Archivos por Etiqueta: Europa

Un avión que no contamina : el proyecto de Airbus con hidrógeno que da inicio a una nueva era industrial

Ya no es una moda. Ni un sueño. La lucha por el medio ambiente es una realidad. En la carrera por la descarbonización de la industria aérea, el fabricante europeo Airbus ha presentado varios modelos de avión propulsados por hidrógeno que, según los planes, operarán en un plazo de quince años. Se trata de la primera aeronave de pasajeros con cero emisiones.

El proyecto, bautizado como «ZEROe», viene precedido de una serie de inversiones en combustibles alternativos y modificaciones aerodinámicas para mejorar la eficiencia de las aeronaves. Una idea que pretende invertir la tendencia que se ha acelerado durante la pandemia donde los vuelos han generado una gran controversia como agentes contaminantes. Los diseños anunciados conciben el uso de este elemento al producir vapor de agua en su sistema de combustión en lugar de dióxido de carbono como sucede en los reactores.

Por el momento, son tres los diseños que se han definido para la primera fase por parte de Airbus, que ha sufrido la mayor crisis financiera de su historia. Uno de ellos tiene forma de ala combinada en forma de uve inspirado en el célebre Stealth Bomber o «bombardero furtivo» del ejército estadounidense. Los primeros prototipos se probarán en 2025, aunque la compañía asegura que tendrá modelos comerciales para 2035.

Los otros dos presentan diseños convencionales de gran capacidad con turbohélices híbridos de hidrógeno y con turboventiladores. Un diseño de turbofán -caracterizado por disponer de un ventilador en la parte frontal del motor- permitirá dar cabida a entre 120 y 200 pasajeros con un alcance de más de 2.000 millas náuticas (3.704 kilómetros) y será capaz de completar vuelos transcontinentales. Estará propulsado por un motor de turbina de gas modificado que funciona con hidrógeno en lugar de combustible de avión. Así, el hidrógeno líquido se almacenará y distribuirá a través de tanques ubicados en la parte de atrás.

El segundo modelo presentado tiene un diseño de turbohélice y permitirá trasladar a 100 pasajeros. Utilizará un motor turbohélice en lugar de un turbofán y también propulsado por un sistema de combustión de hidrógeno en motores de turbina de gas modificados. Será capaz de viajar más de 1.000 millas náuticas (1.852 kilómetros), por lo que estará orientado a viajes de pequeña escala. El más llamativo en concepto de diseño tendrá un cuerpo de ala combinada y albergará hasta 200 pasajeros. Sus alas se fusionarán con el fuselaje y funcionarán con un motor de tipo turbofan.

Con este proyecto, la multinacional con sede en Blagnac (Francia) se ha desviado de otros planteamientos adoptados por la industria de la aviación que ha explorado las posibilidades de los aviones con motores eléctricos para lograr el objetivo de vuelos con cero emisiones.

El hidrógeno -señala- ofrece «una promesa como combustible de aviación limpio». Sin embargo, expertos han mostrado sus dudas sobre esta transición eléctrica al asegurar que no están concebidos para largas distancias. En cambio, el hidrógeno ha despertado importantes dudas sobre posibles problemas de seguridad por la necesidad de almacenar a hidrógeno líquido potencialmente inflamable.

«Este es un momento histórico para el sector de la aviación comercial y tenemos la intención de desempeñar un papel de liderazgo en la transición más importante que esta industria haya visto jamás. Los conceptos que presentamos ofrecen al mundo una imagen de nuestro deseo de impulsar un futuro de vuelos sin emisiones», señaló en un comunicado Guillaume Faury, consejero delegado de Airbus. «Creo firmemente que el uso de hidrógeno, tanto en combustibles sintéticos como como fuente de energía primaria para aviones comerciales, tiene el potencial de reducir significativamente el impacto climático de la aviación».

 

AirbusZEROe-Blended-Wing-Body-Concept-kj7B--620x349@abc

Lista negra en Europa con las plataformas digitales que utilicen prácticas desleales

Poner límites a algunas prácticas de las grandes empresas tecnológicas. La Comisión Europea (CE) estudia incluir una lista negra de plataformas no comunitarias y nuevas herramientas de competencia para abordar los problemas del mercado digital en la nueva Ley de Servicios Digitales, que actualizará la normativa aprobada en el año 2000. El paquete de medidas, que se encuentra en consulta pública hasta septiembre, entrará en tramitación a final de año.

