Archivos por Etiqueta: twitter

Twitter, el rey de la información en tiempo real, cumple diez años.

De aquella herramienta que se podían enviar 140 caracteres queda, a día de hoy, más bien poco. Su fórmula de micromensajes se mantiene a día de hoy. Pero desde entonces muchas cosas han cambiado. Twitter, a quien se le valora haber inaugurado una nueva forma de consumir contenidos, sigue siendo un extraño animal dentro de la fauna tecnológica, que lucha condenuedo aumentar su audiencia y los ingresos. Y de aquel boceto dibujado en una hoja de papel en donde se soñaba con el éxito han pasado ya diez años.

Pionera en su causa, es el lugar donde confluye la información en tiempo real. Pero sus decisiones empresariales, muchas poco afortunadas, han propiciado que acumule numerosas miserias y que los triunfales cohetes se intercambien en dudas e incertidumbres. La red social se ha convertido en una herramienta indispensable para periodistas, activistas, celebridades y demás sujetos, pero aún no ha conseguido extenderse más allá de los reinos singulares de la «tuitocracia».

Escaso crecimiento de usuarios

Llega a este lunes a un aniversario un tanto agridulce. Con 320 millones de usuarios únicos en todo el mundo y 11 millones registrados solo en España, la red del pajarito azul sigue volando por libre a la espera, quizá, de ser la merienda de un ave rapaz. Lo intentó Facebook. Se rumoreó que Google le llegó a extender un cheque con varios ceros. Pero la plataforma, cuya valoración llegó incluso a establecerse en 10.000 millones de dólares, corre el riesgo de acabar el cajón de los olvidos.

No ayuda a alcanzar su objetivo las cifras de usuarios obtenidas en el último trimestre, en donde queda patente que su crecimiento es plano. Para entendernos, en Twitter, ahora, estamos los que somos y somos los que estamos. «Un logro ha sido conseguir en diez años que la mayoría de gente siga. Es muy difícil luchar contra Facebook, pero bueno, está ahí y poco a poco tiene que ir buscando su sitio, al menos desde el punto de vista empresarial», considera Iván Rodríguez, director de operaciones de la firma de análisis Pirendo. La compañía americana se enfrenta a numerosos retos y a una profunda crisis de identidad. «El problema de Twitter es que los empleados de Twitter no son tuiteros», lamenta este experto. «Se han tomado decisiones que no han sido las más acertadas».

Falta de un rumbo fijo

De su actual consejero delegado, Jack Dorsey, se le achaca el rol de «padre» de la criatura. Pero tuvo otros familiares. Biz Stone, Evan Williams y Noah Glass parieron la idea, pero se salieron del camino cuando la locomotora cogía velocidad. Y el rumbo sigue sin estar claro. «El gran problema de Twitter es que solo piensan en ganar dinero y se ha dado de lado al usuario. En Twitter faltan más evangelistas», insiste Rodríguez, convencido que la empresa no tiene un modelo de negocio definido desde el principio: «Más que crisis de identidad, lo que le pasa a Twitter es que no sabe quién es».

Defiende otra idea otro experto en estas lides. José Luis Orihuela, profesor en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra y autor de «Mundo Twitter», deja caer que la firma norteamericana ha perdido capacidad de reinventarse: «Desde su salida a bolsa en 2013, Twitter parece más preocupada por contentar a sus accionistas que por seguir innovando para sus usuarios. Aunque es un dilema clásico de las tecnológicas cotizadas, en Twitter se ha notado especialmente la disolución del liderazgo y la pérdida del impulso innovador».

A su juicio, «indudablemente, no tiene el atractivo de otras plataformas más intuitivas a las que, desgraciadamente quiso copiar, pero mantiene su inalterable función de sismógrafo social y de sistema de alerta temprana», añade Orihuela. «Twitter tiene problemas visibles y noticiables sobre todo porque cotiza en bolsa y por cómo funcionan los mercados, y que éstos reaccionan más a impulsos que a cosas más racionadas, aunque creo que en parte se lo han buscado», sugiere Javier Guembe, autor del libro «Twitter para Dummies» y emprendedor con la agencia de marketing onlineUniversoSM.

