Archivos por Etiqueta: COVID-19

Alianza para impulsar el teletrabajo en las grandes empresas

La pandemia del nuevo coronavirus Covid-19 ha impulsado la digitalización en las empresas. Aunque la tónica ha sido hacerlo con prisas, las medidas de confinamiento han visibilizado la necesidad de un cambio estructural para que acercar el futuro y acelerar los planes de transformación digital. Ante esta necesidad se ha creado una alianza para impulsar la innovación y estrategias basadas en el teletrabajo en las grandes empresas.

La iniciativa, impulsada por la asociación de mujeres juristas Women In a Legal World y 50&50 Gender Leadership Advisory, ha contado con grandes actores socioeconómicos como Banco Santander, representantes de los empresarios como la CEOE, grandes consultoras como Accenture, Pew o KPMG, así como prestigiosos bufetes como Sagardoy, Roca Junyent, Cuatrecasas. El objetivo es crear una hoja de ruta para fomentar la innovación en el entorno laboral para optimizar recursos y mejorar la eficiencia.

Nueva cultura empresarial

El gran desafío es adaptarse a la nueva realidad que ha visibilizado la crisis sanitaria, en la que las soluciones tecnológicas han mantenido la productividad de muchas empresas. Un nuevo entorno donde se asienten el teletrabajo, las competencia tecnológicas, el derecho a desconexión digital y nuevos entornos colaborativos. En definitiva, promover una nueva cultura empresarial «que combine trabajo presencial y a distancia de manera flexible».

Esta declaración de intenciones, que asienta una hoja de ruta para la recuperación económica, establece doce compromisos para la era post Covid-19. Entre ellos, la necesidad de impulsar la digitalización en el sector público y privado con el fin de promover la transformación organizativa y el teletrabajo. «La conectividad representa un papel fundamental en la flexibilidad y en la eficiencia de estos sistemas», declara el colectivo, que añade una generalización del teletrabajo como oportunidad para reducir la huella de carbono al reducirse los desplazamientos al centro de trabajo y, en consecuencia, un instrumento para promover la sostenibilidad a distancia.

Entornos colaborativos como compromiso

Otra de las medidas propuestas incluye la necesidad de «generar un entorno colaborativo» y «promover la comunicación entre los directivo y las personas trabajadoras», tanto en entornos presenciales como a distancia. «A través de las videoconferencias o llamadas telefónicas para evitar el aislamiento social, generar sentimientos de equipo y pertenencia, impulsar la creatividad para que el teletrabajo genera eficiencia y compromiso en la organización», recoge el manifiesto.

Para asentar es desafío tecnológico, esta iniciativa también recomienda la implementación de nuevos códigos en la dirección ejecutiva para «dirigir y evaluar por objetivos el rendimiento de las personas trabajadoras con base en criterios de eficiencia y con la finalidad de mejorar la productividad». El informe recoge un liderazgo «con seguridad» y «cercanía» para implantar nuevas metodologías de trabajo ágiles y equipos diversos de alto rendimiento.

Otras declaraciones recogidas en el manifiesto reclama fomentar la formación en competencias tecnológicas de las personas trabajadoras a fin de que puedan acogerse a esta modalidad de trabajo sin desigualdades por razón de edad o condición, así como fomentar la formación y asistencia técnica en remoto para garantizar la operatividad de los sistemas. También se ahonda en la desconexión digital y se comprometen a asegurar la salud y seguridad de los trabajadores cuando trabajen a distancia, facilitando los medios materiales y los servicios tecnológicos y plataforma necesarios para desempeñar su labor en condiciones adecuadas.

 

1424737601-kCSB--620x349@abc

Robots camareros en tiempos de pandemia

Más allá de las novelas de Asimov y del cine de George Lucas, el irrefrenable avance de la tecnología ha provocado que al ser humano cada vez le resulte menos extraño el empleo de robots. Unos dispositivos que prometen volverse especialmente populares en el futuro más próximo, y en parte gracias a la pandemiaCorea del Sur, uno de los países que más expuesto estuvo en un primero momento al coronavirus debido a su proximidad con China, es una de las grandes potencias en lo que al uso de estos asistentes se refiere.

