Archivos por Etiqueta: redes sociales

Sin «Me gusta» a los políticos que se salten las reglas.

Twitter ha asegurado que los líderes mundiales no están por encima de las políticas de uso de su plataforma, y ha aclarado que si sus publicaciones violan los contenidos pero tienen interés público, sus tuits se mantendrán en segundo plano, sin que los usuarios puedan retuitearlo o comentarlo. Así lo ha confirmado la aplicación a través de su blog oficial.

En junio, la compañía tecnológica informó del tratamiento que otorgaba a los tuits de los líderes mundiales. En este caso, como dijo, si sus mensajes violaban las políticas de la red social, estos permanecerían en la plataforma solo si tenían interés público, a modo de contexto y en segundo plano.

Este martes, la compañía ha aclarado en un comunicado la forma en que aborda los mensajes de este tipo de usuarios. El fin es «proporcionar una visión directa de nuestra toma de decisiones de cumplimiento, servir a la conversación pública y proteger el derecho del público a escuchar a sus líderes y hacer que rindan cuentas».

«Queremos dejar claro que las cuentas de los líderes mundiales no están por encima de nuestras políticas», aseguran desde Twitter.

 

twitter-2-kjmD--1240x698@abc (1)

La validez legal de lo que prometemos por WhatsApp

Las palabras se las lleva el viento. Menos en WhatsApp, conocida aplicación de mensajería instantánea que, convertido en el principal canal de comunicación, en la que se prometen muchas cosas. Y, a veces, más de la cuenta. La plataforma se utiliza para numerosos fines, entre ellos, para comunicaciones oficiales en donde, en muchos casos, se llegan a acuerdos contractuales. La cuestión es: ¿tiene o no validez legal lo que digas?

Lo que le pasó a una persona en Vigo (Galicia) puede ser la historia de muchos. La diferencia es que una jueza de la localidad, perteneciente al juzgado de primera instancia número 13, ha emitido una sentencia por la cual se establece que los mensajes de WhatsApp pueden considerarse como prueba de la existencia de un contrato verbal. Según informa «El Faro de Vigo», los dueños de un piso en alquiler tuvieron que acreditar ante el tribunal el arrendamiento a través de los mensajes que intercambiaron con la inquilina.

En las conversaciones, aparentemente informales, los arrendadores compartieron las condiciones del alquiler, fotocopias del DNI y su número de cuenta bancaria necesario para domiciliar los gastos de agua y electricidad. Material empleado a la hora de comenzar relación, pero después de encadenar varios periodos sin pagar, decidieron emprender acciones legales para desahuciarle. El juez le ha dado la razón al entender que se estaba ante un contrato verbal y, por tanto, con cobertura legal.

Aunque no es la primera vez que un caso similar se lleva al tribunal, dado que sucedió también en 2015 en el País Vasco, este tipo de pruebas exige ciertos recursos para demostrarlo. El primero, autentificar la autoría dado que manipular los mensajes digitales es una tarea muy fácil. Pero, también, que ambas partes reconozcan la autoría. «[La sentencia] no dice nada extraño, pero cabe preguntarse “¿cuándo tiene validez legal?” Cuando la otra parte lo reconoce», apunta en declaraciones a este diario Borja Adsuara, experto en derecho digital.

«Lo que no tiene validez es un pantallazo de WhatsApp. No así cuando se reconoce que lo has evadido»

El problema -matiza- es un problema de pruebas. «Normalmente, el juez lo que mira es si la otra parte lo reconoce», apunta este experto, quien recomienda, a su vez, que nunca se reconozca el envío de los mensajes, sino que se impugnen como prueba. Sin embargo, los jueces por regla general, asumen que un pantallazo del teléfono móvil es manipulable, por lo que se suele solicitar una prueba pericial con el teléfono móvil.

«Lo que no tiene validez es un pantallazo de WhatsApp. No así cuando se reconoce que lo has enviado», añade. A su juicio, los mensajes a través de este tipo de canales digitales presentan «las mismas dificultades» que cuando se llega a un acuerdo verbal. Se trata de un conflicto legal algo difuso como también sucede cuando se llevan a juicio los mensajes en la red Twitter, conocidos como «tuits», porque también pueden manipularse fácilmente con extensiones de navegador o programas de retoque digital.

 

1201545222-ktwH--1240x698@abc

El marcador «Me gusta» de Facebook eliminado….puede acabarse la vida del «influencer»

Una vida fácil y, en ocasiones, basada en la mentira. Eso es, precisamente, lo que algunos usuarios han encontrado en las redes sociales. Plataformas como InstagramFacebookYoutube o Twitter han fomentado durante los últimos años que sea perfectamente posible que una persona se gane la vida a golpe de publicación. Para ello, sólo necesita una audiencia grande, cuanto más grande mejor, que pinche mucho en el botón de «like» de sus «posts». Si lo consigue, no pasará demasiado tiempo antes de que las marcas hagan cola para que publicite sus productos. Todo a cambio de una suma de dinero, claro está. Sin embargo, parece que ese modelo de negocio se ha encontrado con un bache importante en el camino. Y es que Facebook ya ha comenzado con las pruebas para ocultar el contador de «Me Gusta» en las publicaciones que se realizan en Australia.

