Archivos por Etiqueta: Reino Unido

Reparto de comida gratis para los usuarios Prime de Amazon en el Reino Unido

Amazon cambió, para siempre, la distribución de productos. La logística, y la implicación de la tecnología en sus grandes almacenes, ha sido la punta de lanza para llevar a Jeff Bezos, su fundador, a ser la persona más rica del planeta. El gigante estadounidense del comercio electrónico ha anunciado en un comunicado que repartirá comida y alimentos de manera gratuita a sus abonados a Prime, su programa de entrega rápida por suscripción.

La empresa con sede en Seattle (EE.UU.) aspira a que este nuevo servicio, que ha empezado a funcionar en Londres este martes, pueda dar servicio a todo el país para finales de año. El bloqueo del sector provocado por la crisis sanitaria del coronavirus Covid-19 ha impulsado la venta de alimentos por internet. Un negocio suculento con el que, ahora, quiere darle un gran bocado.

Para ello, Amazon ha añadido su línea Fresh (servicio de entrega de comestibles lanzado hace cuatro años) a su programa de suscripción Prime. De esta manera, repartirá desde carne, leche, yogurt, pescado, frutas, verduras o carne, así como otros alimentos perecederos o artículos para el hogar en periodos inferiores a dos horas para pedidos superiores a 40 libras (52 euros) y sin gastos de envío para los abonados. En la actualidad, el servicio ofrece alrededor de 10.000 productos frescos y alimentos congelados.

Con esta medida, la empresa pretende expandir rápidamente el negocio de entrega de comestibles. Un sector que ha aumentado un 14,6% en el último mes en comparación con el año anterior. Los clientes podrán, de esta manera, adquirir miles de artículos suministrados por la cadena de supermercados Booths and Whole Foods, así como una serie de proveedores de marcas comerciales como Pepsi o Danone.

La crisis sanitaria ha incentivado el interés por los comercios electrónicos. Las medidas de confinamiento y distanciamiento social ha provocado un aumento de las ventas por internet. La necesidad de completar su transformación digital ha asestado un duro golpe a empresas minoristas, que no han podido hacer frente a los pedidos online. La pandemia ha asentado, además, unos nuevos hábitos en los consumidores que, muy probablemente, se extenderán en los próximos años.

 

48309198-kVSC--620x349@abc

Pese a sus fallos y el miedo a ser vigilado, se extiende la tecnología facial

El gobierno británico ha puesto en marcha un sistema de identificación facial para su servicio de verificación de las fotos en los pasaportes a pesar de saber que la tecnología falla en personas de algunas minorías étnicas, en especial de piel muy oscura, como las personas negras o del subcontinente indio.

Algunos usuarios no han tardado en hacer llegar sus quejas al Gobierno británico, al considerar que la nueva herramienta «de alguna forma perpetúa la visión social equivocada de que las personas negras son más peligrosas».

Ante la polémica, las autoridades británicas se han visto obligadas a defender las bondades de este nuevo sistema y han señalado que «durante la investigación de usuarios, el rendimiento general se consideró suficiente para desplegar la herramienta», pese a que reconocieron que «había algunas dificultades en la identificación de las personas con piel muy clara o muy oscura».

«Si el sistema se probó antes de ponerlo en marcha, no entendemos por qué lo lanzaron si claramente representa un problema para personas con diferentes tipos de piel. No es un acto responsable ni justo por parte de las autoridades, hay un claro sesgo racial», aseguraron ayer a ABC desde la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos del Reino Unido.

El Ministerio del Interior señaló, por su parte, que su intención era que el proceso fuera simple, aunque ya algunos usuarios han denunciado a través de las redes sociales que es todo lo contrario. Cat Hallam, una trabajadora negra de la Universidad de Keele, descubrió que el servicio sugirió erróneamente que tenía los ojos cerrados y la boca abierta. «Lo que es más desalentador de todo esto es que lo sabían», afirmó Hallam a la revista «New Scientist». Y no parece que su uso vaya a suspenderse mientras se mejora, al menos de momento.

