Archivos por Etiqueta: software

Tecnología predictiva; el nuevo campo de estudio de la inteligencia artificial

La tecnología predictiva no es algo nuevo. Por ejemplo, cuando escribimos un mensaje, la aplicación nos sugiere lo que pondremos a continuación, y aunque a generaciones anteriores esto les pueda parecer «magia», lo cierto es que la mayoría lo percibe como algo normal y sin demasiado misterio. Pero, ¿qué pasaría si tu móvil te dijera qué acción vas a realizar dentro de cinco minutos sin que siquiera tú te lo hayas planteado?

Este es el objetivo del software desarrollado por científicos de la Universidad de Bonn, en Alemania. «Nuestra intención es predecir el momento y la duración de las actividades minutos o incluso horas antes de que sucedan», explica el líder del equipo de investigación Jürgen Gall. Y, para ello, ha comenzado aportando una «ayuda» al programa, basado en inteligencia artificial: al introducir el comienzo de una actividad, se buscaba enumerar una secuencia de acciones futuras en función a esos primeros pasos.

En concreto entrenaron un software para adivinar qué haría un chef a continuación de mostrarle varios videos de personas preparando el desayuno o una ensalada. Después, le mostraron las imágenes de otra persona totalmente diferente cocinando y pudo predecir los siguientes pasos de forma autónoma.

Puede parecer poco espectacular, ya que lo lógico es que si preparas un desayuno y echas cereales en un cuenco, después derrames la leche encima. Sin embargo, este proyecto es un primer paso para abrir los horizontes de la tecnología predictiva y que se puedan hacer modelos futuros de, por ejemplo, el devenir del planeta en años futuros o que tu mayordomo robótico del futuro pueda traerte una tila en ese momento en el que el estrés no te deja seguir trabajando. Por ejemplo.

Estos primeros vaticinios tecnológicos recogieron una precisión superior al 40% en los periodos de pronóstico cortos (los primeros 20 segundos), pero disminuían en eficacia según hacían previsiones más largas. De hecho, si se extendían hasta los tres minutos, los aciertos bajaban al 15%. Aunque no impresione a primera vista, estos podrían ser los primeros pasos para que la inteligencia artificial pronostique las acciones humanas. De hecho, los resultados se presentarán oficialmente en la Conferencia IEEE de este año sobre Visión por Ordenador y Reconocimiento de Patrones en Salt Lake City, donde el software predictivo será una de sus estrellas.

Todavía hay mucho terreno por recorrer, especialmente dado que el objetivo final es que los programas acumulen suficiente experiencia por sí mismos sin necesidad de capacitación. Esto es, que se entrenen por ellos mismos gracias a los casos que van registrando, para que cada vez afinen más en sus «profecías». Pero se trata de un buen comienzo.

58053430-k78F--620x349@abc

Así será el empleo en 2030; el 85% de los futuros de los puestos no existen en la actualidad

El 85% de los empleos que habrá en 2030 no existen en la actualidad, y todas las organizaciones para entonces serán tecnológicas, y como tales, las empresas deben empezar a pensar ya en cómo proteger su infraestructura y su mano de obra, según un informe publicado por Dell Technologies.

El estudio, dirigido por el Institute for the Future (IFTF) junto con 20 expertos en tecnología, académicos y expertos en negocios de todo el mundo, analiza cómo las tecnologías emergentes, la inteligencia artificial, la robótica, la realidad virtual, la realidad aumentada y el «cloud», transformarán nuestras vidas y cómo trabajaremos durante la próxima década.

El informe, titulado «La próxima era de las relaciones hombre—máquina», también ofrece una visión sobre cómo los usuarios y las empresas pueden prepararse para una sociedad en constante cambio.

Así, para el año 2030, la dependencia de los humanos de la tecnología se convertirá en una auténtica relación, aportando habilidades como creatividad, pasión y una actitud emprendedora, de acuerdo con las conclusiones del estudio de Dell. Esto se alineará con la capacidad de las máquinas de aportar velocidad, automatización y eficiencia, y la productividad resultante permitirá nuevas oportunidades dentro de las industrias y los roles.

Para el mismo año, los asistentes de inteligencia artificial integrada irán mucho más allá de lo que puede hacerse ahora. Ellos se ocuparán de nosotros en formas predictivas y automatizadas.

