Archivos por Etiqueta: EEUU

La realidad aumentada ya esta a prueba en Facebook.

Facebook ha anunciado que en Estados Unidos está probando los anuncios con realidad aumentada en la columna de actualizaciones «News Feed» del perfil que permitirán a los usuarios de la red social interactuar con los productos anunciados.

Facebook ha anunciado, durante un evento celebrado este martes, que está probando anuncios que incorporan realidad aumentada con vistas a la temporada de compras de Navidad. Según informa Reuters, los anuncios se incorporarán en el «News Feed» de la página de inicio y permitirán al usuario interactuar con los productos y probar su funcionamiento.

Con los anuncios de realidad aumentada la compañía pretende que los anunciantes atraigan a los potenciales consumidores, ya que según ha explicado el vicepresidente de Márketing de Producto, Ty Ahmad-Taylor, en la compañía ven «el vídeo como el mejor medio de descubrir nuevos productos». Facebook ya ha probado previamente esta característica en la aplicación Messenger.

Facebook ha informado de que hay empresas que empezarán a probar los anuncios en realidad aumentada a lo largo de este verano, como Sephora, Bobbi Brown, Pottery Barn y Wayfair, entre otras marcas. Dentro del evento, también se ha informado de que la característica de compra de productos dejará de ser exclusiva de la red social Facebook, que por ahora prueba solo en Estados Unidos, y llegará a Instagram a través de las historias, donde estará disponible a nivel global antes de las vacaciones de Navidad.

Por último, la compañía ha adelantado que lanzará kits de creación de vídeo que podrán ser utilizados por las empresas de anunciantes para la creación de anuncios centrados directamente en el formato para dispositivos móviles.

facebook-realidad-aumentada-kFyD--620x349@abc (1)

Piel sintética, muy parecida a la humana, sensible al tacto y que se autorregenera

Los investigadores llevan muchos años detrás de conseguir una piel sintética lo más parecida posible a la humana. Así, científicos de la Universidad de Colorado han dado un paso más en este objetivo consiguiendo que su prototipo de «e-skin» mida la temperatura de lo que toca, así como que controle la presión que ejerce sobre la superficie con la que está en contacto. Además, es capaz de regenerarse aplicando compuestos muy asequibles y se puede reutilizar.

Estas características convierten a esta piel sintética en el futuro para implantes en humanos, pero su aplicación va más allá en la robótica: aplicados a máquinas, éstas serán capaces de saber, por ejemplo, qué fuerza ejercer al estrechar la mano de un humano para no dañarlo o «para detectar si un bebé tiene fiebre», afirma Wei Zhang, co-autor del estudio, que fue publicado por la revista American Association for the Advancement of Science el pasado mes de enero. También servirían para recubrir prótesis y conseguir que su usuario tenga una verdadera sensación de tacto.

Otra de las capacidades más sorprendentes de esta nueva piel es que puede «curar» sus heridas tan solo aplicando tres compuestos concretos que se encuentran a la venta disueltos en alcohol. Con ellos, crecen nuevas moléculas alrededor de la «herida», que se acaba restableciendo.

Finalmente, su carácter reciclable permite que, una vez cumplida su función y al entrar en contacto con una solución determinada, ésta se disuelve, y se puede aprovechar para crear una nueva piel. El siguiente paso es implantar esta tecnología en dispositivos comerciales.

e-skin-k3GF--1240x698@abc

Nanorrobots programados para matar el cáncer

En los últimos años se han desarrollado diferentes tipos de nanopartículas muy prometedoras en la lucha contra el cáncer. Unas nanopartículas que, básicamente, ayudan al sistema inmune a reconocer a las células malignas o actúan como ‘vehículos de carga’ para transportar a los fármacos hasta los tumores. Pero, ¿qué pasaría si estas nanopartículas tuvieran la capacidad de destruir por mismas a las células cancerígenas? Y aún mejor, ¿y si lo pudieran hacer de forma totalmente autónoma? Pues que estaríamos hablando de ‘nanorrobots anticancerígenos’. Un concepto que, aunque suena demasiado ‘futurista’, parece encontrarse a la vuelta de la esquina. Y es que investigadores de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe (EE.UU.) han diseñado unos nanorrobots capaces de rastrear y destruir el cáncer al taponar los vasos sanguíneos que nutren a los tumores sólidos –con lo que las células malignas acaben muriendo de inanición.

Como explica Hao Yan, director de esta investigación publicada en la revista «Nature Biotechnology», «en nuestro trabajo hemos desarrollado el primer sistema robótico de ADN completamente autónomo para el diseño de fármacos precisos y el tratamiento dirigido del cáncer. Además, nuestra tecnología puede ser utilizada en muchos tipos de cáncer, dado que todos los vasos sanguíneos que nutren a los tumores sólidos son esencialmente iguales».

Buscar y destruir

La idea de utilizar nanorrobots para combatir el cáncer no es ni mucho menos nueva. De hecho, los nanorrobots descritos en este estudio son el resultado de muchos años de investigación dedicados a descubrir la manera de diseñar nanopartículas basadas en el ADN que puedan encontrar y destruir los tumores sin dañar a las células sanas. Y ya puestos, mejor tener unos nanorrobots que unas nanopartículas. Es decir, mejor que estas nanopartículas sean programables y totalmente autónomas a la hora de llevar a cabo su misión.

