Archivos por Etiqueta: EEUU

Nanorrobots programados para matar el cáncer

En los últimos años se han desarrollado diferentes tipos de nanopartículas muy prometedoras en la lucha contra el cáncer. Unas nanopartículas que, básicamente, ayudan al sistema inmune a reconocer a las células malignas o actúan como ‘vehículos de carga’ para transportar a los fármacos hasta los tumores. Pero, ¿qué pasaría si estas nanopartículas tuvieran la capacidad de destruir por mismas a las células cancerígenas? Y aún mejor, ¿y si lo pudieran hacer de forma totalmente autónoma? Pues que estaríamos hablando de ‘nanorrobots anticancerígenos’. Un concepto que, aunque suena demasiado ‘futurista’, parece encontrarse a la vuelta de la esquina. Y es que investigadores de la Universidad Estatal de Arizona en Tempe (EE.UU.) han diseñado unos nanorrobots capaces de rastrear y destruir el cáncer al taponar los vasos sanguíneos que nutren a los tumores sólidos –con lo que las células malignas acaben muriendo de inanición.

Como explica Hao Yan, director de esta investigación publicada en la revista «Nature Biotechnology», «en nuestro trabajo hemos desarrollado el primer sistema robótico de ADN completamente autónomo para el diseño de fármacos precisos y el tratamiento dirigido del cáncer. Además, nuestra tecnología puede ser utilizada en muchos tipos de cáncer, dado que todos los vasos sanguíneos que nutren a los tumores sólidos son esencialmente iguales».

Buscar y destruir

La idea de utilizar nanorrobots para combatir el cáncer no es ni mucho menos nueva. De hecho, los nanorrobots descritos en este estudio son el resultado de muchos años de investigación dedicados a descubrir la manera de diseñar nanopartículas basadas en el ADN que puedan encontrar y destruir los tumores sin dañar a las células sanas. Y ya puestos, mejor tener unos nanorrobots que unas nanopartículas. Es decir, mejor que estas nanopartículas sean programables y totalmente autónomas a la hora de llevar a cabo su misión.

Y básicamente, ¿en qué consisten estos nanorrobots? Pues son una lámina de ADN de 90 x 60 nanómetros de tamaño que lleva adherida una enzima que, denominada ‘trombina’, causa la coagulación de la sangre. Así, el objetivo es llevar estar trombina hasta los vasos sanguíneos tumorales y que provoque un trombo o ‘tapón’ para, cual mini-infarto, cortar el suministro de sangre a las células tumorales –que ante la ausencia de oxígeno y nutrientes se ven irremisiblemente abocadas a morir.

Dada la similitud de los vasos sanguíneos que nutren a los tumores, la nueva tecnología puede ser utilizada en muchos tipos de cáncer

En primer lugar, se recurre a la ‘papiroflexia’: la lámina de ADN, ‘cargada’ con cuatro moléculas de trombina, es enrollada sobre sí misma para forma una especie de tubo hueco o ‘canuto’. Y una vez hecho esto, se programa para que ataque a las células cancerígenas sin molestar a las sanas. Y esto, ¿cómo se logra? Pues añadiendo a la superficie del canuto un aptámero de ADN, esto es, una secuencia de ADN de cadena sencilla –y no de doble-hélice como en el núcleo de las células–. Concretamente, este aptámero está diseñado para unirse específicamente a una proteína, la ‘nucleolina’, que abunda en la superficie de las células endoteliales que forman los vasos sanguíneos de los tumores –y que no se encuentra en la superficie de las células sanas–. Por tanto, lo que hay que hacer es inyectar todo el complejo nanorrobótico en el torrente sanguíneo y dejar que circule por el organismo hasta dar con los vasos del tumor, a cuyas células se adherirá a través del aptámero. Y una vez esto ocurra, el nanorrobot inyectará en el vaso su carga: la trombina.

No solo cáncer

La pregunta entonces es: ¿funciona? Pues sí. Los autores utilizaron un modelo animal –ratones– de melanoma al que inyectaron los nanorrobots y observaron como sus ‘criaturas’ se congregaron alrededor del tumor al cabo de unas pocas horas. Y a partir de aquí, solo hubo que esperar: a las 24 horas, el corte del suministro de sangre había dañado el tejido tumoral; a las 48 horas, el tumor presentaba signos evidentes de una trombosis avanzada; y a las 72 horas, todos los vasos sanguíneos tumorales tenían uno o más tumores. Todo ello sin afectar a ningún otro órgano o tejido –caso sobre todo del cerebro, en el existía el temor de que los nanorrobots pudieran causar un trombo y, por ende, un ictus isquémico–. Es decir, el tratamiento parece totalmente seguro.

