Archivos por Etiqueta: twitter

Europa estudia la posibilidad de sancionar a WhatsApp y Twitter

Europa vuelve a sacar la lupa sobre las tecnológicas. La Comisión de Protección de Datos de Irlanda (DPC, por sus siglas en inglés), que ejerce de regulador continental, ha avanzado sus primeras investigaciones acerca de si Twitter y WhatsApp han vulnerado o no el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), lo que conlleva una multimillonaria sanción.

En caso de materializarse, supondrían las primeras multas importantes dos años después de la entrada en vigor de la normativa en privacidad. El organismo ha presentado este viernes un informe preliminar en donde se recogen motivos sobre una posible vulneración de datos personales por parte de Twitter. En concreto, el proyecto se ha centrado en dilucidar si la red de micromensaje estadounidense ha vulnerado los artículos 33.1 y 33.5 de RPGD que establece que en caso de violación de la seguridad de los datos personales, el responsable del tratamiento la notificará a la autoridad de control competente de conformidad en un plazo máximo de 72 horas.

La Comisión de Protección de Datos irlandesa ha apuntado que ha trasladado sus conclusiones a las distintas agencias de protección de datos locales. La investigación sobre WhatsApp Irlanda examina, por otro lado, si ha cumplido con los artículos 12 a 14 de las exigencias en protección de datos relativos a la transparencia relativo a la información que comparte con Facebook, su empresa propietaria a la que pertenece desde 2014. En nuevas fases de la investigación se espera al gigante de internet preste declaración formal para incluir sus alegaciones.

El RGPD autoriza a los reguladores a imponer sanciones de hasta el 4% de los ingresos anuales de una empresa en caso de violaciones graves. La mayor multa hasta la fecha fue una multa de 50 millones de euros a Google por parte del organismo de control de Francia CNIL, recuerda el medio «Bloomberg». El regulador irlandés ha adelantado nuevos avances de una investigación sobre las obligaciones de Facebook «de establecer una base legal para el procesamiento de datos personales».

 

51298134-kwBE--620x349@abc

¿Influyen las redes sociales más que las fuentes oficiales sanitarias?

Las comunidades de la red social Facebook que ponen en duda los criterios sanitarios establecidos son más eficaces que las fuentes oficiales a la hora de llegar a grupos de «indecisos» y crear un vínculo con ellos, según un estudio publicado en la revista «Nature».

Investigadores de la Universidad George Washington, situada en la capital de Estados Unidos, señalan que esta desconfianza en los tratamientos habituales podría poner en riesgo los esfuerzos de la salud pública para proteger a los ciudadanos de la Covid-19 y de futuras pandemias mediante las vacunas. El profesor Neil Johnson, cabeza del estudio y asociado al Instituto para Datos, Democracia y Política de la facultad, afirma que existe una «nueva guerra mundial en línea» en torno a la confianza en el sistema sanitario y el conocimiento científico.

Para luchar contra la desinformación a través de internet, el equipo de investigación de Johnson desarrolló un mapa que muestra la interrelación de grupos antivacunas con provacunas e indecisos y que permite identificar clústeres y neutralizar a las comunidades que diseminan este tipo de contenido «tan dañino para la población».

Los datos provienen de las conversaciones sobre vacunas de 100 millones de personas en la red social Facebook durante el brote de sarampión de 2019. Aunque había menos individuos en contra que a favor de este tipo de tratamientos, las comunidades antivacunas triplicaban a las provacunas y tenían una mayor capacidad para relacionarse con los indecisos, quienes, lejos de ser observadores pasivos, participaban activamente en el debate.

Mientras científicos de todo el mundo tratan de desarrollar una vacuna para el coronavirus, las redes sociales juegan un papel clave en la difusión de información -y desinformación-, lo que tiene consecuencias importantes sobre la salud pública. «Creíamos que habría instituciones sanitarias en el centro de esta batalla en la red, pero están combatiendo la desinformación en el lugar equivocado», sentencia Johnson.

 

0JPV4803jpg-k5O--620x349@abc

¿Es mejor el buscador DuckDuckGo que Google?

El buscador DuckDuckGo ha saltado a la actualidad al ser proclamado como el motor de búsqueda utilizado por defecto por el fundador de Twitter, Jack Dorsey, un buscador que destaca por su apuesta por la privacidad de los usuarios al no recopilar ningún tipo de información sobre la actividad que realizan en la web, como sucede con otros navegadores como el de Google.

El buscador de Google es uno de los más utilizados por los internautas hoy en día, en él los usuarios realizan todo tipo de búsquedas, desde las más sencillas, como el nombre de un actor que no recuerdan, hasta las más complicadas, como recabar información para llevar a cabo un trabajo de investigación.

