Archivos por Etiqueta: coronavirus

La geolocalizacion, prohíbida por Apple y Google en sus «apps» de rastreoo de contactos

Con permiso y con consentimiento. Estos son algunos de los pilares sobre los que se deberá sustentar el proyecto de aplicación de rastreo de contagios por coronavirus Covid-19 con el que Apple y Google han unido sus fuerzas en una histórica alianza empresarial. Ambas empresas han decidido preparar sus sistemas operativos móviles para que las autoridades de salud pública pueden crear aplicaciones para la notificación de exposición al virus. Una tecnología que promete ayudar a frenar la pandemia y cuyas alternativas y pruebas pilotos se han puesto en marcha en algunos países asiáticos.

Una de las medidas que estudian Estados y organizaciones sanitarias para contener los contagios es el empleo de los «smartphones». Al tratarse de un producto sofisticado que se usa por millones de personas, se han erigido como posibles herramientas para monitorizar a los infectados y avisar de su entorno cercano. Aplicaciones de autoevaluación cuyo éxito, sin embargo, radica en el uso masivo entre la población. Pero este tipo de servicios ha despertado el miedo a la pérdida de privacidad. El rastreo de los contactos del móvil es una estrategia contra el coronavirus llena de sombras.

Para aclarar algunos términos, ambas empresas han asegurado que la tecnología que utilizarán los desarrolladores de servicios sanitarios para crear «apps» deben regirse por el principio de transparencia, recogido por el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), según se incluye en la actualización de los términos de uso. «Dado que Google y Apple no van a crear las aplicaciones, estas actualizaciones son parte de los esfuerzos continuos que ambas compañías están realizando para apoyar a los desarrolladores que crean estas aplicaciones en nombre de las autoridades sanitarias», aseguran.

Trazabilidad

La nueva API permitirá una comunicación fluida entre los ecosistemas Android e iOS con el objetivo de que las herramientas oficiales que se desarrollen por parte de las distintas autoridades sanitarias puedan descargarse en ambas plataformas. La información que recaben deberá de ser agregada independientemente del sistema operativo. De tal manera que si una persona entra en contacto con otra que ha dado positivo o que después de la interacción da positivo por coronavirus, podrá recibir un aviso en su teléfono y someterse a una cuarentena para determinar si se ha producido una infección.

Ambas compañías han insistido en que las aplicaciones deben ser creadas por o para una autoridad de salud pública gubernamental y solo se pueden usar para los esfuerzos realizados en la respuesta al Covid-19. Además, las aplicaciones deben requerir que los usuarios den su consentimiento antes de que puedan usar la API de notificaciones de exposición y requerir también su permiso antes de compartir un resultado positivo en la prueba del virus y las «claves del diagnóstico» asociadas con sus dispositivos con la autoridad de salud pública correspondiente.

Desactivarlo si se desea

Además de esto, tanto Apple como Google han querido recalcar que las aplicaciones de rastreo deben recopilar la cantidad mínima de datos necesaria y solo pueden usar esos datos para los esfuerzos de respuesta frente a la pandemia. Todos los demás usos de los datos del usuario, incluida la publicidad dirigida, no están permitidos» y «se prohíbe que las aplicaciones soliciten permiso para acceder a los servicios de geolocalización, han recordado ambas empresas, que ya han facilitado el software a las instituciones sanitarias para realizar las pruebas pertinentes.

El sistema solicitará los usuarios la fecha y código del test realizado para evitar un duplicado o un falso positivo. Además de todo ello, las herramientas que se desarrollen bajo este protocolo deberán contar con opciones para activarlo y desactivarlo desde «Configuración».

En el entorno de la Unión Europea un grupo de especialistas debate en estos momentos acerca de los beneficios de implantar este tipo de soluciones tecnológicas y la necesidad de compartir de manera anónima y agregada los datos sobre movilidad de los que disponen las compañías de telecomunicaciones, al menos dentro del espacio Schengen.