Controvertida política contra el acoso

Otro de los problemas que presenta Twitter tiene que ver con el ámbito legal: cualquier «tuitero» puede cometer ciertos delitos. Los más frecuentes, y que están tipificados en el Código Penal, son amenazas, injurias, revelación de secretos, calumnias o ciberacoso. Recientemente el juez Santiago Pedrazpropuso juzgar al concejal de Ahora Madrid, Guillermo Zapata, por un «tuit»publicado en 2012 y que podría tipificarse como delito de humillación a las víctimas del terrorismo. En 2014, otro usuario fue condenado a pagar 1.300 euros por por otro «tuit» injurioso contra la entonces delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. Son dos ejemplos, pero periodistas como Lara Siscar o humoristas como Eva Hache sufrieron en sus propias carnes la cara menos amable del anonimato.

«Twitter no es más que el medio en el que se llevan a cabo diferentes relaciones sociales y, como sucede en el mundo offline, pueden darse también situaciones que ciertas personas aprovechan para cometer delitos», explicaJoaquín Muñoz, abogado de Abanlex, especializado en Derecho Tecnológico. Este experto considera que no hay que perder la perspectiva de que, al final, Twitter es solo un medio más en el que se pueden o no cometer delitos, al igual que por email, WhatsApp o cara a cara. «Es cierto -puntualiza- que por la cantidad de usuarios o porque personajes públicos lo utilizan con frecuencia como canal de comunicación, en ocasiones puede darse mayor trascendencia, pero el delito cometido es el mismo que cuando se comete por otros medios no tecnológicos».

Por esta razón, todo «tuitero», y quienes hagan «retuits», deben actuar con responsabilidad y sentido común, sin aprovechar el anonimato que otorga la red. «Es una falsa percepción de los usuarios -puntualiza el experto- que piensan que por esconderse tras un pseudónimo están amparados para hacer lo que les venga en gana sin llegar a poder ser identificados». Y es que todo usuario de red microblogging tiene que vincular una cuenta de correo electrónico al darse de alta al mismo tiempo que queda registrada «la dirección IP desde la que se actualiza el perfil, lo que es en un alto porcentaje de los casos suficiente para poder identificar a los usuarios».

Las autoridades reclaman mayor colaboración con este tipo de proveedores de servicios de internet, que se escudan en su residencia habitualmente en EE.UU. para no contribuir con las investigaciones. «En general, los proveedores de internet son reacios de dar información de usuarios e IP de fuera del país de origen. Aquí se necesita velocidad y rapidez en las investigaciones. Hay operadores de servicios que no guardan los datos de ocho meses cuando igual una comisión rogatoria tarda un año», agrega el Teniente Coronel Juan Sotomayor, del departamento de Delitos Telemáticos de la UCO de la Guardia Civil.

Tanto Policía y Guardia Civil insisten en la necesidad de denunciar cuando un usuario es acosado a través de las redes sociales, como hizo en su momento Lara Siscar, víctima de acoso y humillación constante por parte de dos hombres, que llegaron a crear hasta 30 perfiles diferentes. Por suerte, fueron arrestados. Sin embargo, la presentadora aseguró: «Bloquear no sirve de nada cuando la cuenta es falsa. Crean otra a la misma velocidad. Y otra… y otra… y otra». El procedimiento legal ante la comisión de un posible delito es algo tedioso. «En primer lugar, es necesario constituir prueba, para lo que se obtendrá una captura certificada del tuit a través del que se haya cometido el delito», explica el abogado. «A continuación, en el caso de que el usuario sea anónimo, se presenta una denuncia y la Policía o Guardia Civil, previa obtención del mandato judicial solicitará a Twitter que identifique a la persona».

Aunque la compañía ha ido mejorando los mecanismos para controlar las conductas lesivas y, en la actualidad, el propio usuario puede bloquear y reportar perfiles en caso de detectar alguna conducta anómala o que pueda ser delictiva, Vijaya Gadde, consejera de Twitter, admitió en un un artículo publicado el pasado año en «The Washington Post», que habían «fracasado a veces» al intentar proteger a sus usuarios porque detectar casos de acoso no es fácil y cuando lo hacían, eran «inexcusablemente lentos». Aún así, insistía: «La seguridad no es un fin en sí mismo. Si no se aplican de forma reflexiva, las herramientas de seguridad pueden minar la libertad de Twitter tanto como el abuso».

Banalización de los mensajes

Tampoco hay que olvidar que se trata de una nueva herramienta de comunicación de muchos a muchos. «Es multidireccional», apunta Javier de Rivera, sociólogo especializado en redes sociales, quién alude a la particular estructura de Twitter para entender la vorágine informativa que en en ella se desarrolla y cómo se pueden crear infinidad de cuentas, contínuamente, dando lugar a un cierto descontrol, de la misma manera que es capaz de convertir en noticia algo que, de no existir Twitter, no lo sería.

