Archivos por Etiqueta: usuarios

El futuro de Twitter pasa por centrarse en los usuarios monetizables.

No ha sido fácil para una red social con perfil marcado como Twitter sacudirse muchos de sus problemas comunes, los «bots» y «trolls» que inundan su plataforma. Tampoco es que lo haya saneado al completo, pero todos sus pasos recientes han sido hacia esa dirección, la supervivencia de su comunidad. El servicio, como una versión alternativa de «Fornite», se ha adentrado en una senda de crecimiento lenta pero progresiva: ahora cuenta con 330 millones de usuarios activos de media.

Un dato que, sin embargo, supone un descenso del 1,78% anual, por encima de los 321 millones a cierre de 2018. La red de micromensajes ha sumado unos 9 millones de usuarios activos mensuales en comparación con el trimestre anterior, según losresultados económicos presentados este martes relativos al primer trimestre del año.

Es cierto, en efecto, que la compañía venía de sufrir un tropezón -perdió 5 millones de usuarios el trimestre anterior como consecuencia de una «limpieza», pero vuelve a manifestar un interés creciente en acceder a su comunidad. Todavía, sin embargo, se queda lejos de los 336 millones de usuarios obtenidos a principio de año.

En un cambio de guión, Twitter ha decidido modificar la comunicación de sus resultados: a partir de ahora solo expondrá públicamente los usuarios diarios que considera «monetizables». Un nuevo referente frente a los usuarios «planos» y «paracaídistas», es decir, aquellos que solo estaban registrados en su base de datos.

Con la nueva estrategia, la compañía se centrará en los usuarios que «se registran y acceden cualquier día a través de la página web o las aplicaciones de Twitter que permiten mostrar anuncios». Esta cifra fue de 134 millones en el primer trimestreun 11,6% más frente a los 120 millones del año pasado. Esta es la clave de su negocio a partir de ahora.

El objetivo, ahora, es apostar por el usuario recurrente. Pero, para ello, necesita acometer una serie de reformas. Su prioridad es «reducir el abuso y sus efectos», según las intenciones del consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey, que en un comunicado aseguró que la red social está reduciendo «más del doble» los mensajes que comparten información personal.

Las redes sociales están sometidas a una gran presión de cara a «vigilar» el contenido con mayor relevancia. Unas reclamaciones que vienen después de los continuos escándalos sobre privacidad, los discursos de odio, la benevolencia en las campañas electorales y los comentarios tóxicos. Con todo, Twitter estima que en el segundo trimestre, cuyos datos se publicarán en julio, la facturación se situará en una horquilla de entre 770 y 830 millones de dólares, con un beneficio operativo de entre 35 y 70 millones.

 

20190424_Twitter_ABC-U30835232952PHG--620x349@abc

Los usuarios bloqueados de Twitter podrán explicarse con el nuevo mecanismo habilitado en la app

La plataforma de «microblogging» Twitter ha introducido un nuevo mecanismo para que los usuarios que han sido bloqueados proporcionen explicaciones, y que por primera vez se sitúa dentro de la propia aplicación de Twitter.

Así lo ha anunciado la cuenta de seguridad de Twitter, que ha explicado que la llegada de la nueva función se debe a que «en ocasiones no tenemos el contexto completo y podemos cometer errores» a la hora de aplicar sus políticas de contenido.

La nueva función, que se ubica por primera vez en la «app» de Twitter, muestra a los usuarios las publicaciones con contenido inadecuado que han provocado el bloqueo de su cuenta y la política que vulneran, y les proporciona herramientas para restituirlas como eliminar estos «posts».

Según recoge la aplicación de Twitter, es posible eliminar estos tuits durante un plazo de 14 días, tras lo cual se muestra desde el perfil del usuario un mensaje recogiendo que la publicación se ha eliminado por vulnerar las políticas de la plataforma.

¿Qué aceptamos exactamente cuando usamos WhatsApp?

Cuando los usuarios utilizan un servicio digital es necesario, en la mayoría de ocasiones, aceptar una serie de términos de uso y políticas de uso de la plataforma. Por regla general, la mayoría los acepta sin pestañear, lo que puede derivar en problemas serios. Se paga el pato por estar a la última pero luego llegan los quebraderos de cabeza cuando se quiere reclamar algo. Y con WhatsApp, aunque parezca una aplicación inofensiva, tiene bastante peligro.

Por lo pronto, esta conocida «app» pertenece a Facebook, la multinacional norteamericana. Aunque la firma se ha comprometido ante las autoridades europeas a no transferir datos entre ambos servicios existe una sombra de sospecha acerca de las posibles líneas rojas que atravisean. Aún así, el uso de WhatsApp contempla entre sus términos de uso una letra pequeña que se asume y que, tal vez, no se tiene en cuenta. El asunto está en que se renuncia a ciertas potestades.

