Archivos por Etiqueta: instagram

Las posibles causas de la enigmática caída mundial de Facebook, WhatsApp e Instagram

Diez horas. Este ha sido el tiempo que han estado desconectados los millones de usuarios que usan a diario Facebook, Instagram WhatsApp. Los tres servicios, que están bajo la propiedad de Mark Zuckerberg, presentaron numerosos fallos en casi todos los puntos del planeta este miércoles.

Instagram y Facebook fueron las primeras en presentar fallos de conexión a primera hora de la tarde de este miércoles en horario peninsular. En la página de «Facebook para desarrolladores», dedicada a quienes desarrollan las aplicaciones que interactúan con sus servicios, el grupo mencionó un fallo reportado a las 10:30 am desde California (17H30 GMT).

Al mismo tiempo, la red social informó por Twitter ser «consciente» del hecho de que «algunos usuarios» tenían «problemas» y prometieron resolverlos «lo más rápido posible», sin decir dónde estaba el error.

La web «DownDetector», que registra los problemas de servicio en páginas web y aplicaciones de todo tipo experimentados por los usuarios a nivel mundial, informó de que el 33% de los afectados estaba teniendo problemas para iniciar sesión en Facebook, mientras que otro 32% aseguraba que la web había sufrido un «colapso total».

En lo que se refiere a WhatsApp, el 54% de los problemas de la aplicación estuvo relacionados con el envío y la recepción de mensajes, mientras que el 37% de los afectados aseguró tener problemas de conectividad.

Descartado un «hackeo»

Todo apunta a que la caída generalizada de Facebook, Instagram y WhatsApp se debió a cuestiones de mantenimiento. Los gigantes tecnológicos, de manera habitual, realizan este tipo de trabajos en sus servidores, ya que se trata de una compleja estructura que funciona sin interrupciones.

Los casos más graves de desconexión se deben a los «hackeos» o acciones por parte de ciberdelincuentes, que pueden provocar ataques de denegación de servicio. De hecho, Facebook confirmó que no había sido víctima de un «hackeo». «Estamos trabajando para resolver el fallo tan pronto como sea posible, pero podemos confirmar que el problema no está relacionado con unataque DDoS», informó la compañía en Twitter.

En un ataque DDoS, los ciberdelincuentes utilizan las redes informáticas que controlan para enviar tal cantidad ingente de solicitudes de información que los sitios web se colapsan, ya que los servidores no pueden manejar el tráfico web que, de repente, se genera. Precisamente, inhabilitar el uso del sistema o aplicación con el fin de bloquear el servicio completamente, es el objetivo de este tipo de ataques.

facebook-fallo-kA8H--620x349@abc

Problemas en Instagram por mostrar imágenes explicitas de suicidio y autolesión

«Todavía no estamos donde debemos estar en los temas de suicidio y autolesión». Así de sincero se muestra Adam Mosseri, CEO de Instagram, en un artículo publicado en « The Telegraph», donde entona el «mea culpa» de la falta de acción de la compañía a la hora de eliminar este tipo de contenido.

Mosseri, que apenas lleva unos meses en el cargo, se ha visto obligado a dar la cara después de las declaraciones del padre de la joven británica, Molly Russell, quien con 14 de años se suicidó en 2017. «Instagram ayudó a matar a mi hija», declaró recientemente Ian Russell en una entrevista con la « BBC», que exige a la red social un cambio en sus algoritmos.

Para Russell, Instagram es en parte responsable del suicidio de su pequeña porque había consultado mucho contenido relacionado con el suicidio y la autolesión. «Si el algoritmo que hay detrás de una plataforma de redes sociales está programado para sugerir más contenido de ese tipo, deben revisarlo seriamente», dijo, sin olvidar que las leyes británicas estipulan que quien alienta el suicidio de una persona es cómplice del crimen.

A Instagram, propiedad de Facebook, no le ha quedado otra salida que la de asumir sus errores y ha anunciado que ha decidido prohibir las imágenes relacionadas con la autolesión y el suicidio con el fin de «garantizar la seguridad de los usuarios de Instagram». Los «hashtags» secretos con los que se siempre se han comunicado los jóvenes que padecen este tipo de trastornos parecen tener, al fin, los días contados.

