Archivos por Etiqueta: whatsapp

El modo nocturno; la codiciada función que persigue la industria tecnológica

La salud ha entrado en los planes de contingencia de las empresas tecnológicas. En su inventario se han añadido otros elementos «silenciosos» que buscan incentivar al usuario a llevar buenas prácticas con sus productos electrónicos. La nueva camada de smartphones ha puesto el foco en el modo noche que, aunque no es una opción novedosa, acelera los pasos para ser un estándar dentro de la industria. El desafío: contribuir a una mejora del sueño del usuario y, de paso, intentar cuidar de sus ojos.

A medida que las pantallas digitales se han adentrado en lo más profundo de nuestras vidas, el miedo a los posibles efectos en la salud ha ido a mayores. Se trata ya como trastornos. incluso, el uso compulsivo de las plataformas digitales. Los oftalmólogos advierten, aunque puedan llegar a beneficiarse en un futuro,de un aumento en edades más prematuras de la miopía.

Todas estas preocupaciones han contribuido a que la industria, en general, decida cotizar al alza algunas funciones aparentemente secundarias como el «modo noche». Una función que servicios tan populares como WhatsApp han empezado a desarrollar para lanzarlo próximamente entre sus usuarios.

En un afán por proteger la vista de los usuarios, muchos servicios digitales disponen de funciones específicas para reducir la proyección de luz artificial procedentes de las pantallas de los móviles. Algunos terminales, incluso, cuentan con modos noche para atenuarlas. El objetivo es forzar menos a los ojos cuando se pasan tiempos prolongados. Y eso a pesar de que no existen evidencias científicas acerca de los riesgos de la luz azul que emiten las pantallas.

Plataformas como YouTube lo tienen desde hace tiempo implementado aunque su denominación es «modo oscuro». Para los angloparlantes, «dark modo». Pero tiene otras denominaciones también como «modo noche», como en el caso de Twitter, la red de micromensajes. Ese modo oscuro consiste en invertir las tonalidades de la interfaz de usuario. Es decir, cambiar el fondo blanco por uno negro. Y, con ello, evitar fatigas visuales. Esta función gana mucho peso en el caso de las pantallas de tipo OLED, que ofrecen unos negros más profundos, con lo que el resultado es más efectivo.

Hay sistemas operativos, como en el caso de iOS, que disponen incluso de funciones muy interesantes como «Night Shift» que permite al usuario seleccionar un periodo de tiempo en donde la pantalla se puede regular de manera más cálida, por ejemplo, en la tarde o bien entrado en la noche. Es una idea que favorece el bienestar al igual que el «brillo automático», que permite regular la intensidad del brillo en función de las condiciones de la habitación. Así uno evita el espasmo visual, el golpe nada más abrir el ojo nada más levantarse o consultar el móvil a media noche.

Además de estas indudables ventajas, el modo noche, a su vez, tiene otra: los dispositivos consumen menos energía. De hecho, Google descubrió hace varios años esta particularidad, con lo que ha venido extendiendo la opción a todos sus servicios. Por regla general, la pantalla es el elemento que más recursos consume de batería. Reduciendo su intensidad y las tonalidades más oscuras lo que se genera es un menor gasto energético que repercute en todos los aspectos del uso cotidiano de la tecnología.

En algunas plataformas también se puede reducir lo que se llama “punto blanco”, es decir, la intensidad de los colores vivos, aunque afecta a todas las aplicaciones dado que sus efectos se extiende a toda la interfaz de usuario. En Android 10, la próxima gran actualización del sistema operativo de Google, contará con un “modo noche” mejor integrado: se activará automáticamente cuando se encienda el ahorro de energía.

Clipboard-0006-k5qB--300x168@abc

Alerta por grave vulnerabilidad en WhastApp; hay que actualizar la aplicación cuanto antes.

La aplicación de mensajería instantánea WhatsApp, propiedad de Facebook, dijo hoy haber detectado una vulnerabilidad en su sistema que permitió que piratas informáticos instalasen software espía en algunos teléfonos y accediesen así a los datos contenidos en los dispositivos.

