Archivos por Etiqueta: wearables

Estas son las herramientas tecnológicas que llegarán con la «nueva normalidad»

En la mal llamada «nueva normalidad» es muy probablemente que haya que familiarizarse con unos objetos que parecían estar restringidos a un entorno hospitalario. Las mascarillas van a ser, durante los próximos meses y quizás años, un complemento de moda para prevenir nuevos contagios por coronavirus Covid-19. A falta de una vacuna, las sociedades de todo el mundo van a tener que acostumbrarse a estar rodeados de soluciones tecnológicas para poder entrar en la fase de desescalada. Al evaluar las medidas de seguridad más efectivas, el 55% se decanta por la gestión de acceso con reconocimiento facial, control de temperatura y mascarilla. El 34%, por las cámaras termográficas con control de temperatura y desinfección de instalaciones con ozono y el 11% afirma que es imposible controlar el contagio, según datos de la consultora B+SAFE.

Medidores de temperatura

En la actualidad algunos comercios han adquirido cámaras térmicas que hacen una estimación de la temperatura corporal de los clientes. La fiebre es uno de los síntomas de la enfermedad, aunque no la única. Es posible, según expertos, que se extiendan estos mecanismos para poder controlar la propagación del coronavirus entre la población, que es la principal medida de contención.

«Afrontamos un escenario inédito, en el que las empresas tendrán que variar muchas de las medidas de seguridad de sus empleados, con tecnologías que les ayuden en esta labor», asegura en un comunicado Alberto Gómez Saucedo, responsable de desarrollo de negocio de la empresa tecnológica Fibratel, que asegura que la demanda de tecnología para el control de aforos se ha incrementado.

¿Cómo funciona? Por medio de unos sensores específicos. Realizan el control de temperatura de las personas a través de tecnologías de infrarrojos y de termografía, integrando una serie de algoritmos de analítica avanzada que transforma el video obtenido de una cámara en datos relativos a la temperatura corporal, registrados por sensores biométricos. En algunos casos pueden llegar a ofrecen una precisión de hasta +-0.3ºC.

¿Qué obstáculos tienen? Se trata de una medida útil aunque la Agencia Española de Protección de Datos ha asegurado que puede vulnerar la ley al recopilar un dato privado. No siempre es totalmente preciso porque, como ha quedado patente en otras situaciones, puede verse afectada por el calor exterior o si están sometidas a fuentes directas de luz artificial. Otro problema adicional es que, aunque tengas fiebre, no implica que la persona tenga este virus.

Control de mascarillas en tiempo real

El uso de mascarillas era algo ya generalizado en ciudades asiáticas antes de la pandemia. Regiones de gran trasiego de gente que acumulan preocupantes datos de contaminación. Aunque su uso es recomendable (es obligatorio en transportes), se han demostrado como un recurso imprescindible para reducir los contagios. El coronavirus, que se ha revelado como muy contagioso, infecta por contacto directo, con lo que es necesario protegerse uno mismo y, por supuesto, a los demás. Por el momento, y aunque pueden incurrir en sanciones, no se puede controlar de manera precisa si los ciudadanos responden a las indicaciones sanitarias. La solución puede estar en la Inteligencia Artificial.

¿Cómo funciona? Empiezan a haber varias soluciones al respecto. Una muy destacada está ya en Francia, que ha sido pionera en este asunto, según informa Bloomberg, que indica que París ha desplegado por el metro sensores que aprovechan las cámaras de seguridad y un software de reconocimiento facial creado por una «startup» gala llamada Datakalab puede comprobar si los parisinos han incorporado las mascarillas como elementos de seguridad. El sistema utiliza la red Wifi para transferir los datos. También Motorola, en colaboración con el fabricante de sistemas de videovigilancia Avigilon, ha desarrollado un sistema de seguridad basado en IA capaz de reconocer objetos y medir distancias en tiempo real, explican en un comunicado. Ante la detección errónea salta un aviso que advierte el personal de seguridad. Está destinado en principio a las empresas para cumplir con las pautas sanitarias.