Los expertos insisten en la necesidad de revisar con antelación las cláusulas que se aceptan, pero no siempre ocurre. El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que entró en vigor en mayo, es una norma más garantista que la anterior y establece la necesidad de que las empresas tecnológicas que tratan datos personales deban informar debidamente a los usuarios qué va a hacer con su información. Aunque hay otros sucesos que pueden derivar, por ejemplo, en un cierre dela cuenta.

Según los expertos, WhatsApp tiene la potestad de cancelarle la cuenta a un usuario si miente o utiliza su perfil para fines propagandísticos. «Estamos acostumbrados a aceptar las condiciones de servicio de las empresas sin ser conscientes de que suscribimos un contrato, del que no solemos guardar copia y que regula nuestras obligaciones y derechos a la hora de usar el servicio o exigir compensaciones», explica en un comunicado Fernando Ruiz-Beato, de RB Ruiz Beato Abogados, firma especializada en derecho. «Los padres no son conscientes de las implicaciones legales de unos términos de servicios que se actualizan de forma regular y que suelen establecer unos límites mínimos de edad para su uso», añade.

Como mínimo 16 años

La «app», que alberga a más de 1.500 millones de usuarios en todo el mundo, recoge en sus políticas de uso -modificadas por cierto con la llegada del RGPD- que los usuarios que residen en un país de Europa, deben tener al menos 16 años de edad para usar los servicios o la mayoría de edad que se requiera en el país para registrarse. Algo que, luego, en la práctica no se produce y muchos usuarios mienten.

Nada de mentir

Tampoco, en teoría, se puede usar el servicio, entre otras muchas formas, de modo que «impliquen la publicación de falsedades, declaraciones erróneas o afirmaciones engañosas» o se hagan pasar por otra persona. «Dicho uso puede ser motivo para la cancelación de la cuenta, así que piénseselo dos veces antes de mentir por WhatsApp», recuerdan los expertos.

«No debes, de manera directa o indirecta, o por medios automatizados o de otro tipo, acceder, usar, copiar, adaptar, modificar, crear obras derivadas de nuestros Servicios, ni distribuir, licenciar, sublicenciar, transferir, mostrar, ejecutar o explotar de otro modo nuestros servicios de maneras inadmisibles o no autorizadas, o de formas que nos afecten, perjudiquen o dañen a nosotros a nuestros sistemas, a nuestros usuarios o a otras personas», informa la compañía.

Nada de ir a juicio

WhatsApp, en sus términos de uso, recoge también que aceptando las cláusulas en teoría no se debería tener derecho a demanda en un juzgado. «Aceptas librar a WhatsApp de toda obligación, daño, indemnización, pérdida y gasto de cualquier tipo», recoge la plataforma.

¿Cargos e impuestos?

La «app» esconde algunas cláusulas para cubrirse las espaldas. Están relacionadas con ciertos pagos y cobros del uso del servicio. «Tú eres responsable por los costes del plan de datos de tu operador de telefonía móvil, planes de datos, así como de las demás tarifas e impuestos asociados con el uso de nuestros servicios», recoge el texto.

Notificaciones cuando quieran

En teoría, los usuarios deben proporcionar ciertos dispositivos, software y conexiones de datos que la compañía promete que no proporciona a nadie. Sí se acepta descargar e instalar las actualizaciones, ya sea de forma manual o automática. Pero, en cambio, se asume que le enviarán notificaciones por medio de WhatsApp cada cierto tiempo «según sea necesario».

48791784-kM4B--620x349@abc

¿Nuevo hackeo en Facebook?. 120 millones de datos de usuarios puestos a la venta

Un grupo de cibercriminales ha puesto a la venta un paquete con los datos personales de 120 millones de cuentas de usuarios en la red social Facebook, a un precio de 10 centavos de dólar cada una, que entre otra información contendría mensajes privados de los afectados.

Los cibercriminales implicados han puesto a la venta datos de cuentas de Facebook por un precio de unos 10 centavos de dólar (8,75 céntimos de euro) de cada una -aunque el anuncio parece que ha sido retirado-, y los usuarios afectados proceden mayoritariamente de Rusia y Ucrania. Así lo han admitido los propios «hackers», establecidos precisamente en Rusia, como ha recogido el servicio ruso de BBC.

