Archivos por Etiqueta: spotify

Un centenar de tecnológicas tuvieron acceso a los mensajes privados de Facebook

Es el segundo año negro de Facebook y no podía acabar la temporada sin otra revelación de importancia. A los sucesivos escándalos hay que sumar otra mancha a su expediente: la red social compartió más datos personales de sus usuarios con empresas tecnológicas como Microsoft, Amazon, Spotify o Netflix de los que se habían dado a conocer hasta ahora, lo que permitió consultar incluso los mensajes privados de los usuarios.

Un hecho que, según ha desvelado «The New York Times» tras analizar documentos internos de la compañía, alcanzó a unas 150 firmas tecnológicas. Lo hizo sin el consentimiento explícito de sus usuarios. Y, para ello, la multinacional presidida por Mark Zuckerberg amplificó aún más su modelo de negocio basado en la publicidad segmentada y personalizada. Lo que realmente pone en duda sus verdaderos esfuerzos en proteger a las personas que dan vida al servicio. Tan solo sus usuarios son un mecanismo para aumentar sus ingresos. No solo vendió sus datos; los regaló.

Facebook, que acumula unos 2.250 millones de usuarios en todo el mundo, autorizó sibilinamente y con el desconocimiento de los usuarios varios modelos de acceso a información: a través de las alianzas con los sistemas operativos móviles, mediante un sistema personalizado en función de los intereres de cada compañía externa y, por último, alianzas temporales para lograr un fin como contribuir al crecimiento de la masa de usuarios de una platafoma. Bing, el conocido buscador de Microsoft, pudiera revisar los nombres de los contactos en la red social. No fue lo único: a los servicios de «streaming» Spotify y Netflix les dejó vía libre a leer los mensajes de los usuarios.

Una medida encaminada a conocer aún más sus gustos y aficiones, que realizó con tres tipos de acuerdos. Un auténtico «Gran Hermano» que viene a echar más leña al fuego. Mientras la red social cerraba el grifo a aplicaciones como las empleadas por Cambridge Analytica, que procesó millones de perfiles para intentar influir en las elecciones presidenciales de 2016, firmaba acuerdos con otras empresas para entrar hasta la «cocina» de su plataforma. Unos acuerdos que han estado vigentes hasta bien entrado 2017 y durante un tiempo en el que ha defendido la privacidad de sus usuarios.

La empresa se defiende

Otro escándalo mayúsculo que vuelve a hacer reflexionar la estructura de monitorización orquestada para conocer todo lo que se pueda de las personas. Este secreto ahora aireado deja entrever que el caso de Cambridge Analytica ha sido pecata minuta en comparación con la cantidad de datos que han tenido los «socios» más importantes de Facebook.

Mediante acuerdos bilaterales secretos, la plataforma permitió, también, que Amazon pudiera consultar sin el permiso de sus usuarios el nombre, información de contacto, entre otras cosas, al igual que dejó a Yahoo. El problema, además, es que estas prácticas sucedieron hace escasamente poco tiempo. La compañía estadounidense ha segurado que no ha encontrado evidencias de abuso por parte de sus socios.

La red social, sin embargo, ha defendido este año que había dejado de permitir a empresas de terceros consultar los datos de sus usuarios después de intentar defenderse de los reiterados escándalos. En respuesta a esta revelación, Steve Satterfield, director de privacidad de Facebook, ha apuntado que ninguno de estos acuerdos «violó los acuerdos de privacidad o los compromisos con los reguladores federales». En la misma línea se ha explicado Konstantinos Papamiltiadis, director de Plataformas y Programas para Desarrolladores de Facebook, que en un comunicado ha insistido en que «ninguna de estas asociaciones o características dio a las compañías acceso a la información sin el permiso de las personas».

Primeras reacciones

Las compañías tecnológicas relacionadas con este caso han empezado a salir al paso de las acusaciones. Una de ellas, Netflix, que ha asegurado a ABC que pese a haber contado con una función (2014) que permitía recomendar programas de televisión y películas a sus amigos de Facebook, en «ningún momento» se accedió a los mensajes privados de la gente en Facebook y «ni pedimos la posibilidad de hacerlo».

Amazon también se ha desmarcado del escándalo al asegurar que solo utiliza los datos proporcionados por esa red social para «habilitar las experiencias de Facebook» en sus productos. «Amazon utiliza las API (interfaces de programación de aplicaciones) proporcionadas por Facebook para habilitar las experiencias de Facebook para nuestros productos. Por ejemplo, dar a los clientes la opción de sincronizar los contactos de Facebook en una tableta de Amazon», ha asegurado la compañía de comercio electrónico en un comunicado. «Utilizamos la información -prosiguió- solo de acuerdo con nuestra política de privacidad».

El Royal Bank of Canada (RBC), también implicado, ha emitido un comunicado en el que señala que «el uso de la plataforma de Facebook fue limitado al desarrollo de un servicio que permitió a los clientes a facilitar pagos a sus amigos en Facebook». La entidad se defiende al explicar: «No tuvimos la capacidad de ver los mensajes de los usuarios. Cancelamos el servicio en 2015 y nuestro acceso limitado, que fue utilizado estrictamente para permitir pagos a nuestros clientes, terminó en ese momento».