La compañía confirmó en un comunicado la información que unas horas antes había publicado en exclusiva el «Financial Times» e instó a los 1.500 millones de usuarios que tiene en todo el mundo a «actualizar la aplicación a su última versión» y a mantener al día su sistema operativo como medida de «protección».

WhatsApp, que fue adquirida por Facebook en 2014, indicó que en estos momentos aún no puede precisar cuántas personas fueron afectadas, pero aseguró que las víctimas fueron elegidas «de forma específica», de manera que en principio no se trataría de un ataque a gran escala.

Los hackers llevaban a cabo una llamada a través de WhatsApp al teléfono a cuyos datos deseaban acceder e incluso en el caso de que la persona receptora no respondiese a la llamada, un programa de «spyware3 se instalaba en los dispositivos. En muchos casos la llamada desaparecía posteriormente del historial del aparato, de manera que, si no había visto la llamada entrar en su momento, el usuario afectado no llegaría a sospechar nada.

WhatsApp aseguró que nada más conocer que se habían producido los ataques avisó a organizaciones de derechos humanos (que se encontraban entre las víctimas del espionaje), a empresas de ciberseguridad y al Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Que algunas de las organizaciones afectadas sean plataformas de defensa de los derechos humanos refuerza la hipótesis de la implicación por parte de NSO Group, ya que su software ha sido usado en el pasado para llevar ataques contra este tipo de entidades. NSO Group, que opera de forma opaca y durante muchos años lo hizo en secreto, diseña software espía para sus clientes, entre los que se encuentran Gobiernos de todo el mundo, que lo usan para acceder a dispositivos móviles y obtener información.

 

1201545205-kYbE--620x349@abc

Llamadas desde el PC; el siguiente objetivo en el que esta trabajando WhatsApp.

WhatsApp, conocida aplicación de mensajería instantánea, prepara importantes novedades para los próximos meses. Una de ellas será la posibilidad de realizar llamadas desde un ordenador PC con sistema operativo Windows.

Una función de la que se lleva hablando mucho tiempo pero que está próxima al caer a tenor de las revelaciones del medio especializado «WABetaInfo», conocido por desvelar las futuras características del servicio. Una aplicación que, además, puede incorporar importantes novedades durante la conferencia de desarrolladores de Facebook, F8, que tiene lugar esta semana en San Francisco (EE.UU.).

La posibilidad de establecer llamadas desde un ordenador vendrá de la mano -según las primeras filtraciones- a través de la versión WhatsApp Web. Está todavía en fase de desarrollo. Sin embargo, en el momento en el que esté disponible, los usuarios se encontrarán con esta opción en el menú de navegación. Al activarla aparecerá una ventana emergente desde donde se podrá realizar una conexión de voz con un interlocutor, aunque tampoco se descarta la llegada en un futuro de las videollamadas también en la versión para navegadores web.

Otra de las opciones en las que trabaja WhatsApp es la creación de un catálogo de «stickers» animados, es decir, pegatinas animadas que servirán para disponer de nuevos recursos gráficos en las conversaciones. Pero, también, se espera la activación de un «modo oscuro», que ya se introdujo el pasado año en la aplicación «hermana», Facebook Messenger, aunque los primeros detalles apuntan a que no será totalmente compatible con las pantallas de tipo OLED, que incorporan algunos de los teléfonos más avanzados, y que logran negros más profundos que otras tecnologías.

1201545205-kYbE--620x349@abc

La privacidad se convierte en el centro de la futura estrategia de Facebook.

El congreso para desarrolladores deFacebook, F8, ha arrancado este martes en San José, California. Es uno de los eventos más esperados debido a las últimas noticias que han rodeado a la red de redes sobre los millones de datos de usuarios extraídos y sin protección. Esta es la razón por la que la presentación y la conferencia ha girado entorno a la privacidad con el título «Visión centrada en la privacidad». El propio Mark Zuckerberg ha reconocido que la empresa no está pasando por los mejores momentos y que tienen que cambiar completamente. Se trata de la transformación más profunda en los últimos cinco años.

