Archivos por Etiqueta: youtube

La vuelta al cole en el siglo XXI, ¿el fin de los libros?

Para las generaciones adultas, el mes de septiembre evoca recuerdos infantiles como el olor a libros nuevos o al plástico del forro que se despega del papel adhesivo; también al sonido de cremalleras de estuches recién comprados; o a la visión de cajas de pinturas de colores a las que aún no les falta ni un lápiz ni conocen qué es un sacapuntas.

La vuelta al colegio significaba todo un ritual (amado por muchos, odiado por otros tantos) que con los tiempos modernos se ha visto algo alterado. Igual que los jóvenes de ahora son totalmente ajenos a «artilugios» como las cintas de casette, al video VHS o al teléfono fijo, puede que en un futuro no muy lejano tampoco reconozcan los manuales subrayados y pintarrajeados. Porque ya existen alumnos que no se manchan con tiza las manos porque sus pizarras son electrónicas; o que llenan sus mochilas no de libros, sino con una tableta. Así es como la tecnología está aterrizando en la educación en España.

Algunos de los chavales pioneros en probar este cambio de metodología están matriculados en el colegio público Las Cañadas, ubicado en la localidad de Trescasas (Segovia), con apenas un millar de vecinos. Este pequeño colegio era perfecto para formar parte del Proyecto Samsung Smart School, una iniciativa de la marca coreana junto con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que llegaron a un acuerdo para llevar el «aula del futuro» a 15 comunidades autónomas que se prestaron al experimento. Entre los requisitos, se buscan escuelas que, a priori, tienen más papeletas para sufrir la brecha tecnológica: núcleos rurales, como el caso de Las Cañadas, o urbes con un alto índice de desempleo.

En una clase sin libros

Las mesas de los alumnos de quinto de Primaria de Las Cañadas forman cuatro grupos de cuatro que favorecen la comunicación entre los chavales, no en línea directa con el profesor (cosa que ya rechina con el pasado y las regañinas que muchos nos llevamos por comentar la jugada con el compañero de pupitre). En el aula vacía durante el recreo, las tabletas se encuentran apagadas por encima de los pupitres, conviviendo de manera natural con los cuadernos escritos a mano y algún libro de texto. Suena la campana y el grupo vuelve a entrar a clase.

Cada uno se sienta en su sitio con una algarabía normal para su edad, pero las voces cesan cuando Jesús Solera, su profesor, lo indica. Hace unos días recibieron la visita de un experto en seguridad vial y hoy repasan lo aprendido a través de un juego online de preguntas tipo test. Pero la actividad puede consistir en un reto que su maestro les propone a través de un video de YouTube y en el que tienen que encontrar el porcentaje de chicos que tienen hermanos en el colegio. O realizar un trabajo conjunto con otra escuela de Cantabria que también está dentro del proyecto.

JavierNachoMarcos Fran son los integrantes de uno de estos equipos que ya lleva utilizando la tableta desde el curso anterior. Los dos primeros afirman que «a veces» echan de menos los libros, «porque se puede escribir encima». Pero todos coinciden en que les gusta corregir en común con la clase y ver los resultados de los exámenes de forma inmediata después de hacerlos. «Mis amigos me dicen que qué morro tengo por estar con esto -señala al dispositivo de Samsung-, pero nosotros ya estamos acostumbrados», afirma Marcos mientras maneja con soltura una aplicación para aprender las partes del cuerpo humano.

Sorprende ver la naturalidad con la que han asimilado sus nuevos «libros», que en todo momento están controlados por una aplicación que posee el profesor. Aparte de lugares totalmente vetados a los que no pueden entrar los alumnos desde los dispositivos del colegio (como redes sociales, por ejemplo), los profesores como Jesús pueden observar en todo momento qué es lo que están viendo por las pantallas sus alumnos, cuándo hicieron los deberes «cibernéticos» (no se llevan las tabletas a casa, pero pueden conectarse a la plataforma online desde cualquier dispositivo conectado a internet) o a quién le ha costado más el último ejercicio de Matemáticas.

