Archivos por Etiqueta: virus

El virus que suplanta al FBI y te amenaza por consumir pornografía

La empresa de ciberseguridad Check Point ha alertado sobre la reaparición de Black Rose Lucy, una herramienta que permite a los ciberdelincuentes descargar el virus infomático que se quiera en el dispositivo de la víctima. Su origen es ruso yfue visto en la red por primera vez a finales de 2018. La nueva variante, de la que ya se han descubierto más de 80 muestras, está presente en aplicaciones de video dentro del entorno Android.

«Black Rose Lucy viene empaquetado en una aplicación maliciosa que el usuario descarga desde tiendas de Android diferentes de Google Play Store. Se trata de un “malware” como servicio, esto implica que es una herramienta a través de la que se propaga virus informático. Lo venden unos ciberdelincuentes rusos para que cualquiera que los contrate pueda utilizarlo. Se ha construido como un servicio de alquiler para desplegar el software malicioso que se quiera», explica a ABC Eusebio Nieva, director de Check Point en España y Portugal.

El experto destaca, a su vez, que Black Rose Lucy cuenta con dos partes. La primera es una consola de gestión que permite controlar el despliegue del virus informático entre las víctimas. La segunda es la parte destinada a infectar el dispositivo. En una de las muestras detectadas por Check Point, la herramienta es empleada para encriptar los archivos que hay en el dispositivo afectado mediante el empleo de un virus de tipo «ransomware», pensado para secuestrar información. Tras esto, se muestra un mensaje en la pantalla en el que se suplanta al FBI estadounidense con el claro objetivo de asustar al usuario.

«Actualmente vemos una evolución en el «ransomware». El «malware» móvil es más sofisticado, y los cibercriminales aprenden cada vez más rápido al aprovechar su experiencia en campañas anteriores. Un claro ejemplo es el uso del FBI como táctica de intimidación», explica en un comunicado Aviran Hazum, director de investigación de amenazas móviles en Check Point.

En el texto que acompaña al mensaje se acusa a la víctima de contener pornografía en su dispositivo. A su vez, se expresa que sus datos han sido incorporados a Centro de Datos del Departamento de Delitos Cibernéticos del FBI, junto con una lista de los delitos que el usuario, supuestamente, ha cometido. Para reparar la situación, los supuestos agentes solicitan 500 dólares.

Desde Check Point destacan que, en extorsiones de este tipo, los criminales suelen pedir que el pago se realice en criptomonedas, como es el Bitcoin. Sin embargo, en esta campaña, los atacantes expresan que se debe realizar mediante el uso de tarjeta de crédito. Posiblemente, para que la estafa parezca más auténtica.

 

black-rose-kC0H--620x349@abc

Las aplicaciones «espia», una «vacuna» contra el coronavirus que invade la privacidad

La guerra contra el coronavirus Covid-19 ha cambiado la manera de enfrentarse a los problemas de la sociedad. Este enemigo invisible que ha sumido al planeta en una profunda crisis sanitaria no tiene visos todavía de claudicar. Las medidas de distanciamiento social han sido muy eficientes para reducir la pandemia. Un desafío que ha llevado al desarrollo de aplicaciones móviles «espía» capaces de geolocalizar a los ciudadanos para controlar la epidemia. Su uso ha sido capital en la respuesta en los países asiáticos, que se han revelado como más inteligentes que Europa y Estados Unidos a la hora de proteger sus servicios sanitarios y reactivar la economía.

En Corea del Sur, China o Singapur lo pusieron en marcha en tiempo récord con resultados óptimos. Pero estas iniciativas que han contribuido a reducir los infectados y aplicar de manera controlada las medidas de cuarentena ha despertado un intenso debate en materia de protección de datos. La falta de un consenso y de una dirección clara en Europa ha llevado a la multiplicación de herramientas de autodiagnóstico a través del móvil.

En las últimas semanas, han florecido en países como España, en donde en la comunidad de Madrid, regiones como Alicante o iniciativas privadas han desarrollado servicios similares para un bien común, descongestionar las urgencias y ayudar a los ciudadanos a conocer los síntomas. El Gobierno española ha estudiado poner en marcha una aplicación similar en territorio nacional. Este proyecto independiente, impulsado por la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, dependiente de Nadia Calviño, podría sumarse al estudio de movilidad nacional para rastrear más de 40 millones de móviles con datos anónimos y agregados facilitados por las tres principales operadoras de telefonía (Telefónica, Vodafone y Orange). Esta iniciativa es posible tras la reciente derogación de la Ley de Protección de Datos Personales como respuesta la excepcional situación de la crisis.

