Archivos por Etiqueta: smartTV

Las dos tecnologías que marcarán el futuro de la industria

s muy fácil relacionar el 5G con «smartphones», «Smart TVs», coches y «wearables», precisamente porque son los temas de los que más se habla al ser de interés para una gran variedad de audiencias. A pesar de ello, los mayores avances en el campo del 5G no se han creado para el usuario final, sino para un usuario más industrial.

En Qualcomm calculamos que para 2035 el 5G haya aportado cerca de 5 billones de dólares únicamente en cinco sectores: la manufacturación, el transporte, la construcción, la minería y servicios públicos. Esto será posible gracias a la capacidad del 5G para multiplicar la velocidad de todos los servicios ya existentes, pero donde realmente supondrá una auténtica revolución será en su aplicación al IoT.

Con el 5G es posible aumentar el número de dispositivos conectados al millón por kilómetro cuadrado, una opción que entiendo que al usuario particular de un «smartphone» no le llegue a interesar, pero que al director general de una planta de transporte alimenticio le resulte de lo más atractiva.

La hiperconectividad como ventaja competitiva: cuando hablamos de tantos dispositivos conectados hablamos de hiperconectividad, y algunos expertos estiman que, a finales de esta década, se llegue a los 10 billones de objetos conectados, unos 1.400 objetos «Internet of Things» (IoT) por persona. Esto significa que la adopción del 5G hará posible una reducción de costes en dispositivos de radio para conectar equipos y descenderá la barrera de entrada de dispositivos «IoT», como pueden ser coches conectados, robots, contenedores de embarque, campos agrícolas, sistemas de tráfico, etc.

Para entenderlo pongamos como ejemplo una granja eólica y uno de sus técnicos de mantenimiento. Debido a la baja latencia que ofrece el 5G, el técnico puede obtener información sobre los molinos que tiene asignados en tiempo real. Esta información puede venir tanto de un dron de inspección, como de los sensores de la turbina y las aspas, los sensores ambientales o incluso de todos ellos a la vez. Con esta información el técnico decidirá qué acción realizar con los molinos y que éstos las lleven a cabo en cuestión de un milisegundo.

El 5G agiliza esta era en la que vivimos, la de la información, acercándonos a un volumen cada vez mayor de datos y de manera inmediata. Cualquier experto en su campo sabe que hoy en día para avanzar con pie firme en el mundo de los negocios es necesario tener la última información, por lo que conceptos como ciudades o flotas conectadas no tendrían que ser temas desconocidos. En este contexto, creo firmemente que el acceso a la información que todos estos dispositivos conectados van a empezar a intercambiar de forma masiva puede ser la clave para el éxito de una organización, especialmente para aquellas que lideren el cambio.

El 5G es la generación de la velocidad y la hiperconectividad. Un negocio veloz e hiperconectado está claramente aventajado sobre aquellos que aún confían en los métodos tradicionales que les funcionaban en el pasado. Evolucionar es sobrevivir, y el 5G es el siguiente paso a dar.

 

1413685081-kEb--300x168@abc

«Generación Mute» : jóvenes que solo hablan por WhatsApp y apenas llaman por teléfono

Están «pegados» al móvil. Sin apenas levantar la cabeza de una pantalla. Pero hablando. Comunicándose. Compartiendo sus vivencias a sus amigos. Es la «Generación Mute», una nueva etiqueta que engloba a jóvenes entre 14 y 24 años adictos a los «smartphones» y que han nacido en un entorno interactivo y digital. España representa este cambio; el 96,8% de estos jóvenes ha utilizado en 2018 servicios como WhatsApp como canal preferente a la hora de comunicarse. Una cifra que se reduce ligeramente a nivel global: el 95,1% de los españoles prefiere utilizar este tipo de plataformas.

