Archivos por Etiqueta: whatsapp

¿Qué aceptamos exactamente cuando usamos WhatsApp?

Cuando los usuarios utilizan un servicio digital es necesario, en la mayoría de ocasiones, aceptar una serie de términos de uso y políticas de uso de la plataforma. Por regla general, la mayoría los acepta sin pestañear, lo que puede derivar en problemas serios. Se paga el pato por estar a la última pero luego llegan los quebraderos de cabeza cuando se quiere reclamar algo. Y con WhatsApp, aunque parezca una aplicación inofensiva, tiene bastante peligro.

Por lo pronto, esta conocida «app» pertenece a Facebook, la multinacional norteamericana. Aunque la firma se ha comprometido ante las autoridades europeas a no transferir datos entre ambos servicios existe una sombra de sospecha acerca de las posibles líneas rojas que atravisean. Aún así, el uso de WhatsApp contempla entre sus términos de uso una letra pequeña que se asume y que, tal vez, no se tiene en cuenta. El asunto está en que se renuncia a ciertas potestades.

Los expertos insisten en la necesidad de revisar con antelación las cláusulas que se aceptan, pero no siempre ocurre. El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que entró en vigor en mayo, es una norma más garantista que la anterior y establece la necesidad de que las empresas tecnológicas que tratan datos personales deban informar debidamente a los usuarios qué va a hacer con su información. Aunque hay otros sucesos que pueden derivar, por ejemplo, en un cierre dela cuenta.

Según los expertos, WhatsApp tiene la potestad de cancelarle la cuenta a un usuario si miente o utiliza su perfil para fines propagandísticos. «Estamos acostumbrados a aceptar las condiciones de servicio de las empresas sin ser conscientes de que suscribimos un contrato, del que no solemos guardar copia y que regula nuestras obligaciones y derechos a la hora de usar el servicio o exigir compensaciones», explica en un comunicado Fernando Ruiz-Beato, de RB Ruiz Beato Abogados, firma especializada en derecho. «Los padres no son conscientes de las implicaciones legales de unos términos de servicios que se actualizan de forma regular y que suelen establecer unos límites mínimos de edad para su uso», añade.

Como mínimo 16 años

La «app», que alberga a más de 1.500 millones de usuarios en todo el mundo, recoge en sus políticas de uso -modificadas por cierto con la llegada del RGPD- que los usuarios que residen en un país de Europa, deben tener al menos 16 años de edad para usar los servicios o la mayoría de edad que se requiera en el país para registrarse. Algo que, luego, en la práctica no se produce y muchos usuarios mienten.

Nada de mentir

Tampoco, en teoría, se puede usar el servicio, entre otras muchas formas, de modo que «impliquen la publicación de falsedades, declaraciones erróneas o afirmaciones engañosas» o se hagan pasar por otra persona. «Dicho uso puede ser motivo para la cancelación de la cuenta, así que piénseselo dos veces antes de mentir por WhatsApp», recuerdan los expertos.

«No debes, de manera directa o indirecta, o por medios automatizados o de otro tipo, acceder, usar, copiar, adaptar, modificar, crear obras derivadas de nuestros Servicios, ni distribuir, licenciar, sublicenciar, transferir, mostrar, ejecutar o explotar de otro modo nuestros servicios de maneras inadmisibles o no autorizadas, o de formas que nos afecten, perjudiquen o dañen a nosotros a nuestros sistemas, a nuestros usuarios o a otras personas», informa la compañía.

Nada de ir a juicio

WhatsApp, en sus términos de uso, recoge también que aceptando las cláusulas en teoría no se debería tener derecho a demanda en un juzgado. «Aceptas librar a WhatsApp de toda obligación, daño, indemnización, pérdida y gasto de cualquier tipo», recoge la plataforma.

¿Cargos e impuestos?

La «app» esconde algunas cláusulas para cubrirse las espaldas. Están relacionadas con ciertos pagos y cobros del uso del servicio. «Tú eres responsable por los costes del plan de datos de tu operador de telefonía móvil, planes de datos, así como de las demás tarifas e impuestos asociados con el uso de nuestros servicios», recoge el texto.

Notificaciones cuando quieran

En teoría, los usuarios deben proporcionar ciertos dispositivos, software y conexiones de datos que la compañía promete que no proporciona a nadie. Sí se acepta descargar e instalar las actualizaciones, ya sea de forma manual o automática. Pero, en cambio, se asume que le enviarán notificaciones por medio de WhatsApp cada cierto tiempo «según sea necesario».

48791784-kM4B--620x349@abc

¿Son seguras las copias de seguridad de WhatsApp?

La función de la copia de seguridad en WhatsApp resulta muy útil para los usuarios: cada vez que se cambia de móvil o se resetea el terminal, se puede acceder al historial de todas las conversaciones, incluidas fotografías, vídeos, audios y documentos que se hayan guardado con anterioridad. Una función «salvadora» que, sin embargo, puede no ser tan segura como pensamos, ya que el sistema de cifrado de extremo a extremo que tanto predica como bondad el equipo de Facebook (que compró la aplicación allá por 2014), no sirve fuera de sus dominios, al menos para los usuarios de Android. Pero, ¿por qué?