No todo el contenido será eliminado

«No permitimos publicaciones que promuevan o fomenten el suicidio o la autolesión. Dependemos en gran medida de nuestra comunidad para informar este contenido y eliminarlo tan pronto como se encuentre», explica Mosseri, que aunque reconoce que aún les queda un largo camino por recorrer, ya han empezado a tomar medidas.

Instagram ya ha comenzado a revisar el contenido publicado, así como las políticas de uso de la red social, «invirtiendo en tecnología para identificar mejor las imágenes», explica el responsable. Pero Mosseri advierte que encontrar el equilibrio va a ser «difícil».

De momento, están ya prohibidas las publicaciones que promueven el suicidio o las autolesiones así como «imágenes violentas», como los cortes que los suicidas suelen hacerse. En cuanto a las fotos que son menos duras, pero relacionadas también con autolesiones, como cicatrices, por ejemplo, no aparecerán en los resultados de la búsqueda y no serán recomendadas por los algoritmos. Es decir, este tipo de contenido que no es tan explícito no se eliminará.

El número total de muertes por suicidio ha aumentado un 6,7 por ciento a nivel mundial entre 1990 y 2016 hasta un total de 817.000 muertes en 2016, según un estudio publicado por «’The British Medical Journal’».

instagram-2-kT9F--620x349@abc

En el estado de Nueva York será delito “comprar” seguidores en Internet

El estado de Nueva York (Estados Unidos) ha sentenciado en contra de Demuvi, una compañía que creaba mediante «bots» perfiles falsos en redes sociales para mejorar las estadísticas de personas famosas, por considerar que estas prácticas constituyen un «fraude online».

La fiscal general del estado de Nueva York, Laetitia James, ha advertido en su fallo, emitido este miércoles, que desde su oficina se perseguirá la venta de seguidores falsos en redes sociales, así como comentarios, «me gusta» y visualizaciones. James ha denunciado la extensión del uso de «bots» en plataformas sociales como YouTube y Twitter, que se hacen pasar por usuarios reales, simulando su comportamiento, y que «a menudo roban identidades de personas reales para llevar a cabo fraudes».

El fallo de la fiscalía de Nueva York llega a raíz de una investigación contra Demuvi, una compañía local ya desaparecida que se especializaba en vender servicios para cuentas de personalidades famosas como artistas, políticos, empresarios y deportistas. Demuvi alteraba las estadísticas de Twitter, YouTube, LinkedIn, SoundCloud y Pinterest a través de la creación de perfiles falsos que expresaban opiniones haciéndose pasar por personas reales, todos ellos gestionados por «bots» o personas individuales, denominadas «titiriteros».

En ocasiones, la compañía llegaba a robar y utilizar las fotografías de perfil de cuentas reales sin su consentimiento, así como a utilizar sus nombres. Además, Demuvi actuaba de manera ilegal al vender a empresas publicidad en canales de «influencers», sin advertir de que se trataba de contenido patrocinado.

Según James, estas prácticas son especialmente sensibles dada la influencia de estas plataformas en las personas, y con ellos la impresa implicada «engañó e intentó afectar la toma de decisiones de las audiencias de las redes sociales». La fiscalía de Nueva York ha interpuesto una multa de 50.000 dólares contra el director general de Demuvi, German Callas, por estas prácticas, pero esta solamente cubre el coste de la investigación, según recoge «CNN». Se estima que la empresa recaudó 15 millones de dólares con la venta de cuentas falsas.

51298327-kthH--620x349@abc

El movimiento estratégico que prepara Zuckerber; unir Facebook, WhatsApp e Instagram

El consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, planea integrar los tres servicios de mensajería principales de la empresa, Facebook, Instagram y WhatsApp, en una misma estructura unificada, según ha informado ‘The New York Times’ (NYT).

