en manos del Partido Comunista Chino». Al Gobierno estadounidense le preocupa que la plataforma censure el contenido y que el régimen chino pueda acceder a datos sensibles. TikTok ha confirmado al medio especializado «Axios» que retirará su plataforma de las aplicaciones de Google y Apple en Hong Kong después de que las autoridades de Pekín aprobaran la semana pasada la nueva Ley de Seguridad Nacional.

A principios de este año, TikTok fichó a Kevin Mayer, máximo responsable del servicio de «streaming» de Disney, como nuevo consejero delegado de la red social, en una decisión que se ha interpretado como un respaldo a las autoridades competentes estadounidenses. Washington ha estado en una campaña contra las empresas tecnológicas chinas desde el año pasado. En el punto de mira está, sin embargo, Huawei, al que le acusa de ser un instrumento para espionaje y que los datos de los usuarios pueden verse comprometidos.

TikTok ha señalado en el pasado que los datos de los usuarios estadounidenses se almacenan en servidores de Estados Unidos, aunque se realiza una una copia de seguridad en Singapur. La compañía también ha garantizado que sus centros de datos están ubicados fuera de China y que no está sujeto a las leyes chinas.

 

tiktok-k3zB--620x349@abc

Se desactiva en Twitter una campaña del régimen chino qyue defendía su actuación en la gestión del COVID 19

China está, de nuevo, en el epicentro del debate sobre la influencia de las redes sociales en la sociedad. Hasta ahora, las empresas tecnológicas estadounidenses han sido cómplices de la censura del régimen chino, plegándose a sus intereses. Twitter, en cambio, ha decidido cortar por lo sano. En los últimos días ha desactivado más de 174.000 cuentas que, según la red de micromensajes, participaban en una campaña coordinada para promover discursos favorables a su gestión de la crisis del coronavirus Covid-19 y de las protestas prodemocracia de Hong Kong, entre otros temas.

Las cuentas se desactivaron en los primeros tres meses de 2020 y, según explica Twitter en un comunicado, la mayoría escribían mensajes en mandarín. Su objetivo era mejorar la imagen del gobierno liderado por el Partido Comunista Chino, principalmente en otras regiones de Asia. En total, se desactivaron unas 23.750 cuentas y 150.000 perfiles automatizados por «bots», que potenciaban el contenido por medio de sistemas de automatización. En agosto del pasado año se iniciaron las primeras investigaciones acerca del uso progubernamental de esta plataforma, que se incluye en la lista negra de los servicios bloqueados en el país.

Twitter defiende que las 23.750 cuentas eliminadas se detectaron rápidamente por medio de sus sistemas de revisión de contenido automatizados y no lograron gran relevancia. El informe concluye que, por lo general, eran perfiles con un escaso número de seguidores. Algo que también sucedía con las 150.000 cuentas encargadas de «amplificar» los mensajes. Los investigadores analizaron unos 348.608 «tuits» entre enero de 2018 y abril de 2020. Descubrieron que la mayoría de los mensajes se publicaron en horario comercial en Pekín en periodos comprendidos entre los lunes y viernes. El objetivo de sus actividades era influir en el debate social aprovechando los momentos de mayor actividad en la red social.

La gran mayoría de las cuentas (78,5%) no tenía seguidores, mientras que el 95% albergaba a una media de ocho seguidores, aunque esas cuentas tenían un alto nivel de compromiso entre sus seguidores. Las sospechas se iniciaron después de descubrir que el «modus operandi»: muchas de esas cuentas recibían «retuits» sin tener ningún seguidor. La investigación concreta que un total de 156 «tuits» de recibieron más de 50 «me gusta» y 26 «tuits» de perfiles sin seguidores recibieron más de 10 «retuits».

La compañía estadounidense ha insistido en que esta campaña de injerencia estuvo involucrada «en una variedad de actividades de manipulación» informativa. Propagaban sus mensajes en distintos idiomas chinos para amplificar el discurso y difundían opiniones favorables al Partido Comunista de China, mientras «continuaban promoviendo otras narrativas sobre la política en Hong Kong», denuncia la empresa.

La red social explica que ha hallado vínculos entre esta operación y otra llevada a cabo también por el Gobierno chino a mediados de 2019 que se extendió, además de esta plataforma, a otras como Facebook y YouTube. Sin embargo, en esa ocasión, el objetivo principal de la campaña era influir sobre la percepción de la crisis desatada entre Pekín y la autonomía de Hong Kong, y contó con 210 canales de YouTube, 200.000 cuentas en Twitter, y siete páginas, tres grupos y cinco cuentas de usuarios en Facebook.

Además, investigadores del Instituto de Política Estratégica de Australia descubrieron que, aunque Twitter está bloqueado en China, la campaña se diría a usuarios de habla china fuera del país «con la intención de influir en las percepciones sobre cuestiones clave, incluidas las protestas de Hong Kong, el multimillonario chino exiliado Guo Wengui y, en menor medida, la gestión de Covid-19 y sus relaciones con Taiwán».

