Archivos por Etiqueta: usuarios

Los datos de localización de tu web podrán ser eliminados de forma automática según ha anunciado Google.

Google acaba de hacer un anuncio que los usuarios llevan tiempo demandando. Se trata de la puesta en marcha de «controles de eliminación automática» para que cualquiera pueda eliminar su historial de ubicación y datos de actividad.

De momento, se desconoce con exactitud cuáles van a ser esas herramientas pero los de Mountain View ya han anunciado en su blogque «estarán disponibles en las próximas semanas».

Los controles de actividad de las cuentas de Google permiten al usuario activar o pausar la recopilación de datos sobre la localización o la actividad, tanto en web como en la aplicación.

La información recopilada y guardada, como explican desde Google, se emplea para «hacer que nuestros productos sean útiles para todos», explica Google. Una afirmación relativa ya que si bien, por una parte, la compañía puede sugerir al usuario un restaurante porque sabe dónde está, por otro, supone una intromisión de la privacidad muy poco deseada. Además, Google también almacena toda la información del historial de YouTube, de los comandos de voz y del dispositivo móvil.

De momento, estos controles se gestionan de forma manual, es decir, el usuario tiene que activarlos o pausarlos, y algunos casos incluso tiene que eliminar la información almacenada de forma manual. Para ello, hay que seguir la ruta:

1. Configuración

2. Privacidad

3. Borrar datos de navegación.

Existe la opción también de eliminar todo el historial desde myactivity.google.com.

«Trabajamos para mantener los datos privados y seguros, y hemos escuchado los comentarios de que necesitamos proporcionar formas más simples para que los usuarios los administre o elimine», informa la compañía.

Por tanto, a las opciones ya tradicionales, se le sumarán los nuevos controles de autoeliminación, que permitirán al usuario establecer el tiempo que quiera que sus datos de actividad se guarden: 3 o 18 meses. Los datos anteriores a ese periodo se eliminarán automáticamente.

«Estos controles se incluirán primero en Historial de localización y Actividad web y de aplicaciones, y se implementarán en las próximas semanas», informa la compañía.

google-1-kdwF--940x529@abc

La privacidad se convierte en el centro de la futura estrategia de Facebook.

El congreso para desarrolladores deFacebook, F8, ha arrancado este martes en San José, California. Es uno de los eventos más esperados debido a las últimas noticias que han rodeado a la red de redes sobre los millones de datos de usuarios extraídos y sin protección. Esta es la razón por la que la presentación y la conferencia ha girado entorno a la privacidad con el título «Visión centrada en la privacidad». El propio Mark Zuckerberg ha reconocido que la empresa no está pasando por los mejores momentos y que tienen que cambiar completamente. Se trata de la transformación más profunda en los últimos cinco años.

Zuckerberg ha afirmado que el futuro uso de las redes sociales es privado y que estas van a evolucionar al equivalente del salón de casa, es decir, un grupo pequeño y privado. Esta nueva visión centrada en la privacidad se sustenta en seis aspectos que Facebook quiere potenciar: las interacciones privadas, encriptación, reducción del tiempo de permanencia del contenido, seguridad, interoperabilidad entre Instagram, Facebook y WhatsApp y seguridad en el almacenamiento de datos, independientemente del país.

Por esa razón, las grandes actualizaciones de los productos de Facebook han girado en torno a los grupos, Messenger y la video conferencia.

La nueva versión de Messenger ha sido creada desde cero, hasta lograr que sea el doble de rápida y ocupe siete veces menos espacio que otras aplicaciones de mensajería. La video conferencia de Facebook Mssenger ha mejorado considerablemente para sus 2.000 millones de usuarios que también serán capaces de ver juntos contenido audiovisual.

El «dating» llega a Facebook

Facebook y Messenger también se renuevan en diseño y potenciará el uso de de los grupos, que podremos empezar a ver a partir de este martes. Los grupos se situarán a nivel de importancia a los amigos, es decir, el contenido publicado en grupos cobrará más protagonismo en nuestra cuenta de Facebook, al mismo nivel que tienen los amigos ahora mismo.

También veremos en los próximos meses dos nuevas funcionalidades de citas, Facebook Dating, similar a Tinder, y Secret Crush, donde puedes crear un listado de «flechazos» en Facebook, y si la otra persona te corresponde, les pone en contacto. Para conocer gente con aficiones similares, podremos usar una nueva utilidad llamada «Meet new friends» o «Conocer nuevos amigos».

WhatsApp e Instagram

WhatsApp, por su parte, recibe pocos cambios, además de la transferencia de dinero a través de la plataforma de mensajería, que ya se está probando en la India. Mientras, Instagram potencia la compra desde su plataforma como ya vimos hace unos meses con compra directa desde la aplicación, pero ahora también se podrán comprar productos a través de los creadores.