Y esta trombosis tumoral generalizada, ¿qué supuso para los ratones? Pues una regresión de sus tumores primarios y la prevención de su expansión a otros órganos –las consabidas ‘metástasis’–, lo que posibilitó que el tiempo de supervivencia de estos animales pasara de 20,5 a 45 días. Además, tres de los ocho ratones tratados vieron completamente eliminados sus tumores.

La administración de trombina por nanorrobots de ADN constituye un avance muy importante en la aplicación de la nanotecnología del ADN para el tratamiento del cáncer

Pero aún hay más. Los autores repitieron el experimento con ratones con cáncer de pulmón, de ovario y de mama, obteniendo un éxito similar. Y en último término, probaron con un modelo animal más grande –aunque no demasiado–: cerdos en miniatura, aun sin cáncer. Y el tratamiento, nuevamente, se mostró totalmente seguro.

Como concluye Hao Yan, «la administración de trombina por nanorrobots de ADN constituye un avance muy importante en la aplicación de la nanotecnología del ADN para el tratamiento del cáncer. Creo que estamos mucho más cerca de la aplicación de esta tecnología en la práctica clínica real, y la combinación de diferentes nanorrobots potadores de varios agentes puede ayudar a lograr el objetivo último de la investigación oncológica: la erradicación de los tumores sólidos y de las metástasis vascularizadas. Pero esta estrategia también podría emplearse como plataforma de administración de fármacos para el tratamiento de otras enfermedades».

 

NANOROBOT-kpvE--620x349@abc

El GPS de una app de fitness desvela la ubicación de bases secretas de EEUU

El auge de los teléfonos móviles inteligentes ha traído consigo importantes cambios en los hábitos de los consumidores. Gracias a ellos, muchos dispositivos electrónicos que antes utilizaban a menudo las personas se han concentrado en un único terminal. Como los servicios basados en su sistema de posicionamiento GPS, cuyos datos individuales desvelan mucha información.

Los datos personales son considerados, a día de hoy, el oro del siglo XXI. Y no es para menos, puesto que si ya de forma individual pueden ser interesantes, si se tratan de manera colectiva y agregada pueden ser tremendamente valiosos. Incluso los ofrecidos por las populares aplicaciones de monitorización del rendimiento físico. La aplicación de ejercicio Strava, una de las más populares, ha sacado a relucir algunos detalles que el Gobierno de EE.UU. querría mantener a salvo de miradas ajenas.

Según desvela «The Guardian», el servicio ha desvelado la ubicación de bases militares secretas del ejército norteamericano. Los detalles fueron publicados por la compañía tecnológica en un mapa de visualización de datos en donde se muestra toda la actividad monitorizada por los usuarios de este servicio que permite a los usuarios almacenar sus ejercicios y compartirlos con otros contactos. El mapa, publicado en noviembre de 2017, muestra todas las actividades que se han subido y se recogen unos 3 mil millones de puntos «calientes» de datos GPS, según la compañía.

Esta «app», al igual que otras similares, se puede utilizar en varios dispositivos electrónicos como «smartphones» o las pulseras de fitness como Fitbit. Está concebida, además, para analizar y visualizar rutas de carretas populares de las ciudades principales . Sin embargo, durante este fin de semana, analistas militares observaron que este mapa también era lo suficientemente detallado como para proporcionar información extremadamente confidencial sobre un conjunto de usuarios, el personal militar en servicio activo.

En un artículo personal, Nathan Ruser, analista del Instituto de Analistas de Conflictos Unidos (IUCA, por sus siglas en inglés), ha sido uno de los primeros en darse cuenta. «El mapa de calor se ve muy bonito, pero no es sorprendente para las operaciones secretas». A su juicio, las bases estadounidenses están «claramente identificables y son mapeables». La razón de esto se debe en que los soldados, según se da por hecho, usan esta aplicación al igual que las personas digamos «normales», de tal forma que al activar el sistema de posicionamiento a la hora de hacer ejercicio desvela detalles confidenciales. «Podría ser especialmente peligroso», apunta.

«El problema es cuando vamos a países en guerra donde la proliferación de estos sistemas es casi nula. Lugares en los que hay soldados desplazados de países en los que sí que son utilizadas estas tecnologías de tracking deportivo. Es el caso de Irak, o Somalia, con los militares norteamericanos», escribe por su parte Chema Alonso, jefe de datos de Telefónica.

 

MAPA-BASES-MILITARES-k9JH--620x349@abc

La tienda física de Amazon pone fin a la figura humana del cajero.