¿Qué obstáculos tienen? El principal problema es la posible implicación en la privacidad de los ciudadanos (aunque sus desarrolladores aseguran que recopilan datos agregados) y el retraso (se dice que unos 15 minutos) del registro con lo que hasta pasado un tiempo no se podría poner remedio.

Control de aforo

Otro de los caballos de batalla durante la pandemia y también en las fases de desescalada es el distanciamiento social. Evitar el contacto directo con personas se ha convertido en un escudo contra el coronavirus, con lo que habrá que alumbrarse durante los próximos meses a no ver esas imágenes de aglomeraciones. Para ello, se ha empezado a experimentar con soluciones tecnológicas que garantizan un control de acceso a locales.

¿Cómo funciona? A través de sistemas de detección y técnicas de «machine learning» o «aprendizaje automático» que controlan la capacidad de un local o edificio. Con ello, se regula en número de nuevas entradas, el recuento de personas, siendo capaz incluso de determinar el sexo y edad de los visitantes, entre otros detalles, mediante mapas de calor y un gráfico de lectura fácil, relatan los expertos. Otros proyectos como Shoppermotion, una firma española, proponen tirar de IA para calcular si se cumple la distancia de seguridad en un supermercado, un importante foco de nuevos contagios. Un mapa de calor aprovecha los datos extraídos de los carros de compra para ofrecer datos importantes.

¿Qué obstáculos tienen? La inversión que deben realizar los pequeños negocios para poder adecuar sus instalaciones a estas condiciones. Por el momento, no se han extendido a nivel general y sería necesario determinar el aforo total de un local para analizar las posibilidades. Un problema adicional se encuentra en que aunque se den las condiciones para albergar a un número concreto de clientes, no existen garantías de que cumplan con ese distanciamiento social.

Reserva de espacios en remoto

En las primeras fases de desescalada se ha incluído la cita previa como mecanismo de control de los clientes. De tal manera que las empresas pueden organizarse para evitar que se agolpen a determinadas horas poniendo en riesgo su seguridad. Expertos de Fibratel apuntan que estas soluciones, cuyo objetivo es evitar aglomeraciones las empresas, se están estudiando para establecer un control permanente de la ocupación. Muchas empresas ya han puesto en marcha aplicaciones de cita previa que, seguramente, se queden de manera permanente.

¿Cómo funcionan? Existen ya sistemas y desarrollos que permiten registrar una cita previa. Los servicios sanitarios y grandes empresas llevan tiempo, incluso antes de la pandemia, utilizando estos servicios para organizar su producción. Talleres y concesionarios, empresas como ITV por ejemplo, son casos de éxito en los que los clientes avisan con antelación su visita. Es factible también incorporarlo fácilmente en otros negocios.

¿Qué obstáculos tienen? La inversión inicial para realizar un desarrollo digital que permita incorporarlo a la página web del comercio. Un problema adicional es que, para ello, lo más recomendable es contar con una página oficial y, según datos de la empresa Godaddy, solo un 48% de las pymes la tiene, algo que lastra la necesaria transformación digital.

«Wearables» para detectar el virus

Aunque aún está en fase de conceptualización, una pulsera inteligente que monitorice posibles casos puede ser otra gran idea. Algunas marcas quieren que sus relojes sean capaces de detectar virus incluso antes de presentar síntomas. Investigadores de Stanford y Scripps Research han realizado un estudio por el que aseguran ser capaces de detectar virus similares con datos recabados mediante dispositivos «wearables».

¿Cómo funciona? Para ello, han llegado a un acuerdo con Fitbit, empresa filial de Google, para acceder a la ingente cantidad de datos del cuerpo humano recabados por un usuario durante un día. «Los relojes inteligentes hacen muchas, muchas mediciones por día, al menos 250.000, que es lo que los convierte en dispositivos de monitoreo tan potentes», sostiene en un comunicado Michael Snyder, profesor de genética en la Escuela de Medicina de Stanford.

