Archivos por Etiqueta: samsung

Los objetivos de Apple para el iPhone de 2019

Superado el primer trimestre del año, uno de los periodos, junto con el final de año, más fuerte para las ventas de teléfonos móviles, Apple quiere seguir acelerando la máquina de su dispositivo estrella, el iPhone. La compañía, envuelta en su desarrollo tecnológico, pretende encontrar una nueva fórmula que incentive el consumo. Y, como sucede en esta industria, la etiqueta de «novedad» debe acompañarse de algo muy innovador.

Y esa capacidad de innovación puede que se haya perdido, pero la maquinaria económica no puede desacelerarse porque el mercado del «smartphone», ya maduro, sigue siendo una gran fuente de ingresos para compañías como Samsung y Apple. En un escenario de debilidad del mercado chino, ambas firmas quieren dar un golpe sobre la mesa ydistanciarse de nuevo de sus más directos competidores. Huawei, tercero en discordia, es la única marca que a día de hoy puede hacer ver las orejas al lobo.

Mientras tanto, los rumores sobre la posible renovación en otoño del iPhone cobra cada vez mayor intensidad. Las primeras hipótesis apuntan a que el gigante estadounidense prepara la llegada de hasta tres modelos distintos de teléfono móvil. Todos ellos, según el medio especializado «Electronic Times» de Corea del Sur, vendrán con pantallas tipo OLED, unos paneles que producen colores intensos y negros profundos. El iPhone X ha sido el primer teléfono de Apple en contar con una pantalla de tales características.

Pero se trata de una combinación no siempre del agrado de todos los consumidores, pero que se ha convertido en la tecnología más deseada por los fabricantes de telefonía. Sin ir más lejos, algunos de los modelos más avanzados del mercado (Samsung Galaxy S9, Google Pixel 2, Huawei P20 Pro y OnePlus 6) incorporan este tipo de pantallas orgánicas, que Samsung ha impulsado en los últimos años.

De tal forma, que la decisión de montar estas pantallas cobra mayor fuerza, aunque hasta ahora se daba por hecho que Apple solo lo haría en dos de los tres modelos de iPhone previstos para este año. Sin embargo, los primeros informes dudan que este movimiento que permita la transición hacia estas pantallas no producirá hasta el próximo año. Es decir, los planes iniciales sugieren que esta temporada habrá tres modelos, sí, pero no todos serán OLED. Según ha trascendido, la empresa encargada de la producción de estos paneles es Japan Display, uno de los tres principales proveedores de estos componentes.

Otra de las cuestiones a resolver es su apartado fotográfico. Los primeros rumores apuntan a que el iPhone más avanzado (y caro) de esta temporada vendrá con hasta tres cámaras, algo similar a lo que ha desarrollado Huawei en el P20 Pro. Así, los usuarios podrán hacer zoom de tres aumentos de manera óptica como una de sus novedades.

Desde noviembre del pasado año se lleva diciendo que, para la renovación anual del iPhone para 2018, Apple tiene previsto lanzar tres modelos este año. Un informe de la consultora KGI Securities señaló que dos de ellos presentarían pantallas OLED, mientras que el otro -una variante más accesible de 6,1 pulgadas– apostaría por una pantalla LCD. En cualquier caso, la compañía estadounidense revelará detalles acerca de la próxima versión de iOS en su evento WWDC que se celebrará la próxima semana.

iphone-X-kW8D--1240x698@abc

Nueva patente de Samsung : un dron que se controla con los ojos

Las patentes de las grandes compañías nos dan una idea de hacia dónde se dirige la tecnología del futuro más inmediato: esa que es posible sobre el papel, pero que aún no ha llegado a nuestras manos. El último caso es el dron que se puede controlar con la mirada de Samsung, algo así como una «pantalla voladora» que es capaz de detectar la cara y las pupilas de una persona, además de sus gestos y la posición de su mano. La patente muestra una unidad que presenta una pantalla en el centro con cuatro hélices en cada esquina y fue descubierta por el medio especializado LetsGoDigital.