El objetivo es adaptar la directiva de comercio electrónico al actual contexto digital, que ha experimentado una rápida expansión en los últimos años, aunque promete ser garantista con el respeto de los derechos fundamentales de los consumidores. Entre las medidas propuestas se contempla introducir mecanismos para «atajar las deficiencias» competitivas del mercado «antes de que produzcan», evitando así el enquistamiento de prácticas monopolísticas por parte de los gigantes tecnológicos. Fuentes de la CE han señalado a ABC que uno de los grandes desafíos a los que se enfrentan es «acabar con la opacidad» de estas compañías que dificultan el trabajo de los reguladores.

La ley, que deberá debatirse en el Parlamento Europeo a final de año, exigirá que los países europeos que cuenten con una una fiscalidad más atractiva como Irlanda, sede fiscal de multinacionales como Facebook, «asuman su responsabilidad de controlar a las plataformas para proteger a los ciudadanos» de los países miembros de la Unión Europea. Desde el pasado 2 de junio hasta el próximo 8 de septiembre está programado un periodo de consulta pública para expresar distintos puntos de vista sobre aspectos de la normativa antes de la admisión en trámite parlamentario.

Aunque todavía se encuentra en fase de elaboración, Bruselas pretende crear una lista negra de prácticas desleales que no se consideran permisibles y serie de remedios para aplicarlos en el momento en el que se considere que una plataforma puede crear una deficiencia en el mercado. El marco legal para los servicios digitales no se ha modificado desde la adopción de la directiva de comercio electrónico en el año 2000, que permitió armonizar los principios básicos que permiten la prestación transfronteriza de servicios. Pese a que ha permitido crear un ecosistema digital fuerte, la CE también reconoce que se han producido abusos.

Fuentes de la CE reconocen que la nueva ley no va a poner un coto a las actividades de las compañías digitales pero sí desarrollar unas nuevas reglas del juego que se rijan por el principio de «proporcionalidad». De momento, y pese a las presiones de organismos internacionales, no se contempla medidas como «trocear» negocios de multinacionales como Amazon, que en los últimos años ha entrado de lleno en la producción audiovisual.

 

1425837059-k3tE--620x349@abc

Europa se convierte en el enemigo de Amazon

Amazon ha sido, durante años, una Arcadia feliz. Poco peligrosa a ojos de los legisladores. Revolucionaria en su modelo de negocio en internet. Cambió, para siempre, la logística y la distribución de productos en internet. Junto con la publicidad segmentada, ha sido una de las ideas de negocio más lucrativas que se han dado en la última década. ¿Se le acabará el chollo? La Comisión Europea (CE) ultima una acusación contra el gigante del comercio electrónico por prácticas monopolísticas.

Bruselas cree que hay razones para acusarle de prácticas monopolísticas, principalmente por el uso de los datos comerciales de aquellos que venden en su plataforma. La acusación se presentará, según publicó «The Wall Street Journal», en las próximas semanas. Se trata del siguiente paso en la investigación que Bruselas inició contra el gigante el año pasado, cuando comenzó a obtener pesquisas sobre la relación entre Amazon y los datos de otros vendedores.

Fue en julio del pasado año cuando la CE abrió una investigación preliminar contra la multinacional estadounidense por presuntas prácticas contrarias a la competencia. De esta manera, seguirá los pasos de otros gigantes como Google -que ha sido sancionada en tres ocasiones- y Apple, que recientemente se ha situado en el punto de mira de Europa por posibles abusos en dos de sus servicios, Apple Pay y la tienda App Store.

Lo que pretende averiguar es si Amazon utiliza prácticas contrarias a la competencia. Las razones que esgrime la CE se encuentran en el «doble papel» que juega Amazon en la economía digital. La empresa proporciona la plataforma para que cualquier vendedor pueda comercializar sus productos pero, a su vez, también es un fabricante de productos tecnológicos que ejerce de minorista, por lo que compite directamente con los distribuidores. De hecho, la página web destaca sus propios dispositivos en una situación privilegiada. vendedores.