¿Qué obstáculos tiene? El primero, el más obvio: todavía se encuentra en una fase demasiado embrionaria como para pensar que puede ser útil a corto plazo. El segundo, se trata de dispositivos que todavía no tienen un uso generalizado entre la población. Aquellos que sí cuentan con uno en propiedad tienen la opción de servicios digitales ya disponibles que mandan alertas en caso de tocarse la cara. Otra medida de protección.

Aplicaciones de las fases

Uno de los problemas de la llegada de las fases de desescalada es que, dependiendo del lugar de residencia, una persona puede encontrarse en una de las distintas fases para volver a la normalidad. Y cada una de ellas incluye algunas características distintas que puede llegar a confundir. Para ello, una de las posibles soluciones es utilizar los teléfonos móviles para informarse a través de una «app».

¿Cómo funciona? Se trata de un proyecto de una profesora de Metodologías Ágiles, Alaitz Benito, quien ha desarrollado con un equipo de 3 personas Desescalapp, una plataforma interactiva con información ciudadana sobre la desescalada y sobre qué se puede hacer en cada una de sus fases. Pretende resolver todas las dudas que han surgido a todos ante el escenario de la desescalada. Introduciendo el código postal el software ofrece las recomendaciones de la fase en la que se encuentre la persona.

Otra propuesta interesante es una iniciativa de Empresas por la Movilidad Sostenible, junto a una estudiante de la Universidad Politécnica de Valencia. Se trata de una herramienta de geolocalización que busca mostrar, de forma gratuita y unificada, información de actualidad sobre cualquier negocio: estaciones de servicio, puntos de recarga, talleres, restauración, tiendas, hoteles, etcétera. La herramienta contará con información específica de cada servicio geolocalizado relativa al Covid-19: si está abierto o no, qué horario tiene, si ofrecen medidas de protección a los clientes o usuarios, la disponibilidad de entrega a domicilio, los tipos de pago aceptados o si existen horas prioritarias para personas de riesgo.

Limpieza de ropa en las tiendas

Las tiendas y comercios de ropa se enfrentan a una situación que hasta ahora no habían vivido con antelación: el protocolo de desinfección de las prendas que se prueban los potenciales clientes. Aunque por lo general suelen ser pulcros en su limpieza, en estos momentos el coronavirus, que puede infectar en contacto con la saliva de un paciente, ha hecho cambiar todo. De manera rudimentaria y casi artesanal, muchos comerciantes han tirado de ingenio con planchas verticales para poder hacer las labores de desinfección.

¿Cómo funciona? Con limpieza a vapor. Ya han empezado a popularizarse planchas potentes que permiten la higienización de prendas de manera rápida y efectiva, que se ha convertido en el quebradero de cabeza de muchos comerciantes. Hay ya recomendaciones: treinta segundos tarda en dejar la ropa libre de coronavirus.

¿Qué obstáculos tiene? La mayoría de veces forma parte de iniciativas individuales y no está muy extendido. El proceso de recogida e higienización de las prendas descartadas por los clientes en el probador puede ocasionar ralentizaciones a la hora de atender y encontrar las tallas. También requiere de una inversión iniciar que deben asumir las propias empresas.

Big Data para evitar el desabastecimiento

La Inteligencia Artificial y el Big Data son dos tecnologías que también se han visibilizado como grandes aliadas para las fases de desescalada. Por su capacidad para optimizar recursos, algunas empresas han implementado algunos servicios de manera urgente para cumplir con las necesidades pero han encontrado una oportunidad para alcanzar su transformación digital. Un ejemplo la propuesta de Geotab que aprovecha el uso de datos de los vehículos conectados (siempre agregado y anonimizado) como termómetro del impacto y la recuperación de esta situación. «Es un indicador del estado de la actividad del transporte y de la movilidad. Gracias a ello estamos identificando en nuestros dashboards qué industrias van recuperando actividad y en qué regiones», asegura a ABC Iván Lequerica, vicepresidente de Geotab para el sur y oeste de Europa:

¿Cómo funciona? La combinación de Big Data y Telemática permite localizar dónde se encuentran las mercancías y cómo se mueven. Esto es útil en estos momentos para analizar y comparar la actividad en las provincias que se encuentran en diferentes fases de desescalada con el fin de ajustar la producción y el stock a la demanda en las mismas.