Polémica con Zoom, la «app» de videollamadas

Por su parte, Zoom, conocida empresa de videollamadas, ha admitido que ha borrado cuentas de activistas siguiendo las recomendaciones del gobierno chino. Entre los perfiles desactivados se encontraban usuarios que organizaban reuniones en la que se conmemoraban las protestas de la Plaza Tiananmen de 1989 y las protestas de Hong Kong.

«El gobierno chino nos informó que esta actividad es ilegal en China y exigió que Zoom cancelase las reuniones y las cuentas de los anfitriones», reconoció en un comunicado la compañía, que gestiona unas 300 millones de cuentas en todo el mundo. Pese a todo, la empresa ha insistido en que no colabora con el régimen: «No proporcionamos ninguna información del usuario ni contenido de la reunión al gobierno chino. No tenemos una puerta trasera que permita que alguien entre a una reunión sin ser detectado».

Otra empresa que se ha plegado a los intereses chinos ha sido Apple, que ha decidido retirar recientemente la aplicación Pocket Casts de la App Store en China por incluir «contenido ilegal». Lo ha hecho después de recibir una petición de la Administración del Ciberespacio China -CAC, por sus siglas en inglés-, según han comentado los propios desarrolladores de la aplicación en un comunicado.

Europa entra en la carrera por el control de la inteligencia artificial

La UE no quiere perderse la próxima revolución tecnológica con la llegada de la inteligencia artificial y se ha lanzado ya a diseñar el entorno del futuro de la economía digital con la idea de mantener sus capacidades y su independencia frente a los otros dos grandes polos donde se está trabajando también a toda velocidad que son Estados Unidos y China.

Para empezar, la Comisión Europea ya ha decidido que si los datos van a ser la próxima materia prima, se necesitan reglas propias para su utilización que garanticen los derechos fundamentales de los ciudadanos, pero al mismo tiempo espera que las compañías comunitarias puedan utilizarlos para su expansión económica. En total, la Comisión prevé inversiones de hasta 20.000 millones de euros al año, una parte importante para la creación de grandes bancos de datos en Europa que puedan ser utilizados por los desarrolladores europeos según las reglas europeas.

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, quiso presentar personalmente esta proposición aprobada el mertes, citando una frase del autor norteamericano Yuval Noha Harari que viene a decir que «los humanos somos siempre mejores inventando tecnologías que utilizándolas» y que en este caso «La inteligencia artificial no solo mejora nuestras vidas, sino que la UE es líder en esa área», y los ciudadanos pueden confiar en su buen manejo. «La batalla de la industria de lso datos acaba de empezar y nosotros estamos para ganarla» dijo el comisario del mercado digital Tierry Breton.

Como hace en estos casos, la Comisión ha puesto en marcha una consulta pública en la que todos aquellos sectores implicados pueden indicar cuáles son sus intereses y sus opiniones, desde los casos en los que podría permitirse el reconocimiento facial, que ahora está prohibido, o el uso de los datos médicos.

Las previsiones de la evolución de este nuevo sector son apabullantes. La Comisión calcula que el volumen de datos que ha recopilado la humanidad en toda su historia hasta hoy empezará a doblarse cada 18 meses, por lo que incluso el almacenamiento más eficiente planteará problemas energéticos y medioambientales. En los próximos cinco años se cree que se van a crear unos 11 millones de puestos de trabajo en la UE para técnicos formados en esta tecnología.

Los responsables europeos (la presidenta de la Comisión, la vicepresidenta Vestager y el comisario Breton salieron ayer a la palestra para dar una idea de la importancia que se atribuye a esta iniciativa) hicieron expecial hincapié en el hecho de que habrá una estricta condicionalidad para todas las empresas y países que quieran beneficiarse del mercado interior y es que todos deberán garantizar previamente que respetan los principios fundamentales europeos. Tal vez se referían al gigante chino «Huawei».

1422704454-kjCB--620x349@abc

Alianza china, ¿para dejar de depender de Android?

La crisis de Huawei apenas ha tenido incidencia. La marca china, es cierto, ha caído en ventas en un mercado tan potente como España, pero en términos globales ha sorprendido consolidándose en la segunda plaza de los mayores vendedores. Y superando, además, al gigante Apple. Un escenario que puede provocar que otros fabricantes de tecnología china le sigan los pasos.

Esta medida estaría encaminada a deshacerse de la excesiva dependencia de Google, propietario y desarrollador del sistema operativo Android, el de mayor penetración del mundo. A día de hoy es algo complejo de entender, pero en China, por ejemplo, sus ciudadanos viven con «normalidad» la dificultad de acceder a los servicios digitales del gigante de la «G».