El documento recoge que este dispositivo puede incluir una cámara y un sistema de observación para transmitir información a la unidad de control principal. El equipo puede rastrear los ojos, la cabeza, las manos o los dedos de los usuarios en tiempo real. La velocidad y dirección del vuelo del dron se puede controlar moviendo la cabeza, los ojos o las manos, y la unidad también puede rastrear automáticamente a los usuarios sin ningún gesto adicional.

Imagen de la patente del dron de Samsung
Imagen de la patente del dron de Samsung-SAMSUNG

La unidad también puede incluir un sensor de giroscopio, un sensor de movimiento, un sistema de vibración e incluso un acelerómetro. Las capacidades de reconocimiento de voz, así como el GPS y un sistema de posicionamiento basado en Wi-Fi son otras funciones que la patente describe que el dron podría tener. La solicitud se presentó el 3 de enero de 2016 y se otorgó el 13 de febrero de 2018.

Samsung-Selfie-kJP--1240x698@abc

Así serán los televisores a partir de 2018; la «guerra» en este mercado no cesa

Tras los espectaculares lanzamientos de 2017, cualquiera habría podido pensar que la «guerra de los televisores» se iba a tomar una tregua este año. Nada más lejos de la realidad. La feria de tecnología de Las Vegas Consumer Electronic Showo, más conocido como CES, en efecto, ha sido el escenario elegido por los principales fabricantes para mostrar lo «beligerantes» que todos pueden llegar a ser en este terreno. Televisores modulares, pantallas transparentes, incluso enrollables, definición 8K, inteligencia artificial… son algunos de los hitos más destacados en esta edición. Además de la presentación, por parte de Samsung, de su nueva tecnología MicroLed, que parece capaz, esta vez sí, de competir de tú a tú con los paneles OLED de LG.

Muchos de estos dispositivos no aterrizarán de inmediato en las tiendas. No se espera, por ejemplo, que haya contenidos en calidad 8K (cuatro veces más definición que el 4K y 16 veces más que el Full HD), hasta 2020. Que es, precisamente, el año en que se celebrarán los Juegos Olímpicos de Tokio (Japón). Sin olvidar que apenas dos años después, en 2022, se celebrará también la Copa Mundial de Fútbol de Qatar. Televisores y deporte, pues, siempre de la mano.

La televisión que se enrolla de LG

LG, por ejemplo, ha dado toda una vuelta de tuerca a la flexibilidad de sus pantallas OLED para presentar al mundo el primer televisor enrollable del mercado. Si, como lo oyen, enrollable. Se trata de un prototipo, de 65 pulgadas y calidad 4K, que sale de una base rectangular y fácilmente transportable. Podremos así trasladar cómodamente el televisor de un lugar a otro, y desplegarlo donde más nos convenga. Todos los conectores, por supuesto, están en la propia base. Según la firma coreana, sus paneles flexibles empezarán a verse durante este mismo 2018. La empresa coreana también se apuntó al carro del 8K, y mostró a los asistentes a la feria un auténtico «monstruo» de 88 pulgadas con esa tecnología.

Además, y eso sí que lo veremos este año, LG presentó su nueva plataforma de Inteligencia Artificial ThinkQ, integrada en su nueva generación de procesadores (Alpha 9) y destinada no solo a sus televisores, sino a inaugurar toda una nueva gama de electrodomésticos basados en esa tecnología. Lo bueno para los consumidores es que la IA no solo estará disponible en los televisores de la familia OLED W8, la gama alta de este año, con modelos de 65 y 77 pulgadas, sino también en lel resto de las familias de gamas inferiores (E8 y C8). Solo la gama de entrada, B8, de precio más asequible, no incorporará el nuevo Alpha 9.

