Archivos por Etiqueta: hacking

Pókemon Go, el juego del año, tiene sus “peligros” ocultos.

Pokémon Go es el juego del año. Nadie duda ya de que ha marcado un antes y un después en la vida de Nintendo. Su lanzamiento oficial se ha llevado a cabo solo en tres países (EE.UU., Australia y Nueva Zelanda). Aún así, cuenta con 21 millones de usuarios y genera un millón y medio de euros cada día solo en iOS.

Precisamente el hecho de que se haya lanzado solo oficialmente en dicho países se está convirtiendo en un auténtico peligro. Aunque hay jugadores españoles que ya están cazando pokémons, desde Sophos Iberia, líder global en seguridad para protección de redes y endpoints, recuerdan que esto ha sido posible gracias a una opción de Android que «permite instalar aplicaciones de fuentes no fiables». Esta opción reduce deliberadamente las configuraciones de seguridad del sistema operativo de Google.

«Hasta el momento se ha detectado que hay una versión modificada de Pokémon GO, que tiene la misma apariencia y funciones que la original. El problema está en que esta versión introduce en el móvil un ‘software’ espía conocido como DroidJack que puede ver a través de la cámara, rastrear la ubicación del móvil, interceptar los mensajes de texto o escuchar las llamadas, entre otros», alerta la compañía. «El parecido entre la versión original y la que contiene el ‘malware’es de tal magnitud, que no es tan fácil detectar cuál es cuál. Incluso Google Play ha reconocido que es muy difícil apreciar la diferencia».

Otro de los riesgos tiene que ver con la geolocalización, necesaria para poder jugar. Al ser pública, incluso se deja a la luz una información tan precisa como, por ejemplo, dónde se encuentran los menores.

El acceso a la cuenta de Gmail ha sido otro de los aspectos más controvertidos. Desde el momento en el que se lanzó Pokémon GO, muchos usuarios criticaron el hecho de que Nintendo tuviera acceso a la dirección de correo electrónico de los jugadores. Aunque solo accede al nombre de usuario y dirección, la privacidad vuelve a estar en peligro.

Y seguro que quienes ya han jugado, han experimentado cómo la popular aplicación se come la batería. También los datos. No hay que olvidar que, desde el momento en el que se empieza a jugar, está consumiendo la tarifa contratada. El usuario, además, tiene activada la geolocalización, la cámara y la pantalla continuamente encendida. En este caso, conviene vigilar el consumo para evitar sorpresas en la factura mensual.

Por último, conviene apelar al sentido común. No se puede ir a cruzar una carretera mientras se cazan pokémons. Hay que estar atentos para evitar peligros. En esta línea, hay recordar la posible adicción que puede ocasionar el juego. Y, por supuesto, no hay que adentrarse en propiedades privadas por muchos pokémons que se puedan cazar.

pokemon-5-k56--620x349@abc

Los piratas informáticos se hacen con las claves de varias cuentas del fundador de Facebook.

Cualquiera puede ser víctima de un hacker, incluso aunque seas el fundador de una de las empresas tecnológicas del momento. Mark Zuckerberg ha sido el último en sufrir una suplantación de identidad en sus redes sociales. Al CEO de Facebook le han hackeado las cuentas de Twitter y Pinterest. La de su propia red social, al menos, se ha salvado. Los piratas informáticos conocidos como OurMine han reivindicado la autoría. En 2012, robaron 117 millones de contraseñas de LinkedIn, entre las que, al parecer, estaba también la del creador de Facebook. Al utilizar la misma contraseña para LinkedIn que para otras redes sociales, los hackers han podido entrar en las cuentas del sexto hombre más rico del mundo.

“Hola Mark Zuckerberg, estabas en la base de datos de LinkedIn. Envía un mensaje privado para probarlo”, tuitearon los hackers desde la cuenta de Zuckerberg, en la que incluso señalaron la contraseña con la que habían entrado. En un tuit anterior, afirman que estaban probando la seguridad de sus cuentas. El fundador de Facebook les contestó por la misma red social: “Piraos quinquis”. Todos los tuits han sido borrado momentos después. También cambiaron el nombre de su cuenta de Pinterest, a la que llamaron “Hacked By OurMine Team” (“Hackeado por el equipo de OurMine”, en su traducción al castellano).

