Archivos por Etiqueta: twitter

Las consecuencias de legales de insultar por Twitter o Facebook

A poco que se hayan aventurado en las redes sociales, se habrán dado cuenta de que estas, la mayor parte del tiempo, tienen más de barra de bar que de espacio en el que informarse. Incluso, es bastante probable que en alguna ocasión hayan visto una publicación ofensiva contra otro usuario. Y es que no son pocos los que aprovechan el anonimato para cargar contra aquel que no le resulta simpático. Aquel que (¿cómo será posible?) no piensa como debería, según su particular punto de vista. Sin embargo, en la jungla de Internet, al igual que en el mundo real, no todo vale.

«Las consecuencias que pueda sufrir un usuario que insulta por redes sociales dependen de muchas cosas, evidentemente también de las palabras que se empleen», señala a ABC Samuel Parra, abogado experto en derecho digital. El letrado hace hincapié en que, en función del mensaje que se envíe, el remitente podría incurrir en una falta contra el honor, que trata de dañar la honorabilidad de una persona; o bien, en una injuria: «Una persona que tache de violador a otra sin que esta lo sea estaría incurriendo en este tipo de falta».

Dentro de los afectados por este tipo de conducta destacan, con mucho, los famosos. No hace mucho, el televisivo amante de los animales Frank Cuesta compartía en sus perfiles de redes sociales algunos mensajes sumamente hostiles, tanto hacia su familia como hacia su persona. Estos se produjeron debido a su participación en un programa que tenía como temática central la caza. En ellos se podía leer, por ejemplo, «ojalá tú y tus hijos tengáis una muerte tan dolorosa como esos zorros y esas perdices. Traidor». Llegados a este punto, debemos preguntarnos, ¿cuáles son las consecuencias que pueden tener estas palabras?

El abogado también resalta que el anonimato no garantiza, en absoluto, que una persona pueda evitar una denuncia en caso de haber cometido una infracción: «Hoy en dia es complicado que una persona que comete una falta de este tipo no sea pillada. Aunque se piense que es difícil, si no se sabe ocultar la IP, te van a encontrar».

Otro colectivo que ha sido duramente vilipendiado por redes sociales en los últimos tiempos es el de los toreros. Recuerden, por ejemplo, la reacción de algunos usuarios ante la muerte del diestro Víctor Barrio, en 2016. O, más recientemente, en 2017, cuando falleció Iván Fandiño. En el caso del segundo, se pudieron leer mensajes en Twitter como «torero muerto abono pa mi huerto. Con Ivan Fandiño me van a salir unos tomates riquísimos» o «hoy Ivan Fandiño, otro puto torturador menos».

En lo que se refiere a Barrio, el pasado mes de abril el Pleno de la Sala Primera del Tribunal Supremo ratificó la condena a Datxu Peris, concejal de Catarroja, por afirmar en su cuenta personal de Facebook que la muerte del diestro era algo «positivo», a lo que añadió que no podía sentirlo «por el asesino que ha muerto ahora más que por todos los cadáveres que ha dejado a su paso mientras ha vivido». De este modo, la política se ha visto obligada a indemnizar con 7.000 euros a la familia de Barrio y a pedir disculpas por sus palabras.

El jefe de Facebook asume que no controlan las “deep fakes”

La desinformación en redes sociales se ha convertido en un problema. En una lacra que para lo antes posible. Pero mientras se encuentran mecanismos para combatir las llamadas «fake news» o noticias falsas, otra tendencia empieza a coger fuerza, los vídeos manipulados que se engloban en una reciente estrenada etiqueta, «deep fakes». Y, por ahora, no hay fórmula de detectarlo rápidamente.

No manera, de momento, de bloquear este tipo de contenidos malintencionados que están fabricados de tal manera que puede llegar a confundir con la más absoluta realidad. Y es un quebradero de cabeza para Facebook. Hasta tal punto que, al final, se ha tenido que mojar y bajar al barro. Mark Zuckerberg, creador del imperio digital, ha adelantado que prepara unas futuras políticas para combatir este tipo de vídeos manipulados.