Así se desprende del decimonoveno informe «La Sociedad Digital en España 2018» ( PDF), elaborado por la Fundación Telefónica, en el que se reclama, además, un marco ético en el que la tecnología esté al servicio de las personas. La revolución digital viene cargada de oportunidades, pero el cambio disruptivo debe venir acompañado de «la necesidad de poner a las personas y sus derechos entre las principales prioridades», plantean desde la compañía española de telecomunicaciones.

Este cambio de paradigma ha afectado, nuevamente, a otros métodos de comunicación. El uso de la mensajería instantánea supera al de la comunicación en persona, que se reduce hasta el 86,60%. Casi duplicando al de las llamadas por teléfono móvil y fijo. De hecho, un 60% de la población envía mensajes instantáneos a través de plataformas como WhatsApp o Facebook varias veces al día, mientras que un 24% de los españoles llama por el móvil y solo un 12% lo hace por el teléfono fijo.

Además de los hábitos de los consumidores, el informe pone de relieve el descenso en la preocupación por la privacidad de sus datos en comparación con el año anterior; para el 82,9% esta materia es importante frente al 87% de 2017. Es más, más de la mitad de los consumidores españoles (el 57%) se sienten cómodos en general con el empleo de sus datos personales para obtener experiencias hiperpersonalizadas en los servicios que consumen. Pese a todo, los españoles se muestran cada vez más reacios de recibir ofertas personalizadas de productos: tan solo el 1,5% de la población lo haría y el 4,2% sería capaz de ceder sus datos cambio de dinero.

Necesidad de cambios regulatorios

María Jesús Almanzor, consejera delegada de Telefónica de España, apuntó durante la presentación del informe este martes «la creciente velocidad de implantación de las nuevas tecnologías», así como el hecho de que los servicios de telecomunicaciones «se han generalizado, se usan más y más tiempo».

En el caso de España, la directiva insistió en la «oportunidad única de situarse en la vanguardia de la economía digital» por su nivel de inversión y desarrollo de telecomunicaciones. «Debemos reducir una brecha digital entre los ciudadanos y las empresas. De nada sirve tener buena cobertura en un lugar si no fomentamos los servicios digitales en todos los lugares», valoró.

La directiva reclamó «más apoyo de los gobiernos europeos» a las «telecos» con un entorno regulatorio «más favorable» para la competencia y que «mejore las expectativas de generación de nuevos ingresos» que sea capaz de y tratar a las operadoras «de manera simétrica, con las mismas obligaciones ante los mismos servicios», al tiempo que criticó la «excesiva carga impositiva» al sector. Una demanda que recogió a su vez Valeriano Gómez, exministro de Trabajo: «las empresas deben llevar a cabo una autoregulación que acompañe a la regulación pública, y esta última debe construirse sobre unos cimientos horizontales y tecnológicamente neutrales».

Gran peso de España en el 5G

Otra de las conclusiones que recoge el estudio establece una posición de liderazgo de España en el despliegue de las futuras redes de quinta generación, las llamadas 5G, y que supondrán una consolidación de las ciudades inteligentes, el desarrollo de los coches autónomos, la aparición de nuevos servicios digitales y el auge de la industria 4.0. Para la compañía de telecomunicaciones, se trata de una «tecnología clave» para la transformación digital de la economía y sociedad.

Dada su relevancia a nivel global, en la que las empresas implicadas han inaugurado una guerra comercial sin precedentes, las redes 5G empiezan a ser realidad, pero para su despliegue España parte con cierta ventaja; la cobertura de 4G alcanzó el 97,2% de la población cuando en 2014 era de solo un 47,8%. La penetración de la fibra óptica alcanzó el 71%. Una cifra superior a la de Reino Unido, Francia y Alemania juntas.