Ahora, mientras la población del estado asiático trata de recuperar lentamente la normalidad que el virus le arrebató, los robots asistenciales se han descubierto como un medio para que los trabajadores no se expongan de forma innecesaria al contagio. En una cafetería de la ciudad de Daejeon se está empleando un robot camarero que no solo es capaz de recoger los pedidos de los clientes que ocupan las mesas, sino también de prepararlas y servirlas. «Aquí está su café con leche de almendras Rooibos, disfrute. Es aún mejor si lo agita», comenta el dispositivo mientras entrega una bebida, según recoge Reuters.

El robot durante la preparación de una bebida
El robot durante la preparación de una bebida – REUTERS

«Nuestro sistema no necesita aportes de las personas desde el pedido hasta la entrega, y las mesas se organizaron escasamente para garantizar que los movimientos de los robots sean suaves, lo que encaja perfectamente con la actual campaña de ‘contacto’ y distanciamiento», afirma Lee Dong-bae, director de investigación de Vision Semicon, la empresa detrás del desarrollo de este robot camarero.

El dispositivo, que no necesita que ningún ser humano lo controle, está asistido por un brazo mecánico independiente capaz de preparar 60 tipos diferentes de café. Según explican desde Vision Semicon, un pedido de siete cafés puede llevarle al sistema siete minutos entre que se solicita y el cliente lo recibe en la mesa.

robot-kFz--620x349@abc

Proteción de datos investigará la aplicación para el COVID-19 del gobierno

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) va a investigar la aplicación que tiene previsto poner en marcha el Gobierno para rastrear los contagio por el nuevo coronavirus Covid-19. El organismo, encargado de velar por la protección de datos en España, ha expresado a ABC que ha iniciado actuaciones para obtener información sobre la «app», que fue anunciada ayer en el Congreso por la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

La futura aplicación estará sustentada, en principio, por la herramienta desarrollada recientemente por Apple y Google para combatir la pandemia. Las dos tecnológicas, que suman el 95 por ciento del parque de teléfonos móviles del mundo, permiten a través de su nuevo software que los gobiernos puedan crear sus propias aplicaciones para combatir la pandemia.

Su funcionamiento es bastante simple y, sobre el papel, respetuoso con la privacidad. En lugar de recoger la geolocalización de los usuarios, la herramienta de Google y Apple emplea el Bluetooth de los «smartphones» para notificarles si en algún momento han estado expuestos al contagio al cruzarse con una persona infectada. Asimismo, las dos empresas prometen que no compartirán la información recabada con empresas de terceros.

Las pruebas de la futura aplicación desarrollada por el Gobierno, y basada en esta tecnología, será puesta a prueba en Canarias, como avanzó ayer en el Congreso Nadia Calviño. La vicepresidenta aseguró que será una herramienta «interoperable» y «respetuosa con la privacidad» para apoyar a la red sanitaria en la prevención de contagios.

 

evaluacion-kFB--620x349@abc

El software libre, un error de Microsoft

En el marco del Covid-19 ha dado comienzo el congreso para desarrolladores de Microsoft, el Build, que se suele celebrar en Seattle pero que este año ha pasado a ser 100% digital. Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft, ha comenzado su presentación inaugural relatando cómo la empresa estadounidense ha contribuido a la crisis provocada por la pandemia mundial, desde el «bot» de asesoramiento sobre el Covid-19 para que las organizaciones puedan evaluar a los enfermos, hasta la aplicación que ha usado el gobierno sueco para monitorizar el uso del material sanitario.

Satya ha insistido en que los desarrolladores son ahora más necesarios que nunca, dándoles un gran protagonismo en este momento en el que todas las organizaciones han necesitado pasar a funcionar de forma remota con todos sus empleados en casa, además de automatizar muchos de sus procesos que antes eran manuales, gracias al RPA, automatización de robotización. «Esta crisis sanitaria nos ha dado una oportunidad para demostrar la misión de Microsoft de empoderar a todas las personas y organizaciones del mundo para hacer más», aseguró el directivo durante su intervención.

