Archivos por Etiqueta: facebook

Ocultas las respuesta a tus publicaciones, nueva funcionalidad de Twitter

Las redes sociales propiedad de Facebook, como Instagram, WhastApp o Twitter, viven inmersas en una revolución constante. Si recientemente la compañía de Mark Zuckerberg probaba a eliminar el contador de «likes» en Instagram, ahora se ha descolgado lanzando una actualización que, en este caso, afectará a la plataforma del pajárito. Y es que la compañía, después de haber realizado pruebas en Canadá, va a permitir que los usuarios de Twitter puedan ocultar las respuestas que reciben en sus publicaciones.

«(Durante las pruebas) la mayoría de personas ocultaron las respuestas que consideran irrelevantes, abusivas o ininteligibles. Aquellos que usaron la herramienta pensaron que era una forma útil de controlar lo que se ve», apuntan en el blog oficial de Twitter. Desde la red social se señala, a su vez, que esta nueva funcionalidad puede ayudar a mostrar a los usuarios cómo se debe utilizar la plataforma de forma correcta. De acuerdo con esto, afirman que el 27 por ciento de aquellos que vieron como sus mensajes habían acabado ocultos reconocieron que pensaban reflexionar sobre su forma de interactuar con terceros en la plataforma en el futuro.

De la mano de esta novedad, Twitter permitirá a aquellos usuarios que vayan a ocultar una respuesta bloquear la cuenta en la que se escribió directamente, así como silenciar los tuits que se envíen desde la misma, entre otras opciones. En estos momentos, la actualización se encuentra disponible para los residentes en Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, de acuerdo con los resultados, lo más probable es que llegue dentro de poco al resto del mundo.

twitter-2-kbJG--1240x698@abc

El Gran Hermano de Internet lo sabe todo sobre ti

La seguridad completa en internet no existe. Independientemente de las precauciones que tome, el rápido desarrollo de la tecnología hace que resulte cada vez más fácil robar su información. Ya sea a través de un virus informático, una red social o un dispositivo inteligente. La semana pasada la firma de ciberseguridad ESET anunció la existencia de un nuevo virus informático que hace capturas de pantalla a los usuarios mientras ven pornografía: Varenyky.

 El «malware» fue descubierto en mayo y, por el momento, está teniendo incidencia únicamente en Francia. «Varenyky está dirigido a ciudadanos franceses, concretamente a usuarios del isp Orange y tiene funciones de filtrado para evitar afectar a usuarios en otros países. No obstante, no podemos descartar que esta amenaza u otras similares se puedan extender a otras regiones en el futuro», señala a ABC el responsable de investigación y concienciación de ESETEspaña, Josep Albors.
 Desde la empresa de ciberseguridad apuntan que el virus se infiltra en los dispositivos mediante un correo electrónico que se presenta como una factura escrita en francés, en la que se solicita un pago de 491 euros. Una vez el destinatario interactúa con el documento que hay en el interior, salta un mensaje en el que se afirma que está protegido por Microsoft Word, por lo que requiere de verificación humana. Tras concederla, el dispositivo queda infectado por Varenyky.

Extorsión

Los hackers no pierden el tiempo, y ya han contactado con usuarios afectados por Varenyky. Los ciberdelincuentes solicitaron un pago de 750 euros en bitcoins a cambio de no compartir las grabaciones. «No disponemos de datos concretos acerca del número de víctimas afectadas por el virus, aunque sí sabemos que, hasta el momento de publicar esta investigación, siete usuarios cedieron al chantaje de los delincuentes y realizaron un pago en bitcoins», explica el responsable de investigación de ESET España.

No cabe duda de que los virus informáticos son la principal amenaza para la seguridad de los datos. Sin embargo, no son (ni de lejos) la única a la que se enfrenta un usuario en la red. Fíjense, sino, en casos como el de Facebook y Cambridge Analytica. Este escándalo, provocado por el robo por parte de la plataforma de los datos de 87 millones de usuarios de la red social, se ha descubierto como la punta del iceberg de un problema mucho más complejo.