Los miedos de los adultos

A algo más de cien kilómetros de Trescasas, en la populosa localidad madrileña de Arganda del Rey, se está produciendo una escena parecida. Hace un par de años que el equipo directivo entrante en el Colegio Malvar propuso un cambio de metodología en el que la tecnología sería la herramienta estrella de su proyecto educativo y eligieron a Apple como empresa compañera en el camino.

Después de la formación de los profesores (que duró aproximadamente un curso), en septiembre de 2017 cada alumno de segundo y quinto de primaria, así como los de segundo de ESO, poseían su propio iPad. Y la intención es cubrir todos los cursos, desde primaria a bachillerato, y que incluso infantil tenga contacto con las nuevas tecnologías, como de hecho ya está ocurriendo. De momento, en estos tres cursos, las tabletas van y vuelven de casa al colegio, a pesar de que este centro concertado tiene una política de «no deberes» que desconcierta a muchos padres.

«No hemos encontrado mucha resistencia a la tecnología, salvo la preocupación por la vista o que muchas veces los padres se sientan por detrás de sus hijos en conocimientos. Les costó más con el tema de los deberes»

«No hemos encontrado mucha resistencia a la tecnología, salvo la preocupación por la vista o que muchas veces los padres se sientan por detrás de sus hijos en conocimientos. Les costó más con el tema de los deberes», explica Laura Mañueco, profesora de Biología y Geología, además de directora del centro. El miedo que sienten los padres de la generación que ha ido aprendiendo según se desarrollaban las nuevas tecnologías, pero que no las han «mamado» como sus propios hijos, se traslada también a los profesores.

«El vértigo a que ellos controlan más que tú está ahí y al principio fue difícil. Pero luego te das cuenta de todas las posibilidades que ofrece, que es una herramienta que les motiva y que además les hace interactuar a unos con otros para explicárselo, incluso te ayudan a ti. No se centran en la tableta, la utilizan como un medio de juego para aprender», explican las profesoras Laura Sáiz Laura Egozcue.

Alumnos aventajados y gamberradas

Como chavales, las gamberradas siguen ocurriendo, independientemente de si se utiliza el lápiz o la tinta electrónica. Las notas de papel de toda la vida se convierten en mensajes vía bluetooth; o se crea la necesidad de «capar» YouTube «porque si no se tiraban viendo vídeos de reguetón todo el día». Se dio incluso un incidente con un «hacker escolar» que consiguió engañar a la red del colegio, que está restringida, para poder «colarse» en las páginas vetadas por el centro, como la famosa plataforma de videos.

«Cuando nos enteramos, tuvo su reprimenda, claro está. Pero también reconocimos su parte de mérito, ya que un chico que apenas llevaba unos meses utilizando un iPad consiguió burlar nuestros sistemas porque por su cuenta se puso a investigar. Ahora nos ayuda con la seguridad del sistema», dice la directora del Malvar con una sonrisa que delata orgullo.

Además, según afirman los profesores, tener algo entre las manos tan delicado como una tableta ha supuesto, al contrario de lo que se podría pensar, que crezca la responsabilidad de los alumnos con el material. «En todo quinto, que serán unos 125 niños, solo se ha roto una pantalla. Antes lanzaban las mochilas al aire, ahora nada. Y se las llevan todos los días a casa y raro es el chaval que no la trae cargada.Las cuidan mucho más que los libros y los cuadernos», aseguran.

¿Recuerdan el mimo con el que trataban los primeros días el material escolar? ¿Tienen la imagen de cómo estaban a final de curso? Quizá sus hijos no tengan el olor a libro nuevo entre sus recuerdos de septiembre; pero puede que estén desarrollando más conciencia sobre cómo tratar y utilizar lo que a ciencia cierta será su futuro: la tecnología.

IMG_3027-kFs--620x349@abc

Dar a luz con éxito gracias a un tutorial de Youtube

Tia Freeman, una estadounidense de 22 años, acabó dando a luz en la bañera de un hospital de Turquía tras enterarse solo dos meses antes de que estaba embarazada. Y lo hizo solo con la ayuda de un vídeo tutorial de YouTube, en el que le explicaban paso a paso qué es lo que tenía que hacer para parir a su hijo, Xavier Ata, quien se encuentra en perfectas condiciones, al igual que su madre.