Samsung va a por todas

El otro gigante coreano no se ha quedado a la zaga. Samsung, en efecto, ha decidido pegar fuerte, con el objetivo de mantener su actual liderazgo. No le hizo ninguna gracia al fabricante que el año pasado varias grandes firmas (Sony, Panasonic, Philips, Loewe…) empezaran a montar los paneles OLED de LG, su competencia más directa. Por eso, y además de hacer hincapié para este año en su nueva generación de televisores Qled, Samsung ha aprovechado la ocasión para «dar el campanazo» con una novedad que promete ser revolucionaria.

Como muchos consumidores ya saben, la inmensa mayoría de las pantallas de televisión se basa en dos tecnologías: LED y OLED. La primera necesita una fuente de iluminación externa (bombillas LED), que se coloca en un panel detrás de la pantalla. Entre las bombillas y la pantalla en sí, se colocan una serie de capas y filtros que encienden o apagan los colores y mejoran la imagen. OLED, por el contrario, no necesita bombillas, ya que esta tecnología permite que sean los propios píxeles de la pantalla los que se iluminen de forma autónoma al recibir una pequeña corriente eléctrica.

Ambas tecnologías tienen defensores y detractores. OLED puede mostrar negros más puros y colores más reales, mientras que LED apuesta por la luminosidad y la intensidad de los colores. Samsung es el mayor adalid de las pantallas LED, mientras que LG abandera las OLED. Y ahora, Samsung se descuelga con una tercera tecnología «en discordia», a la que ha llamado MicroLed.

Las bombillas led, que siguen existiendo, son ahora muchísimo más pequeñas, del orden de unos pocos micrómetros, y son capaces de iluminarse de forma independiente, como los píxeles de las pantallas OLED, alcanzando e incluso superando, según la compañía, su capacidad de presentar negros puros. Gracias a los MicroLed, además, Samsung podrá fabricar paneles sin límite teórico de tamaño, a base de unir paneles más pequeños para conseguir pantallas más grandes. En el CES, la firma mostró un ejemplo de MicroLed con su «The Wall», un impresionante televisor modular con una pantlla de ¡¡¡146 pulgadas!!!

El sonido que sale de la pantalla de Sony

Tras inaugurar su línea de televisores OLED el año pasado, Sony ha presentado en esta edición del CES al sucesor de su anterior A1Se llama AF8 y ha sido mejorado, desde el diseño a las prestaciones. El sonido sigue emanando directamente de la pantalla (tecnología Acoustic Surface), por lo que no necesitaremos altavoces visibles. Un mejor ángulo de visión y la compatibilidad con Dolby Vision y HDR10 completan la oferta. Por supuesto, la firma nipona sigue apostando también por las pantallas LED. Y las de gama más alta, de la nueva serie XF90, incluyen las mismas tecnologías y el mismo procesador gráfico que el nuevo AF8, con pantallas (LED) que van desde las 49 a las 75 pulgadas.

Hisense, el gigante que faltaba

Hasta hace poco, este gigante tecnológico chino se había presentado en Europa solo con sus gamas más bajas de producto. Pero eso se ha acabado, y la firma ha decidido enseñar músculo y demostrar que se encuentra entre los más grandes. ¿Una muestra? Su nuevo televisor H10E4K, recién presentado en Las Vegas, cuenta con un chip de inteligencia artificial y una pantalla de puntos cuánticos Quantum Dot (¿les suena?) a la que se aplica una tecnología propia, ULED, que es un conglomerado de veinte patentes diferentes que mejoran el color, los negros, la resolución y las imágenes en movimiento hasta unos extremos que se acercan mucho a la calidad de las OLED. Sus televisores, además, pueden ser controlados por voz, tanto con el sistema Alexa, de Amazon, como con Google Assistant.

La firma china, además, sigue explorando las posibilidades de su exclusiva tecnología Laser TV, que no es otra cosa que un proyector láser pero que, eso sí, es capaz de proyectar imágenes en calidad 4K y de ofrecer un sonido sensiblemente mejor que el de la mayoría de los televisores del mercado.