Lo hace después de asumir un «error de ejecución» y una «reacción tardía» la decisión de marcar como falso un vídeo alterado de Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, en donde se mostraba a la dirigente demócrata aparentemente ebria y retorciendo su discurso para general polémica. Sucedió el pasado mes y se compartió rápidamente en Facebook, Twitter o YouTube. Este último servicio, sin embargo, y después de una serie de denuncias por parte de usuarios por supuesta violación de las políticas de uso, eliminó el vídeo.

ente demostraba que permite la injerencia en las elecciones. En una conferencia en Aspen (Colorado), Zuckerberg ha reconocido que al sistema de revisión automática de la red social se llevó «un tiempo para marcar el vídeo» y «para que los verificadores -personas- pudieran calificar los hechos como falso». A su juicio, «durante ese tiempo se generó una gran distribución, más de lo que nuestras políticas de uso deberían haber permitido».

El propio «Zuck» fue incluso objeto de este tipo de vídeos manipulados, pero ateniendo a una supuesta libertad de expresión dejó que se difundieran por sus servicios digitales. «Es un un área importante a medida que la tecnología de Inteligencia Artificial mejora». Criticado por subestimar las campañas de manipulación durante las elecciones presidenciales, Facebook se enfrenta, desde entonces, a una crisis de reputación. Pero ha cambiado de discurso, porque ahora el directivo ha querido enarbolar la privacidad de los datos. Un relato que contradice con las prácticas llevadas a cabo por la multinacional estadounidense.

De hecho, Zuckerberg ha defendido que las autoridades y legisladores de EE.UU. deben ser «parte responsable» en la regulación de las empresas tecnológicas. «No tenemos los medios para detener (las acciones de) el gobierno ruso», mientras que «nuestro gobierno es el que tiene las herramientas para presionar a Rusia, no a nosotros», argumentó.

Clipboard-0006-kA8E--1240x698@abc

Así fueron las “elecciones digitales” del pasado 28-A

Las redes sociales, una vez más, sirvieron de antesala para la información. De altavoz para muchos ciudadanos, quienes dejaron plasmado en sus perfiles sus ideas políticas en una jornada, laselecciones generales del 28-A, que dio como gran triunfador al PSOE; también en el otro ring donde se dirimen supuestamente los conflictos sociales, Twitter. En las elecciones «virtuales»los socialistas fueron, a su vez, los vencedores: fue el partido político más mencionado.

En el otro extremo, el Partido Popular, que recibió poco apoyo en redes sociales. Llenar una plaza de toros o un teatro es, sin duda, un importante medidor de la temperatura electoral. Vox, otro de los vencedores de la noche, ha despertado un gran interés en redes sociales. Y eso que, hasta la entrada en vigor de las medidas publicitarias de Facebook, que obliga registrarse e informar de la inversión en anuncios, había tenido presente la red social como catapulta de sus mensajes (pagados). No le ha hecho falta anunciarse. Todo lo contrario que Unidas Podemos, que ha sido uno de los grupos que más dinero ha destinado a anuncios en redes sociales en esta campaña electoral.

El resultado es el que es; eso ya es historia. Los partidos ponen cada día más esfuerzo en de cara a movilizar a los votantes en las redes sociales. Durante el 28-A, las menciones en han estado lideradas por la cuenta institucional del PSOE siendo la cuenta que más referencias ha recogido, según las estimaciones de la consultora Kreab.

Interacciones muy cambiantes

Pero la actividad en Twitter durante la jornada electoral fue, cuanto menos, apasionante. Especialmente en los primeras horas, porque el panorama se tornaba diferente. Según el análisis elaborado por Metricool para este diario, las menciones con el «hashtag» #EleccionesGenerales28A (con casi 102.000 tuits) y #28A (con casi 195.000 tuits) fueron estables durante la tarde. Pero a partir de las 22:00 horas fueron incrementando considerablemente, tal y como puede observarse en la siguiente gráfica:

elecciones-11-kd7H-U302377970343rkH-510x287@abc

El pico en el que se dieron más tuits fue a las 00:04 am con 1.256 mensajes. En este momento ya se sabían los resultados y Metricool apunta a que este incremento pudo producirse porque fue cuando salieron a hablar los políticos.

Y entre tanta actividad, muchos tuits destacaron por encima de lo normal. De hecho, de entre los diez que generaron mayor interacción, todos eran de usuarios particulares excepto uno.

