Archivos por Etiqueta: wifi

Huawei seguirá sin poder implantar las redes 5G en Estados Unidos

El lío montado por Trump durante el G-20 a costa de la guerra comercial entre Estados Unidos y China sigue coleando. El presidente estadounidense anticipó el levantamiento del veto a Huawei, que teóricamente podrá seguir comprando componentes y productos a fabricantes del país, pero continuará sin poder implantar su tecnología de red 5G. Una medida que, además, se suma a la imposibilidad de comercializar servicios de telecomunicaciones en las instituciones públicas.

En una entrevista a la cadena «CNBC»,Peter Navarro, asesor comercial de la Casa Blanca, ha confirmado lo que ya se daba por hecho; que su Gobierno seguirá prohibiendo a Huawei la comercialización de las redes 5G, la quinta generación de redes móviles que están diseñadas para conectar todos los aparatos electrónicos. Desde Washington temen que la compañía emplee esta tecnología para espiar en servicio del Gobierno chino.

«Lo que hemos hecho es, básicamente, permitir la venta de procesadores a Huawei porque estos componentes no tienen ningún impacto sobre la seguridad nacional», añadió Navarro, al tiempo que insistió en la idea que la política de Huawei con respecto al 5G «no ha cambiado, eso no ocurrirá con Huawei en este país».

La Casa Blanca, además, echa un pulso a China; quiere que las compañías estadounidenses se adelanten a Huawei en la carrera por el despliegue de infraestructura 5G. La Unión Europea, por su parte, se ha mostrado favorable hasta la fecha de permitir el despliegue de tecnología de Huawei. Lo que se da por hecho es que la marca podrá seguir contando con Android como principal sistema operativo móvil, aunque varios informes apuntaban recientemente que ya había acelerado sus planes para sustituirlo por un ecosistema de creación propia. Google, empresa propietaria del software, todavía no se ha pronunciado al respecto.

1416856196-kO9E--1240x698@abc

¿Qué móviles en España, soportan la nueva red 5g?

Primera piedra para las nuevas redes móviles de quinta generación. Las llamadas 5G que, además de traer un notable incremento en la velocidad de los datos, ofrecerá una menor latencia, el tiempo de respuesta. Pero habrá numerosos servicios que se podrán beneficiar. También, como es obvio, los teléfonos móviles inteligentes, aunque por el momento no todos se podrán beneficar de la nueva tecnología.

Los teléfonos que comercializará son de la marca Samsung, LG y Xiaomi, no así Huawei, que, sin embargo, sí estará como proveedor, al igual que Samsung. Los españoles, en esta primera fase, podrán optar a solo tres terminales que soportan estas nuevas redes. Las compañías de telecomunicaciones irán desvelando poco a poco sus planes y tarifas, pero todo apunta a que se irán incrementado paulatinamente.

Una versión remozada del Galaxy S10

Los tres modelos son de la marca Samsung (Samsung Galaxy S10), una versión adaptada a 5G del buque insignia de la firma surcoreana que, en el resto de características, sigue siendo el mismo dispositivo a nivel estético, aunque con ciertas mejoras. Por ejemplo, el dispositivo viene con una memoria RAM. En el resto de especificaciones es muy similar, con cámaras de 12 megapíxeles, almacenamiento con versiones de 512 GB, pantallas de 6.7 pulgadas.

También la cámara es ligeramente diferente a la original dado que incorpora un lector de profundidad 3D diseñado para gestionar mejor la profundidad de las imágenes y, por ende, mejor adaptado a la tecnología de realidad aumentada. Así, en total son cuatro los sensores que incorpora. Está disponible por unos 1.080 euros y, según los planes con Vodafone, la primera compañía de telecomunicaciones en lanzar las redes 5G, es posible financiarlo a treinta y seis meses en cuotas de 29,99 euros al mes.