Zuckerberg ha afirmado que el futuro uso de las redes sociales es privado y que estas van a evolucionar al equivalente del salón de casa, es decir, un grupo pequeño y privado. Esta nueva visión centrada en la privacidad se sustenta en seis aspectos que Facebook quiere potenciar: las interacciones privadas, encriptación, reducción del tiempo de permanencia del contenido, seguridad, interoperabilidad entre Instagram, Facebook y WhatsApp y seguridad en el almacenamiento de datos, independientemente del país.

Por esa razón, las grandes actualizaciones de los productos de Facebook han girado en torno a los grupos, Messenger y la video conferencia.

La nueva versión de Messenger ha sido creada desde cero, hasta lograr que sea el doble de rápida y ocupe siete veces menos espacio que otras aplicaciones de mensajería. La video conferencia de Facebook Mssenger ha mejorado considerablemente para sus 2.000 millones de usuarios que también serán capaces de ver juntos contenido audiovisual.

El «dating» llega a Facebook

Facebook y Messenger también se renuevan en diseño y potenciará el uso de de los grupos, que podremos empezar a ver a partir de este martes. Los grupos se situarán a nivel de importancia a los amigos, es decir, el contenido publicado en grupos cobrará más protagonismo en nuestra cuenta de Facebook, al mismo nivel que tienen los amigos ahora mismo.

También veremos en los próximos meses dos nuevas funcionalidades de citas, Facebook Dating, similar a Tinder, y Secret Crush, donde puedes crear un listado de «flechazos» en Facebook, y si la otra persona te corresponde, les pone en contacto. Para conocer gente con aficiones similares, podremos usar una nueva utilidad llamada «Meet new friends» o «Conocer nuevos amigos».

WhatsApp e Instagram

WhatsApp, por su parte, recibe pocos cambios, además de la transferencia de dinero a través de la plataforma de mensajería, que ya se está probando en la India. Mientras, Instagram potencia la compra desde su plataforma como ya vimos hace unos meses con compra directa desde la aplicación, pero ahora también se podrán comprar productos a través de los creadores.

Algo que ya se conocía era la existencia en pruebas de cuentas con «Me gusta» privados para eliminar la presión que sufren los usuarios de Instagram de lograr « likes» en vez de centrarse en compartir. Pero no se ha confirmado si quedará en una mera prueba.

Y por supuesto, Oculus. Como se esperaba crece en su familia de productos con Oculus Rift S, unas potentes gafas de realidad virtual diseñadas para ofrecer la mejor experiencia en videojuegos, y Oculus Quest ideadas para jugar pero sin necesidad de estar conectadas al ordenador, dejando a las Oculus Go para el consumo de contenido multimedia.

Nos se esperan muchos cambios más en el ecosistema de Facebook, después de una conferencia donde la palabra privacidad se ha mencionado miles de veces con una clara intención de enmendar sus problemas tras el escándalo de « Cambridge Analytica».

zuckerberg-1-kQKC--620x349@abc

Así se intentarán frenar las “fakes news” en las redes sociales para la campaña del 28-A

No es cuestión de suerte sino de atención. De esfuerzo para reducir el poder de las llamadas «noticias falsas», o como nos gusta decir ahora, « fake news». Suena más moderno, pero no deja de ser las andanadas de desinformación que se llevan practicando desde hace décadas cuando se aproximan los procesos electorales. Y, a tenor de los antecedentes, se espera un aumento de intentos de desestabilizar la jornada y de influir en el electorado. Las empresas tecnológicas como Facebook, Twitter o YouTube se han puesto manos a la obra para frenar los bulos, pero hay temor de cara al 28-A.

Es escenario actual de marcada polarización tampoco contribuye a una conversación higiénica y saludable. Los bulos, arraigados en las plataformas sociales más populares, se han convertido en un problema estructural de dimensión global. Los diferentes partidos políticosintentan sacar provecho de los medios digitales y de su capacidad de viralizar contenidos informativos rápidamente. «Las plataformas es donde se viralizan, pero no es donde se producen las ‘fake news’, ni los usuarios son los productores que más interfieren en el acceso a una información veraz y al debate democrático –digamos– limpio y no manipulado», apunta a este diario Simona Levy, de la plataforma activista de derechos digitales Xnet.