Sin embargo, la utilización de este servicio por parte de los usuarios conlleva que sus datos sean registrados en la plataforma para mejorar los servicios y productos, como señalan desde la página de seguridad de Google. Así, declaran que cuando se realizan búsquedas en Google, se obtienen indicaciones en Maps o se ve un vídeo en YouTube, la compañía almacena datos sobre la actividad del usuario.

«Las búsquedas que haces, los vídeos que ves, los anuncios que ves o en los que haces clic, tu ubicación, los sitios web que visitas, los dispositivos, navegadores y aplicaciones que usas para acceder a los servicios de Google» son los datos que recoge la compañía, según apuntan en su página de seguridad -y que el usuario puede gestionar desde Mi Cuenta de Google-.

Es por ello por lo que nació DuckDuckGo, un buscador alternativo cuya máxima es no persigue al usuario, no pone anuncios, «solo somos un buscador», como explican en su página oficial. El buscador ya lleva en la red cerca de diez años, y aunque no cuenta con la popularidad de Google, sí que tiene el apoyo de Jack Dorsey. Dorsey ha expresado a través de su cuenta oficial en la plataforma su preferencia por DuckDuckGo con respecto a otros buscadores. «Amo DuckDuckGo. Mi motor de búsqueda por defecto desde hace un tiempo. ¡La ‘app’ es incluso mejor!», ha declarado en su publicación. DuckDuckGo no solo cuenta con versión web, pudiendo ser añadida como extensión de los navegadores Chrome, Firefox y Safari, sino que también está disponible para los dispositivos iOS y Android a través de la App Store y Play Store, respectivamente.

Apuesta por la privacidad

DuckDuckGo se define por su apuesta por la protección de la privacidad de los usuarios cuando hacen uso de su buscador. «Somos el proveedor de herramientas de protección de privacidad líder para ayudarte perfectamente a volver a tomar el control de tu información personal online», ha asegurado el fundador y CEO de DuckDuckGo, Gabriel Weinberg.

«Buscar en la web con DuckDuckGo es completamente anónimo», ha explicado en su escrito, «simplemente no recopilamos o compartimos nada de tu información personal que pueda atarte a tus búsquedas». De esta forma, no se crean historiales ni ningún tipo de perfil de datos de cada individuo, lo que impide también que el usuario reciba anuncios personalizados.

«No guardamos tu historial de búsqueda. Por lo tanto no tenemos nada que vender a anunciantes que te persiguen por internet», describen en su página oficial. Es habitual que en otros buscadores como Google, los usuarios reciban anuncios personalizados como consecuencia del rastreo que hace la plataforma sobre, por ejemplo, las páginas que visita a través de por ejemplo las «cookies» de las webs.

Además, desde su página puntualizan que no rastrean la información, «ni navegando en modo incógnito ni navegando sin él». El modo incógnito es el que ofrecen los navegadores para que los internautas puedan hacer búsquedas sin que quede registrada su actividad.

Herramientas de búsqueda

Por otra parte, DuckDuckGo también ofrece una serie de herramientas dentro de su buscador para hacer la experiencia de búsqueda en internet «no solo privada, sino más rápida y un poco más divertida», como asegura Weinberg.

Así, cuenta con herramientas de mapas, información del tiempo, respuestas para los negocios locales como direcciones de restaurantes y números de teléfono, noticias, imágenes, vídeos, una sección para compras, definiciones, referencias a Wikipedia, conversiones entre monedas, información sobre vuelos, calculadora, cronómetro, resultados deportivos, y relación pregunta/respuesta.

Además, incluye herramientas adicionales como «bangs», que son atajos que permiten llevar al usuario directamente a una de las cerca de 12.000 páginas web que ofrece DuckDuckGo cuando realiza una búsqueda. Y ofrece también la posibilidad de filtrar los resultados por localización o idioma. Incluso permite cambiar la apariencia del buscador a través de, por ejemplo, aplicar su modo oscuro.

 

google-U30835232952PgD--1240x698@abc

Iniciativa por parte de Twitter para que no desaparezcan las cuentas de los usuarios fallecidos

El Archivo de Internet ha lanzado una iniciativa que permite archivar los datos de las cuentas de Twitter de personas fallecidas, una función que actualmente no es posible hacer directamente desde la plataforma y que se dificulta con el anuncio reciente de la eliminación de las cuentas inactivas el mes de diciembre.

El propietario de la página web Textfiles y conservador del Archivo de Internet Jason Scott ha anunciado este servicio a través de su cuenta de Twitter, bajo el nombre de «The Twittering Dead». La iniciativa tiene como objetivo preservar aquellas cuentas de usuarios fallecidos que no pudieron aceptar los nuevos términos de servicio de 2019 de Twitter, según ha explicado Scott.

El Archivo de Internet ofrece un formulario web a los usuarios interesados en el que permite introducir el nombre de usuario del fallecido y añadir comentarios adicionales para el equipo de conservadores, que archivarán las publicaciones de la cuenta.