La red social ya llevaba tiempo tonteando con la idea. A principios de mes, la investigadora Jane Manchun Wong adelantó que Facebook había iniciado las pruebas internas para ocultar el contador de «Me Gusta» y otras reacciones en la red social, como descubrió en el código de la aplicación para Android. «Estamos realizando una prueba limitada en la que los recuentos de me gusta, reacción y visualización de videos se hacen privados en Facebook. Recopilaremos comentarios para comprender si este cambio mejorará las experiencias de las personas», ha dicho ahora el portavoz de Facebook Jimmy Ramino a «The New York Times».

Desde la red social afirman, a su vez, que han optado por dar este paso con el fin de mejorar las sensaciones del usuario. «Ciertamente, una gran parte de la prueba se basa en los comentarios de los investigadores de bienestar, y ciertamente hemos tenido comentarios positivos de expertos en salud mental respecto a su implantación. Hay evidencia de que ver el conteo de interacciones de una publicación afecta la forma en la que el usuario emplea la red social», apunta Mia Garlick, directora de políticas de Facebook Australia.

Más compromiso y menos vanidad

Facebook no es la única red social propiedad de Mark Zuckerberg que va a borrar el contador de «likes». Instagram también está testando dicha medida en algunos países, y es precisamente en dicha plataforma donde las cosas se les van a poner especialmente duras a los «influencers», ya que se trata de «su sitio» por antonomasia. «Esta medida va a obligar a que en redes sociales se premie más el compromiso del usuario que la vanidad. El compromiso con un «influencer» se mide más por el número de comentarios y de «clicks» que consigue para la empresa a la que representa que por el de «likes», que además, al igual que en el caso de los seguidores, se pueden comprar», dice a ABC el experto en comunicación y marketing de «influencers» Pablo Herreros.

El experto se muestra muy satisfecho por la decisión que ha tomado Facebook. Afirma que no le cabe ninguna duda de que la prueba terminará convirtiéndose en un éxito y que la eliminación del contador de «Me Gusta» no tardará en ser definitiva a nivel global: «Gracias a esto se va a ganar mucho en transparencia en redes sociales. Los “influencers” van a estar obligados a interactuar más con sus seguidores para que sus publicaciones ganen en número de comentarios, que es una medida mucho más adecuada a la hora de valorar la influencia de un usuario. También ayudará a ver de una forma más clara hasta que punto supone un “influencer” un buen negocio para una empresa que se quiera publicitar. Hasta el momento se prestaba especial atención para ello al número de “likes” y de seguidores».

Y es que, como apunta Herreros, esta nueva medida provoca que las empresas vayan «un poco más a ciegas» cuando están pensando en contratar a un «influencer» para que lleve a cabo labores de promoción. Algo que es bueno, porque tendrán que comenzar a fijarse en otras cosas más allá de los «likes». También ayudará a que sea más fácil desenmascarar a los farsantes. «Este cambio llevará a las empresas a profesionalizarse en el análisis de los «falsefluencers» (los influencers que compran seguidores falsos), utilizando las distintas herramientas que hoy sirven para saber cuántos seguidores reales y falsos tiene un influencer: HypeAuditor, IG Audit, FakeCheck.co, Faker Status People…», explica el experto. Y es que en las redes sociales no es oro todo lo que reluce. Ni mucho menos.

like-facebook-kXDD--1240x698@abc

Ocultas las respuesta a tus publicaciones, nueva funcionalidad de Twitter

Las redes sociales propiedad de Facebook, como Instagram, WhastApp o Twitter, viven inmersas en una revolución constante. Si recientemente la compañía de Mark Zuckerberg probaba a eliminar el contador de «likes» en Instagram, ahora se ha descolgado lanzando una actualización que, en este caso, afectará a la plataforma del pajárito. Y es que la compañía, después de haber realizado pruebas en Canadá, va a permitir que los usuarios de Twitter puedan ocultar las respuestas que reciben en sus publicaciones.

«(Durante las pruebas) la mayoría de personas ocultaron las respuestas que consideran irrelevantes, abusivas o ininteligibles. Aquellos que usaron la herramienta pensaron que era una forma útil de controlar lo que se ve», apuntan en el blog oficial de Twitter. Desde la red social se señala, a su vez, que esta nueva funcionalidad puede ayudar a mostrar a los usuarios cómo se debe utilizar la plataforma de forma correcta. De acuerdo con esto, afirman que el 27 por ciento de aquellos que vieron como sus mensajes habían acabado ocultos reconocieron que pensaban reflexionar sobre su forma de interactuar con terceros en la plataforma en el futuro.