LG V50 ThinQ

También soporta en esta primera fase el 5G el LG V50 ThingQ, otro de los modelos más actuales de la firma surcoreana. Es un terminal original y distinto que incluye dos pantallas plegables que ofrece un buen rendimiento. Incorpora el último y más poderoso procesador de Qualcomm, el Snapdragon 855, que además de disponer de ocho núcleos e Inteligencia Artificial gracias a una NPU, o Unidad de Procesamiento Neuronal.

Su pantalla es de 6.4 pulgadas QHD+ OLED Full Vision en formato 19:6 y una resolución de 3.120 x 1.440 pulgadas (564 píxeles por pulgada). Sus dimensiones son de 159,2 x 76,1 x 8,3 mm y su peso de 183 gramos. Se trata, pues, de un teléfono muy fino, estilizado y elegante, que encaja perfectamente en la mano. Para conseguirlo es necesario contratar la tarifa que se queda en 24,99 euros mensuales en 36 meses.

Una adaptación del Xiaomi Mi Mix 3

El tercero en discordia -irán viniendo más- es el Xiaomi Mi Mix3, un potente dispositivo de pantalla de 6.39 pulgadas y resolución 2.340 x 1.080 píxeles que destaca especialmente por no tener ningún elemento en la cara frontal. La cámara frontal, de hecho, se oculta en una bandeja deslizable.

A nivel técnico, estamos ante una bestia con el chip Snapdragon 855 y 6 GB de memoria RAM. La cámara trasera, más pulida que otras versiones, incluye una doble lente de 12 megapíxeles cada una. Su precio es de 599 euros libre, aunque en la teleoperadora roja se puede conseugir por 19,99 euros al mes en 36 meses.

Se incluye un terminal de esta marca no así de Huawei, cuyos terminales no han sido certificados aún y que se incluirán una vez que no existan dudas sobre los mismos

Clipboard-0006-kRx--620x349@abc

Qué es el 6G; la próxima tecnología que aún no ha nacido pero ya se investiga

Samsung Electronics ha comenzado a investigar el 6G y se suma así a LG Electronics, ambas coreanas, en la carrera mundial por liderar las telecomunicaciones de nueva generación, cuando aún no se ha desplegado la tecnología 5G.

Samsung ha abierto un nuevo centro de investigación con el fin de desarrollar tecnología para redes móviles 6G, ha informado la agencia pública coreana « Yonhap», que cita una fuente de Samsung. El departamento de investigación y desarrollo de la firma, Samsung Research, ha incorporado recientemente un equipo de investigación para acelerar el desarrollo de soluciones y la estandarización de 6G, una tecnología que forma parte del plan de negocio a largo plazo de esta compañía, según las fuentes.

De este modo, Samsung, que lanzó en abril su primer teléfono inteligente 5G, se suma a LG Electronics, que el pasado enero se unió al Instituto de Ciencia y Tecnología Avanzado de Corea (Kaist) para abrir un centro de investigación 6G. El operador de móviles coreano KT firmó la semana pasada un acuerdo con la Universidad Nacional de Seul (SN8U) para colaborar en la investigación 6G, según esta agencia.

De esta forma, estas compañías coreanas comienzan a trabajar en la carrera por el 6G, una tecnología en la que EEUU y China también han dado sus primeros pasos. El vicepresidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Ingeniería en Informática, Fernando Suárez, ha opinado, en declaraciones a EFE, que las compañías intentan con estas iniciativas sentar las bases en una tecnología, en la que existe una «guerra comercial por ser los primeros y dar patentes» en un mercado en el que Huawei «se lleva la palma».

Posibles ventajas

Ha recordado que el 5G aún está en «fase de despliegue», que, por ejemplo, en España existen dos proyectos piloto, uno en Andalucía y otro en Galicia, y que el 6G tardará «varios años» en estar disponible.