Panasonic apuesta por la imagen profesional

No, a diferencia de LG o Samsung, los nuevos televisores de Panasonic no cuentan con chips de Inteligencia Artificial, pero eso no significa que dejen de ser una de las ofertas más solventes del mercado. Así, si hace un año la firma presentaba sus primeros televisores con pantalla OLED, en esta edición del CES la apuesta se refuerza, con el foco puesto en ofrecer la mejor calidad de imagen posible. Así lo demuestra su anunciada alizanza con Hollywood Deluxe, lo que garantiza que las imágenes que se muestran en pantalla son fieles a la calidad y los matices que los productores y autores cinematográficos han querido mostrar en sus películas.

En sus nuevos modelos, cuatro en total (reunidos en las gamas EZ1000, FZ950 y FZ800), Panasonic estrena un nuevo procesador, HCX 4K, que según la firma es capaz de mejorar las imágenes HDR por encima de los estándares clásicos de OLED. A eso se añade una tecnología propia llamada «Metadatos Dinámicos HDR10+», que promete ser capaz de dar soporte a cualquier estandar HDR, aunque aún no haya sido presentado, y de ser, por lo tanto, compatible con todas las tecnologías HDR tanto presentes como futuras.

A esta calidad de imagen excepcional, Panasonic añade un sonido extraordinario, a la altura de lo que vemos en pantalla. Para ello, se ha aliado con Technics, que proporciona unos altavoces que, en los nuevos modelos, mejoran la calidad del sonido hasta en un 40%con respecto a los modelos anteriores.

montajetelesces-k4IG--620x349@abc

¿Son buenas las tabletas para el desarrollo de los conocimientos del alumnado?

La integración de dispositivos móviles en el aula mejora las competencias de los alumnos, especialmente en lo que concierne a la competencia digital, la competencia en comunicación lingüística y el proceso de «aprender a aprender».

como revela el estudio «Tabletas en educación. Hacia un aprendizaje basado en competencias», impulsado por Samsung Electronics. El estudio se ha centrado en el análisis del impacto que tiene el uso de tabletas en el rendimiento académico de los estudiantes y en las mejoras en los resultados de las tres competencias clave identificadas para el estudio. Para su confección han participado 850 alumnos de edades entre 10 y 12 años de 32 centros educativos, y 350 docentes.

La utilización de dispositivos móviles dentro y fuera del aula como estrategia educativa permite a los estudiantes acceder al conocimiento en cualquier lugar y en cualquier momento, siendo la tecnología catalizadora de un cambio de paradigma. Tras el análisis de los datos obtenidos en el estudio se han identificado mejoras en tres competencias consideradas como clave para el siglo XXI: en comunicación lingüística, la competencia digital y de «aprender a aprender».

Impulsa el trabajo colaborativo

 Sobre la primera de las competencias, la competencia digital, el estudio muestra una mejora de esta competencia del 19% a lo largo del curso. El uso de los dispositivos móviles promueve espacios de trabajo colaborativo ya que permite que los alumnos se ayuden mutuamente. Asimismo, la autonomía que aportan las tabletas genera un aumento de trabajo autodirigido que promueve una búsqueda de alternativas ante las dificultades que puedan surgir y la resolución de problemas.

Respecto a la competencia en comunicación lingüística, los alumnos muestran un 11% de mejora durante el curso analizado. A este respecto,la mejora de los alumnos viene marcada por la exposición oral, su grabación y posterior visualización. Por otro lado, el uso de ciertas aplicaciones tecnológicas para la producción de textos permite mejorar la creatividad. Además, se genera una mejora en la comunicación entre los propios alumnos y entre el alumno y el profesor.

El desarrollo de esta competencia también se refleja en las actividades donde los alumnos de centros situados en distintas localidades se comunican a distancia a través de una aplicación, trabajando conjuntamente. En lo que concierne a la tercera competencia, el proceso de «aprender a aprender» registra un 12% de mejora durante el curso.

