Archivos por Etiqueta: pandemia

Loa gadgets más curiosos de la Feria IFA 2020

Nisiquera una pandemia es capaz de frenar el paso de una tecnología que, desde hace tiempo, no espera por nadie. Por muchas ferias que se cancelen, y muchos dispositivos que se posterguen, las compañías siguen trabajando para mejorar la vida de los usuarios. Así ha quedado de manifiesto en este IFA 2020.

Una edición algo descafeinada, porque nada es lo mismo si uno no está en el stand, pero que ha vuelto a funcionar como sitio de presentación de dispositivos novedosos y llamativos. Aunque, por el momento, en su mayoría solo hayamos podido verlos a través de una pantalla; en ABC hemos querido compartir algunos de los más interesantes.

Samsung Galaxy Fold 2

A pesar del escaso éxito cosechado con su primer «smartphone» flexible, Samsung está convencida de que este tipo de dispositivos tienen cabida en el mercado. Así lo demuestra el nuevo intento de la compañía con el Z Fold 2, un terminal que recoge las mismas características de su predecesor y, al mismo tiempo, promete ser más resistente y mejorar la experiencia del usuario.

LG PuriCare Wearable Air Purifier

La pandemia de Covid-19 ha sacudido la vida de todo el mundo y también ha obligado a las tecnológicas a tirar de ingenio para adaptarse a las nuevas necesidades. Posiblemente, una de las compañías que ha demostrado esta necesidad de una forma más clara ha sido LG con su dispositivo PuriCare Wearable Air Purifier. Una mascarilla electrónica pensada para purificar el aire y que emplea una tecnología similar a la propia de los dispositivos domésticos diseñados por la marca con dicho fin.

Desde la firma prometen que el «gadget» -gracias a los ventiladores que lleva incorporados- proporciona al usuario aire limpio y filtrado y, además, es capaz de adaptarse a la respiración de quien la lleva puesta. La batería es de 820mAh y. según LG, ofrece hasta ocho horas de funcionamiento en modo bajo y dos horas en alto.

JBL PartyBox On-The-Go

El verano es muchas cosas; desde una cervez en la terraza hasta una noche «a la fresca» leyendo un libro. Pero si es algo, por encima de todas las cosas, es salir de casa y disfrutar. Precisamente eso es lo que propone la firma JBL con su nuevo altavoz PartyBox On-The-Go. Un dispositivo pensado para que el usuario pueda llevarlo a todas partes y que incorpora, además de un buen sonido, micrófono inalámbrico y luces. Tiene una potencia de 100W y promete una autonomía superior a las 6 horas. El precio es de 299 euros.

The Premier

El 8K está lejos de democratizarse y, mientras que llega definitivamente, las firmas no desatienden una tecnología todavía muy presente -y con mucho rango de crecimiento- como es el 4K. Así lo demuestran casos como el de Samsung, que acaba de anunciar su proyector inteligente «The Premier», el primero compatible con 4K y con contenidos HDR10+. Según la firma, el dispositivo ofrecerá las imágnes en 120 y 130 pulgadas, en función del modelo, y se podrá emplear en cualquier espacio. Por el momento no se ha anunciado la fecha exacta en la que comenzará a comercializarse en España, aunque sí que sabemos que llegará en los próximos meses. Tampoco se ha dado el precio oficial.

ZenBook Pro 15

Asus, por su parte, ha aprovechado el marco de IFA para presentar su nuevo ZenBook Pro 15. Un dispositivo que destaca por el esmero que le ha dedicado la tecnológica a su diseño y por la pantalla secundaria táctil -de 5,6 pulgadas- que aloja en la zona del teclado. Se trata de un dispositivo de dimensiones sumamente reducidas. Sus 15 pulgadas de pantalla principal lo convierten en un «gadget» ideal para llevar a todas partes. Asimismo, la tecnológica ha apostado por hacerlo compatible con tecnología OLED y 4K. Está equipado con procesadores Intel Core i7 e i5 serie H de décima generación, 16 GB de RAM y una GPU GeForce GTX 1650 Ti de NVIDIA. Por el momento no se ha anunciado el lanzamiento ni el precio.