El último tuit de Zuckerberg era de 2012, por lo que el creador de Facebook no pudo beneficiarse de la doble autentificación (contraseña y número de teléfono móvil) que incorporó Twitter en 2013 para mejorar la seguridad.

Estos ciberdelincuentes han afirmado que también le han hackeado su cuenta de Instagram, de la que Facebook es propietario, pero los portavoces de la compañía lo han negado: “Ninguna cuenta o sistema de Facebook ha sido pirateado”.

Las recientes brechas de LinkedIn y MySpace —esta última compañía admitió la semana pasada que le habían robado 360 millones de emails y contraseñas y las habían puesto a la venta— pueden deparar muchas más sorpresas si los usuarios no cambian las contraseñas. Así, el peligro no es tanto que alguien entre a estos perfiles, sino que con esa misma contraseña los hackers puedan entrar a otras plataformas: redes sociales, correo o entidades bancarias.

1465208216_711947_1465211028_sumario_normal_recorte1

Singapur pone en marcha el proyecto para ser el primer país inteligente del mundo.

“La gente visitará Singapur y dirá: ‘He visto el futuro y funciona”. Así definía el ministro de Asuntos Exteriores, Vivian Balakrishnan, el proyecto que está desarrollando esta ciudad-estado y que pretende convertir a Singapur en el primer país inteligente del mundo. Un proyecto que tiene hasta su propio ministro. “Ya hay muchas ciudades inteligentes, pero solo una nación inteligente” es el lema con el que el Gobierno está empapelando todos sus proyectos. El objetivo es trasversal. La sanidad, la educación, la movilidad o la agricultura: todo va a llevar delante el adjetivo ‘smart‘. Todo girará alrededor de la tecnología; todo está girando ya alrededor de la tecnología. Hospitales robotizados, niños de 10 años que saben programar drones, taxis sin conductor o granjas verticales. Esto no es una imagen del futuro: es 2016. Y algunos de los proyectos llevan en activo más de un año. En Singapur, ya presumen de tener la mejor infraestructura digital del mundo. Pero el futuro es otra cosa.

El futuro incluye un programa nacional de robótica para 2020 que consiga “hacersexyla creación de robots, la apuesta en robots. El futuro supone que en cinco años habrá 100 millones de objetos inteligentes en Singapur debido a la explosión del Internet de las cosas, esa herramienta que conectará a la Red a los objetos cotidianos: neveras, lámparas, coches, ventiladores, calzado o farolas. Serán 100 millones para una nación con poco más de cinco millones de personas: 20 objetos inteligentes por cada habitante. La idea no les da miedo, al contrario: “Esto nos abre un marco de oportunidades gigante”, dice el ministro.

Aun sin dar cifras exactas del coste global de esta idea futurista, el Gobierno reconoce que no se está escatimando en recursos. Solo en el departamento que organiza el proyecto, el IDA (Infocomm Development Authority), trabajan más de 3.000 personas. Además del equipo del primer ministro, Lee Hsien Loong, y del personal de todas las áreas involucradas (educativas, sanitarias o industriales). En total, miles de funcionarios al servicio del sueño de su primer ministro: ser el primero en la historia en dirigir una nación inteligente.

Sin recursos naturales, con poco más de 700 kilómetros cuadrados de extensiónrepartidos en 62 islas y con un Gobierno que lleva 50 años a cargo del mismo partido, sin oposición política, Singapur tiene la necesidad vital de ser un reducto de estabilidad y occidentalismo en Asia. Con el título de la ciudad más cara del mundo, más del 10% de su población no puede permitirse vivir en ella. No hay datos oficiales sobre el nivel real de pobreza, pero los gigantes centros comerciales pueblan cada esquina, el número de rascacielos alcanza al de Nueva York y es el lugar donde tienen sede la mayoría de las empresas tecnológicas del mundo.