Un tuit del partido de Abascal obtuvo 14.916 interacciones, situándose en el top 8, según Metricool. El resto del ranking está protagonizado por mensajes de particulares y solo el de Vox fue protagonista, superando al resto de adversarios, que no generaron tanta interactividad en esos minutos. Ni siquiera los tuits del PSOE, el ganador.

Vox fue también el partido que más menciones obtuvo. Quizás porque el resultado obtenido no fue finalmente el que las encuestas le otorgaron. El descalabro del PP también pasó factura a Pablo Casado, cuya formación fue la segunda que más menciones consiguió al principio de la noche, seguida del PSOE, Unidas Podemos y Ciudadanos.

Sin embargo, el líder que se llevó el mayor número de menciones fue Rivera. El líder de la formación naranja ardió en la noche electoral, situándose por encima de Casado. El claro vencedor, Pedro Sánchez, fue el líder al que menos mencionaron en Twitter durante los primeros minutos, junto a Pablo Iglesias, que es, sin embargo, uno de los más influyentes en la Red.

Los temas clave

La conversación de Vox, Ciudadanos y Partido Popular tenía como base el atacar al Gobierno mientras este los tachaba de «trifachito». Fuera de este fuego cruzado entre partidos, de las temáticas de interés la más destacada ha sido, con diferencia, la economía seguida de la unidad de España y la corrupción, tal y como recoge Kreab en su «Informe monitorización campaña electoral».

El PSOE ha destacado por su discurso de igualdad de géneromientras que el PP y Vox superan al resto al hablar de temas de seguridad del Estado, como el terrorismo. Destaca el interés mostrado por Vox en temas como inmigración, animalismo o los jóvenes. Existen algunas temáticas de las que ciertos partidos políticos han preferido no hablar. El PSOE no ha «tuteado», sin embargo, sobre inmigración ni animalismo. Por su parte, Unidas Podemos tampoco ha tratado en sus mensajes el problema migratorio, mientras que Vox no ha tratado durante la campaña nada relacionado con medio ambiente o sanidad en sus «tuits».

Ciudadanos y Partido Popular abordaron en una u otra medida todos estos temas. Se han analizado los principales emojis como reflejo de las reacciones de los usuarios por partido político. El PSOE ha conseguido que el emoji de su campaña, el corazón rojo, sea el más utilizado, mientras que Vox ha hecho de la bandera de España su símbolo de campaña. Podemos también se atribuye el símbolo del corazón, las emociones, aunque en ocasiones lo tiñe de violeta, el color de su partido. Destaca también las veces que se ha compartido el símbolo del puño levantado.

Los líderes más populares

Sobre la relevancia, según varias herramientas de social media consultadas por este diario, PSOE ha obtenido una medida de popularidad del 44% en la jornada electoral. En la última semana, además, ha generado un mayor interés en las redes sociales logrando, incluso, un crecimiento de las menciones en torno al 25%. Mientras, la figura de Pablo Casado tiene una popularidad del 38.8% y su interés en la última semana se ha reducido hasta el 14%.

Quien más se acerca a los resultados en redes sociales obtenidos por el PSOE es Ciudadanos, cuyo líder, Albert Rivera, ha generado una popularidad del 39.2% y un aumento de su interés sobre el 22% en los últimos días. Peor suerte se ha llevado Pablo Iglesias que, pesea que su popularidad se mantiene en torno al 46.2%, las menciones cada vez menores que le ha llevado a situarse en el 2% en esta semana. Sorprende, sin embargo, que Santiago Abascal, líder de Vox y uno de los más beneficiados en los resultados de las elecciones, obtenga un índice de popularidad en Twitter del 20,4% y su interés haya decaído en la última jornada hasta el 4%.