¿Qué obstáculos tienen? El coste de la implantación de este tipo de tecnologías no es elevado y el retorno de la inversión es rápido, ayudando a optimizar las operaciones. «El reto para las empresas de cualquier tamaño, no solo las pequeñas, está en entender y poner en valor una cultura de decisiones basadas en datos», valora Lequerica.

Las dos tecnologías que marcarán el futuro de la industria

s muy fácil relacionar el 5G con «smartphones», «Smart TVs», coches y «wearables», precisamente porque son los temas de los que más se habla al ser de interés para una gran variedad de audiencias. A pesar de ello, los mayores avances en el campo del 5G no se han creado para el usuario final, sino para un usuario más industrial.

En Qualcomm calculamos que para 2035 el 5G haya aportado cerca de 5 billones de dólares únicamente en cinco sectores: la manufacturación, el transporte, la construcción, la minería y servicios públicos. Esto será posible gracias a la capacidad del 5G para multiplicar la velocidad de todos los servicios ya existentes, pero donde realmente supondrá una auténtica revolución será en su aplicación al IoT.

Con el 5G es posible aumentar el número de dispositivos conectados al millón por kilómetro cuadrado, una opción que entiendo que al usuario particular de un «smartphone» no le llegue a interesar, pero que al director general de una planta de transporte alimenticio le resulte de lo más atractiva.

La hiperconectividad como ventaja competitiva: cuando hablamos de tantos dispositivos conectados hablamos de hiperconectividad, y algunos expertos estiman que, a finales de esta década, se llegue a los 10 billones de objetos conectados, unos 1.400 objetos «Internet of Things» (IoT) por persona. Esto significa que la adopción del 5G hará posible una reducción de costes en dispositivos de radio para conectar equipos y descenderá la barrera de entrada de dispositivos «IoT», como pueden ser coches conectados, robots, contenedores de embarque, campos agrícolas, sistemas de tráfico, etc.

Para entenderlo pongamos como ejemplo una granja eólica y uno de sus técnicos de mantenimiento. Debido a la baja latencia que ofrece el 5G, el técnico puede obtener información sobre los molinos que tiene asignados en tiempo real. Esta información puede venir tanto de un dron de inspección, como de los sensores de la turbina y las aspas, los sensores ambientales o incluso de todos ellos a la vez. Con esta información el técnico decidirá qué acción realizar con los molinos y que éstos las lleven a cabo en cuestión de un milisegundo.

El 5G agiliza esta era en la que vivimos, la de la información, acercándonos a un volumen cada vez mayor de datos y de manera inmediata. Cualquier experto en su campo sabe que hoy en día para avanzar con pie firme en el mundo de los negocios es necesario tener la última información, por lo que conceptos como ciudades o flotas conectadas no tendrían que ser temas desconocidos. En este contexto, creo firmemente que el acceso a la información que todos estos dispositivos conectados van a empezar a intercambiar de forma masiva puede ser la clave para el éxito de una organización, especialmente para aquellas que lideren el cambio.

El 5G es la generación de la velocidad y la hiperconectividad. Un negocio veloz e hiperconectado está claramente aventajado sobre aquellos que aún confían en los métodos tradicionales que les funcionaban en el pasado. Evolucionar es sobrevivir, y el 5G es el siguiente paso a dar.

 

1413685081-kEb--300x168@abc

WearLumb, la camiseta inteligente que corrige una mala postura para la zona lumbar.

La mayoría de la población pasa buena parte de su tiempo en el trabajo, muchas veces, adoptando posturas casi imposibles frente a la pantalla de su ordenador o realizando movimientos bruscos que para nada benefician a la salud. De hecho, desde la empresa tecnológica Worldline –especializada en servicios de pago– cuentan que varios estudios aseguran que el 71,1% de las enfermedades profesionales se deben a problemas musculares y óseos; entre ellos, la lumbalgia se lleva la palma. Una situación que no benefician ni a la empresa, que debe hacer frente a numerosas bajas, ni al trabajador.