Freeman, informática y miembro de las fuerzas aéreas de los Estados Unidos, se enteró en enero de su estado, pero no creyó la noticia porque tomaba medidas anticonceptivas. Pensó que la menstruación llevaba sin aparecer debido, precisamente, a que tomaba la píldora, por lo que no le pareció raro. Su cuerpo tampoco había cambiado, así que se convenció de que se trataba de un error y continuó con su vida.

Tanto que tampoco se quiso perder unas vacaciones en Europa que ya tenía programadas. En el vuelo de 14 horas a Estambul, donde hacía su primera escala, se empezó a encontrar mal, pero pensó que su indisposición se debía a que algo le había sentado mal en la comida. En realidad se estaba poniendo de parto, pero negó la realidad hasta que estaba en la cola del control de documentos en Turquía, país en el que tenía que pasar 17 horas hasta coger otro avión que le llevaría a Alemania a visitar a un amigo.

En ese momento decide dirigirse a un hotel hasta recuperarse, aunque ya sabe que es cierto que está embarazada. A través de su cuenta de Twitter ha revelado que, en ese momento, «solo quería llegar al hotel». «Me agarro a la barandilla intentando hacer la cola de aduanas. Siento que estoy a punto de desmayarme. Estoy sudando. Tengo ganas de vomitar. Y entonces me digo: «Un momento, ¿no estaré de parto?»», explica.

Ya en su habitación, Tia llenó la bañera con agua tibia, preparó dos toallas (una para sujetarla entre los dientes y otra lista para envolver al bebé) y se preparó para el momento, tal y como le indicó un vídeo de YouTube que veía desde su ordenador portatil. Las contracciones se intensificaron y al final, tras 5 o 6 empujones, el bebé nació sano. Incluso llegó a expulsar la placenta ella misma y cortó el cordón umbilical con los cordones de sus zapatos (debidamente esterilizados con agua hervida en la tetera eléctrica del hotel).

Tras el alumbramiento, aún tuvo fuerzas para limpiar la habitación y amamantar al recién nacido, pero el cansancio hizo que se quedase dormida en la cama. Al día siguiente cogió un vuelo hasta su casa, no sin antes hacerse famosa en la localidad que la acogió para dar a luz de una forma tan increíble. «Los doctores se sorprendieron por mi historia, que terminó en los periódicos locales y la gente nos paraba en la calle para tomar fotos».

Freeman se sorprende del revuelo que ha causado su relato en las redes sociales. «No entiendo por qué todos están sorprendidos. Tal vez sea normal algún día», asegura.

tia-freeman-bebe-kG5G--1240x698@abc

Youtube Music; Google inventa su propio Spotify

YouTube ha lanzado la nueva aplicación musical YouTube Music, un nuevo servicio de «streaming» para los vídeos musicales de la plataforma, y ha renombrado su plataforma de pago YouTube Red, que pasa a conocerse como YouTube Premium.

YouTube Music es una aplicación para móviles con la que es posible explorar mediante «streaming» entre el catálogo musical de YouTube, e incluye canciones oficiales, videoclips, actuaciones en directo y listas de reproducción, como ha explicado la plataforma de Google a través de un comunicado.

La nueva aplicación se lanzará el próximo 22 de mayo en Estados Unidos y otros cuatro países, a los que se añadirán 14 países europeos entre los que se encuentra España «en las próximas semanas». Contará con una versión gratuita y otra de pago sin publicidad y con descargas por un precio de 9,99 dólares al mes.

Además, YouTube ha decidido también modificar la denominación de su servicio de suscripción y contenidos propios en «streaming» YouTube Red, que se llama ahora YouTube Premium, y que integrará los servicios de la parte de pago de YouTube Music. YouTube Premium, que tendrá un coste mensual de 11,99 dólares, se lanzará «pronto» y se encontrará disponible en nuevos países a los que no había llegado su predecesor Red, según ha explicado la empresa.