Y básicamente, ¿en qué consisten estos nanorrobots? Pues son una lámina de ADN de 90 x 60 nanómetros de tamaño que lleva adherida una enzima que, denominada ‘trombina’, causa la coagulación de la sangre. Así, el objetivo es llevar estar trombina hasta los vasos sanguíneos tumorales y que provoque un trombo o ‘tapón’ para, cual mini-infarto, cortar el suministro de sangre a las células tumorales –que ante la ausencia de oxígeno y nutrientes se ven irremisiblemente abocadas a morir.

Dada la similitud de los vasos sanguíneos que nutren a los tumores, la nueva tecnología puede ser utilizada en muchos tipos de cáncer

En primer lugar, se recurre a la ‘papiroflexia’: la lámina de ADN, ‘cargada’ con cuatro moléculas de trombina, es enrollada sobre sí misma para forma una especie de tubo hueco o ‘canuto’. Y una vez hecho esto, se programa para que ataque a las células cancerígenas sin molestar a las sanas. Y esto, ¿cómo se logra? Pues añadiendo a la superficie del canuto un aptámero de ADN, esto es, una secuencia de ADN de cadena sencilla –y no de doble-hélice como en el núcleo de las células–. Concretamente, este aptámero está diseñado para unirse específicamente a una proteína, la ‘nucleolina’, que abunda en la superficie de las células endoteliales que forman los vasos sanguíneos de los tumores –y que no se encuentra en la superficie de las células sanas–. Por tanto, lo que hay que hacer es inyectar todo el complejo nanorrobótico en el torrente sanguíneo y dejar que circule por el organismo hasta dar con los vasos del tumor, a cuyas células se adherirá a través del aptámero. Y una vez esto ocurra, el nanorrobot inyectará en el vaso su carga: la trombina.

No solo cáncer

La pregunta entonces es: ¿funciona? Pues sí. Los autores utilizaron un modelo animal –ratones– de melanoma al que inyectaron los nanorrobots y observaron como sus ‘criaturas’ se congregaron alrededor del tumor al cabo de unas pocas horas. Y a partir de aquí, solo hubo que esperar: a las 24 horas, el corte del suministro de sangre había dañado el tejido tumoral; a las 48 horas, el tumor presentaba signos evidentes de una trombosis avanzada; y a las 72 horas, todos los vasos sanguíneos tumorales tenían uno o más tumores. Todo ello sin afectar a ningún otro órgano o tejido –caso sobre todo del cerebro, en el existía el temor de que los nanorrobots pudieran causar un trombo y, por ende, un ictus isquémico–. Es decir, el tratamiento parece totalmente seguro.

Y esta trombosis tumoral generalizada, ¿qué supuso para los ratones? Pues una regresión de sus tumores primarios y la prevención de su expansión a otros órganos –las consabidas ‘metástasis’–, lo que posibilitó que el tiempo de supervivencia de estos animales pasara de 20,5 a 45 días. Además, tres de los ocho ratones tratados vieron completamente eliminados sus tumores.

La administración de trombina por nanorrobots de ADN constituye un avance muy importante en la aplicación de la nanotecnología del ADN para el tratamiento del cáncer

Pero aún hay más. Los autores repitieron el experimento con ratones con cáncer de pulmón, de ovario y de mama, obteniendo un éxito similar. Y en último término, probaron con un modelo animal más grande –aunque no demasiado–: cerdos en miniatura, aun sin cáncer. Y el tratamiento, nuevamente, se mostró totalmente seguro.

Como concluye Hao Yan, «la administración de trombina por nanorrobots de ADN constituye un avance muy importante en la aplicación de la nanotecnología del ADN para el tratamiento del cáncer. Creo que estamos mucho más cerca de la aplicación de esta tecnología en la práctica clínica real, y la combinación de diferentes nanorrobots potadores de varios agentes puede ayudar a lograr el objetivo último de la investigación oncológica: la erradicación de los tumores sólidos y de las metástasis vascularizadas. Pero esta estrategia también podría emplearse como plataforma de administración de fármacos para el tratamiento de otras enfermedades».

 

NANOROBOT-kpvE--620x349@abc

El GPS de una app de fitness desvela la ubicación de bases secretas de EEUU

El auge de los teléfonos móviles inteligentes ha traído consigo importantes cambios en los hábitos de los consumidores. Gracias a ellos, muchos dispositivos electrónicos que antes utilizaban a menudo las personas se han concentrado en un único terminal. Como los servicios basados en su sistema de posicionamiento GPS, cuyos datos individuales desvelan mucha información.

Los datos personales son considerados, a día de hoy, el oro del siglo XXI. Y no es para menos, puesto que si ya de forma individual pueden ser interesantes, si se tratan de manera colectiva y agregada pueden ser tremendamente valiosos. Incluso los ofrecidos por las populares aplicaciones de monitorización del rendimiento físico. La aplicación de ejercicio Strava, una de las más populares, ha sacado a relucir algunos detalles que el Gobierno de EE.UU. querría mantener a salvo de miradas ajenas.