El activismo y el matonismo en Twitter ha sido otra constante para dotarle de negativismo, aunque «conseguir unas ciertas dosis de activismo que genere ruido no se traduce necesariamente en la conducta de la gente», creeGonzalo Martín, socio fundador de la agencia de marketing digital Territorio Creativo. Porque otra de las críticas más feroces que se le hace a Twitter es promulgar una banalización de los mensajes hasta límites insospechados. Las campañas teledirigidas para desacreditar a instituciones o personas en particular ha provocado la espantada de usuarios como Elena Valenciano, Adele o la cantante de Russian Red. «Hay mucha basura, es cierto. Una persona está viendo un programa de televisión tonto y se pone a escribirlo», subraya Antonio Cambronero, autor de «Twitter (Manual Imprescindible)».

Y es que la clave de Twitter es generar opinión y los usuarios tienen que ser conscientes de que forman parte de una red con una dinámica muy concreta, «en la que se mueve una gran cantidad de información en la que lo atractivo es opinar, participar en un discurso y generar opinión», apunta de Rivera. Aunque Twitter podría ser un foro de encuentro, en el que se dieran discusiones reales, en el que los usuarios expresaron sus opiniones bajo un clima de tolerancia y respeto, en realidad no es así. «Es un medio es muy abierto en el que el usuario se siente frustrado porque no permite esa discusión real. Si no estás de acuerdo con alguien o algo, no hay espacio para explicarlo por lo que todo se canaliza hacia una polarización y enfrentamiento», indica.

Sin embargo, la excesiva importancia que se le concede a ser «Trending Topic» es fruto del tipo de «sociedad que rodea a Twitter», aclara el sociólogo. Aunque los medios de comunicación colaboran en la amplificación de todo lo que sucede en ella, la plataforma también es capaz de potenciar cualquier tema gracias a los «Trending Topic». «Es la otra manera con la que la que la propia red social pretende generar interés y le dice al usuario ‘eso es lo que tienes que leer’».

El «ruido» generalizado es un problema. «Pocos tuits relevantes. Sin embargo no están favoreciendo herramientas que ayuden a ver lo más relevante (hay una oficial que trajo mucha discusión recientemente pero no es personalizable al gusto del usuario), la gestión de listas, de usuarios, de favoritos… es muy tosca», argumenta Guembe.

31693233--620x349

Twitter cambia de estrategia para atraer a más usuarios.

Twitter busca atraer a más personas. De eso no hay duda. Las fórmulas que ha experimentado en los últimos tiempos no han logrado dar los frutos esperados. La solución pasa por otros mecanismos como tratar de meterle el gusanillo a las personas que aún no pertenecen a la comunidad por los motivos que sea, bien por desconocimiento o falta de interés.

Para ello, la firma de internet ha rediseñado su versión web móvil para mostrar más mensajes y observar las conversaciones más importantes sin la necesidad de entrar con las credenciales. La compañía norteamericana ha reconocido, no obstante, que hasta la fecha era difícil descubrir historias y conversaciones de lo que estaba sucediendo en la red de «microblog» sin la necesidad de acceder. Ahora, eso ha cambiado.

Dado que la penetración de los dispositivos móviles inteligentes es tan alta en muchos países como España (roza el 89% de participación), la estrategia pasa por convertirse en un escaparate en el que animar a entrar. «Funciona en tiempo real y procede directamente de la fuente, como ofrece la experiencia de Twitter para aquellos que son miembros», explica en un comunicado Paul Lambert, responsable de producto de Twitter.

El objetivo en primera instancia es conseguir que los usuarios se informen de una mejor forma pero, en consecuencia, detecten las virtudes de esta plataforma que cuenta con 320 millones de seguidores en todo el mundo. De esta forma, el usuario interesado en el desarrollo y ampliación de una información podría mostrar interés en convertirse en miembro.

Además, la página de inicio de Twitter en su versión para navegadores de ordenador tradicional también ha mejorado siguiendo esta misma fórmula. «Mira lo que sucede en este momento», asegura. «A partir de hoy, cualquier persona puede explorar y descubrir diferentes temas e historias que se producen, incluyendo algunos que adaptados a cada usuarios en función de su ubicación y la actividad en Twitter».