«Lo que muchas compañías no se dan cuenta es de que ellos puede que no quieran esos datos más que para “mejorar sus productos y la experiencia de los usuarios”, pero el peligro es que existan y se hayan compartido, hasta que vengan otros no tan bien intencionados, que les den usos mucho peores»

Para Borja Adsuara, jurista experto en derecho digital, esta revelación era vox populi y viene a confirmar la necesidad de considerar si darse de baja en este tipo de redes sociales o, al menos, navegar mediante la función anónima habilitada en algunos navegadores de Google Chrome o Firefox. «Espero que a partir de ahora se empiece a desarrollar otra red, con otras aplicaciones, que respeten la intimidad», apunta a este diario.

«Lo que muchas compañías no se dan cuenta es de que ellos puede que no quieran esos datos más que para “mejorar sus productos y la experiencia de los usuarios”, pero el peligro es que existan y se hayan compartido, hasta que vengan otros no tan bien intencionados, que les den usos mucho peores. Porque poco pasa para lo que podía pasar. Pero es cuestión de tiempo», añade. «enemos el ejemplo del Gobierno chino, con el que están obligadas a colaborar las empresas tecnológicas: chinas y extranjeras, si quieren operar en el apetecible e inmenso mercado chino», sugiere.

35174669-kftE--620x349@abc

Youtube Music; Google inventa su propio Spotify

YouTube ha lanzado la nueva aplicación musical YouTube Music, un nuevo servicio de «streaming» para los vídeos musicales de la plataforma, y ha renombrado su plataforma de pago YouTube Red, que pasa a conocerse como YouTube Premium.

YouTube Music es una aplicación para móviles con la que es posible explorar mediante «streaming» entre el catálogo musical de YouTube, e incluye canciones oficiales, videoclips, actuaciones en directo y listas de reproducción, como ha explicado la plataforma de Google a través de un comunicado.

La nueva aplicación se lanzará el próximo 22 de mayo en Estados Unidos y otros cuatro países, a los que se añadirán 14 países europeos entre los que se encuentra España «en las próximas semanas». Contará con una versión gratuita y otra de pago sin publicidad y con descargas por un precio de 9,99 dólares al mes.

Además, YouTube ha decidido también modificar la denominación de su servicio de suscripción y contenidos propios en «streaming» YouTube Red, que se llama ahora YouTube Premium, y que integrará los servicios de la parte de pago de YouTube Music. YouTube Premium, que tendrá un coste mensual de 11,99 dólares, se lanzará «pronto» y se encontrará disponible en nuevos países a los que no había llegado su predecesor Red, según ha explicado la empresa.

Música en el video

YouTube ha presentado también la nueva herramienta «Música en este vídeo», que se muestra en los vídeos al acceder a la pestaña «Mostrar más» y que incluye información sobre el artista y el tema incluso en los vídeos creados por «youtubers», como ha explicado Google a través de su sitio oficial.

La función, que ya se muestra en más de 500 millones de vídeos de la plataforma, tiene como objetivo «ofrecer un mayor reconocimiento y exposición» a los artistas musicales, según Google. Muestra datos sobre la canción como el artista, los sellos discográficos y enlaces al canal oficial y al vídeo musical del tema.

A través de la tecnología propia para creadores Content ID y de alianzas con las compañías discográficas, YouTube es capaz de identificar automáticamente tanto los temas que aparecen tanto en videoclips como las canciones añadidas en vídeos creados por los propios usuarios.

youtube--k9nF--1240x698@abc

¿Un futuro donde estar menos controlado, podría desembocar en un Facebook de pago?

El conocimiento nos hará libres. O no. Porque ese conocimiento acerca de lo que las redes sociales comercializan con nuestros datos personales no evitará, al menos desde una perspectiva actual, que la información que seguimos cediendo voluntariamente a cambio de utilizar las redes sociales sea utilizada para generar ingresos por publicidad personalizada. En cambio, un servicio de pago sí puede alentar a aquellos defensores a ultranza de la privacidad.

Una posibilidad que, tras saltar el escándalo de Cambridge Analytica, ha vuelto a girar alrededor de la multinacional estadounidense Facebook. A partir de un estudio de mercado encargado en las últimas semanas, la mayor red social del mundo busca despejar la gran incógnita, cobrar o no cobrarSegún informa «Bloomberg», la compañía quiere estudiar si una versión sin publicidad que recoja una ínsula de suscripciones puede estimular a los usuarios a formar parte de la comunidad e, incluso, lograr aumentar el crecimiento de la masa social.