De la mano de esta novedad, Twitter permitirá a aquellos usuarios que vayan a ocultar una respuesta bloquear la cuenta en la que se escribió directamente, así como silenciar los tuits que se envíen desde la misma, entre otras opciones. En estos momentos, la actualización se encuentra disponible para los residentes en Estados Unidos y Canadá. Sin embargo, de acuerdo con los resultados, lo más probable es que llegue dentro de poco al resto del mundo.

twitter-2-kbJG--1240x698@abc

Fallo en WhatsAPP : se pueden manipular tus fotos antes de que lleguen

WhatsApp es, con diferencia, una de las aplicaciones más empleadas por los usuarios en todo el mundo. Son más de 1.500 millones de perfiles registrados y la herramienta indispensable en las comunicaciones digitales. Por eso no deja de ser preocupante los momentos en los que producen desconexiones y, por supuesto, fallos técnicos. La «app» implementó hace dos años, y después de otros tantos de críticas, un sistema de seguridad de extremo a extremo que promete una gran seguridad de las conversaciones.

Pero los ciberdelincuentes son hábiles. Encuentran siempre alguna manera de penetrar a los sistemas. Una investigación de la firma de seguridad Symantec ha descubierto pruebas de una importante vulnerabilidad que permite a una persona malintencionada pueda manipular las imágenes y vídeos enviados antes de que llegue a su destinatario. Este fallo de seguridad, denominado «Media File Jacking», afecta a WhatsApp para Android de forma predeterminada y a Telegram para Android si ciertas funciones están habilitadas. También permite también modificar los archivos de audio.

Este problema afecta únicamente a las versiones de dispositivos móviles Android, el sistema operativo más extendido del mundo. Se trata de un ataque de tipo secuestro de imágenes y se produce, según los investigadores, por el sistema implementado por este servicio digital a la hora de almacenar los archivos. Ambas aplicaciones guardan las imágenes recibidas por los usuarios sin una cadena de identificación que informe si han sido alteradas por una aplicación de terceros.

«Este lapso de tiempo crítico presenta una oportunidad para que ciberdelincuentes intervengan y manipulen los archivos multimedia sin el conocimiento del usuario. Si se explota el fallo de seguridad, un atacante podría manipular información confidencial, como fotos y videos personales, documentos corporativos, facturas y notas de voz», aseguran Yair Amit Alon Gat, autores de la investigación, en un comunicado.

Funcionamiento del «bug»

Los expertos creen que aunque el cifrado de extremo a extremo es un mecanismo eficaz para garantizar la seguridad de las comunicaciones, no es suficiente este sistema si existen vulnerabilidades en el código de programación. «Lo que descubrimos en la investigación es que los atacantes pueden manipular con éxito archivos multimedia aprovechando los fallos lógicas de las aplicaciones, que se producen antes o después de que el contenido se haya cifrado», añaden los investigadores.

De forma predeterminada, WhatsApp almacena los archivos multimedia recibidos por un dispositivo en un almacenamiento externo en la siguiente ruta: / storage / emulated / 0 / WhatsApp / Media. En Telegram, si un usuario habilita la función «Guardar en la galería», asumiendo que es seguro y sin comprender sus ramificaciones indirectas, la «app» almacenará el contenido de los archivos de manera similar en: / storage / emulated / 0 / Telegram /. El problema, subrayan los investigadores, es que ambos son directorios públicos: «las aplicaciones cargan los archivos recibidos de los directorios públicos para que los usuarios los vean en la interfaz de chat cuando ingresan al chat correspondiente», apuntan.

Por tanto, el hecho de que los archivos se almacenan y se cargan desde el almacenamiento externo sin los mecanismos de seguridad adecuados se pueden poner en riesgo la integridad de los archivos multimedia. Si el atacante accede primero a los archivos (esto puede suceder en tiempo real si un «malware» monitoriza los directorios públicos para detectar cambios), los destinatarios verán los archivos manipulados antes de ver los originales. Además, la miniatura que aparece en la notificación que ven los usuarios también mostrará la imagen o el archivo manipulados, por lo que los destinatarios no tendrán ninguna indicación de que se hayan cambiado los archivos. Los expertos creen que, para evitar este posible problema, es más conveniente guardar las imágenes en algún servicio de almacenamiento en la «nube» o en el propio dispositivo.

Otros expertos creen que el fallo no es demasiado grave pero que, una vez más, demuestra el impacto de los permisos de usuarios en las aplicaciones más populares. «El funcionamiento del fallo se basa en permisos de usuario. Cada app tiene acceso solamente a sus ficheros. Lo que pasa es que si tú uno de esos ficheros -una foto que te llega de otro contracto– si la dejas en el carrete de fotos, todas las app que tengan acceso al carrete tendrán acceso a las fotos. El «bug» demuestra, claramante, por qué es necesario acotar el acceso a según qué permisos de aplicaciones», apunta a este diario Lorenzo Martínez, experto en seguridad de Securízame.