El trabajo en remoto ha traído grandes consecuencias para muchas empresas, al verse forzadas a vaciar las oficinas y mandar a todos los empleados a casa, ha provocado la aceleración de la transformación digital, en dos meses se han concentrado dos años de digitalización El mundo se ha tenido que adaptar a hacer todo en remoto, siendo al mismo tiempo productivos y comunicativos a distancia en tiempo record.

Github, comprada por Microsoft en el 2018, es ya el hogar de 50 millones de desarrolladores donde publican los repositorios de sus aplicaciones. La comunidad ahora mejora su integración con Azure, por ejemplo, con Static Webs, que con prácticamente dos clics es posible publicar una página web desde Github y alojarla en Azure. Además, ahora Github ha pasado a ser gratuito.

Nadella afirmó que Windows es el mejor entorno para desarrollar, incluso en Linux, ya que ahora integra la consola de comandos de Linux. Curiosamente, Microsoft ha pasado de ser un detractor de Linux con Steve Ballmer, a ser uno de los mayores proveedores del sistema de código abierto del mundo. Además, Visual Studio, el entorno de desarrollo de Microsoft, es ya uno de los sistemas más populares para programar con un crecimiento del 27% sólo este año.

En cuanto a Windows 10, se ha incrementado en un 75% el tiempo que los 75.000 millones de usuarios de Windows pasan el sistema operativo respecto a 2019. Para facilitar el trabajo a los desarrolladores, y poder agilizar la producción de aplicaciones tanto para Win32 como UWP, las aplicaciones de la tienda de Microsoft, la empresa de Seattle ha anunciado «Proyect Reunion», que desacopla la aplicación del sistema operativo y permite crear una sola aplicación que funcione en todos los entornos, con algunos ajustes. Es una forma de atajar el problema que ha tenido Microsoft para llenar de aplicaciones UWP su tienda «Microsoft Store». Si el proceso es sencillo, probablemente más desarrolladores se inclinen a crear aplicaciones UWP.

En ese sentido, unos 3,5 millones de usuarios utilizan ya «Power Platform», tanto desarrolladores profesionales como desarrolladores ciudadanos, creando aplicaciones lowcode o nocode. Como aclaración, un desarrollador ciudadano es un desarrollador no profesional que crea aplicaciones de negocio para otros. «Power Platform» ha tenido un 50% de crecimiento el último año, con más de 70.000 orgranizaciones utilizándolo.

El 95% de las «500 Fortunes» utilizan la infrastructura de Microsoft y sus 61 centros de servidores, ofreciendo la gama más completa de servicios de inteligencia artificial. Uno de ellos anunciado en este congreso son el nuevo servicio de machine learning responsable para que los clientes puedan crear modelos de inteligencia artificial con menos sesgos de datos e interpretaciones. Azure también se actualiza con Synapse Link, uniendo los servicios de bases de datos operativos y la analítica, reduciendo costes y tiempo.

Teams, la plataforma de colaboración de Microsoft ha multiplicado su uso por tres en los últimos dos meses, hasta llegar a los 75 millones de usuarios únicos diarios, y 180.000 instituciones educativas adscritas. Además, ahora es más sencilla la integración de aplicaciones de terceros como Trello y Jira, y de Power Apps y cuadros de mando. Además, junto con Office 365, Teams incorpora a partir de hoy «Fluid Framework», anunciado en el año pasado, ahora cuenta con componentes fluidos, que permiten editar un archivo en cualquier lugar y de forma colaborativa. Por ejemplo, una hoja de Excel se convierte en un objeto independiente y se podrá editar por todo un equipo en Outlook, Teams o el propio Excel, conservando en todos los espacios la misma versión. Es una de las grandes apuestas de Microsoft de este año para unificar sus plataformas de Office 365 y Teams.