TCL Movetime Family Watch

Además de sus dos nuevas tabletas, TCL ha empleado la feria para mostrar sus nuevo «smartwatch» pensado especialmente para personas de la tercera edad. El dispositivo, llamado Movetime Family Watch MT43A, tiene una pantalla táctil AMOLED de 41 x 48,5 milímetros. Su tecnología detecta las caídas y es capaz de realizar llamadas de alerta a los contactos de emergencia prefijados por el usuario. También cuenta con un medidor de frecuencia cardiaca y muestra los iconos a gran tamaño, para que resulte más sencillo diferenciar las aplicaciones. Su precio es de 299 euros.

Philips OLED+935

Philips, por su parte, aprovechó para presentar su nuevo televisor insignia: el Philips OLED+935. Disponible en 65, 55 y, aunque llegará algo más tarde, 48 pulgadas, el dispositivo cuenta con resolución 4K y un interesante sonido gracias a los altavoces en forma de barra de sonido desarrollados por Bowers & Wilkins. Respecto a la imagen, la empresa ha apostado por su tecnología P5 con IA que, según promete, ofrece un gran realismo en pantalla. El algoritmo de IA de aprendizaje avanzado procesa las imágenes de forma similar al cerebro humado. Los modelos de mayor tamaño se comenzarán a comercializar este mes de septiembre. Sin embargo, por el momento no se han anunciado los precios.

Lenovo Tab P11 Pro

Lenovo presentó su nueva tableta P11 Pro, un dispositivo que destaca por su delgadez -5,8 mm de grosor- y las cuatro cámaras que aloja como si de un «smartphone» se tratase. Su pantalla es de 11,5 pulgadas y ofrece una resolución de 2.560 x 1.600 píxeles. Debajo de su panel se aloja un chip Snapdragon 730 G. Asimismo, existen dos versiones diferentes en función de la RAM, una de 4 GB y 128 GB de almacenamiento y otra de 6 GB y 128 GB. La batería es de 6.800 mAh, algo que, según Lenovo, garantiza hasta 15 horas de autonomía.

Los hashtags en noticias políticas radicalizan a los lectores

Desde que el mundo es mundo, la información, especialmente la que trata sobre temas políticos, ha causado fricciones entre la sociedad. Algo que ahora, en los tiempos de las redes sociales y el internet de las cosas, se ha vuelto, posiblemente, más evidente que nunca. A este respecto, un reciente estudio elaborado por dos miembros de la Universidad de California (Estados Unidos), y que ha sido recogida en el portal « The Conversation», sostiene que las noticias publicadas en redes sociales que van acompañadas por algún hashtag tienen menos importancia y veracidad a ojos del lector.

«Estos hallazgos muestran que los políticos, activistas, organizaciones de noticias y compañías tecnológicas no pueden dar por sentado las prácticas comunes de las redes sociales. Incluso una práctica simple, como marcar un tema social con un hashtag pegadizo, puede dar la impresión al público de que el contenido etiquetado, incluso el contenido de noticias publicado por las principales compañías de noticias, es hiperpartidista o falso», afirman una de las firmantes del estudio, Eugenia Ha Rim Rho, en «The Conversation».

Para llevar a cabo el experimento, los participantes mostraron a 1.979 usuarios noticias compartidas en redes sociales, con y sin hashtags, de medios como «The New York Times» o «NPR». Entre las etiquetas que lucían se encontraban, por ejemplo, “#BlackLivesMatter”, frase empleada para llamar la atención contra la brutalidad que sufren los afroamericanos en Estados Unidos, o “#MeToo”, con la que se critica el acoso que sufren las mujeres por parte de los hombres.