Tanto, que el gobierno de Estados Unidos ha tenido que tomar cartas en el asunto. La compañía de Mark Zuckerberg no solo ha sido condenada a pagar una multa récord de 5.000 millones de dólares, sino que también va a ser vigilada de cerca a partir de ahora por la Comisión Federal de Comercio del país norteamericano (FTC). «A pesar de las reiteradas promesas a sus miles de millones de usuarios en todo el mundo de que podrían controlar cómo se comparte su información personal, Facebook socava las opciones de los consumidores», señalaba Joe Simons, presidente del FTC.

«Me gusta»

Al igual que ha ocurrido en Estados Unidos, Europa también se ha visto forzada a tomar medidas para garantizar la seguridad de los datos de los usuarios. De este modo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminó recientemente que las páginas web que cuenten con un icono de «me gusta» de Facebook, tendrán que informar a los usuarios de que quienes lo pulsen estarán compartiendo sus datos con la red social. Independientemente de que cuenten o no con un perfil propio en Facebook.

«Para Facebook los datos son imprescindibles. Contar con información de los usuarios permite que la red social los perfile en función de sus gustos. Para ello necesitan saber cómo son, cuántos años tienen o qué les interesa», señala a ABC Lorenzo Martínez, director de la consultora informática Securízame. El experto explica, a su vez, que parte de este problema reside en que los sitios web que cuentan con el botón de «like», y que son principalmente empresas, desconocen que los usuarios que hacen «clik» están compartiendo su información. Únicamente buscan más seguidores para ganar influencia en redes sociales. Algo muy importante, especialmente en materia publicitaria.

Dispositivos espía

Pero, agárrense, que la cosa con Facebook no queda ahí. Ni muchísmo menos. Esta misma semana la red social ha reconocido que también realizaba transcripciones de los audios de los usuarios en Messenger. Estas eran realizadas por un grupo de más de mil trabajadores externos que, según han reconocido, desconocen el objetivo que perseguía la empresa con este ejercicio. Desde Facebook se han limitado a afirmar que ya no llevan a cabo esta tarea y que únicamente trataban de mejorar su servicio de mensajería.

Otras empresas, como Apple, Google o Amazon, han reconocido que también realizaban escuchas a sus usuarios. Estas se llevaban a cabo a través de «smartphones», altavoces y otros dispositivos inteligentes. Las capturas de voz acaban en manos de equipos humanos que las empleban, supuestamente, para mejorar los comandos de voz de sus inteligencias artificiales, como son Siri o Alexa. Una práctica que también lleva a cabo Microsoft con su servicio de videollamadaSkype y con su asistente, Cortana, según se puede ver en la política de privacidad online de la compañía.

Recientemente, el diario británico «The Guardian» reveló que los empleados de Apple, en concreto, han tenido acceso a conversaciones sumamente delicadas. «Ha habido innumerables casos de grabaciones sobre temas privados entre médicos y pacientes, negocios aparentemente criminales, encuentros sexuales, etc. Estas grabaciones van acompañadas de datos del usuario que muestran la ubicación, los datos de contacto y los datos de la aplicación», explicaba un trabajador de la empresa a este diario.

Con el fin de darle carpetazo a la polémica, todas estas compañías han anunciado que dejarán de transcribir los audios de los usuarios, al menos de los que no den su permiso para ello. Un buen ejemplo de que, como en cualquier cosa en esta vida, en internet tampoco es oro todo lo que reluce.

EEUU abre una investigación a varias empresas tecnológicas (Facebook, Twitter…)

El Departamento de Justicia de EE.UU. anunció este martes que ha abierto una investigación para examinar las prácticas comerciales de gigantes tecnológicos como Twitter, Facebook y Google con el fin de determinar si están asfixiando a la competencia de manera ilegal.

En un comunicado, el Departamento de Justicia de EE.UU. dijo que está «revisando cómo las empresas tecnológicas han conseguido poder en el mercado y si se han involucrado en prácticas que perjudican a la competencia, impiden la innovación o perjudican a los consumidores».

Si el Departamento determina que esos gigantes tecnológicos están violando las leyes, entonces «procederá de manera apropiada para buscar una reparación».

La investigación del Gobierno de Donald Trump tiene como objetivo evaluar las condiciones en las que compiten las firmas tecnológicas y determinar si algunas compañías han ganado tanto poder que se han convertido en monopolios u oligopolios, impidiendo la competencia de libre mercado.