 

satya-kdBD--620x349@abc

Estas son las herramientas tecnológicas que llegarán con la «nueva normalidad»

En la mal llamada «nueva normalidad» es muy probablemente que haya que familiarizarse con unos objetos que parecían estar restringidos a un entorno hospitalario. Las mascarillas van a ser, durante los próximos meses y quizás años, un complemento de moda para prevenir nuevos contagios por coronavirus Covid-19. A falta de una vacuna, las sociedades de todo el mundo van a tener que acostumbrarse a estar rodeados de soluciones tecnológicas para poder entrar en la fase de desescalada. Al evaluar las medidas de seguridad más efectivas, el 55% se decanta por la gestión de acceso con reconocimiento facial, control de temperatura y mascarilla. El 34%, por las cámaras termográficas con control de temperatura y desinfección de instalaciones con ozono y el 11% afirma que es imposible controlar el contagio, según datos de la consultora B+SAFE.

Medidores de temperatura

En la actualidad algunos comercios han adquirido cámaras térmicas que hacen una estimación de la temperatura corporal de los clientes. La fiebre es uno de los síntomas de la enfermedad, aunque no la única. Es posible, según expertos, que se extiendan estos mecanismos para poder controlar la propagación del coronavirus entre la población, que es la principal medida de contención.

«Afrontamos un escenario inédito, en el que las empresas tendrán que variar muchas de las medidas de seguridad de sus empleados, con tecnologías que les ayuden en esta labor», asegura en un comunicado Alberto Gómez Saucedo, responsable de desarrollo de negocio de la empresa tecnológica Fibratel, que asegura que la demanda de tecnología para el control de aforos se ha incrementado.

¿Cómo funciona? Por medio de unos sensores específicos. Realizan el control de temperatura de las personas a través de tecnologías de infrarrojos y de termografía, integrando una serie de algoritmos de analítica avanzada que transforma el video obtenido de una cámara en datos relativos a la temperatura corporal, registrados por sensores biométricos. En algunos casos pueden llegar a ofrecen una precisión de hasta +-0.3ºC.

¿Qué obstáculos tienen? Se trata de una medida útil aunque la Agencia Española de Protección de Datos ha asegurado que puede vulnerar la ley al recopilar un dato privado. No siempre es totalmente preciso porque, como ha quedado patente en otras situaciones, puede verse afectada por el calor exterior o si están sometidas a fuentes directas de luz artificial. Otro problema adicional es que, aunque tengas fiebre, no implica que la persona tenga este virus.

Control de mascarillas en tiempo real

El uso de mascarillas era algo ya generalizado en ciudades asiáticas antes de la pandemia. Regiones de gran trasiego de gente que acumulan preocupantes datos de contaminación. Aunque su uso es recomendable (es obligatorio en transportes), se han demostrado como un recurso imprescindible para reducir los contagios. El coronavirus, que se ha revelado como muy contagioso, infecta por contacto directo, con lo que es necesario protegerse uno mismo y, por supuesto, a los demás. Por el momento, y aunque pueden incurrir en sanciones, no se puede controlar de manera precisa si los ciudadanos responden a las indicaciones sanitarias. La solución puede estar en la Inteligencia Artificial.

¿Cómo funciona? Empiezan a haber varias soluciones al respecto. Una muy destacada está ya en Francia, que ha sido pionera en este asunto, según informa Bloomberg, que indica que París ha desplegado por el metro sensores que aprovechan las cámaras de seguridad y un software de reconocimiento facial creado por una «startup» gala llamada Datakalab puede comprobar si los parisinos han incorporado las mascarillas como elementos de seguridad. El sistema utiliza la red Wifi para transferir los datos. También Motorola, en colaboración con el fabricante de sistemas de videovigilancia Avigilon, ha desarrollado un sistema de seguridad basado en IA capaz de reconocer objetos y medir distancias en tiempo real, explican en un comunicado. Ante la detección errónea salta un aviso que advierte el personal de seguridad. Está destinado en principio a las empresas para cumplir con las pautas sanitarias.

¿Qué obstáculos tienen? El principal problema es la posible implicación en la privacidad de los ciudadanos (aunque sus desarrolladores aseguran que recopilan datos agregados) y el retraso (se dice que unos 15 minutos) del registro con lo que hasta pasado un tiempo no se podría poner remedio.