De hecho, el aeropuerto de Gatwick (Londres) ya ha anunciado que se convertirá en el primero de Reino Unido en utilizar cámaras de reconocimiento facial de forma permanente para los controles de identidad antes de que los pasajeros aborden los aviones. La medida -esgrimieron las autoridades- «reducirá los tiempos de espera de los viajeros».

FaceApp guarda tus imágenes y puede utilizarlas – ABC

Una vieja disputa

La polémica no es nueva. En Estados Unidos ya muchas voces se han levantado contra el sistema de identificación facial sobre todo por su sesgo étnico. Un ensayo llevado a cabo en julio por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés) demostró que algunos software actuales fallan al analizar rostros de mujeres de piel negra respecto a los de blancas. Facebook o Google, entre otras empresas, han incorporado a muchos de sus servicios sistemas de reconocimiento de rostros. Y han fallado. No son perfectos y, en ocasiones, como sucedió en 2015, se calificaron como «gorilas» a mujeres negras. La razón es que los algoritmos que emplean están «entrenados» a partir de bases de datos que, de por sí, albergan prejuicios y sesgos. Un estudio del MIT concluyó que las aplicaciones identificaban erróneamnete al 35 por ciento de las mujeres con piel oscura.

No es cien por cien seguro

Las dificultades de la tecnología para extraer información de un grupo denso de personas ha provocado que, en más de una ocasión, presente falsos positivos. De hecho, investigadores de la Universidad de Essex se encargaron de supervisar la fiabilidad del proyecto de la Policía metropolitana de Londres. Sus conclusiones dejaron demasiados sinsabores: el software que garantiza la seguridad de la capital londinense falla en un 81 por ciento de las veces al señalar a sospechosos.

«Siempre a toda tecnología le falta perfeccionamiento y es susceptible de mejora. Confiable es, pero es conveniente que exista otro factor de seguridad porque no es 100% seguro», sostiene a este diario Lorenzo Martínez, experto en seguridad informática de Securizame.

Para Juan Luis Rubio, ingeniero y vicerrector de la Universidad a Distancia de Madrid (Udima), es necesario «terminar de mejorar» esta tecnología para obtener resultados más precisos. «Es un proceso muy largo, la identificación de una cara requiere de millones de cálculos. Ha mejorado mucho, pero todavía quedan algunos elementos por resolver dado que existen parámetros que se prestan a confusión», subraya este experto, al tiempo que defiende que «hasta que los algoritmos y la tecnología no estén suficientemente probados es muy arriesgado hacer ensayos a ese nivel»

 

 

Los pedófilos de Internet, en el punto de mira de la inteligencia artificial

El Ministerio del Interior de Reino Unido presentó el pasado viernes un plan para combatir la pedofilia en Internet. El objetivo es implementar herramientas de Inteligencia Artificial para analizar el audio y el vídeo de los contenidos para detectar más rápidamente a los pedófilos.

El nuevo proyecto contará con una financiación total de 30 millones de libras, que al cambio equivalen a 33,76 millones de euros, y estará pensado para «equipar a las fuerzas del orden con nuevas tecnologías pioneras y capacidades para localizar más pedófilos operando en línea y proteger a los niños que han sufrido abusos», según ha informado el Ministerio del interior británico en un comunicado.

Las estadísticas de la Agencia Nacional del Crimen de Reino Unido muestran que durante el año pasado se registraron 2,88 millones de cuentas en sitios de la Dark Web (la Internet Oscura) conocidos por albergar contenidos dañinos y pedófilos. Al menos un 5 por ciento de estos contenidos, según recoge la estadística, procede de Reino Unido.