Además, la tecnología no reemplazará necesariamente a los trabajadores, pero el proceso de encontrar trabajo cambiará. El trabajo dejará de ser un lugar para convertirse en una serie de tareas. Las tecnologías de aprendizaje automático harán que las habilidades y las competencias de los individuos puedan ser consultadas, y las organizaciones buscarán el mejor talento para tareas diferenciadas, según se ha podido comprobar en el informe.

Se estima que el 85% de los empleos en 2030 aún no se han inventado. El ritmo del cambio será tan rápido que la gente aprenderá «sobre la marcha»utilizando nuevas tecnologías como la realidad aumentada y la realidad virtual. La capacidad de adquirir nuevos conocimientos será más valiosa que el propio conocimiento.

Cambio en nuestras vidas

El estudio pronostica que las tecnologías emergentes, respaldadas por los grandes avances en «software», «big data» y el poder de procesamiento, cambiarán nuestras vidas. La sociedad entrará en una nueva eraen su relación con las máquinas, que se caracterizará por ofrecer más eficiencia y posibilidades que nunca, ayudando a los humanos a superar sus limitaciones. Los humanos como«conductores digitales» en los que la tecnología funcionará como una extensión de las personas, ayudarán a dirigir y gestionar mejor las actividades diarias.

El reclutamiento de trabajadores se realizará mediante el uso de tecnologías avanzadas de establecimiento de contactos basadas en datos; las organizaciones podrán encontrar y emplear talentos de todo el mundo. Asimismo, la gente aprenderá «sobre la marcha», ya que el ritmo del cambio será tan rápido que se crearán nuevas industrias y se requerirán nuevas habilidades para sobrevivir.

Hoy en día, la disrupción digital está redibujando todo tipo de industrias. Por primera vez en la historia moderna, los líderes globales no pueden predecir cómo van a evolucionar sus negocios. De acuerdo con el Índice de Transformación Digital de Dell, el 52% de los altos ejecutivos de 16 países han experimentado una disrupción significativa en sus sectores como resultado de las tecnologías digitales. Y casi una de cada dos empresas cree que su compañía se puede volver obsoleta en los próximos tres a cinco años.

El director de Marketing de Dell, Jeremy Burton, ha afirmado que «nunca antes la industria había experimentado tal disrupción. El ritmo del cambio es muy real, y ahora estamos ante un escenario de hacer o morir». Para salir adelante en la era de las relaciones hombre—máquina, añade, cada negocio «tendrá que ser un negocio digital, con el «software» como eje principal». «Las organizaciones tendrán que avanzar rápido, preparar su infraestructura y capacitar su fuerza de trabajo para afrontar este cambio», ha dicho Burton.

Por su parte, la directora de Investigación del Institute for the Future, Rachel Maguire, ha explicado que la sociedad actual ha sido testigo de «dos perspectivas extremas sobre las máquinas y el futuro: la ansiedad causada por el desempleo tecnológico o la visión hiperoptimista de que la tecnología curará todos nuestros males sociales y medioambientales».

En su lugar, añade Maguire, «deberíamos centrarnos en lo que podría ser la nueva relación entre tecnología y personas, y en cómo podemos prepararnos para afrontar esta situación. Si participamos en la tarea de empoderar las asociaciones hombre—máquina para tener éxito, su impacto en la sociedad nos enriquecerá a todos».

tecnologia-mapa-k43H--620x349@abc

No te podrán robar tu foto de perfil; nueva medida de seguridad de Facebook

La red social Facebook ha introducido una serie de cambios en su software orientados a proteger la imagen de perfil de los usuarios, de forma que no resulte posible copiarla o compartirla. Esta novedad ya está disponible para los usuarios de la red social en la India.

Esta iniciativa de Facebook se aplica tanto a la versión de escritorio de la red social como a la aplicación para dispositivos móviles. Puede activarse desde el menú de ajustes o a través de una notificación que se muestra en el News Feed con la opción de habilitar el «Profile Picture Guard», o «protección de la foto de perfil».

Entre las principales novedades añadidas, destaca una gracias a la que otros usuarios no podrán descargar la imagen de perfil ni tampoco compartirla o enviarla en un mensaje, como ha explicado Facebook a través de un comunicado oficial. Para complicar aún más que otros usuarios puedan conseguir las imégenes de perfil, la red social ha introducido modificaciones específicas en su aplicación para dispositivos Android que evitarán que los usuarios efectúen capturas de pantalla de estas fotografías.

Además de esto, Facebook no permitirá que los usuarios se etiqueten en las fotos de perfil de otros de los que no son amigos para proteger la privacidad de los usuarios. La red social ha desarrollado las nuevas medidas de forma conjunta con organizaciones de seguridad procedentes de la India.