Control de aforo

Otro de los caballos de batalla durante la pandemia y también en las fases de desescalada es el distanciamiento social. Evitar el contacto directo con personas se ha convertido en un escudo contra el coronavirus, con lo que habrá que alumbrarse durante los próximos meses a no ver esas imágenes de aglomeraciones. Para ello, se ha empezado a experimentar con soluciones tecnológicas que garantizan un control de acceso a locales.

¿Cómo funciona? A través de sistemas de detección y técnicas de «machine learning» o «aprendizaje automático» que controlan la capacidad de un local o edificio. Con ello, se regula en número de nuevas entradas, el recuento de personas, siendo capaz incluso de determinar el sexo y edad de los visitantes, entre otros detalles, mediante mapas de calor y un gráfico de lectura fácil, relatan los expertos. Otros proyectos como Shoppermotion, una firma española, proponen tirar de IA para calcular si se cumple la distancia de seguridad en un supermercado, un importante foco de nuevos contagios. Un mapa de calor aprovecha los datos extraídos de los carros de compra para ofrecer datos importantes.

¿Qué obstáculos tienen? La inversión que deben realizar los pequeños negocios para poder adecuar sus instalaciones a estas condiciones. Por el momento, no se han extendido a nivel general y sería necesario determinar el aforo total de un local para analizar las posibilidades. Un problema adicional se encuentra en que aunque se den las condiciones para albergar a un número concreto de clientes, no existen garantías de que cumplan con ese distanciamiento social.

Reserva de espacios en remoto

En las primeras fases de desescalada se ha incluído la cita previa como mecanismo de control de los clientes. De tal manera que las empresas pueden organizarse para evitar que se agolpen a determinadas horas poniendo en riesgo su seguridad. Expertos de Fibratel apuntan que estas soluciones, cuyo objetivo es evitar aglomeraciones las empresas, se están estudiando para establecer un control permanente de la ocupación. Muchas empresas ya han puesto en marcha aplicaciones de cita previa que, seguramente, se queden de manera permanente.

¿Cómo funcionan? Existen ya sistemas y desarrollos que permiten registrar una cita previa. Los servicios sanitarios y grandes empresas llevan tiempo, incluso antes de la pandemia, utilizando estos servicios para organizar su producción. Talleres y concesionarios, empresas como ITV por ejemplo, son casos de éxito en los que los clientes avisan con antelación su visita. Es factible también incorporarlo fácilmente en otros negocios.

¿Qué obstáculos tienen? La inversión inicial para realizar un desarrollo digital que permita incorporarlo a la página web del comercio. Un problema adicional es que, para ello, lo más recomendable es contar con una página oficial y, según datos de la empresa Godaddy, solo un 48% de las pymes la tiene, algo que lastra la necesaria transformación digital.

«Wearables» para detectar el virus

Aunque aún está en fase de conceptualización, una pulsera inteligente que monitorice posibles casos puede ser otra gran idea. Algunas marcas quieren que sus relojes sean capaces de detectar virus incluso antes de presentar síntomas. Investigadores de Stanford y Scripps Research han realizado un estudio por el que aseguran ser capaces de detectar virus similares con datos recabados mediante dispositivos «wearables».

¿Cómo funciona? Para ello, han llegado a un acuerdo con Fitbit, empresa filial de Google, para acceder a la ingente cantidad de datos del cuerpo humano recabados por un usuario durante un día. «Los relojes inteligentes hacen muchas, muchas mediciones por día, al menos 250.000, que es lo que los convierte en dispositivos de monitoreo tan potentes», sostiene en un comunicado Michael Snyder, profesor de genética en la Escuela de Medicina de Stanford.

¿Qué obstáculos tiene? El primero, el más obvio: todavía se encuentra en una fase demasiado embrionaria como para pensar que puede ser útil a corto plazo. El segundo, se trata de dispositivos que todavía no tienen un uso generalizado entre la población. Aquellos que sí cuentan con uno en propiedad tienen la opción de servicios digitales ya disponibles que mandan alertas en caso de tocarse la cara. Otra medida de protección.