Consciente del panorama, la empresa francesa –en connivencia con SGS y Eurecat– ha creado un body que detecta en qué posición permanece una persona en su puesto de trabajo y se «chiva» de si la postura es apropiada o dañina para espalda. Su nombre es Wearlumby es quizás uno de los gadgets más llamativos que han pasado por los stands del Mobile World Congress (MWC) que esta semana se ha celebrado en Barcelona. Se trata de un «wearable» que nació tras «tres años de trabajo» y que se probó entre trabajadores que dedican su vida a actividades muy variadas, explica Santiago Ristol, director del centro de competencias de movilidad de Worldleine.

Ventajas de la Inteligencia Artificial

Con las medidas del usuario como referencia, utiliza los quince sensores que tiene colocados en la parte posterior para analizar la elongación (capacidad de los músculos para estirarse), la tensión y la rapidez de los movimientos, explica Ristol. Al estar conectado a un software inteligente a través de blutooth, el resultado saldrá reflejado en la pantalla, listo para que un médico lo analice y desvele al usuario en qué aspectos falla y cómo puede mejorar su higiene postural.

Augurios para el futuro

Sin embargo, a pesar de estar diseñado para el ámbito laboral, Ristol prevé que en una década –o puede que menos– esta innovadora prenda se dirija al consumo general y pueda llegar al gran público; es decir, que no se limite solo al mundo empresarial. Aunque asegura que para lograrlo habría que cambiar la forma en que se proporcionan los datos –hacerlos mas claros para que los médicos no sean lo únicos que los puedan comprender e interpretar– y añadir nuevos sensorespara calcular otros parámetros de salud como la respiración, las pulsaciones o la presión sanguínea.

wearlumb-camiseta-inteligente-lumbalgia-kBv--620x349@abc

La pulsera que te avisa de tus mejores días para concebir

Los dispositivos «wearables» llevan tiempo entre nosotros, a pesar de que su categoría más destacada, los relojes inteligentes, no gozan de la popularidad que se esperaba. Aún así, existen muchas propuestas. Interesantes. Y que intentan aportar funciones útiles a sus propietarios. Por esta razón, hasta es posible tener a mano datos acerca del ciclo menstrual para hacer una estimación sobre los días fértiles de cada mujer.

Se trata de una pulsera de monitorización de la actividad creada por Ava, una firma suiza de productos electrónicos médicos, que ha anunciado la llegada al mercado español. Con ella se puede calcular, con un margen de error en torno al 5%, los días más propicios para ser madre. Es capaz de controlar el ciclo menstrual gracias a una serie de parámetros introducidos por la usuaria.

Según los responsables del proyecto, este dispositivo «wearable» ( 249 euros) está diseñado para «monitorizar, visualizar y comprender el ciclo menstrual en tiempo real», ya sea porque una mujer «desea quedarse embarazada» o «simplemente porque quiere entender mejor su cuerpo». Los parámetros monitorizados incluyen, entre otros, el pulso, la respiración, el sueño, la variabilidad de la frecuencia cardiaca, la temperatura corporal, la bioimpedancia (es decir, porcentaje de masa grasa y masa libre de grasa), para ofrecer métricas relacionadas con el ciclo menstrual.

La compañía asegura que el sistema puede comprender de qué manera afecta el ciclo a la salud de la persona gracias a funciones como el seguimiento de los síntomas, el análisis de tendencias, mostradas en una serie de gráficas desdes una aplicación para dispositivos móviles (iOS y Android) dado que la pulsera no dispone de pantalla. «El análisis de tendencias te permite ver cómo afecta tu ciclo menstrual a cómo te sientes durante el mes», señala la firma.