“Estamos obsesionados con la eficiencia, con el aprovechamiento de los recursos. Y la tecnología es la herramienta que nos está ayudando a alcanzar nuestros objetivos”, explica Alex Lin que está a la cabeza del departamento de inversión en innovación. Así, se está apostando por el Big Data, la inteligencia artificial, la robótica y la realidad virtual. “Toda esta tecnología ya existe, no supone un desafío. El verdadero desafío es lograr el cambio de mentalidad de la población”, apunta el vicepresidente ejecutivo del IDA, Steve Leonard, a EL PAÍS, diario invitado por este organismo. El lema de este estadounidense que llegó hace 16 años a Singapur se ha convertido en el del país: “¿Todavía estamos pensando en pequeño?”.

Ecosistema de ‘startups’ al estilo de Silicon Valley

Singapur está solo a un grado al norte del Ecuador. Una peculiaridad que ha dado nombre al distrito más tecnológico de la ciudad: One North. Un área de innovación en el que las grandes compañías, como Apple, Microsoft o Intel, conviven con aceleradores de startups de jóvenes con nuevas ideas. El Gobierno decidió tomar como modelo al espacio de transformación digital de San Francisco (EE UU). Ha creado su propio Silicon Valley, al estilo asiático. Un distrito rodeado de varios parques científicos, de la Universidad Nacional de Singapur y de otros colegios de diseño y creación.

Pasear por One North implica andar entre los altos rascacielos de las multinacionales y los pequeños edificios chillones donde los nuevos soñadores están buscando un hueco. Las oficinas reflejan la disparidad: del blanco inmaculado de los muebles de una planta 57 donde todas las salas están digitalizadas a los espacios deco-working con grandes sofás, suelos de madera y mensajes motivadores al estilo de “Be happy, be awesome, help others to be happy and awesome” (“Sé feliz, sé maravilloso, ayuda a otros a serlo”, en su traducción al castellano). Los pequeños se inspiran en los grandes a través de los ventanales.

A pesar de la importante presencia de grandes compañías, One North se considera principalmente un ecosistema de startups. Es ahí donde se está creando una nueva aplicación de móvil para ayudar a los enfermos de migraña, donde un equipo experto en Big Data analiza en tiempo real todo el servicio de transportes de la ciudad o donde los emprendedores de Grab desarrollaron su idea. Ellos han conseguido triunfar, su app para alquilar taxi, bicicletas o motos ya funciona en seis países y 30 ciudades (incluyendo Seattle, en EE UU).  “Eso es lo que queremos: crear grandes empresas locales, con ideas de aquí, que se expandan por el mundo”, explicaba el vicepresidente de IDA. Así, han establecido en Singapur, y más exactamente en One North, un hub donde confluyen centenares de startups internacionales. Vienen de todo Asia, pero también de Estados Unidos y Europa. Han puesto 40 millones de dólares al alcance de los emprendedores del mundo. “Queremos convertir Singapur en el sitio donde la gente que tenga una idea pueda hacerla realidad“.

Hospitales robóticos

Por los pasillos del Changi General Hospital, en el este de Singapur, se pasean pacientes, médicos y robots. El flujo es natural, tranquilo, sin sorpresas. HOSPI es casi tan alto como una persona, tiene una cara azul con la que sonríe o se pone serio—según del humor en el que se encuentre—, se comunica con puertas y ascensores y habla con los humanos que se interponen a su paso: “Excuse me, please let me pass, thank you“, (Disculpe, déjeme pasar, gracias). Lleva año y medio en el hospital, pero no lo compraron por su amabilidad y acento inglés, sino porque es capaz de transportar medicamentos, archivos y muestras de sangre de un lado a otro de este hospital de cuatro edificios, en el que hay más de 3.000 pacientes, decenas de ascensores, más de 20 restaurantes entre sus paredes y hasta puestos de fruta por algún pasillo. Con sus sensores y mapas del hospital, los cuatro HOSPI llevan a cabo sus tareas sin apenas supervisión.