Para abordar esta amenaza, el Ministerio del Interior invertirá en su base de datos de imágenes de abuso de niños (CAID, por sus siglas en inglés). Este recurso fue creado en 2014, e incluye 14 millones de imágenes que utilizan las agencias gubernamentales del país para reducir el tiempo necesario para identificar los contenidos pedófilos y a sus víctimas.

Con los nuevos fondos de 30 millones de libras, Reino Unido «explorará la incorporación de herramientas de Inteligencia Artificial mejoradas al sistema, incluyendo analíticas de voz y estimaciones de edad», como recoge el Ministerio del Interior. Este proyecto empleará, a su vez, herramientas forenses ya existentes utilizadas por el país desde el verano, y que hacen uso de algoritmos de categorización de imágenes y tecnología de comparación de escenas.

El Primer Ministro Británico, Boris Johnson, ha reconocido que «aunque internet puede ser una fuerza desmedida para el bien, también puede utilizarse para proporcionar un espacio seguro para los criminales». Johnson ha puntualizado, a su vez, que piensa dedicar los fondos necesarios para «para capturar a los delincuentes que operan en la Dark Web».

 

ordenador-hombre-kwsF--1240x698@abc

Problemas en Instagram por mostrar imágenes explicitas de suicidio y autolesión

«Todavía no estamos donde debemos estar en los temas de suicidio y autolesión». Así de sincero se muestra Adam Mosseri, CEO de Instagram, en un artículo publicado en « The Telegraph», donde entona el «mea culpa» de la falta de acción de la compañía a la hora de eliminar este tipo de contenido.

Mosseri, que apenas lleva unos meses en el cargo, se ha visto obligado a dar la cara después de las declaraciones del padre de la joven británica, Molly Russell, quien con 14 de años se suicidó en 2017. «Instagram ayudó a matar a mi hija», declaró recientemente Ian Russell en una entrevista con la « BBC», que exige a la red social un cambio en sus algoritmos.

Para Russell, Instagram es en parte responsable del suicidio de su pequeña porque había consultado mucho contenido relacionado con el suicidio y la autolesión. «Si el algoritmo que hay detrás de una plataforma de redes sociales está programado para sugerir más contenido de ese tipo, deben revisarlo seriamente», dijo, sin olvidar que las leyes británicas estipulan que quien alienta el suicidio de una persona es cómplice del crimen.

A Instagram, propiedad de Facebook, no le ha quedado otra salida que la de asumir sus errores y ha anunciado que ha decidido prohibir las imágenes relacionadas con la autolesión y el suicidio con el fin de «garantizar la seguridad de los usuarios de Instagram». Los «hashtags» secretos con los que se siempre se han comunicado los jóvenes que padecen este tipo de trastornos parecen tener, al fin, los días contados.

No todo el contenido será eliminado

«No permitimos publicaciones que promuevan o fomenten el suicidio o la autolesión. Dependemos en gran medida de nuestra comunidad para informar este contenido y eliminarlo tan pronto como se encuentre», explica Mosseri, que aunque reconoce que aún les queda un largo camino por recorrer, ya han empezado a tomar medidas.

Instagram ya ha comenzado a revisar el contenido publicado, así como las políticas de uso de la red social, «invirtiendo en tecnología para identificar mejor las imágenes», explica el responsable. Pero Mosseri advierte que encontrar el equilibrio va a ser «difícil».

De momento, están ya prohibidas las publicaciones que promueven el suicidio o las autolesiones así como «imágenes violentas», como los cortes que los suicidas suelen hacerse. En cuanto a las fotos que son menos duras, pero relacionadas también con autolesiones, como cicatrices, por ejemplo, no aparecerán en los resultados de la búsqueda y no serán recomendadas por los algoritmos. Es decir, este tipo de contenido que no es tan explícito no se eliminará.

El número total de muertes por suicidio ha aumentado un 6,7 por ciento a nivel mundial entre 1990 y 2016 hasta un total de 817.000 muertes en 2016, según un estudio publicado por «’The British Medical Journal’».

instagram-2-kT9F--620x349@abc