Según desvela «The Guardian», el servicio ha desvelado la ubicación de bases militares secretas del ejército norteamericano. Los detalles fueron publicados por la compañía tecnológica en un mapa de visualización de datos en donde se muestra toda la actividad monitorizada por los usuarios de este servicio que permite a los usuarios almacenar sus ejercicios y compartirlos con otros contactos. El mapa, publicado en noviembre de 2017, muestra todas las actividades que se han subido y se recogen unos 3 mil millones de puntos «calientes» de datos GPS, según la compañía.

Esta «app», al igual que otras similares, se puede utilizar en varios dispositivos electrónicos como «smartphones» o las pulseras de fitness como Fitbit. Está concebida, además, para analizar y visualizar rutas de carretas populares de las ciudades principales . Sin embargo, durante este fin de semana, analistas militares observaron que este mapa también era lo suficientemente detallado como para proporcionar información extremadamente confidencial sobre un conjunto de usuarios, el personal militar en servicio activo.

En un artículo personal, Nathan Ruser, analista del Instituto de Analistas de Conflictos Unidos (IUCA, por sus siglas en inglés), ha sido uno de los primeros en darse cuenta. «El mapa de calor se ve muy bonito, pero no es sorprendente para las operaciones secretas». A su juicio, las bases estadounidenses están «claramente identificables y son mapeables». La razón de esto se debe en que los soldados, según se da por hecho, usan esta aplicación al igual que las personas digamos «normales», de tal forma que al activar el sistema de posicionamiento a la hora de hacer ejercicio desvela detalles confidenciales. «Podría ser especialmente peligroso», apunta.

«El problema es cuando vamos a países en guerra donde la proliferación de estos sistemas es casi nula. Lugares en los que hay soldados desplazados de países en los que sí que son utilizadas estas tecnologías de tracking deportivo. Es el caso de Irak, o Somalia, con los militares norteamericanos», escribe por su parte Chema Alonso, jefe de datos de Telefónica.

 

MAPA-BASES-MILITARES-k9JH--620x349@abc

La tienda física de Amazon pone fin a la figura humana del cajero.

Los presagios son poco halagüeños: en 2020 se habrán eliminado más de cinco millones de puestos de trabajo por la irrupción de modelos productivos basados en inteligencia artificial y como resultado del auge de la robotización en los procesos industriales. El futuro requerirá, no obstante, encajar las nuevas piezas que regala la transformación digital. Pero todavía no está claro el impacto económico a nivel global, aunque las previsiones más optimistas insisten en que en los próximos años se crearán más empleos de los que se destruirán.

A medida que ha avanzado la llamada cuarta revolución industrial, la mayoría de los sectores tradicionales han mirado con recelo las posibles consecuencias que se avecinan. Una sociedad algorítmica en la que la monitorización de las actividades de los ciudadanos es la radial con la que se corta el consumo de productos. El gigante del comercio electrónico quiere pisar cuanto antes el acelerador del cambio. Un desafío que le ha llevado a experimentar con sistemas de aprendizaje automático, drones de transporte de mercancías y, ahora, con un nuevo concepto de tienda física en donde se eliminan las colas y los cajeros.

En ella, el centro de la experiencia radica en el teléfono móvil inteligente. Es la llave que no solo abre el acceso principal, sino que es el elemento indispensable para realizar el pago. Parece magia, pero es un sistema basado en tecnologías de reconocimiento de objetos, sistema de seguimiento que aprovecha los datos enviados por los miles de sensores y cámaras infrarrojas desplegados por las instalaciones. Amazon Go, que se llama, ha dado sus primeros pasos en el centro de Seattle (EE.UU.), cerca de su sede principal. Se trata de una pequeña tienda de solo 167 metros cuadrados en la que, principalmente, se comercializan productos de alimentación.

Uno de sus aspectos más interesantes y novedosos es la inexistencia de líneas de cajas y, por tanto, de cajeros humanos, que en el comercio tradicional se encargan de pasar por el escáner los productos y cobrar al consumidor. Aquí todo está automatizado. Analizado. El supermercado cuenta con un plantel de empleados que se encargan de reponer los productos en las estanterías, cocinar productos frescos y atender las dudas de los clientes. Poco más tienen que hacer en un lugar en donde el consumidor entra por la puerta después de escanear un código QR desde el teléfono, introducir los artículos en una bolsa (o bolsillo del pantalón) y, nada más abandonar las instalaciones, ya se lo han cargado en su cuenta de Amazon.

Pese a su gran debut, no todo ha sido de color de rosa. El proyecto se ha retrasado un año por los continuos fallos técnicos a la hora de efectuar las operaciones de cobro. Los productos seleccionados no se reconocían correctamente, sobre todo en momentos de mucha aglomeración. El sistema necesita evaluar los movimientos de los clientes y, según la compañía, es a prueba de ladrones. El supermercado está continuamente vigilando e identificando a los clientes, un escenario que los defensores más acérrimos de la privacidad encontrarán peligroso.

go-gallery-interior-kobC--620x349@abc