Archivos por Etiqueta: china

Oracle se convierte en el proveedor tecnológico de «TikTok»

Oracle ha alcanzado un acuerdo con ByteDance, compañía propietaria de la popular «app» TikTok, para convertirse en su «proveedor tecnológico de confianza». Así lo ha confirmado la firma de software empresarial a través de un escueto comunicado. Según el acuerdo, que fue filtrado el pasado domingo por varios medios estadounidenses, la aplicación de videos musicales no pasará a ser propiedad de Oracle en Estados Unidos, como se esperaba en un primer momento. Por el contrario, la empresa de software norteamericana se limitará a dar soporte tecnológico en la nube a la plataforma y, de este modo, se convierte en un importante socio de ByteDance. La alianza busca mejorar la imagen de la compañía china en Estados Unidos y servir como garantía de que los datos de los usuarios no corren riesgo de caer en manos del Gobierno asiático.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, reconoció esta misma mañana en una entrevista con CNBC que el acuerdo será revisado a lo largo de la semana semana antes de presentárselo al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. «Desde nuestro punto de vista, tendremos que asegurarnos de que sea, uno, seguro, que los datos de los estadounidenses estén seguros, que los teléfonos sean seguros y buscaremos tener conversaciones con Oracle en los próximos días», afirmó Mnuchin al medio estadounidense.

Cabe recordar que el Gobierno norteamericano lleva semanas presionando a ByteDance para que venda sus operaciones en el país o lo abandone. Según el Ejecutivo, TikTok es una amenaza para la seguridad nacional por sus vínculos con China y por la legislación sobre privacidad del país asiático. Ahora el Gobierno estadounidense, a través del Comité de Inversión Extranjera de Estados Unidos, debe revisar el acuerdo antes de que entre en vigor.

Microsoft, la gran derrotada

Durante los últimos meses varias empresas estadounidenses ha golpeado con fuerza la puerta de la empresa china. El pastel de controlar una de las aplicaciones más populares del momento, que cuenta con unos 400 millones de usuarios activos cada día, era demasiado suculento. Una de las más interesadas fue Microsoft. La compañía dirigida por Satya Nadella se alió con la cadena comercial Wallmart para lograr hacerse con el control de la «app» en Esados Unidos. Sin embargo, terminó abandonando la puja el pasado sábado, según reconoció la tecnológica estadounidense a través de un comunicado.

«ByteDance nos ha dicho que no nos venderá sus operaciones en EE.UU. Tenemos confianza en que nuestra propuesta hubiese sido buena para los usuarios de TikTok, y a la vez habría protegido los intereses de seguridad de EE.UU.», apuntó la compañía propietaria del sistema operativo Windows.

A finales de agosto, Trump apoyó públicamente la oferta de Oracle. Ellison celebró en el mes de febrero un acto de recaudación de fondos para la campaña de Trump, que se presenta a la reelección en las elecciones presidenciales que tendrán lugar en noviembre. Según Bloomberg, la directora ejecutiva de Oracle, Safra Catz, también apoya el esfuerzo de reelección de Trump. La compañía incluso se asoció con la Casa Blanca a principios de este año en un intento de rastrear los efectos del uso de hidroxicloroquina para tratar Covid-19.

 

oracle-kYY--620x349@abc

Para limitar las horas de juego de los jóvenes, China obligará a registrarse en los servidores con el nombre real

China ha anunciado que requerirá el registro bajo su nombre real para todas las personas del país que jueguen a videojuegos, como parte de un sistema de autenticación que comenzará a implantar de forma obligatoria a partir del próximo mes de septiembre.

Así lo ha anunciado Feng Shixin, miembro del departamento de Pulicidad Central del Partido Comunista Chino, en el marco de la exposición de videojuegos ChinaJoy, como recoge la agencia de noticias gubernamental Xinhua.

La medida, que el Gobierno chino lleva preparando desde hace años y que se está probando desde la primera mitad de este año 2020, tiene como objetivo evitar que los jóvenes chinos abusen del uso de videojuegos, según Feng.