Los presagios son poco halagüeños: en 2020 se habrán eliminado más de cinco millones de puestos de trabajo por la irrupción de modelos productivos basados en inteligencia artificial y como resultado del auge de la robotización en los procesos industriales. El futuro requerirá, no obstante, encajar las nuevas piezas que regala la transformación digital. Pero todavía no está claro el impacto económico a nivel global, aunque las previsiones más optimistas insisten en que en los próximos años se crearán más empleos de los que se destruirán.

A medida que ha avanzado la llamada cuarta revolución industrial, la mayoría de los sectores tradicionales han mirado con recelo las posibles consecuencias que se avecinan. Una sociedad algorítmica en la que la monitorización de las actividades de los ciudadanos es la radial con la que se corta el consumo de productos. El gigante del comercio electrónico quiere pisar cuanto antes el acelerador del cambio. Un desafío que le ha llevado a experimentar con sistemas de aprendizaje automático, drones de transporte de mercancías y, ahora, con un nuevo concepto de tienda física en donde se eliminan las colas y los cajeros.

En ella, el centro de la experiencia radica en el teléfono móvil inteligente. Es la llave que no solo abre el acceso principal, sino que es el elemento indispensable para realizar el pago. Parece magia, pero es un sistema basado en tecnologías de reconocimiento de objetos, sistema de seguimiento que aprovecha los datos enviados por los miles de sensores y cámaras infrarrojas desplegados por las instalaciones. Amazon Go, que se llama, ha dado sus primeros pasos en el centro de Seattle (EE.UU.), cerca de su sede principal. Se trata de una pequeña tienda de solo 167 metros cuadrados en la que, principalmente, se comercializan productos de alimentación.

Uno de sus aspectos más interesantes y novedosos es la inexistencia de líneas de cajas y, por tanto, de cajeros humanos, que en el comercio tradicional se encargan de pasar por el escáner los productos y cobrar al consumidor. Aquí todo está automatizado. Analizado. El supermercado cuenta con un plantel de empleados que se encargan de reponer los productos en las estanterías, cocinar productos frescos y atender las dudas de los clientes. Poco más tienen que hacer en un lugar en donde el consumidor entra por la puerta después de escanear un código QR desde el teléfono, introducir los artículos en una bolsa (o bolsillo del pantalón) y, nada más abandonar las instalaciones, ya se lo han cargado en su cuenta de Amazon.

Pese a su gran debut, no todo ha sido de color de rosa. El proyecto se ha retrasado un año por los continuos fallos técnicos a la hora de efectuar las operaciones de cobro. Los productos seleccionados no se reconocían correctamente, sobre todo en momentos de mucha aglomeración. El sistema necesita evaluar los movimientos de los clientes y, según la compañía, es a prueba de ladrones. El supermercado está continuamente vigilando e identificando a los clientes, un escenario que los defensores más acérrimos de la privacidad encontrarán peligroso.

go-gallery-interior-kobC--620x349@abc

¿Qué es la neutralidad en la red? En EEUU se ha iniciado una batalla para que ésta no llegue a su fin.

Después de años de debates, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, en sus siglas en inglés) tiene previsto dar la puntilla este jueves a la neutralidad en la red, un conjunto de normas que buscan que la información que circula en Internet sea tratada con igualdad. Es decir, que los contenidos no puedan ser bloqueados, ralentizados o priorizados por las compañías proveedoras de Internet. La FCC podría permitir que las compañías segmentaran los precios de acceso a determinados contenidos -vídeo bajo demanda, por ejemplo- o que hicieran pagar más a creadores de contenido por obtener velocidades de descarga más rápida para sus productos.

Para los detractores de la propuesta, acabar con la neutralidad en la red sería un golpe directo a la naturaleza abierta de Internet, que arrinconaría a las «start up» y a las pequeñas compañías -incapaces de pagar como los gigantes tecnológicos por una descarga rápida de sus contenidos-, deterioraría la libertad de expresión en la red y facilitaría el bloqueo de contenidos.

Quienes lo defienden -en esencia, los proveedores de Internet- aseguran que la decisión abriría nuevos campos a la innovación y a la mejora de la infraestructura de las redes de banda ancha.

En el centro de la polémica está Ajit Pai, el presidente de la FCC, nombrado para el cargo tras la llegada al poder de Donald Trump. Con el nuevo presidente, los miembros del consejo de la FCC nombrados por republicanos son tres, frente a dos demócratas.

«Lo que en realidad significará la derogación de la neutralidad en la red es volver a tener un Internet gratis y libre», explicó Pai esta semana en la cadena Fox News. «El Gobierno ya no regulará cómo los proveedores de servicios o cualquier otra entidad en Internet gestionan sus redes».