Según explican Ha Rim Rho, aunque los hashtags permiten que la información, por norma general, llegue a más gente a través de redes sociales, no representan un buen mecanismo para que el lector confíe en la información que se le ofrece. Mientras algunos usuarios le dieron menor importancia a las noticias con etiquetas, y afirmaron no querer saber más sobre el tema, otros, directamente, expresaron que habían tenido la percepción de que estaban sesgadas políticamente: «Esto fue especialmente cierto para los lectores más conservadores, que tenían más probabilidades de decir que una publicación de noticias era extremadamente partidaria cuando incluía un hashtag».

Asimismo, en el estudio se expresa que la gente moderada, es decir, de centro, afirmó que las publicaciones de noticias acompañadas de hashtags les hicieron «sospechar sobre la credibilidad de la información». «El tema #MeToo se está convirtiendo en algo así como los Kardashians. No puedes mirar las noticias sin que ambos encabecen las cosas. Es un tema importante, pero me estoy cansando de verlo una y otra vez», afirmó uno de los encuestados moderados. Los únicos que no vieron problema alguno en el uso de etiquetas fueron los encuestados que afirmaron ser «extremadamente liberales».

 

manifestacion-kDvF--620x349@abc (1)

Robots camareros en tiempos de pandemia

Más allá de las novelas de Asimov y del cine de George Lucas, el irrefrenable avance de la tecnología ha provocado que al ser humano cada vez le resulte menos extraño el empleo de robots. Unos dispositivos que prometen volverse especialmente populares en el futuro más próximo, y en parte gracias a la pandemiaCorea del Sur, uno de los países que más expuesto estuvo en un primero momento al coronavirus debido a su proximidad con China, es una de las grandes potencias en lo que al uso de estos asistentes se refiere.

Ahora, mientras la población del estado asiático trata de recuperar lentamente la normalidad que el virus le arrebató, los robots asistenciales se han descubierto como un medio para que los trabajadores no se expongan de forma innecesaria al contagio. En una cafetería de la ciudad de Daejeon se está empleando un robot camarero que no solo es capaz de recoger los pedidos de los clientes que ocupan las mesas, sino también de prepararlas y servirlas. «Aquí está su café con leche de almendras Rooibos, disfrute. Es aún mejor si lo agita», comenta el dispositivo mientras entrega una bebida, según recoge Reuters.

El robot durante la preparación de una bebida
El robot durante la preparación de una bebida – REUTERS

«Nuestro sistema no necesita aportes de las personas desde el pedido hasta la entrega, y las mesas se organizaron escasamente para garantizar que los movimientos de los robots sean suaves, lo que encaja perfectamente con la actual campaña de ‘contacto’ y distanciamiento», afirma Lee Dong-bae, director de investigación de Vision Semicon, la empresa detrás del desarrollo de este robot camarero.

El dispositivo, que no necesita que ningún ser humano lo controle, está asistido por un brazo mecánico independiente capaz de preparar 60 tipos diferentes de café. Según explican desde Vision Semicon, un pedido de siete cafés puede llevarle al sistema siete minutos entre que se solicita y el cliente lo recibe en la mesa.

robot-kFz--620x349@abc

La red social Facebook alertará a los usuarios que interactúen con contenido dañino sobre el coronavirus

Facebook comenzará a mandar mensajes a aquellos usuarios que hayan interactuado con afirmaciones sobre el Covid-19 dañinas para la salud. Tras esto, les pondrá en contacto directamente con el apartado de bulos desmentidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Así lo ha afirmado hoy mismo la compañía propiedad de Mark Zuckerberg a través de un comunicado. El objetivo, según se expresa en el texto, es proteger a los internautas de los efectos que pueda tener una afirmación incierta y peligrosa para la salud.

«Vamos a empezar a mostrar notificaciones en la sección de Noticias a aquellas personas que hayan dado a me gusta, hayan reaccionado o comentado posts con desinformación sobre COVID-19 perjudicial para la salud, información que ya ha sido eliminada de la plataforma. Esas notificaciones dirigirán a las personas a información sobre los mitos más comunes del COVID-19 que han sido desacreditados por la OMS, incluyendo los que hemos eliminado de nuestra plataforma por inducir a un daño físico inminente», afirma en un comunicado Guy Rosen, videpresidente de Integridad de la compañía.