Anteriormente, el Gobierno chino ya ha implantado otros sistemas para evitar la adicción a videojuegos, y el año pasado se estableció como 90 minutos el tiempo máximo diario que podían jugar los menores de 18 años, que aumenta hasta las tres horas en fines de semana, como recoge South China Morning Post.

El nuevo sistema de autenticación que entrará en vigor en septiembre pasa a ser obligatorio para todas las compañías desarrolladoras de videojuegos, que tendrán que conectarse al servicio en lotes.

En él, los jugadores tienen que dar sus nombres reales, que coincidan con sus documentos de identidad, aunque por el momento se desconocen más detalles sobre el funcionamiento del sistema nacional de China.

 

videojuegos-kdzC--620x349@abc

Algunas grandes compañías de videojuegos locales como Tencent y NetEase ya han empezado a desplegar de forma anticipada sus propias plataforma de autenticación en China y, en videojuegos como Arena of Valor, de Tencent, el sistema de verificación ya existente incluye reconocimiento facial.

Yiming, el hombre que está detrás de TikTok

TikTok ha pasado de ser el fenómeno mundial entre los adolescentes a ser un peligro público en menos de lo que canta un gallo. La plataforma de microvídeos ha causado tanta adicción en las nuevas generaciones que ya pasan casi tanto tiempo que viendo vídeos por YouTube. Las marcas se pirran por meter la cabeza en este servicio porque, entre esos divertidos y alocados vídeos, están sus futuros consumidores. Su dueño, sin embargo, es un hombre que ha hecho de la discreción un hábito, pero las últimas controversias con la aplicación ha florecido sus actividades. Y a Donald Trump no le gustan: le ha señalado de ser un instrumento al servicio del régimen chino.

La «app», que cuenta con más de 1.500 millones de usuarios en todo el mundo (en solo un año ha multiplicado por tres su audiencia), ha estado en el centro de la polémica en las últimas semanas. Estados Unidos le acusa de ceder datos de usuarios a servidores con un acceso privilegiado por el Partido Comunista ChinoEn junio el gobierno de India anunció el bloqueo de TikTok y otras 59 aplicaciones chinas al considerarlas «perjudiciales para la soberanía y la integridad del país». Este veto puede costarle 6.000 millones de dólares a Bytedance, el conglomerado chino propietario de varios servicios como TikTok.

El asunto ha ido a mayores: Estados Unidos ha dejado caer que haría lo mismo. El secretario de Estado Mike Pompeo ha señalado directamente a empresas originarias en el país asiático de estar «cediendo información a los comunistas chinos». Acusaciones que no han sentado nada bien al régimen chino y que amenaza su popularidad en los países occidentales. En medio del debate, TikTok ha confirmado al que retiraba su plataforma de las aplicaciones de Google y Apple en Hong Kong después de que las autoridades de Pekín aprobaran la nueva Ley de Seguridad Nacional.

STATISTA
STATISTA

En medio del huracán, un nombre, Zhang Yiming (Longyan, Fujian, 1983). Un Mark Zuckerberg chino. Hijo de una enfermera y un funcionario. En 2001 se matriculó en la Universidad de Nankai en Tianjin, donde se especializó en microelectrónica antes de su paso por ingeniería de software. Terminó sus estudios en 2005. En 2006, Yiming trabajó en la web de viajes Kuxun.

Dos años después entró en Microsoft, pero según medios especializados, se sintió demasiado presionado por las reglas corporativas de la compañía. Después quiso probar suerte en la creación de una «startup», 99fang, en 2009. Un servicio en el que fue observando cómo el consumo de contenidos a través de teléfonos móviles crecía rápidamente. Conocimientos que le llevaron a poner en marcha, en 2012, Bytedance.

Una empresa que ha llegado a tener una valoración bursátil de entre 90 mil millones de dólares y 100.000 millones de dólares. Yiming es un líder nato, según «Times».Tranquilo, de voz suave pero carismático. Un joven pero sabio, dicen sus empleados, quienes han asegurado que nunca pone límites. Sus ambiciones, según informa «The Telegraph», han generado preocupaciones en los niveles más altos del gobierno de EE.UU. A sus 37 años, ya saborea una fortuna. Es, según el índice elaborado por la revista «Forbes», la novena persona más rica del país.