La apuesta de Pai es una reacción a la decision del anterior presidente de la FCC, Tom Wheeler, nombrado por Barack Obama, de convertir en 2015 el acceso a Internet en un servicio público, regulado igual que la conexión telefónica. Pai asegura que ese cambio ha hecho caer la inversión de las compañías proveedores en su redes un 5,6% en 2016, comparado con 2014, lo que acabará provocando menos innovación en accesos a la red más rápidos y mayores costes para los usuarios (otros estudios muestran que desde 2015, la inversión total de esas compañías ha crecido un 5%).

«Transparentes»

El plan de Pai es que el acceso a Internet deje de ser un servicio público y que su supervisión la compartan la FCC y la Comisión Federal de Comercio, con el objetivo de que no incurran en prácticas fraudulentas y que sean «transparentes» sobre su tratamiento de contenidos. Michael Powell, ex presidente de la FCC con Bill Clinton y George W. Bush, ha defendido la propuesta de Pai y ha asegurado que no afectará a un Internet abierto porque es en el interés económico de los proveedores de Internet que siga siendo así.

A pesar de todo ello, la mayoría de analistas ven varios efectos claros a la votación para acabar con la neutralidad en la red: las proveedoras de Internet crearán servicios de priorización, con más velocidad para determinados contenidos. Pero antes de ello, y de forma inmediata, se desatará una batalla legal y legislativa contra la decisión. Con anterioridad, varias sentencias judiciales han defendido la regulación de Internet como servicio público. La oposición demócrata se ha posicionado en pleno contra la decisión y plantará batalla en el Congreso. Algunos miembros díscolos de los republicanos, como la senadora Susan Collins, han defendido la neutralidad en la red, mientras que Mike Coffman, compañero de partido en la Cámara de Representantes, exigió este lunes a la FCC que retrase la votación y que permita al Congreso tratar el asunto a fondo.

Desde la llegada de Pai, la reacción de asociaciones de usuarios y de los creadores de contenido en Internet ha sido furibunda. Hoy habrá protestas delante de la FCC, una extensión de una campaña durante meses en Internet. Una encuesta de la Universidad de Maryland muestra que el 83% de los estadounidenses están en contra del fin de la neutralidad en la red, incluidos tres de cada cuatro votantes republicanos. Quienes han bajado la presión han sido los gigantes de Internet como Google, Facebook, Netflix o Amazon, que tuvieron una actitud muy combativa al principio en la defensa de la neutralidad. Ahora quizá lo dan por hecho y se preparan para adaptarse a un nuevo ecosistema.

red-neutralidad-kD0G-U212415738166STC-620x430@abc

Los niños ya tienen su propia versión del chat de Facebook; el Messenger Kids

La pasada semana se ha estrenado en los Estados Unidos «Messenger Kids», la versión destinada a menores de su herramienta «Facebook Instant Messenger», tal y como ha anunciado la compañía liderada por Mark Zuckerberg en un comunicado. Con las opciones de «vídeo chat y mensajes», los niños se podrán poner en contacto con familiares y amigos de su lista de contactos, que previamente debe estar validada por sus padres.

En esta versión, «no hay publicidad, no hay compras integradas», ha afirmado Facebook, que acompaña este lanzamiento con una serie de consejos y precauciones con respecto a laseguridad de los niños y la protección de su privacidad.

«Queremos asegurarnos de que los usos de la tecnología de nuestros hijos son positivos, seguros y adecuados para su edad», ha señalado la compañía, que deja claro que la aplicación cumple con las regulaciones la protección de los niños en internet.

Solo disponible para Apple en EE.UU.

De momento «Messenger Kids» solo está disponible en dispositivos con la marca Apple en Estados Unidos, a través de las tiendas de aplicaciones en línea, han detallado desde Facebook.

Específicamente, una vez que se descarga la aplicación, los padres crean una cuenta de «Messenger Kids» para sus hijos, a través de su propia cuenta de Facebook, con la que permitirán (o no) los contactos que salen en la lista del perfil de los menores.

Críticas para la tecnología destinada a menores

A principios de octubre, el fabricante de juguetes Mattel renunció a la venta de un altavoz conectado para niños a raíz de las múliples críticas de asociaciones y parlamentarios estadounidenses.

Semanas más tarde, un grupo de asociaciones estadounidenses críticaron a los «smartwatches» dirigidos a niños, afirmando que podrían hacerlos vulnerables a los piratas informáticos o los delincuentes.

En Alemania, la muñeca conectada «Mi amiga Cayla» fue prohibida para la venta en febrero. Las autoridades estimaron que este juguete podía espiar a los niños.

5545200-kadC--620x349@abc