Aprendizaje autónomo

Los profesores entrevistados consideran que se produce un aprendizaje más autónomo, como se recoge en el estudio. Se produce un cambio metodológico en cuanto a la búsqueda de información, lo que conlleva a que los estudiantes puedan desarrollar sus habilidades de investigación, así como la selección de datos, y sepan desenvolverse en un entorno flexible y en continuo cambio.

Durante el curso 2016-2107, los centros integrantes del proyecto han llevado a cabo proyectos colaborativos «eTwinning» que han requerido un alto nivel de comunicación y colaboración entre centros, como se ha dado a conocer durante la presentación del estudio. En las evidencias recogidas se ha observado el desarrollo de habilidades requeridas para trabajar en el siglo XXI, tales como el trabajo en equipo y la creatividad mediante un uso integrado de la tecnología digital. El impacto en el entorno ha sido también uno de los grandes hitos del proyecto ya que no sólo se ha contribuido a la transformación de los centros educativos a nivel interno, sino que se ha generado un impacto también fuera de éste, en las casas y las familias de los estudiantes participantes.

Sí pero con riesgos, muchos riesgos

La compañía de ciberseguridad Panda Security ha advertido de los peligros que el uso de tabletas puede acarrear tanto para niños como padres y profesores a través de amenazas como la ingeniería social y el «ransomware». Las nuevas tecnologías cada vez son más habituales para los niños, incluido en un ámbito como es la educación.

Sin embargo, en los colegios en los que todas las tabletas no salen nunca de las aulas existe el riesgo de que un ciberdelincuente llegue al servidor de la escuela y desde ahí consiga acceso a todos los dispositivos. Para conseguirlo, los cibercriminales se sirven de la ingeniería social para inyectar códigos maliciosos con los que hacer «ransomware». Los ciberdelincuentes pueden secuestrar los equipos de los niños y no desbloqueárselos hasta que accedan a sus peticiones. Para ello, pueden extorsionar a los menores con hacer público que han suspendido una asignatura para pedirles desde que roben dinero a sus padres hasta exigirles fotos suyas o de su entorno.

Para evitar estos riesgos, la compañía recomienda que una vez al año todos los niños «formen parte de algún tipo de dinámica en la que tengan que enfrentarse a un ciberataque» como formación sobre los riesgos en internet, ha explicado Hervé Lambert, portavoz de Panda Security, en un comunicado de la compañía. No obstante, el riesgo es aún mayor en las escuelas en las que son los estudiantes quienes llevan sus propios dispositivos a clase, ya que el colegio no puede ofrecerles seguridad suficiente. Entre las medidas de seguridad que pueden implantar los coleios se encuentra el uso de redes de comunicación seguras dentro de las instituciones.

 

43284535-kcwC--620x349@abc

Los pros, contras y aciertos relevantes del nuevo iPhone X

Lo de Apple no tiene nombre. No es que sea una crítica feroz, pero la verdad es que pocas empresas de la tecnología de consumo (por no decir ninguna otra) son capaces de atraer tanta expectación como la norteamericana. Sabe jugar con eso. Porque una vez que decide preparar su sarao anual (el del iPhone, porque hay más) logra que se paralice la industria durante dos horas. Y, por supuesto, sus fanáticos seguidores quedan a la espera de lo que se avecina.

Lo ha vuelto a hacer. Su nuevo bicho tecnológico, el iPhone X, demuestra una vez más que la firma americana es experta en detectar tendencias, de hacerlas suyas, de retocarlas y mejorarlas. Lo hizo con el iPhone original, al que le aplicó toda la tecnología disponible entonces (2007) para encajar las piezas de un puzzle asombroso. Aquel dispositivo ha sido eternamente imitado. Y en esta ocasión ha hecho lo propio. Ha tomado prestado varias ideas ya ejecutadas y las ha introducido de manera magistral en un producto que gana enteros en la corta distancia. Pero siempre hay tela que cortar.