Respuesta rápida en Asia

Aprovechando los sistemas de geoposicionamiento de los «smartphones», Asia se ha mostrado más ágil. Por su cultura, idiosincrasia y leyes, sus habitantes han descargado «apps» del coronavirus. La idea es controlar a la población para determinar los focos de contagio a través de un dispositivo electrónico que llevan a cuestas millones de personas. Algunas de estas herramientas incluyen alertas para que el ciudadano conozca si se aproxima a una zona de riesgo, pero también puede contribuir a que las autoridades sanitarias se aseguren del obligado cumplimiento del confinamiento. Se trata de soluciones digitales de monitorización que permiten aplicar de manera controlada las medidas de cuarentena en los focos necesarios. A falta de una vacuna, estos servicios pueden facilitar una reanudación progresiva de la actividad económica en el mejor tiempo.

Uno de los grandes logros de Corea del Sur en la lucha contra la pandemia está siendo, además de la realización de test masivos, su capacidad de hacer seguimiento de los ciudadanos infectados y de su entorno. Para ello, han venido creando servicios digitales y aprovechando los patrones de movimiento procedentes de los teléfonos móviles para lograr romper la cadena de transmisión del coronavirus. ravés de aplicaciones que se encargan de que no nos saltemos la cuarentena. En el caso de Singapur, la idea se ha plasmado a través de una aplicación que almacena los contactos para poder alertar de aquellos con mayor riesgo de contagio en caso de que alguien de su entorno se infecte.

Estos servicios digitales permiten monitorizar los movimientos de los ciudadanos para indicarle si pueden salir a la calle o no cruzando varios parámetros, como si se ha realizado la prueba, si está inmunizado, si se ha tomado la temperatura. Se expide un certificado con una especie de semáforo (rojo, amarillo y verde) en función de los resultados, lo que permite a las autoridades seguir el rastro de personas portadoras del virus.

Estas herramientas de autodiagnóstico están proliferando a nivel mundial. Según diversos estudios consultados, en Corea del Sur ha tenido más de un millón de descargas. De tal manera, que la sociedad coreana ha conseguido aislar todo lo que está siendo posible a los infectados, reduciendo así la propagación del virus.

Las restricciones en materia de protección de datos en Europa, más garantista con el ciudadano, dificulta la implantación de una herramienta estandarizada en todos los territorios porque puede implicar una invasión a la privacidad, aunque los primeros proyectos se han empezado a aplicar de manera anónima y de manera voluntaria.

Dudas en privacidad

La privacidad de los ciudadanos está en el centro del debate. «Lo que hay es un riesgo porque en situaciones de crisis hay una mayor flexibilidad por parte de la sociedad a la hora de ceder su privacidad a cambio de esta lucha contra el coronavirus. La normativa actual permite determinar tratamientos específicos como en una crisis sanitaria. Lo que habrá que mirar es hasta dónde permite», sostiene en declaraciones a este diario Sergio Carrasco, experto en derecho digital.

En opinión de este experto, en caso de introducir una medida similar en Europa es necesario «respetar la proporcionalidad, el Reglamento General de Protección de Datos no se deroga» aunque se establece una excepción. En caso de introducir una medida similar en Europa es necesario «respetar la proporcionalidad, el Reglamento General de Protección de Datos no se deroga» aunque se establece una excepción. «Estamos avanzando tímidamente sobre proyectos de Big Data y Inteligencia Artificial», declara Borja Adsuara, abogado especialista en derecho digital y exdirector general de Red.es. «El Big Data salva vidas. Ha salvado vidas como en Corea, también en China. Lo malo es la finalidad; si es para salvar vidas bien, pero si es para controlar a los ciudadanos, mal», añade.

Fuentes de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) han asegurado que esta situación de emergencia no puede suponer una suspensión del derecho fundamental a la protección de datos personales. «La normativa de protección de datos no puede utilizarse para obstaculizar o limitar la efectividad de las medidas que adopten las autoridades competentes, especialmente las sanitarias, en la lucha contra la epidemia». Medidas extraordinarias en tiempos difusos.

Los cibercriminales ya usan el Coronavirus para atacar a los gobiernos

La pandemia de Covid-19 está provocando una preocupación enorme en personas de todo el mundo. Ahora mismo, los gobiernos de los países más afectados se encuentran capeando un temporal que no solo está azotando con fuerza al sistema sanitario; sino también a la economía. Los cibercriminales, por su parte, son conscientes de la incertidumbre que está provocando la enfermedad. Así lo demuestra el que lleven ya varias semanas tratando de explotarla en internet. Virus informáticosciberestafas para robar dinero a los usuarios y ahora, incluso, ataques dirigidos contra estados.