En el caso del PP, según otros paneles de monitorización de redes sociales, los usuarios de Twitter ofrecen un sentimiento neutral en el último día, aunque la marca «PP» cotiza tanto positivos como neutral. EL PSOE, en cambio, es una de las formaciones que más impacto ha generado que, aunque la mayoría se sitúa en un sentimiento neutral, las menciones positivas y negativas están muy desequilibradas; una gran parte de los usuarios (el 11%) apunta a sentimientos negativos. Más neutral pero con más pasión se colocan los usuarios cuando se refieren a Ciudadanos, otro de los ganadores de la noche electoral, que sus siglas golpean con mucha fuerza, estando los mensajes positivos por encima de los negativos. Sin embargo, Unidas Podemos recibe más mensajes negativos que positivos, aunque en general se refieren de una manera más aséptica. Vox es el grupo que más mensajes recibe, aunque está algo más desequilibrado dado que se refieren al grupo liderado por Santiago Abascal tanto desde un punto de vista negativo como positivo.

kreab-11-kqZG--510x349@abc

El futuro de Twitter pasa por centrarse en los usuarios monetizables.

No ha sido fácil para una red social con perfil marcado como Twitter sacudirse muchos de sus problemas comunes, los «bots» y «trolls» que inundan su plataforma. Tampoco es que lo haya saneado al completo, pero todos sus pasos recientes han sido hacia esa dirección, la supervivencia de su comunidad. El servicio, como una versión alternativa de «Fornite», se ha adentrado en una senda de crecimiento lenta pero progresiva: ahora cuenta con 330 millones de usuarios activos de media.

Un dato que, sin embargo, supone un descenso del 1,78% anual, por encima de los 321 millones a cierre de 2018. La red de micromensajes ha sumado unos 9 millones de usuarios activos mensuales en comparación con el trimestre anterior, según losresultados económicos presentados este martes relativos al primer trimestre del año.

Es cierto, en efecto, que la compañía venía de sufrir un tropezón -perdió 5 millones de usuarios el trimestre anterior como consecuencia de una «limpieza», pero vuelve a manifestar un interés creciente en acceder a su comunidad. Todavía, sin embargo, se queda lejos de los 336 millones de usuarios obtenidos a principio de año.

En un cambio de guión, Twitter ha decidido modificar la comunicación de sus resultados: a partir de ahora solo expondrá públicamente los usuarios diarios que considera «monetizables». Un nuevo referente frente a los usuarios «planos» y «paracaídistas», es decir, aquellos que solo estaban registrados en su base de datos.

Con la nueva estrategia, la compañía se centrará en los usuarios que «se registran y acceden cualquier día a través de la página web o las aplicaciones de Twitter que permiten mostrar anuncios». Esta cifra fue de 134 millones en el primer trimestreun 11,6% más frente a los 120 millones del año pasado. Esta es la clave de su negocio a partir de ahora.

El objetivo, ahora, es apostar por el usuario recurrente. Pero, para ello, necesita acometer una serie de reformas. Su prioridad es «reducir el abuso y sus efectos», según las intenciones del consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey, que en un comunicado aseguró que la red social está reduciendo «más del doble» los mensajes que comparten información personal.

Las redes sociales están sometidas a una gran presión de cara a «vigilar» el contenido con mayor relevancia. Unas reclamaciones que vienen después de los continuos escándalos sobre privacidad, los discursos de odio, la benevolencia en las campañas electorales y los comentarios tóxicos. Con todo, Twitter estima que en el segundo trimestre, cuyos datos se publicarán en julio, la facturación se situará en una horquilla de entre 770 y 830 millones de dólares, con un beneficio operativo de entre 35 y 70 millones.

 

20190424_Twitter_ABC-U30835232952PHG--620x349@abc

Así se intentarán frenar las “fakes news” en las redes sociales para la campaña del 28-A

No es cuestión de suerte sino de atención. De esfuerzo para reducir el poder de las llamadas «noticias falsas», o como nos gusta decir ahora, « fake news». Suena más moderno, pero no deja de ser las andanadas de desinformación que se llevan practicando desde hace décadas cuando se aproximan los procesos electorales. Y, a tenor de los antecedentes, se espera un aumento de intentos de desestabilizar la jornada y de influir en el electorado. Las empresas tecnológicas como Facebook, Twitter o YouTube se han puesto manos a la obra para frenar los bulos, pero hay temor de cara al 28-A.