En opinión de esta experta, detrás de las «fake news» que han cambiado la historia reciente, como en sorprendente auge de Jair Bolsonaro (Brasil), Donald Trump (EE.UU.) o acontecimientos como el «Brexit» no hay personas, sino grandes inversiones. «El origen de los cuales son los partidos y los gobiernos, que invierten grandes sumas de dinero en empresas que se crean, principalmente, replicando las dinámicas de las celebrities», denuncia. Y, no es para menos, puesto que se han detectado en los últimos meses la existencia de «bots» -programas informatizados- que se encargan de difundir mensajes de contenido político cercano a una determinada formación. Técnicas, sin embargo, que vulneran los términos de uso de plataformas como Twitter, la reina de la conversación informativa en tiempo real.

La red del pajarito azul también ha empezado a verificar los perfiles de los candidatos y dirigentes políticos que confluyen a las diferentes elecciones en un intento de evitar posibles suplantaciones de identidad. En materia de desinformación en el último año han tomado una serie de acciones tangibles, entre ellas, ampliado nuestras reglas para reflejar mejor cómo aborda las cuentas falsas y qué actividad infringe sus normas.

Borrado de cuentas y revisión

La multinacional se escuda, sin embargo, en la voluntad del usuario para no cometer tropelías dialécticas. «Proteger la salud de la conversación pública es nuestra mayor prioridad, particularmente durante los ciclos electorales. Un aspecto clave del trabajo que hacemos es promover una mejor integridad de la información en la plataforma. Para lograrlo, empleamos tecnología especialmente diseñada para mostrar el contenido relevante en primer lugar y para abordar de manera proactiva la propagación maliciosa de la desinformación a escala», aseguran fuentes de Twitter a ABC.

Facebook, la mayor red social del mundo, lleva meses preparándose para poder identificar cualquier cuenta falsa de cara a los diferentes procesos electorales, no solo en las elecciones generales de España del 28 de abril sino también en el marco de las locales, regiones y europeas fijada para el 26 de mayo. Aún así, la compañía no puede garantizar la ausencia de bulos en su plataforma durante las próximas semanas. «Hay mucha tensión entre privacidad, libertad de expresión y la protección del usuario ante las noticias falsas. Es muy complicado encontrar el equilibrio», aseguró Tessa Lyons-Laing, responsable de producto de Facebook en un encuentro en el que estuvo presente ABC.

Un problema, aunque los esfuerzos de la red fundada por MarkZuckerberg se han dirigido hacia ofrecer una mayor transparencia. Para ello, la firma ha introducido una herramienta de cara a las elecciones por la que exige registrarse a partidos y empresasque deseen comprar publicidad personalizada de contenido político. Una medida que incluye, además, la vinculación con la inversión realizada. Se puede encontrar en una librería de anuncios públicos.

Los grupos políticos han asimilado en los últimos tiempos que explotar las capacidades de las herramientas digitales es muy importante de cara a dirigir sus mensajes a los ciudadanos. Son pocos los grupos políticos que no cuentan con sus propios departamentos de comunicación y social media para difundir sus propuestas. Formaciones como Podemos o Pacma han sido algunas de las siglas que se dieron de alta en el nuevo servicio de Facebook. Vox, pese a haber utilizado activamente la plataforma en los últimos meses, se ha mantenido ligeramente al margen.

En aras de reducir el impacto de las «fake news», Facebook también cuenta con un equipo de verificaciones -internos y externos- de unos 30.000 personas repartidos por todo el mundo. Una medida ha consistido en eliminar directamente todo contenido que promocione la violencia o el odio. De hecho, en los tres últimos meses, Facebook ha eliminado 754 millones de cuentas falsas. Pero, también, ha puesto el foco en la revisión del contenido. La red social ha empezado a penalizar todo contenido detectado por su Inteligencia Artificial (IA) como sospechoso de contener datos falsos. De esta manera, y aunque este no desaparecerá, pero sí permanecerá «perdido», frenando así su difusión. Según la estimación de la compañía, la existencia de alertas de posible bulo puede reducir hasta un 80% la propagación de los mismos.