Esta decisión llega poco después de que Twitter comenzase a avisar a sus usuarios de que comenzará a eliminar el próximo mes de diciembre las cuentas que lleven seis meses o más inactivas y en las que los usuarios no hayan aceptado las últimas condiciones de servicio, privacidad y «cookies».

 

twitter-23-kxlG--1240x698@abc

Las empresas tecnológicas (salvo Facebook) se alían contra los anuncios falsos

La trama rusa derivó en otros frentes en el universo virtual de las redes sociales. Entes que, utilizados y saboreados por millones de personas, han catapultado, y anulado deliberadamente, un sinfín de torrentes de información. La pregunta es clara: qué fue lo primero, si el huevo o la gallina; si las noticias falsas ya se distribuían por internet antes de la llegada de estas plataformas tan populares, pero lo cierto es que la mentira, que siempre ha sido capitalizada por el mentiroso, ha aprovechado la dejadez de los servicios digitales para manipular a los ciudadanos en los últimos años.

En plena burbuja electoral en muchos países, entre ellos, Estados Unidos, el terreno donde se ha originado todo el problema, las empresas de internet han empezado a mover ficha para intentar subsanar el germen del mal, aunque con pequeñas grandes diferencias. La primera en reconocerlo ha sido Twitter. La red de micromensajes ha sido tajante; prohibir los anuncios políticos directamente. Así, muerto el perro se acabó la rabia, debieron entender en la junta directiva de la empresa estadounidense.

Es una medida drástica, que su fundador, Jack Dorsey, defendió recientemente: «Pagar para aumentar el alcance de un discurso político tiene ramificaciones significativas que la infraestructura política actual podría no estar preparada para gestionar. Merece la pena da un paso atrás para abordarlo», manifiesta. De hecho, cree que «el alcance del mensaje político debe ser ganado, no comprado».

El mayor problema de las redes sociales es su credibilidad. Servicios digitales muy criticados en los últimos años por no bloquear las campañas de manipulación rusas en las elecciones estadounidenses de 2016. La decisión de Twitter contrasta, sin embargo, con la de Facebook, cuyo fundador y líder Mark Zuckerberg, ha defendido incluso la compra de mensajes políticos en la red social incluso si contenían mentiras o falsedades como defensa de la libertad de expresión.

Este enrocamiento de Zuckerberg solamente se puede entender únicamente en términos económicos: el golpe a sus ingresos sería brutal. Pero han empezado a surgir voces críticas que piden un cambio por el bien de la democracia. El obstáculo al que se enfrenta Facebook es que, si acepta que trata contenidos informativos, debería ajustarse a otro tipo de regulación, tal vez menos favorable en algunos mercados a su boyante economía. Pero, por contra, si mira al tendido es posible que vuelva a suceder lo que se teme; que alguien malintencionado intente interceder entre los usuarios con la propagación de anuncios políticos que, en muchas ocasiones, contienen datos falsos.

Zuckerberg quiere abanderar así la «libertad de expresión». Y no solo acepta anuncios políticos de todo tipo sino que se niega a verificarlos. Lo ha manifestado en reiteradas ocasiones a pesar de enfrentarse a la opinión de expertos y dirigentes políticos incluso que, como su nueva villana, la demócrata Elizabeth Warren, proponen «fragmentar» Facebook. Pero ante la marejada, el ejecutivo estadounidense ha empezado a modificar su discurso; está dispuesto a considerar la posibilidad de limitar la capacidad que actualmente tienen los candidatos políticos para mostrar anuncios políticos a grupos de personas concretos, conocidos como microanuncios políticos dirigidos, basándose en la información personal que recoge la plataforma sobre los mismos, con el fin de disminuir la difusión de informaciones falsas. Tres portavoces de Facebook lo contaron hace poco a la cadena «NBC News». Zuckerberg, ahora, ha visto las orejas al lobo: se encuentra abierto a considerar nuevas ideas sobre cómo disminuir la difusión de información falsa a través de los anuncios políticos que emiten los candidatos correspondientes en su plataforma.

Pero ¿quién está detrás de los anuncios falsos patrocinados en redes sociales? Ha habido muchas teorías, pero la preocupación y el nerviosismo se ha asentado en Bruselas y Washington que han iniciado sendas investigaciones, aunque la complejidad del asunto limita sus capacidades de actuación. Aunque no es una red social al uso, Google también es corresponsable de albergar contenido fraudulento y repleto de falsedades. Alphabet, su empresa matriz, ha empezado a planear cambios en su política de anuncios electorales para su buscador, según avanzó «The Wall Street Journal». Lo que ha trascendido extraoficialmente es que la medida más conveniente va a ser hacer ajustes sobre el tipo de audiencia a los que van a dirigirse sus anuncios pagados a través de su plataforma publicitaria. Una medida que, además, se extendería a todos sus servicios como YouTube, el canal de vídeos más popular del mundo.

Clipboard-0007-kbJE--1240x698@abc