Para contrarrestar ese poder, los fabricantes «made in Spain» han unido sus fuerzas para crear la Global Developer Service Alliance (GDSA), una plataforma que pretende facilitar el trabajo a los desarrolladores de aplicaciones. Por el momento, cuenta con la participación de firmas chinas como Oppo, Vivo y Xiaomi. También sus tiendas digitales.

¿El dominio de Android está en peligro por un gigante asiático con el que no se contaba? Lo que está claro es que, dado el éxito inesperado de Huawei en su veto comercial, las empresas chinas se han empezado a rebelar contra Google. ¿Es una alternativa a la clásica Play Store? Algo que, por el momento, han negado las empresas implicadas según varios comunicado oficiales difundidos por Reuters.

Evidentemente, no todo cae del cielo y no es fácil de poner en marcha. Para ello, este nuevo organismo pretende ofrecer, según su presentación, servicios integrales a los desarrolladores, como la distribución, el apoyo al desarrollo y promoción de marca o monetización.

«Estos servicios ayudan a los desarrolladores a mejorar su conciencia de marca y a obtener una gran número usuarios de alta calidad y monetización de tráfico», señalan. De momento, va a funcionar como sistema para facilitar la descarga de aplicaciones por los desarrolladores a las respectivas tiendas de «apps» de Xiaomi, Oppo y Vivo «de forma simultánea».

Google, cuyos servicios están prohibidos en China, ganó alrededor de 8.800 millones de dólares a nivel mundial de Play Store en 2019, según fuentes de la consultora Sensor Tower. La compañía, a su vez, también vende contenidos como películas, libros y aplicaciones en Play Store, aunque cobra una comisión del 30%.

 

1415718155-kXJD--620x349@abc

El coronavirus pone en peligro la producción de smartphones en China

El virus chino amenaza a la industria de la tecnología. Fabricantes y productores de dispositivos móviles han encendido las alarmas ante los continuos casos de infecciones por el coronavirus, que ha causado doscientas muertes en China, un mercado importante en donde se encuentran las grandes fábricas de la industria. De hecho, incluso puede pasar factura a grandes marcas como Apple, que prepara para marzo la comercialización de un nuevo teléfono.

Las primeras hipótesis apuntan hacia la misma dirección. La producción de teléfonos inteligentes y paneles de cristal líquido (LCD) chinos se verán afectados por el coronavirus de Wuhan, aumentando el precio y provocando una escasez de suministros en todo el mundo.

De hecho, Los principales fabricantes chinos de estos componentes necesarios han asegurado que creen que la capacidad total de estos productos podría reducirse hasta un 10 %. Según un informe de la compañía de análisis de mercado HIS Markit, en febrero la capacidad total podría reducirse hasta un 20 %. Asimismo, se espera que China cuente en 2020 con el 55 % de la fabricación de paneles del mundo, por lo que el número de productos disponibles se reduciría y el precio aumentaría significativamente.

«Las instalaciones en Wuhan están lidiando con los impactos del brote de coronavirus»

«Las instalaciones en Wuhan están lidiando con los impactos del brote de coronavirus», ha afirmado en un comunicado el director de HIS Markit, David Hsieh. «Estas fábricas se enfrentan a escasez de mano de obra y de componentes clave debido a las normas que se han impuesto para evitar la propagación», ha subrayado Hsieh, añadiendo que «una disminución de la producción a corto plazo es inevitable».

Sin embargo, la producción de paneles no sería la única que se vería afectada. Según el diario «South China Morning Post», se espera que las principales compañías chinas de «smartphones» vendan un 5 por ciento menos de lo previsto. «El mercado de ‘smartphones’ se verá afectado negativamente debido a la desaceleración del crecimiento económico y la caída del gasto del consumidor», ha detallado en un comunicado la directora de Strategy Analytics, Linda Sui.

Menor envíos del próximo teléfono de Apple

Además ha recalcado que los principales proveedores como HuaweiOppoVivo y Xiaomi se verán bastante afectados en la primera mitad de 2020, aunque ha asegurado que las economías de otros países como Estados Unidos y Japón también tendrán un impacto. De hecho, el presidente de la compañía japonesa Nintendo, Shuntaro Furukawa, ha indicado que «el impacto en la producción ha comenzado a ser considerable».

Según el diario nipón «Kyoto», Furukawa ha destacado que muchas de sus consolas, entre ellas Nintendo Switch, son fabricadas en China y han advertido de que «los problemas afectarán a los planes de envío de productos». La epidemia va camino de afectar a otros fabricantres. Según recoge el medio especializado «AppleInsider», Ming-Chi Kuo, conocido analista de la consultora TF International Securities, ha asegurado que los envíos de teléfonos inteligentes de Apple para el supuesto iPhone 9 son «más bajos de lo esperado».

 

huawei-kh1--620x349@abc