De este modo, la red social se propone desterrar completamente los efectos dañinos que tiene la desinformación generada al calor de la pandemia. «Ejemplos de desinformación que hemos eliminado incluyen afirmaciones dañinas como que beber lejía cura el virus y teorías como que el distanciamiento social no es eficaz para evitar la propagación de la enfermedad», expresa el vicepresidente de Facebook.

Para llevar a cabo esta labor, la red social está trabajando con más de 60 organizaciones de verificación que revisan y califican el contenido en más de 50 idiomas de todo el mundo, y se ha puesto en marcha un programa de subvenciones para este tipo de organizaciones. El videpresidente de la red social expresa, además, que, hasta el momento, han sido eliminados cientos de miles de contenidos de desinformación que podrían provocar un daño físico inminente.

Cabe recordar que esta medida llega poco después de que WhatsApp, plataforma de mensajería que también pertenece a Mark Zuckerberg, afirmase que solo se podrán reenviar mensajes dentro de la plataforma a un único chat.

Los contenidos falsos no dañinos son etiquetados

La eliminación de contenidos falsos solo afectará, de acuerdo con la compañía, a aquellos que puedan poner en riesgo la salud de los usuarios. Es decir, las afirmaciones que contengan información falsa, o desmentida, pero que no resulten dañinos no serán directamente eliminados. En su lugar, se seguirá reduciendo su distribución y se mostrarán etiquetas de advertencia para que el usuario sea capaz de identificarlos.

«Durante el mes de marzo, mostramos advertencias sobre unos 40 millones de publicaciones en Facebook relacionadas con COVID-19, basadas en casi 4.000 artículos procedentes de nuestros socios de verificación de contenidos. Cuando la gente vio las etiquetas de aviso, el 95% de las veces no siguieron adelante y no vieron el contenido original», expresa Rosen en el comunicado.

 

facebook-kfBG--620x349@abc (1)

Las aplicaciones «espia», una «vacuna» contra el coronavirus que invade la privacidad

La guerra contra el coronavirus Covid-19 ha cambiado la manera de enfrentarse a los problemas de la sociedad. Este enemigo invisible que ha sumido al planeta en una profunda crisis sanitaria no tiene visos todavía de claudicar. Las medidas de distanciamiento social han sido muy eficientes para reducir la pandemia. Un desafío que ha llevado al desarrollo de aplicaciones móviles «espía» capaces de geolocalizar a los ciudadanos para controlar la epidemia. Su uso ha sido capital en la respuesta en los países asiáticos, que se han revelado como más inteligentes que Europa y Estados Unidos a la hora de proteger sus servicios sanitarios y reactivar la economía.

En Corea del Sur, China o Singapur lo pusieron en marcha en tiempo récord con resultados óptimos. Pero estas iniciativas que han contribuido a reducir los infectados y aplicar de manera controlada las medidas de cuarentena ha despertado un intenso debate en materia de protección de datos. La falta de un consenso y de una dirección clara en Europa ha llevado a la multiplicación de herramientas de autodiagnóstico a través del móvil.

En las últimas semanas, han florecido en países como España, en donde en la comunidad de Madrid, regiones como Alicante o iniciativas privadas han desarrollado servicios similares para un bien común, descongestionar las urgencias y ayudar a los ciudadanos a conocer los síntomas. El Gobierno española ha estudiado poner en marcha una aplicación similar en territorio nacional. Este proyecto independiente, impulsado por la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, dependiente de Nadia Calviño, podría sumarse al estudio de movilidad nacional para rastrear más de 40 millones de móviles con datos anónimos y agregados facilitados por las tres principales operadoras de telefonía (Telefónica, Vodafone y Orange). Esta iniciativa es posible tras la reciente derogación de la Ley de Protección de Datos Personales como respuesta la excepcional situación de la crisis.