Pero la herramienta que más se ha empezado a utilizar para fines de desinformación es WhatsApp, propiedad de Facebook, que ha tenido un considerable impacto en países como Brasil. Detectado el problema de los bulos, la aplicación de mensajería ha empezado a tomar medidas para combatirlo: reducir el número de mensajes reenviados y eliminar cuentas que violan sus cláusulas como hacer «spam».

En este sentido, Pandu Nayak, vicepresidente del departamento de Google que se encarga de la herramienta de búsqueda, no cree que se puedan crear algoritmos infalibles que identifiquen qué información es falsa y cuál es verdadera. «Hay ejemplos muy obvios, pero hay zonas grises que son más difíciles de identificar», asegura Nayak. Por ello, el factor humano es fundamental. «Dicho de otra forma -continua-, una noticia falsa no se distingue ‘per se’ en nada de otra verdadera, por tanto requiere algoritmos que identifiquen la ‘intencionalidad’ de la misma o la contextualicen con más información, lo que se antoja difícil. Por tanto, requiere de grandes dosis de sentido común y concienciación sobre estas cuestiones».

La coyuntura actual es difusa. Aunque las Generales será la convocatoria que probablemente se seguirá con más ímpetu, los cuatro procesos electorales que están en marcha para los próximos meses acentúa un mayor interés en España a raíz de los precedentes en Estados Unidos o Brasil. La alta penetración de redes sociales, difusores de información, en ocasiones, sesgada y manipulada, ha empujado a diferentes organismos a blindarse ante las llamadas «fake news».

Pese a todo, expertos en seguridad informática creen que existe una amenaza real ante las elecciones de una proliferación de noticias falsas en internet. «La desinformación se ha usado siempre y ahora es más efectiva gracias a Internet: barata, fácil técnicamente, de acceso inmediato y universal. La velocidad de diseminación de las cosas, hoy en día, es lo que ha variado», recalca, tajante, José Rosell, socio-director de la firma de seguridad S2 Grupo.

«Actualmente la velocidad es enorme y esto complica mucho las labores de identificación y control de este tipo de noticias. Después de los ‘éxitos’ en este tipo de campañas de desinformación y ante la enorme dificultad de defenderse de ellas, es evidente que es una amenaza cada vez más real y creciente», añade. De cara a tranquilizar a la población, el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el general Félix Sanz Roldán, garantizó recientemente que todos los procesos electorales que se celebren este año estarán «protegidos de ciberataques», pero reconoció que las «fake news» «pueden existir y contra las que habrá que estar prevenido».

Máximas medidas de seguridad en el recuento

En cuanto a los resultados electorales, que se mirarán con lupa, también se pasea la sombra de las dudas, aunque los expertos consultados por este diario son claros: «no se puede hackear unas elecciones». Así, fuentes de Indra -empresa encargada del recuento en las elecciones generales- han asegurado a ABC que está previsto que se apliquen las «máximas medidas de seguridad» exigidas en un proceso electoral de esta magnitud «en las diferentes tareas relacionadas la recogida y difusión de los datos» relacionados con el escrutinio provisional de las elecciones generales. Por motivos de seguridad, no han trascendido las medidas a seguir, «ya que al hacerlo perderían efecto».

No obstante, y a pesar de que se va a, este diario ha podido confirmar que se actualizarán algunas medidas para hacer frente a las técnicas más modernas empleadas por los grupos de ciberatacantes en la actualidad. Al igual que en las anteriores convocatorias de 2016 y 2017, se va a «mantener el mismo sistema de trabajo» para garantizar la transparencia de los resultados provisionales que, en opinión del centro, solo tienen «carácter informativo». Los expertos insisten en que es «imposible hackear» unas elecciones ni «retrasar respecto a sus plazos habituales», ya que este es un proceso manual y físico.

 

elecciones-voto-kg9--620x349@abc