No son el único robot del hospital, el AGV (Autonomated Guided Vehiculo) es otra especie de vehículo autónomo que se dedica a transportar grandes mercancías. Cuentan también con varios robots cirujanos. Pero para considerarse un hospital inteligente hace falta algo más que tener robots en sus pasillos. El Changi General Hospital tiene también un sistema de geolocalización de pacientes —dentro del edificio— conectado a unas pantallas que ayuda al personal del hospital a localizar a cada enfermo. Además, dispone de un sistema de análisis de datos que estudia las colas y las horas que lleva cada paciente esperando para cada especialidad.

Su último proyecto inteligente, que todavía se encuentra en pruebas, es una monitorización del paciente desde la cama, gracias a la instalación de fibra óptica en los colchones. Este sistema mide la temperatura, la respiración y el estado del paciente solo con que esté tumbado. “Así, las enfermeras pueden consultarlo desde su tableta estén donde estén y les salta una alarma si algo se complica”, explican los creadores.

Todos estos dispositivos médicos están conectados a la Red, por lo que una de las grandes preocupaciones del Gobierno es la ciberseguridad. “Tenemos que conseguir que solo el paciente y su doctor puedan acceder a esos datos. Para eso estamos desarrollando grandes cortafuegos y sistemas de encriptación”, explica el ministro de Smart Nation. Ya crearon en 2015 la Agencia de Ciberseguridad (CSA) con más de 200 personas, pero siguen invirtiendo millones y millones para convertirse no solo en una de las naciones más inteligentes, sino también en una de las más protegidas del mundo.

1463996571_677736_1463999917_noticia_normal_recorte1

 

 

Solarin; el smartphone más seguro del mundo cuesta 15.000 euros

‘Los ciberataques son endémicos en todo el mundo. Esta tendencia va en aumento. Un solo ataque puede dañar gravemente la reputación y las finanzas de una compañía. Solarin es pionero en nuevas medidas de privacidad, y en aplicaciones de cifrado innovadoras, para ofrecer a los clientes la tranquilidad necesaria para manejar la información crítica para su negocio”, señala Tal Cohen, consejero delegado y cofundador de Sirin Labs.

Tras más de dos años de investigación, el Solarin se desarrolló en las instalaciones de Suecia y Tel Aviv de la empresa. Está compuesto por más de 2.500 componentes internos ensamblados por expertos en relojes dentro de un exterior diseñado por el renombrado diseñador industrial Karim Rashid. Su chasis está compuesto de una matriz metálica única -normalmente utilizado en la industria aeroespacial por su rigidez absoluta – y reforzado con paneles de titanio para aumentar su fuerza estructural, así como cristal antigolpes y arañazos (Corning Gorilla 4) para proteger la pantalla curvada, y un panel trasero de cuero.

Más rápido y con más ancho de banda

El dispositivo ofrece hasta 450 Mbps de bajada y hasta 150 Mbps velocidades de subida, junto con el apoyo a la compatibilidad de 24 bandas LTE, para su facilidad de uso mundial. Incorpora una nueva tecnología para la conexión wifi (WiGig) que permite velocidades de hasta 4,6Gbps, lo que da acceso a la nube casi instantáneo, y la sincronización de fotos, videos y acoplamientos inalámbricos, así como la transmisión de vídeo de baja latencia, y hasta tres veces el ancho de banda de un teléfono inteligente de alta gama.

La pantalla de 5,5 pulgadas y resolución IPS LED 2k incorpora una cámara de 23,8 megapíxeles, con enfoque automático por láser y flash de cuatro tonos, además de un flash frontal. El sistema de sonido utiliza tres altavoces de graves, unidos a través de un amplificador inteligente para maximizar el volumen y controlar la distorsión. Solarin es alimentado por un procesador Qualcomm Snapdragon 810 y la batería más potente del mercado, con carga rápida y algoritmos de optimización de energía para viajes.

