Archivos por Etiqueta: policia

Una operación policial consigue desmantelar al virus más peligroso del mundo.

Una acción conjunta de las fuerzas policiales de Estados Unidos, Canadá y varios países europeos ha puesto fin a la red de «bots» de Emotet, uno de los troyanos más peligrosos del mundo y que, a través de su infraestructura, ha permitido el desarrollo de acciones ilícitas como la extorsión a través de «ransomware». Un tipo de virus capaz de cifrar información y secuestrar equipos para, después, solicitar un pago a la víctima a cambio de recuperar el control.

Visto por primera vez en 2014, Emotet fue recibiendo actualizaciones de forma habitual para mantener su eficacia. En este sentido, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos estimaba que cada incidente de seguridad en el que el código participaba generaba en las compañías afectadas más de un millón de dólares en gastos para resolver la incidencia.

El virus, además, estaba atacando especialmente a las empresas de España. Así lo demuestra un reciente informe de la firma Check Point, en el que se afirmaba que este código fue el más empleado por los cibercriminales durante diciembre para robar datos a las firmas nacionales. En concreto, afectó al 15% de las compañías de nuestro país y al 7% en el mundo.

«En un principio, Emotet se desarrolló como un malware bancario diseñado para infectar ordenadores y robar información privada y sensible de los usuarios. Sin embargo, con el tiempo ha evolucionado y ahora es una de las variantes de software malicioso más costosas y destructivas», explica en un comunicado remitido a ABC Maya Horowitz, directora de inteligencia e investigación de amenazas y productos en Check Point.

Por su parte, Adolf Strada, analista de «malware» de la empresa de ciberseguridad Avast, señala en declaraciones a este diario que el desmantelamiento de Emotet supone «un hito muy relevante en la lucha contra la ciberdelincuencia»: Ha sido como una navaja suiza, por sus múltiples habilidades para robar contraseñas, sustraer dinero de cuentas bancarias y agregar los dispositivos de las victimas a las redes de bots, para lanzar así más campañas de ciberestafas».

«Este «malware» ha utilizado potentes métodos de ocultación para evitar ser neutralizado por los antivirus, y ha sido ofrecido por sus creadores como servicio de malware a otros ciberdelincuentes. Ver la desarticulación de este malware por parte de las autoridades competentes es una noticia muy positiva para el mundo de la ciberseguridad teniendo en cuenta su amplio alcance y la gran cantidad de familias de malware reconocidas atribuidas a su infraestructura», completa el experto.

Según recoge Europa Press, ahora esta red de «bots» está bajo el control de los investigadores participantes de la acción internacional coordinada que ha permitido tumbar esta amenaza. Se ha desarrollado en el marco de la Plataforma Multidisciplinar Europea Contra las Amenazas Criminales (EMPACT), y en ella han colaborado Países Bajos, Alemania, Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Lituania, Canadá y Ucrania, bajo la coordinados por Europol y Eurojust.

 

emotet-2-kEEC--620x349@abc

Cámaras de reconocimiento facial para combatir el crimen en Londres

La policía de Londres, Metropolitan Police Service (MET), ha comenzado a utilizar cámaras con tecnología de reconocimiento facial en directo(LFR) distribuidas por la ciudad con el fin de reducir el crimen y la violencia en la capital inglesa.

La Policía de Londres ha explicado, a través de un comunicado, que el objetivo de la implantación de la tecnología LFR es el de facilitar su trabajo. De este modo, será un complemento que ayudará a localizar a los criminales, y se centrarán en pequeñas áreas para analizar a los viandantes

Estas cámaras se implementarán endeterminadas localizaciones distribuidas por la ciudad con el fin de combatir la violencia, la explotación infantil y los ataques con cuchillos y armas de fuego que han aumentado en los últimos años, según Statista, hasta alcanzar una tasa de criminalidad de 95,99 crímenes cometidos por cada mil personas en 2019.

Con la introducción de esta tecnología no se pretende acabar con la tradicional vigilancia policial, sino que funcionará como una herramienta complementaria que dará un aviso al agente para informarle de que la persona que busca podría estar en un determinado lugar.

Las cámaras se colocarán en los puntos donde haya más probabilidades de localizar a a los delincuentes más peligrosos, y cada patrulla tendrá una lista de observación donde aparecen los delincuentes más buscados.

El comisario adjunto de la MET, Nick Ephgrave, ha reafirmado la transparencia de este proyecto declarando que «las cámaras estarán claramente señalizadas y los agentes desplegados en la operación repartirán folletos sobre la actividad».

«Todos queremos vivir y trabajar en una ciudad que es segura: la gente espera que usemos toda la tecnología de la que disponemos para detener a los criminales», declaró. «Pero a su vez tengo que asegurar de tenemos las salvaguardas correctas y la transparencia en orden para asegurar que protegemos la privacidad y derechos humanos de las personas», apuntó, a su vez, el comisario.