 

apple-google-rastreo-U308352329529BF-U54331821006sVQ-620x349@abc

La red social Facebook alertará a los usuarios que interactúen con contenido dañino sobre el coronavirus

Facebook comenzará a mandar mensajes a aquellos usuarios que hayan interactuado con afirmaciones sobre el Covid-19 dañinas para la salud. Tras esto, les pondrá en contacto directamente con el apartado de bulos desmentidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Así lo ha afirmado hoy mismo la compañía propiedad de Mark Zuckerberg a través de un comunicado. El objetivo, según se expresa en el texto, es proteger a los internautas de los efectos que pueda tener una afirmación incierta y peligrosa para la salud.

«Vamos a empezar a mostrar notificaciones en la sección de Noticias a aquellas personas que hayan dado a me gusta, hayan reaccionado o comentado posts con desinformación sobre COVID-19 perjudicial para la salud, información que ya ha sido eliminada de la plataforma. Esas notificaciones dirigirán a las personas a información sobre los mitos más comunes del COVID-19 que han sido desacreditados por la OMS, incluyendo los que hemos eliminado de nuestra plataforma por inducir a un daño físico inminente», afirma en un comunicado Guy Rosen, videpresidente de Integridad de la compañía.

De este modo, la red social se propone desterrar completamente los efectos dañinos que tiene la desinformación generada al calor de la pandemia. «Ejemplos de desinformación que hemos eliminado incluyen afirmaciones dañinas como que beber lejía cura el virus y teorías como que el distanciamiento social no es eficaz para evitar la propagación de la enfermedad», expresa el vicepresidente de Facebook.

Para llevar a cabo esta labor, la red social está trabajando con más de 60 organizaciones de verificación que revisan y califican el contenido en más de 50 idiomas de todo el mundo, y se ha puesto en marcha un programa de subvenciones para este tipo de organizaciones. El videpresidente de la red social expresa, además, que, hasta el momento, han sido eliminados cientos de miles de contenidos de desinformación que podrían provocar un daño físico inminente.

Cabe recordar que esta medida llega poco después de que WhatsApp, plataforma de mensajería que también pertenece a Mark Zuckerberg, afirmase que solo se podrán reenviar mensajes dentro de la plataforma a un único chat.

Los contenidos falsos no dañinos son etiquetados

La eliminación de contenidos falsos solo afectará, de acuerdo con la compañía, a aquellos que puedan poner en riesgo la salud de los usuarios. Es decir, las afirmaciones que contengan información falsa, o desmentida, pero que no resulten dañinos no serán directamente eliminados. En su lugar, se seguirá reduciendo su distribución y se mostrarán etiquetas de advertencia para que el usuario sea capaz de identificarlos.

«Durante el mes de marzo, mostramos advertencias sobre unos 40 millones de publicaciones en Facebook relacionadas con COVID-19, basadas en casi 4.000 artículos procedentes de nuestros socios de verificación de contenidos. Cuando la gente vio las etiquetas de aviso, el 95% de las veces no siguieron adelante y no vieron el contenido original», expresa Rosen en el comunicado.

 

facebook-kfBG--620x349@abc (1)

Se inician las pruebas de la herramienta de rastreo de contagios del coronavirus

La tecnología se ha revelado como una gran ventaja adicional durante la pandemia de Sars-CoV 2, el nuevo coronavirus que ha provocado la muerte de más de doscientas mil personas en todo el mundo. Como una de las grandes esperanzas para reducir el número de infecciones y ayudar a las fases de desescalada se han diseñado algunas alternativas para rastrear contagios. En pleno debate sobre las ventajas de los modelos descentralizados y centralizados, la propuesta que ha unido a Apple y Google se ha convertido en una de las que ha despertado mayor interés. Tras su fase de desarrollo, desde este miércoles ya han empezado las pruebas con las autoridades sanitarias.

La idea es que los desarrolladores puedan iniciar las pruebas pertinentes para poder corregir algunas funciones. Se trata de una herramienta de tipo API, es decir, que servirá para desarrollar distintas aplicaciones compatibles por lo que las autoridades sanitarias podrán desarrollar sus propias sus propios servicios además de funcionar de manera transversal entre ambos sistemas operativos (iOS y Android, que acumulan más del 95% de cuota de mercado). Representantes de Apple y Google han asegurado que uno de los objetivos de esta fase, además de realizar pruebas antes de su lanzamiento a mediados de mayo, es «promover la retroalimentación entre ambas partes», lo que ayudará a «mejorar las diferentes características».