Es escenario actual de marcada polarización tampoco contribuye a una conversación higiénica y saludable. Los bulos, arraigados en las plataformas sociales más populares, se han convertido en un problema estructural de dimensión global. Los diferentes partidos políticosintentan sacar provecho de los medios digitales y de su capacidad de viralizar contenidos informativos rápidamente. «Las plataformas es donde se viralizan, pero no es donde se producen las ‘fake news’, ni los usuarios son los productores que más interfieren en el acceso a una información veraz y al debate democrático –digamos– limpio y no manipulado», apunta a este diario Simona Levy, de la plataforma activista de derechos digitales Xnet.

En opinión de esta experta, detrás de las «fake news» que han cambiado la historia reciente, como en sorprendente auge de Jair Bolsonaro (Brasil), Donald Trump (EE.UU.) o acontecimientos como el «Brexit» no hay personas, sino grandes inversiones. «El origen de los cuales son los partidos y los gobiernos, que invierten grandes sumas de dinero en empresas que se crean, principalmente, replicando las dinámicas de las celebrities», denuncia. Y, no es para menos, puesto que se han detectado en los últimos meses la existencia de «bots» -programas informatizados- que se encargan de difundir mensajes de contenido político cercano a una determinada formación. Técnicas, sin embargo, que vulneran los términos de uso de plataformas como Twitter, la reina de la conversación informativa en tiempo real.

La red del pajarito azul también ha empezado a verificar los perfiles de los candidatos y dirigentes políticos que confluyen a las diferentes elecciones en un intento de evitar posibles suplantaciones de identidad. En materia de desinformación en el último año han tomado una serie de acciones tangibles, entre ellas, ampliado nuestras reglas para reflejar mejor cómo aborda las cuentas falsas y qué actividad infringe sus normas.

Borrado de cuentas y revisión

La multinacional se escuda, sin embargo, en la voluntad del usuario para no cometer tropelías dialécticas. «Proteger la salud de la conversación pública es nuestra mayor prioridad, particularmente durante los ciclos electorales. Un aspecto clave del trabajo que hacemos es promover una mejor integridad de la información en la plataforma. Para lograrlo, empleamos tecnología especialmente diseñada para mostrar el contenido relevante en primer lugar y para abordar de manera proactiva la propagación maliciosa de la desinformación a escala», aseguran fuentes de Twitter a ABC.

Facebook, la mayor red social del mundo, lleva meses preparándose para poder identificar cualquier cuenta falsa de cara a los diferentes procesos electorales, no solo en las elecciones generales de España del 28 de abril sino también en el marco de las locales, regiones y europeas fijada para el 26 de mayo. Aún así, la compañía no puede garantizar la ausencia de bulos en su plataforma durante las próximas semanas. «Hay mucha tensión entre privacidad, libertad de expresión y la protección del usuario ante las noticias falsas. Es muy complicado encontrar el equilibrio», aseguró Tessa Lyons-Laing, responsable de producto de Facebook en un encuentro en el que estuvo presente ABC.

Un problema, aunque los esfuerzos de la red fundada por MarkZuckerberg se han dirigido hacia ofrecer una mayor transparencia. Para ello, la firma ha introducido una herramienta de cara a las elecciones por la que exige registrarse a partidos y empresasque deseen comprar publicidad personalizada de contenido político. Una medida que incluye, además, la vinculación con la inversión realizada. Se puede encontrar en una librería de anuncios públicos.

Los grupos políticos han asimilado en los últimos tiempos que explotar las capacidades de las herramientas digitales es muy importante de cara a dirigir sus mensajes a los ciudadanos. Son pocos los grupos políticos que no cuentan con sus propios departamentos de comunicación y social media para difundir sus propuestas. Formaciones como Podemos o Pacma han sido algunas de las siglas que se dieron de alta en el nuevo servicio de Facebook. Vox, pese a haber utilizado activamente la plataforma en los últimos meses, se ha mantenido ligeramente al margen.

En aras de reducir el impacto de las «fake news», Facebook también cuenta con un equipo de verificaciones -internos y externos- de unos 30.000 personas repartidos por todo el mundo. Una medida ha consistido en eliminar directamente todo contenido que promocione la violencia o el odio. De hecho, en los tres últimos meses, Facebook ha eliminado 754 millones de cuentas falsas. Pero, también, ha puesto el foco en la revisión del contenido. La red social ha empezado a penalizar todo contenido detectado por su Inteligencia Artificial (IA) como sospechoso de contener datos falsos. De esta manera, y aunque este no desaparecerá, pero sí permanecerá «perdido», frenando así su difusión. Según la estimación de la compañía, la existencia de alertas de posible bulo puede reducir hasta un 80% la propagación de los mismos.