Las alarmas saltaban esta semana después de que la compañía liderada por Mark Zuckerberg anunciase el acuerdo con Google por el que las copias de seguridad de WhatsApp no ocuparían espacio en Google Drive, el sitio de almacenamiento en la nube del gigante tecnológico. Después se reparó en la condición impuesta por Facebook para guardar los archivos de la aplicación de mensajería instantánea: para aquellos que no tuvieran la copia de seguridad actualizada desde hace más de un año, WhatsApp eliminaría todos sus archivos antiguos y no podrían recuperarlos.

En el mismo comunicado explicativo en el apartado de «preguntas frecuentes» de la web de WhatsApp también se incluía otra advertencia: «Importante: los archivos multimedia y mensajes que guardes no estarán protegidos por el cifrado de extremo a extremo de WhatsApp mientras están en Google Drive». Una frase que ha creado desconcierto entre muchos usuarios. ¿Acaso no son seguras nuestras conversaciones?

Pasa con Android, no con iOS

«WhatsApp cifra las conversaciones para que si alguien las intercepta mientras se producen, le aparezcan unos símbolos incomprensibles. Es decir, solo los pueden descifrar los terminales de emisor y receptor», explica a ABC Luis Corrons, experto en ciberseguridad de Avast. La copia que se almacena en Google carecería de este sistema y se podría encontrar en texto plano, es decir, cualquiera podría leerlo. Pero antes, cualquier ciberatacante debería «hackear» nuestra cuenta de Google y saltarse la seguridad que proporciona el gigante tecnológico. «Es cierto que podrían acceder a nuestras conversaciones de WhatsApp. Pero eso solo es una parte. Google sabe todo lo demás [y aquí se incluye información personal como correos electrónicos, historial de navegación, ubicaciones, direcciones físicas, datos bancarios…], por lo que yo estaría más preocupado por esa parte», afirma Corrons.

Se da el caso que esta situación solo afecta a los usuarios de Android, ya que aquellos que utilizan el sistema operativo iOS (para los iPhones de Apple) suben sus copias de seguridad al servicio iCloud, que proporciona por defecto el cifrado punto a punto de todos los documentos que se suben a la nube. Es decir, cualquier archivo que ingreses en este servicio, sin importar si es de WhatsApp o de cualquier otra aplicación, solo puede ser descifrado por un dispositivo donde hayas inciado sesión con iCloud. «Nadie más, ni siquiera Apple, puede acceder a la información encriptada punto a punto», señalan desde la compañía de la manzana.

Google posee tus datos de WhatsApp

Dentro de WhatsApp, gracias al cifrado de extremo a extremo, nadie, ni siquiera Facebook, puede acceder a las conversaciones. Ni aunque una orden judicial se lo exija. Pero la historia cambia cuando los archivos cambian de plataforma y, a través de la copia de seguridad, se almacenan en Google. Entonces quedan en manos de Alphabet, su empresa matriz, y están sujetas a sus condiciones de servicio. Al no guardarse cifradas, la supuesta organización gubernamental que quiera nuestra información podría presionar a Google para que cediese estos datos.

Además, se debe recordar que la copia de seguridad es un servicio opcional de WhatsApp, por lo que si no quieres que tus conversaciones puedan ser accesibles de ninguna manera, deberías valorar guardar toda esta información en Google Drive. Pero esta renuncia también implicaría que, en caso de cambio de móvil o restablecimiento de los valores de fábrica, perderías todos tus chats. Así que tú decides.

sdfsdfsdfasdf-kIXC--620x349@abc

Barra de notificaciones y previsualización de fotos y GIF’s; la nuevas pruebas de WhatsApp

Hasta ahora, WhatsApp nos avisa de los mensajes que nos envían a través de notificaciones emergentes (en el caso de que las tengamos activadas) y en las que se pueden leer los mensajes escritos. Sin embargo, si nos mandan una imagen o un GIF animado, solo nos aparece la palabra «foto», por lo que la opción para ver el contenido pasa por abrir la aplicación de mensajería instantánea. Una acción que podría ser cosa del pasado dentro de poco, ya que según adelanta Wabetainfo, portal especializado en «destapar» todas las novedades de WhatsApp, la compañía podría estar trabajando en una nueva «súper barra» de notificaciones.

Esta nueva función hará posible ver directamente la imagen con el móvil incluso bloqueado y, todo apunta a que también existirá la posibilidad de descargar el contenido aunque el usuario tenga desactivada la descarga automática de archivos. Solo con deslizar la notificación hacia abajo podrá acceder a la previsualización sin tener que meterse en la aplicación y «delatarse» con el famoso «en línea» que muchos intentan burlar.

Según el portal, la mejora aún no está disponible ni siquiera para versión beta, por lo que está oculta en el código pero aún no está activada. Aún así, aún tendrá que pasar por algunos test más para llegar a todos los móviles.