La investigación sospecha que Amazon puede haberse aprovechado de esa situación para aprovechar los datos de compras y transacciones en el desarrollo y promoción de sus propios productos. Una nueva muestra de cómo el pez grande se come al pequeño. Ahora, los gobiernos se están preguntando si el gigante tecnológico es demasiado grande. En declaraciones a la cadena «BBC» el año pasadoMargrethe Vestager, comisaria europea de Competencia, apuntó: «Nunca aceptamos en un partido de fútbol que un equipo también juzgue el partido».

La normativa comunitaria no marca unos plazos cerrados para el final de la investigación, de la que el Ejecutivo comunitario ha informado no solo a Amazon sino a otros competidores y que si encuentra elementos fehacientes de que la plataforma violó las normas europeas podría desembocar en una multa millonaria. La posible sanción podría ascender hasta el 10% de la facturación de la empresa, según los tratados europeos.

Su viacrucis legal también puede llevar a su fundador, Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, a prestar declaración en el Congreso de Estados Unidos. En una misiva a la que tuvo acceso «CNN», Bezos está dispuesto a testificar ante los legisladores de la Cámara de Representantes que están investigando a la industria tecnológica por posibles violaciones antimonopolio. En el texto asegura que la compañía está «comprometida a cooperar» y «se pondrá a disposición el ejecutivo para testificar».

 

1425340960-kHkG--620x349@abc

Gaia-X; una «nube» europea para romper el control de Google, Amazon y Microsoft

El término «nube» implica uno de los negocios tecnológicos de mayor rentabilidad de los últimos años. Concepto más que simple innovación, los grandes gigantes estadounidenses han extendido, silenciosamente y como si nada, su hegemonía a nivel mundial. Lo vieron venir. Y apostaron a caballo ganador. Y tiene grandes implicaciones en los procesos industriales. Pero este reinado ha reducido la fuerza de otras iniciativas. La respuesta es Gaia-Xun proyecto europeo de infraestructura que nace con el objetivo de «favorecer la soberanía de los datos».

El desafío de esta propuesta es encontrar la «nube» europea que permita a las empresas y administraciones públicas del Viejo Continente eliminar la dependencia de Amazon Web Services, Microsoft Azure y Google Cloud. Es decir, los cimientos sobre los que se sustentan proyectos digitales de toda índole. La idea es evitar la dependencia tecnológica de tecnologías estadounidenses basadas en la «nube

El proyecto, según la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Layen, quien lo presentó la semana pasada, promete enmarcarse en el paquete de medidas para reactivar la economía continental tras la crisis sanitaria de la pandemia Covid-19. Está impulsado por el ministerio alemán de Economía y Energía. De esta manera, Francia y Alemania quieren aliarse frente a la migración de las infraestructuras de datos de sus instituciones y empresas a las llamadas plataformas en la «nube» («cloud computing»).

Además de Francia y Alemania, el proyecto cuenta con el apoyo de una veintena de empresas europeas, que se encargarán de ponerlo en marcha. Entre ellos, De-Cix, uno de operadores de intercambio de tráfico más importantes del mundo, con sede en Frankfurt (Alemania), así como las empresas españolas Amadeus y Gigas. A juicio de Diego Cabezudo, director general de Gigas, este proyecto «supone una apertura de mercado y reduce el riesgo de que Europa se vuelva dependiente de un grupo de gigantes tecnológicos» de tal manera que «los usuarios podrán elegir productos, servicios y proveedores cloud acorde a sus necesidades».

En la misma línea se sitúa Denis Lacroix, vicepresidente de Amadeus, quien en declaraciones a ABC añade: «Al unirnos a Gaia-X, esperamos desempeñar un papel activo en la configuración del futuro digital de Europa; necesitamos ver el surgimiento en Europa de una infraestructura de nube de alto rendimiento, competitiva, segura y fiable».

El objetivo de Gaia-X es «favorecer la soberanía de los datos, la disponibilidad de los mismos y la innovación digital a nivel europeo», y pretende agrupar las soluciones «cloud» existentes en Europa, así como desarrollar nuevos métodos y criterios sobre los datos y la infraestructura de acuerdo con las normas de la UE. Los miembros fundadores del proyecto aseguran que se va a crear «una infraestructura de nube competitiva, segura y fiable para Europa».