Los cambios que planea implementar la compañía suponen la unificación de la estructura de mensajería de las tres aplicaciones, si bien Facebook, Instagram y WhatsApp mantendría su uso como aplicaciones independientes.

La reconfiguración de las aplicaciones, según cuatro fuentes implicadas en este cambio citadas por NYT, requiere de miles de trabajadores y todavía se encuentra en una fase temprana. Se espera que la unificación se haya completado a principios de 2020.

La compañía, además, planea introducir en todas las aplicaciones la encriptación de extremo a extremo, que impide el acceso no autorizado a las conversaciones privadas de los usuarios.

Si bien Zuckerberg no ha especificado el tipo de beneficios que reportarán los cambios, dos de las fuentes consultadas han destacado la implicación de los usuarios y nuevas formas de publicidad.

Modelo de negocio

Por otro lado, en una columna publicada en The Wall Street Journal, Zuckerberg se reafirma en su modelo de negocio basado en anuncios dirigidos para que los usuarios de la red social puedan acceder de forma gratuita a la plataforma para estar en contacto con otras personas.

El consejero delegado de Facebook explica una vez más la gestión de los anuncios en Facebook, dado que algunas personas «están preocupadas por la complejidad de este modelo», como él mismo señala. «Si estamos comprometidos con servir a todos, entonces necesitamos un servicio que sea accesible para todos», remarca Zuckerberg, que agrega que «la mejor forma de hacerlo es ofrecer los servicios gratuitos, y los anuncios nos permiten hacerlo».

La red social muestra anuncios dirigidos, que ofrecen a cada usuario contenidos relevantes en función de sus intereses. Y para saber en qué están interesados, la plataforma recoge información en base a «las páginas que gustan a la ente, dónde hacen clic y otras señales».

El consejero delegado de Facebook asegura que la gente tiene control sobre la información que usa la compañía para mostrar anuncios, y que puede bloquear cualquier a anunciante. Para ello, dice, los usuarios pueden cambiar las preferencias y hacer uso de las herramientas de transparencia de la plataforma. «No vendemos los datos de la gente», asegura Zuckerberg, y añade que «vender la información de la gente a los anunciantes seria contrario a nuestros intereses de negocio, porque reduciría el único valor de nuestros servicio para los anunciantes».

En su columna, Zuckerberg también refiere el tipo de contenido que la gente comparte en la red social, y explica que el contenido dañino permanece en la plataforma, es porque «la gente y los sistemas de inteligencia artificial que usamos para revisarlo no son perfectos, no porque tengamos un incentivo para ignorarlo».

Por último, y respecto a la seguridad y la acumulación de datos, la compañía indica que «no hay duda de que recolectamos información para los anuncios», pero explica que «esa información es importante generalmente para la seguridad y el funcionamiento de nuestros servicios».

De nuevo, Zuckerberg reitera que ponen en manos de los usuarios «el control completo sobre si usamos esa información para los anuncios», pero advierte que no dejan a la gente «controlar cómo la usan para la seguridad o el funcionamiento de los servicios». Asimismo, recuerda que solicitan el permiso a los usuarios en conformidad con el reglamento general de protección de datos de la Unión Europea.

«Es importante entender esto», señala, «porque hay claros beneficios en este modelo de negocio», sentencia el directivo de Facebook.

whatsapp-kWtC--620x349@abc

El negocio con las marcas en Instagram tiene los días contados

Instagram, propiedad de Facebook, anunció la semana pasada un cambio: ha empezado a eliminar los «Me Gusta», seguidores y comentarios falsos de los perfiles que utilizan aplicaciones de terceros para incrementar su popularidad. La «actividad no auténtica», dijo la compañía, es mala para la comunidad, así como las «apps» que «hacen crecer de forma artificial la audiencia». En definitiva, «inflar» las cifras de seguidores o comentarios parecen tener los días contados.