Aplicaciones de las fases

Uno de los problemas de la llegada de las fases de desescalada es que, dependiendo del lugar de residencia, una persona puede encontrarse en una de las distintas fases para volver a la normalidad. Y cada una de ellas incluye algunas características distintas que puede llegar a confundir. Para ello, una de las posibles soluciones es utilizar los teléfonos móviles para informarse a través de una «app».

¿Cómo funciona? Se trata de un proyecto de una profesora de Metodologías Ágiles, Alaitz Benito, quien ha desarrollado con un equipo de 3 personas Desescalapp, una plataforma interactiva con información ciudadana sobre la desescalada y sobre qué se puede hacer en cada una de sus fases. Pretende resolver todas las dudas que han surgido a todos ante el escenario de la desescalada. Introduciendo el código postal el software ofrece las recomendaciones de la fase en la que se encuentre la persona.

Otra propuesta interesante es una iniciativa de Empresas por la Movilidad Sostenible, junto a una estudiante de la Universidad Politécnica de Valencia. Se trata de una herramienta de geolocalización que busca mostrar, de forma gratuita y unificada, información de actualidad sobre cualquier negocio: estaciones de servicio, puntos de recarga, talleres, restauración, tiendas, hoteles, etcétera. La herramienta contará con información específica de cada servicio geolocalizado relativa al Covid-19: si está abierto o no, qué horario tiene, si ofrecen medidas de protección a los clientes o usuarios, la disponibilidad de entrega a domicilio, los tipos de pago aceptados o si existen horas prioritarias para personas de riesgo.

Limpieza de ropa en las tiendas

Las tiendas y comercios de ropa se enfrentan a una situación que hasta ahora no habían vivido con antelación: el protocolo de desinfección de las prendas que se prueban los potenciales clientes. Aunque por lo general suelen ser pulcros en su limpieza, en estos momentos el coronavirus, que puede infectar en contacto con la saliva de un paciente, ha hecho cambiar todo. De manera rudimentaria y casi artesanal, muchos comerciantes han tirado de ingenio con planchas verticales para poder hacer las labores de desinfección.

¿Cómo funciona? Con limpieza a vapor. Ya han empezado a popularizarse planchas potentes que permiten la higienización de prendas de manera rápida y efectiva, que se ha convertido en el quebradero de cabeza de muchos comerciantes. Hay ya recomendaciones: treinta segundos tarda en dejar la ropa libre de coronavirus.

¿Qué obstáculos tiene? La mayoría de veces forma parte de iniciativas individuales y no está muy extendido. El proceso de recogida e higienización de las prendas descartadas por los clientes en el probador puede ocasionar ralentizaciones a la hora de atender y encontrar las tallas. También requiere de una inversión iniciar que deben asumir las propias empresas.

Big Data para evitar el desabastecimiento

La Inteligencia Artificial y el Big Data son dos tecnologías que también se han visibilizado como grandes aliadas para las fases de desescalada. Por su capacidad para optimizar recursos, algunas empresas han implementado algunos servicios de manera urgente para cumplir con las necesidades pero han encontrado una oportunidad para alcanzar su transformación digital. Un ejemplo la propuesta de Geotab que aprovecha el uso de datos de los vehículos conectados (siempre agregado y anonimizado) como termómetro del impacto y la recuperación de esta situación. «Es un indicador del estado de la actividad del transporte y de la movilidad. Gracias a ello estamos identificando en nuestros dashboards qué industrias van recuperando actividad y en qué regiones», asegura a ABC Iván Lequerica, vicepresidente de Geotab para el sur y oeste de Europa:

¿Cómo funciona? La combinación de Big Data y Telemática permite localizar dónde se encuentran las mercancías y cómo se mueven. Esto es útil en estos momentos para analizar y comparar la actividad en las provincias que se encuentran en diferentes fases de desescalada con el fin de ajustar la producción y el stock a la demanda en las mismas.

¿Qué obstáculos tienen? El coste de la implantación de este tipo de tecnologías no es elevado y el retorno de la inversión es rápido, ayudando a optimizar las operaciones. «El reto para las empresas de cualquier tamaño, no solo las pequeñas, está en entender y poner en valor una cultura de decisiones basadas en datos», valora Lequerica.