A la antigua usanza, la ovulación puede calcularse sumándole al primer día de regla 14 días, que representa la mitad del ciclo, pero los periodos de cada mujer son distintos y, en muchos casos, son irregulares en sus reglas. Presente en los mercados británico, alemán y austríaco, el sistema es capaz, según la firma, de detectar una media de 5,3 días fértiles por ciclo. Según explica Lea von Bidder, cofundadora de Ava, la compañía quiere mejorar sus algoritmos con el fin de monitorizar el embarazo. «Muchas mujeres no son conscientes de la información que su ciclo menstrual puede proporcionar sobre su salud general», aclara.

Además, la pulsera se puede utilizar también una vez que la persona se queda embarazada, ya que puede medir algunos parámetros como el estrés fisiológico, los patrones de sueño y salud cardiovascular, datos interesantes a tener en cuenta durante la gestación. El dispostiivo ha sido aprobado como un dispositivo médico Clase Uno por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA).

AVA_026_20160201-kZ1D--620x349@abc

Spectacles, las gafas de Snapchat que graban vídeo.

Snapchat ya no quiere ser un chat. La empresa acaba de cambiar de nombre, en lo sucesivo será Snap Inc. Y este no es el único cambio. Su cada vez más rumoreada salida a bolsa está centrando cada vez más su estrategia. Además de promover una relación más fluida con los medios que publican en su plataforma y más transparencia a la hora de compartir datos de consumo de contenido con los mismos, están cerca de lanzar su primer modelo de gafas.

No servirán para evadirse el mundo real, sino para participar en él. Servirán para grabar con las manos libres, un impulso para los apasionados de contar su vida en tiempo real y en primera persona. Mientras que Facebook cuenta con más de 1.110 millones de usuarios diarios, Snap se queda en 150 millones, una cifra que supera, por ejemplo, a Twitter.

Según Evan Spiegel, fundador de la aplicación y consejero delegado, se trata de un paso natural: “Se trata de imaginar cómo integrarnos en las vidas de las personas y ver si les gusta”.

Para comenzar a grabar bastará con dar un toque en la esquina superior izquierda, y dejarán de grabar a los 10 segundos. Basta con volver a tocar para que añada otros 10 segundos, el límite está en 30. Los que estén con el dueño de uno de estos modelos sabrán que están siendo grabados porque una luz se encenderá.

La forma de pasar el contenido de las gafas al móvil cambia según la plataforma. En el caso de Android será a través de Wifi. Con iOS lo hará con Bluetooth por defecto. Si se opta por wifi se ganará en calidad. El punto flaco de los móviles sigue siendo la batería. En el caso de Spectacles prometen un día entero de uso lejos del enchufe. Para saber cuándo queda en la reserva, solo hay que dar dos toques en la moldura.

Como con los Airpods de Apple, la caja servirá como cargador además de funda. Tendrá un conector propio y dotará a las gafas de cuatro cargas.

Entre las dudas queda saber la calidad de los contenidos, cuyo detalle técnico no han compartido, cuántas harán, cuál será el criterio para comprarlas, cómo y cuántas. En junio se vio por primera vez a Spiegel con las gafas, pero no se sabe exactamente qué día llegarán a las calles de manera concreta.

La combinación entre app y wearables se está convirtiendo en una de las tendencias de este año. Pokémon Go, la aplicación más exitosa del año, sacó hace 10 días su pulsera que complementa las funciones del juego.

¿Vuelven las gafas?

Se espera que el próximo 4 de octubre Google desvele nuevos aparatos, además de dos móviles y una tableta, tendrían que mostrar la versión final de Daydream, su plataforma de realidad virtual. Solo dos días después Oculus, propiedad de Facebook desde hace dos años, desvelará su planes en una conferencia propia. Microsoft ha optado por combinar realidad virtual con aumentada, mientras que de Google se duda cada vez más sobre una posible resurrección de Glass. Algunos analistas han considerado la inclusión de dos cámaras trasera en el iPhone 7 Plus como un indicio del interés de Apple por este campo. Contar con un aparato listo para producir vídeo en este formato garantizaría una gran cantidad de contenido generado por el usuario.

1474877495_884068_1474881147_noticia_fotograma