Algo que ya se conocía era la existencia en pruebas de cuentas con «Me gusta» privados para eliminar la presión que sufren los usuarios de Instagram de lograr « likes» en vez de centrarse en compartir. Pero no se ha confirmado si quedará en una mera prueba.

Y por supuesto, Oculus. Como se esperaba crece en su familia de productos con Oculus Rift S, unas potentes gafas de realidad virtual diseñadas para ofrecer la mejor experiencia en videojuegos, y Oculus Quest ideadas para jugar pero sin necesidad de estar conectadas al ordenador, dejando a las Oculus Go para el consumo de contenido multimedia.

Nos se esperan muchos cambios más en el ecosistema de Facebook, después de una conferencia donde la palabra privacidad se ha mencionado miles de veces con una clara intención de enmendar sus problemas tras el escándalo de « Cambridge Analytica».

zuckerberg-1-kQKC--620x349@abc

El futuro de Twitter pasa por centrarse en los usuarios monetizables.

No ha sido fácil para una red social con perfil marcado como Twitter sacudirse muchos de sus problemas comunes, los «bots» y «trolls» que inundan su plataforma. Tampoco es que lo haya saneado al completo, pero todos sus pasos recientes han sido hacia esa dirección, la supervivencia de su comunidad. El servicio, como una versión alternativa de «Fornite», se ha adentrado en una senda de crecimiento lenta pero progresiva: ahora cuenta con 330 millones de usuarios activos de media.

Un dato que, sin embargo, supone un descenso del 1,78% anual, por encima de los 321 millones a cierre de 2018. La red de micromensajes ha sumado unos 9 millones de usuarios activos mensuales en comparación con el trimestre anterior, según losresultados económicos presentados este martes relativos al primer trimestre del año.

Es cierto, en efecto, que la compañía venía de sufrir un tropezón -perdió 5 millones de usuarios el trimestre anterior como consecuencia de una «limpieza», pero vuelve a manifestar un interés creciente en acceder a su comunidad. Todavía, sin embargo, se queda lejos de los 336 millones de usuarios obtenidos a principio de año.

En un cambio de guión, Twitter ha decidido modificar la comunicación de sus resultados: a partir de ahora solo expondrá públicamente los usuarios diarios que considera «monetizables». Un nuevo referente frente a los usuarios «planos» y «paracaídistas», es decir, aquellos que solo estaban registrados en su base de datos.

Con la nueva estrategia, la compañía se centrará en los usuarios que «se registran y acceden cualquier día a través de la página web o las aplicaciones de Twitter que permiten mostrar anuncios». Esta cifra fue de 134 millones en el primer trimestreun 11,6% más frente a los 120 millones del año pasado. Esta es la clave de su negocio a partir de ahora.

El objetivo, ahora, es apostar por el usuario recurrente. Pero, para ello, necesita acometer una serie de reformas. Su prioridad es «reducir el abuso y sus efectos», según las intenciones del consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey, que en un comunicado aseguró que la red social está reduciendo «más del doble» los mensajes que comparten información personal.

Las redes sociales están sometidas a una gran presión de cara a «vigilar» el contenido con mayor relevancia. Unas reclamaciones que vienen después de los continuos escándalos sobre privacidad, los discursos de odio, la benevolencia en las campañas electorales y los comentarios tóxicos. Con todo, Twitter estima que en el segundo trimestre, cuyos datos se publicarán en julio, la facturación se situará en una horquilla de entre 770 y 830 millones de dólares, con un beneficio operativo de entre 35 y 70 millones.

 

20190424_Twitter_ABC-U30835232952PHG--620x349@abc

Los usuarios bloqueados de Twitter podrán explicarse con el nuevo mecanismo habilitado en la app

La plataforma de «microblogging» Twitter ha introducido un nuevo mecanismo para que los usuarios que han sido bloqueados proporcionen explicaciones, y que por primera vez se sitúa dentro de la propia aplicación de Twitter.

Así lo ha anunciado la cuenta de seguridad de Twitter, que ha explicado que la llegada de la nueva función se debe a que «en ocasiones no tenemos el contexto completo y podemos cometer errores» a la hora de aplicar sus políticas de contenido.

La nueva función, que se ubica por primera vez en la «app» de Twitter, muestra a los usuarios las publicaciones con contenido inadecuado que han provocado el bloqueo de su cuenta y la política que vulneran, y les proporciona herramientas para restituirlas como eliminar estos «posts».