Según afirma la empresa de ciberseguridad Check Point, un grupo de delincuentes de origen chino ya se ha aprovechado del virus para «hackear» al Ministerio de Asuntos Exteriores de Mongolia. Para llevar a cabo el ataque, suplantaron al ministerio y enviaron a varios funcionarios del país asiático un correo, con varios archivos maliciosos adjuntos, en el que se ofrecía -aparentemente- nueva información sobre la pandemia. Una vez que los afectados descargaban el contenido del «email», sus dispositivos eran infectados con un «malware» (virus informático) llamado RoyalRoad destinado a robar documentos confidenciales.

«El COVID-19 no sólo representa una amenaza física, sino también una ciberamenaza. En este sentido, nuestra investigación pone de manifiesto que un grupo chino aprovechó el interés público sobre todo lo relacionado con el Coronavirus para su propio beneficio, por lo cual decidieron utilizarlo como una novedosa cadena de infecciones informáticas», explica en un comunicado Lotem Finkelsteen, jefe de inteligencia de amenazas de Check Point. El experto, además, expresa que el caso del ministerio mongol no es el primero relacionado con este grupo de atacantes: «Hemos descubierto que este grupo no sólo ha estado atacando a Mongolia, sino también a otros países del mundo. Por tanto, desde Check Point señalamos que todas las empresas públicas y de telecomunicaciones a nivel mundial deberían proteger sus documentos y sitios web relacionados con el Coronavirus».

El gancho de la pandemia

No es la primera vez que los cibercriminales se aprovechan de la pandemia para lanzar ataques en la red. Kaspersky ya informó el mes pasado de una campaña de «malware» destinada a infectar los dispositivos de los usuarios. En este caso, los cibercriminales publicaban documentos sobre el virus en los que, según afirmaban, se ofrecían consejos sobre cómo actuar en caso de infección e, incluso, tratamientos para superar la enfermedad. «Sabemos que los ciberdelincuentes tienden a explotar temas populares y con gran repercusión en los medios de comunicación ya que son los más buscados por los usuarios. La probabilidad de que una persona descargue un archivo malicioso, cuya apariencia es la de uno relacionado con un tema de actualidad, es más alta», explicaba hace unos días a este diario Vladimir Kuskov, jefe de investigación de amenazas de Kaspersky.

Asimismo, no se espera que los delincuentes dejen de emplear la pandemia como gancho en futuros ataques. Para ellos, la desesperación de la sociedad supone una veta a explotar. «Podemos esperar que los cibercriminales sigan empleando el coronavirus como escusa para lanzar ataques. La forma de actuar es la de la suplantación, como hemos visto en el caso de este grupo de ciberdelincuentes chinos. Sin embargo, ya lo hemos visto en el caso de “phishing” en el que los atacantes se hacían pasar por el Ministerio de Sanidad a través de WhatsApp», explica a ABC Eusebio Nieva, director técnico de la empresa de ciberseguridad Check Point.

Nieva hace referencia al sonado caso de suplantación advertido por la Guardia Civil en Twitter hace poco más de una semana. En este caso, los atacantes suplantaban al Ministerio de Sanidad a través un mensaje en el que se solicitaba colaboración ciudadana para combatir la, por entonces, epidemia de Covid-19. Acompañando al texto, los delincuentes adjuntaban un enlace que conducía a una página de venta de mascarillas. Uno de los productos con los que más se está especulando durante las últimas fechas y cuyo uso, además, no figura entre las recomendaciones elaboradas por la OMS a no ser que se esté tratando con una persona infectada.

Por otra parte, el director técnico de Check Point apunta que el caso de Mongolia podría reproducirse en otros paises, como España. El experto añade, además, que el hecho de que actualmente haya mucha gente teletrabajando incrementa el riesgo ante un ciberataque: «Los filtros de correo pueden no ser igual de efectivos cuando estamos trabajando en la oficina que cuando lo hacemos desde casa. En caso de no estar suficientemente protegidos, se abre una brecha a través de la que el ciberdelincuente puede entrar».

Cómo protegerte de los intentos de ciberataque

Si no se debe caer en una trampa en el que se emplee la pandemia como cebo, se debe emplear, ante todo, el sentido común. Y eso pasa por desconfiar por sistema de cualquier mensaje que se reciba vía WhatsApp o correo electrónico. Especialmente cuando el remitente sea desconocido. A su vez, es recomendable fijarse en la dirección desde la que recibimos el «email». Antes de responder o realizar cualquier acción, visite la página web del organismo que, teóricamente, le ha contactado para cerciorarse de que la información que ha recibido es veraz. A su vez, si desea realizar alguna consulta sobre el virus, acuda a la página de la OMS y entre en sitios web que sean confiables.