Las ventajas del 6G, con respecto del 5G, se materializarán en una mayor velocidad, un menor tiempo de latencia, mayor capacidad para transmitir datos y menor consumo, ha explicado Suárez, al recordar otras ventajas serán la de requerir un menor número de antenas para un mayor territorio. «Al final, la G, de Generación, es la evolución de las comunicaciones inalámbricas», ha apuntado Suárez, quien ha recordado que «no hace demasiado tiempo estábamos hablando del 3G, que aún es la que funciona en muchas zonas»

Clipboard-kmdE--620x349@abc

¿Se terminarán los pronósticos meteorológicos con la llegada de la red 5G?

El 5G es el mayor protagonista de la industria en estos momentos. La nueva red de telecomunicaciones va a aumentar el acceso móvil y ultrarrápido a internet y conectará innumerables objetos cotidianos. Una mayor velocidad, baja latencia e incremento de la conectividad son las ventajas que traerá consigo la nueva tecnología.

En Corea del Sur, el 5G es ya una realidad. En Europa, sin embargo, se está llevando a cabo la subasta entre las grandes operadoras mientras que el Gobierno chino adjudicará «en breve» licencias 5G para uso comercial.

En EE.UU. ha comenzado también la subasta y ha sido allí donde se ha generado una polémica hasta ahora desconocida: las redes inalámbricas 5G amenazan los pronósticos meteorológicos. Tal y como recoge « Nature», podría interferir con este tipo de observaciones.

«Algunas de estas frecuencias se encuentran cerca de las que utilizan los satélites para las observaciones cruciales de la Tierra, y a los meteorólogos les preocupa que las transmisiones 5G desde teléfonos móviles y otros equipos puedan interferir con su recopilación de datos», recoge la publicación.

El escenario está complicado a no ser que los reguladores o compañías de telecomunicaciones «tomen medidas para reducir el riesgo de interferencia». En caso de no hacerlo, los satélites de observación de la Tierra situados sobre EE.UU. con cobertura inalámbrica 5G «no podrán detectar con precisión las concentraciones de vapor de agua en la atmósfera». Los meteorólogos de Estados Unidos y otros países necesitan de esos datos para elaborar las previsiones meteorológicas en todo el mundo.

«Se trata de un problema global», asegura Jordan Gerth, meteorólogo de la Universidad de Wisconsin-Madison.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) y la NASA están actualmente comprometidas en una negociación de alto nivel con la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), que supervisa las redes inalámbricas de los Estados Unidos. NOAA y la NASA han pedido a la FCC que trabaje con ellos para proteger las frecuencias utilizadas para las observaciones de la Tierra de las interferencias a medida que se despliega la 5G. Pero la FCC finalizó ya la subasta el pasado 17 de abril de la primera parte del espectro 5G.

Frecuencias compartidas

Tal y como recuerda «Nature», lo que suceda en el mercado estadounidense afectará al resto del mundo: «Es probable que las decisiones que tome el gobierno sobre cómo implementar 5G influyan en las discusiones globales sobre cómo regular la tecnología». Así, los reguladores de todo el mundo se reunirán a partir del 28 de octubre en la ciudad egipcia Sharm el-Sheikh «para elaborar acuerdos internacionales» que establezcan las condiciones en las que las «compañías podrán usar las frecuencias para las transmisiones 5G y qué nivel de interferencia con las frecuencias de observación de la Tierra es aceptable».

Los astrónomos, meteorólogos y otros científicos han trabajado durante mucho tiempo para compartir el espectro con otros usuarios. Pero «esta es la primera vez que vemos una amenaza a lo que yo llamaría las joyas de la corona de nuestras frecuencias, las que absolutamente debemos defender, pase lo que pase», dice Stephen English, meteorólogo del ECMWF (European Centre for Medium-Range Weather Forecasts) de Reino Unido.

Una de las claves es la frecuencia de 23,8 gigahercios, en la que se mueven los medidores de vapor, y con la que los meteorólogos predicen cómo se desarrollarán las tormentas y otros fenómenos climáticos. «Pero una estación 5G que transmite casi a la misma frecuencia producirá una señal que se parece mucho a la del vapor de agua», por lo que los expertos podrían llevar a cabo predicciones erróneas porque los datos se alterarían.