Otras novedades de la barra de notificaciones

Otras opciones que van más adelantadas en las pruebas es la posibilidad de «silenciar» cualquier conversación, también desde esta barra de notificaciones, igual que ya se puede responder desde este mismo lugar. Se ampliaría además con la opción «marcar como leído», lo que avisaría al emisor de que su mensaje ha sido revisado.

58112297-ktCD---klAG--620x349@abc

Los escándalos de Facebook empiezan a pasarle factura

Y de repente Zuckerberg despertó de su sueño: su criatura más adorada, Facebook, está aletargada y no marcha como desearía. Aunque todo su entramado sigue generando importantes ingresos económicos, la red social por antonomasia empiezaa dar muestras de desaceleración. Su éxito no iba a durar para siempre. Tras catorce años de existencia, otros de sus servicios como Instagram ya se vislumbran como su futuro más ambicioso.

Facebook se encuentra sumida en una profunda crisis de confianza, pero todo podía haber pasado de largo si los resultados registrados el anterior trimestre hubiesen sido más oportunos. Por primera vez, la red social ha perdido interés en Europa, uno de sus principales mercados. En los últimos tres meses se han desconectado más de 3 millones de usuarios activos diarios.

Un dato preocupante que coincide con dos momentos: el escándalo de Cambridge Analytica que ha puesto en cuestionamiento su seguridad y, por otro lado, la entrada en vigor de las nuevas leyes europeas de privacidad, el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD o GDPR por sus siglas en inglés). Tampoco ha podido sacar pecho en su principal territorio, Estados Unidos, donde el crecimiento plano se ha asentado definitivamente en sus balances.

En cómputos globales, Facebook ha obtenido unos 2.230 millones de usuarios activos mensuales al final del segundo trimestre.Los analistas predijeron unos 2.225 millones de usuarios en este caso, lo que se ha traducido en una caída de la valoración bursátil: ha perdido casi la cuarta parte de su valor tras la presentación de resultados.

Estas cifran muestran, una vez más, signos de desaceleración: los usuarios mensuales crecieron un 1,54% entre el primer y segundo trimestre, pero si lo comparamos con trimestres anteriores el dato era superior, un 3,14%. Sin embargo, y de cara a apoyarse den datos más optimistas, la multinacional norteamericana ha desvelado una serie de cifras que ha mantenido en secreto: asegura que más de 2.500 millones de personas utiliza, al menos, uno de sus servicios, ya sea WhatsApp, Instagram, Messenger o la propia red social.

Todo ello coincide con un cambio de hábito entre los consumidores que buscan, sobre todo los usuarios más jóvenes, servicios adaptados al teléfono móvil y herramientas de comunicación rápidas. Para muchos adolescentes, de hecho, Facebook es algo antiguo, por lo que han empezado a desconectar de esta plataforma que ha venido acumulando un gran poder en los últimos años.

Beneficios al alza

Facebook sigue siendo, pese a todo, una verdadera máquina de hacer dinero: su beneficio, sin embargo, subió un 45 % hasta los 10.093 millones de dólares, pero en el que también dejaron sombras los escándalos que han afectado a la red social en los últimos meses. Los datos semestrales arrojaron señales positivas sobre su fortaleza, ya que, al notable crecimiento del beneficio neto de los últimos seis meses, hay que añadir que los ingresos hasta junio crecieron un 45,2% y alcanzaron los 25.197 millones de dólares. El beneficio operativo de la compañía en los primeros seis meses de 2018 se situó en 11.313 millones de dólares, por encima de los 7.729 millones del mismo periodo del año anterior.

 

1408641811-k0TD--620x349@abc

Restricciones de WhatsApp para evitar la propagación de bulos.

La nueva función que avisa de los mensajes reenviados en WhatsApp ha aterrizado con polémica. Al final Facebook, compañía propietaria de la aplicación desde 2014, ha optado solo por incluir el aviso de «reenviado» en este tipo de contenido, informando al destinatario sin indicarle quién compartió el texto o la imagen en primer luegar. Tampoco avisa al emisor original de que su mensaje ha sido reenviado, como se rumoreó meses antes de que la función llegase a todos los móviles. Sin embargo, la opción recién estrenada sí que ha incluido otras limitaciones.

En concreto, los mensajes reenviados estarían restringidos a 20 chats por persona en todo el mundo. Una norma que baja hasta las 5 conversaciones en India, país en el que ya se han registrado una veintena de asesinatos por bulos que han propiciado linchamientos populares a personas inocentes por acusaciones falsas. «Creemos que estos cambios, que seguiremos evaluando, ayudarán a mantener WhatsApp como estaba diseñado: una aplicación de mensajería privada», afirman desde una publicación en el blog oficial de la compañía, donde aseguran su compromiso «con la seguridad y privacidad» de los usuarios.

Nuevas funciones fáciles de saltar

WhatsApp quiere atajar así las críticas sobre la responsabilidad de la aplicación en sucesos como los de India o la propagación de noticias falsas y estafas a través de esta herramienta. De hecho, acaba de llegar una nueva actualización a la nueva versión beta de WhatsApp que alerta sobre enlaces «sospechosos» que puedan contener virus o direcciones a páginas con estafas.

58112297-ktCD---klAG--620x349@abc