También está detrás del agregador de noticias Toutiao, una de las aplicaciones más populares de China. La empresa, que no cotiza, tiene sede en Pekín. Facturó unos 40.000 millones de yuanes (5.640 millones de dólares) en el trimestre de enero a marzo, según Reuters. En aras de crecer y monetizar TikTok, fichó al exejecutivo de Walt Disney y responsable de la plataforma de «streaming» Disney Plus, Kevin Mayer, como nuevo consejero delegado de la plataforma.

 

ZhangYiming-ksCH--620x349@abc

EEUU se plantea restringir es uso de TikTok y otras aplicaciones chinas

Más tensión en las relaciones entre Estados Unidos y China. El Gobierno de Trump estudia la restricción del uso de TikTok y otras aplicaciones chinas por considerar que Pekín utiliza estos servicios como un instrumento de vigilancia ciudadana y para distribuir propaganda del régimen.

En una entrevista para «Fox News», el secretario de Estado Mike Pompeo ha señalado directamente a empresas originarias en el país asiático de estar «cediendo información a los comunistas chinos». Sus comentarios se producen en medio de las crecientes tensiones entre EE.UU. y China, además del escrutinio sobre TikTok, empresa propiedad de Bytedance, que se ha convertido en el fenómeno digital del momento.

Pompeo señaló que «él y el presidente Trump se están tomando en serio» la posibilidad de limitar su uso entre los estadounidenses después de que la presentadora del programa, Laura Ingraham, recordara que India ha decidido prohibir la «app» y que otros países como Australia también están considerando hacerlo. «Nos estamos tomando esto muy en serio y lo estamos analizando. Hemos trabajado en este tema durante mucho tiempo, ya sea el problema de contar con la tecnología de Huawei», subrayó. «Con respecto a las aplicaciones chinas en los teléfonos, puedo asegurar que Estados Unidos también lo hará», avanzó.

«Es algo que estamos viendo», apuntó Pompeo, al tiempo que advirtió a los ciudadanos estadounidenses que sean prudentes al usar TikTok si no quieren que su información privada caiga «en manos del Partido Comunista Chino». Al Gobierno estadounidense le preocupa que la plataforma censure el contenido y que el régimen chino pueda acceder a datos sensibles. TikTok ha confirmado al medio especializado «Axios» que retirará su plataforma de las aplicaciones de Google y Apple en Hong Kong después de que las autoridades de Pekín aprobaran la semana pasada la nueva Ley de Seguridad Nacional.

A principios de este año, TikTok fichó a Kevin Mayer, máximo responsable del servicio de «streaming» de Disney, como nuevo consejero delegado de la red social, en una decisión que se ha interpretado como un respaldo a las autoridades competentes estadounidenses. Washington ha estado en una campaña contra las empresas tecnológicas chinas desde el año pasado. En el punto de mira está, sin embargo, Huawei, al que le acusa de ser un instrumento para espionaje y que los datos de los usuarios pueden verse comprometidos.

TikTok ha señalado en el pasado que los datos de los usuarios estadounidenses se almacenan en servidores de Estados Unidos, aunque se realiza una una copia de seguridad en Singapur. La compañía también ha garantizado que sus centros de datos están ubicados fuera de China y que no está sujeto a las leyes chinas.

 

tiktok-k3zB--620x349@abc

Se desactiva en Twitter una campaña del régimen chino qyue defendía su actuación en la gestión del COVID 19

China está, de nuevo, en el epicentro del debate sobre la influencia de las redes sociales en la sociedad. Hasta ahora, las empresas tecnológicas estadounidenses han sido cómplices de la censura del régimen chino, plegándose a sus intereses. Twitter, en cambio, ha decidido cortar por lo sano. En los últimos días ha desactivado más de 174.000 cuentas que, según la red de micromensajes, participaban en una campaña coordinada para promover discursos favorables a su gestión de la crisis del coronavirus Covid-19 y de las protestas prodemocracia de Hong Kong, entre otros temas.