El próximo viernes, además, se anunciarán más detalles para conocer el funcionamiento real de la herramienta de notificaciones, que estará basado en tecnología inalámbrica Bluetooth y con un enfoque privado por medio de identificados cifrados, con lo que ambas empresas prometen una absoluta privacidad de los datos de los usuarios. «Debido a nuestro enfoque en la privacidad y la seguridad de los datos, el nivel de riesgo de exposición se calcula en la aplicación en los dispositivos de los usuarios y no se comparte con Apple o Google», prometen ambas empresas.

En el marco de este proyecto, Apple entregará la primera versión beta de Xcode 11.5, una «semilla» de pre-lanzamiento de las herramientas de desarrollo que contiene una nueva versión del kit de desarrollo para iOS que incorpora la API de notificación de exposición. Además, la compañía está lanzando la tercera versión de pruebas de iOS 13.5, la primera versión preliminar de la plataforma que contiene el código necesario para ejecutar aplicaciones creadas utilizando esta API de notificación de la exposición al nuevo coronavirus Covid-19. También Google ha entregado una actualización de prueba de Google Play Services para que los desarrolladores puedan comenzar a hacer sus pruebas con Android Developer Studio.

Con este anuncio, se espera que las autoridades sanitarias trasladen sus comentarios para «definir y calcular el nivel de riesgo de exposición que pueden asignar a los usuarios» en caso de que se les notifique que han estado expuestos a una persona que haya dado positivo en el test de Covid-19.

efe-U66641066614FlO-620x349@abc

Los mensajes virales se reducen un 70% en WhatsApp tras aplicar los límites

Generó una ardua polémica, fue el detonante de diversos bulos. La limitación de los mensajes reenviados en WhatsApp ha reducido hasta un 70% la propagación de las cadenas de mensajes virales. A principios de abril la conocida aplicación de mensajería endureció sus restricciones impidiendo que los contenidos que habían sido compartidos más de cinco veces por los usuarios únicamente se podían reenviar a un único contacto o grupo.

La medida, que agitó el fantasma de la censura, ha tenido en este tiempo importantes efectos: se ha reducido notablemente la propagación de los mensajes virales a nivel mundial. Esta decisión ha cambiado la manera de interactuar con la aplicación, que alberga a más de 2.000 millones de usuarios registrados. Se tomó porque la empresa estadounidense consideraba que la función de mensajes reenviados de manera masiva se estaba empleando para propagar bulos, una de las lacras de las redes sociales que, pese a todo, no han logrado atajar del todo.

Esta restricción se extendió a nivel mundial desde el pasado 7 de abril. «Recientemente añadimos el límite de compartir ‘mensajes altamente reenviados’ a un solo chat. Desde que se estableció este nuevo límite, a nivel mundial ha habido una reducción del 70% en la cantidad de mensajes altamente reenviados enviados en WhatsApp», apuntaron fuentes de la aplicación en declaraciones al medio especializado «Techcrunch».

Lo cierto es que WhatsApp ha estado muy preocupada por esta problemática. En 2018 introdujo un límite similar: restringió a los usuarios la posibilidad de reenviar un mensaje a más de cinco personas o grupos al mismo tiempo. Esta limitación también dio sus frutos; los mensajes virales cayeron un 25% a nivel mundial en dos años. «Este cambio está ayudando a que WhatsApp sea un lugar para conversaciones personales y privadas», añadieron las mismas fuentes.

Por su naturaleza privada, WhatsApp se ha convertido en un arma de doble filo en algunos países como India o Brasil, donde se ha utilizado masivamente para difundir bulos y poner en marcha campañas de intoxicación informativa. Su sistema de cifrado de extremo a extremo, introducido hace tres años, impide que ni la propia compañía tenga acceso al contenido de los mensajes difundidos, com lo que no se puede conocer el origen de los bulos, algo que sí se puede, en cambio, en su rival Telegram. De hecho, el gobierno de India solicitó a WhatsApp y otras empresas de redes sociales un mayor esfuerzo para controlar los engaños virales que circulan en sus plataformas sobre la infección por el nuevo coronavirus Covid-19.