0RPA4542jpg--620x349

El Twitter chino (Weibo) quita la barrera de los 140 caracteres.

Sina Weibo, el equivalente chino a Twitter, anunció este miércoles que a partir del 28 de enero dejará de aplicar el límite de 140 caracteres por mensaje que tenía a semejanza de su rival estadounidense (que está bloqueado en el país).

El presidente de Sina Weibo, Wang Gaofei, confirmó esta decisión en su propia cuenta y en un momento en el que también se rumorea con la posibilidad de que Twitter abandone esa regla de los 140 caracteres. La plataforma tiene unos 200 millones de usuarios activos (frente a los 320 millones de Twitter), aunque la plataforma china ha caído algo en desuso en los últimos años debido al auge de WeChat, una aplicación vía móvil que combina servicios de mensajería con sus propios «microblogs» y tiene 650 millones de adeptos.

En idioma chino, muchas palabras tienen un sólo carácter y la mayoría son de únicamente dos o tres, por lo que los mensajes de Sina Weibo, pese a tener hasta ahora las mismas limitaciones de espacio que Twitter, podían transmitir mucha mayor información. El levantamiento del límite se aplicará a partir del día 28 a los usuarios más veteranos de Weibo, con carácter experimental, y un mes más tarde se beneficiarán de él todos los poseedores de cuentas en esa plataforma.

 Los rumores del fin de la regla de los 140 caracteres en Twitter han despertado intensos debates en ésa y otras redes sociales, aunque todavía no ha habido confirmación en ese sentido por parte de la firma.
weibo--620x349

 

Twitter estrena el servicio de vídeos en directo.

Twitter se ha propuesto contar la actualidad en todos los formatos. A través de la inmediatez de los 140 caracteres tradicionales, pero también con imágenes y vídeos. Los directos eran hasta ahora el único punto que no cubrían de manera nativa. La compra de Periscope hace casi un año ha servido para dotar a la red social de esta opción. Los usuarios de Twitter podrán ver los vídeos directamente incrustados en el flujo de tuits, sin tener que salir de la aplicación.

Periscope, una comunidad de actividad notable con un perfil muy diverso, amplía su base de usuarios potenciales con los 320 millones de cuentas activas en Twitter. Desde su nacimiento, cuenta con más de 10 millones de miembros, que han creado más de 100 millones de directos. En España lo ha usado el Diario AS para cubrir la despedida de Iker Casillas, por ejemplo.

En principio, se estrena en iOS, es decir iPhone e iPad, un movimiento cada vez menos común en el sector. Si hace unos años la primacía de Apple era incontestable, las últimas tendencias apuntan a Android, por su mayor difusión fuera de Estados Unidos. La decisión puede estar apoyada, en parte, porque Apple destacó Periscope como la mejor aplicación de 2015.

El funcionamiento será sencillo. Al tocar sobre la imagen generada a partir del enlace, el contenido de vídeo en tiempo real pasará a ocupar toda la pantalla, con los comentarios y corazones habituales. Las vistas de Twitter contarán dentro del marcador de la retransmisión como hasta ahora hacían las que eran solo de Periscope. Al margen de los comentarios internos de Periscope, o los ya míticos corazones de apoyo al emisor, Twitter ha integrado sus fórmulas de participación habituales: retuits, contestaciones, me gusta…

La vuelta como consejero delegado de Jack Dorsey, cofundador de Twitter, ha demostrado una clara apuesta por el contenido. Aunque inicialmente estuvo rodeado de polémica por despedir al 30% de la plantilla, ha optado por mejorar las deterioradas relaciones con desarrolladores externos que construyen en su plataforma, así como sacar más partido de lo que sucede dentro de Twitter.

Moments obedece a esta idea, con colecciones de tuits basadas en temas y presentadas en forma de galería multimedia. La integración con Periscope no solo pretende aumentar el tiempo dentro del servicio, sino también su capacidad de fidelización y consumo de vídeo online, dos apartados que dominan Facebook y YouTube respectivamente.

A pesar de estos esfuerzos, el precio de la acción no ha acompañado la aprobación que están dando los usuario a Dorsey. Los accionistas consideran una distracción que siga llevando simultáneamente las riendas de Square, dedicada a los pagos onlines, y Twitter. Los títulos del pájaro azul cotizan por debajo de 24 dólares. El pasado viernes registró un mínimo histórico, por debajo de 20. A comienzos de febrero la red social desvelará los ingresos y resultados del último trimestre.