Ephgrave añadió que esta tecnología ya se utiliza en el sector privado y que no solo ayudaría a la detención de criminales sino que también ayudaría a localizar a niños perdidos y adultos vulnerables.

camara-k5EE--620x349@abc

Por qué la llegada del 5G va a complicar las labores policiales

La relación entre los cuerpos de seguridad del Estado y las empresas tecnológicas suele ser muy tensas. A veces complicada. El puente que conecta entre ambos mundos está muy empedrado y, aunque ha mejorado, la colaboración a la hora de recabar información en una investigación es uno de los principales obstáculos. Agentes de la policía han manifestado en varias ocasiones una queja porque las redes sociales no les facilitan las cosas, aunque ha venido cambiando. La ciberdelincuencia es un fenómeno que mueve más dinero que el narcotráfico y, con el despliegue de la tecnología de redes móviles de quinta generación, el 5G, las labores policiales se van a dificultar.

Así lo considera Catherine de Bolle, directora de Europol, oficina europea de Policía, que en una entrevista con Reuters, ha asegurado que las redes 5G van a provocar que la monitorización de los criminales «sea mucho más difícil» porque »dispersan los datos en muchos elementos del sistema». A su juicio, los organismos de seguridad «aún no cuentan con las regulaciones o la tecnología doméstica para llenar el vacío policial que se abrirá cuando las redes 4G se vuelvan obsoletas».

Hasta ahora, las autoridades policiales europeas pueden escuchar y rastrear a los delincuentes cuando emplean dispositivos de comunicación móviles a través de la red 4G, pero la policía advierte de que se enfrenta a muchos obstáculos cuando se generalicen las nuevas conexiones: «no podemos usarlos en la red 5G». Europol, además, ha mostrado su queja al entender que cuando se debatió la estandarización de las nuevas conexiones -que deben de estar listas para 2020- se eludió la posición de la policía.

Expertos en seguridad informática temen, precisamente, que surja una nueva edad de oro de cibercrímenes. «Habrá que cambiar todos los paradigmas alrededor de la nueva tecnología y habrá una nueva forma de estar conectado y trabajando. También en la policía. Un dispositivo conectado supone problemas y riesgos. Hay muchas bondades pero también muchos riesgos», explica a este diario Hervé Lambert, de la firma de seguridad Panda, quien descuelga un símil para comprenderlo: «Vamos a poner muchas más ventanas a los edificios que tenemos que proteger». Algunas estimaciones consultadas apuntan a que para 2025 habrán más de 50.000 dispositivos conectados.

«Se pueden secuestrar dispositivos, interceptar en las comunicaciones, desviar las tecnología para hacer lo que queramos, pero [con el 5G] tendremos que adaptarnos a las necesidade de este nuevo mundo. Habrá tantos chicos malos o más como ahora. Esos cibercriminales seguirán haciendo sus actividades por otras vías. España es uno de los países donde hay mucha actividad de ciberataques. Hay una cosa clara: cuanto mayor es el uso de la tecnología, mayor es el riesgo de ciberataque», sostiene.

¿Estamos preparados? «No», responde tajantemente este experto. «Las empresas de seguridad nos estamos preparando, estamos montando estructuras de protección, pero tampoco tenemos una varita mágica para saber lo que va a pasar de aquí a cinco años», lamenta. A su juicio, con la llegada del 5G «va a ser más difícil controlar al malo», pero también los cibercriminales van a tener «muchas más formas de llegar a donde quieren llegar».

 

34932325-khSC--1240x698@abc

Nariz electrónica; la competencia a los catadores, médicos y perros policía.

Metro de Tokio, 1995. La secta Aum Shinrikyo libera gas sarín, un potente paralizante que provoca la muerte de doce personas y daños a otras cinco mil. Nueva York, 2001. Al-Qaida manda a varios senadores cartas con antrax, un bacilo que, si ataca a los pulmones, es letal. Teatro Dubrovka, 2002. El Ministerio del Interior ruso envia unagente químico al sistema de ventilación del edificio secuestrado con el que fallecen los 42 terroristas y sus 120 rehenes. Siria, 2017. La Organización de las Naciones Unidas afirma que se han cometido decenas de ataques de nuevo con gas sarín durante la guerra, afectando a civiles, entre ellos, niños.

En un contexto de globalización, en el que las amenazas cada vez son más cercanas e imprevisibles, trabajan los Tedax (Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos). Ellos son, en España, la primera línea de batalla en un campo confuso, en el que solo cuentan con la protección de sus trajes y la dirección del olfato de sus fieles perros policía. Hasta ahora.