Música en el video

YouTube ha presentado también la nueva herramienta «Música en este vídeo», que se muestra en los vídeos al acceder a la pestaña «Mostrar más» y que incluye información sobre el artista y el tema incluso en los vídeos creados por «youtubers», como ha explicado Google a través de su sitio oficial.

La función, que ya se muestra en más de 500 millones de vídeos de la plataforma, tiene como objetivo «ofrecer un mayor reconocimiento y exposición» a los artistas musicales, según Google. Muestra datos sobre la canción como el artista, los sellos discográficos y enlaces al canal oficial y al vídeo musical del tema.

A través de la tecnología propia para creadores Content ID y de alianzas con las compañías discográficas, YouTube es capaz de identificar automáticamente tanto los temas que aparecen tanto en videoclips como las canciones añadidas en vídeos creados por los propios usuarios.

youtube--k9nF--1240x698@abc

¿Estás enganchado a Youtube? La propia plataforma te avisará.

Muchas veces el tiempo parece volar el YouTube: vídeos de gatitos, videoclips de las canciones del momento, directos de varias horas… La plataforma audiovisual por excelencia se puede convertir en una tela de araña de la que es difícil salir y que puede conllevar el «susto» en los datos a final de mes. Google es consciente de esta situación y, para evitarla, acaba de lanzar una opción por la que la herramienta avisa al usuario de que lleva demasiado tiempo en sus dominios.

Esta función ya está disponible para los dispositivos Android y es muy fácil de activar. Para ello, es tan sencillo como acceder a la aplicación de YouTube instalada en tu móvil y pinchar sobre tu foto de perfil, en la parte superior derecha. De ahí debes ir a Ajustes>General y, en la primera opción, verás un «Recordarme que me tome un descanso».

Pinchando en esta opción puedes elegir la frecuencia con la que la aplicación te avisará mientras ves vídeos de forma ininterrumpida. Puedes elegir desde «Nunca», para tenerlo desactivado, a intervalos de 15 minutos, media hora e incluso tres. La alerta te aparecerá cada vez que se cumpla ese tiempo, si bien podrás ignorarlo y continuar viendo vídeos de forma normal.

El aviso consiste en la imagen de un simpático mono sobre una liana que se toma un café, a la vez que te invita a que hagas una pausa. Es importante saber que el mensaje solo aparece cuando ves vídeos de forma horizontal, y que si tienes el móvil en vertical no verás la alerta. Cuando aparece, a su lado se refleja el botón de «ignorar», que puedes pulsar si quieres seguir viendo contenido de YouTube, o simplemente darle al «play» del vídeo que estés viendo para continuar de forma normal.

Esta función es una buena forma de acotar el tiempo en una plataforma con miles de millones de vídeos de todo tipo, pero no supone ningún control real y restrictivo, ya que en la práctica puedes continuar con actividad e incluso no tener activada la opción. Tú decides.

36319501-kuIF--1240x698@abc

El trabajo de 180.000 personas en Youtube es realizado por la inteligencia artificial

2017 no ha sido un buen año para la reputación de las redes sociales. La interferencia electoral de los grupos respaldados por Rusia y su difusión, el fenómeno conocido como las «fake news»; la distribución de contenido extremista que dio lugar incluso a altercados; las dudas de los gobiernos europeos en torno al tratamiento de los datos de los usuarios o la amenaza de pérdidas masivas de puestos de trabajo debido al auge de la inteligencia artificial, comparada con descubrimientos como «el fuego o la electricidad», han situado a estas plataformas en el ojo del huracán. Como respuesta, las compañías han puesto en marcha diversas campañas para cambiar esta percepción «maligna» que aletea sobre las compañías, además de explicar cómo los avances tecnológicos (con la inteligencia artificial a la cabeza) pueden ayudar a hacer más seguro el entorno digital.

Un ejemplo de este intento por mostrar el potencial positivo de estas comunidades online es la iniciativa «YoMeSumo», un proyecto creado por Google a través de su marca YouTube en colaboración con e lGobierno de España, la Red Aware, FeSP UGT y la ONG Jóvenes y Desarrollo. Su objetivo es llegar a 28.000 jóvenes de todo el país con charlas en centros educativos y a través de las redes sociales para luchar contra el discurso del odio en todas sus facetas, también en internet.