 

51298327-kg6B--620x349@abc

Telemedicina, una tendencia en alza en esta pandemia.

Arantxa -nombre inventado- tiene dos hijos pequeños. No suelen ponerse enfermos, más allá de los típicos resfriados. En el colegio lo niños se lo «pegan» unos a otros. Es algo positivo porque su sistema inmunológico empieza a trabajar reforzando su organismo. Lo normal es que, cuando alguno de ellos tiene picos de fiebre y molestias, acuda a atención primaria. A su pediatra. La llama la «hierbas» porque tiene una regla: nada de antibióticos si no estrictamente necesario. Es una filosofía que choca contra la mentalidad de su madre, que en otra época se prescribía con asiduidad. La medicina cambia, evoluciona. También la manera de prestar atención. En estos momentos de incertidumbre, la vía telemática puede ser un aliado imponente para reducir nuevos contagios.

El coronavirus causante del Covid-19 ha desatado el miedo a un colapso sanitario. Ese es, sin duda, uno de los principales problemas de esta pandemia. Sin su debida atención, miles de enfermos pueden perecer. Las recomendaciones de no salir de los domicilios ha llevado a la extrema preocupación. Porque mientras dure la cuarentena seguirán produciéndose otras patologías que requieren de atención médica. Este escenario ha acelerado los planes para convertir a la telemedicina en un aliado. Se han llevado a cabo ensayos y existen servicios digitales que lo prestan desde hace tiempo, pero en general todavía es una quimera. La llegada de las redes 5G debería acelerar los planes para esta manera de unir tecnología con sanidad.

La tecnología de consumo lleva tiempo haciendo un hueco a este segmento. Desde la salud portátil como todo el ecosistema que entronca con el eHealth ha crecido exponencialmente en los últimos cinco años. Apple, por ejemplo, ha prestado una gran atención desde su reloj inteligente, el Apple Watch. Un dispositivo de muñeca que desde hace dos generaciones ha incluído un electrocardiograma entre su catálogo de funciones. Algo útil que, además, permite al usuario compartir datos bastante precisos de su estado de salud con su cardiólogo. Ha llegado a salvar vidas al poder detectar situaciones cardíacas irregulares.

Existen empresas y proyectos que han desarrollado potentes mecanismos de teleasistencia médica. Sin salir de casa una persona que presentes síntomas de cualquier enfermedad puede ser atendido fácilmente desde un dispositivo electrónico. Con ello, además, se evita tener que buscar en foros de dudosa credibilidad, reconocen sanitarios consultados por este diario, los posibles escenarios de una enfermedad. Es recomendable -insisten- en evitar leer por internet algunos supuestos diagnósticos. «Tendríamos todos cáncer leyendo estas cosas», reconoce un médico de atención de urgencia. Las compañías de telemedicina están viendo volúmenes de tráfico sin precedentes de pacientes que intentan utilizar sus servicios.

Dispuestos a consultas por internet

Pero es posible hacer consultas médicas fácilmente. WeDoctor es una «startup» asturiana que inició su actividad económica en 2005. Desde entonces, más de 2.000 personas se han registrados. Ahora, ha decidido ofrecer el servicio de manera gratuita mientras dure la pandemia de coronavirus en España. Desde una aplicación para teléfonos móviles inteligentes o tabletas, una persona puede recurrir a profesionales médicos rápidamente sin salir de casa. Según el informe de la consultora Oliver Wyman, «Covid-19: Telehealth is the New Front Door», el 65% de los consumidores están dispuestos a usar la telemedicina, aunque sólo el 8% lo ha hecho hasta ahora.

Los datos demuestran que los usuarios se están interesando en buscar servicios de este tipo. Por ejemplo, otra plataforma de consultas ha visto cómo se han incrementado las peticiones. Doctoralia se ha visto obligado a incluir en su apartado «Pregunta al Experto» todas sus inquietudes de los ciudadanos sobre el virus, incluyendo síntomas, factores de riesgo, o consejos de prevención. De hecho, para garantizar el buen funcionamiento y la utilidad de la sección, todas las preguntas y respuestas son revisadas y filtradas por un profesional médico. Hasta el momento, se han compartido más de 274.000 preguntas, proporcionado más de 427.000 respuestas, y han participado más de 10.000 especialistas españoles.