Límite del ruido

La reciente subasta de FCC involucró 2 grupos de frecuencias: una entre 24.25 y 24.45 gigahercios y la otra entre 24.75 y 25.25 gigahercios. Los equipos inalámbricos que transmiten cerca de ese rango podrían interferir con la medición de vapor de agua de 23.8 gigahercios. «La FCC no respondió a la solicitud de ‘Nature’ para tratar este asunto», asegura la publicación.

Los ingenieros de radiofrecuencia miden las emisiones electromagnéticas o ruido en decibelios vatio (dBw). Los reguladores establecen controles que limitan dicho ruido con el objetivo de llevar a cabo un control.

La subasta en la red 5G de la FCC estableció un límite de ruido de -20 dBw. Sin embargo, la Comisión Europea lo ha establecido en -42 dBw mientras que la Organización Mundial de Meteorología Mundial (OMM) está recomendando -55 dBw. Por tanto, el límite de EE.UU. es 150 veces más ruidoso. Por esta razón, muchos esperan que los números de la OMM influyan en la reunión de Egipto

Falta de estudios

«Nature» recuerda que hay poca investigación sobre cómo afectarán exactamente a las condiciones meteorológicas el 5G. La NOAA y la NASA han finalizado un estudio sobre los efectos de los diferentes niveles de interferencia de ruido, pero no se ha hecho público. Además, un informe elaborado en 2010 por parte de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina concluyó que la pérdida de acceso científico a la señal de 23,8 gigahercios eliminaría el 30% de todos los datos útiles, lo que contribuye significativamente a los pronósticos meteorológicos mundiales.

Por qué las redes 5G van a cambiar el mundo.

Futuro y presente se están uniendo gracias a internet. Es el pilar de todo en estos momentos, creador de valor. Como ha estado ocurriendo en los últimos años en la feria Mobile World Congress, las redes 5G fueron indiscutibles protagonistas del evento de tecnología móvil más importante del mundo. Pero su importancia trasciende de la mera movilidad, ya que anticipa la llegada de un nuevo modelo productivo gracias a la hiperconectividad.

Y su impacto, se cree, será importante. Nuevos trabajos, nuevos procesos, nuevos modelos de negocios se implantarán en el momento en el que se hayan desplegado. Y, con ello, se inauguará –según los expertos– un mundo donde no solo las velocidades de conexión serán más altas, sino que se podrá conducir, por ejemplo, un coche a distancia, ahorrando con ello costes en desplazamientos. Lo ha demostrrado un proyecto de coche conectado de Telefónica en colaboración con Ericsson.

Han conseguido que sea posible conducir remotamente un vehículo de pequeñas dimensiones situado a 50 kilómetros de distancia y bajo una latencia de 30 milisegundos, inferior a lo que son capaces de captar los sentidos de un ser humano. De esa manera, la respuesta del volante, la imagen y el cart, estaban perfectamente sincronizadas en tiempo real, transfiriendo la friolera de 32 GB por segundo, entre imagen, y datos del vehículo.

Primeras pruebas en laboratorio

La idea es que para 2020 ya estén disponibles las primeras conexiones comerciales, pero el trasvase hacia un nuevo tipo de red requiere inversión, infraestructuras nuevas, apoyo de diferentes sectores, desarrollo de sistemas compatibles como para pensar que de la noche a la mañana tendremos todo listo. No obstante, los resultados obtenidos por diferentes marcas implicadas en este momento da pie a considerar que se cumplirán los plazos y que la tecnología avanza más rápido.