Una de las prioridades de las economías europeas, a ojos de Francisco Polo, secretario de Estado para el Avance Digital del Ministerio de Economía y Empresa, es adaptar esta tecnología móvil porque, a su juicio, conducirá a la creación de empresas líderes frente a los actuales gigantes de internet, originalmente creados en Estados Unidos. «El 5G contribuirá a la reindustrialización de Europa, y en este sentido, España parte de una situación inmejorable», añadió Polo, al tiempo que insistió en que «la digitalización es la clave para que Europa mantenga el periodo de paz y prosperidad que protagoniza desde hace mucho y tiempo». Por esta razón, subrayó la necesidad de «una Europa que no mire con recelos a la tecnología sino que la empuje a nuevos retos».

Mayor importancia de servicios de televisión

El informe también se hace eco de los profundos cambios experimentados por la televisión: uno de cada tres hogares conectados a internet contrata plataformas de pago para consumir contenidos audiovisuales online. Pero un dato que refleja este punto de inflexión es que ya se empieza a igualar el tiempo dedicado por los españoles a la pantalla del televisor y el que pasan ante otro dispositivo.

La «Smart TV», pese a un arranque débil, empieza a usarse con mayor generalidad. El primer trimestre del pasado año se cerró con unos 6,7 millones de abonados a la televisión de pagos. Tampoco se deja al margen otra de las cuestiones que más ha arraigado en la sociedad en los últimos años, la proliferación de las llamadas «fake news» o «noticias falsas» a través de internet que, según recoge el estudio, volvió a ser uno de los protagonistas del año.

 

1414472351-kSfB--620x349@abc

Cómo transformar tu antiguo televisor en una smart TV

Si tienes tu salón lleno de vinilos al lado de un tocadiscos, es posible que también tengas en alguna parte de la casa un viejo televisor de tubo acumulando polvo o incluso en uso gracias a un receptor de TDT.  Sea por hispter, nostálgico o ahorrador, si estás en esta situación, tienes ahora la posibilidad de poner a la última ese viejo televisor, por increíble que te pueda parecer. Y es que, hoy en día, todo se tira y sustituye y la llegada de los smart TV parecía que había dejado inservibles para los nuevos tiempos a un considerable número de televisores. Sin embargo, no es así. Un pequeño adaptador de poco más de 15 euros está causando furor en las tiendas que venden por Internet, está consiguiendo que los viejos televisores se puedan adaptar a los nuevos tiempos.

Los televisores convencionales vienen equipados con el puerto HDMI, un conector que lleva con nosotros desde el año 2003 y que se ha convertido en el estándar en la transmisión de audio y vídeo en las teles actuales. La llegada de este nuevo estándar dejó obsoletos a los televisores anteriores, incluso a algunos de pantalla plana y de mucha calidad, pero anteriores a 2003.

Sin embargo, con el mencionado conector (16 euros) y un Chromecast (39 euros), la vieja tele se incorpora en una categoría superior en la que podremos disfrutar de YouTube o los nuevos servicios de series como Netflix, HBO o Yomvi. Los que tengan un Apple TV en casa también pueden conectarlo al televisor antiguo, con ayuda de este mismo adaptador, para tener acceso a todos estos nuevos contenidos y así, de paso, ahorrarse el buen pico que costaría adquirir un televisor nuevo.

Con el conector y un dispositivo del estilo del Chromecast es posible transmitir el contenido del móvil o de la tableta al viejo televisor, es decir, no solo se pueden reproducir vídeos de YouTube, sino que, además, si se tienen contratados servicios de televisión a la carta, estas emisiones pueden ser transmitidas al viejo televisor. Algunos usuarios de estas plataformas comentan en la red que han logrado que televisiones de 1978 sean encendidas desde el móvil para disfrutar del contenido e incluso subir y bajar el volumen en televisores sin mando a distancia. Sea por la moda hispter o por nostalgia, la tecnología nos demuestra, una vez más, que es capaz de todo. No solo nos ayuda a avanzar sino también, como en este caso, nos ayuda a recuperar nuestros tesoros personales del pasado.

1487693011_719471_1487697340_noticia_normal_recorte1