Respuesta rápida en Asia

Aprovechando los sistemas de geoposicionamiento de los «smartphones», Asia se ha mostrado más ágil. Por su cultura, idiosincrasia y leyes, sus habitantes han descargado «apps» del coronavirus. La idea es controlar a la población para determinar los focos de contagio a través de un dispositivo electrónico que llevan a cuestas millones de personas. Algunas de estas herramientas incluyen alertas para que el ciudadano conozca si se aproxima a una zona de riesgo, pero también puede contribuir a que las autoridades sanitarias se aseguren del obligado cumplimiento del confinamiento. Se trata de soluciones digitales de monitorización que permiten aplicar de manera controlada las medidas de cuarentena en los focos necesarios. A falta de una vacuna, estos servicios pueden facilitar una reanudación progresiva de la actividad económica en el mejor tiempo.

Uno de los grandes logros de Corea del Sur en la lucha contra la pandemia está siendo, además de la realización de test masivos, su capacidad de hacer seguimiento de los ciudadanos infectados y de su entorno. Para ello, han venido creando servicios digitales y aprovechando los patrones de movimiento procedentes de los teléfonos móviles para lograr romper la cadena de transmisión del coronavirus. ravés de aplicaciones que se encargan de que no nos saltemos la cuarentena. En el caso de Singapur, la idea se ha plasmado a través de una aplicación que almacena los contactos para poder alertar de aquellos con mayor riesgo de contagio en caso de que alguien de su entorno se infecte.

Estos servicios digitales permiten monitorizar los movimientos de los ciudadanos para indicarle si pueden salir a la calle o no cruzando varios parámetros, como si se ha realizado la prueba, si está inmunizado, si se ha tomado la temperatura. Se expide un certificado con una especie de semáforo (rojo, amarillo y verde) en función de los resultados, lo que permite a las autoridades seguir el rastro de personas portadoras del virus.

Estas herramientas de autodiagnóstico están proliferando a nivel mundial. Según diversos estudios consultados, en Corea del Sur ha tenido más de un millón de descargas. De tal manera, que la sociedad coreana ha conseguido aislar todo lo que está siendo posible a los infectados, reduciendo así la propagación del virus.

Las restricciones en materia de protección de datos en Europa, más garantista con el ciudadano, dificulta la implantación de una herramienta estandarizada en todos los territorios porque puede implicar una invasión a la privacidad, aunque los primeros proyectos se han empezado a aplicar de manera anónima y de manera voluntaria.

Dudas en privacidad

La privacidad de los ciudadanos está en el centro del debate. «Lo que hay es un riesgo porque en situaciones de crisis hay una mayor flexibilidad por parte de la sociedad a la hora de ceder su privacidad a cambio de esta lucha contra el coronavirus. La normativa actual permite determinar tratamientos específicos como en una crisis sanitaria. Lo que habrá que mirar es hasta dónde permite», sostiene en declaraciones a este diario Sergio Carrasco, experto en derecho digital.

En opinión de este experto, en caso de introducir una medida similar en Europa es necesario «respetar la proporcionalidad, el Reglamento General de Protección de Datos no se deroga» aunque se establece una excepción. En caso de introducir una medida similar en Europa es necesario «respetar la proporcionalidad, el Reglamento General de Protección de Datos no se deroga» aunque se establece una excepción. «Estamos avanzando tímidamente sobre proyectos de Big Data y Inteligencia Artificial», declara Borja Adsuara, abogado especialista en derecho digital y exdirector general de Red.es. «El Big Data salva vidas. Ha salvado vidas como en Corea, también en China. Lo malo es la finalidad; si es para salvar vidas bien, pero si es para controlar a los ciudadanos, mal», añade.

Fuentes de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) han asegurado que esta situación de emergencia no puede suponer una suspensión del derecho fundamental a la protección de datos personales. «La normativa de protección de datos no puede utilizarse para obstaculizar o limitar la efectividad de las medidas que adopten las autoridades competentes, especialmente las sanitarias, en la lucha contra la epidemia». Medidas extraordinarias en tiempos difusos.