El proyecto ‘Sistemas Olfativos Artificiales para la Detección de Agentes Peligrosos‘, realizado por Jesús Lozano y José Luis Herrero, investigadores de la Universidad de Extremadura (UEX), ha recibido el Premio de Investigación Fundación Policía Española 2016-2017. Se trata de una aplicación basada en la tecnología comúnmente denominada nariz electrónica, que es capaz de detectar el olor de un explosivo o de un agente químico peligroso, y que envía la información directamente a un dispositivo inteligente en cuestión de minutos. Una tecnología que podría acabar con el riesgo de los agentes a la hora de enfrentarse a este tipo de episodios.

«Se trabaja en dos dispositivos: uno acoplado en un dron, apra espacios exteriores, y otro autónomo, con forma de «pelota» para introducir en habitaciones cerradas»

Sin embargo, Lozano aclara que «la idea no es quitarle el puesto a los perros policía, básicamente porque ellos tienen 200.000 células olfativas y una nariz electrónica cuenta con entre 4 y 16 sensores». Este dispositivo, ideado en colaboración con el inspector jefe del Grupo TEDAX-NRBQ, José Miguel Sánchez, se ha desarrollado en dos modelos: uno integrado en un dron -que permitiría medir la calidad del aire en recintos abiertos, como patios- y otro, autónomo, con forma de una «especie de pelota» -para espacios cerrados-. Se podría, incluso, agregar una bolsa que tome muestras para ser analizadas con posterioridad. «Un Tedax tarda unos quince o veinte minutos en ponerse el traje más equipado si no sabe qué es lo que se va a encontrar. Este es un dispositivo que le da una pauta al profesional del escenario al que se enfrenta, con el consiguiente ahorro de costes y tiempo que eso conlleva», recalca. Todo por 700 euros el dispositivo, un precio muy asequible en comparación con las narices electrónicas que se encuentran ahora mismo en el mercado.

35 años de desarrollo tecnológico

Aunque parezca ciencia ficción en 2017, las bases que rigen la tecnología de la nariz electrónica surgen en 1982 con la publicación en la revista Nature del estudio «Analysis of discrimination mechanisms in the mammalian olfactory system using a model nose», de Persaud y Dodd. Pero no será hasta 1992 cuando se crea el primer dispositivo, muy básico, que evolucionará hasta la publicación en 1999 de «Electronic Noses: Principles and Applications» (de los científicos de Oxford Gardner y Bartlett), la «Biblia» en cuanto a narices electrónicas se trata y desde la que se desarrollaron todas las aplicaciones posteriores.

«La nariz electrónica tiene de base el funcionamiento de la nariz humana: recoge información, la almacena y, después, compara»

El dispositivo trabaja con la misma base que lo hace la nariz humana: las células olfativas (en el caso de los prototipos artificiales, sensores) se recogen y llegan al cerebro (inteligencia artificial), que lo almacena como un recuerdo (datos). Cuando este mismo olor vuelve a ser detectado por el olfato, inmediatamente se activa el recuerdo y se compara. «A eso le ponemos nombre, como cuando decimos “esto huele a pan” o “esto me recuerda al olor de la lluvia”», ejemplifica Lozano. Y, al igual que el cerebro animal, esta tecnología precisa de un gran archivo de olores, por lo que se hace necesario «entrenarla», algo que los humanos hacemos de manera inconsciente pero que es el mayor escollo a la hora de implantar esta tecnología.

Oler cervezas y la diabetes

Los dispositivos de nariz electrónica, cada vez más pequeños, refinados y baratos, son habituales en empresas del sector de las bebidas o en la sanidad. «El sector sanitario tiene muchísimas posibilidades, pero es una tecnología difícil de domar. Nosotros, de momento, nos centramos en las bacterias», explica al respecto Alfredo Azabal Agudo cofundador e ingeniero de producto de Up Devices, una startup centrada en el dispositivo de nariz electrónica y que colabora estrechamente con la Universidad de Extremadura.

Los sistemas olfativos artificiales son comunes en el sector de la alimentación y bebidas y en el sanitario

Fundada hace menos de un año y con la mira puesta también en el sector alimentario, es una de las cinco empresas integrantes del proyecto acelerador de startups «BarLab», organizado por Mahou San Miguel. Con su colaboración, han creado un dispositivo que «huele» la cerveza y puede medir parámetros de calidad como el defecto luz -el cambio de sabor de esta bebida cuando se deja al sol- o reconocer el tipo de cerveza. Y toda la información viaja por bluetooth hasta un smartphone o tableta.