El Departamento no menciona en su nota de prensa el nombre de ninguna compañía tecnológica, pero especificó que las pesquisas se dirigirán a las empresas que dominan las búsquedas de Internet, las redes sociales y otros servicios similares, como el desarrollo de sistemas operativos.

Actualmente, Twitter y Facebook controlan el negocio de las redes sociales; Amazon domina el comercio electrónico; mientras que Apple y Android (propiedad de Alphabet) tienen casi un duopolio en el desarrollo de los sistemas operativos para móviles

Además, el motor de búsqueda de Google (subsidiaria de Alphabet) es el sitio web más visitado a nivel mundial y su servicio de correo electrónico (Gmail), de mapas (Google Maps, Google Street View y Google Earth) tienen una posición dominante en el mercado, así como el sitio de web de vídeos YouTube, también propiedad de Alphabet.

En los últimos años, los gigantes tecnológicos se han enfrentado a las críticas de diferentes Gobiernos y organismos como la Unión Europea (UE) debido a la gran cantidad de poder que acumulan y los desorbitados beneficios que obtienen, en ocasiones mayores al PIB de algunas naciones pequeñas.

En varias ocasiones, Trump ha pedido mayor vigilancia sobre compañías como Facebook, a las que acusa de estar suprimiendo las voces conservadoras en Internet sin aportar ninguna prueba.

En febrero, la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) ya anunció la creación de una fuerza especial destinada a investigar si los gigantes tecnológicos violan las leyes antimonopolio.

facebook-kU9F--1240x698@abc

Se paraliza el proyecto de la criptodivisa de Facebook hasta resolver dudas regulatorias

En cuanto sonaron las primeras campanas, la cofradía de la banca empezó a temblar. Era, de nuevo, un desafío. Un advenedizo intento de involucrarse en su negocio. La diferencia es que, ahora, el sacrilegio viene de una empresa que ha tenido que capear el huracán de la mentira, Facebook.

Y su vía crucis ha sido evidente: perder confianza. Aún así, la multinacional estadounidense ha empezado a procesionar con su nuevo proyecto, Libra, su propia criptodivisa cuyo futuro es todavía una incógnita. Y eso ha repercutido en su evolución: ha paralizado el proyecto hasta resolver todas las dudas regulatorias. «Facebook no ofrecerá la moneda digital hasta que hayamos abordado por completo las inquietudes normativas y recibido las aprobaciones apropiadas», asegura David Marcus, responsable de Calibra en Facebook, en un informe que prevé entregar en el Senado estadounidense en la vista prevista par estre martes.

«Facebook no ofrecerá la moneda digital hasta que hayamos abordado por completo las inquietudes normativas y recibido las aprobaciones apropiadas»

La multinacional quiere que Libra sea, de hecho, regulada por el supervisor suizo y asegura que no competirá con las monedas nacionales ni socavará el papel de los bancos centrales. Sin embargo, los problemas iniciales le han venido por las dudas de los legisladores estadounidenses. Desde su anuncio, tres de los principales bancos centrales del mundo (Reserva Federal, Banco Central Europeo y Banco de Inglaterra) han mostrado su preocupación ante los efectos que podría tener en el mercado el lanzamiento de una criptodivisa por parte de un gigante como Facebook.

El secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, expresó este martes su «seria preocupación» acerca de la criptomoneda impulsada por Facebook al advertir de su posible carácter «especulativo» y su potencial «uso para el lavado de dinero». A su juicio, el gigante tecnológico «tiene mucho trabajo que hacer para convencer» al Tesoro sobre la seguridad de la criptomoneda.

Quedan muchas dudas por resolver, pero mirando hacia el futuro, ¿triunfará? ¿Será el futuro dinero? Bajo el yugo de la tecnología, el movimiento del dinero ha cambiado drásticamente en los últimos años. Ahora se paga más con la tarjeta de crédito que en efectivo. Poco a poco, los consumidores utilizan algún dispositivo electrónico para hacer pagos en los comercios como el teléfono móvil. Hay quien, además, se atreve a usar un servicio digital tipo Bizum para hacer transferencias entre amigos y familiares.