En el contexto actual, la telemedicina es la herramienta que puede actuar como refuerzo al sistema sanitario actual. «Ofrece a pacientes afectados ya confinados por el coronavirus un canal de comunicación sobre la que pueden resolver sus dudas, evitando así el colapso de centros y acceso a salas de espera, y por otro lado, permite a los especialistas sanitarios que se encuentran en estado de confinamiento o post virosis (cuando parece que se puede contagiar al menos dos semanas) el hecho de desarrollar sus funciones desde el hogar», apunta a este diario Frederic Llordachs, socio y confundador de Doctoralia.

A juicio de este experto, telemedicina puede marcar la diferencia en lo referente a la coordinación entre diferentes entidades, especialmente en lo que se refiere a la combinación del sector público y privado. La razón: «es una herramienta a través de la cual podrían trabajar juntos si consideramos la situación actual. No solo eso, sino que a este soporte se podrían añadir otros operadores, como los servicios sociales o los servicios de cuidados domiciliarios».

Grandes ventajas

Cada vez más profesionales de la salud (en España la cifra ronda el 60% y en países como Brasil, el 90%, según este estudio) ya están usando herramientas como WhatsApp para comunicarse con pacientes y con otros profesionales sobre temas de salud. Los investigadores de MedioQuo lo tienen claro: la telemedicina proporciona «niveles adecuados» de atención e «identifica a aquellos que necesitan tratamiento o apoyo adicional», ya que se calcula que el 75% de las visitas físicas son innecesarias. En el tratamiento con pacientes, su principal ventaja es la de asegurar la continuidad de los cuidados en el hogar; en una situación normal, el paciente que sale de la consulta del médico se «pierde», y no se vuelve a activar hasta que el profesional lo requiera.

En ese sentido, una gran parte de la población estaría dispuesta a utilizar servicios digitales para resolver sus dudas médicas rápidamente. Según el estudio «360 Wellbeing Survey 2019: Well and Beyond» realizado por la aseguradora de salud Cigna, para el 48% de los españoles el principal aliciente en la utilización de soluciones de telemedicina es poder realizar consultas médicas o ser diagnosticado por un profesional de la salud a través del móvil o el ordenador. En concreto, el grupo de edad de entre 35 y 44 años es el más proclive, con casi un 60% de adeptos a favor.

«Cuando se está de viaje, contar con la posibilidad de recibir atención o consejo médico desde cualquier lugar y en cualquier momento supone tener la seguridad de que, si se produce algún imprevisto de salud, vamos a contar con apoyo médico asegurado», destaca en un comunicado Marta López Tomás, responsable de salud electrónica de Cigna España. Y pone un ejemplo fácil de entender: «En verano somos más propensos a padecer o sufrir ciertas dolencias, como deshidrataciones, intoxicaciones alimentarias, cistitis, hongos, otitis, reacciones alérgicas o picaduras. Muchas de ellas podrían prevenirse y tratarse con mayor rapidez a través de videoconsulta».

Para hacer frente a la epidemia, el gobierno de Trump ha ampliado el acceso a la telemedicina en Medicare, el programa de seguro de salud del país, según anuncia «The Wall Street Journal». Se trata de una medida que podría aliviar el hacinamiento en los hospitales. A partir de ahora los usuarios tendrán una mayor capacidad para buscar y solicitar tratamientos y atención a través de medios remotos en servicios de videoconferencias como FaceTime (Apple) o Skype (Microsoft).

El precedente chino

Contamos con el precedente de China, que optó por el desarrollo de herramientas digitales para evitar la avalancha de pacientes en la red de hospitales. Así, en el epicentro de la pandemia de coronavirus, se vio forzado en las primeras semanas de caos a abrazar una serie de herramientas digitales para intentar descongestionar los centros sanitarios. Servicios en los que se cargaban el historial médico para ser consultado fácilmente y ser analizado casi en tiempo real. Pruebas en remoto como el implantado durante días en el Hospital de Xuhui, en Shanghai. Todo para evitar salir de casa.

 

telemedicina-kONI--620x349@abc