«Es importante que la distribución y almacenamiento de datos tenga un control del usuario y del propietario de los datos más efectivo. Por eso, junto con miembros de la esfera política, pedimos un esfuerzo europeo para establecer la soberanía sobre los datos de la región – especialmente los datos industriales y de producción», afirma en un comunicado Harald A. Summa, director general de De-Cix Group. A través de esta iniciativa, se pretende promover el crecimiento de los proveedores europeos de la «nube» al unirlos en torno a unos estándares y normas comunes, promoviendo así su interoperabilidad con los gigantes estadounidenses y asiáticos. De hecho, las empresas no europeas no serán excluidos del uso de Gaia-X, pero tendrán que respetar las reglas, aseguran los impulsores.

La soberanía de los datos es la clave de Gaia-X. «Especialmente dado que nuestra sociedad depende cada vez más en gran medida en los servicios digitales, es de interés para un estado o una región permitir un cierto nivel de independencia de los proveedores de servicios externos», aducen desde De-Cix, quienes creen que el proyecto permitirá agrupar a los europeos existentes soluciones en la «nube» y generar soluciones tecnológicas innovadoras.

Europa necesita un combinación inteligente de proveedores de infraestructura digital y un fortalecimiento de la ubicación de los proveedores, insisten desde el proyecto. «Creemos que las empresas usuarias, ya sean pymes, actores globales o incluso la propia administración pública necesita esa orientación con respecto a la disponibilidad de infraestructuras fiables, desde “edge computing” hasta “computación en la nube” para tomar decisiones empresariales óptimas en tiempos de transformación digital», añaden las mismas fuentes.

Francia y Alemania se han mostrado preocupadas por las leyes extracomunitarias vigentes en Estados Unidos y China, que en determinados casos podrían obligar a los operadores de estos países a proporcionar datos almacenados en sus servidores. Las reglas operativas serán definidas en los próximos meses por un conjunto de de 22 compañías (francesas y alemanas). Gaia-X operará bajo una ley belga.

 

27610949-kh1--620x349@abc

Europa estudia la posibilidad de sancionar a WhatsApp y Twitter

Europa vuelve a sacar la lupa sobre las tecnológicas. La Comisión de Protección de Datos de Irlanda (DPC, por sus siglas en inglés), que ejerce de regulador continental, ha avanzado sus primeras investigaciones acerca de si Twitter y WhatsApp han vulnerado o no el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), lo que conlleva una multimillonaria sanción.

En caso de materializarse, supondrían las primeras multas importantes dos años después de la entrada en vigor de la normativa en privacidad. El organismo ha presentado este viernes un informe preliminar en donde se recogen motivos sobre una posible vulneración de datos personales por parte de Twitter. En concreto, el proyecto se ha centrado en dilucidar si la red de micromensaje estadounidense ha vulnerado los artículos 33.1 y 33.5 de RPGD que establece que en caso de violación de la seguridad de los datos personales, el responsable del tratamiento la notificará a la autoridad de control competente de conformidad en un plazo máximo de 72 horas.

La Comisión de Protección de Datos irlandesa ha apuntado que ha trasladado sus conclusiones a las distintas agencias de protección de datos locales. La investigación sobre WhatsApp Irlanda examina, por otro lado, si ha cumplido con los artículos 12 a 14 de las exigencias en protección de datos relativos a la transparencia relativo a la información que comparte con Facebook, su empresa propietaria a la que pertenece desde 2014. En nuevas fases de la investigación se espera al gigante de internet preste declaración formal para incluir sus alegaciones.

El RGPD autoriza a los reguladores a imponer sanciones de hasta el 4% de los ingresos anuales de una empresa en caso de violaciones graves. La mayor multa hasta la fecha fue una multa de 50 millones de euros a Google por parte del organismo de control de Francia CNIL, recuerda el medio «Bloomberg». El regulador irlandés ha adelantado nuevos avances de una investigación sobre las obligaciones de Facebook «de establecer una base legal para el procesamiento de datos personales».

 

51298134-kwBE--620x349@abc