En cualquier caso, la transformación digital ha explotado en el sector financiero, que vive momentos de ajuste. De cambio. De despidos masivos porque la gente opera cada vez más a distancia que acudiendo a la sucursal del barrio donde, antiguamente, un agente te trataba como uno más de la familia. Eso va camino de ser pasado. Grandes empresas tecnológicas como Apple o Google han querido comerse un trozo del pastel (financiero) de alguna manera; cuentan con sus propios sistemas de pagos móviles, pero lo de Facebook es aún más ambicioso.

Más ambicioso e incierto. Pero su idea ha destapado las dudas de los legisladores estadounidenses, que han llegado a pedir, incluso, que cese el proyecto hasta que lo analicen detenidamente. Sus planes se enfrentan este 16 de julio (10.00 horas, hora local) al escrutinio del Comité de Banca del Senado de Estados Unidos. Una vista con la que quieren esclarecer los detalles ocultos del proyecto y la estrategia sobre la privacidad de los datos de sus usuarios.

Competición financiera

El Comité, de hecho, respondió en una carta a Facebook en la que le instan a detener «inmediatamente» el desarrollo de Libra. «Este producto supone crear un nuevo sistema financiero global con sede en Suiza, que pretende competir con el sistema monetario y con el dólar estadounidense», comentan los expertos, quienes temen, además, de la existencia de posibles vulnerabilidades que puedan aprovechar grupos de ciberdelincuentes.

Las voces críticas se han venido acumulando. Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (FED) de EE.UU., ha subrayado además que Facebook Libra es una iniciativa que no puede prosperar. «Libra plantea muchas preocupaciones serias con respecto a la privacidad, el lavado de dinero, la protección del consumidor y la estabilidad financiera», señaló en una comparecencia en el Congreso estadounidense.

La Banca, con mayúsculas, teme que esta criptodivisa se convierta en un «peligro para el sistema financiero» si se adopta de manera masiva. Su lanzamiento está previsto para 2020 y permitirá, entre otras cosas, realizar transferencias entre sus servicios digitales (Facebook, WhatsApp o Instagram) así como comprar servicios desde la propia plataforma. Europa, por su parte, se mantiene cautelosa ante este en teoría disruptor proyecto. El Banco Central Europeo, organismo regulador, pretende también investigar a Facebook y conocer si Libra se atiene a las exigencias regulatorias vigentes.

Para Pablo García Mexía, Letrado de las Cortes y Of Counsel deAshurst, existen razones de peso para creer que este proyecto de Mark Zuckerberg puede ser un éxito. «Si tienes en cuenta la red de Facebook y las necesidades de 1.7 billones de personas que no tienen acceso a servicios bancarios, se tiene en cuenta que Facebook no está solo sino que esta apoyado por muchas empresas de gran solvencia; si, además, tienes en cuenta que es una moneda que no va a ser volátil porque va a estar respaldada por divisas sólidas; si tiene en cuenta que no se genera inflacción porque no se crea una unidad sin que exista equivalencia en la Reserva. Y si se tiene en cuenta el la fiabilidad de la «blockchain», el proyecto no deja de tener potencial», apunta en declaraciones a este diario.

A juicio de este experto, la tecnología de «cadena de bloques» o «blockchain» se encontraba «en cuarentena» a pesar de que en los últimos años han surgido iniciativas y proyectos que lo aplicaban a diversos ámbitos. «El hecho de que una empresa así se lance a su uso puede propiciar que otras muchas sigan la estela. Muchos proyectos estaban agazapados y, ahora, bajo el impulso de Facebook pueden atreverse a lanzarlo», sostiene.

«Aún es pronto para poder valorar con seguridad el éxito que pueda tener Libra, lo que sí es seguro es que el punto de partida es mucho más favorable que el de otras criptomonedas por la facilidad de acceso que Facebook puede dar a sus usuarios»

«Aún es pronto para poder valorar con seguridad el éxito que pueda tener Libra, lo que sí es seguro es que el punto de partida es mucho más favorable que el de otras criptomonedas por la facilidad de acceso que Facebook puede dar a sus usuarios y por la cantidad de empresas importantes que, desde su inicio, van a participar del consorcio creado alrededor de Libra (Mastercard, Visa, Paypal, Ebay, Spotify, Vodafone o Uber, entre otros), el hecho de que estas empresas la acepten como medio de pago desde su nacimineto, sin duda puede ayudar a su expansión», explica a este diario Joaquín Muñoz, jurista digital en Ontier.