Las cuentas se desactivaron en los primeros tres meses de 2020 y, según explica Twitter en un comunicado, la mayoría escribían mensajes en mandarín. Su objetivo era mejorar la imagen del gobierno liderado por el Partido Comunista Chino, principalmente en otras regiones de Asia. En total, se desactivaron unas 23.750 cuentas y 150.000 perfiles automatizados por «bots», que potenciaban el contenido por medio de sistemas de automatización. En agosto del pasado año se iniciaron las primeras investigaciones acerca del uso progubernamental de esta plataforma, que se incluye en la lista negra de los servicios bloqueados en el país.

Twitter defiende que las 23.750 cuentas eliminadas se detectaron rápidamente por medio de sus sistemas de revisión de contenido automatizados y no lograron gran relevancia. El informe concluye que, por lo general, eran perfiles con un escaso número de seguidores. Algo que también sucedía con las 150.000 cuentas encargadas de «amplificar» los mensajes. Los investigadores analizaron unos 348.608 «tuits» entre enero de 2018 y abril de 2020. Descubrieron que la mayoría de los mensajes se publicaron en horario comercial en Pekín en periodos comprendidos entre los lunes y viernes. El objetivo de sus actividades era influir en el debate social aprovechando los momentos de mayor actividad en la red social.

La gran mayoría de las cuentas (78,5%) no tenía seguidores, mientras que el 95% albergaba a una media de ocho seguidores, aunque esas cuentas tenían un alto nivel de compromiso entre sus seguidores. Las sospechas se iniciaron después de descubrir que el «modus operandi»: muchas de esas cuentas recibían «retuits» sin tener ningún seguidor. La investigación concreta que un total de 156 «tuits» de recibieron más de 50 «me gusta» y 26 «tuits» de perfiles sin seguidores recibieron más de 10 «retuits».

La compañía estadounidense ha insistido en que esta campaña de injerencia estuvo involucrada «en una variedad de actividades de manipulación» informativa. Propagaban sus mensajes en distintos idiomas chinos para amplificar el discurso y difundían opiniones favorables al Partido Comunista de China, mientras «continuaban promoviendo otras narrativas sobre la política en Hong Kong», denuncia la empresa.

La red social explica que ha hallado vínculos entre esta operación y otra llevada a cabo también por el Gobierno chino a mediados de 2019 que se extendió, además de esta plataforma, a otras como Facebook y YouTube. Sin embargo, en esa ocasión, el objetivo principal de la campaña era influir sobre la percepción de la crisis desatada entre Pekín y la autonomía de Hong Kong, y contó con 210 canales de YouTube, 200.000 cuentas en Twitter, y siete páginas, tres grupos y cinco cuentas de usuarios en Facebook.

Además, investigadores del Instituto de Política Estratégica de Australia descubrieron que, aunque Twitter está bloqueado en China, la campaña se diría a usuarios de habla china fuera del país «con la intención de influir en las percepciones sobre cuestiones clave, incluidas las protestas de Hong Kong, el multimillonario chino exiliado Guo Wengui y, en menor medida, la gestión de Covid-19 y sus relaciones con Taiwán».

Polémica con Zoom, la «app» de videollamadas

Por su parte, Zoom, conocida empresa de videollamadas, ha admitido que ha borrado cuentas de activistas siguiendo las recomendaciones del gobierno chino. Entre los perfiles desactivados se encontraban usuarios que organizaban reuniones en la que se conmemoraban las protestas de la Plaza Tiananmen de 1989 y las protestas de Hong Kong.

«El gobierno chino nos informó que esta actividad es ilegal en China y exigió que Zoom cancelase las reuniones y las cuentas de los anfitriones», reconoció en un comunicado la compañía, que gestiona unas 300 millones de cuentas en todo el mundo. Pese a todo, la empresa ha insistido en que no colabora con el régimen: «No proporcionamos ninguna información del usuario ni contenido de la reunión al gobierno chino. No tenemos una puerta trasera que permita que alguien entre a una reunión sin ser detectado».

Otra empresa que se ha plegado a los intereses chinos ha sido Apple, que ha decidido retirar recientemente la aplicación Pocket Casts de la App Store en China por incluir «contenido ilegal». Lo ha hecho después de recibir una petición de la Administración del Ciberespacio China -CAC, por sus siglas en inglés-, según han comentado los propios desarrolladores de la aplicación en un comunicado.