Precio y capacidad poco popular

En un momento en el que la telefonía móvil se ha democratizado, la decisión de Apple (junto a Samsung) de romper la barrera de los mil eurostiene sin duda difícil defensa. Pero posiblemente el nuevo terminal se venda como rosquillas vistas las excelentes críticas recibidas tras su presentación y la percepción de sus potenciales compradores.

En un tiempo en el que existen modelos de altas prestaciones a precios por debajo de los 500 euros, el público dispuesto a desembolsar lo que cobra un ciudadano medio en un mes puede hacer que nos echemos las manos a la cabeza. Si se aprecia la compra como una inversión de tres años en un aparato electrónico útil para el trabajo, aquí sí puede ser tener más sentido. El iPhone X vuelve a hacer suya la filosofía de «producto aspiracional», de «objeto de deseo». Muchas veces (solo hace falta echar un ojo alrededor) se suele comprar por impulsos, no tanto de manera racional.

Y vayamos al grano. La versión más asequible dispone, únicamente de 64 GB de capacidad. Es un espacio hoy en día casi insignificante para albergar gran cantidad de contenido multimedia. Sobre todo, ahora que se graba tanto vídeo. Que el terminal sea capaz de capturar en calidad 4K también repercutirá a la hora de tener que decidir qué versión es la más apropiada. Así que lo más probable es que más de un consumidor se plantee la opción de 128 o 256 GB. Da la sensación que la marca empuja al consumidor a versiones superiores. Y, por tanto, más dinero para las arcas de la manzana.

Ideas prestadas, pero mejoradas

Si algo ha demostrado Apple en los últimos años ha sido su tremenda capacidad de hacer suyas las tendencias tecnológicas y de retocar cada una de ellas para llevarlas a un nuevo nivel. No podía quedarse rezagado en un año en que se ha inaugurado el diseño de móviles con pantallas que cubren la mayor parte del frontal y que reducen hasta la mínima expresión los marcos. Se trata de un diseño moderno y vanguardista, ya visto en firmas como Samsung o LG.

Pero que Apple haya logrado dar el salto a las pantallas tipo OLED es todo un acierto, aunque este tipo de tecnología de imagen no está resuelta de la misma forma en una marca que en otra. Por ello, habrá que ver el resultado final. La estética del iPhone X es verdaderamente asombrosa. Se ha refinado el concepto, aunque no es algo que se pueda decir «esto no lo he visto nunca», porque no sería cierto. Pero era lo que se esperaba y Apple lo ha hecho muy bien, pero ha habido otros fabricantes que lo han hecho con anterioridad. Por esta razón a más de uno no le entrará por la pierna el efecto wow, pero hay que aplaudir su decisión.

El avance alcanzado por la compañía norteamericana de inaugurar la tecnología Súper Retina Display promete a priori un gran resultado, al igual que dar soporte a los nuevos estándares HDR 10 y Dolby Vision. Se ha mejorado otra tecnología, True Tone, que permite que la luminosidad de la pantalla se ajuste a las condiciones de la habitación. Todo ello anticipa a una calidad en la reproducción de contenidos multimedia muy avanzado.

Dejando en la estacada al modelo «normal»

Pese a lo seductora de la propuesta, el iPhone X cuenta con una pantalla de 5.8 pulgadas que, pese a su diseño casi sin marcos, el tamaño es el que es, y no se puede cambiar. Steve Jobs, fundador de Apple, murió en 2011 pensando que el tamaño perfecto de un móvil eran las 4 pulgadas. Mucho ha llovido de eso. La fórmula hoy en día está caduca.

No obstante, lo cierto es que hay muchos consumidores que aún prefieren las 4.7 pulgadas de los iPhone 8 respecto a sus «hermanos» mayores. Más que nada por la comodidad de transportarlo en el pantalón, sobre todo para el público masculino. Y que este año la compañía haya mantenido esa versión sin incluir algunos avances como la como la cámara doble puede llegar a frustrar a más de uno que tenía la esperanza que este año tocaba. Pues no. Este año tampoco. Este modelo queda, así, como los tres primeros discos de tu grupo favorito de rock; son increíbles, han envejecido bien, pero se echa de menos algo nuevo que mantenga esa esencia.