Los piratas informáticos han asegurado haber obtenido acceso a los datos de usuarios a través de extensiones maliciosas de navegadores de internet, como Chrome, Opera y Firefox, así como de extensiones de terceros. Como han explicado al medio citado su base de datos comprende 120 millones de cuentas en todo el mundo, 2,7 millones de ellos de Rusia, aunque la cifra exacta se ha puesto en entredicho.

Este «hackeo» no estaría relacionado con la filtración de datos de Cambridge Analytica, según los propios ciberdelincuentes. El anuncio apareció en septiembre, momento en que la compañía de ciberseguridad Digital Shadows inició la investigación que recoge BBC. La investigación mostró que la base de datos de los cribercriminales contenía mensajes privados pertenecientes a más de 81.000 usuarios de Facebook. El medio citado incluso llegó a contactar con algunos de los usuarios afectados, quienes reconocieron como suyos esos mensajes.

Asimismo, se han encontrado registros de otros datos pertenecientes a 176.000 perfiles más de Facebook, como direcciones de correo electrónico y números de teléfono, que podrían haberse robado de usuarios que no habían protegido sus cuentas. Por su parte, Facebook ha asegurado al citado medio que no se trata de un fallo de seguridad en la plataforma, y que ya ha reclamado a las autoridades la retirada de los sitios que albergan los datos robados. No ha trascendido la identidad de las posibles extensiones maliciosas, pero la compañía ha indicado que ya ha advertido sobre ellas a las plataformas de software.

0JPV4803jpg-kAcE--620x349@abc

Los escándalos de Facebook empiezan a pasarle factura

Y de repente Zuckerberg despertó de su sueño: su criatura más adorada, Facebook, está aletargada y no marcha como desearía. Aunque todo su entramado sigue generando importantes ingresos económicos, la red social por antonomasia empiezaa dar muestras de desaceleración. Su éxito no iba a durar para siempre. Tras catorce años de existencia, otros de sus servicios como Instagram ya se vislumbran como su futuro más ambicioso.

Facebook se encuentra sumida en una profunda crisis de confianza, pero todo podía haber pasado de largo si los resultados registrados el anterior trimestre hubiesen sido más oportunos. Por primera vez, la red social ha perdido interés en Europa, uno de sus principales mercados. En los últimos tres meses se han desconectado más de 3 millones de usuarios activos diarios.

Un dato preocupante que coincide con dos momentos: el escándalo de Cambridge Analytica que ha puesto en cuestionamiento su seguridad y, por otro lado, la entrada en vigor de las nuevas leyes europeas de privacidad, el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD o GDPR por sus siglas en inglés). Tampoco ha podido sacar pecho en su principal territorio, Estados Unidos, donde el crecimiento plano se ha asentado definitivamente en sus balances.

En cómputos globales, Facebook ha obtenido unos 2.230 millones de usuarios activos mensuales al final del segundo trimestre.Los analistas predijeron unos 2.225 millones de usuarios en este caso, lo que se ha traducido en una caída de la valoración bursátil: ha perdido casi la cuarta parte de su valor tras la presentación de resultados.

Estas cifran muestran, una vez más, signos de desaceleración: los usuarios mensuales crecieron un 1,54% entre el primer y segundo trimestre, pero si lo comparamos con trimestres anteriores el dato era superior, un 3,14%. Sin embargo, y de cara a apoyarse den datos más optimistas, la multinacional norteamericana ha desvelado una serie de cifras que ha mantenido en secreto: asegura que más de 2.500 millones de personas utiliza, al menos, uno de sus servicios, ya sea WhatsApp, Instagram, Messenger o la propia red social.

Todo ello coincide con un cambio de hábito entre los consumidores que buscan, sobre todo los usuarios más jóvenes, servicios adaptados al teléfono móvil y herramientas de comunicación rápidas. Para muchos adolescentes, de hecho, Facebook es algo antiguo, por lo que han empezado a desconectar de esta plataforma que ha venido acumulando un gran poder en los últimos años.

Beneficios al alza

Facebook sigue siendo, pese a todo, una verdadera máquina de hacer dinero: su beneficio, sin embargo, subió un 45 % hasta los 10.093 millones de dólares, pero en el que también dejaron sombras los escándalos que han afectado a la red social en los últimos meses. Los datos semestrales arrojaron señales positivas sobre su fortaleza, ya que, al notable crecimiento del beneficio neto de los últimos seis meses, hay que añadir que los ingresos hasta junio crecieron un 45,2% y alcanzaron los 25.197 millones de dólares. El beneficio operativo de la compañía en los primeros seis meses de 2018 se situó en 11.313 millones de dólares, por encima de los 7.729 millones del mismo periodo del año anterior.

 

1408641811-k0TD--620x349@abc