1452599735_231626_1452600430_noticia_normal

«Piensa dos veces antes de publicar»; la importancia del uso de la redes sociales.

«Piensa dos veces antes de publicar. Lo que cuelgas ya no se borra». Es el mensaje que lanza el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incide) en España, a través de su subdirector de Operaciones, Marcos Gómez, en conversación con ABC. El consejo no debe caer en saco roto, toda vez que los datos del Instituto, que gestiona la Oficina de Seguridad del Internauta, dan cuenta ya de que más de un 5% y hasta un 10% de los jóvenes de 16 a 34 años en España pierden una oportunidad de trabajo por el mal uso que hacen de las redes sociales. Les pasan factura las fiestas con amigos, y las numerosas fotos que cuelgan en situación de embriaguez, por poner un ejemplo, o sus comentarios ofensivos y su mala educación.

«Al final, todos somos esclavos de nuestras palabras. Uno siempre publica lo que quiere sin pensar en que puede tener consecuencias, pero hay que ser conscientes de los riesgos que conlleva», dice a su vez Esteban Mucientes, vicepresidente de la Asociación Española de responsables de Comunidades OnLine (Aerco).

El último caso de alguien a quien su identidad digital le ha jugado una mala pasada es el de Sergi Guardiola, un jugador de fútbol fichado y fulminado para la plantilla del Barcelona B en apenas ocho horas. El joven de Manacor pidió ayer disculpas a Cataluña y al Barça por haber herido su sensibilidad después de que «un amigo» –se escudó– usase su cuenta personal en la red de micromensajes Twitter para publicar unos comentarios nada apropiados que a la postre le han servido la rescisión de un contrato. Fue un compañero, Toni Alcóver, según su versión, quien grabó en el año 2013 en su «timeline» o cadena de mensajes publicados unos comentarios en contra del que ha resultado ser su club contratante en 2015 y alabando al eterno rival. Fuere quien fuere, el perfil era suyo. Expertos como Mucientes recomiendan tener presencia digital, al tiempo que manejan las redes con responsabilidad y sentido común, sin aprovechar el anonimato que otorga internet. Los especialistas siempre ponen un ejemplo muy sencillo: no publiques en la Red aquello que no serías capaz de decir en alto al destinatario.

«Yo no fui, fue mi cuenta»

«Yo no puse ese tuit que ha aparecido ahora», argumenta el delantero que pertenecía al Alcorcón, a lo que Gómez, desde el Instituto que vela por las buenas prácticas en las redes, responde: «El caso es más común de lo que parece. Las empresas ya rastrean el perfilado del empleado o futuro empleado, se ha convertido ya en un factor más de información de la persona. Y se debe pensar en qué se publica con una visión a futuro». El asidero de Guardiola, dueño del perfil que emitió los tuits no se sostiene cuando, a renglón seguido, dice: «Si sé que lo he puesto y vengo al Barça, soy el primero en borrarlo. Como está en mi Twitter y afecta a mi persona pido disculpas».

El usuario de la red de microblogging dispone de entre uno y dos años para borrar sus mensajes emitidos. Si no, solo una demanda del usuario a la empresa obliga a la red social (desde hace poco tiempo y en base a la legislación europea) a emitir el borrado, explica Marcos Gómez, quien detalla que en el caso de Facebook un perfil se borra en seis semanas y expide una copia de seguridad con toda la información que contiene a quien haya solicitado el borrado. Guardiola debería haber pedido ese borrado si quería jugar en la entidad azulgrana.

Además, Incide y Aerco alertan de que borrar un tuit tampoco es la mejor solución, porque «una captura que circula por redes, o WhatsApp, va a permanecer. El mejor consejo es detenerse dos segundos antes de publicar, sobre todo si eres un rostro público». Mucientes, por su parte, concita: «No conviene eliminar el tuit. Cuanto te pones en el foco y quieres evitar dejar rastro, lo tienes difícil. Todos tenemos nuestra cuenta llena de errores. Cuando se comete un error, la solución es actuar con responsabilidad, pedir disculpas y seguir». Así obró en 2012 la dirigente socialista Elena Valenciano tras publicar durante el encuentro España-Francia de la Europa un comentario soez contra la «fealdad» de Ribery. Retractarse forja una identidad digital «saludable», aduce Gómez, lo que lleva al punto de inicio: las empresas no solo despiden por la «huella» digital, también «cazan talentos» debido a ella.

twitter--620x349