«Youtubers buenos» contra «youtubers malos»

«Últimamente, se han publicado casos de creadores en Youtube que justamente difundían mensajes negativos. Y lo que buscamos con esta campaña es mostrar que somos más los que estamos en contra del discurso del odio y a favor de la diversidad y la tolerancia», explica para ABC Vicky Campetellaresponsable de prensa de YouTube en España. Para esta iniciativa cuentan con ocho «youtubers» españoles, como Yellow Mellow o Andrea Compton, y con artistas urbanos de la talla de Arkano Rayden. «Lamentablemente, estos chicos no tienen la misma visibilidad que tienen otros casos negativos, por lo que la intención de YouTube es impulsar su mensaje para que penetre con más facilidad», afirma la portavoz de YouTube.

La polémica en torno a Logan Paul, conocido «youtuber» que mostró en uno de sus vídeos un cadáver en Japón, hizo saltar las alarmas, propiciando el debate acerca de la responsabilidad de plataformas como YouTube en los contenidos que se suben a su red. Además, proliferan los casos de usuarios que, a través de sus comentarios, fomentan este tipo de prácticas, ya sea insultando a los «youtubers» o propagando mensajes negativos que son accesibles a toda la comunidad.

«YouTube es una plataforma tecnológica, no un medio de comunicación»

«Hay que entender que YouTube es una plataforma tecnológica, no es un medio de comunicación, y no es su deber adentrarse en el contenido, porque creemos en la libertad de expresión. Lo que sí hacemos es ofrecer herramientas a los creadores para que ellos mismos puedan monitorizar los comentarios y moderarlos por sí mismos, porque se trata de un espacio autorregulable. Confiamos en que los propios usuarios nos ayuden en esto», señala la responsable de YouTube en España. Pero la responsabilidad no solo recae en los cibernautas: las compañías, entre ellas YouTube, se han aliado con la inteligencia artificial para detectar, incluso antes de que se reporte, el contenido que viola sus políticas y condiciones del servicio.

La AI identifica el 98% del contenido inapropiado

«Se suben 400 horas de vídeo por minuto, con lo que la revisión previa es humana y tecnológicamente muy compleja hoy en día. Ahora bien, queremos actuar de una forma responsable, por lo que estamos aplicando la inteligencia artificial para detectar de manera temprana estos vídeos inapropiados», explica Campetella. Un sistema que es capaz de identificar el 98% de los archivos retirados, que han sido 150.000. «Desde que comenzamos a usar el aprendizaje automático en junio del año pasado hemos revisado y detectado contenidos que podrían haber precisado para su valoración la intervención de 180.000 personas trabajando 40 horas a la semana. Dada su efectividad, hoy estamos aplicando esta tecnología en otros campos como la seguridad de los niños», afirma la responsable.

Sin embargo, y aunque las cifras puedan alertar a los escépticos de las ventajas de la inteligencia artificial, YouTube anunciaba a finales de año que también reforzaría su equipo humano, encargado de revisar todos los avisos de contenido inapropiado que llegan de parte de los usuarios.

Trabajando con expertos

En cuanto a la seguridad de los niños, en su intento por crear un entorno «sano», se creó «YouTube Kids». Esta aplicación, desarrollada por Google y enfocada a menores de entre 2 y 8 años y sus familias, estuvo en el punto de mira tras «infiltrarse» imágenes de niños en actitudes insinuantes, incluso vinculadas a pedófilos, cuentas que la compañía eliminó tras conocer su existencia. «Es cierto que se suben muchos vídeos y, a veces, se cuela contenido que pareciera ser infantil que no es apropiado. Lo que hacemos es aplicar la tecnología para detectarlo de manera temprana, restringiendo por edades el contenido y poniendo avisos previos a la reproducción. También trabajamos con organizaciones que nos ayudan a identificar este tipo de vídeos», asevera Campetella.

Unos retos enfocados a su compromiso de «hacerlo bien» -tal y como afirmaban fuentes de YouTube a ABC-, en un entorno en el que parecen no acabarse las amenazas.

4333422-kLsF--1240x698@abc