 

coronavirus-kBND--620x349@abc

Cómo desinfectar el teclado de tu ordenador para eliminar bacterias y virus

La OMS destaca entre sus medidas para prevenir el coronavirus limpiarse las manos regularmente con agua y jabón o con líquido desinfectante. Sin embargo, tampoco está de más dedicar un rato cada día a que herramientas que empleamos a menudo se encuentren lo más limpias posibles. Especialmente aquellas que, en ocasiones, compartimos con otros compañeros en el trabajo. Ese es el caso, por ejemplo, del teclado del ordenador. Si quiere mantenerlo limpio sin comprometer su funcionamiento, es importante tener en cuenta algunos pasos muy sencillos.

Desenchufarlo

Lo primero que se debe hacer antes de limpiar cualquier producto electrónico es desconectarlo y apagarlo en caso de que funcione de forma inalámbrica.

Paño de microfibra y alcohol

Para limpieza se debe utilizar algún tipo de paño que no desprenda restos en el dispositivo. Una buena opción son los de microfibra, que se suelen emplear para las gafas, con alcohol isopropílico del 70% mezclado con un poco de agua. En caso de no tener ninguno por casa, las toallitas desinfectantes también sirven.

Llegados a este punto, es importante no emplear alcohol de más. Desde Apple se recomienda humedecer el paño, pero no tanto como para que queden gotas en la superficie de las teclas. Por otra parte, si se quiere limpiar la parte interior de la teclas, los bastoncillos para las orejas pueden ser una buena opción. Pero es importante hacerlo con delicadeza para evitar que quede pelusa.

Secarlo bien

Una vez haya terminado de limpiar el teclado, es importante que pase un paño seco por la superficie para eliminar la humedad. A su vez, es recomendable esperar unos minutos antes de volver a conectarlo al ordenador.

 

teclado-kjLC--620x349@abc

 

 

El coronavirus pone en peligro la producción de smartphones en China

El virus chino amenaza a la industria de la tecnología. Fabricantes y productores de dispositivos móviles han encendido las alarmas ante los continuos casos de infecciones por el coronavirus, que ha causado doscientas muertes en China, un mercado importante en donde se encuentran las grandes fábricas de la industria. De hecho, incluso puede pasar factura a grandes marcas como Apple, que prepara para marzo la comercialización de un nuevo teléfono.

Las primeras hipótesis apuntan hacia la misma dirección. La producción de teléfonos inteligentes y paneles de cristal líquido (LCD) chinos se verán afectados por el coronavirus de Wuhan, aumentando el precio y provocando una escasez de suministros en todo el mundo.

De hecho, Los principales fabricantes chinos de estos componentes necesarios han asegurado que creen que la capacidad total de estos productos podría reducirse hasta un 10 %. Según un informe de la compañía de análisis de mercado HIS Markit, en febrero la capacidad total podría reducirse hasta un 20 %. Asimismo, se espera que China cuente en 2020 con el 55 % de la fabricación de paneles del mundo, por lo que el número de productos disponibles se reduciría y el precio aumentaría significativamente.

«Las instalaciones en Wuhan están lidiando con los impactos del brote de coronavirus»

«Las instalaciones en Wuhan están lidiando con los impactos del brote de coronavirus», ha afirmado en un comunicado el director de HIS Markit, David Hsieh. «Estas fábricas se enfrentan a escasez de mano de obra y de componentes clave debido a las normas que se han impuesto para evitar la propagación», ha subrayado Hsieh, añadiendo que «una disminución de la producción a corto plazo es inevitable».

Sin embargo, la producción de paneles no sería la única que se vería afectada. Según el diario «South China Morning Post», se espera que las principales compañías chinas de «smartphones» vendan un 5 por ciento menos de lo previsto. «El mercado de ‘smartphones’ se verá afectado negativamente debido a la desaceleración del crecimiento económico y la caída del gasto del consumidor», ha detallado en un comunicado la directora de Strategy Analytics, Linda Sui.

Menor envíos del próximo teléfono de Apple

Además ha recalcado que los principales proveedores como HuaweiOppoVivo y Xiaomi se verán bastante afectados en la primera mitad de 2020, aunque ha asegurado que las economías de otros países como Estados Unidos y Japón también tendrán un impacto. De hecho, el presidente de la compañía japonesa Nintendo, Shuntaro Furukawa, ha indicado que «el impacto en la producción ha comenzado a ser considerable».

Según el diario nipón «Kyoto», Furukawa ha destacado que muchas de sus consolas, entre ellas Nintendo Switch, son fabricadas en China y han advertido de que «los problemas afectarán a los planes de envío de productos». La epidemia va camino de afectar a otros fabricantres. Según recoge el medio especializado «AppleInsider», Ming-Chi Kuo, conocido analista de la consultora TF International Securities, ha asegurado que los envíos de teléfonos inteligentes de Apple para el supuesto iPhone 9 son «más bajos de lo esperado».

 

huawei-kh1--620x349@abc