Un modelo de pago por suscripción, que funciona de manera consistente en servicios en los que se accede a un contenido concreto como puede ser Netflix o Spotify, puede ser beneficioso para ciertas compañías. La pregunta es obvia: ¿pagaría usted por tener acceso a Facebook? Es una estrategia ya valorada en el pasado la compañía fundada por Mark Zuckerberg, pero nunca se había fraguado tal posibilidad con tanta fuerza. La crisis de la filtración de datos ha supuesto un punto de inflexión en la compañía, que intenta huir hacia delante con el refuerzo de dos de sus otros servicios, WhatsApp e Instagram, que reciben el agrado y el apoyo de las nuevas generaciones de internautas. Su futuro a explorar.

¿Qué está pasando para que, ahora, pueda haber reculado? Facebook se encuentra en el epicentro de una crisis mayor; la pérdida de confianza sobre esas plataformas sociales y espacios virtuales en los que todos estos años hemos estado dedicando tanto tiempo. Ya no se les ve de la misma manera. Ya no son esas hermanitas de la caridad que nos brindaban la posibilidad de estar conectados con otras personas. Porque, en estos momentos, la visión del consumidor ha cambiado y cree, no sin parte de razón, que la red social rastrea a las personas incluso en contra de su voluntad.

Pese a todo, es poco probable que la compañía aborde con firmeza esta cuestión de cobrar por una versión de pago, y más teniendo en cuenta las opiniones de sus líderes. Sheryl Sandberg, número dos de Facebook, aboga por seguir aceptando anuncios políticos, que ha supuesto un detonante en otra de sus crisis, las llamadas noticias falsas. «Ciertamente pensamos en muchas otras formas de monetización, incluidas las suscripciones, y siempre seguiremos considerando todo», ha asegurado en otras ocasiones. Pero, por el camino, aparece Zuckerberg que insiste en que siempre habrá una versión gratuita. El modelo «Spotify» empieza a convencer.

 

35174669-kE--1240x698@abc

Alternativas a Spotify para poder escuchar música gratis.

¿Cuándo ha sido la última vez que has escuchado una canción en un reproductor de CD? ¿Recuerdas si has llevado recientemente a una fiesta, en algún soporte físico, un recopilatorio con los éxitos del momento?

Lo más probable es que ahora tus preferencias musicales estén en formato digital y que atesores playlists del mismo modo en el que antes se hacía con las colecciones de casetes o vinilos, aunque sin tener que buscarles un hueco en tu casa gracias a las ventajas de la nube.

Spotify tiene gran parte de responsabilidad en el boom del consumo de música online. No en vano, esta compañía sueca ya ha seducido a más de 75 millones de usuarios, 20 millones suscritos a sus servicios de pago, que escuchan canciones vía streaming desde todo tipo de plataformas y sistemas operativos: ordenadores con Windows, Mac OS y Linux; y dispositivos móviles con Windows Phone, Symbian, iOS, Android, Java y Blackberry.

Pero Spotify no está solo, sino que compite con algunas otras propuestas como las que te presentamos a continuación.

1. 8TRACKS

Servicio gratuito de radio por Internet, sin publicidad, que también cuenta con versión apppara dispositivos móviles Android, iOS y Windows Phone. Se presenta a sí misma como una propuesta musical “creada por gente, no por algoritmos”.

2. DEEZER

Se trata de una opción muy similar a Spotify, con una versión gratuita y otra de pago. La primera de ellas te permite escuchar todas las canciones que quieras de forma ilimitada, aunque, eso sí, interrumpidas con publicidad y emitidas a una calidad mucho más baja que con la versión Premium, por la que puedes hacerte por sólo 9,99 euros al mes (ahora con 30 días gratis de regalo).

3. GOOGLE PLAY MUSIC

El gigante de las búsquedas ofrece música online para todo tipo de plataformas y sistemas operativos (incluido iOS). Es posible probarlo gratis y sin publicidad durante 30 días y una vez agotado ese tiempo ya es necesario suscribirse a la versión de pago, que cuesta 9,99 euros al mes.

4. MUZIIC

Portal que ofrece música en streaming de manera gratuita y que se alimenta principalmente de la música de YouTube. Tan solo se pueden escuchar las canciones si estás conectado a Internet y desde hace poco cuenta con una app para iOS.

5. RDIO

Desarrollado por los creadores de Skype, Rdio también dispone de una versión gratuita y otra de pago por 9,99 euros mensuales. En julio de 2015, esta plataforma aterrizó en los automóviles conectados de Jaguar y Land Rover.

6. YESFM

Propuesta de PRISA Radio para cualquier dispositivo y sistema operativo. Cuenta con unaversión gratuita con la que siempre será necesario estar conectado a Internet para escuchar música, mientras que los usuarios de pago pueden consumir las canciones de sus listas sin estar online.

7. APPLE MUSIC

Desde junio de 2015, el servicio de música en streaming de la manzana combina tu propia biblioteca de iTunes con un catálogo de más de 30 millones de canciones que puedes escuchar sin ningún tipo de limitación. Puedes probarlo gratis durante tres meses y, una vez finalizado ese periodo, contratar un plan individual por 9,99 euros mensuales o bien uno familiar (para un máximo de seis personas) por 14,99 euros al mes.

deezer-974