Como medida de protección adicional, Facebook comenzará a marcar las fotos de perfil con detalles como un marco alrededor de la imagen y un escudo azul. Según la red social, este tipo de medidas contribuyen a descender hasta en un 75% la cantidad de veces que se toman capturas de una imagen principal.

Las novedades de Facebook ya han entrado en vigor en la India desde el pasado miércoles, debido a que la red social había registrado problemas de privacidad especialmente graves en el país asiático. La compañía de Mark Zuckerberg ha anunciado su intención de extender la iniciativa también a otros países.

facebook-foto-perfil-kJeB-U2185183706XLE-620x380@abc

La salud humana; el foco del nuevo proyecto de Google

¿Quién te conoce mejor: tu madre o Google? Aunque esta pregunta pueda tener -en principio- una respuesta evidente, es probable que si te paras a pensar un poco puede que hasta dudes. Y es lógico. No te asustes. Ya os hemos explicado cómo averiguar todo lo que el gigante de internet sabe de ti, pero lo más preocupante -aunque depende del punto de vista desde el que se mire- es que no es nada con lo que Google puede saber de nosotros. Hace tiempo que ya las compañía tecnológicas entraron en el sector de la salud. Y ello solo va a ir a más.

El mundo en 2074 va a ser «maravilloso» porque la inteligencia artificial habrá superado a la humana. Incluso la muerte será un pequeño problema técnico ya superado. Es lógico que nadie se crea, en la actualidad, esta teoría que apoyan algunos expertos. Así que lo mejor será ir por pasos.

La tecnología, para todos los excépticos, es la nueva base sobre la que se van a desarrollar los avances científicos. Google acaba de anunciar que está inmersa en un nuevo proyecto: su nueva objetivo es ayudar a predecir enfermedades.

En realidad, es la filial Verily, la división de Alphabet dedicada a analizar datos médicos (que antes se conocía como Google Life Sciences), la que se va a encargar de detectar, en un estudio en el que van a participar 10.000 personas, qué signos de enfermedades muestran. Sin duda, se trata de una investigación muy ambiciosa, bautizada como «Project Baseline», que la compañía tecnológica ha diseñado para los próximos diez años para buscar, así, pistas para predecir enfermedades del corazón y el cáncer, por ejemplo.

La investigación, en la que colaboran Duke University School of Medicine y Stanford Medicine, recogerá una muestra muy amplia de datos sobre la salud para hacer una radiografía general de la misma, «así como una rica plataforma de datos que puede utilizarse para comprender mejor la transición de la salud a la enfermedad e identificar otros factores de riesgo», asegura Verily.

Los participantes en este estudio llevarán siempre una pulsera inteligente, y otros sensores, para monitorizar todos los datos. Evidentemente, también tendrán visitas médicas regulares, cuestionarios y encuestas que responder.

«En lugar de tener el examen físico anual que no ha cambiado en décadas, esperamos desarrollar nuevas plataformas que descubran cambios en la salud», explica el doctor Adrian Hernández, de la Clínica Duke

«Actualmente, la mayoría de lo que vemos como médicos se trata en momentos muy cortos de tiempo, de manera individual y cuando el paciente ya está enfermo. Estamos perdiendo mucha información valiosa sobre qué pasa durante los años antes de la enfermedad «, añade el médico Sanjiv Sam Gambhir, director del Centro de Detección Temprana de Cáncer de Stanford.

El repositorio de los datos de «Project Baseline» se almacenará en Google Cloud Platform, «que cumple con los rigurosos estándares de cumplimiento que para la seguridad de los datos y privacidad», para analizarla variación en los rasgos físicos y bioquímicos observados de la población estudiada, o la diversidad fenotípica, y la identificación de biomarcadores relacionadas con la enfermedad, incluyendo aquellas que tienen que ver con enfermedades cardiovasculares y cáncer.

La salud como negocio

En definitiva, lo que Google persigue es establecer una base de datos de referencia para poder comprender mejor la transición hacia la enfermedad, e identificar los factores de riesgo adicionales. El reclutamiento de participantes que serán seguidos durante al menos cuatro años, se iniciará en los próximos meses.

La salud es el nuevo diamante a explotar por parte de las compañías tecnológicas. Hace dos años, Apple sorprendió con el ResearchKit. Ahora también, por ejemplo, estamos viendo cómo los cerebros humanos se van a poder conectar a ordenadores. Y lo veremos en cuatro años.