Cristal templado, debate abierto

Si el diseño, sin ser totalmente rompedor es sorprendente, la idea de año de eliminar algunos colores y apostar por un cristal templado tiene sabor añejo. Puede salir mal la jugada. Ofrece una sensación de fragilidad, aunque el acabado, al menos en las primeras imágenes, está muy conseguido. Bordes curvados, más grande de lo que aparentemente se aprecia a simple vista y un equipo de audio estéreo pueden hacer las delicias de sus futuros compradores. Tampoco ayuda a que sea un móvil más pesado que el del año pasado.

Adiós al Touch ID

Para bien o para mal, Apple no suele dar nunca puntadas sin hilo. Lo que hace lo tiene muy meditado. No entra en el estudio de grabación sin haber ensayado previamente el material a reproducir. Por eso sorprende la decisión de haber eliminado de una tacada el sensor Touch ID que tan buen resultado han logrado desde que iniciara sus primeros pasos en el iPhone 5S.

La empresa americana suele hacer hincapié en una filosofía de empresa que apela a construir sobre lo construido. Puede que el próximo año consigan instalar el lector de huellas debajo de la propia pantalla. Por problemas en su fabricación, este año se ha decidido apostar por otra tecnología, Face ID, un sistema de reconocimiento facial por infrarrojos que, según lo presentado, reacciona positivamente en numerosos ángulos y funciona perfectamente ante cambios de look y vestuario. Algo que es posible por los ocho sensores que están habilitados en la parte frontal y un algoritmo basado en inteligencia artificial que reconoce los patrones de rostro y analiza las facciones.

Esta tecnología tampoco es totalmente novedosa, pero visto lo visto Apple ha logrado llevarlo a un nuevo nivel. Habrá que ver, cuando se lance al mercado, su comportamiento (en una de las demostraciones falló, aunque todo apunta quese trataba de un móvil sin encender al que había que introducir el código por primera vez) y la seguridad que concierne a este método de desbloqueo. ¿Se podrá saltar el bloqueo con una fotografía? Apple promete que no. Pero ahí hay un debate que iniciar, pero aparentemente la solución tiene bien resueltos los diferentes supuestos y escenarios posibles. Y en su mayoría daba la talla (condiciones de baja luminosidad y confusiones). La nueva tecnología y esa ausencia del botón Inicio clásico abre la puerta a nuevas formas de interacción, aunque tal vez llevará tiempo acostumbrarse.

Alto rendimiento que supera a un ordenador

Un chip propio, A11 Bionic, acompañado de un procesamiento de imagen avanzado y un software (iOS 11) optimizado anticipa a un terminal de altas prestaciones y un rendimiento tan potente que supera con creces a numerosos modelos de ordenador. El iPhone X es una bestia. De eso no hay duda. Pero, claro, la decisión de compra es difícil. ¿Es necesario gastar mil euros en un dispositivo para mandar cinco mensajes por WhatsApp y ver alguna que otra serie? Pocas cosas son necesarias en esta vida. Y menos un aparato tecnológico que, recordemos, el del próximo año volverá a ser mejor. También aplaudido la llegada de la carga inalámbrica. Aquí tampoco podía Apple quedarse rezagado. Aunque no han revolucionado (sigue el estándar establecido, carga Qi), era un paso clave. Pese a las dudas que puedan depositar algunos, posiblemente vuelta a encontrarse en el podio de los móviles más vendidos del mundo. Donde sin duda vuelve a marcar su territorio es en el apartado fotográfico. Su impresionante doble cámara, con la que permite jugar con la profundidad de campo y lograr el tan aplaudido efecto «bokeh», y a la que se añade estabilizador óptico en todos los objetivos.

 

iphone-x-k3qF--420x236@abc