Según recoge la aplicación de Twitter, es posible eliminar estos tuits durante un plazo de 14 días, tras lo cual se muestra desde el perfil del usuario un mensaje recogiendo que la publicación se ha eliminado por vulnerar las políticas de la plataforma.

¿Qué aceptamos exactamente cuando usamos WhatsApp?

Cuando los usuarios utilizan un servicio digital es necesario, en la mayoría de ocasiones, aceptar una serie de términos de uso y políticas de uso de la plataforma. Por regla general, la mayoría los acepta sin pestañear, lo que puede derivar en problemas serios. Se paga el pato por estar a la última pero luego llegan los quebraderos de cabeza cuando se quiere reclamar algo. Y con WhatsApp, aunque parezca una aplicación inofensiva, tiene bastante peligro.

Por lo pronto, esta conocida «app» pertenece a Facebook, la multinacional norteamericana. Aunque la firma se ha comprometido ante las autoridades europeas a no transferir datos entre ambos servicios existe una sombra de sospecha acerca de las posibles líneas rojas que atravisean. Aún así, el uso de WhatsApp contempla entre sus términos de uso una letra pequeña que se asume y que, tal vez, no se tiene en cuenta. El asunto está en que se renuncia a ciertas potestades.

Los expertos insisten en la necesidad de revisar con antelación las cláusulas que se aceptan, pero no siempre ocurre. El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que entró en vigor en mayo, es una norma más garantista que la anterior y establece la necesidad de que las empresas tecnológicas que tratan datos personales deban informar debidamente a los usuarios qué va a hacer con su información. Aunque hay otros sucesos que pueden derivar, por ejemplo, en un cierre dela cuenta.

Según los expertos, WhatsApp tiene la potestad de cancelarle la cuenta a un usuario si miente o utiliza su perfil para fines propagandísticos. «Estamos acostumbrados a aceptar las condiciones de servicio de las empresas sin ser conscientes de que suscribimos un contrato, del que no solemos guardar copia y que regula nuestras obligaciones y derechos a la hora de usar el servicio o exigir compensaciones», explica en un comunicado Fernando Ruiz-Beato, de RB Ruiz Beato Abogados, firma especializada en derecho. «Los padres no son conscientes de las implicaciones legales de unos términos de servicios que se actualizan de forma regular y que suelen establecer unos límites mínimos de edad para su uso», añade.

Como mínimo 16 años

La «app», que alberga a más de 1.500 millones de usuarios en todo el mundo, recoge en sus políticas de uso -modificadas por cierto con la llegada del RGPD- que los usuarios que residen en un país de Europa, deben tener al menos 16 años de edad para usar los servicios o la mayoría de edad que se requiera en el país para registrarse. Algo que, luego, en la práctica no se produce y muchos usuarios mienten.

Nada de mentir

Tampoco, en teoría, se puede usar el servicio, entre otras muchas formas, de modo que «impliquen la publicación de falsedades, declaraciones erróneas o afirmaciones engañosas» o se hagan pasar por otra persona. «Dicho uso puede ser motivo para la cancelación de la cuenta, así que piénseselo dos veces antes de mentir por WhatsApp», recuerdan los expertos.

«No debes, de manera directa o indirecta, o por medios automatizados o de otro tipo, acceder, usar, copiar, adaptar, modificar, crear obras derivadas de nuestros Servicios, ni distribuir, licenciar, sublicenciar, transferir, mostrar, ejecutar o explotar de otro modo nuestros servicios de maneras inadmisibles o no autorizadas, o de formas que nos afecten, perjudiquen o dañen a nosotros a nuestros sistemas, a nuestros usuarios o a otras personas», informa la compañía.

Nada de ir a juicio

WhatsApp, en sus términos de uso, recoge también que aceptando las cláusulas en teoría no se debería tener derecho a demanda en un juzgado. «Aceptas librar a WhatsApp de toda obligación, daño, indemnización, pérdida y gasto de cualquier tipo», recoge la plataforma.

¿Cargos e impuestos?

La «app» esconde algunas cláusulas para cubrirse las espaldas. Están relacionadas con ciertos pagos y cobros del uso del servicio. «Tú eres responsable por los costes del plan de datos de tu operador de telefonía móvil, planes de datos, así como de las demás tarifas e impuestos asociados con el uso de nuestros servicios», recoge el texto.

Notificaciones cuando quieran

En teoría, los usuarios deben proporcionar ciertos dispositivos, software y conexiones de datos que la compañía promete que no proporciona a nadie. Sí se acepta descargar e instalar las actualizaciones, ya sea de forma manual o automática. Pero, en cambio, se asume que le enviarán notificaciones por medio de WhatsApp cada cierto tiempo «según sea necesario».

48791784-kM4B--620x349@abc