«Project Baseline» se suma, así al diversificado negocio de Alphabet (Google). Cabe recordar que una de sus filiales, Calico, investiga sobre la longevidad. A este respecto, José Luis Cordeiro, ingeniero y profesor fundador de la Singularity University en Silicon Valley, ya nos contó: «El objetivo de Calico es resolver un pequeño problema técnico llamado muerte. Nosotros esperamos detener el proceso de envejecimiento en 20-30 años. Es decir, vamos a ver la muerte de la muerte». Google es quien financia la Singularity University.

google-salud1-kAt--620x349@abc

El dron que se come y salva vidas.

El uso de drones desechables es una idea que ya se ha explorado, y el objetivo es hacer llegar provisiones y medicamentos, u otro tipo de ayuda, a regiones en conflicto, zonas aisladas por cuarentena o lugares que han sufrido algún tipo de catástrofe y a las que resulta difícil acceder.

La premisa para este tipo de drones es que sean baratos, que puedan llevar carga útil y que sean capaces de llegar a su destino con precisión. También lo es que el dron esté fabricado con cartón o con cualquier otro material que facilite que una vez se ha utilizado se desvanezca de forma natural en un periodo de tiempo relativamente corto, para que no suponga un problema medioambiental ni tampoco puedan reutilizarse convertidos en armas.

Nigel Gifford es el diseñador del dron Pouncer que está desarrollando con la compañía Windhorse Aerospace. Pouncer cumple con lo que se le puede pedir a un dron de un solo uso: a 300 dólares la unidad es relativamente asequible y puede volar hasta donde es necesaria la ayuda. Pero Gifford no se conforma con que una vez completada su misión su dron desaparezca sin dejar rastro en el entorno. En cambio, ha desarrollado un dron que es en sí mismo un recurso útil: casi toda la estructura del aparato de 75 Kg de peso está construida de tal modo que proporciona combustible, agua y raciones de alimentos.

Para que esto sea posible la aeronave está fabricada con madera que puede romperse y emplearse como combustible, para cocina y calentar, y con fibras vegetales que sirven como alimento. Pero, además, el interior de las alas y de parte del fuselaje del aparato contienen raciones de comida deshidratada para reducir el peso y el volumen. Según Gifford, con los 50 kg de alimentos contenidos en cada dron se pueden preparar 100 raciones de comida, y el tipo de comida puede adaptarse según la región en la que se utilice el dron.

En lo que al desarrollo de drones con un propósito Nigel Gifford tiene cierta experiencia. Este ingeniero de 70 años está detrás del desarrollo del Águila, el dron propulsado con energía solar y financiado por Facebook para proporcionar conexión a internet a zonas remotas. Un proyecto que recientemente quedó en el aire debido al combinado de conflictos originado por a las normativas en cuanto al uso de drones y de los canales de radio.

El dron Pouncer no tiene que despegar ni recorrer grandes distancias, por lo que las baterías que alimentan la electrónica y un pequeño propulsor de hélice son pequeñas y ligeras, y reutilizables. En cambio, el dron se lanza desde un avión de carga y emplea un sistema de navegación relativamente sencillo basado en GPS para recorrer los últimos kilómetros hasta su destino: en un descenso desde una altitud de 30 kilómetross, el dron puede desplazarse 20 o 30 km en cualquier dirección y todavía alcanzar su objetivo con 10 metros de precisión. Esto supone una mayor exactitud que el que se consigue con lanzamientos con paracaídas y también una mayor seguridad para los pilotos de los aviones cuando sobrevuelan zonas en guerra, por ejemplo

Los drones ya se utilizan por ejemplo en Ruanda, donde lo complicado del terreno y las precarias infraestructuras de transporte dificultan la entrega de medicamentos o de sangre a los hospitales del país africano, lo que prueba su utilidad con estos fines.

Pero aunque la idea de Nigel Gifford es sin duda ingeniosa y podría llegar a materializarse no todo el mundo se lo puede tomar en serio. Según Seeker, en declaraciones al Financial Times Kevin Watkins, de la organización Save the Children, se ha mostrado bastante crítico con la idea de un dron comestible porque “se basa en la suposición de que la tecnología puede resolver todos los problemas.” En su defensa Windhorse Aerospac,e asegura que otras organizaciones humanitarias como Médicos sin Fronteras y Oxfam ya han mostrado interés por el dron Pouncer.

1491996258_534630_1492434593_noticia_fotograma