Además, el hecho de que Libra sea un stablecoin un tipo de activo, con baja volatilidad con valor asentado en el dólar, supone que el usuario medio, reticente a comprar otras criptomonedas como el bitcoin, precisamente por su alta volatividad e incertidumbre, «se sienta más cómodo» adquiriendo «libras». A su juicio, un aspecto fundamental que puede incidir en su futuro éxito es que puede estar en la competencia que encuentre Libra en otros tokens o monedas digitales que próximamente lanzarán otras empresas como Google o Amazon ya que «si el efecto para el usuario es el mismo que si paga con dinero de curso legal, sin encontrar un valor añadido en forma de descuentos o servicios, puede que no encuentre incentivo en hacer el cambio a este tipo de divisa».

facebook-mark-k06G--1240x698@abc

Las consecuencias de legales de insultar por Twitter o Facebook

A poco que se hayan aventurado en las redes sociales, se habrán dado cuenta de que estas, la mayor parte del tiempo, tienen más de barra de bar que de espacio en el que informarse. Incluso, es bastante probable que en alguna ocasión hayan visto una publicación ofensiva contra otro usuario. Y es que no son pocos los que aprovechan el anonimato para cargar contra aquel que no le resulta simpático. Aquel que (¿cómo será posible?) no piensa como debería, según su particular punto de vista. Sin embargo, en la jungla de Internet, al igual que en el mundo real, no todo vale.

«Las consecuencias que pueda sufrir un usuario que insulta por redes sociales dependen de muchas cosas, evidentemente también de las palabras que se empleen», señala a ABC Samuel Parra, abogado experto en derecho digital. El letrado hace hincapié en que, en función del mensaje que se envíe, el remitente podría incurrir en una falta contra el honor, que trata de dañar la honorabilidad de una persona; o bien, en una injuria: «Una persona que tache de violador a otra sin que esta lo sea estaría incurriendo en este tipo de falta».

Dentro de los afectados por este tipo de conducta destacan, con mucho, los famosos. No hace mucho, el televisivo amante de los animales Frank Cuesta compartía en sus perfiles de redes sociales algunos mensajes sumamente hostiles, tanto hacia su familia como hacia su persona. Estos se produjeron debido a su participación en un programa que tenía como temática central la caza. En ellos se podía leer, por ejemplo, «ojalá tú y tus hijos tengáis una muerte tan dolorosa como esos zorros y esas perdices. Traidor». Llegados a este punto, debemos preguntarnos, ¿cuáles son las consecuencias que pueden tener estas palabras?

El abogado también resalta que el anonimato no garantiza, en absoluto, que una persona pueda evitar una denuncia en caso de haber cometido una infracción: «Hoy en dia es complicado que una persona que comete una falta de este tipo no sea pillada. Aunque se piense que es difícil, si no se sabe ocultar la IP, te van a encontrar».

Otro colectivo que ha sido duramente vilipendiado por redes sociales en los últimos tiempos es el de los toreros. Recuerden, por ejemplo, la reacción de algunos usuarios ante la muerte del diestro Víctor Barrio, en 2016. O, más recientemente, en 2017, cuando falleció Iván Fandiño. En el caso del segundo, se pudieron leer mensajes en Twitter como «torero muerto abono pa mi huerto. Con Ivan Fandiño me van a salir unos tomates riquísimos» o «hoy Ivan Fandiño, otro puto torturador menos».

En lo que se refiere a Barrio, el pasado mes de abril el Pleno de la Sala Primera del Tribunal Supremo ratificó la condena a Datxu Peris, concejal de Catarroja, por afirmar en su cuenta personal de Facebook que la muerte del diestro era algo «positivo», a lo que añadió que no podía sentirlo «por el asesino que ha muerto ahora más que por todos los cadáveres que ha dejado a su paso mientras ha vivido». De este modo, la política se ha visto obligada a indemnizar con 7.000 euros a la familia de Barrio y a pedir disculpas por sus palabras.