Y es solo el principio de las «narices electrónicas de bolsillo». Ya se están ideando prototipos que le dicen al enfermo de diabetes si está teniendo una bajada de azúcar o un horno que alerta de que se está quemando la comida. «El sistema está casi listo. Móviles y electrodomésticos ya están probando esta tecnología. Por ejemplo, frigoríficos que detectan que se pudre la comida y avisan a su dueño al móvil. Si tenemos sensores de movimiento o de luz en el móvil, ¿por qué no uno en la cocina que nos avise de un posible escape de gas? Al final, todo va a estar conectado, y la nariz electrónica jugará también su papel dentro del internet de las cosas», concluye Lozano.

Archivo 4-12-17 18 26 56-k2uC--620x349@abc

Un «robocop» español se une al cuerpo de policía de Dubai

La Policía de Dubái tiene un nuevo integrante hecho de acero y sistemas informáticos. Se trata de un robocop, un robot humanoide fabricado por la empresa española Pal Robotics, que ha empezado esta semana a patrullar los centros comerciales y puntos turísticos de la capital de los Emiratos Árabes. El modelo REEM, creado en 2011 por la compañía catalana, mide 1,67 metros, pesa 99 kilos y cuenta con una pantalla táctil incrustada en su pecho, a través de la cual los ciudadanos podrán obtener información, denunciar delitos, pagar multas o contactar con diferentes comisarías de la ciudad. Su tecnología de reconocimiento facial tiene una precisión «del 80%», informa el Departamento de Policía de Dubái, pero las cámaras de los ojos del robot enviarán vídeos en streaming a las unidades de agentes de carne y hueso.

Ese es el primer paso del plan para que los robots representen el 25% de la fuerza policial de la ciudad hasta 2030. «Actualmente, la mayoría de las personas van a las comisarías, pero con esa herramienta podemos antenderlas de manera más eficiente las 24 horas de todos los días», afirma en un comunicado Khalid Al Zarooqui, director del Departamento de Servicios Inteligentes de la Policía. «El robot va a proteger a los ciudadanos de la delincuencia, porque puede transmitir lo que está sucediendo de inmediato a nuestro centro de mando y control», añade.  Nueve idiomas, como inglés, español, francés y chino, serán añadidos al vocabulario del robocop.

Una cosa que el robot no hará es portar armas. «Esa es una línea roja muy grande», comenta en una conversación telefónica Carlos Vivas, director de negocios de Pal Robotics. Vivas explica que, aunque los clientes pueden programar los REEM según sus necesidades, no hay ninguna funcionalidad que permita que el robot haga daño a un ser humano. Esa es la primera ley de la robótica, una creación ficticia del escritor Isaac Asimov que tiene aplicación en el mundo real. Pal Robotics, afirma Vivas, está «muy en contra de la robótica militar».

El directivo cuenta que la empresa (cuyos robots también están en museos del Reino Unido y en bancos y universidades de Australia) ha recibido muchas peticiones en ese sentido. «No queremos ir en esa dirección, aunque es el mercado más inmediato», dice. Los intereses del Gobierno ruso son un ejemplo. El pasado abril, el viceprimer ministro ruso, Dmitry Rogozin, publicó en Twitter fotos y un vídeo de FEDOR, un androide construido por la Fundación Rusa para Proyectos Avanzados de Investigación en la Industria de la Defensa que es capaz de conducir coches, levantar peso y disparar con precisión letal.

Robots más pequeños y con sistemas más simples ya han provocado incidentes con seres humanos. En julio de 2016, un robot de seguridad con forma de huevo atropelló a un niño pequeño en un centro comercial de Palo Alto, California. El pequeño sufrió heridas leves y los fabricantes del modelo, la empresa Knightscope, fueron obligados a emitir un informe público sobre el accidente.

La Policía de Dubái prefiere no correr riesgos, de momento. Al Razooqui confirma, sin embargo, que el siguiente lote de robots será utilizado para combatir delitos. Los planes para los próximos dos años incluyen la integración del «robot más grande del mundo», con tres metros de altura, que llevará «equipo pesado» y podrá correr a 80 kilómetros por hora. Un robot en forma de huevo emitirá advertencias sobre violaciones de tráficos en los aparcamientos y también se podrían utilizar motocicletas y coches autónomas para emitir alertas y multas por conducción peligrosa.

El jefe del departamento de Servicios Inteligentes señala que las unidades de robots no suponen una amenaza a los puestos de trabajo. «No vamos a despedir a nuestros agentes para reemplazarlos por esa herramienta, pero con cada vez más gente en Dubái, queremos reubicarlos para que trabajen en las áreas adecuadas y se pueden concentrar en mantener la ciudad segura», dice en el comunicado. La capital de los Emiratos Árabes será la sede de la Expo 2020 y para entonces la Policía pretende tener listo un prototipo de robocop totalmente funcional, «que pueda actuar como un policía normal».

1495704315_118401_1495800567_noticia_fotograma