El 5G va a cambiar la economía y la sociedad hasta un punto que no nos podemos llegar a imaginar. Los objetos y máquinas conectadas, nos llevarán a una nueva era de automatismo y eficiencia, que algunos podrían denominar como la tercera revolución industrial. Realmente no sabemos qué aplicación tendrá el 5G en el futuro. La tecnología puede ser a veces predecible; los seres humanos, no. Parece una frase hecha, pero no tenemos más que remitirnos a, por ejemplo, el despliegue de las conexiones 3G, que no estaban pensada en un principio para los «smartphones», que llegaron después.

Con el 4G y la alta velocidad móvil se ha dado un importante paso en los últimos años y es de esperar que con el nuevo 5G, que las empresas implicadas (telecomunicaciones, operadoras, tecnológicas) están creando actualmente el protocolo y estandarización, también ocurra igual. La idea es alcanzarlo durante este año, pero eso quiere decir que a día de hoy no existe prácticamente el modelo de nuevas conexiones. «El 5G es mucho más que la comunicación en sí, va a traer cambios en la sociedad y la economía. Sectores que no estaban digitalizados, como la agricultura, se transformarán creando nuevos modelos y oportunidades de negocio», apunta a este diario Sara Mazur, vicepresidente y directora de investigación de Ericsson.

La importancia del 5G radica en que posibilitará el desarrollo del «Internet de las cosas» y la comunicación e inteligencia entre máquinas, lo que nos llevará a la próxima revolución industrial. El 5G -según se cree- solventará dos problemas de nuestro actual 4G. El primero es que éste no optimiza las conexiones, siendo la misma para una persona que está viendo video en alta resolución que un termostato que envía la temperatura a un teléfono, lo que termina saturando las redes.

Huawei ha apostado este año por la nube total. Al fin y al cabo, la evolución al 5G nos va a llevar a un mundo donde toda la inteligencia del sistema se producirá en la nube, con millones de fuentes de datos que administrar y gestionar. Algo que requerirá de todo una nueva generación de servicios en la nube, y que superan la capacidad de procesamiento actual. Junto a Audi y Vodafone se han lanzado a por un coche conectado que utiliza una tecnología intermedia entre el 4G y 5G, lo que permite conectar a los vehículos entre sí, mejorando la seguridad y la gestión del tráfico.

Resolver varios problemas

La era del 5G creará diferentes conexiones con diferentes características dependiendo de la demanda del dispositivo, permitiendo así, que cientos de máquinas se puedan conectar a internet de forma inalámbrica. El segundo problema a resolver es la latencia, es decir, la velocidad de la respuesta de la conexión. En 4G no es lo suficientemente rápida como para soportar, por ejemplo, el coche autónomo con total seguridad.

Técnicamente, el 5G ya es una realidad (al menos en pruebas de laboratorio y ensayos públicos a menor escala) a pesar que faltan flecos por resolver. Es la primera vez que hemos podido ver prototipos reales de 5G. Desde antenas a coches autónomos o teléfonos móviles como el de ZTE, el Gigaset, que ya está preparado para ser compatibles con este tipo de conexiones, aunque a día de hoy su propietario no pueda aprovecharlo.

Colaboración entre empresas

La clave de esta nueva era tecnológica pasa por la colaboración entre empresas. Ninguna va conseguir salir adelante por sí sola. Por eso nos encontramos con productos fruto de la colaboración de varias o muchas empresas, como es el caso del coche conectado de Intel, entre Ericsson y BMW. Un hecho sin precedentes, que ha llevado a toda la industria y a antiguos competidores a enterrar el hacha de guerra. Y a trabajar codo con codo.

Otro detalle a tener en cuenta es que el 5G llegará primero a la industria, donde más se notará su impacto unido al «Internet de las cosas». Donde las máquinas serán capaces de «hablar» entre ellas en tiempo real gracias a la baja latencia del 5G. Entraremos de lleno en la tercera revolución industrial, produciendo con una eficiencia nunca vista hasta ahora. No estamos hablando de una revolución tecnológica, sino más bien de una evolución, como comentan a ABC diversas fuentes de empresas del sector.

5g-economia-sociedad-kiT--620x349@abc