Sirin Labs fue fundada en 2013 por el empresario kazajo Kenges Rakishev, especialista en inversiones de capital riesgo de Israel; Moshe Hogeg, creador de la red social de fotos y vídeos Mobli, y el ex consultor de McKinsey Tal Cohen. Lastart up había recaudado 25 millones de dólares de inversores en su lanzamiento y obtuvo una nueva inyección de 72 millones el mes pasado.

“Hemos creado el dispositivo con más alto grado de privacidad, capaz de operar más rápido que cualquier otro teléfono y construido con los mejores materiales de todo el mundo. No aceptamos las reglas de precios y la tecnología que había disponible. Con Solarin, rompemos las reglas”, ha indicado Hogeg, presidente de Sirin.

Solo en dos tiendas en Londres

Por el momento, Solarin solo se puede comprar en la tienda de la cadena Mayfair en Londres y, a partir del 30 de junio, también en los almacenes Harrods de la capital londinense. Por su precio está al alcance de muy pocos. Hay cuatro modelos disponibles con precios que oscilan entre los 13.800 (unos 12.500 euros) y los 17.400 dólares (15.600 euros).

Con todo, no es ni mucho menos el móvil más caro de la historia. Vertu, la antigua marca de lujo de Nokia especializada en móviles de joyería, sacó al mercado en 2006 el Signature Cobra, a un precio de 310.000 dólares (280.000 euros al cambio actual). Llevaba incrustados dos diamantes, dos esmeraldas y 439 rubíes. Se vendieron 26 unidades.

1464893762_847712_1464894394_sumario_normal_recorte1

 

Facebook Messenger plantea blindarse por completo.

Tras el cifrado «end to end» en WhatsApp, ahora es Facebook Messenger la que quiere blindar por completo su servicio. Así lo asegura «The Guardian» en una información publicada este miércoles, en la que asegura que Mark Zuckerberg está ya en ello.

Según han desvelado en exclusiva al diario tres personas que trabajan ya en el cifrado por completo de la aplicación, utilizada por más de 900 millones de personas, en los próximos meses, Facebook encriptará por completo las comunicaciones de Messenger para «bloquear a las autoridades y a Facebook de poder leer las conversaciones de los usuarios».

Sin embargo, esta encriptación será opcional. De esta manera, los usuarios podrán encriptar sus conversaciones en un chat en el que sólo podrían intercambiar texto. Las fotos, los vídeos o cualquier otro tipo de archivo no podría ser cifrados.

Está claro que la interceptación de las comunicaciones es un tema que preocupa -y mucho- a las empresas de Silicon Valley. WhatsApp era una tarea que tenía pendiente desde hace tiempo y que su principal rival,Telegram, sí ofrecía. Además, Google, con su nueva aplicación Allo, que anunció en su conferencia para desarrolladores, la conversaciones van a ir cifradas de extremo a extremo.

A raíz del enfrentamiento de Apple y el FBI, las compañías tecnológicas no están por la labor de facilitar el acceso a las comunicaciones de entidades gubernamentales o similares. De hecho. Cabe recordar, además, queMicrosoft ha demandado al Gobierno de EE.UU. por búsquedas secretas de datos de clientes y que Twitter ha toma la decisión de vetar a la inteligencia de EE.UU. en el acceso a los tuits de los usuarios.

Sin embargo, las grandes compañías de tecnología tienen un conflicto si quieren implementar los «bots» y al mismo tiempo asegurar la privacidad de los usuarios. La inteligencia artificial, para ponerla en marcha, necesita saber ciertos datos del usuario. Por ejemplo, Facebook utiliza técnicas dereconocimiento facial.

«La industria de la tecnología está cada vez más atrapada entre dos tendencias contradictorias», apunta «The Guardian». Facebook, Google, Amazon y Apple se han puesto este año manos a la obra con los asistentes virtuales que analizan el comportamiento del usuario para ayudarle en la navegación. «El problema es que este tipo de ‘aprendizaje automático’ requiere de los mensajes de los usuarios y otros datos para que las empresas los analicen y puedan dar una respuesta adecuada», recuerda el diario.

facebook-messenger--620x349