«Hasta que no se implemente, no sabemos si será una medida efectiva o es sólo una estrategia por parte de Facebook para limpiar su imagen, ya que hay muchas críticas sobre la compra de seguidores falsos», apunta Ismael El-Qudsi, director general de la una agencia de marketing digital Internet Republica. Toca esperar aún y comprobar si realmente la compañía es capaz de detectar la totalidad de interacciones falsas. Facebook lleva un año luchando contra las «fake news» y el propio Mark Zuckerberg ha reconocido que se trata de campañas de desinformación constantes, que evolucionan con el tiempo y son casi imposible de erradicar.

«Hasta que no se implemente, no sabemos si será una medida efectiva o es sólo una estrategia por parte de Facebook para limpiar su imagen, ya que hay muchas críticas sobre la compra de seguidores falsos»

Pero Instagram ha puesto, al menos, las cartas sobre la mesa. «Si se lleva a cabo tal y como pretende la plataforma, creo que será una medida efectiva porque se trata de hacer de las redes sociales un espacio más transparente y veraz», apunta Ainhoa Muguerza, PR & Communications Manager Divimove, empresa de creación de estrategias de vídeo online e influencer marketing. De hecho, Divimove gestiona la carrera de más de 900 «influencers» y estos se verán, sin duda, afectados por la nueva medida.

«Estamos acostumbrados a las grandes cifras y al ‘postureo’pero esta tendencia dista mucho de la realidad», asegura Muguerza, que apoya la medida de Instagram «por cambiar un contexto en el que la popularidad se mide a golpe de ‘follow’». Para la experta, «la compra de seguidores desvirtúa la verdadera popularidad de los ‘influencers’ que apuestan por esta medida. Cuando un ‘influencer’ colabora con una marca, lo más importante es que se cumplan los objetivos del anunciante en términos de imagen o venta. Si la mitad de los seguidores son falsos será muy complicado alcanzarlos y muy probablemente la marca deje de colaborar con él», asegura.

Un nuevo marco más real

Según el « Estudio sobre Marketing de Influencers en España, 2018», elaborado por BrandManic, el 56,5% de las marcas españolas encarga sus campañas con «influencers» a agencias especializadas con el objetivo principal de captar de nuevas audiencias. Se trata de una acción publicitaria por la que, a cambio, se paga a los «influencers». Y esta es la clave por la que la publicidad encubierta ha inundado la red social a pesar de que la Ley General de la Publicidad es muy clara y prohibe la publicidad engañosa. Los «influencers» tienen que advertir siempre en sus publicaciones el término de «#Ad», «Ad» o «Patrocinados», como también indica Instagram en sus políticas de uso.

Ahora, los «influencers» se enfrenta a un nuevo problema: la estrategia de comprar seguidores para falsear sus cifras ya no vale. «Afectará a todos, y lo normal por el volumen de seguidores, es que los más grandes sean los más afectados y los que notarán un mayor descenso en su número de seguidores», señala Ismael El-Qudsi. «Hay que hacer hincapié en que los microinfluencers (cualquiera de nosotros que tenga menos de 10.000 seguidores) realmente no tienen seguidores, sino amigos, y estos suelen ser reales», puntualiza.

Para Muguerza, la nueva medida de Instagram «debería tener un efecto positivo porque su trabajo depende de cifras reales, no de humo», al mismo tiempo que también tendrá repercusiones para las marcas en el sentido de que «ayudará a elegir mejor a los ‘influencers’ que sean populares de verdad y no a los que acumulen ‘bots’ o falsos seguidores. Esto ahorrará tiempo, dinero y quebraderos de cabeza cuando una campaña no sale como se esperaba».

«Las marcas -opina el funador de Internet Republica- ya se están dando cuenta de que no necesariamente influencia más alguien con más seguidores, sobre todo si esos seguidores son falsos, así que llevan un tiempo usando otras métricas como el ‘engagement‘ o las reacciones que provoca un ‘influencer’». El experto recuerda que este sector es aún «muy inmaduro» y la muestra es que las firmas «sólo se guiaban por el número» de seguidores de los «influencers». «Según se vaya profesionalizando, las marcas verán que no siempre tener más audiencia significa tener más influencia», concluye.

 

instagram-3-kXW--620x349@abc