Pero la herramienta que más se ha empezado a utilizar para fines de desinformación es WhatsApp, propiedad de Facebook, que ha tenido un considerable impacto en países como Brasil. Detectado el problema de los bulos, la aplicación de mensajería ha empezado a tomar medidas para combatirlo: reducir el número de mensajes reenviados y eliminar cuentas que violan sus cláusulas como hacer «spam».

En este sentido, Pandu Nayak, vicepresidente del departamento de Google que se encarga de la herramienta de búsqueda, no cree que se puedan crear algoritmos infalibles que identifiquen qué información es falsa y cuál es verdadera. «Hay ejemplos muy obvios, pero hay zonas grises que son más difíciles de identificar», asegura Nayak. Por ello, el factor humano es fundamental. «Dicho de otra forma -continua-, una noticia falsa no se distingue ‘per se’ en nada de otra verdadera, por tanto requiere algoritmos que identifiquen la ‘intencionalidad’ de la misma o la contextualicen con más información, lo que se antoja difícil. Por tanto, requiere de grandes dosis de sentido común y concienciación sobre estas cuestiones».

La coyuntura actual es difusa. Aunque las Generales será la convocatoria que probablemente se seguirá con más ímpetu, los cuatro procesos electorales que están en marcha para los próximos meses acentúa un mayor interés en España a raíz de los precedentes en Estados Unidos o Brasil. La alta penetración de redes sociales, difusores de información, en ocasiones, sesgada y manipulada, ha empujado a diferentes organismos a blindarse ante las llamadas «fake news».

Pese a todo, expertos en seguridad informática creen que existe una amenaza real ante las elecciones de una proliferación de noticias falsas en internet. «La desinformación se ha usado siempre y ahora es más efectiva gracias a Internet: barata, fácil técnicamente, de acceso inmediato y universal. La velocidad de diseminación de las cosas, hoy en día, es lo que ha variado», recalca, tajante, José Rosell, socio-director de la firma de seguridad S2 Grupo.

«Actualmente la velocidad es enorme y esto complica mucho las labores de identificación y control de este tipo de noticias. Después de los ‘éxitos’ en este tipo de campañas de desinformación y ante la enorme dificultad de defenderse de ellas, es evidente que es una amenaza cada vez más real y creciente», añade. De cara a tranquilizar a la población, el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el general Félix Sanz Roldán, garantizó recientemente que todos los procesos electorales que se celebren este año estarán «protegidos de ciberataques», pero reconoció que las «fake news» «pueden existir y contra las que habrá que estar prevenido».

Máximas medidas de seguridad en el recuento

En cuanto a los resultados electorales, que se mirarán con lupa, también se pasea la sombra de las dudas, aunque los expertos consultados por este diario son claros: «no se puede hackear unas elecciones». Así, fuentes de Indra -empresa encargada del recuento en las elecciones generales- han asegurado a ABC que está previsto que se apliquen las «máximas medidas de seguridad» exigidas en un proceso electoral de esta magnitud «en las diferentes tareas relacionadas la recogida y difusión de los datos» relacionados con el escrutinio provisional de las elecciones generales. Por motivos de seguridad, no han trascendido las medidas a seguir, «ya que al hacerlo perderían efecto».

No obstante, y a pesar de que se va a, este diario ha podido confirmar que se actualizarán algunas medidas para hacer frente a las técnicas más modernas empleadas por los grupos de ciberatacantes en la actualidad. Al igual que en las anteriores convocatorias de 2016 y 2017, se va a «mantener el mismo sistema de trabajo» para garantizar la transparencia de los resultados provisionales que, en opinión del centro, solo tienen «carácter informativo». Los expertos insisten en que es «imposible hackear» unas elecciones ni «retrasar respecto a sus plazos habituales», ya que este es un proceso manual y físico.

 

elecciones-voto-kg9--620x349@abc